Comunicore en el banquillo

(Histórica portada de Perú.21 sobre el caso Comunicore)

Luego de 7 años de la serie de informes publicados por el periodista Daniel Yovera, ayer comenzó el juicio oral por malversación y peculado contra varios exfuncionarios de la Municipalidad Metropolitana de Lima por el caso Comunicore, el mayor escándalo de corrupción ocurrido durante las tres gestiones de Luis Castañeda Lossio. El alcalde no está comprendido en el proceso gracias a una resolución del Tribunal Constitucional.

(El mayor faenón en la MML en los últimos años. Foto: Perú.21)

EL CASO EN SENCILLO

Hay que recordar que Yovera reveló ante el público un hecho desconocido: en septiembre de 2005, la Municipalidad Metropolitana de Lima, bajo la gestión de Luis Castañeda Lossio, se había comprometido a pagar una deuda de 35 millones de soles a Relima, la empresa encargada de la limpieza de la ciudad, en el plazo de 10 años.

Poco después que se terminara de formalizar las condiciones del pago, el 20 de diciembre de 2005, la empresa Comunicaciones Corporativas y Representaciones S.A. (Comunicore) compró la deuda a Relima por 14.5 millones de soles. En enero de 2006,la Municipalidad pagó en una sola armada la deuda original de 35 millones de soles a Comunicore. Luego de ello, la empresa desapareció del mapa.

La investigación de Yovera, que continuó en las semanas siguientes, así como indicios proporcionados por otros medios, indicaron otros hechos que apuntaban a que nos encontrábamos ante una operación bastante complicada e irregular: la transformación de Comunicore en otra empresa cuyos directivos eran personas con poca capacidad económica, versiones contradictorias sobre las partidas utilizadas para el pago de la deuda, el retiro sistemático de dinero de la cuenta de Comunicore por ciudadanos de escasos recursos económicos (desconociéndose el destino final del dinero),conversaciones sobre el supuesto rol de Castañeda y contactos de alto nivel de los funcionarios implicados en el caso.

Posteriormente, en 2011, un informe elaborado por una comisión de la MML encabezada por la regidora Marisa Glave aportó tres datos importantes: sobrevaloración de deudas para obtener el dinero suficiente para pagarle a Comunicore, la renovación del contrato con Relima por 10 años y la delegación de funciones por parte de Castañeda a Juan Blest, gerente financiero de la MML en su gestión y uno de sus hombres de confianza en todos los puestos en los que Castañeda ha tenido intervención.

Hace dos años, una investigación conjunta de Óscar Castilla, Carlos Neyra y Yovera apuntó a otra pista: Comunicore se ligaría con el lavado de activos del narcotráfico. Esta arista del caso aún se encuentra en investigación ante el Ministerio Público. Según una fuente bastante enterada del tema, esta investigación está avanzando con bastante lentitud.

El dato más fuerte de dicha investigación fue proporcionado por Odilón Gaspar, gerente brasileño de Relima. En su declaración, confesó que él y Garro organizaron la operación de pago, pero con la información proporcionada por Juan Blest, gerente financiero de la MML y que, como ya hemos mencionado, es una persona de total confianza de Castañeda. El dato clave era que la Municipalidad estaba dispuesta a pagar todo en una sola armada. “Entonces vimos la oportunidad de un negocio personal”, indicó Gaspar Amado.

Curiosamente, la gente de Solidaridad Nacional intentó, en 2010, hacer aparecer la declaración de Gaspar Amado como una suerte de exculpación de Castañeda. Omitían, claro está, el hecho que la información proporcionada por Blest era la clave para la formación de la empresa. Y también que, como ha encontrado DTP, Juan Blest fue militante de Solidaridad Nacional entre 2004 y 2010.

Peor aún, como encontró Yovera hace algunos años, sí hubo pagos a los gerentes de Relima.

(Audiencias por el caso Comunicore se iniciaron esta semana. Foto: Correo)

EL JUICIO ACTUAL

Un día antes que comenzara el juicio oral, Yovera encontró que varios de los testigos del caso Comunicore venían siendo amenazados por policías con supuestos embargos en casos de inconcurrencia a las sesiones del proceso judicial. Todo ello a pesar que las notificaciones, según el abogado de los testigos – personas de pocos recursos económicos -, fueron hechas con corrección. El periodista indicó que no es la primera vez que los testigos son amenazados por presuntos policías. Lo mismo ocurrió en 2010.

Según indica hoy Exitosa, los testigos del caso indicaron en la audiencia de ayer que recién se enteraron que estaban en la directiva de Comunicore por los medios:

Durante el reinicio del caso conocido como ‘Co­municore’, el referido tri­bunal escuchó la manifes­tación de Esteban Arostegui, quien relató que un extraba­jador de la empresa en cues­tión, y a quien identificó como Henry Vila Vila, fue quien, mediante engaños, la llevó a la notaría para firmar unos documentos.

La testigo también ase­guró que esta persona la lle­vaba a una oficina ubica­da en la avenida Paseo de la República, donde que­daban las instalacio­nes de la cuestio­nada firma, para entregarle dine­ro, exactamen­te 50 soles.

“Cuando me enteré (de que fi­guraba como directiva de Comunicore) le dije al señor Vila que por qué me hizo esto, porque yo no sa­bía nada”, alegó.

Y otro testigo complicó la situación de los implicados en el caso. Indica Correo:

El testigo Manuel Fashin, exjefe de Operaciones, reconoció que la MML no ejecutó el cobro de S/6 millones 660 mil que la empresa Relima debía por multas impagas, que fueron impuestas por mal servicio.

El tema surgió cuando el magistrado Óscar Sumar Calmet, integrante de la Sexta Sala Penal de Reos Libre, interrogó a Fashin sobre cómo había elaborado el consolidado de la deuda de S/35 millones 941.93, que la alcaldía metropolitana le tenía que pagar a Relima y que luego cobró la empresa Comunicore.

Al respecto, dijo que “se hizo un consolidado por deuda de IGV y obra por basura”. Ello se dio como un informe que se hacía mensualmente, pero en dicho caso, señaló, “el pedido fue del señor Miguel Garro (exgerente de Relima) de manera especial”.

Asimismo, cuando el juez le preguntó por qué no se descontó de dicho monto general la deuda de Relima por las multas, el testigo dijo desconocerlo.

“¿El señor Garro no le dijo que descontaran? ¿Usted no le comunicó al señor Garro de esa deuda? ¿No había carta-fianza?”, cuestionó el juez Sumar.

Fashin solo respondió: “Sí había carta-fianza, pero no se ejecutó. Ese es un tema de la Municipalidad de Lima si se ejecuta o no”.

Cabe alertar que el juicio oral en el caso Comunicore se inició luego de 5 años de investigaciones. Es indispensable que el proceso se desarrolle con normalidad, para evitar que prescriba y, sobre todo, para que se alcance justicia en torno a un hecho en el que, claramente, se perjudicó a los vecinos de Lima.

Un scratch para Susana

Velaverde 1

Escriben: José Alejandro Godoy-Jacqueline Fowks *

Luis Favre entró de lleno a la campaña del NO con un equipo brasileño-peruano que experimentó la victoria con la candidatura de Ollanta Humala. En el otro lado de la cancha, los principales cuadros de Solidaridad Nacional y el Apra se alborotan por la vocería del SÍ.

Esta semana Susana Villarán tenía en su agenda de medios hasta tres entrevistas posibles. Si finalmente no ve a la alcaldesa respondiendo preguntas de los periodistas, será porque se ha cumplido la recomendación del publicista franco-argentino Luis Favre.

“No habrá entrevistas en los próximos días”. Ricardo Fort Meyer, asesor de Villarán, mandó esta indicación vía correo electrónico al equipo más cercano a la gestión municipal luego de sostener una reunión con la alcaldesa, el teniente alcalde Eduardo Zegarra y Favre, a quien Fort llama “el estratega”.  “Cuidemos este tema”, finaliza Fort en su comunicación.

Favre asesora en publicidad al NO y su palabra es –casi– decisiva. Generalmente despacha con Villarán, Zegarra y Fort. Este último transmite a los demás involucrados en la campaña las decisiones adoptadas en dichas reuniones. Pero Favre no es el único extranjero que ha pisado territorio peruano para salvar a la administración municipal de la revocación.

El bunker de la campaña del NO es una casa de techos altos y piso renovado en la plaza Bolognesi  598. Es además el lugar donde se inscriben quienes quieren ser personeros el 17 de marzo. Allí también opera el equipo de redes sociales supervisado por peruanos y brasileños que trabajaron con Favre en la campaña presidencial de Ollanta Humala. Sobre Favre, una persona cercana a Fuerza Social indicó que es bastante parco y duro cuando habla, pero que ha conseguido poner orden y disciplina en la campaña electoral.

Del personal de FX Comunicaçoes que asesoró la campaña de Ollanta Humala en 2011, han regresado a Lima dos brasileñas, una de ellas Sandra Recalde. Con la socióloga peruana Ina Karina Romero se han encargado de los focus groups, definición de los mensajes centrales y las estrategias en las distintas fases de campaña. Romero participó también en el grupo de jóvenes de la campaña de Gana Perú en 2011.

Junto a ellas se encuentra Juan Pessoa, director de la brasileña MPI Digital, quien trabajó con Favre la estrategia en redes sociales de la campaña presidencial nacionalista. Pessoa es pareja de Recalde y, según una fuente que trabajó con ambos en 2011, ella tiene un peso mayor en labores creativas y él es más operativo.  Pessoa intervino en las campañas de Lula da Silva en 2006 y de Dilma Rousseff en 2010. Entre los nacionales, hay cinco jóvenes en redes sociales y una asistente periodística.

Además, un profesional brasileño estuvo en Lima a fines de enero para dirigir a los artistas y personajes durante la grabación de los spots y la sesión de fotografías de los paneles del NO. Una actriz comentó que nunca en su carrera había recibido instrucciones tan puntuales para hablarle a la cámara.  Durante el tramo final de la campaña, los spots difundirán la idea de “marcar 40 veces NO”.

La participación de FX Comunicaçoes en el NO desplazó a la firma Newlink Perú, del economista Daniel Córdova, cercano a Anel Townsend y Susana Villarán porque participó en la campaña por la presidencia de Javier Pérez de Cuéllar en 1995.  Al inicio, colaboró el publicista Abel Aguilar, cercano al PPC y asesor de imagen de Pedro Pablo Kuczynski en 2011. Él sugirió que la campaña se denominara ‘Los Rostros del NO’.

El Comité Central de Campaña se reúne todos los martes y jueves a las 6 pm. Allí participan los grupos de izquierda que conforman la Confluencia por Lima, la Coordinadora Ciudadana por Lima (que incluye a organizaciones del Vaso de Leche, el Movimiento Sin Techo, estibadores y otros movimientos populares) y el Comité Juvenil por el NO. Pero también hay un petit comité todos los días a las 8 am., en el cual participan Townsend y la regidora Marisa Glave, para  acordar las actividades prioritarias. La ex congresista de Perú Posible despacha eventualmente con Salomón Lerner Ghitis en la oficina de este último, en Miraflores.

Con la llegada del equipo brasileño, la segunda fase –además de los famosos paneles y spots– tiene como objetivo “popularizar la campaña y ser más sinceros”.

Para evitar que el JNE denuncie una infracción por el uso de recursos públicos, se acordó también que la alcaldesa se transporte en un taxi amarillo. Se pretende dar un mensaje a uno de los sectores más hostiles: los taxistas desconfían de cualquier iniciativa de reordenamiento pues temen que implique altos costos como los denunciados por el regidor del Partido Popular Cristiano (PPC), Pablo Secada, en el programa Cajagas, lanzado durante la gestión de Luis Castañeda Lossio.

En las actividades recientes de respaldo a Villarán han participado taxistas, comerciantes y miembros de la Asociación de los Sin Techo, entre otros.

Mientras tanto, las apariciones de Villarán en actividades de gestión son interdiarias y participa aisladamente en eventos de respaldo político o gremial. La mayor parte de los eventos del NO cuenta con la presencia de Townsend y, por lo menos, de  un regidor. Por su parte, los concejales de la confluencia mantienen activos los comités distritales –sobre todo, los fines de semana–. También buscan más adhesiones a la campaña con un respaldo simbólico o mediante dinero o especies.

Sin duda, el respaldo más importante que recibe Villarán proviene del PPC, que ha conformado un comando de campaña liderado por su presidente, Raúl Castro Stagnaro, y la excandidata Lourdes Flores Nano. El abogado Carlos Chipoco es el enlace entre el partido y el colectivo Los Rostros del NO.

El PPC reforzará el mensaje de los costos de la revocatoria, tanto en términos políticos como económicos. Para ello, comienza a aparecer en las actividades pepecistas ‘el Super No’, un muñeco que, a similitud del PPKuy, busca conectar con los jóvenes en forma más divertida.  Este símbolo fue diseñado originalmente por Abel Aguilar.

En los sectores socioeconómicos AB, las apariciones de los regidores se concentrarán en TV de señal abierta y radios, para contrarrestar la “guerra sucia”. El otro aporte del PPC será una importante dotación de personeros.

Mientras tanto, Perú Posible contribuirá con un software para los personeros en las mesas de votación, a fin de tener un conteo propio en una elección compleja. El partido ha dispuesto que sus militantes en Lima enseñen a votar, dada la confusa cédula. Además, realizan actividades con los demás partidos que apoyan el NO. Acción Popular y Somos Perú apoyarán con personeros el 17 de marzo.

Marco Tulio

El SÍ del APRA, Solidaridad y Marco Tulio

En la orilla contraria, mediante el apoyo al SÍ, el partido aprista pretende seducir y capturar, con miras al 2016, el “voto pragmático popular”, focalizado en los sectores D y E.  En Alfonso Ugarte ven muy difícil que pueda revertirse la tendencia favorable al SÍ.

El PAP admite que no existe un comando unificado a favor de la revocatoria. Las bases apristas se movilizan impulsadas por el exdirector de ‘Agua Para Todos’, Carlos Arana, mientras que Mauricio Mulder y -en menor medida- Nidia Vilchez son los voceros. Javier Velásquez Quesquén es el coordinador general. El publicista Hugo Otero da consejos puntuales para basar la campaña en “mensajes positivos”, incluyendo el lema ‘Revocatoria Sí, para que vivamos mejor’.

Hasta mediados de febrero, el Apra señalaba que no compraría espacios publicitarios en la televisión pues no contaban con fondos suficientes. Sin embargo, a partir del jueves 28, apareció un spot del SÍ parecido a la propaganda aprista contra el shock del Fredemo en 1990. Este spot ya había sido difundido en páginas de Facebook que respaldan la revocatoria. En la sesión del miércoles 27, a la comisión política se le presentó una pieza publicitaria a favor del SÍ, pero no admitieron que fuera de factura aprista.  Otero atribuyó el spot al colectivo 17M, cuyos dirigentes no son conocidos.

El promotor de la revocatoria Marco Tulio Gutiérrez también desmintió la autoría de estos spots, pues, dijo: “son los partidos políticos quienes lo han hecho”. Gutiérrez precisó que Solidaridad Nacional y el congresista José Luna Gálvez habían financiado la publicidad televisiva.

El APRA asegura que seguirán en su estrategia contra Favre, pues “la injerencia extranjera es mal vista en los sectores populares” y “permite golpear también a Humala”. En las últimas semanas, un pequeño grupo de militantes apristas ha lavado la bandera brasileña frente a la embajada de ese país, en Miraflores y el viernes 1 se sumó a las protestas un pequeño comité de la Confederación de Trabajadores del Perú (CTP), central sindical cercana a Mulder.

En predios de Solidaridad Nacional (SN), también reconocen que no existe un comité coordinador del SÍ, razón por la cual cada quien aplica su propia estrategia. La movilización de las bases está a cargo de Luna –quien ha pedido licencia para dedicarse a la campaña– y la ex teniente alcaldesa de Magdalena Rosa Quartara. Ella cumplió esa misma tarea en la fallida campaña presidencial de 2011.

Luna es la principal carta de SN por el SÍ pues moviliza sectores populares a los que ha conquistado gracias a obras benéficas, y tiene fondos para la campaña.  En el PAP, donde Luna se formó, recuerdan su capacidad de conexión, gracias a las becas que daba en las instituciones educativas de su propiedad.  Luna y la vocera Patricia Juárez afirmaron que SN tiene 60 bases en Lima.

Los simpatizantes del SÍ recibieron volantes, pulseritas, gorros y bolsas de plástico el miércoles 26 en el Mercado de Frutas de San Luis.

Existen dos tipos de voceros en la organización política del ex alcalde Castañeda.  Unos son los ‘técnicos’, como los abogados Juárez y Luis Baca, quienes cuestionan la gestión de Villarán en base a su conocimiento del aparato municipal. Juárez ha sido secretaria general de la MML y Baca, director de EMMSA, entidad que maneja el mercado mayorista de Santa Anita. Otros son los ‘políticos’ como Fabiola Morales y Gustavo Pacheco.  Sin embargo, luego de de las últimas encuestas, surgieron controversias sobre el rol de los voceros. Por lo pronto, Baca y Pacheco no han declarado en la última semana.

SN ya organizó actividades profondos. A la rifa de un automóvil publicitada por Luna se sumó una cena en la que los militantes tenían que vender las tarjetas. Juárez indicó que su campaña es austera y que no cuentan con fondos para publicidad propia.

En cuanto a la participación de Luis Castañeda Lossio, en privado niegan que vuelva a aparecer durante la campaña. En público, Juárez indicó que el líder de su partido “aparecerá cuando él considere adecuado como un ciudadano común y corriente”, mientras que Luna admitió que coordinan con él las acciones a realizar.

Por su lado, Marco Tulio Gutiérrez señaló que los locales distritales del SÍ se abren por iniciativa de núcleos espontáneos, asumiendo cada cual su propio gasto, y él y Carlos Vidal, el otro promotor formal de la revocación, solo dedican “dos a tres horas diarias” a la campaña. Sus constantes apariciones en medios o con el ‘revocamóvil’ lo desmienten.  Gutiérrez promociona una cuenta bancaria para recaudar fondos: se trata de la misma cuenta en la que los clientes de su estudio jurídico pagan sus servicios.

Hasta el miércoles 27 de febrero, en el núcleo de Gutiérrez estaban: Vidal, el abogado Luis Tudela, la vocera María del Carmen Barragán, y Miguel Saldaña, representante de los revocadores ante el JNE para negociar los términos de la ‘exposición de ideas’ del 10 de marzo.

Sin embargo, Barragán se retiró aduciendo “motivos personales”.  Días antes, un diario local informó que el esposo de Barragán estaría vinculado a la supuesta sustracción de fondos de la Asociación de Padres de Familia de un colegio religioso, a fines de la década de 1990. En relación con la salida de Barragán, Gutiérrez afirmó que la Universidad San Juan Bautista, donde trabaja la abogada, no le podía dar una licencia.  Y sobre la denuncia, Marco Tulio señaló: “Lo que pasó hace tiempo, ya pasó. No ha sido condenada, eso no tiene ninguna relación con que ya no se pueda dedicar a la vocería públicamente. Lo que publican los diarios es basura”.

El rostro más emblemático de la revocatoria afirmó que no cuenta con fondos para poner publicidad en radio y televisión. Además, indicó que hay cierto nivel de comunicación con los voceros del APRA y SN a fin de evitar cruces en las actividades.  Mientras tanto, se multiplican las capacitaciones de personeros y diversifican las actividades de recaudación de fondos: conciertos, cenas, fiestas, polladas, parrilladas, alcancías, rifas. Todo sirve en esta campaña del verano para que cuadren las cuentas.

* Giovanna Castañeda y Kevin Carbonell contribuyeron a la crónica.