Pena máxima por Peredo

Daniel Peredo
(1969 – 2018)

Pocas veces se ha visto tanta unanimidad en el dolor por la partida de un personaje público peruano como la vivida hoy.

“Reconozco que tengo algunas limitaciones: no soy locutor, soy un periodista que narra. En mis transmisiones trato de plasmar todo lo que siento al momento de ver el partido. Cuando veo un encuentro con mis amigos grito al emocionarme con algunas jugadas”. (Entrevista con Somos Periodismo, 2014)

Peredo lució, como el mejor de los cracks, en cada cancha en la que jugó. Cronista de polendas en El Bocón, Once y El Comercio.  Redactor de libros con datos estadísticos y anécdotas sobre los torneos más importantes hechos en pared con el equipo del portal De Chalaca. Tuitero con el comentario justo y preciso, así como con datos de primera mano. Y, por supuesto, reportero de cancha en varios canales de televisión.

¿El gol que hubieras querido narrar?
El de Julio César Uribe a Uruguay, en el ‘Centenario’.

¿Cómo lo hubieses descrito?
‘Con los huevos de José Velásquez’, porque tuvo que ver mucho en la jugada previa.

(Entrevista en Trome, 2017)

Los comentarios de Peredo hacían recordar, en tiempos contemporáneos, los mejores momentos de El Veco. Manejo preciso del idioma, humor fino sin arquear cejas, visión amplia para ver cada partido nacional e internacional, manejo exacto y preciso de los datos, corroboración de sus primicias. Y, sobre todo, una sobriedad a prueba de balas, en momentos en los que, para muchos, el periodismo deportivo se ha vuelto en un solo de improperios o la recreación de una conversación de cantina con aserrín en el piso.

“El futbolista se fue de vacaciones y de Alianza Lima no recibió ninguna comunicación. Aunque tuvo un llamado telefónico que lo extrañó. Era de Chemo del Solar, quien volvió de Europa y acababa de enfrentarlo en la definición. “Wally, quiero que vengas a reforzar a la ‘U’, si aceptas te contacto con los directivos para cerrar el contrato”. (Crónica sobre el frustrado pase de Waldir Saenz, goleador histórico de Alianza, al tradicional rival. Un hecho que Peredo reveló cuando el futbolista se retiró”. El Comercio, 2015)

Aunque solo conversé con él en dos oportunidades, siempre me dejó la impresión de ser una persona clara, íntegra y muy profesional. Durante el día de hoy, he escuchado los mejores comentarios sobre su calidad como ser humano y como periodista. Y no son los típicos elogios que se dictan cuando fallece alguien y se resaltan sus aspectos positivos. Son y se notan auténticos.

“La gente me pregunta cómo va a ser el gol de la clasificación, cómo lo voy a narrar, y yo ni quiero imaginármelo” (Entrevista en Cosas, octubre de 2017)

Pero si esos méritos ya lo hacían meritorio de una página en la historia periodística peruana, Peredo se convirtió en el legítimo sucesor de Humberto Martínez Morosini. Desde que HMM colgó los micrófonos, no había existido un relator de su valía. Hasta que llegó Daniel, que se sabía un gran cronista, pero que quería ser narrador de los encuentros que hacían vibrar al hincha. Así como “la número 5”, “el rincón de las ánimas” o “aquí no pasa nada” se convirtieron en frases populares gracias al legendario periodista arequipeño, Peredo dejó como legado para el argot futbolístico peruano palabras como “gloria al Perú en las alturas”, “no se sí es justo, pero si es cierto”, “si tu quisieras…” y mi favorita: “un gol más va a haber”. Fue el relator de una generación y se consagró con una clasificación a un Mundial que, lamentablemente, ya no podrá ver, al menos desde este plano de la realidad.

1. ¿Cuál es tu pasatiempo favorito?
La pichanga de fulbito los lunes con mis amigos.

2. ¿Qué sería para ti la felicidad perfecta?
Relatar a Perú en un Mundial.

3. ¿Cuál es tu gran temor?
La muerte.

(Test de Proust de Somos, noviembre de 2017)

Partió esta mañana, luego de su pichanga de los lunes. Y, en medio de la pena máxima por la partida temprana, satisface ver el recuerdo de una persona que dejó huella. La tocó, nos tocó.

Buen viaje, Peredo.

Chicharrón de Prensa: Odebrecht, peajes, la deuda del fútbol y espacios públicos

Esta semana estuve como invitado en Chicharrón de Prensa, el espacio de discusión sobre temas políticos y sociales que tienen Luis Davelouis y Man Ray desde hace poco más de un año.

Junto al periodista Jaime Cordero y al abogado José Verona analizamos los siguientes temas:

1. Odebrecht: ¿Cuáles son los alcances del caso más fuerte de la semana? ¿Qué responsabilidad tienen los periodistas que se acercaron en algún momento sobre la compañia? Ojo a lo que cuenta Jaime Cordero sobre periodistas y al dato de Man Ray sobre un viceministro.

2. Peajes: Las responsabilidades de las gestiones Villarán y Castañeda en la protesta en Puente Piedra. ¿Por qué en los últimos tiempos afrontamos estos problemas en base a soluciones violentas?

3. La deuda del fútbol: ¿Por qué el Estado tendría que condonar la deuda tributaria de los clubes de fútbol más importantes del país? ¿Hay salida a esta crisis?

4. Espacios públicos: Si sabemos que la solución no va por privatizar, ¿cómo poder definir mejor nuestra relación, desde nuestra posición como autoridades y ciudadanos, con los espacios de la ciudad?

Disfruten aquí el programa completo: