MONTESINOS, EL COLABORADOR INEFICAZ

Montesinos

La noticia del día no es la captura de Lady Bardales, ni tampoco un round más de la pelea Alan – Evo (donde suscribo íntegramente lo dicho por Farid Kahhat), sino la declaración del testimonio de Vladimiro Montesinos como ineficaz para el proceso seguido a Fujimori.

En términos jurídicos, ello quiere decir que lo que dijo Montesinos el lunes no será tomado en cuenta para el proceso. Y aunque aún queda pendiente el pedido de Nakazaki para que vuelvan a llamar al ex asesor, lo cierto es que lo que hace la Sala Penal Especial es correcto, dado que el socio de (a) “Presidente” se burló de todo el mundo – sobre todo, del Fiscal José Antonio Pelaez -, siendo la causa fundamental de esta decisión la actitud de Montesinos de quedarse callado cuando ya estaba con 3 horas encima de discurso. San Martín y compañía han calificado correctamente de “conducta lesiva” a una patraña digna de abogado de Azángaro.

Lo cierto es que, tomada o no esta decisión, el testimonio de Montesinos no había aportado gran cosa al fondo del proceso. La cantinflada – como bien lo retrató Carlín ayer en La República – sirvió para tres cosas fundamentales.

La primera de sus intenciones era ejecutar venganzas personales contra posibles testigos que lo incriminen – Máximo San Román, Rafael Merino Bartet – o contra el fiscal Avelino Guillén. Todos ellos – salvo Merino – le han respondido en público, negando cada acusación.

La segunda era limpiar su pasado: yo no era abogado de narcos, no me expulsaron del Ejército, mandaba espías a Ecuador, no tuve nada que ver en el encubrimiento de Cayara. Para cualquiera que le de una leida a alguno de los libros de la bibliografía sobre Fujimori y Montesinos, se dará cuenta que lo dicho por (a) “Asesor” es falso. ¿Desconocimiento de la realidad? Más que eso, intento de limpiarse.

Y la tercera intención era limpiar a su jefe, del cual se reconoció como su subordinado. Y lo hizo con tal poco sentido de la realidad que terminó enfatizando más la imagen de socio y cómplice, que los fujimoristas han intentado negar por años. (Se acuerdan: “Montesinos es Montesinos y sus delitos son sus delitos”, Chino rata dixit). Todo ello ha convertido a la defensa del ex dictador en un gran Babel, donde están involucrados los amnistiadores, los que siguen hablando de inocencia, los que dicen que vale matar en algunos casos y ahora, su compinche.

Que el fiscal Pelaez haya tenido un interrogatorio pusilánime no convierte a Montesinos en un super – hombre. Esa es la imagen que nos quiso dar. La decisión de la Sala Penal Especial lo devuelve a su lugar patético, a su verdadera faz: la del corruptor que hizo del país su chacra, junto a Alberto Fujimori.

MAS SOBRE EL TEMA

César Hildebrandt: Pobre Montesinos

Santiago Pedraglio: Montesinos – AFF: limpiador y subordinado

DOS DE LA DECLARACION DE MONTESINOS

Ayer Rosa María Palacios hizo notar, tanto en un comentario en el Utero de Marita, como en una entrevista prolongada con Gustavo Gorriti, el siguiente detalle del interrogatorio de ayer a Vladimiro Montesinos:

Pregunta de Pelaez: ¿Pueden cometerse delitos por razón de Estado?
Respuesta de Montesinos:Si.

Como posteriormente comentó RMP, la “razón de Estado” no ha sido más que el pretexto perfecto para cometer crímenes en nombre de una dictadura. Habiéndose declarado subordinado de Fujimori, esta frase le fue letal al Chino. Ahora se entiende porque Nakasaki dijo que Montesinos lo había perjudicado.

Para quienes se perdieron los detalles, vean este video de Utero.tv, que compila las 4 horas de audiencia de ayer:

Pero no estos no fueron los únicos detalles curiosos, en medio de una declaración con alusiones a Kissinger, a la supuesta balcanización del Perú e historias de espías que hacen quedar a John Le Carre como mero narrador de cuentos.

Ayer Estela Valdivia repartió el video que veremos a continuación y que ha sido colgado por Agencia Perú. Es la famosa conversación entre Abimael Guzmán, Elena Iparraguirre y Montesinos de la que se habló en la audiencia:

http://www.agenciaperu.tv/player_sembebido_final.swf?file=undefined&file2=7382&file3=undefined&thumbsinplaylist=true&height=333&width=592&image=1_7382G&displayheight=333

Apunta Luis Jochamowitz:

La rutina quedó establecida cuando, a falta del libro que seguía en intensa pero hipotética preparación, mandó a hacer un video con escenas de sus conversaciones con Abimael. Si bien el video nunca ha sido propalado al público, muchas personas que frecuentaban el segundo piso pueden hacer su sinopsis. En las primeras imágenes las cumbres del Huascarán anunciaban el título: Aluvión en los Andes: el locutor, la música, hasta el nevado Huascarán, todo resumaba un inevitable estilo militar. Luego, con el fondo musical de Frank Sinatra cantando “My Way”, Abimael escenificaba un momento de “recordación sentimental” que supuestamente debía conmover al espectador. Hacia la mitad de la cinta, la caída del muro, la puerta de Brandemburgo tomada por las muchedumbres y el fondo musical de la Novena Sinfonía de Beethoven ofrecían un Guzmán reanimado, siguiendo gozosamente el himno que celebraba el fin del sueño comunista. Finalmente volvía Frank Sinatra, esta vez con “New York, New York”, y se podía ver a los protagonistas principales firmando las “Cartas de paz”. El video duraba aproximadamente cuarenta y cinco minutos, y como una marca de fábrica del coronel Huamán, el audio era deficiente. Vladimiro se encargaba personalmente de la exhibición de la cinta y detnía las imágenes para hacer comentarios al paso o mostrar fotografías que ilustraban mejor cada detalle.

(Vladimiro, Vida y Tiempo de un corruptor, Lima, El Comercio, 2002, p. 102)

De esta descripción, lo que se puede ver es la parte de “homenaje” a Sinatra y a Beethoven. Y si mi memoria videográfica no me falla, este es el momento previo a la famosa firma del “Acuerdo de Paz”, que fuera presentado por Fujimori en octubre de 1993, antes del referéndum de la Constitución. Como vemos, el psicosocial fue la marca de fábrica del régimen desde su inicio.

Pero, ¿por qué Montesinos saca a la luz esto ahora? El video fue entregado por Estela Valdivia con un mensaje claro: demostrar que, de alguna manera, a pesar de ser un subordinado, Montesinos tenía parte de la sartén por el mango, en el campo de la lucha antisubversiva.

Así que, más allá de las miraditas, los egos siameses se siguen disputando ciertas paternidades que no les corresponden a ninguno de ellos, mientras que sus verdaderas criaturas, sus crímenes, aún esperan una sentencia.

MAS SOBRE EL TEMA:

Augusto Alvarez Rodrich: Uña y mugre

Juan Paredes Castro: ¿Le ha hecho bien Montesinos a Fujimori?

Fernando Vivas: No fue cinismo

César Azabache: El silencio equivocado

Luis Vargas Valdivia: El último psicosocial

José Ugaz: El testigo impropio

Uri Ben Schumel, director de La Razón, sigue justificando matanzas

Jorge Bruce: Quedó claro que son más socios que nunca

El Blog del Morsa: Montesinos y Fujimori

Cámara de Gas: Carta abierta al Fiscal Pelaez

Pepitas: Sacando conclusiones de la presentación de Montesinos

El Blog de Cayo: My Way

ANTICORRUPCION: DOS CASOS QUE PODEMOS PERDER

Schutz

PRIMER CASO: SUIZO EL SUECO

Uno de los vladivideos más celebres fue el protagonizado por Ernesto Schutz Landázuri, dueño de Panamericana Televisión, recibiendo dinero de Vladimiro Montesinos Torres para vender la línea editorial de su canal. Una vez que se emitió el video, Schutz emprendió la fuga y, desde hace algunos años, se refugió en Ginebra, ya que tiene nacionalidad suiza.

Ayer en La República y también en Panorama – se presentó la vida de millonario del corrupto empresario en su estancia suiza, quien se siente bastante cómodo por tierras helvéticas. ¿Motivo? Igual que Japón, Suiza tiene bastante reparos para permitir la extradición de uno de sus nacionales.

En realidad, como se ha señalado antes en este blog – tanto en un post como en sus comentarios -, existió una inexcusable negligencia de la Procuraduria Anticorrupción bajo la actual gestión de Carlos Briceño, quien no presentó a tiempo determinados documentos para evitar que se perdiera más tiempo en Suiza. Aquí la responsabilidad le cabe al hoy abogado de Ollanta Humala, Omar Chehade.

Pero queda aún una salida, que veremos si los suizos aceptan:

Si bien las autoridades suizas informaron que no procedía su extradición, la Procuraduría ad hoc presentó su última carta ante la Tercera Sala Anticorrupción: la “delegación de persecución penal”. Esto es, que Suiza lo juzgue por los delitos que cometió en el Perú.

La solicitud tiene el visto bueno de la Fiscalía Superior Anticorrupción. El tribunal escuchará el informe oral el martes 20 de mayo. Luego emitirá fallo en 15 días.

En este caso, dice la Procuraduría, se cuenta con la confesión sincera del ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, que se acogió a la sentencia anticipada y reconoció todos los cargos, por lo que fue condenado a seis años de prisión. El ex asesor aceptó los pagos millonarios a Schütz. Además, Matilde Pinchi afirmó que le constaba la entrega de al menos siete millones de dólares a Schütz.

Si ya se perdió bastante tiempo antes, ahora es el momento de terminar con los documentos y evitar que el caso se pierda y el corrupto empresario venga dentro de algunos años bajo el manto protector de una prescripción. Bueno, asi vinieron algunos a gobernar el Perú.

SEGUNDO CASO: LA LINEA BLANCA DEL VATICANO

Si dos líneas de trabajo anticorrupción para procesar a la organización criminal Fujimori – Montesinos avanzaron poco, fueron las referidas a los delitos económicos y financieros y al narcotráfico. Sobre este último tema, La República emitió hoy una información más que preocupante: Montesinos podría ser absuelto por delito de narcotráfico, a pesar de las declaraciones de Demetrio Chávez Peñaherrera (a) “Vaticano”.

Y aquí la responsabilidad del Estado puede ser aún mayor. Señala La República:

El ex procurador del caso Fujimori-Montesinos, César Pantoja, dijo que existen evidencias pero que el Estado ha perdido interés o fuerza en buscarlas para sustentar la acusación contra el ex asesor.

“Realmente me preocupa que Montesinos resulte exculpado del delito de narcotráfico. Luchamos bastante para vincular a Montesinos con el narcotráfico“, dijo Pantoja a este diario: “Pero lo cierto es que si no se construyen los casos sólidamente, a los jueces solo les quedaría absolverlo porque no hay pruebas en contra. Allí hay un problema de dejadez por parte de la Procuraduría y de la Fiscalía. La falta de pruebas no depende de los jueces porque los jueces no pueden incorporar pruebas, eso lo hacen la Fiscalía y la parte civil, en este caso la Procuraduría, y actualmente la presencia de la Procuraduría es mínima. Han ido a juicio con lo que dejamos y lo que se debió hacer es obtener los indicios, porque nadie va a decir: ‘Sí, yo cobré’. En el narcotráfico las cosas no funcionan así. No había pruebas, pero sí pruebas indiciarias, que es suficiente”.

Además, no se han tomado en cuenta otras evidencias, como documentos que la DEA tiene en su poder – y que podrían desclasificarse -, así como lo revelado en la investigación hecha por las periodistas Sally Bowen y Jane Holligan y que tiene como uno de sus mejores pasajes el tema del narcotráfico, dado que se relata el modus operandi de Montesinos y se revelan nombres – como el de Fernando Zevallos – que hoy se conocen vinculados a esta actividad ilegal.

Lo cierto es que estas dos alarmas debería constituir un serio llamado de alerta sobre el actual trabajo de la Procuraduria Ad Hoc. Ahora que el controvertido Moisés Tambini del Valle ha dejado de ser jefe de los procuradores, podría ser una buena oportunidad para recomponer equipos y estructuras de trabajo para culminar con un esfuerzo de lucha anticorrupción e institucionalizarlo en el tiempo.

Pero claro, hay un inconveniente serio: la ex abogada de Ernesto Schutz es la Ministra de Justicia. ¿Se animará a hacer algo?

DOS PARA SEGUIR INVESTIGANDO A ZEVALLOS

En medio de las peleas entre fiscales y periodistas desatada por el caso Luz Loayza, nos estamos olvidando del personaje principal de esta historia: Fernando Zevallos.

Invocar ese nombre no es precisamente nombrar a quien le agradaría a alguien que fuera su compañero de cuarto ni mucho menos. Es necesario recordar que Zevallos estaba en la lista de 10 narcotraficantes más importantes del mundo, que ha hecho negocios con alcaldes asesinos y que poco a poco han ido muriendo varios testigos que lo implicaban en sus oscuros negocios.

Por ello, quizás sea bueno tener en cuenta dos pistas de investigación que, en ocasiones anteriores, dos periodistas han presentado.

En su momento, Sally Bowen fue enjuiciada por este párrafo de su libro El Espía Imperfecto:

Por esa época, manifiesta (Oscar) Benites (informante de la DEA, que hizo negocios con Zevallos), Montesinos había reorganizado por completo el negocio de las drogas. Había embaucado a los Estados Unidos, capturando unos cuantos peces pequeños y habìa establecido alianzas con hombres, que según afirma, eran grandes narcotraficantes del Perú, como Eudocio Martines de Hayduk y Fernando Zevallos, el fundador de Aerocontinente.

De hecho, ya existe un proceso penal abierto a Montesinos y Zevallos por sus conexiones en el negocio de la droga. Y el último narco-asesinato en Lima fue justamente el de uno de los principales testigos en este proceso. Y luego dicen que Zevallos no tiene posibilidades de mandar matar a alguien.

Al final, la pista de Bowen resultó correcta, Zevallos está sentenciado y espera otros juicios por narcotráfico. Por cierto, a Oscar Benites también lo han amenzado de muerte.

Pero Zevallos no solo tuvo vínculos con la dictadura, sino que sus conexiones han llegado hasta funcionarios de este gobierno.

Moisés Tambini del Valle es el Presidente del Consejo de Defensa Judicial del Estado. En castellano: el jefe de todos los procuradores del país. Controvertido personaje que no ha dudado en proteger a Giampietri de acusaciones de corrupción o de vincularse con vocales montesinistas y, oh casualidad, cuya esposa fue la que pretendió hacer prescribir el caso El Frontón.

Pues este video de Marco Sifuentes nos hace ver que hablar de “familia”, en el caso del Dr. Tambini, equivale al sentido que le daban, ejem, los Corleone, dadas sus vinculaciones con el clan Zevallos:

¿Tienen ahora duda de porque Luz Loayza teme por su vida?

MAS SOBRE EL TEMA:
Mirko Lauer: No a la ruleta rusa
El blog del Morsa: Internal Affairs
El Fondo del Vaso: Sobre la extraña alianza entre el narcotráfico, el APRA, Adelaida Bolivar, César Hildebrandt y Moisés Tambini contra la fiscal Luz Loayza

LA CAIDA DE ABSALON Y LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCION

Ayer se dictó la sentencia por la falsificación de firmas de Vamos Vecino, la agrupación de corte municipal y provinciano del fujimorismo. El fallo ha terminado condenando al principal líder de la agrupación, Absalón Vásquez, a 7 años de prisión.

Esta sentencia condenatoria – que también comprende a Vladimiro Montesinos y al actual congresista Rolando Reátegui, sobre quien el Congreso tendrá que pronunciarse en los próximos días sobre su permanencia – me da pie para hacer un rápido balance de lo que ha sido el vértice más visible de la lucha contra la corrupción: los procesos judiciales contra la organización criminal Fujimori – Montesinos.

No tengo duda que han existido avances significativos en esta tarea emprendida por un puñado de jueces, fiscales y abogados que han buscado establecer la responsabilidad de los más altos funcionarios políticos y militares del régimen de Alberto Fujimori. En medio del poco respaldo político, de las limitaciones de presupuesto y de lo lentamente paquidérmico que resulta el sistema de justicia en el Perú, lo hecho no es poca cosa.

Quizás el efecto más visible se señale en las personas que han sido condenadas y los procesos que han merecido este tipo de sentencias. A 8 años de la caída del fujimorato, hasta el día de hoy resulta sorprendente que las cabezas más visibles de dicho régimen hayan sido procesadas y sentenciadas, con arreglo al debido proceso. Hoy Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, Nicolás Hermoza y Absalón Vásquez se encuentran en dicha situación, cuestión impensable hasta hace poco tiempo. Lo mismo ha ocurrido con funcionarios cuyo enriquecimiento ilícito ha sido comprobado, así como en casos emblemáticos, como el golpe de Estado del 5 de abril de 1992 o el de los empresarios de televisión que vendieron su línea editorial con miras a la re-reelección del año 2000.

La prueba de que el proceso se ha sujetado al debido proceso lo demuestran las absoluciones en los casos en que no se encontraron elementos de prueba. El caso de la ex congresista Martha Chávez, a quien no se encontró evidencias de haber recibido dinero de las arcas del SIN, lo comprueba. Independientemente de las antipatías que puedan generar las opiniones políticas de Chávez, su inocencia fue confirmada por el Poder Judicial.

Sin embargo, el proceso en su conjunto no ha estado exento de problemas. Como lo ha demostrado la concentración de expedientes en el caso Fujimori, la estrategia más acertada era la de acumular 10 a 15 casos por temas, a fin de procesar con mayor celeridad un complejo campo de casos. Solo se pudo hacer – y a medias – en lo que se refiere al grupo Colina. Esta dispersión hizo que la atención judicial y mediática se concentrara en procesos menores – como los de Héctor Chumpitaz o Jacqueline Beltrán – y que con ello se generaran dos efectos: la pérdida de la posibilidad de hacer pedagogía anticorrupción con estos procesos y la dispersión de recursos en el Poder Judicial, lo que hizo que los casos más grandes e importantes no avanzaran con la rapidez requerida.

Ello ha generado que las sentencias más importantes son las que estén por dictarse. Se calcula que para marzo o abril se tendrá listo el fallo por los casos que comprenden al Destacamento Colina y que este año recién se iniciará el juicio oral a Vladimiro Montesinos por narcotráfico. Sin duda, este último proceso deberá echar mayores luces sobre una relación compleja y aun poco trabajada. Luego de releer hace algunos días El Espía Imperfecto de Sally Bowen y Jane Holligan, me queda claro que Fernando Zevallos será uno de los procesados clave para desentrañar la vinculación de Montesinos y las firmas de narcotráficantes. Y por ello preocupa tanto que maten a los vinculados al “Lunarejo”, a plena luz del día, en el Centro de Lima.

Donde sí hay que advertir los pocos avances es lo que se refiere a los llamados delitos económicos y financieros, en los que los procesados han sido tratados con guantes de seda y las investigaciones han sido lentas, sin el apoyo logístico y pericial que merecían, lo que deja todo un segmento de la corrupción de los años noventa en el limbo judicial.

Un balance de la lucha anticorrupción debe servir a las entidades encargadas de combatir y prevenir este flagelo para afinar las políticas que han venido destinando para esta tarea, corregir errores de estrategia y contar con mejores y mayores recursos para sus investigaciones. Sin duda, varios de estos elementos deberán ser contemplados para los procesos por violaciones de los derechos humanos y narcotráfico de los próximos años.

Esta es una tarea que debe comenzar el día de hoy. Señor Távara, señora Bolívar, señora Fernández, tienen ustedes la palabara.

HISTORIA DE UNA TRAICION

No es secreto para nadie que considero al gobierno de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos como el peor de la historia republicana. Independientemente del desastre económico que supuso la primera gestión de Alan García, considero más grave que el país haya padecido la dictadura más cleptómana de su recorrido como nación independiente, que la economía de mercado se haya asociado con una autocracia travesti que no dudó en convertir al Derecho en un instrumento para cubrir sus peores atrocidades y que, además, existan muertos y desaparecidos como parte de su herencia de gobierno.

Pero si hay algo más que hizo que la dictadura fujimorista me provocara una melancolía bastante cercana al asco es su vocación por la felonía y por la mentira. Si nadie recuerda las diversas manifestaciones de ambas conductas, expresadas con creces durante la década de los noventa, basta presenciar una audiencia del juicio a Fujimori para darnos cuenta hasta donde quedan las deudas del ex autócrata con la verdad y con quienes dicen ser sus seguidores, al dejarlos sin argumentos de defensa.

Si hay una mentira de esos años que aun quedado grabada en cierto imaginario popular es la del autócrata vencedor del terrorismo – con ayuda de su todopoderoso asesor -, lo que justifica el golpe de Estado, las muertes, las desapariciones, las violaciones de los derechos humanos y las demás tropelías de ese decenio infame. Ello explica porque el fujimorismo ataca con fruición a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, cuyo Informe Final derriba, letra por letra, la mitología que durante años se vendió al pueblo peruano sobre la pacificación. Y lo mismo ocurre con cualquier periodista independiente o cualquier ciudadano común que ose recordar a Fujimori pescando zúngaros en Iquitos mientras la Policía Nacional daba el golpe final a la cúpula de la organización más sanguinaria de América Latina.

Pues si esa mentira ya estaba herida de muerte, una investigación de Gustavo Gorriti, publicada en la más reciente edición de Caretas, puede darle el tiro de gracia.

La historia se resume en lo siguiente. El GEIN, la unidad de inteligencia policial que capturó a Abimael Guzmán, pudo haberlo hecho en diciembre de 1990, exactamente al día siguiente del cumpleaños del líder senderista. Las coordenadas estaban establecidas: avenida Buenavista, distrito de San Borja, a pocas cuadras del Pentagonito. Tal como fue la costumbre senderista, su demencial cabecilla residía en barrios de lujo, en los cuales, además, era más fácil despistar a la Policía. Aún así, el preparado GEIN logró ubicar a la jefatura de Sendero.

Pero la captura no se produjo en ese momento. ¿Por qué? Lo que detalla Gorriti detalla movimientos extraños lindantes con la felonía más incomprensible y desdeñable. El 5 de diciembre de 1990, se recibió la orden superior de no proceder con la captura, el Director General de la Policía destituyó al jefe de la DINCOTE y su reemplazo, Héctor Jhon Caro, no ejecutó el plan de detención que se encontraba en marcha. Peor aún, la cúpula de Sendero recibió un mensaje que alertó de la inminencia de la operación policial, lo que les hizo huir.

Para que nos demos cuenta de lo importante que era la casa de Buenavista, leamos este párrafo del Informe Final de la CVR:

El GEIN dedicó este primer mes del año (1991) a la consolidación de la Operación Caballero. Habían ubicado e iniciado vigilancia a una casa de aparente importancia para la organización del PCP-SL. Al finalizar el mes, el día 31, procedieron a su intervención. Se encontró que, en esa casa, ubicada en la calle Buenavista en Chacarilla del Estanque, San Borja, venía funcionando el Departamnto Central del PCP-SL. Si bien no llegaron a tiempo para encontrarlo (ahora sabemos porque), recogieron información valiosa incluyendo el conocido video en que aparecía Guzmán en una reunión social bailando Zorba el griego, acompañado de importantes miembros del partido. Este video sería de especial importancia, pues permitió contar por primera vez con imágnes recientes de altos mandos del partido. Asimismo, se encontró información detallada sobre el I Congreso Nacional del PCP-SL, cuyas sesiones se realizaron entre el 26 de enero de 1998 y el 29 de junio de 1989. Estos documentos permitieron recién a los policías del GEIN saber, con exactitud, quienes eran los miembros del Comité Central, del Buró Político y de otros organismos importantes del PCP-SL. En esta oportunidad, se logró también detener a Nelly Evans Risco de Álvarez Calderón y otros subversivos.
(Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, Tomo II, p. 219).

Como señala Gorriti, esta operación frustrada por “orden superior” pudo haber cambiado el curso de la historia:

¿Quién ordenó abortar la captura de Abimael Guzmán? ¿Quién saboteó la operación? Si se hubiera actuado entonces se lo habría arrestado y el golpe hubiera sido fulminante, porque con él habría caído Feliciano, y Sendero habría quedado ideológica y operativamente decapitado de un solo golpe.

Además no habría habido la menor excusa para el golpe del 5 de abril de 1992. Y no habría habido ni Tarata, ni Barrios Altos, ni La Cantuta ni los centenares de muertes y destrozos que tuvieron lugar esos dos años. Se habría demostrado además la clara posibilidad de una democracia de defenderse eficazmente, empleando las armas de la inteligencia y los valores de la libertad.

Solo hay dos posibilidades de quien pudo haber ordenado semejante ignonimia: Alberto Fujimori y/o Vladimiro Montesinos. Y de confirmarse esta especie, pues no solo será hora de que la justicia haga su tarea.

Clio, la musa de la historia, tiene una nueva chamba.

¿MIENTES TAN BIEN?

La sala impaciente espera la tercera llamada. El actor principal está por entrar. En su camerino, ha introducido los papeles que le ayudarán a decir su parlamento de manera relativamente convincente, esperando convencer al público dentro y fuera del recinto de que lo que dice es verdad. De eso trata la actuación: que una representación de la realidad sea suficientemente verosimil para ser creible.

¿Cuándo se enteró Ud. de que Vladimiro Montesinos Torres (VMT) estaba impedido de ingresar a los cuarteles militares?
No recuerdo.
¿Cuándo se enteró de que VMT había sido juzgado por el fuero privativo militar?
En el año 96, 97.
¿En qué forma se entera?
De los comentarios que habían.

Habían sido cuatro días de pesadilla, pero el infierno de Guayaquil pronto quedó atrás. El artículo de Oiga que contaba la versión del ex capitán Montesinos en Ecuador estaba ilustrado con varias fotográfías de un Vladimiro en mangas de camisa, sentado en una banca de la Plaza de Mayo, o caminando sonriente y relajado por el barrio de la Boca en una mañana de verano. Buenos Aires siempre había sido su ciudad preferida; desde que era teniente iba de vacaciones cuando podía. Allí permaneció casi todo el año de 1984.
(Luis Jochamowitz, Vladimiro: Vida y Tiempo de un Corruptor)

Usted hace una afirmación que no es correcta. En principio, Ud. y Montesinos no vencieron al terrorismo. Esa es una falacia.
(Protesta el acusado)

Apocalíptico para Sendero por sus implicaciones, la captura tomó a todo el mundo por sorpresa – inclyendo al propio Fujimori, quien se encontraba fuera de la ciudad relajándose en un viaje de pesca arriba de Iquitos en el Amazonas. Mientras tanto, casi todo su gabinete – incluidos los ministros de Defensa, Interior y Economía y Finanzas – asistía a un cóctel particularmente elegante en la residencia del embajador británico en honor de Kenneth Clarke, ministro del Interior del Reino Unido, que estaba haciendo un inusitado y rápido viaje por Colombia y Perú para ofrecer asistencia a los esfuerzos contra el narcotráfico.
(Sally Bowen, El Expediente Fujimori)

“En realidad, simplemente, de tipo jerárquico, funcional, no nivel de amistad”

Señores, Vladimiro me está preguntando quién más va a hablar, así es que me lanzo al ruedo de una manera espontánea en una reunión tan significativa para nuestro amigo el doctor Vladimiro Montesinos.
(20 de mayo de 1998, cumpleaños de Montesinos)

¿Cuándo se enteró de que había sido juzgado por traición a la patria?
No lo sé. En todo caso, le aclaro que no cogobernaba con Alberto Fujimori.

Son 9 años que vivo en estas instalaciones las 24 horas del día, como lo sabe el presidente Fujimori, dedicado exclusivamente a cumplir las obligaciones propias de la función.
(Vladimiro Montesinos, en entrevista con Alamo Pérez Luna, 2 de mayo de 1999)

En la tercera sesión de su juicio oral realizado ayer en la sede de la Diroes, en Ate-Vitarte, el ex presidente Alberto Fujimori reiteró que no sabía de la existencia del grupo Colina y que no conocía a sus integrantes, pese a haber firmado una carta de felicitación para varios de sus miembros y un memorándum de recomendación. Aseguró que firmaba documentos sin verificar los detalles, porque “no podía detenerse a analizarlos”. Él despachaba “en el campo”.
(El Comercio, 15 de diciembre de 2007)

Con fecha 25 de junio de 1991 le dirigí un Memorando en el que disponía que se consigne el reconocimiento respectivo por trabajos especiales en materia de Seguridad Nacional efectuados durante los años 1990 y lo que va del presente año, a un grupo de señores oficiales Superiores, Subalternos y Técnicos de las FF. AA. y cuya relación nominal se detallaba.
A manera de estímulo y en uso de las atribuciones que me confiere la Constitución de la República, en mi condición de Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, dispongo que de conformidad con el Reglamento del Decreto Ley 21148 (Ley de Ascensos para Oficiales) artículo 45 Tabla de Puntaje Nº 4.F.(2) «por trabajos individuales» se considere dicho Reconocimiento por Trabajos especiales, para el proceso de ascensos del presente año, a los señores Oficiales que se indica; toda vez que dichos miembros de las FF. AA. han participado en exitosas Operaciones Especiales de Inteligencia, que han posibilitado significativos avances en la lucha contrasubversiva.
Oficiales superiores
Ejército Peruano

Tnte. Coronel Cab. RODRÍGUEZ ZABALBEASCOA, Fernando
Tnte. Coronel Ing. PÁUCAR CARVAJAL, Alberto
Tnte. Coronel Ing. CUBAS PORTAL, Luis
Tnte. Coronel Art. PINTO CARDENAS, Alberto
May. Com. HUAMÁN AZCURRA, Roberto
Oficiales subalternos
Ejército Peruano
.
Cap. Ing. MARTIN RIVAS, Santiago
Cap. Ing. PICHILINGÜE GUEVARA, Carlos

Cap. DICYT ROBLES CORDOVA, Ronald
[Firmado] Sello y firma del Presidente de la República

En esos videos, se le ve a VM como un jefe de Estado, como un estadista, tomando decisiones de gobierno. ¿Usted se percató de eso?
Su pregunta contiene una afirmación “verdadero jefe de Estado”. Rechazo que él asumía roles de estadista. El Jefe de Estado era yo. Si se reunía con esas personas, le afirmo que yo no he autorizado. Su función era de inteligencia.
¿Cuándo se entera Ud. de las reuniones en la salita del SIN?
Me entero a través de los videos, el 2001

La señora Cuculiza Torre: Un hombre tan inteligente, que hace metido ahí. Claro, usted también se está perdiendo. Yo digo, por algo debe alabarlo Martha, refiriéndose a ustedes por las conversaciones con ella. Qué bonito es trabajar así, con ese respaldo, esa honestaida. A usted nadie le puede decir ratero, presidente, nadie.
El señor Fujimori Fujimori: Porque cuidamos hasta el último centavo

(Vídeos 880 y 881, 29 de abril de 1998)

Cae el sol. Has terminado tu actuación. Tu director de escena, que ha tenido que intervenir 14 veces para apoyarte en tu acto de hoy, te ha dejado más documentos por analizar. En la soledad del camerino cómodo en el que te encuentras piensas en la función del lunes. No te imaginabas que un actor aparentemente secundario te robaría la escena y haría que las escenas de hoy fueran tan poco creibles.

Mientras afuera, alguien mira desde la ventana y se percata del dolor que siente. Y es que la mitomanía no sólo hizo que su infancia fuera distinta a la de otros chicos. Recién cae en la cuenta de los efectos perversos de un mitómano en el poder. Recuerda las llaves quemadas, los tanques pasando para presionar al Congreso, el olor de las bombas lacrimógenas en las marchas. Y decide recordar que, a pesar que la mentira puede hacer mucho daño, siempre la verdad sale a la luz. Y nunca hay que tener miedo de poder enfrentarla. Porque no tienes temor a las alturas, porque escribes desde ellas.

MAS SOBRE EL TEMA:
Rosa María Palacios: Una ayudadita al Fiscal
Mario Vargas Llosa: Juicio a Fujimori es justo
Keiko Fujimori: Es duro verlo en el banquillo de los acusados
Utero de Marita: ¡Qué se quede el Fiscal Avelino Guillén!
Iván García: Por bobo no está sentado allí