NUEVA PROPUESTA, NUEVOS RETOS

Este fin de semana se anunció la creación de un nuevo partido político sobre la base de la fusión de grupos regionales con el Partido por la Democracia Social. La iniciativa ha alegrado a analistas como Martín Tanaka y podría ser una iniciativa saludable para el fortalecimiento de los partidos políticos que desde hace muchos años esperamos.

La verdad, la tarea que tiene por delante dicho grupo no es fácil y los retos que tienen por delante son varios.

El primero tiene que ver con la propia naturaleza del esfuerzo que supone la mezcla de agendas regionales con una visión nacional. Varios de los partidos que se fusionan vienen teniendo experiencias de gobiernos regionales – casos de Junín, Cajamarca, San Martín y Apurímac – y los demás tienen agendas muy particulares. ¿Cómo conjugar esas labores particulares con una visión más nacional?

El segundo esta relacionado a los temas que propondrá este nuevo partido. De lo que se ve hasta ahora, el vínculo que los une es la profundización del proceso de descentralización. Y es cierto que es una tarea pendiente en el Perú, sobre todo cuando el gobierno ha decidido controlar dicho esfuerzo en pocas manos y la transferencia de competencias y recursos es lenta y desordenada. Pero habrá que ver cuales serán los otros temas en conjunción. ¿Cuál será la posición del nuevo partido sobre orientación económica, el problema entre minería y comunidades, institucionalidad y reformas sociales?

Un tercer tema tiene que ver con la organización. ¿Como será la conjunción de bases de estos partidos regionales con un partido pequeño pero de cierta presencia nacional? Y ya que entramos a este terreno, veamos algunas cosas que fueron defectos de la campaña presidencial del PDS: les faltó un nombre marketero, un buen símbolo, tener 3 o 4 temas concretos de campaña y mayor presencia mediática.

Si bien son elementos que a muchos pueden parecer menores frente a la construcción de una propuesta sólida, lo cierto es que las técnicas de venta del mensaje, en tiempos donde todo es mediático, son importantes. No dudo que hayan tenido cuadros técnicos buenos o un buen plan de gobierno. De hecho, eso fue lo que me animó a votar por el PDS el año pasado, pero si noté que faltaba algo y quizás ello explique en parte porque esa propuesta no llegó al 1%. La empatía es tan importante como las ideas claras, más aún en un electorado en el que los sentimientos priman más que la razón.

El país necesita que existan propuestas modernas y de cambio. Espero que esta que se acaba de formar lo sea. Y claro, podrían comenzar por difundir mejor las actividades, para que no seamos pocos los que nos enteremos de dicho esfuerzo.

MAS SOBRE EL TEMA:
Susana Villarán: Un río
La Republica: Nuevo partido se llama Fuerza Social