CASTAÑEDA, ¿EL HOMBRE DE ALAN?

Ayer Luis Castañeda Lossio salió en defensa de Alan García, luego de las declaraciones bastante duras que diera su supuesta aliada Lourdes Flores Nano, respecto de la gestión del actual Presidente.

No es la primera vez que se evidencia un acercamiento entre los vecinos de la Plaza Mayor. De hecho, el Presidente no trata al Alcalde con el mismo rigor que a los Presidentes Regionales, a los cuales insulta cada vez que puede, sino que le ha concedido créditos para la mejora de la ciudad con miras a las cumbres que se realizarán en mayo y noviembre.

Sin duda, no es malo que existan buenas relaciones entre las autoridades y colaboración entre las mismas. En realidad, esa debería ser la relación normal en el país, a pesar de las diferencias políticas. De hecho, mucho daño le hizo a Lima la pelea que Fujimori tuvo con Ricardo Belmont y Alberto Andrade, a los que vio como potenciales rivales electorales.

El problema se encuentra en la falta de congruencia de Castañeda Lossio con la alianza política formada con el Partido Popular Cristiano. De hecho, Unidad Nacional no ha sabido encontrar hasta el momento un perfil que le permita posicionarse políticamente de manera adecuada: ¿es oposicion dura o light o es pro gobierno? Y cuestiones como estas son cada dia más evidentes.

El problema de fondo es que Unidad Nacional está conformada por un partido de larga trayectoria que no ha terminado de definir su identidad política de manera clara y por una agrupación sustentada únicamente en el carisma (¿?) y obras físicas de su líder. Al no haber una unidad sobre ideas y programas, se producen estos cortos circuitos que terminan desdibujando a ambas agrupaciones y a ambos liderazgos.

Pero de hecho, tampoco debe dejar de contemplarse otra hipótesis que se ha tocado antes en Menoscanas: la persistencia de Alan García en tener un candidato no aprista para el año 2011. ¿Evidencias? Están en el pasado de Alan. Recordemos que en 1990 no apoyó a Luis Alva Castro – paradojas de la vida – y prefirió respaldar a Alfonso Barrantes, primero y a Alberto Fujimori, después. ¿El objetivo? Que su liderazgo en el APRA no se viera cuestionado con miras a 1995. Claro, el golpe de Estado varió las cosas, pero no cabe duda que la misma jugada puede estarse comenzando a gestar en estos momentos, a pesar que medios relativamente cercanos a Alfonso Ugarte digan lo contrario. Recordemos que Alan 2016 suena más fuerte que Del Castillo 2011, en términos reales.

Así, dos de los partidos más antiguos del país y dos de las autoridades más importantes están involucradas en una de las comedias políticas más tristes. Sobre todo, porque, al final, no terminan dando risa, sino lástima por la inconsistencia de los partidos y los liderazgos. Y ello es lo que, en buena cuenta, le causa un grave daño al Perú.

MAS SOBRE EL TEMA:
Santiago Pedraglio: Lourdes Flores o como jamás ganar las elecciones

EL ALCALDE AUSENTE

Nunca termino de entender porque le prestamos tan poca atención a nuestra ciudad. Al fin y al cabo es aquí donde vivimos, crecemos, nos amargamos, lloramos, reimos, amamos y pasamos la mayor parte del tiempo. Quizás sea el hecho de haber vivido 11 años en el Centro de Lima y que después las mudanzas me hayan trasladado del oeste al este de la ciudad (y del eje La Marina – Javier Prado), pero no se porque razón miro desde el tercer piso la ciudad con otros ojos. No la gris del cielo panza de burro, sino mi verdadera casa, claro, con color de cielo generalmente más cercano al uniforme escolar que nos legó Velasco.

Y quizás sea por eso que rabie por el hecho de que la ciudad esté en piloto automático.

Como sabrán, no voté por Luis Castañeda Lossio en las últimas elecciones municipales. Tampoco lo hice el 2002, por razones que no viene al caso comentar. Pero si no marqué el símbolo de ¿Unidad? Nacional el año pasado fue porque no sentía que la ciudad tuviera un norte claro.

Si, es cierto, el alcalde mudo ha puesto cemento por toda la capital, ha construido escaleras, está haciendo la Estación Central y ha hecho la Vía Expresa de Grau. Sí, el alcalde ha puesto hospitales por todos lados y organiza un Festival de Lima para que la gente se entretenga en octubre.

Pero quizás sea por su mudez que no termino de entender algunas cosas. Como la inexistencia de un nuevo Plan para una ciudad que a la vez es región – el último se hizo en la época de Orrego y Barrantes, cuando este blogger estaba en edad de pediatría -, o que continue la Costa Verde tan contaminada como siempre, o que añore el día del censo por el insoportable tránsito de una ciudad poco ordenada en ese aspecto, o que el señor no diga (o haga) nada sobre seguridad ciudadana (y a eso súmenle que no tenemos Ministro del Interior, el que está en Corpac lo es entre comillas) o que la cultura sea una prioridad al final de las bolsas de cemento.

No, no es solo la mudez. Es el hecho de saber que no da explicaciones por nada. Como las piletas en las que gastó 13 millones de dólares, o el ninguneo a los Regidores Metropolitanos o a sus pares alcaldes a los que nunca ha convocado a una Asamblea Metropolitana en 5 años. O saber que su amigo Walter Menchola aprovechaba las camionetas de EMAPE para uso de su pareja sentimental. Y sobre todo eso, un mutis que sería la envidia de Bernardo, el fiel ayudante del Zorro.

Porque nuestro alcalde solo puede ser entrevistado cuando anuncia más cemento o cuando se reune con su nuevo amigo el Presidente de la República. Cuando las papas queman, tiene que ser su eterno escudero, Marco Parra, quien tenga que responder a todos los cuestionamientos porque al señor no quiere quemar su imagen, su alta popularidad y su posible candidatura al 2011.

Una autoridad pública tiene que entender que está ante el escrutinio público. Hasta el Presidente de la República, que tiene sus grandes raptos de intolerancia con la prensa, lo entiende así y al menos responde a algunas preguntas incómodas. Sin embargo, el alcalde ausente no responde a nada. Dice que sus obras hablarán por él.

Pero son sus silencios y sus omisiones más elocuentes que cualquier otra cosa que diga. Y mientras tanto, en medio de la indiferencia general, la vieja Ciudad de los Reyes espera un alcalde con visión de futuro y vecinos más preocupados porque así sea. Quizás ese día veamos, en medio de nuestro tradicional cielo de color asfalto, alguna luz que ilumine el camino a casa.

MAS SOBRE EL TEMA:
La República y La Primera: Castañeda quería vender parte de los Pantanos de Villa

UNIDAD NACIONAL: ¿HACIA EL FIN?

Guido Lombardi debe ser de las personas más lúcidas que hay en el Congreso. Y quizás por eso no sale a hablar tanto como algunos quisiéramos, pero esta semana ha tenido dos exocets dirigidos a su propia agrupación política.

Hace unos días, el ex hombre de prensa ha criticado la ausencia de Lourdes Flores del debate público. Y hoy ha hablado abiertamente de romper Unidad Nacional, ya que Solidaridad Nacional, el partido de nuestro fantasmal alcalde de Lima, no votará a favor de la censura a Alva Castro (actitud que se resume en: Castañeda quiere ser presidente, no quiere roches con Alan).

Particularmente, creo que es un buen momento para pensar en lo que van a hacer Unidad Nacional y sus agrupaciones integrantes en el futuro. Y es que aun no han podido definir que es lo que quieren hacer con miras al año 2011 o como agrupación parlamentaria. ¿Quieren ser oposición? ¿Qué tipo de oposición? ¿A qué segmento político se van a dirigir en adelante?

Y creo que la primera que no es consciente de estas preguntas es la propia Lourdes Flores Nano. Refugiada en sus labores rectorales en la USIL, ha dejado de ser la política valiosa que fue alguna vez: ¿Qué ha dicho Lourdes sobre las perturbaciones económicas, la extradición de Fujimori o los problemas en el Ministerio del Interior, por solo citar algunos de los problemas importantes del mes?

Más que pensar en cambios de nombre, Unidad Nacional y el PPC debieran pensar en lo que Lombardi ha expresado en estos días. Y definir su futuro de una buena vez.

MAS SOBRE EL TEMA:
Menos Canas: UN a medias tintas
Archivo del Tercer Piso: ¿Como construir partidos en el Perú?

¿(IMP)UNIDAD NACIONAL?

Denuncias, complots y ríos revueltos

Durante las últimas semanas el Congreso de la República se ha visto remecido por varias denuncias que implican a el – por decir lo menos – aprovechamiento personal que lucen algunos de nuestros representantes para elegir a sus asesores.

La mayor parte de las denuncias involucran a la bancada de Unidad Nacional. Los casos más conocidos son los de Elsa Canchaya y Walter Menchola. Más recientemente, se ha presentado denuncias contra los parlamentarios Franco Carpio – por favorecer a un pariente suyo – y Rafael Yamashiro. Frente a ello, si bien en los dos primeros casos se ha respondido con cierta celeridad por parte de la bancada de Unidad Nacional, cuando han venido los siguientes, tanto Lourdes Alcorta como Javier Bedoya de Vivanco han arguido la tesis del complot para intentar sacudirse de la batahola de acusaciones.

El complot contra UN, según Alcorta y Bedoya, se debería a dos razones: la postulación del hijo del líder del PPC a la Presidencia del Congreso y las intenciones del Ministro de la Producción y ex integrante de UN, Rafael Rey, por formar una bancada propia, dado que algunos posibles accesitarios de las curules que podrían quedar vacantes por estos escándalos pertenecen a Renovación, votos que pasarían a engrosar los de las filas del oficialismo.

Vamos por partes.

Lo cierto es que las denuncias contra Canchaya, Menchola y Carpio son bastante concluyentes. Hay documentos de por medio, videos y demás evidencia que atestigua que los tres parlamentarios están metidos en un lío bastante grueso. Es más, los dos primeros casos ameritarían, de todas maneras, su salida del Congreso. El caso de Yamashiro, a quien se acusa de quedarse con la mitad del sueldo de un ex asesor, quien además le ayudaba en labores partidarias antes que parlamentarias, debe ser materia de mayor verificación, dado que, hasta ahora, todo se basa en un sólo testimonio. Es decir, en todos los casos presentados hay, por lo menos, algo serio que investigar, ante evidencias o indicios que apuntan hacia la comisión de delitos o, por lo menos, de serias faltas éticas.

Lo segundo es que los miembros de Unidad Nacional fueron advertidos que tenían serios cuestionamientos a su lista parlamentaria. Un reportaje de La Ventana Indiscreta recordó los antecedentes de candidatos al Congreso y Rosa María Palacios también hizo algunas notas sobre este tema. La prensa se lo dijo, pero, en uno de los errores que quizá le costó la Presidencia, Lourdes Flores Nano dio una patética conferencia de prensa en la que se dedicó a defender a los “angelitos”.

Sobre la postulación de Bedoya, ¿realmente tiene posibilidades de ganar? Y mi respuesta sobre ese punto es negativa por dos razones fundamentales: la primera, es que, ante sus pares – y buena parte de la opinión pública – Mercedes Cabanillas ha hecho una buena labor de conducción del Congreso y merecería ser reelegida (por lo menos en la opinión de estas personas); la segunda, es que Bedoya no cuenta con los votos necesarios para ganar, ni siquiera dentro de las propias filas opositoras: desde el nacionalismo, por ejemplo, se reclama que UN defina un rol “más opositor” frente al Gobierno.

Los miembros de UN no puede achacar a la prensa intenciones subalternas, por lo menos, no en el caso de los periodistas y programas que denunciaron estas malas prácticas parlamentarias.

Sin embargo, no puede negarse que beneficiados con este tema existen. El Ministro Rey sería uno de ellos. Y no cabe duda que buena parte de la información proporcionada – que luego fue contrastada por los periodistas – ha venido de dentro del Congreso, dado que estos datos no son fáciles de conseguir (pues no eran públicos hasta hace unas semanas). ¿Cabe concentrase en eso? Bueno, lo suficiente como para saber quienes están jugando su partido propio – con chuponeo de mails, como lo indicó el propio Bedoya -, pero tampoco para servir como pretexto para dejar las denuncias serias presentadas sobre la actuación de los asesores parlamentarios y para no debatir lo que debiera ser una carrera pública parlamentaria mucho más estable que los simples favores de campaña electoral.

Si Bedoya y Alcorta están tan preocupados por la imagen de su agrupación, quizás debieran ver más en como sanear lo que queda de Unidad Nacional. De los intereses subalternos que pueden existir, ellos saldrán a la luz tarde o temprano. Lo sustancial es que la política peruana se adecente, de una vez por todas.

MAS SOBRE EL TEMA:
Augusto Alvarez Rodrich: Caos y Control
Carlos Basombrío: Epidemia o Complot
CPN Radio: Congresista fujimorista Ricardo Pando también contrató a asesora fantasma.
La Pura Purita: Alquilo Asesor.

RADIOGRAFIA DE UNA ELECCION EN 8 COMENTARIOS BREVES

1. Castañeda Lossio.

Luis Castañeda Lossio ganó la alcaldía de Lima. Era previsible, sí. Lo que no lo era es que no superara el 50% de votos. ¿A qué se debió esto? En parte se debe a que la gente no lo identificaba con el mapa, pero creemos que, fundamentalmente, fue la intención del electorado de decirle al alcalde “estamos con usted, pero esta vez lo fiscalizaremos más que antes”.

Resulta, además, sintomático que Castañeda no haya utilizado el estrado preparado para festejar su victoria y que se hay limitado a acudir a entrevistas complacientes en los canales de televisión. (Por cierto, me pareció bastante raro que en Voto 2006 no lo entrevistara Rosa María Palacios, quien sí le hubiera hecho preguntas más interesantes al reelecto alcalde).

El no haber sido un triunfo tan contundente en lo que respecta a su propia elección, el hecho de tener aun una agrupación débil y carente de organicidad, la fiscalización sobre su propia gestión (nunca las segundas partes fueron buenas) y sus propias limitaciones ponen el espectro para Castañeda en cuesta arriba para una probable postulación en el 2011. Léase, o Castañeda corrige su estilo, es decir, cuando tenga que hablar diga algo más que cuatro generalidades, o sus posibilidades de ser Presidente pasarán a ser como la mayoría de Alcaldes de Lima que quisieron hacer el trampolín al sillón de Pizarro: un sonoro fracaso.

2. ¿El triunfo en Lima es un triunfo de Unidad Nacional?

Creo que es más un triunfo de Luis Castañeda Lossio y de Solidaridad Nacional antes que de Unidad Nacional como alianza. Con excepción de Salvador Heresi, miembro del PPC, los demás candidatos a regidores y alcaldes ganadores en esta elección fueron colocados por ser cercanos a Luis Castañeda. Y pesó en mucho el voto de arrastre para algunas elecciones o segundos lugares.

Ayer, a las 5:10 p.m., a sólo una hora de la elección, varios de los alcaldes electos y reelectos festejaban el triunfo…de Solidaridad Nacional.

Por más que las Lourdes (Flores y Alcorta) se desgañiten diciendo que éste es también su triunfo, LCL tiene un juego propio que viene resultando cada día más obvio.

Finalmente, queda claro que el poder de UN sólo se reduce a Lima. Solo introdujeron 8 candidatos regionales y todos han perdido estrepitosamente. No han ganado ninguna alcaldía provincial importante. Sin duda, siguen teniendo serios problemas para salir del ámbito comprendido entre Ancón, Chosica, Cieneguilla, Pucusana y San Miguel.

3. Lima – Callao: Ganan buenos alcaldes, pero también cuestionados:

Ha sido una buena noticia que en algunos distritos no hayan obtenido la reelección alcaldes cuestionados en su gestión, sean por denuncias de corrupción, no pago a empleados o jubilados o simplemente, por que lo hicieron pésimo. Ese es el caso de Carlos Sandoval (Breña), César Gonzáles (Lince), Fernando Andrade (Miraflores), Paulo Hinostroza (Villa María del Triunfo) y, el más clamoroso, Martín del Pomar (Barranco).

Tampoco han sido beneficiados con el voto candidatos cuestionados como Ricardo Chiroque (San Juan de Lurigancho) o Freddy Zubieta (San Borja).

Asimismo, han sido premiadas reelecciones de buenos alcaldes como Salvador Heresi (San Miguel), Francis Alison (Magdalena), Luis Dibos (La Molina), Alberto Tejada (San Borja) y Felipe Castillo (Los Olivos).

Sin embargo, hay personas cuestionadas que han sido elegidos sabe Dios con que criterio torcido. Los casos más clamorosos: Gustavo Sierra en Surquillo (por Unidad Nacional, luego de haber desfilado por todos los partidos y de haber generado un apagón en medio Lima) y Alex Kouri y sus muchachos en el Callao.

Un comentario aparte sobre Kouri. Creo que le es aplicable el comentario hecho en el punto 1. No ha ganado tan holgadamente como se pensaba (el impresentable de Rogelio Canches obtuvo, contra todo pronóstico, más de 36%) y los cuestionamientos a su estilo de gestión pueden comenzar a pesar en su futuro político. Lo que sería beneficioso para adecentar en algo la política peruana.

Finalmente queda para el género inclasificable la victoria de Antonio Meier en San Isidro, obtenida, seamos claros, sólo gracias al carisma de su hijo. La gestión de Jorge Salmón pareció ser más valorada fuera de San Isidro que dentro. Preguntita para Aldito y Bayly: ¿de acuerdo a su lógica, valdría llamar electarado a los votantes de San Isidro?

4. Somos Perú, ¿ya fue?

La pregunta debe estar rondando en la cabeza de Alberto Andrade desde las 4 de la tarde. No por la performance de Gino Costa (quien quedó incluso mejor de lo que pensábamos, al obtener 8%) sino porque básicamente su clan ha perdido la elección.

Repasemos: Fernando Andrade, su hermano, derrotado de lejos en Miraflores; su primo Jorge Bonifaz, en La Victoria; sus amigos Carlos Bringas y Angel Tacchino en Jesús María y Pueblo Libre, respectivamente (luego de que se les descubriera propaganda electoral en dependencias municipales); y los casi eternos alcaldes Carlos Dargent (Surco) y Oscar Benavides (Ate Vitarte).

Solo han obtenido dos alcaldías en Lima: Freddy Ternero (San Martín de Porres, a pesar de vivir en San Borja) y Augusto Miyashiro (Chorrillos).

En el interior han conseguido las municipalidades provinciales de Pasco, Tumbes y Húanuco. Más que todo, por presentar caciques locales. El caso de Huánuco es emblemático, allí ganó un ex candidato al Congreso, el locutor Jesús “Koko” Giles (¿se acuerdan del Show de Koko Giles?).

Lo cierto es que, a pesar de su rollizo líder, SP ha adelgazado su cuota electoral municipal, lo que es un golpe duro para una agrupación que parece haber perdido el paso y el rumbo.

5. ¿Y Lay?

Bueno, el Pastor obtuvo el segundo lugar (como votos incluso de mi católica familia, con mi excepción). Pero de allí a decir que son “la segunda fuerza municipal”… Bueno, miren los resultados y, en este momento, sólo se encuentran disputando la alcaldía de Barranco con el candidato aprista (y al momento que vimos por última vez la página de la ONPE, iban ganando). En el interior del país les ha ido algo mejor, ganando las provinciales de Tambopata (Madre de Dios) y, sobre todo, dando la sorpresa en Puno.

Con Lay pasa el fenómeno de un candidato carismático, pero con una organización débil y, en muchos sentidos, confesional. ¿Sorteará ese techo?

6. APRA: ¿en el dolor, hermanos?

Los ruidos a clavos suenan fuerte en Alfonso Ugarte. Y es que el olor a Gólgota que padece Mauricio Mulder en este momento es sintomático de la mala performance que han tenido.

Mulder podría esgrimir a su favor sólo lo siguiente: han recuperado Breña (tradicionalmente un distrito aprista), están disputando Barranco (aunque van detrás del candidato de Lay), han vuelto a introducir regidores en Lima luego de 17 años, han ganado la presidencia regional de La Libertad (aunque más por Murguia) y estarían por obtener 2 o 3 presidencias regionales más. Han ganado también la alcaldía provincial de Piura.

Pero en contra de Mulder se le vendrían los siguientes pasivos:
– La estrepitosa (y cantada) derrota municipal en Trujillo. Luego de 43 años, el APRA deja de gobernar el bastión histórico del aprismo. Ganó, como lo anunciamos el viernes, César Acuña Peralta, cacique local, ex congresista y hombre fuerte de la Universidad César Vallejo.
– Insistir en Benedicto Jímenez como candidato en Lima.
– El sólido norte no es tán solido. Han perdido las regiones de Tumbes, Cajamarca y Ancash. Solo ganarían Piura. Han vuelto a perder en Lambayeque, tanto en la región como en Chiclayo.
– No apagar los incendios dentro de los comites distritales y regionales del APRA.
– Los narco candidatos apristas. Por cierto, en Campanilla hubo incidentes que han impedido que los resultados lleguen a Lima. El candidato aprista, por cierto, iba perdiendo.

El ganador en el APRA es Alan García. A partir de ahora, podrá controlar ciertos apetitos de los compañeros al esgrimir el argumento de que la única locomotora electoral es él. Pero ello no es una buena noticia para el país y para el APRA, dado que seguirían dependiendo de una sóla figura – que, seamos claros, ha ganado su última elección – y no resuelven su problema de fondo: el contar con una estructura adecuada para la nueva realidad del Perú.

7. Autoritarios derrotados: el humalismo y el fujimorismo.

Ollanta Humala fue el único personaje que hizo de esta elección algo político. Y ha perdido estrepitosamente. Con excepción de la alcaldía provincial de Arequipa – ganada con candidato prestado, Simón Balbuena -, sólo disputan una chance remota en la presidencia regional de Ucayali. En el resto de regiones, aparecen como terceros o en otros. En Lima, superarían, raspando, el 4%.

Para colmo de males, UPP ha ganado en Cusco, tanto en lo que se refiere a presidencia regional como a la alcaldía provincial. El quedarse con la olla los ha beneficiado a los upepos, que incluso quedarían quintos en Lima.

Lo de los fujimoristas ha sido aún más catastrófico. En Lima quedarían séptimos y sólo en San Juan de Lurigancho han llegado a los 3 primeros lugares. En provincias, ninguna presidencia regional ni alcaldía provincial importante. Una noticia que confirma que los fantasmas que esgrimen desde Chile son mero bluff.

8. Los liderazgos regionales ¿cómo se come eso?

– Tres liderazgos regionales consolidados: Juan Manuel Guillen en Arequipa, Yehude Simon en Lambayeque e Ivan Vásquez en Loreto. Van a ser los que más van a reclamar a AGP y los que encabecen el pliego de reclamos regional.

– Algunos liderazgos provenientes de la izquierda han conseguido algunos resultados interesantes. En Pasco ha ganado la región un representante del MNI, en Junín ha ganado Vladimiro Huaroc, ex funcionario de la Defensoría del Pueblo y apoyado por el PDS. En Cajamarca, Jesús Coronel, un ambientalista moderado ha resultado triunfador. No por ello los grupos de izquierda o centro izquierda deben considerar que esto es un gran avance. Por el contrario, deben preguntarse porque han optado por movimientos regionales y no por partidos nacionales.

– Dos elecciones controvertidas: En Chimbote ha ganado Guzmán Aguirre, otrora líder de Vamos Vecino y ex presidente de la Asociación de Municipalidades, y en Pucallpa repite el plato Luis Valdez, acusado por malos manejos, conexiones con traficantes de madera y responsabilidad en el asesinato del periodista Alberto Rivera.

– Los partidos políticos van a tener que hacer un gran trabajo de base para recuperar las regiones o captar a los liderazgos regionales. Es un gran fracaso de su parte el hecho de que no entiendan o capitalicen las demandas regionales y locales.

– De otro lado, si bien es saludable que salgan liderazgos regionales, puede complicar el panorama que muchos de ellos pueden ser meros ejecutores de obras, sin tener una visión de conjunto y desarrollo que permita superar problemas como la pobreza, los deficientes servicios de salud y educación y seguridad ciudadana. Puede que a AGP le facilite en algo la atomización, pero podría traerle problemas de gobernabilidad, dado que si sigue con el mismo esquema de relación, no hará responsable a los gobiernos regionales y locales de las tareas que sí le competen y que un esquema de descentralización serio debería otorgarles.

MAS SOBRE LAS ELECCIONES:
EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Los resultados de ONPE, minuto a minuto.
Augusto Alvarez Rodrich: Descalabro de los Partidos.
Perú.21: García y Humala son los grandes perdedores.
Santiago Pedraglio: Sin ganador, con perdedores.
Juan de la Puente: 19/11: algunas lecturas inmediatas.
Sinesio López: Suerte para García, desgracia para el Perú.
Editorial de El Comercio: Llamado de atención a los partidos y al centralismo.
Fernando Tuesta Soldevilla: Un desalentador archipiélago político.
Editorial de La República: Un nuevo mapa político.
Aldo Mariátegui: Mi partido es el SNIP.
EN BLOGS:
UterodeMarita.com: Apuntes electorales linkeados. Elecciones: el Licuado Norte. En San Isidro sobra oxígeno.
El Blog del Morsa: Nada dicho aún. Resultados boca de urna Barranco y Lima. Más sobre las elecciones de hoy.
Otra Orilla: Crónica de una elección anunciada.
Apuntes Peruanos: Elecciones Regionales y Municipales 2006.
Perú Político: Elecciones municipales e independentismo. El saldo de una campaña sin brillo.
Una bitácora de Jomra: Elecciones Locales en Perú: Castañeda Lossio repetirá en la Alcaldía de Lima Metropolitana.
Para Perder el Tiempo: Municipal.
Desde la Clandestinidad: Al Alcalde con cariño.