MELISSA PATIÑO SALDRIA EN LIBERTAD

Melissa Patiño - La Primera

Durante estas semanas, varios periodistas y bloggers se han ocupado del caso Melissa Patiño, una abierta violación del debido proceso y una detención arbitraria por donde se le mire. Ninguna de las imputaciones que se les hacía constituían delito – de hecho, como dijo Rosa María Palacios, el apertorio de instrucción mandaría a San Jorge o Santa Mónica a quien discrepe de Bush – y no existían pruebas suficientes para que esté en un régimen carcelario equiparable al de la sanguinaria Elena Iparraguirre.

Pues bien, como ha registrado Ideele Radio, el Primer Juzgado Penal Supraprovincial de Lima ha ordenado la libertad de Melissa, lo que implica que seguirá el proceso judicial en su contra, pero en libertad. En las próximas horas, el INPE debería cumplir con el mandato judicial y saldría en libertad.

Pero se mantienen otros casos por resolver. El de Carmen Asparrent, por ejemplo, cuyo padre fue asesinado por Sendero Luminoso y hasta hace pocos dias estaba recluida con senderistas, por el mero hecho de militar en Patria Roja. Y también habrá que revisar si es que el resto de casos tienen pruebas suficientes para mantener a estas personas en la cárcel.

Yo estoy bastante lejano de los pensamientos radicales de izquierda, pero creo que a nadie debe encarcelarse por tener una opinión distinta, por más que la misma nos parezca equivocada. Eso es lo que todo peruano debería defender, aunque claro, no han faltado quienes poco más y aplauden a rabiar detenciones arbitrarias.

Tampoco nadie pide que no se investigue a la Coordinadora Continental Bolivariana si es que hay indicios que permiten ver que es algo más que un grupo político pacífico. Pero, como dijo Fernando Ampuero ayer: Si algo de veras nos ha enseñado nuestra historia más reciente es que la lucha antisubversiva no puede ni debe violar los derechos humanos.

MAS SOBRE EL TEMA:

Fernando Ampuero: ¿La tontería es inocente?

Menos Canas: ¿Detención arbitraria?

DE CONDENAS Y DESLINDES

Comedia de equivocaciones. Creo que así podría llamar a la negativa del Parlamento Europeo de reconocer al MRTA como una organización terrorista y que ha sido condenada energicamente por el Congreso de la República el día de ayer.

Un primer punto que hay que tener en cuenta es que esta negativa no le confiere nada a una organización que causó terror, muerte y destrucción en nuestro país. El Parlamento Europeo no es un ente que proclame inocencia o culpabilidad y menos aún estatus de beligerante. Asímismo, existe aún una petición pendiente del gobierno peruano ante el Consejo Europeo sobre este tema, un órgano de mayor peso político en el viejo continente y ante el cual la Cancillería debería hacer esfuerzos serios para obtener una condena.

Sin embargo, nos deja un mal sabor de boca saber que la experiencia dolorosa que pasamos – por lo menos, en lo que se refiere al MRTA, ya que a Sendero Luminoso si se le considera como organización terrorista – haya sido ignorada. Si bien el MRTA no causó tantas muertes como Sendero Luminoso, vale la pena recordar que cometieron graves violaciones de los derechos humanos, sobre todo, asesinatos y secuestros. La Comisión de la Verdad y Reconciliación concluyó sobre este grupo lo siguiente:

En 1984, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) inició a su vez una lucha armada contra el Estado y es responsable del 1.5 por ciento de las víctimas fatales que fueron reportadas a la CVR. A diferencia del PCP-SL, y en forma similar a otras organizaciones armadas latinoamericanas con las que mantuvo vínculos, el MRTA reivindicaba sus acciones y sus miembros usaban distintivos para diferenciarse de la población civil, se abstuvo de atacar a la población inerme y en algunas coyunturas dio muestras de estar abierto a negociaciones de paz. Sin embargo, el MRTA incurrió también en acciones criminales, recurrió a asesinatos, como en el caso del general Enrique López Albújar, a la toma de rehenes y a la práctica sistemática del secuestro, crímenes que violan no sólo la libertad de las personas sino el derecho internacional humanitario que el MRTA afirmaba respetar. Cabe resaltar también que el MRTA asesinó a disidentes de sus propias filas.

Creo que nadie puede olvidar escenas como esta:

… nuestro cautiverio estaba marcado por lo cotidiano, por la rutina. Era indispensable buscar un contrapeso a esa toma de conciencia de que podíamos morir al amanecer, durante la noche, en la mañana o al medio día, porque de lo contrario caíamos fácilmente en la depresión, en el desaliento, en la desesperanza, en la irritabilidad y en la ansiedad. Buscar el contrapeso era la gran tarea y ello significaba planear para cada hora o cada minuto un conjunto de actividades, porque el tiempo comienza a presentarse como un enemigo. Teníamos que ganarle, hacer que el día sea los más corto posible. Yo me repetía a mí mismo: “el tiempo no me va a enterrar vivo”. Tenía que seguir trabajando, tenía que hacer algo, ejercer una actividad. Hacíamos de todo: ejercicios físicos, leer, escribir, cantar, tocar guitarra, etc.

(Declaraciones de Dante Córdova Blanco, secuestrado en la residencia del Embajador de Japón)

Pero ello no solo pasaba con altos funcionarios o empresarios, como fueron la mayor parte de los secuestros del MRTA en Lima. Veamos este testimonio de una comunera de Chanchamayo, sobre acciones ocurridas en esa zona entre 1991 y 1995:

…yo decía pero en qué forma se encuentran estos pobres, ya que seguro los trajeron a este lugar caminando y sus pies estaban heridos, con las manos atadas hacia atrás y vendados, que de seguro de tanto haber estado en la misma posición seguían rígidos con las manos
desamarradas pero hacia atrás, y por el calor y el cansancio de seguro que se desmayó mientras hablaba éste en el parque, que con poco de ayuda de la gente lo colocamos en la sombra, pero yo decía ¿Qué tan vivos están? Venían hecho polvo moral y psicológicamente.

Esa historia la vivimos y la sentimos todos.

Sin embargo, veo que se cometieron errores en la tramitación de esta solicitud. Para comenzar, este trámite comenzó como una iniciativa personal de un senador conservador español y que no fue suficientemente apoyada por la Cancillería peruana, que debió estar más interesada en la práctica en sacar este tema adelante. Ello se desprendió de la presentación del Canciller ayer, criticado con justicia por la oposición.

Otro hecho que se ha puesto de manifiesto es la existencia de una carta enviada por APRODEH al Parlamento Europeo para que no se apruebe esta moción. Según sus directivos, la misiva consideraba que el MRTA era un movimiento extinto – lo que la evidencia hasta este momento comprueba – y que esta condena podría ser utilizada para seguir persiguiendo opositores como parece que está el gobierno de turno.

Rosa María Palacios dijo anoche que, si bien comprendía estos motivos, parecían estar muy concentrados en una coyuntura muy inmediata y dejaban de lado cuestiones de fondo que el movimiento de derechos humanos siempre ha defendido – es decir, la condena clara y explícita a Sendero Luminoso y al MRTA – , generando las críticas de sus opositores de siempre, quienes aprovecharán este error – que lo es y uno del tamaño de la Catedral de Lima – para meter más agua para su molino (Ya Carlos Raffo ha pedido que investiguen a las ong’s de derechos humanos). Litio, de El Otro Tambor, expresa, desde el otro lado de la orilla política, un sentimiento en la misma línea, con otros matices:

No hay que negar que la manipulación de la información por radio y televisión es muy fuerte (la noticia en la versión audio de RPP pasó rápidamente a ser algo como: por pedido de APRODEH el Parlamento Europeo ha decidido que el MRTA sea considerado como un grupo no terrorista). Pero no habría que darles en el gusto, ¿no?

Yo no sé si el MRTA sigue activo o no, pero sé que como organización nunca tomó distancia de sus acciones terroristas, que es el primer requisito para grupos armados que se convierten en organizaciones legales dentro de un sistema democrático (lo cual -ojo- puede suceder y ha sucedido en muchos países).

A tal punto ha llegado el tema que la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos ha señalado de manera clara que no propulsaron, como agrupación paraguas de varias organizaciones, una misiva como la que envió APRODEH y que condenan claramente las acciones del MRTA. Via Perú.21:

De otro lado, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos aclaró que no se ha pronunciado sobre la resolución rechazada en el Parlamento Europeo, pero expresó que condena todo acto de violencia, y recuerda que la Comisión de la Verdad y Reconciliación reconoció al MRTA y a Sendero Luminoso como los principales violadores de los derechos humanos.

Y para dejar más en offiside a APRODEH, el director del Instituto de Defensa Legal, Hans Landolt, acaba de hacer un deslinde bastante claro:

El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) perpetró hechos absolutamente abominables y a pesar de no estar operativa, debió ser incluida en la lista negra de organizaciones terroristas de la Unión Europea, afirmó Hans Landolt Pardo, director del Instituto de Defensa Legal (IDL).

“Lo primero que hay que recordar es que no hay lugar a dudas de que el MRTA fue una organización que perpetró hechos absolutamente abominables y que en la conciencia de los peruanos se le recuerda como una organización terrorista. Eso está fuera de discusión y creo que en eso hay un consenso clarísimo”, manifestó en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

“Mal no nos hubiera hecho que figure así (en la relación de organizaciones terroristas), porque es recordar y responde a la consciencia de todos los peruanos que es una organización que se percibe como terrorista y es la responsable de hechos execrables”, consideró.

Si bien la gente de APRODEH ha manifestado hoy que condena al MRTA, la forma en como enviaron la carta ha abonado claramente a que Aldo Mariátegui no deje de tener algo de razón en su editorial de hoy (y en el que cabe anotar, cita a la CVR, de la que tanto ha denostado en estos años).

Una comedia de errores, pero que no genera risa. Porque hay heridas que aun no cicatrizan del todo.

MAS SOBRE EL TEMA:

Comisión de la Verdad y Reconciliación: El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (Como para que César Hildebrandt recuerde que su columna de hoy es realmente infame)

Juan Paredes Castro: ¿Convirtiendo en héroes a los villanos de ayer?

Hans Landolt: El MRTA perpetró hechos absolutamente abominables y debió ser incluido en lista de la Unión Europea

El Otro Tambor: No aceptemos ningún terrorismo: UE y el MRTA

Utero de Marita: La UE dice que el MRTA no es una OT

El Blog del Morsa:  APRODEH y el MRTA (Y me sumo a su pedido: Armando Villanueva y Javier Valle Riestra deberían dejar de defender a Víctor Polay).

Eduardo Villanueva: Aprodeh: un error táctico, estratégico y conceptual

CASTIGANDO A LA JUSTICIA


Imaginemos que nos encontramos en Colombia y que tenemos a una Sala Penal que ha podido, en un proceso que ha cumplido con todas las garantías, condenar a los principales jefes de las FARC y del ELN, que ha comenzado a sancionar a los líderes de las Autodefensas Unidas de Colombia y al que, por su eficiencia, también va a comenzar a ver los casos de narcotráfico.

Frente a una Sala así, lo menos que haría usted, si es que fuera Presidente del Poder Judicial, es mandar al presidente de dicha Sala a hacer labores meramente administrativas como “coordinador”.

Pero no estamos en Colombia, sino en Perú, y es lo que ha ocurrido con Pablo Talavera, el Presidente de la Sala Penal Nacional.

Esta Sala ha resuelto varios de los casos más importantes del país. Ha sido el colegiado que ha logrado condenar a penas bastante altas a las cùpulas de Sendero Luminoso y del MRTA, en procesos que han cumplido los estándares del debido proceso. Incluso, en el caso de Abimael Guzmàn, la Sala presidida por Talavera fue la primera en aplicar la teoría de la autoría mediata, la misma que es base de la acusación contra Alberto Fujimori.

Asimismo, la SPN ha resuelto algunos casos importantes en materia de violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado. El juicio màs sonado fue el de la desapariciòn del estudiante Ernesto Castillo Paez, cuyos ejecutores han sido condenados a penas de 16 y 15 años de prisiòn.

Esa buena labor fue premiada por el Poder Judicial, al encargarle a la Sala el procesamiento de narcotraficantes y de bandas organizadas, lo cual se sumaría a los casos de derechos humanos aún pendientes.

Sin embargo, Talavera, quien fue el constructor de esta experiencia y uno de los magistrados con mejor capacitaciòn de su generaciòn, pasarìa a labores meramente de coordinaciòn. Hace unos dìas, el magistrado renunciò a este puesto.

Inmediatamente surgieron las especulaciones. Versiones periodísticas dieron cuenta de celos de miembros del Consejo Directivo del Poder Judicial – alguno de ellos, cuestionado recientemente -, las cuales han sido desmentidas por este poder del Estado y por el propio Talavera. Sin embargo, a pesar de lo que ambas partes puedan decir, algo en esa relación parece haberse roto para que a un buen magistrado lo manden a hacer labor de papelería.

Pero no dejo de descartar otra hipótesis. A inicios de este año, Talavera anunció que la Sala Penal Nacional tendría como prioridad los casos de derechos humanos, entre ellos, varios de los ocurridos durante el primer gobierno de Alan García, en los que, incluso, el Presidente podría ser llamado como testigo. Como se sabe, estos son los casos que no dejan dormir a varios en el actual gobierno y no se pueden descartar presiones sobre este tema.

Sea la razón que fuere, el Poder Judicial ha cometido un error bastante grave. Esperemos que el reemplazo de Talavera responda a la altura del encargo y que, en suma, los casos que le toquen resolver a la Sala Penal Nacional sigan teniendo la misma calidad de sentencias con las que contaba hasta este momento. La confianza en la justicia dependerá mucho de ello.

QUIEN CURA A ALVA CASTRO, QUIEN LO CURA

A estas alturas del partido, asociar al Ministro del Interior con la incapacidad es casi como señalar una tautología. Luis Alva Castro, convertido en el mayor lastre del gabinete del Castillo, sigue siendo el rey del yerro, con el aval presidencial que impide que se le saque del cargo, además, claro, de una oposición que dista de serlo en muchos temas y forzar lo que debiera ser una interpelación acompañada de una moción de censura.

Durante el año pasado Alva Castro había hecho suficientes méritos para dejar un cargo que siempre le quedó grande. Nunca tuvo idea de una política de seguridad ciudadana, no supo comprar patrulleros y la transparencia en general no ha sido una regularidad de su gestión. Sin duda, era candidato para salir en diciembre pero más puede el carnet que la capacidad, en el extraño criterio que tiene Alan García para mantener ministros incompetentes y cuestionados en el cargo.

Pero durante este año el mochero ha hecho nuevas “hazañas” que ameritan una nueva petición para que su jefe le cante Y hoy te vas, te vas, te vas, te vas.

La más importante tiene que ver con la huelga agraria de la semana pasada, en la que fallecieron cuatro personas. Y aquí hay que hacer notar dos graves problemas.

El primero tiene que ver con el menosprecio por la vida humana con el que el gobierno ha encarado estos fallecimientos – dos de ellos por heridas de bala en la cabeza – y que vuelven a reflejar los graves problemas de falta de ciudadanía existentes en el país. Wilfredo Ardito y Nelson Manrique han comentado más ampliamente este tema y señalan que poco le faltaba a Alan para decir que los muertos se habían suicidado. ¿Y Alva Castro? Pues entretenido con los patrulleros que Corea del Sur nos ha regalado, a falta de capacidad para poder adquirirlos con transparencia.

El segundo está referido a la falta de preparación policial para enfrentar conflictos sociales que amenazan el orden interno. Anota Fernando Rospigliosi:

Es muy fácil bloquear una carretera y muy difícil desbloquearla. Pero hay algunos puntos que son conocidos. Con algo de prevención se pudo haber impedido, por lo menos, algunos de los estragos causados por la obstrucción de las vías.

Tampoco se ha hecho nada por dotar a la Policía de instrumentos no letales para enfrentar estos problemas de orden público. Antes no había dinero, pero ahora las arcas del Estado están colmadas.

¿Y en que gasta el Ministerio del Interior los recursos necesarios para implementar una política de control del orden interno que no vulnere los derechos humanos? Pues en más publicidad para ensalzar la desastrosa gestión de Alva Castro. Propaganda que, por cierto, está exonerada de cualquier proceso de selección. Así, en principio, el MININTER gastará más de seis millones de soles en compra de publicidad, cuestión que ya ha hecho el año pasado. Lo peor es que, además de sospechoso, estamos ante la reincidencia en este tipo de exoneraciones para levantar la imagen de un Ministro cuestionado.

Pero no es lo único mal que huele en Corpac. Como lo ha informado la Unidad de Seguridad Ciudadana del Instituto de Defensa Legal, una de las personas que está fungiendo de asesor informal de Alva Castro es Freddy Ghilardi, quien tiene el dudoso honor de haber sido el primer presidente regional en ser vacado por malos manejos durante su gestión en Ancash. Ghilardi, por cierto, es miembro del partido de gobierno y hace algunos meses estaba voceado para ocupar la Dirección General de Gobierno Interior, la oficina que controla el nombramiento de gobernadores y tenientes gobernadores, generalmente miembros del partido de gobierno.

Pero si ya por esto Alva Castro merecería una severa interpelación, lo que ha contado Gustavo Gorriti esta semana merece activar todas las alarmas pues demuestra el nivel de irresponsabilidad del Ministro en un tema sensible para todos: la lucha contra los remanentes de Sendero Luminoso.

Como menciona Gorriti, el actual jefe de la lucha contrasubversiva es Luis Valencia Hirano, una de las tres personas que capitaneo el GEIN y el único de sus líderes que permanece en actividad. Sin embargo, tanto él como los miembros de su equipo no fueron considerados para los ascensos – incluso, como indica el periodista, se prefirió a alguien cuyo mayor mérito fue servir en el Comité de Damas de la Policía – y, peor aún, el MININTER no paga desde octubre los viáticos a los policías de la DINCOTE en el Alto Huallaga ni les ha dado los fondos especiales para operaciones.

No hay duda. La incompetencia puede ser más mortífera que una bala. Esta desastrosa gestión lo confirma.

MAS SOBRE EL TEMA:
Perú.21: Oposición buscará censurar a Alva Castro por muertes

MARIA ELENA MOYANO Y LA DERROTA DE SENDERO LUMINOSO

En Villa yo nací en Villa me crié, en Villa tuve mis hijos, en Villa me enamoré, el diá que yo me muera y me lleven a enterrar, saldré de mi sepultura y por mi Villa he de luchar.

Si hicieramos la pregunta sobre el momento clave para la derrota de Sendero Luminoso, la mayor parte de personas responderían que dicho hito se produjo el 12 de septiembre de 1992, cuando cayó Abimael Guzmán y la mayor parte de la cúpula de la organización que quiso hacer estallar el país en pedazos. La mayor parte del tiempo coincido con esta afirmación.

Luego de leer ayer la historia de Maria Elena Moyano, tal vez mi próxima respuesta a dicha interrogante varíe. Y por ello es importante redescubrir lo que fueron esos años y lo importante que fue Moyano para la derrota de Sendero Luminoso.

Para graficar mejor lo que representa Villa El Salvador, veamos cuales fueron algunas de las razones que llevaron a esta comunidad a ganar el Premio Príncipe de Asturias:

Su “organización vecinal”, en la que se mantiene siempre un alto grado de participación democrática, consiste en un modelo autogestionario basado en la tradición andina. Miles y miles de vecinos se convierten anualmente en dirigentes. Cada manzana de casa elige cinco dirigentes, que ocupan las diversas secretarías: Salud, Educación, Comercialización, Producción y Servicios. Cada barrio elige a su vez otros ocho representantes y, finalmente, se nombran diez personas que conforman el Consejo Ejecutivo Comunal, donde está representado el conjunto de la población.

En 1973, se celebró la primera Convención de Pobladores y se fundó la Comunidad Urbana Autogestionaria de Villa El Salvador, CUAVES. A partir de ella, fueron surgiendo otras organizaciones vecinales, como la Federación Popular de Mujeres, la Asociación de Pequeños Industriales y Artesanos o la Central de Cooperativas de Mercados que convirtieron a Villa El Salvador en un modelo de comunidad autogestionaria digno de ser estudiado.

Durante finales de los años ochenta, el modelo autogestionario tuvo que hacer frente a dos graves problemas. Por un lado, la crisis econòmica hacía más importante la labor de los clubes de madres, los comedores populares y las organizaciones de mujeres. De otro lado, Sendero arreciaba en las zonas urbanas y tenía un objetivo central: controlar las organizaciones populares para llevarlas hacia su proyecto autoritario y violento.

Sendero primero trataba de captar a los dirigentes, por la ideología o por la fuerza. Si no podía, utilizaba dos métodos: el desprestigio a través de acusaciones de corrupción o el asesinato.

María Elena tuvo que pasar por esas etapas. A la vez que era Presidenta de la Federación de Mujeres, también era parte de Izquierda Unida y teniente alcaldesa de Villa El Salvador. Aunque cuidó mucho que su labor como dirigente vecinal y representante política corrieran por “cuerdas separadas”, lo cierto es que ello se hizo imposible cuando Sendero y la izquierda legal se enfrentaron abiertamente. Un proyecto de cambios llevado a cabo en paz y democracia contra una revolución armada y autoritaria. Eso se hizo más evidente con el paso de los años y la izquierda, en medio de su división interna, comenzó a entenderlo.

Por ello es que a Moyano pretendieron primero captarla y luego acusarla de malos manejos en la Federación de Mujeres. No pudieron hacerle daño, salvo en aquellos que quisieron creer patrañas, en medio de una situación compleja para una comunidad amenazada por el terror y la crisis. La situación llevo a María Elena a ser clara y contudente frente a Sendero y a decir frases como estas, en 1991:

La revolución es afirmación a la vida, a la dignidad individual y colectiva; es ética nueva. La revolución no es muerte ni imposición ni sometimiento ni fanatismo. La revolución es vida nueva, es convencer y luchar por una sociedad justa, digna, solidaria al lado de las organizaciones creadas por nuestro pueblo, respetando su democracia interna y gestando los nuevos gérmenes de poder del nuevo Perú.

Hace varias décadas, Alejandro Romualdo escribía un poema sobre Túpac Amaru que quienes tenemos de 35 años para abajo debemos haber escuchado en el colegio. Y recuerdo el primer párrafo de aquel poema, análogo a lo que fue el final de la vida de María Elena Moyano y el inicio de la derrota de Sendero:

Lo harán volar con dinamita.
En masa, lo cargarán, lo arrastrarán.
A golpes le llenarán de pólvora la boca. Lo volarán:
¡Y no podrán matarlo!

Sendero no solo es derrotado por un trabajo de inteligencia policial decidido, claro y que respetó los derechos humanos. Tampoco lo es únicamente por la valentía de los miembros de las Fuerzas Armadas, Policiales y de las rondas que cumplieron con su deber sobre la base de la Constitución. Fundamentalmente, hay que decirlo, a Sendero lo derrotamos todos, porque rechazamos ese proyecto violento, de destrucción de lo que pretendíamos crear como democracia, de muerte de inocentes, de derramamientos de sangre. Porque la violencia no soluciona los problemas, sino que los acentúa.

Por ello es que lo que hizo María Elena Moyano es encomiable: enfrentar con la fuerza de las ideas y de la acción a quien pretendía hacer de su comunidad un páramo del terror. Y por ello es tan chocante ver a su hermana avalar otro tipo de autoritarismo que tanto daño ha hecho a nuestra patria.

En medio del arenal, surgió una comunidad. En medio del arenal, se derrotó al terror.

MAS SOBRE EL TEMA:
Comisión de la Verdad y Reconciliación: Los asesinatos de María Elena Moyano y Pascuala Rosado
Carlos Tapia: El ejemplo de María Elena Moyano

HISTORIA DE UNA TRAICION

No es secreto para nadie que considero al gobierno de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos como el peor de la historia republicana. Independientemente del desastre económico que supuso la primera gestión de Alan García, considero más grave que el país haya padecido la dictadura más cleptómana de su recorrido como nación independiente, que la economía de mercado se haya asociado con una autocracia travesti que no dudó en convertir al Derecho en un instrumento para cubrir sus peores atrocidades y que, además, existan muertos y desaparecidos como parte de su herencia de gobierno.

Pero si hay algo más que hizo que la dictadura fujimorista me provocara una melancolía bastante cercana al asco es su vocación por la felonía y por la mentira. Si nadie recuerda las diversas manifestaciones de ambas conductas, expresadas con creces durante la década de los noventa, basta presenciar una audiencia del juicio a Fujimori para darnos cuenta hasta donde quedan las deudas del ex autócrata con la verdad y con quienes dicen ser sus seguidores, al dejarlos sin argumentos de defensa.

Si hay una mentira de esos años que aun quedado grabada en cierto imaginario popular es la del autócrata vencedor del terrorismo – con ayuda de su todopoderoso asesor -, lo que justifica el golpe de Estado, las muertes, las desapariciones, las violaciones de los derechos humanos y las demás tropelías de ese decenio infame. Ello explica porque el fujimorismo ataca con fruición a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, cuyo Informe Final derriba, letra por letra, la mitología que durante años se vendió al pueblo peruano sobre la pacificación. Y lo mismo ocurre con cualquier periodista independiente o cualquier ciudadano común que ose recordar a Fujimori pescando zúngaros en Iquitos mientras la Policía Nacional daba el golpe final a la cúpula de la organización más sanguinaria de América Latina.

Pues si esa mentira ya estaba herida de muerte, una investigación de Gustavo Gorriti, publicada en la más reciente edición de Caretas, puede darle el tiro de gracia.

La historia se resume en lo siguiente. El GEIN, la unidad de inteligencia policial que capturó a Abimael Guzmán, pudo haberlo hecho en diciembre de 1990, exactamente al día siguiente del cumpleaños del líder senderista. Las coordenadas estaban establecidas: avenida Buenavista, distrito de San Borja, a pocas cuadras del Pentagonito. Tal como fue la costumbre senderista, su demencial cabecilla residía en barrios de lujo, en los cuales, además, era más fácil despistar a la Policía. Aún así, el preparado GEIN logró ubicar a la jefatura de Sendero.

Pero la captura no se produjo en ese momento. ¿Por qué? Lo que detalla Gorriti detalla movimientos extraños lindantes con la felonía más incomprensible y desdeñable. El 5 de diciembre de 1990, se recibió la orden superior de no proceder con la captura, el Director General de la Policía destituyó al jefe de la DINCOTE y su reemplazo, Héctor Jhon Caro, no ejecutó el plan de detención que se encontraba en marcha. Peor aún, la cúpula de Sendero recibió un mensaje que alertó de la inminencia de la operación policial, lo que les hizo huir.

Para que nos demos cuenta de lo importante que era la casa de Buenavista, leamos este párrafo del Informe Final de la CVR:

El GEIN dedicó este primer mes del año (1991) a la consolidación de la Operación Caballero. Habían ubicado e iniciado vigilancia a una casa de aparente importancia para la organización del PCP-SL. Al finalizar el mes, el día 31, procedieron a su intervención. Se encontró que, en esa casa, ubicada en la calle Buenavista en Chacarilla del Estanque, San Borja, venía funcionando el Departamnto Central del PCP-SL. Si bien no llegaron a tiempo para encontrarlo (ahora sabemos porque), recogieron información valiosa incluyendo el conocido video en que aparecía Guzmán en una reunión social bailando Zorba el griego, acompañado de importantes miembros del partido. Este video sería de especial importancia, pues permitió contar por primera vez con imágnes recientes de altos mandos del partido. Asimismo, se encontró información detallada sobre el I Congreso Nacional del PCP-SL, cuyas sesiones se realizaron entre el 26 de enero de 1998 y el 29 de junio de 1989. Estos documentos permitieron recién a los policías del GEIN saber, con exactitud, quienes eran los miembros del Comité Central, del Buró Político y de otros organismos importantes del PCP-SL. En esta oportunidad, se logró también detener a Nelly Evans Risco de Álvarez Calderón y otros subversivos.
(Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, Tomo II, p. 219).

Como señala Gorriti, esta operación frustrada por “orden superior” pudo haber cambiado el curso de la historia:

¿Quién ordenó abortar la captura de Abimael Guzmán? ¿Quién saboteó la operación? Si se hubiera actuado entonces se lo habría arrestado y el golpe hubiera sido fulminante, porque con él habría caído Feliciano, y Sendero habría quedado ideológica y operativamente decapitado de un solo golpe.

Además no habría habido la menor excusa para el golpe del 5 de abril de 1992. Y no habría habido ni Tarata, ni Barrios Altos, ni La Cantuta ni los centenares de muertes y destrozos que tuvieron lugar esos dos años. Se habría demostrado además la clara posibilidad de una democracia de defenderse eficazmente, empleando las armas de la inteligencia y los valores de la libertad.

Solo hay dos posibilidades de quien pudo haber ordenado semejante ignonimia: Alberto Fujimori y/o Vladimiro Montesinos. Y de confirmarse esta especie, pues no solo será hora de que la justicia haga su tarea.

Clio, la musa de la historia, tiene una nueva chamba.

CHAVEZ Y UNA PROPUESTA NADA SANTA

La liberación de dos rehenes colombianas retenidas por las FARC ha supuesto un revuelo político en el que lo más importante no ha sido el tema humanitario, sino como se ha terminado ubicando Hugo Chávez como un factor adicional de perturbación del conflicto armado interno en el país del norte.

Si bien los afanes de influencia de Chávez en la región son por todos conocidos, éstos se limitaban al financiamiento o apoyo tácito a candidatos presidenciales antisistema, los cuales, a pesar de su discurso, competían en elecciones libres y democráticas. Estas semanas ha dado un paso adelante, al pretender convertirse en lo que, en su tiempo, fue Fidel Castro: el puente con algunos de los grupos armados aún activos en el continente y que tuvieron influencia de lo que algunos siguen llamando “Revolución Cubana”. El hecho de aparecer como interlocutor reconocido por Manuel Marulanda, el líder de esta organización, le da pie para seguir interviniendo, cuantas veces se lo proponga, dado que Alvaro Uribe quedaría bastante mal si es que se niega a seguir permitiendo liberaciones de rehenes.

Pero han sido las últimas declaraciones del dictador venezolano las que han llamado más la atención, al mencionar que ni las FARC ni el ELN son grupos terroristas y que debería darles el status de beligerantes, temeridad que le ha costado el rechazo de varios estados de América Latina, con excepción de sus aliados.

Desde los puntos de vista jurídico y ético, lo que ha dicho Chávez es una barbaridad. El status de beligerantes es reconocido, en el Derecho Internacional, solo a aquellos ejércitos irregulares a los que se considera que luchan por una causa justa, que, por lo general, se asocia a la liberación de un régimen opresor o por la independencia. Que se recuerde, el caso más reciente y único sobre la materia ha sido el reconocimiento de la Organización para la Liberación de Palestina, en los años setenta y que, en su momento, fuera bastante discutible, dado que durante años los dirigidos por Yasser Arafat emplearon métodos terroristas.

Las FARC no compatibilizan con dicha categoría. Colombia, con sus dificultades, es un estado democrático y con plena apertura para todas las corrientes políticas y no se tiene una vocación separatista dentro de dicho estado. Y la caracterización de sus actividades como terroristas es acertada. De hecho, varias de las conductas que han cometido las FARC – en particular, asesinatos selectivos, atentados y secuestros – no solo califican como delitos destinados a causar terror en la población, sino que también suponen violaciones masivas de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Por tanto, dicha declaración poco feliz – por decir lo menos – nos obliga a hacernos una pregunta: ¿A qué está jugando Chávez?

A diferencia de otros países de la región, el hombre fuerte de Venezuela no tiene influencia en la agrupación ubicada a la izquierda de Uribe: el Polo Democrático Alternativo. Esto hace que la alternativa de influencia en Colombia sea el camino más peligroso, a través de una agrupación armada desacreditada a nivel internacional, pero que aun cuenta con poder militar suficiente como para evitar que el conflicto se resuelva por dicha vía. Lamentablemente y por razones que hasta ahora parecen incomprensibles, Uribe ha dejado que maniobre hasta cierto punto, lo cual le ha dado una cabecera de playa a quien ha sido su rival más duro en el plano internacional.

En medio de estos cubileteos políticos, persiste un drama. El de más de 700 personas secuestradas y sometidas a pobres condiciones de subsistencia. El de un país que no quiere seguir sufiendo más violencia. El de una región en la que no se quisiera que se aproveche una circunstancia triste para un beneficio político subalterno.

Pero, como en el caso de la libertad de su pueblo, Hugo Chávez Frías no está dispuesto a ceder. La terquedad, en algunas personas, no es sinónimo de un bien entendido espíritu crítico, sino de un triste indicio de una megalomanía que le hará mucho daño a un grupo significativo de personas. Estamos advertidos.

MAS SOBRE EL TEMA:
La República: Carta de un rehén de las FARC
Augusto Alvarez Rodrich: La corporación del terrorismo
Carlos Basombrio: Historia de muchos secuestros
Ariel Segal: Cambalache selvático