LOS IMPROVISADORES

El viernes conversaba con mi jefe acerca de como iba el gobierno y, sobre todo, si es que tenía o no un norte. Yo pensaba que Alan tenía un norte bien definido, a la derecha, mientras que mi contraparte decía que, en realidad, de lo que carece el país es de un rumbo bien definido.

Luego de ver los diarios de ayer – aprovechando la desconexión de Internet, “gracias”, Telefónica -, pues creo que mi jefe was right, especialmente, al ver las nuevas medidas del gobierno en materia económica y social.

Comencemos por el reparto de alimentos de madrugada que comenzó el miercoles. Me preguntó, ¿dónde quedaron las recomendaciones para ajustar los programas sociales? De hecho, en estos meses el gobierno se embarcó en una serie de fusiones para mejorar la gestión de los mismos y ahora nos sale con una medida que no estaba dentro del libreto.

La improvisación se nota. Este reparto se produce luego de que las encuestas han ido reflejando que la gente le echa la culpa a Alan por las subidas de precios. Por ello, es sintomático que las “bolsitas salvadoras” tengan como membrete “Presidencia de la República”.

Sobre la forma en como se ha manejado este reparto, me remito a esta observación de Carlos Basombrío:

Ya dentro de la opción escogida, llama la atención que se haga en la madrugada y a modo de operación militar. No pocos pobladores deben haber quedado medio traumados al oír a la tropa entrando en sus barrios y ser despertados de madrugada, sin saber bien por qué.

Mulder ha criticado la falta de imaginación, se podría agregar la falta de respeto. Si bien focalizar en las viviendas de los más pobres tiene sentido, no queda claro que esto tenga que hacerse violentando el descanso de la gente y usando a las Fuerzas Armadas. Si el objetivo era evitar tumultos y reclamos, esto se ha logrado muy parcialmente, ya que los noticiarios estuvieron llenos de quejas de los no beneficiados.

Pero otra muestra de que al gobierno le gusta, cual músico de jazz, improvisar sobre la marcha, es la iniciativa para disolver Proinversión y enviar sus funciones a los Ministerios. La nota de agudeza la pone Álvarez Rodrich:

Para un gobierno cuyas principales autoridades políticas son tan poco entusiastas por aplicar reformas relevantes que mejoren la eficiencia en la administración pública, acaso por la confusión que esta les produce debido al escaso entendimiento que tienen de la misma, es lamentable la alta proclividad a desaparecer instituciones que sí tienen un papel importante por cumplir.

Es claro que Proinversión necesita una reingenería, para cumplir con un rol vinculado más hacia las concesiones y otras formas de inversión, así como con una mejor interacción con los gobiernos regionales. Sin embargo, esto no se logra tratando de echar a David Lemor o mandando al diablo a una de las pocas instituciones que funcionan meridianamente bien en el país.

La carencia de norte viene siendo clara. No se sabe hacia donde ir, ni tampoco qué hacer. Quizás deban recordar que el principal objetivo de la economía es mejorar la calidad de vida de las personas, antes que solo pensar en cocteles por un grado de inversión que parece ser apenas una buena noticia en un mar de improvisación.

MAS SOBRE EL TEMA:
Augusto Alvarez Rodrich: En busca de un mal menor
Mario Saldaña: ¿Chau Proinversión?
Diario de IQT: ¡Clientelismo político!

TRAIDORES A LA PATRIA

Si hay una ofensa realmente grave en política, es que te llamen traidor a la Patria.

Lamentablemente, como muchas procacidades, es bastante repetitiva en estos tiempos. Sobre todo en lo que se refiere a un tema tan sensible como el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Durante todo el tiempo de negociación, gente de los gremios agrarios, izquierda radical y del Partido Nacionalista llamaron traidor a la Patria a todo aquel que exponía las bondades del TLC.

El jueves, en un exabrupto verbal clamoroso, Susana Pinilla, Ministra de Trabajo, llamó traidores a la patria a los dirigentes de la CGTP que se entrevistarían durante esta semana con una delegación de congresistas demócratas para decirles una verdad a gritos: en el Perú no se respetan las normas laborales. Y claro, ahora la CGTP amenaza retirarse del Pacto Social por este exabrupto.

Creo que ambas posturas siguen confundiendo las cosas. No puede existir un pensamiento único sobre el TLC por dos motivos. El primero, es que cada quien tiene su propia concepción del modelo económico. El segundo, es que sí van a existir sectores perdedores del Tratado, a los cuales debe atenderse. Claro, de lo que tienen que darse cuenta ambos es que el TLC tiene un capítulo laboral que merecería ser alabado por los sindicatos y que pone obligaciones al Estado y a los empresarios que deben cumplir.

Siempre he dicho que mucho de la oposición al Tratado de Libre Comercio es ideológica o basada en el terror-pavor-oposición que se tiene a Estados Unidos en algunos sectores.

Pero también creo que decir a ciegas que el TLC va a ser la panacea es una reverenda tontería. Solo será bien aprovechado si tenemos una agenda interna clara (por cierto, ¿que fue del llamado TLC “hacia adentro”?) o aplicamos el engavetado Plan Nacional de Competitividad.

Con comentarios como estos, los radicales de uno y otro lado son los que ganan. Sin embargo, las mejoras para los exportadores y para los sectores que podrìan perder con el TLC siguen durmiendo el sueño de los justos.

MAS SOBRE EL TEMA:
Federico Salazar: Pleito inutil de intolerantes
Mirko Lauer: No son traidores, solo piensan diferente
Santiago Pedraglio: El TLC y el discurso único.
César Levano: Caso de Tolerancia

EL DRAMA DE CASAPALCA

Durante las últimas semanas, hemos sido mudos espectadores de uno de los conflictos sociales más dramáticos que he podido ver en los últimos años, que tienen como involucrados a la Compañía Minera Casapalca y a sus trabajadores, junto al Ministerio de Trabajo y a decenas de personas que se encontraron varadas en la Carretera Central por varios días.

Casapalca es un yacimiento minero ubicado en la sierra de Lima, a más de 3,800 metros sobre el nivel del mar, en el que se produce plata, zinc, plomo y cobre. Su Presidente Ejecutivo Alejandro Gubbins Granger – en conflicto con sus hermanos por la titularidad de otra empresa minera – realiza con sus trabajadores prácticas que lo asemejan a los gamonales de la época anterior de la Reforma Agraria.

En Casapalca, casi todos los trabajadores de la empresa son subcontratados. Según ha referido la Ministra de Trabajo Susana Pinilla, varias de las empresas contratistas son Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada (es decir, una persona como tu o como yo) con patrimonios tan bajos que no permiten cubrir los costos de una operación minera. Es decir, existen todos los indicios para que presumir que se encubre una relación laboral. ¿Razón principal para ello? No pagar sueldos altos y tampoco repartir utilidades a los trabajadores.

La gota que rebalsó el vaso fue el despido de 35 trabajadores de la empresa, entre ellos, los dirigentes del recién formado sindicato. Ya se imaginarán que la idea de tener un gremio no le gustó para nada a Gubbins y por eso se comportó como un violador flagrante de la ley laboral y de los convenios de la Organización Internacional del Trabajo. A ello se suman sus negativas a negociar cualquier solución a los justos reclamos de los trabajadores, que no solo incluyen sueldos, sino mejora en sus condiciones de trabajo y vivienda.

Claro, ello no implica que uno esté de acuerdo con la violencia vista en estas semanas, o con el bloqueo de carreteras que, a la postre, ha costado varios muertos, sean en los enfrentamientos (tanto mineros como policías) o como consecuencia del bloqueo. Ello termina deslegitimando ante la opinión pública los justos reclamos de los mineros, que terminan salpicados por estos atentados a los derechos fundamentales.

Sin duda, el Ministerio de Trabajo ha hecho lo que ha podido. Ha conseguido el desbloqueo de la vía y, además, ha multado a la empresa por sus malas prácticas laborales. El tema es que Gubbins y los demás representantes de la minera no quieren hacerse responsables por las normas incumplidas y los continuos atropellos a los trabajadores. Si bien hay buena voluntad de parte del Ministerio por solucionar el conflicto, tal parece que la solución definitiva esperará aun más, dado que la intransigencia de los empresarios, en este caso puntual, echa por tierra cualquier intento de resolución del conflicto en el corto plazo.

Esto no es solo un atentado contra los derechos fundamentales, sino que termina salpicando al empresariado, que debe deslindar, con la misma energía que lo hace frente a la inaceptable violencia, con las malas prácticas laborales. Ahora se viene un TLC que exige el cumplimiento de las normas de la OIT, con lo que este triste episodio – esperemos – sea uno de los últimos de este tipo que tengan que cubrirse.

MAS SOBRE EL TEMA:
Caretas: Sangre en Casapalca
Correo: Casapalca podría perder concesión minera por infracciones a normas de seguridad.

NO TE METAS EN MI DESPACHO


Parece que un psicoanalista o un conciliador va a tener que ser necesario en las reuniones del Consejo de Ministros. Vía CPN Radio nos enteramos de esto:

La titular de Trabajo y Promoción del Empleo, Susana Pinilla, demandó al Ministerio de la Producción (Produce), y a su asesor externo Gino Kaiserberger, a que “se dediquen a sus temas” sectoriales y que no se entrometan en su sector con propuestas laborales sobre las Micro y Pequeñas Empresas (MYPE), “en las que no tienen nada que ver”.

“Precisamente, sobre el tema de la MYPEs nos sigue sorprendiendo que haya iniciativas de parte del Ministerio de la Producción y de este señor Gino Kaiserberger, en temas que corresponden claramente al sector de Trabajo y de Promoción del Empleo. De cuándo acá el Ministerio de la Producción y un asesor externo, hace una propuesta laboral desde otro sector que no tiene nada que ver. Creo que debemos ser serios y responsables… Que se dediquen a sus temas. Zapatero a sus zapatos”, subrayó.

En todo caso, dijo “llamarle la atención” de que “no se esté promocionando la industria manufacturera”, un sector en el que “hay tanto por hacer en innovación tecnológica y en temas de productividad”.

En declaraciones al programa Pulso Empresarial de CPN RADIO, Pinilla Cisneros calificó también de “poco confusa” la propuesta de Kaiserberger de incorporar “sólo” 15 días de vacaciones al sueldo de los trabajadores de las MYPE, la CTS y las dos gratificaciones, al señalar que este último “parece desconocer” la Ley de las MYPE, que indica que únicamente hay acceso dicho periodo vacacional, sin que existan los demás beneficios mencionados.

Advirtió igualmente que su sector “no va a permitir” que se dude de las estadísticas y cifras del Ministerio de Trabajo, esto en referencia a unas recientes declaraciones de Kaiserberger, en ese sentido, publicadas por un diario local.

¿Cuál es el rollo aquí?

Bueno, sucede que Susana Pinilla, una socialdemócrata consecuente, quiere la existencia de una Ley General del Trabajo y de un Ministerio que fiscalice adecuadamente el cumplimiento de las normas laborales. Pinilla está empeñada en lograr un consenso que busque equilibrar la búsqueda de inversión con una protección laboral que sea mejor que la dada durante la década pasada.

Rafael Rey, Ministro de la Producción que sigue pensando cómo en la década pasada, ha dicho que convencerá por todos los medios al Presidente de que no apruebe el proyecto tal como está y que, incluso, se flexibilice más la legislación laboral. Y para ello utiliza a un asesor externo de mucha llegada a medios de comunicación como Gino Kaiserberger, quien es caserito de programas como La Hora N – cuando está De Althaus, of course – o frecuente asistente y panelista de las conferencias de economistas. Kaiserberger, por cierto, ha sido representante de la Sociedad Nacional de Industrias.

¿Qué fue lo que hizo el asesor de apellido germano? Pues presentar una iniciativa del Ministerio de la Producción para subir sueldos incorporando 15 días de vacaciones, 50% de CTS y gratificaciones en remuneraciones mensuales de trabajadores. La noticia salió en primera plana en Gestión, el diario económico más leído por los empresarios. Y esta propuesta ha sido presentada antes por personas cercanas a lo que llaman “neo – liberalismo”.

En el fondo, Rey está representando al sector de empresarios que no desea una Ley General del Trabajo y que sigue con la política de que al trabajador hay que explotarlo al máximo y mientras más facilidades haya para despedirlo, mejor. Para ello aprovechan los gazapos de congresistas como Luis Negreiros, a quien no se le ocurrió mejor ídea que poner en el proyecto de Ley General del Trabajo causales que generarían una estabilidad casi absoluta para el trabajador.

En el fondo, Rey y Kaisemberger por un lado y Negreiros y la CGTP por el otro, representan a dos tipos de extremismos y de visiones: los que ven al trabajador como un costo y los que ven al empleador como un gran explotador. En el medio, muchos que pensamos que debe haber un equilibrio laboral sensato. Por ello, creemos que la llamada de atención hecho por Susana Pinilla es necesario, a fin que los lobbistas de uno y otro lado dejen de entorpecer un debate fundamental para el país: definir nuestras reglas laborales.

MAS SOBRE EL TEMA:
Javier Neves: “Debate laboral es un juego de torpezas recíprocas entre trabajadores y congresistas que favorece a empresarios”.