INGRID, LA LIBERTAD Y URIBE

Betancourt y Uribe

La liberación de Ingrid Betancourt, sin duda, no solo supone una buena noticia para Colombia y para el mundo, sino que también abre una serie de escenarios alternativos, tanto en el conflicto armado interno como para la política colombiana.

Sin duda, esta ha sido una gran derrota de las FARC, que en este año han enfrentado el repudio masivo de todo el mundo, la frustrada internacionalización del conflicto – donde el padrinazgo chavista ha trocado en llamados a dejar las armas -, la pérdida de su líder histórico y ahora, una operación militar de inteligencia que respetó los derechos humanos en la que ha quedado demostrado que su poder militar está en declive.

Sin embargo, ello no implica desconocer que este grupo aún conserva a 700 personas en su poder, las cuales, para ellos, van a seguir siendo un arma para seguir en una lucha armada que no lleva a nada y en seguir convirtiendo a Colombia en un páramo en el que la paz no sobreviva.

Tampoco hay que dejar de tener en cuenta que ni todos los paramilitares se han desmovilizado y el ELN, el otro grupo alzado en armas, sigue aún en actividad, por lo que la salida al conflicto colombiano sigue siendo compleja y aún infructosa.

Para complejizar más el asunto, se encuentra el polémico presidente Álvaro Uribe.

No cabe duda que lo ocurrido ayer le granjea un gran apoyo y respaldo popular, pero ello no debe hacernos olvidar sus vínculos con la para política, el escándalo por los votos para su primera reelección y el intento por consumar la segunda. Y claro, todo ello con un explícito apoyo del Partido Repúblicano de Estados Unidos: la visita de John McCain fue un claro mensaje en ese sentido.

César Hildebrandt resume bien el punto:

La buena noticia es que Ingrid está libre. La mala es que Uribe podrá ahora sentirse más fuerte para arremeter en contra de la Corte Suprema. Y es que se juega la vida con esa investigación abierta sobre Yidis Medina, la congresista que, al cambiar su voto por el encanto de un soborno, posibilitó la reelección del presidente colombiano.

Hay quienes han manifestado que Ingrid Betancourt podría ser la rival de Uribe en 2010. Aún veo esa posibilidad como lejana, sobre todo, cuando recién acaba de salir de un cautiverio prolongado. Quizás pueda ser la líder de una tercera vía que adopten los colombianos hartos de la corrupción uribista y también lejanos de las dudas del Polo Democrático.

Pero ahora, dejemos a Ingrid Betancourt disfrutar con su familia y recuperar el tiempo perdido. Mientras tanto, los colombianos y colombianas – al igual que sus amigos en todo el mundo – siguen luchando para que el sueño de la paz tan ansiada se concrete, lejos de los narcos, de las guerrillas desfasadas, de los paras de derecha (y esto es un comentario personal) y, también, del cada vez más peligroso inquilino del Palacio de Nariño.

MAS SOBRE EL TEMA:

BBC Mundo: Cobertura Especial – Fin de un cautiverio

Editorial de La República: Ingrid por fin libre

Editorial de El Tiempo de Colombia: El Mensaje de Ingrid

La versión del New York Times: Colombia plucks hostages from rebels’ grasp

Caretas: La madre de Ingrid – Entrevista a Yolanda Pulecio

Rocío Silva Santisteban: Betancourt liberada

Ramiro Escobar: Aun quedan 700 rehenes

Fernando Tuesta: Todos somos Colombia

Aldo Mariátegui: Uribe sigue en racha

Menos Canas: Golpe a las FARC

Paola Ugaz: Ingrid Betancourt será presidenta de Colombia

Oceano de Mercurio: Rescatan a Ingrid Betancourt y 14 rehenes

El Paki: Acerca de Ingrid

Cuaderno de Borrador: Por fin Ingrid Betancourt libre!!!

PRECIPITACION Y BELIGERANCIA

Muchas veces los seres humanos actuamos movidos por la pasión y, ello, aunque no en todas las ocasiones, genera situaciones de dificultad para todos quienes se ven involucrados en las mismas. Muchas de las relaciones humanas se ven marcadas y complicadas por la actuación con precipitación frente a hechos que se ven como amenazantes y si a esta complicación se le suma un ánimo beligerante, pues los involucrados terminan siendo más afectados por lo que podía ser un problema que podía solucionarse en otros términos.

Creo yo que esto es lo que ha pasado con la actual crisis entre Colombia y Ecuador, cuyos hechos centrales ya son conocidos pero vale la pena reseñarlos brevemente:
– El sábado, las Fuerzas Armadas Colombianas logran la muerte del número 2 de las FARC, Raúl Reyes. El evento es celebrado por Álvaro Uribe como una de las mayores víctorias de su gobierno. En ese momento, se informó que el bombardeo que causó la muerte del líder de esta organización se produjo cerca a la frontera con Ecuador. Lo mismo fue indicado, en primera instancia, al presidente de dicho país, Rafael Correa. Uribe reconoció que se obtuvo la información de su ubicación por inteligencia de Estados Unidos.
– A las pocas horas, Bogotá reconoce que el ataque se produjo en territorio ecuatoriano. Correa manda llamar a su embajador.
– Allí no queda la cosa. Hugo Chávez mete candela, pone tropas en la frontera con Colombia, habla abiertamente de guerra y llama revolucionarios a los miembros de las FARC. Bueno, no se podía menos de quien llamó beligerantes a quienes cometen actos de terrorismo.
– La cuestión se complica más ayer. Quito tiene que admitir que habían habido contactos con Reyes e incluso Francia señala que este personaje era el enlace para la liberación de Ingrid Betancourt, la ex candidata colombiana secuestrada hace varios años por las FARC. Al final de la jornada, Ecuador rompe relaciones diplomáticas con Colombia y Venezuela expulsa a los diplomáticos colombianos en su territorio.

Mientras tanto, el dia se inicia con la llegada de Correa a Lima, en lo que es el inicio de una gira para pedir respaldo ante lo que considera una invasión a su territorio. De otro lado, Uribe ha señalado que denunciará a Hugo Chávez ante la Corte Penal Internacional por apoyo al terrorismo, siendo interesante en que delito podrá encajar este apoyo y que pruebas presentará. Mientras que la OEA intenta detener la crisis.

Todo esto comenzó con un acto precipitado de Colombia. Es cierto que el gobierno colombiano tiene el derecho y el deber de combatir a quienes atentan contra la democracia y los derechos humanos de sus ciudadanos. Pero no ello no lo ampara para mentir sobre lo ocurrido o para pasar una frontera. Fue lo mismo que, a mayor escala, se cuestionó cuando Estados Unidos invadió Irak. Claro, los norteamericanos, a diferencia de los colombianos, no tenían motivo alguno para dicha invasión. Pero el derecho internacional no ampara este tipo de situaciones.

Pero ha continuado gracias a la beligerancia que Hugo Chávez ha instalado en la región. Con un azuzador de las hostilidades, Correa, quien estaba visiblemente molesto por una invasión territorial, ha terminado llevando este problema a un extremo en el que no han faltado los agoreros de un conflicto armado, a pesar que los intereses económicos de los tres países impedirían una conflagación bélica.

Sin duda, Ecuador tiene todo el derecho de protestar ante una invasión de su territorio, pero no puede llevar esto a una situación límite como la que hemos vivido en estas horas, gracias a los “consejos” de su mentor bolivariano, quien desde hace tiempo pretende inmiscuirse en el conflicto colombiano, ante la pérdida de popularidad en su país.

¿A que nos debiera llevar la actuación de los demás presidentes de la región? En primer lugar, a atemperar los ánimos. En segundo lugar, a que Uribe reconozca sus errores y precipitaciones. Y, en tercer lugar, a que Ecuador acepte las disculpas y normalice sus relaciones. Y también es claro que los países latinoamericanos deberán tener convenios claros para combatir al terrorismo. La precipitación y la beligerancia, vale la pena recordarlo, hizo que el Perú se demorara en derrotar militarmente a estos grupos, ya que no se supo distinguir a los inocentes de los terroristas ni se respetaron las reglas del derecho nacional e internacional. Justamente los Estados deben diferenciar su actuación sobre la base de la legitimidad que le da la adopción de reglas comunes y que, además, sean cumplidas. Esa fue una lección que tuvimos y que debemos aprender.

Y a Chávez, habría que recordarle lo que dice hoy el diario La Nación de Argentina:

Sin embargo, hace menos de cuatro años, el 9 de noviembre de 2004, el mandatario venezolano, con el mismo acento y entonación, sostenía, en una visita a Colombia: “Yo soy un hombre de honor. Si yo apoyara a las FARC tengan la seguridad de que lo diría, no lo escondería. Para que quede claro: no apoyo, no he apoyado jamás ni apoyaré jamás a la guerrilla colombiana ni a movimiento subversivo alguno contra gobierno democrático alguno, de ninguna manera. Les juro por Dios y mi madre santa que si yo apoyara la guerrilla, no tendría cara para venir aquí”.

Y advertía: “Llámese como se llame al grupo armado que fuere, en el mismo momento en que entren en territorio venezolano violando nuestra soberanía se convertirán en enemigos de Venezuela y serán tratados como tales”.

¿Qué lo ha hecho cambiar de opinión? Desde Caracas, nos deben a todos los latinoamericanos una respuesa.

MAS SOBRE EL TEMA:
Editorial de La Repùblica: Tormenta en el norte
Augusto Alvarez Rodrich: Los entrometidos
Ariel Segal: Horas de la “verdad”
Mirko Lauer: El cerco a Colombia
El Fondo del Vaso: La Guerra de las Américas
Oceano de Mercurio: Mein Kampf chavista

JAIME RAZURI EN LIBERTAD

Luego de 7 días de cautiverio, Jaime Rázuri fue liberado en la mañana de hoy (hora de Lima) por sus captores.

De acuerdo con lo declarado a la prensa, Rázuri ha manifestado que fue bien tratado por sus captores, quienes se preocuparon por su salud y porque estuviera bien alimentado. Sin embargo, fue difícil establecer una comunicación con ellos, dadas las dificultades idiomáticas.

Lo que más le preocupó al reconocido fotógrafo durante estos días fue la tristeza que la noticia de su captura había ocasionado en su familia. Recién a su salida del encierro se enteró de la magnitud de la solidaridad de los peruanos y cientos de colegas extranjeros por la suerte que correría nuestro compatriota.

Según lo informado por el vicecanciller peruano Gonzalo Gutierrez, los captores del periodista pertenecerían al Ejército del Islam, una suerte de clan familiar bastante poderoso y que buscaba pedir un canje por los asesinos de 2 de sus miembros.

Gracias a Dios esta pesadilla concluyó y Jaime podrá ver el mar de La Punta en su regreso a Lima, que se produciría entre martes y miércoles. Que su lente nos siga mostrando la otra cara de la noticia y que su familia disfrute su presencia.

SOLIDARIDAD CON JAIME RAZURI

El secuestro del periodista peruano Jaime Razurí en Gaza ha conmovido a la opinión pública nacional y, como no podía ser de otra manera, ha convocado a la solidaridad de muchos peruanos.

Se ha abierto un blog de solidaridad, donde quienes deseen pueden dejarle un mensaje de esperanza a Jaime y conocer más sobre su trabajo.

No hay mayores novedades hasta el momento. Como lo ha mencionado Luis Jaime Cisneros Hamann, presidente de la Asociación de Prensa Extanjera, “la novedad es que no hay novedad”. Según lo señalado por el periodista, se ha descartado totalmente que Al Fatah o Hamas sean las organizaciones autoras del rapto, siendo la hipótesis más plausible que los captores de Rázuri sean miembros de una organización marginal, cuyos miembros ya habrían sido identificados.

Esta tarde, habrá un plantón de solidaridad en la puerta de la sede diplomática de Palestina en el Perú. El distintivo de quienes se solidarizan con el pedido de liberación de Jaime Rázuri será un cintillo blanco y rojo en el pecho. La dirección es calle Antúnez de Mayolo 196, San Isidro (altura cuadra 11 de la Av. Aurelio Miro Quesada, a 3 cuadras del Golf).

JAIME RAZURI: REHEN EN PALESTINA

Cuando en la mañana de hoy conocí la noticia del secuestro del periodista Jaime Rázuri, mi viejo me hizo recordar que algunas de las fotos que habíamos visto en la exposición Yuyanpaq, sobre los años del conflicto armado interno, en el Museo de la Nación, eran de autoría de este reconocido fotógrafo.

Rázuri documentó la violencia a partir de las vivencias cotidianas, percibió con su lente la manera como aquello que debería ser anormal se volvía en parte cotidiana de nuestra vida, de cómo incluso los juegos infantiles se hacían en las cercanías del cadáver aún tibio de un asesinado por Sendero Luminoso.

El lente de este fotógrafo no solo disparó sobre la violencia de aquellos años en el Perú. Muchas de las mejores fotografías sobre las cambiantes identidades urbanas estuvieron en su mira, al igual que una serie hecha sobre los portadores de VIH y enfermos de SIDA en Lima. También estuvo presente en el último mundial de fútbol celebrado en Alemania.

El trabajo de los periodistas está expuesto a riesgos y a caminar en lugares de peligro. Rázuri bien lo sabía. En el último tiempo, había estado, por su trabajo en France Presse, en el convulsionado Haiti, agitado por un prolongado conflicto interno, y en el polvorín en que se ha convertido Iraq.

La comisión que cumplía en Palestina era retratar las pugnas entre los principales partidos, Al Fatah y Hamas, que estaban resolviendo sus diferencias y acusaciones mutuas a punta de balazos. En ese clima agitado, el primer día del año, Rázuri ha sido secuestrado. Según las últimas informaciones que se conocen, los autores no pertenecen a ninguna de las facciones en disputa, sino a alguno de los pequeños grupos radicales que busca presionar a la Autoridad Autónoma Palestina para que no continúe con las conversaciones de paz con Israel y ganar notoriedad internacional.

Desde este pequeño espacio, esperamos que, en el lapso más rápido posible, este reconocido hombre de prensa pueda ver su querido mar de La Punta y que la paz, ese bien esquivo, pueda llegar a una de las regiones más convulsionadas del mundo.

MAS SOBRE EL TEMA:
Ponencia de Jaime Razuri en “Testigos de la Verdad”, conferencia de Fotoperiodismo organizada por la Comisión de la Verdad y Reconciliación.
Open Photo Perú: Portafolio de Jaime Razuri.
El Mundo (España): Al Fatah y Hamas intercambian prisioneros, pero no aparece el reportero peruano.
El Comercio: Canciller García Belaúnde informa que secuestradores no pertenecen ni a Al Fatah ni a Hamas.
Etiqueta Negra: El terror es una costumbre, fotografías de Jaime Razurí.
Utero de Marita: Secuestran a periodista peruano en Palestina.