2007: LA ULTIMA REFLEXION

No es fácil escribir un blog como este. Implica leer bastante, tener las ideas claras y una terquedad a prueba de balas, sobre todo, en tiempos en que la desesperación puede cundir. Implica tener paciencia con uno mismo y tener una mirada amplia hacia la política y la sociedad, los grandes temas de este espacio.

No ha sido un año fácil. El terremoto de agosto, sin duda, fue el momento en que el dolor fue mayúsculo y era más difícil escribir, pero creí que era indispensable hacer dos cosas: informar sobre lo que venía ocurriendo y, por supuesto, indicar cuáles eran los lugares en los cuales se podía ayudar. Hasta el día de hoy seguimos viendo las secuelas de dicho fenómeno natural y espero que hayamos aprendido la lección. Ojalá el día de mañana no tenga que ver, en medio del cansancio por la celebración de esta noche, noticias sobre locales siniestrados por falta de condiciones de seguridad que son elementales en cualquier país del mundo.

Sin duda, la economía sigue avanzando y el país sigue creciendo, pero hay tres cuestiones que debemos ir atendiendo. La primera, es que el contexto internacional comienza a ser adverso, ya que los precios de los minerales y metales más importantes ya vienen sufiendo bajas en su cotización y es un hecho que Estados Unidos se encontrará en recesión en medio de su año electoral. La segunda, es que el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos – y aquellos que se vayan suscribiendo en el 2008 – va a suponer una agenda de mejora de la competitividad que no solo queda en las leyes que dictará el Poder Ejecutivo, sino también en una predisposición monetaria y mental de nuestros empresarios que dependerán más de sus esfuerzos.

La tercera, supone un reto mayor: comenzar a trabajar en las tareas importantes y pendientes para brindar servicios básicos de calidad y estimular la formación de cadenas productivas en el interior del país, sobre todo, en las zonas más pobres. No se trata, como dicen en las reuniones del Club Empresarial, de prevenir que un radical gane en el 2011. Se trata de que ciudadanos como tu y como yo tengan las mismas oportunidades para salir adelante y forjar un futuro mejor que el que emprendemos.

Pero esta última tarea, que fue aquella que el electorado expresó hace casi un año y medio como norte para el gobierno que vendría, implica que el gobierno se comprometa con reformas de fondo en sectores como Salud, Educación, Administración de Justicia, Descentralización, Reforma de la Administración Estatal, Políticas de Lucha contra la Pobreza y Seguridad Interior.

Desafortunadamente, en pos de una alianza con el conservadurismo más ramplón, el gobierno se ha olvidado de dichas tareas urgentes, ya reclamadas desde el periodo de Alejandro Toledo. El resultado no ha podido ser peor: un gobierno que cada día se aisla más, un presidente con peores modales y exhibiendo – con otro signo económico y político – las mismas intemperancias que padeció entre 1985 y 1990 y, con preocupación para los asesores de Alan, una desaprobación amplia en todo el país.

A pesar de ello, el país avanzó en otros terrenos, como los de la lucha contra la impunidad, a pesar de los obstáculos. La extradición de Alberto Fujimori y su posterior procesamiento judicial es, a criterio de este blog, la noticia más importante del año por la trascendencia que tiene en muchos planos. En el plano jurídico, supone uno de los hitos que, en algunos años, serán estudiados por los futuros abogados como un avance en la lucha contra la impunidad. En el plano judicial, implica tener tribunales suficientemente preparados e independientes para afrontar una tarea de titanes. Para los derechos humanos, supone la oportunidad de consolidarlos, a través de un proceso justo y transparente, en el que se establezcan las responsabilidades correspondientes. Finalmente, implica una discusión sobre los límites que se tienen en la actuación del Estado para combatir a un flagelo como el terrorismo y, por supuesto, que nos indiquen los parámetros para luchar contra la amenaza de estos tiempos.

El mensaje que desde aquí he pretendido dar es que no fue el autoritarismo corrupto el que derrotó a Sendero Luminoso y al MRTA, sino las labores de inteligencia y de colaboración con la población que venían desde finales de los años ochenta. La ausencia de dichas políticas viene haciendo que el narcotráfico avance y que el gobierno saque medidas más efectistas posibles.

Estos han sido los temas que han dominado la agenda de este año y en los que hemos dado una opinión que ha buscado, además de criticar, proponer alternativas.

Jorge Basadre decía que el Perú era, a la vez, un problema y una posibilidad. Y vaya que este año lo hemos comprobado. Pero quizás me quedo con imágenes que han acompañado este año lleno de dificultades: peruanos solidarizándose con quienes quedaron sin nada, empresarios que apostaron por invertir en provincias y en productos con valor agregado, peruanos que apostaron por la descentralización, quienes hicieron alternativas diferentes y sustentables para mejorar la salud y la educación y quienes no creyeron en la impunidad.

La historia de este 2007 nos ha hablado de lo que somos, de lo que podemos ser y de lo que debemos dejar de ser. Esta historia habla de nuestras tareas pendientes. La historia del 2008 comienza hoy.

Un Feliz 2008 para todos.

UNA MIRADA ANUAL A LA ALDEA GLOBAL

Perspectivas sobre lo que ocurrió en el mundo durante el 2006.

Un planeta más interconectado en lo que se refiere a ciencia, tecnología y velocidad de las transacciones económicas, pero cuyos habitantes están aún a la búsqueda de formas más creativas para que los avances que supone la globalización, la economía social de mercado, la democracia y el respeto a los derechos humanos lleguen a la mayor cantidad de personas. Estos retos, sumados a la preservación de la paz en varios rincones del planeta, marcan la tónica de lo que ha sido un año cargado de noticias.

AMERICA LATINA

La región estuvo marcada básicamente por los procesos electorales registrados en diez países. Se confirmó la tendencia que busca cambios al modelo actual, la mayor cantidad de las veces preservando la democracia y lo sustantivo de la estabilidad macroeconómica. No dejaron de registrarse candidatos “antisistema”, con tendencias más radicales, pero no fueron los triunfadores de la elección.

El país más importante de Latinoamérica, Brasil, reeligió a Luiz Ignacio Lula da Silva como su Presidente. Primaron los resultados macroeconómicos relativamente satisfactorios, así como los efectos positivos de programas sociales como “Hambre Cero”, por sobre las acusaciones de corrupción – muchas de ellas bastante fundadas – que se registraron en el otrora prestigioso Partido de los Trabajadores.

Colombia también optó por la continuidad. Álvaro Uribe fue reelegido con un amplio respaldo, que deberá enfrentar nuevos retos: consolidar el crecimiento económico, avanzar en el proceso de paz y reparaciones a las víctimas de la violencia y “desuribizar” su estilo de gobierno, cuestión que le ha traído no pocos problemas.

Como lo dijimos en su momento, la elección de Rafael Correa como presidente de Ecuador supone una incógnita en términos internacionales, dado que si bien fue respaldado por Hugo Chávez, no se le ve tan alineado con el autócrata venezolano como si lo está su colega Evo Morales de Bolivia. Correa parece tener un juego propio más interesante.

La vuelta al poder de Daniel Ortega en Nicaragua no debe suponerse como un triunfo de Hugo Chávez, pero tampoco como una buena noticia. Ortega no ha dado marcha atrás frente al TLC EEUU – Centroamérica que ya entró en vigor y no cuenta con las riquezas en hidrocarburos que si tienen Venezuela y Bolivia. Sin embargo, el líder sandinista ha sido cuestionado por sus ex partidarios y otros analistas por el pacto de impunidad firmado con el ex presidente Arnoldo Alemán, acusado de corrupción, que fue parte de la alianza que lo ha devuelto a los grandes titulares.

La elección más complicada se produjo en México, un país que ha recibido grandes beneficios del NAFTA pero que, al no tener una agenda interna para potenciar dichos réditos, ha mantenido un preocupante nivel de desigualdad. En ese contexto, se polarizó la elección entre Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador, con un triunfo bastante ajustado del primero. Aunque parece haber amainado buena parte de la tormenta que acompañó los meses siguientes a la elección e incluso la propia transmisión del mando, será en el 2007 cuando se vea la real dimensión de los retos que el mandatario azteca tendrá que afrontar.

Un segundo elemento – que fue también determinante en los procesos electorales ya comentados – fue la búsqueda de alternativas a problemas sociales o nuevas relaciones con el capital extranjero. Para muestra, dos botones.

Chile volvió a optar por la Concertación de Partidos por la Democracia con el triunfo en segunda vuelta de la socialista Michelle Bachelet, quien tuvo que hacer frente en mayo a una protesta escolar masiva, que sería conocida como la revolución de los pingüinos. Los escolares reclamaban, básicamente, el cambio del modelo de educación pública heredado desde la dictadura militar, esquema que sólo beneficia a los colegios de mayores recursos. La presidenta ha presentado un proyecto de reforma que espera implementarse desde el próximo año, frente a un problema que ha reflejado que a pesar de los éxitos económicos del país del sur, aún falta mucho por hacer en materia de igualdad.

El presidente boliviano Evo Morales nacionalizó los hidrocarburos existentes en su país. Lo que en un inició calificamos como una “revolución escenográfica”, culminó siendo una ardua negociación donde las compañías que operan en Bolivia aceptaron las condiciones del gobierno: la renta petrolera a favor del Estado se encontrará en un rango entre 50 y 82% de lo obtenido por la venta, mientras que la explotación del gas estará a cargo de la compañía estatal. Los problemas para Bolivia se ubican en otro terreno: Morales busca cambiar las reglas de juego políticas a su antojo, tanto en lo que se refiere a la Asamblea Constituyente como para la destitución de los prefectos, lo que supone el inicio de una preocupante tendencia autoritaria.

Finalmente, la suerte de tres tiranos atrajo la atención del público en general, en particular, de quienes se encuentran fuera de la región.

La muerte de Augusto Pinochet reabrió el debate en Chile sobre las consecuencias de su prolongada dictadura de diecisiete años. Sus partidarios – ahora una minoría en el país sureño – resaltan los éxitos económicos de la última parte de su gobierno y le adjudican un aura de “libertador” frente a la “amenaza comunista”. Sus opositores – entre los que nos encontramos – se encargaron de difundir lo perjudicial que fue para el mundo sus violaciones sistemáticas a los derechos humanos, su régimen desigual en lo social y económico y sus actos de corrupción.

La prolongada satrapía tropical de Fidel Castro parece acercarse a su final. Problemas de salud severos hicieron que el dictador cubano cediera el poder – absoluto – que tiene a su hermano Raúl. Los rumores sobre el verdadero estado de salud de Castro – un secreto de Estado en la isla – y las conjeturas sobre lo que ocurrirá una vez muerto el longevo autócrata no se han hecho esperar. Sus ausencias en actos oficiales hacen presagiar que el fin del tirano se producirá más temprano que tarde.

Finalmente, Hugo Chávez fue nuevamente reelegido, con un porcentaje bastante amplio de votos. La chequera de los petrodólares rindió sus frutos. Donde le fue mal fue en el exterior: los candidatos que apoyó fueron derrotados – con la única excepción del ecuatoriano Correa, que ganó en parte por su alejamiento del autócrata venezolano -, no pudo ocupar una plaza en el Consejo de Seguridad y su salida de la Comunidad Andina parece haber sido beneficiosa, con el regreso de Chile. Lo que no se calman son sus ansias autoritarias. Su última medida del año: cancelar la licencia de un canal de televisión opositor a su régimen: Radio Caracas Televisión.

EUROPA

Una preocupación en el Viejo Continente la constituyó la relación con los sectores más radicalizados del Islam, que se reflejó en dos sucesos de inesperadas repercusiones.

El primero, la publicación en un diario de Dinamarca de unas caricaturas donde el profeta Mahoma aparecía con una bomba en el turbante. Sectores radicales en Indonesia, Siria, Irán y Pakistán protestaron en contra de Dinamarca e incluso llegaron a asesinar a varias personas; mientras, que, por el otro lado, los diarios de Europa editorializaron sobre las repercusiones que este caso tendría para la libertad de expresión. Sin embargo, como lo señaló el intelectual esloveno Slavoj Zizek, el caso tenía una doble paradoja: en Europa se castiga a quienes nieguen el holocausto judío o manifiesten ideas que inciten al odio, mientras que las protestas en los países de mayoría musulmana obedecieron a intereses políticos más que a un tema religioso.

El segundo, la polémica cita hecha por el Papa Benedicto XVI en un discurso dado en la Universidad de Ratisbona sobre un diálogo del emperador Manuel II Paleólogo en el siglo XIV, donde señala que en Mahoma “sólo se ven cosas malas e inhumanas, como su orden de difundir la fe usando la espada”. Las protestas no se hicieron esperar y las disculpas del pontífice tampoco. Durante su visita a Turquía – fundamental para el ingreso de este país a la Unión Europea – Joseph Ratzinger guardó una mesura digna de su cargo y fue elogiado por ello.

Otros sucesos que llamaron la atención se produjeron en Gran Bretaña y Francia. En el único país aliado de importancia de Estados Unidos, Tony Blair anunció que el próximo año dejará el poder, por lo que comienzan las interrogantes para definir a su sucesor. En el país galo, se produjeron importantes protestas por la dación de la Ley del Contrato de Primer Empleo que afectaría a los jóvenes que entrarían al mundo del trabajo. La ley tuvo que ser modificada. También sorprendió la aparición de Segonele Royal, la primera mujer que podría convertirse en Presidente de Francia, bajo las filas del Partido Socialista.

El ex presidente yugoslavo Slodoban Milosevic murió en la celda que ocupaba en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, que lo procesaba por crímenes de guerra y de genocidio durante los conflictos de los Balcanes producidos durante la década de 1990. Las conjeturas sobre la verdadera causa de su deceso no se hicieron esperar.

En lo que representó el más duro golpe contra el terrorismo internacional, la policía británica evitó que Al Qaeda haga estallar 10 aviones comerciales en Estados Unidos y el Reino Unido. Las medidas de seguridad adoptadas han hecho que se prohíba llevar cualquier líquido, gel o alimentos.

El suceso anecdótico se produjo en Austria. Luego de 8 años de cautiverio, la joven Natasha Kampusch logra escapar de su captor, quien se suicidó posteriormente. Kampusch había sido raptada cuando tenía 10 años y llegó a desarrollar el denominado “síndrome de Estocolmo”, es decir, lazos de afecto por su secuestrador.

MEDIO ORIENTE

La mayor tensión se produjo por el conflicto armado entre el Estado de Israel y Hezbollah – una milicia chiita libanesa. El pretexto israelí para atacar las posiciones de Hezbollah fue la muerte de ocho soldados israelíes y el secuestro de otros dos por parte de este grupo armado. Sin embargo, la respuesta fue desproporcionada: más de 1,200 muertos, en su mayoría libaneses civiles; más de un millón de desplazados y cuantiosos daños materiales. Sólo después de un mes de hostilidades, el Consejo de Seguridad de la ONU logra aprobar una resolución pidiendo el cese al fuego.

Mientras tanto, ha proseguido la construcción del muro sobre territorios ocupados de Palestina por parte del gobierno de Israel, un acto destinado a evitar la conformación de un Estado Palestino. Sin embargo, las conversaciones de paz se han reiniciado.

Al cierre del año, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sancionó a Irán por su programa nuclear, basado en el enriquecimiento de uranio, al que considera como una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

La corte iraquí encargada del proceso al ex dictador Saddam Hussein lo encontró culpable del asesinato de 146 personas en Dujail en 1982, como represalia a un fallido intento de atentado en su contra. La condena es a morir en la horca, pena que es ratificada posteriormente y que será cumplida en los primeros días de este año. La Unión Europea y organizaciones de derechos humanos reconocen que Hussein es un criminal que debe responder por sus crímenes, pero, por razones de principio y por violaciones al debido proceso, se muestran en contra de la pena capital.

ASIA Y AFRICA

Corea del Norte desafía al mundo con la realización de su primera prueba nuclear subterránea. Lìderes del mundo condenan la acción y se propuso la adopción de sanciones económicas. Paradójicamente, el ministro surcoreano de Relaciones Exteriores, Ban Ki – Moon, es elegido como nuevo Secretario General de la ONU.

La poca atención que se ha prestado al continente africano tiene que ver con los conflictos que se desarrollan en su territorio desde hace varios años. En Sudán, el gobierno de mayoría musulmana ha comenzado a atacar a miembros de su propia religión que discrepen con sus ideas. La situación humanitaria de la República Democrática del Congo, donde se producen varios conflictos armados a la vez, lo hace aparecer como el país más inviable del planeta. Finalmente, en los últimos días del año, se ha producido hostilidades entre Somalia y Etiopía, dos de los países más pobres del planeta.

ESTADOS UNIDOS

Finalmente, la gran potencia mundial acusó el principal cambio político en varios años, cuando las elecciones parlamentarias y para gobernaciones fueron ganadas por el opositor Partido Demócrata, lo que ha supuesto un duro revés para el Presidente George W. Bush. La razón de la derrota, parafraseando a Clinton, fue la guerra en Irak, estúpido.

Con el nivel de su aprobación en el nivel más bajo, la opinión pública en contra de la permanencia de las tropas norteamericanas en Medio Oriente, cuestionamientos dentro de su propio partido y un Congreso adverso, Bush ha tenido que ceder: ha formado una Comisión Especial para ver soluciones al problema de Irak encabezada por el ex Secretario de Estado James Baker, ha despedido a uno de los “halcones” de su administración, Donald Rumsfeld, del puesto clave de la Secretaría de Defensa y ha comenzado a aceptar en público que la situación de su invasión a Iraq es de órdago.

Este panorama ha complicado la resolución de dos temas importantes para América Latina. La aprobación de los Tratados de Libre Comercio con Colombia y Perú y la solución del problema migratorio. Sobre este último punto, las cosas se han complicado con la aprobación de la construcción de un vergonzoso muro en la frontera estadounidense – mexicana, que ha merecido la reprobación de la comunidad internacional por ser discriminatoria.

Finalmente, la situación para la primera potencia mundial se complica por lo señalado por varios analistas económicos: muy probablemente, Estados Unidos entre en recesión económica durante el próximo año.

Como diría Jorge Gestoso, así está el mundo. ¿Tendremos mejores noticias el próximo año?