EL MUSICO, EL OBISPO Y LA NEVADA

Serge Schoonbroodt

Este señor se llama Serge Schoonbroodt. Es belga, es pianista y hace algunos años vino al Perú por primera vez.  Desde hace un par de años organizaba el Festival Internacional de Música de Arequipa, uno de los pocos eventos cultuales de peso que hay en la Blanca Ciudad y que se realizaba en la Catedral.

Sin embargo, este año la situación será distinta. El suplemento Domingo de La República indicó que:

El Cabildo arequipeño, integrado por un grupo de sacerdotes de avanzada edad, le respondió a Schoonbroodt: “Habiendo recibido su carta del 30 de enero (…) en la que solicita el uso de la Catedral y el órgano para el evento que realizará en el mes de setiembre (…), le comunico que por acuerdo en reunión de Cabildo se ha decidido que la Catedral no será sede de dichos eventos, excepto que lo ordene el señor Arzobispo“. Era toda la respuesta. No daba razones de la negativa.

El músico intentó que el Arzobispado de Arequipa cambiara esta decisión. Incluso recordó el apoyo técnico de su institución “Arequipa.Orgues” para la refacción del órgano del templo y sus gestiones para recaudar fondos a favor de su conservación, pero no logró nada. “Nos sorprende recibir este trato y lamentamos que el Cabildo de la Catedral de Arequipa sea un freno para la expresión cultural, que no pretende más que poner en valor un patrimonio que pertenece a la comunidad de Arequipa y del Perú, mucho más allá de la propiedad privada de la Iglesia Católica”, les dijo en una misiva.

El Arzobispo de Arequipa se llama Javier del Río Alba, es sacerdote diocesano y bastante cercano al y pertenece al Sodalicio de Vida Cristiana, una organización ubicada en el ala derecha de la Iglesia Católica y que ha ganado bastante peso en las últimas décadas por su labor pastoral, así como detractores por su forma de captar a jóvenes, su relación con los derechos humanos y el trabajo social pastoral en Puno.

¿Y cual fue la razón para la negativa, si antes existían relaciones cordiales entre el músico y el arzobispo – e incluso con Monseñor Cipriani? Veamos lo que dijo el reportaje antes mencionado:

¿Qué había pasado? ¿Por qué la jerarquía eclesiástica le cerró las puertas a Schoonbroodt? El organista belga, concertista cuya calidad es reconocida en numerosos países, tiene una versión: “Se debe a que soy homosexual, casado con un hombre“. Sus palabras fueron recogidas por el diario francés Le Monde hace unos días. El músico ya había hablado del tema en el Perú, a través de un comunicado: “Después de la organización de una decena de notables conciertos (…) el director artístico de la asociación Arequipa.Orgues es ahora víctima de discriminación debido a las elecciones de su vida privada“.

La Iglesia Católica arequipeña niega que sea así. El arzobispo Javier del Río dice que la negativa a prestar la Catedral no tiene que ver con la opción sexual de Schoonbroodt. “Las iglesias y los instrumentos musicales que hay en ellas son bienes eclesiásticos. La Iglesia tiene libre disponibilidad de ellas y decide si prestarlas o no. Este año le había dicho al maestro Serge que no era seguro que se pudieran utilizar. Cada institución tiene su propio cronograma de trabajo. Su opción sexual es personal y, aunque no la comparto, no influyó en esta decisión”, afirma.

Monseñor del Río reconoce que no sabía que Schoonbroodt era gay cuando dirigió las ediciones previas del festival y se enteró recientemente por el blog que el músico tiene. También dijo algo que puede ser revelador: “Los jóvenes muchas veces andan desconcertados con tantas opiniones que circulan a nivel público. En la Iglesia debemos ser prudentes, no podemos promover a personas que plantean formas de vida con opciones que no van a favor de la naturaleza humana ni de los mismos jóvenes“. De la respuesta se colige que, entre otras razones, también pesó la opción sexual de Schoonbroodt en la decisión eclesial de no prestar la Catedral.

Según una nota publicada por Le Monde, el pianista también se había mandado con un artículo en su blog en el que criticaba la homofobia de la Iglesia Católica peruana, incluyendo a Juan Luis Cipriani y al propio Benedicto XVI. 

Sin embargo, a pesar de lo que podía ser una falta de tacto al rajar de sus propios benefactores – aunque está dentro de su derecho a la libre expresión -, considero que hay elementos de juicio para pensar que, entre otros temas, Monseñor del Río tuvo en la descubierta homosexualidad de quien fue el músico clásico favorito de Arequipa una razón para sacarlo. Y es que, además de sus declaraciones tan fuertes en contra de los homosexuales, el Arzobispo ya ha tenido conflictos por el tema del protocolo sobre aborto terapeútico – permitido solo cuando la vida de la madre está en peligro – que aprobó el gobierno regional de Arequipa y sobre el que decidirá el Congreso de la República.

Pregunta para el arzobispo: ¿no que todos somos hijos de Dios y merecemos el mismo trato como tales?

Sin duda, todo un lío con nevada incluida.

CIPRIANI, YOU’VE GOT MAIL

Parece que, con cierto retraso, algunos conspicuos miembros de la Iglesia Católica peruana van llegando a la modernidad. Vía la web del Arzobispado de Lima:

En su emisión del 01 de marzo, el programa “Diálogo de fe” inició una nueva etapa con la implementación de una cuenta de correo electrónico dialogodefe@rpp.com.pe que permitirá un diálogo interactivo entre el Cardenal Juan Luis Cipriani y los fieles que siguen su programa radial semana a semana y que ha cumplido recientemente nueve años.

Bueno, ya que Su Eminencia nos permite establecer un diálogo fluido a través del e-mail, quizás sea una buena oportunidad para que el Cardenal nos aclare algunas dudas, digamos teológicas. Así que, desde aquí y humildemente, sugerimos algunas preguntas:

1. Monseñor, tengo un amigo que es gay y que cree en el Señor: ¿Va a salvarse o sigue pensando que los homosexuales no estan en el plan de Dios?

2. Monseñor, hay una parte en la Biblia que dice que hay que combatir a los tiranos, ¿eso también se aplicaba a Fujimori?

3. Recientemente, la Iglesia ha considerado a la desmedida riqueza como parte de los nuevos pecados capitales. Dígame, ¿como se compatibiliza eso con su mensaje pastoral del año 2000: de los Estados Unidos lo único que queremos es su dinero?

4. El mensaje cristiano habla del amor al prójimo. Por ello le pregunto, ¿que pensaría de un pastor que, en pleno conflicto interno, ponía en su oficina “No se aceptan denuncias sobre Derechos Humanos” y cerraba los programas de la Iglesia sobre ese tema?

5. La religión católica se basa sobre el respeto a la verdad. Dígame, ¿qué parte del testamento de José de la Riva Aguero le da la razón a su representante personal en su lío con la PUCP?

6. Se supone que dos de los mandamientos de la Iglesia son “no robarás” y “no matarás”. Entonces, ¿es cristiano abogar por acusados de asesinato y corrupción?

Preguntas importantes para entender como nuestro Cardenal entiende la evangelización y el mensaje cristiano. ¿Alguien se anima?

MAHOMA EN CARICATURA

Entre la tolerancia religiosa y la libertad de expresión.

Ayer miércoles empezó en Francia un juicio contra el semanario satírico Charlie Hebbdo. ¿El motivo? La publicación en sus páginas de las ya célebres caricaturas de Mahoma, el profeta mayor del Islam, que han sido consideradas ofensivas por varios grupos musulmanes.

La demanda, sin precedentes en el país galo, ha sido interpuesta por la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia y por la Gran Mezquita de Paris. Ambas organizaciones alegan que los dibujos constituyen “injurias públicas contra un grupo de personas en razón de su religión”.

En realidad, este problema se originó en Dinamarca cuando el diario Jyllands-Posten, decide romper el tabú de que la imagen del profeta mayor del Islam no es reproducible, convocando a los dibujantes daneses a caricaturizar a Mahoma. A través de esta invitación recibe 12 caricaturas, algunas de ellas vinculando el Islam con el terrorismo, que publica el 30 de septiembre de 2005.

Ello desató una serie de protestas en varios países de mayoría musulmana, con daños a la embajada danesa, y un serio debate sobre la relación entre la libertad de expresión y la tolerancia religiosa.

El tema, a mi modo de ver, es mucho más complejo que lo judicial. Tiene implicancias éticas, valorativas y, ciertamente, hay mucho de prejuicio circulando por allí sobre este tema.

¿UN TEMA DE LIBERTAD RELIGIOSA?

Quienes desde el mundo islámico tienen reparos frente a las caricaturas señalan que esta es una bandera que todos los musulmanes deben asumir, frente a una afrenta que se tiene contra Occidente. La altisonancia de sus declaraciones hace que se tenga

Para comenzar, es necesario señalar que la reacción que se tuvo en países musulmanes como Siria o Afganistán frente a las caricaturas – las que dicho sea de paso, no han sido ampliamente difundidas en el mundo musulmán – no fueron ni espontáneas ni masivas.

En Siria, una “república dinástica” liderada por el presidente Bashar al-Asad, la reacción frente a los dibujos fue manipulada. En dicho momento se tenían problemas en el Consejo de Seguridad por el asesinato del primer ministro libanés Rafik Hariri, por la que se pedía el retiro de las tropas sirias del Líbano.

En Afganistán, en cambio, las manifestaciones se produjeron frente los cuarteles de la OTAN y fue un pretexto para protestar por el real fastidio que se tiene con Europa: la presencia de los aliados europeos de Estados Unidos en su territorio para luchar contra los talibanes.

Mientras que en naciones de mayoría árabe como Indonesia o Pakistán, solo fueron cientos o decenas los que acudieron a estas manifestaciones, convocadas por movimientos con poco respaldo electoral.

El otro elemento a tener en cuenta es la conformación del Islam.

Por lo general, tenemos un prejuicio – llamado también Orientalismo – de procurar analizar a los musulmanes partiendo de la premisa de que la religión lo explica todo. Ello impide ver la diversidad cultural, conflictos internos y lazos con otras culturas.

Muchos desconocen que el Islam se considera la continuación de la tradición judeo cristiana. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento son considerados como libros sagrados junto al Corán. Jesús de Nazaret es considerado como un profeta respetado.

De otro lado, debe tenerse en cuenta que el Islam no es monolítico. Tiene 1,200 millones de creyentes, no tiene una jerarquía centralizada, no cuenta con un líder infalible en cuestiones de fe y las divisiones que se tiene en el mundo musulmán tienen más que ver con temas políticos antes que con una interpretación religiosa.

¿LIBERTAD DE EXPRESION?

Desde Europa, el tema ha sido visto como de respeto a la libertad de expresión. Tanto frente al caso danés como frente al francés, varios diarios han publicado en solidaridad con estos medios las caricaturas de la polémica. De otro lado, varios intelectuales han firmado manifiestos en favor de la libertad de expresión, e incluso el candidato presidencial de la derecha francesa Nicolas Sarkozy se ha expresado en favor de la difusión de estas caricaturas, pues considera a la libertad de expresión como el valor a defender en este caso.

Pero no se toma en cuenta que en Esados Unidos y Europa existen leyes que penalizan ideas que inciten al odio. En aplicación de estas normas, se ha sancionado incluso con pena de cárcel a los negacionistas del Holocausto judío. El caso más célebre es el del historiador inglés David Irving, quien fue condenado en Austria a tres años de prisión por sus libros que niegan la responsabilidad de Hitler en estos hechos.

Independendientemente de la veracidad de estas teorías – yo estoy plenamente convencido de la existencia del Holocausto y que fue una de las peores atrocidades que ha conocido la humanidad – cabe preguntarse si la sanción de ideas – por más retorcidas que estas sean – debe ser un delito penal. Esa es la pregunta que se haría un liberal consecuente. Sin embargo, aquí cabría también preguntarse por el dolor implícito que causa el olvido o la negación de un acontecimiento que ha marcada la vida de la humanidad, en especial en Europa y el derecho que toda sociedd tiene a mantener su memoria viva sobre estos acontecimientos.

Finalmente, otra cuestión tiene que ver con los problemas que suscitaría en Occidente la difusión de obras que atenten – supuestamente – contra la fe cristiana.

¿Que pasaría, por ejemplo, si es que alguien interpone una demanda para evitar ver una cinta como La Vida de Brian, una parodia de la vida de Jesús hecha por el grupo inglés Monty Python? ¿O si se hace caso a los pedidos para censurar a Madonna por “crucificarse” en el Confessions Tour que da por todo el mundo?

Ya en América Latina se ha presentado un caso de este tipo. En Chile, un grupo ultra-católico consiguió prohibir la exhibición de la cinta La Ultima Tentación de Cristo, por considerarla ofensiva a la reputación de quienes los católicos consideramos como Dios. Incluso la emanda fue interpuesta “por y a nombre de Jesucristo y de la Iglesia Católica”. El caso llegó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, quien sentenció que la cinta debía exhibirse y que las leyes de censura en Chile debían ser cambiadas. Uno de los párrafos de la sentencia indica que:

“79. Según el artículo 12 de la Convención, el derecho a la libertad de conciencia y de religión permite que las personas conserven, cambien, profesen y divulguen su religión o sus creencias. Este derecho es uno de los cimientos de la sociedad democrática. En su dimensión religiosa, constituye un elemento trascendental en la protección de las convicciones de los creyentes y en su forma de vida. En el presente caso, sin embargo, no existe prueba alguna que acredite la violación de ninguna de las libertades consagradas en el artículo 12 de la Convención. En efecto, entiende la Corte que la prohibición de la exhibición de la película “La Última Tentación de Cristo” no privó o menoscabó a ninguna persona su derecho de conservar, cambiar, profesar o divulgar, con absoluta libertad, su religión o sus creencias.”

Es decir, debe analizarse caso por caso lo ocurrido. Y la solución no es nada fácil. Siempre habrán quienes se sientan insatisfechos con lo resuelto.

¿Y ENTONCES?

El filósofo esloveno Slavoj Zizek tiene una hipótesis bastante interesante sobre lo ocurrido en torno a las caricaturas de Mahoma, partiendo de los valores en juego en este caso.

Para Zizek, este acontecimiento configura una antinomia de la razón tolerante: dos posiciones irreconciliables, con argumentos a favor y en contra con igual peso, que evitan la formación de un consenso sobre lo ocurrido o una solución que satisfaga a ambas partes.

Sea como termine el caso, la solución no será satisfactoria para ambos bandos. A pesar que el tema ya se ventila en tribunales, creo yo que lo jurídico no nos termina de explicar lo que ocurre en este tipo de situaciones. Las preguntas y las opiniones quedan a tu criterio.

MAS SOBRE EL TEMA:
Slavoj Zizek: The Antinomies of Tolerant Reason: A Blood-Dimmed Tide is Loosed.
El Mundo: Comienza el juicio en Francia sobre las viñetas de Mahoma en un semanario satírico.
El País (España): Juicio en Francia por caricaturas de Mahoma.