CASO PALMA: INTERCEPTACIONES Y CLIMA ENRARECIDO

Con el título de este post, no me refiero al otoño primaveral que vive Lima. Sino a algunas cosas que vienen pasando en la política peruana y que, en la coyuntura actual, cobran mayor interés y preocupación.

El último domingo, La República publicó un reportaje de Marco Sifuentes, editor de INFOS, en relación con una arista de las investigaciones en el caso Rudy Palma, ex periodista de Perú.21 que viene siendo procesado por ingresar a los correos electrónicos de varios funcionarios públicos.

En su reportaje, Sifuentes dio a conocer que, a solicitud del Ministerio Público, desde el Tercer Juzgado Penal Supraprovincial se ordenó el levantamiento del secreto de las comunicaciones de 18 personas, por un plazo de 60 días (hoy El Comercio indica que eran 21 personas), en vinculación con las investigaciones de este caso. Entre las 18 personas intervenidas se encuentran el congresista Luis Galarreta, 8 periodistas, amigos y familiares de Palma, así como otras personas que se vincularon al periodista por cuestiones laborales y personales.

Si bien el levantamiento del secreto de las comunicaciones ordenado por un juez – a pedido de un fiscal – está contemplado por nuestra legislación procesal penal, toda medida limitativa de derechos debe implicar un análisis de su necesidad y racionalidad.

Y eso es lo que se cuestiona a lo largo del reportaje, por dos razones fundamentales. La primera de ellas, tiene que ver con la hipótesis de investigación que está manejando el Ministerio Público: la existencia de una organización criminal.

Y, hasta el momento, como ha señalado Sifuentes así como otras personas que han podido tener acceso a información sobre este caso, dicha tesis no se sostiene, más allá de las teorías de la conspiración ocasionadas por las antipatías que tiene el medio en el que trabajó Palma (y así no se construye un caso).

Como lo han referido varios medios, fue el ministro de Comecio Exterior y Turismo José Luis Silva Martinot quien denunció la intrusión a su correo electrónico – tema del que se percató por correos amenazantes sobre cuestiones de índole personal y familiar – y así se dio con Palma. El problema para el ministro es que, como ha indicado la revista Caretas la semana pasada, dichos correos han seguido apareciendo, con Palma ya en prisión.  Por la evidencia presentada hasta el momento, cualquiera pudo entrar al correo del referido funcionario.

Y, debemos añadir, más allá que el ministro Silva tenga el derecho de salvaguardar su intimidad personal, es necesario que se pronuncie de una buena vez sobre las repetidas versiones de su presencia en la DININCRI, como posible mecanismo de presión.

La segunda razón, demostrada en el reportaje, es que las 18 personas cuyo secreto de las comunicaciones fue levantado no tenían vinculación alguna sobre el caso, dado que no hablaban con Palma hace meses o solo tenían vinculación laboral o personal con él. Quizás la situación más ridícula sea la vinculada al gimnasio al que Palma acudía:

El caso del gimnasio ilustra muy bien el arbitrario criterio utilizado para determinar qué números se iban a intervenir. Su personal, sin saber que Palma había sido detenido, estuvo llamando a su celular para saber por qué no se había presentado para su rutina habitual.

El caso se complica más por otros personajes interceptados. En el caso de los 8 periodistas, las conversaciones interceptadas pudieron revelar a algunas de sus fuentes. Recordemos que la Constitución salvaguarda que los periodistas mantengan a sus fuentes en absoluta reserva. Y dicha medida se hace aún más gravosa cuando no tiene mayor fundamento.

Pero el tema ha tenido mayor relevancia por el congresista Galarreta. Como parlamentario opositor, no solo ha cuestionado la medida en sí misma – de hecho, ya se armó la discusión sobre si la medida está o no cubierta por la inmunidad parlamentaria – o el plazo final de su ejecución (la Fiscalía dice que fueron 48 horas, al final, mientras que el parlamentario dice que más tiempo). También acusa que esto tiene un móvil político, vinculado a la elección de los directores del BCR o a su posición contraria a la delegación de facultades tributarias.

Si bien Abugattás y Marisol Espinoza han descartado cualquier acción del gobierno en ello y han respaldado a Galarreta, la arbitrariedad de la medida hace que viejos fantasmas y suspicacias aparezcan en el ambiente. De allí que la OCMA anunció ya una investigación sobre el caso.

¿Por qué esta investigación ha terminado yéndose de cauce? Los más suspicaces señalarán que el gobierno tiene una animadversión especial contra Perú.21, un diario que es de nítida oposición a Humala, más aún cuando en Palacio están preocupados por el tratamiento mediático de los conflictos sociales, como señala Mirko Lauer en su columna de hoy (aunque lo de la “humanización” de los líderes de las protestas no aplicaría a este medio). Mientras que otras versiones apuntarían a los defectos de investigación que tiene el Ministerio Público desde hace varios años y que, como hace notar Wilfredo Ardito, también se arrastran a los conflictos sociales.

Ello, más aún, en un clima político que, como señala Carlos Meléndez en su columna de hoy en El Comercio, al estar tan polarizado, hace que todo se vea con el cariz de la manipulación y la desconfianza mutua.

Como señaló el abogado Miguel Morachimo en relación con este caso “si se desestima el cargo de los secretos estatales, esta es una oportunidad excelente para el Estado de demostrar cómo se puede impartir justicia y condenar a periodistas por delitos que efectivamente cometieron sin poner el riesgo las garantías para la libertad de expresión”. Sin embargo, este proceso penal, con todos los errores cometidos – de los que habrá que determinar si hay torpeza o dolo – , ha terminado con tantas irregularidades que, a la larga, parece que importara poco esclarecerlo en serio.

De hecho, al cierre de este post, el Ministerio Publico ha dejado sin efecto el nombramiento del fiscal William Montes, encargado del caso, en tanto duren las investigaciones. Esta novela tiene aún para rato.

(Foto: La República)

¿QUIEN GANA CON LA APEC?

Hace casi un año, nos hacíamos varias preguntas sobre la organización de la Cumbre APEC Perú 2008.

Entre los detalles que anotamos, estaba esta disposición de la Ley de Presupuesto 2007, referida a las contrataciones para esta cumbre:

VIGÉSIMA OCTAVA.- Exceptúanse, de la aplicación de lo dispuesto en los artículos 4 y 5 y disposiciones relacionadas a éstos de la presente Ley, así como de las disposiciones contenidas en el Texto Único Ordenado de la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado, su Reglamento y demás normas complementarias, las contrataciones, las adquisiciones y toda otra actividad preparatoria que se realice durante el año 2007, que tengan por objeto el desarrollo de las actividades para la realización, programada para el año 2008, de la XVI Cumbre de Líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) bajo la presidencia del Perú, incluyendo reuniones ministeriales, conferencias especializadas y otros eventos que se programen en ese marco; así como las contrataciones, las adquisiciones y toda otra actividad preparatoria que se realice durante el año 2007, que tengan por objeto el desarrollo de las actividades para la realización, programada para el año 2008, de la V Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe – Unión Europea, siempre que sean realizadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores y por las entidades que conforman la Comisión Ejecutiva establecida por Resolución Suprema Nº 133-2006-RE, e incluso de ser el caso, indirectamente mediante convenios de administración de recursos suscritos o por suscribirse.

Una disposición parecida se encuentra en la Ley de Presupuesto 2008:

SÉTIMA.- Dispóngase para los eventos internacionales a desarrollarse en el Perú, las siguientes medidas:
a) Exceptúese de la aplicación del artículo 8º numeral 8.2 literales b) y c) y el artículo 9º de la presente Ley, así como de las normas del Texto Único Ordenado de la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado, su Reglamento y demás normas complementarias, a las contrataciones, las adquisiciones, y toda otra actividad preparatoria que se realice durante el año 2008 para el desarrollo de los siguientes eventos:
i) La XVI Cumbre de Líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico(APEC), incluyendo reuniones ministeriales, conferencias especializadas y otros eventos que se programen en ese marco.
ii) La V Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe -Unión Europea.

Toda esta maraña legal lo que hace es generar un efecto: falta de transparencia en las adquisiciones que tienen que ver con las cumbres que se celebrarán en Mayo y Noviembre.

¿A qué viene a cuento toda esta normativa?

A una denuncia hecha por Perú.21 sobre la adjudicación a IBM del Perú de un servicio de tercerización de apoyo informático y de comunicaciones para la cumbre de APEC, cuando no se cumplió con un requerimiento de ancho de banda, el cual fue inferior al solicitado. La otra empresa postora, Telefónica del Perú, tampoco cumplió con un requerimiento referido a las impresiones a demanda.

Todo esto debía llevar a declarar desierto el concurso público convocado para tal efecto. Sin embargo, como comenta el diario:

Sin embargo, el presidente de la CEAN, el vicepresidente Luis Giampietri, envió una comunicación al canciller José García Belaunde recomendando que, dada la urgencia del servicio, debía procederse a una adjudicación directa. Asimismo, remitió al ministro el informe técnico que fundamenta que la mejor opción era contratar directamente a IBM. Finalmente, el 24 de enero, la Cancillería y la empresa adjudicada firmaron el contrato.

Y los funcionarios de segundo nivel de la CEAN – APEC 2008, intentan justificar la compra:

El secretario de organización de la CEAN, Juan Espinosa, negó que haya habido alguna intención de favorecer ilícitamente a IBM. “El error del postor era tan mínimo que no justificaba tomar la decisión drástica de declarar desierto. Estábamos contra el tiempo y asumimos la responsabilidad por esa decisión”, expresó a Perú.21.

Por su parte, el jefe de la Oficina de Asuntos Legales, Martín Castro, indicó: “Estábamos a fines de diciembre y el servicio tenía que implementarse a partir del 18 de febrero, cuando arrancaran las reuniones de APEC, y no podíamos invertir más tiempo en desarrollar otro proceso. Por eso, la decisión del comité fue perdonar la omisión de IBM”.

Lo peor del caso es que si no fuera por la investigación de Perú.21, no conoceríamos esta irregularidad en las contrataciones de APEC. Y es que ni en el Portal de CONSUCODE ni en la web de la Cancillería tenemos acceso el detalle de cada uno de los procesos de contraciones, con excepción de los montos y empresas contratadas. Sobre las bases y el resto del procedimiento, los ciudadanos no podemos enterarnos. Y tampoco esperen encontrar dicha información en la web de APEC Perú.

Así que, señor Giampietri – y también usted, señor Vega Llona, organizador de la cumbre América Latina – Unión Europea -, es necesario que ponga a disposición de todos los peruanos la información sobre todas las contrataciones que se han hecho para estos fines. No vaya a ser que, además de cumbres, también haya farra de corrupción.

BRYCE: EL TIRO DE GRACIA

Hace unas semanas, Alfredo Bryce Echenique concedió una entrevista a Caretas. El tema principal la conversación con Maribel de Paz fue la serie de plagios destapados por la prensa y los blogs en los últimos meses.

A lo largo de esa entrevista, Bryce ya no arguyó que la responsable era su secretaria, ni que la cuestión era un complot fujimontesinista o que sus amigos lo defienden. Acusó directamente al escritor Herbert Morote – el primer perjudicado con sus plagios – de pagar al periodista y economista Augusto Alvarez Rodrich para que Perú.21 demuela su imagen.

Ya Morote le había respondido a Bryce, señalando que lo denunciaría por difamación. Hoy Perú.21 le da una respuesta realmente demoledora: 16 plagios más del escritor peruano, plenamente documentados.

La autora de la investigación ha sido la académica chilena María Soledad de la Cerda, que pudo detectar una serie de copias de varios artículos sobre cine y literatura perpetrados por Bryce entre 2003 y 2006. La mayoría de ellos son copias de escritos aparecidos en la revista Jano – de la que Bryce es colaborador – mientras que los escritos de Bryce han aparecido en varios diarios, incluyendo El Comercio.

Luego de esto, ¿por fin Bryce asumirá responsabilidades?

POST SCRIPTUM:

Alfredo Bryce debería irse buscando seriamente un abogado pues lo que ha hecho no es cosa de broma. Dada mi deformación profesional, me di una vueltita por los Códigos Penales de los países en que al entrañable escritor podría procesarse por lo que a todas luces es un delito. Quizás Martín Romaña – que también estudió Derecho – pueda traducirle las siguientes normas:

CODIGO PENAL DE ESPAÑA:
Artículo 270.
1. Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

CODIGO PENAL DEL PERU:
Artículo 219.- Plagio
Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años y noventa a ciento ochenta días multa, el que con respecto a una obra, la difunda como propia, en todo o en parte, copiándola o reproduciéndola textualmente, o tratando de disimular la copia mediante ciertas alteraciones, atribuyéndose o atribuyendo a otro, la autoría o titularidad ajena

That’s All Folks.

EL ROCHE YA ES INTERNACIONAL: ANSA informa sobre la historia de los 16 nuevos plagios bryceanos

MAS SOBRE EL TEMA:
Utero de Marita: Crisis en Bryce infinitos.
El Morsa: Tantas veces Alfredo Bryce

RECOMENDADOS POR PERU.21!!!

El equipo de Perú.21 ha recomendado este espacio dentro de la lista correspondiente a Febrero de 2007.

Sobre este blog señala:

Desde el tercer piso

Con 25 años a cuestas, José Alejandro Godoy escribe en esta bitácora sobre política y el acontecer nacional. Dice ser “parte de los bloggers descontentos con el Apro-fujimorismo”.

El Tercer Piso agradece este reconocimiento e invita a que más lectores se suman a visitar a este espacio. Regresamos a nuestra programación habitual.

INOCENTADAS Y METIDAS DE PATA

Hoy Perú.21 me hizo el día y más que eso, matarme de la risa, cosa que necesitaba luego de ver al rival tradicional dar una vuelta olímpica más (a pesar de ello, saludos a los Alianza boys).

La primera fue el editorial de Augusto Alvarez Rodrich donde comentaba sobre una medida que, de producirse, sería una estupenda noticia para el país: el pago de los impuestos adeudados por SEDAPAL, cuyo pago pasó a ser asumido por el Estado gracias a una ley del Congreso. Alvarez Rodrich recuperó con ello la tradición de la inocentada, aquella chanza o broma que desde la prensa se acostumbraba hacer todos los 28 de diciembre y que con el correr de los años se ha perdido. Dicho sea de paso, nos alerta sobre una estupidez más cometida desde el Congreso y avalada desde Palacio de Gobierno.

La segunda es el recuento de “Las 21 metidas de pata del 2006”, muchas de las cuales son para reirse durante varios días. De las 21, aquí van mis 5 favoritas:

En el puesto 5, la bronca entre María del Pilar Tello y Karina Borrero. Este hecho puso ante la luz pública algo que habíamos comentado en esta columna: la vocación del gobierno aprista para convertir a Canal 7 (o TV Perú) en una suerte de agencia de noticias al servicio del Presidente de la República.

En el puesto 4, el plagio hecho por Rafo León a redactores del diario El Comercio. Como algunos bloggers lo comentaron en su debido momento, León copió textualmente y sin citar la fuente algunas crónicas del ya clásico espacio “Contracorriente” del Decano. León aceptó el hecho, pidió disculpas, aunque aún se espera una nueva edición del libro con las rectificaciones hechas.

En el puesto 3, ¡Pásame la botella!, perdón el impasse entre el entonces Canciller Oscar Maurtua de Romaña y el embajador Javier Pérez de Cuellar. En marzo se conoció que la renuncia de JPC a un cargo como consejero se debió a una serie de insultos vertidos por Maurtua cuando estaba pasado de copas. El incidente mereció las disculpas públicas del Presidente Toledo y el diplomático permaneció en su puesto.

En el puesto 2, un empate de Lourdes Flores Nano con Lourdes Flores Nano. Así es, su invitación a Arturo Woodman, uno de los hombres fuertes del Grupo Romero para que conformara su plancha presidencial (y que le granjeó el mote de “candidata de los ricos”) y su baño desbordante en la piscina de Xavier Barrón nos explicaron en buena parte porque perdió la elección presidencial.

Y finalmente, en el puesto 1, Hugo Chávez y sus insultos a Aln García, insultos que costaron una elección a Ollanta Humala y que culminaron con el lamentable amiste entre ambos personajes, dignos representantes del histrionismo latinoamericano.

Aunque claro, para nosotros, la metida de pata del 2006 seguirá siendo el baile de Alan durante la campaña. ¡Música maestro!

LEAN A BETO

Ya me imagino la cara de varios de mis amigos y su impresión (¡Oe, ponte a leer otra cosa!) con el título de este post, pero valgan verdades, Grandes (S)obras, el nuevo libro de Beto Ortiz bien vale la pena ser comentado y, sobre todo, leído.

Llegue al libro sin muchas expectativas (es más, con una amiga, prejuiciosamente, lo habíamos puesto dentro de la categoría “libros para leer en el baño“) y la verdad es que no lo pude soltar. ¿Razones? A continuación.

Aunque siempre me habían gustado las crónicas de Beto en Perú.21 – algunas más que otras – no creía aún que era hora de un antología. Ignorancia mía, porque, por razones cronológicas, no habia podido leer lo que había escrito en Caretas, Expreso (cuando aún era un diario leible), El Mundo o Vea (la célebre revista de la histórica foto de Susan León). Y en verdad, el material puesto es variado en temas, pero parejo en una buena calidad.

El estilo de Ortiz es relativamente conocido. Coloquial como él solo, una mezcla de lo que un sociólogo apodaría como “cultura combi” con un vasto background literario y, sobre todo, llega a cumplir con lo que una buena crónica debe hacer: suscitar sensaciones en el lector: rabia, ternura, compasión, sonrisa, indignación, ironía.

Algunos párrafos de muestra:

Fumar con el codito apoyado en la mano es gay. Entrar a un bar y pedir cualquier trago con sombrillita es gay, pero más gay es pedir un martini de manzana y mucho más gay aún si, encima, lo llamas appletini. Haber usado alguna vez cartuchera es gay, especialmente si era una de esas con puertita magnética y contenía borradores de aromas frutales. Subrayar con rojo es gay. Haber jugado con muñequitos musculosos y articulados es gay y gaysísimo si estos tenían la ropita intercambiable. Decir gaysísimo es gay y decir ropita, también. (Los hombres no hablan -perdón: no hablamos- en diminutivos y sus -nuestros- aumentativos terminan en ‘ón’ o en ‘azo’, jamás en ‘ísimo’). Es gay saberse la letra de la canción tema de Los ricos también lloran (“No te quiero mentir/no esperaba tu amor/porque tú no sabías amar/aprendí a llorar/aprendí a llorar/pero no aprendí a olvidarte”), pero más gay es saberse cualquier estrofa de cualquier canción de Rafaella Carrá (desde Pedropedropedropedropé hasta Explotexplotamexpló, no hay una que se salve.) Haber ido alguna vez al Bar La Sede es gay. Hablar en abreviaturas, apócopes o palabras al revés (o sea, invertidas) es gay: mi abue, tu celu, el ñoba, mi lompa, la pela, el bille, seño, veci, porfa o -¡qué disfuerzo!- porfis. Quitar las últimas sílabas a los nombres -Férnan, Javi, Fede, Gonza- es gay“.
(Todo es Gay, 28 de mayo de 2006)

“¿Por qué no lo hice, Mamarita? ¿En qué momento la cagué toda? Claro que no tiene caso que me haga reproches a estas alturas, pero tú me has pedido que te cuente cómo me sentí y así me sentí. Así me siento. Cuando estuve por fin frente a mi viejita -que es un momento que, sin exagerar, había visto en sueños tantas veces en estos años de ausencia- me detuve delante de ella con mis flores en la mano y dejé que pasaran largos segundos mirándola a los ojos con la leve esperanza de que no fuera a ocurrir lo que yo tanto había temido. Pero, por supuesto, ocurrió. No me reconoció, para qué te voy a mentir, no hizo el menor gesto de saber quién era yo, así que me limité a abrazarla largo rato. La aeromoza que empujaba la silla de ruedas se puso a llorar como una zonza.”
(Carta a Mamarita, 14 de mayo de 2006)

“Acabo de cumplir 38 años y no estoy dispuesto a tolerarlo más. Me veo en la obligación de preguntárselo al mundo de una vez por todas: ¿Hasta cuándo churchill me van a seguir cantando el pelotudo happy birthday? ¿Ah?, ¿hasta cuándo?, ¿hasta cuándo tendré que soportar ese sistemático, macabro, sadomasoquista ritual de humillación extrema? ¿No les parece mortificación suficiente el ir llenándose inexorablemente de pecas y de canas hasta en los lugares más inhóspitos y agrestes? Por lo que Dios más quiera, tengan un poco de consideración con este inminente anciano. ¿Acaso no se han dado cuenta de lo absolutamente babosos que nos vemos todos -sin excepción- cuando lo cantamos? Si me dieran la alternativa, escogería un callejón oscuro, un cargamontón, un apanado de cumpleaños pero happy birthday… nooo, motherfuckers, nooo. ¿Hace falta que lo explique?, ¿a quién se le ocurre una celebración que consiste en avergonzar delante de todos al presunto agasajado? Nunca sé qué cara poner cada vez que la entusiasta de turno me vuelve a acorralar con la condenada tortita en ristre, mientras el fuego tembleque de las velas ilumina siniestramente las miradas ebrias, las risas torvas y las caras mofletudas. Mientras los miro, mientras los oigo cantar -y, por regla general, desafinan horrible porque parecería que, en el fondo, esa es la idea- mientras los miro -decía- paralizado de pavor, me pregunto en silencio, sin dejar ni un solo instante de rezar a mi ángel de la guarda: ¿Qué indecible mal habré causado en esta vida y en las anteriores para ser ahora merecedor de este suplicio miserable? Pero sobre todo, mientras los oigo repetir hasta la náusea, happy birthday, happy birthday, me pregunto: ¿por qué cuernos me están cantando en inglés si aquí, en el Cerro San Cosme, lo que se habla es castellano?”
(Esa estúpida canción, 5 de marzo de 2006)

Recomiendo además que vean, especialmente, la crónica que Beto hace de su amigo Bruno de Olazabal, los reportajes que hace sobre los fletes del Parque Kennedy y el “Miss Universo Gay” de principios de los noventa, su preparación para ser voluntario en Mozambique y, por cierto, la desopilante pero certera crítica a la cofradía literaria local en “Clásicos de la Provincia”.

No le digan mafia, tampoco secta. Suena horrible. Es apenas un alegre círculo de regios criollitos fotogénicos y dicharacheros al que, malhaya nuestra suerte, no pertenecemos. No seamos, pues, tan igualados. Ubiquémonos. Nosotros no somos como los Orozco. Yo los conozco, son ocho los monos: Nano, Toño, Alonso, Alfredo, Willy, Pita, Balo, Iwasaki. Nosotros no somos como los Orozco. Yo los conozco. (bis).”

Grandes (S)obras no es un libro únicamente para el baño, es para leerlo en cualquier lugar de tu jato. Y eso ya es bastante en estos tiempos.

P.D.: La yapa, una venganza navideña de Beto, ya que estamos en la época:

Los mejores pediatras están de acuerdo. A un recién nacido nunca se le debe dar sopa. Partamos de allí. Estaba más que cantado que el niño no se la iba a querer comer. Y, para remate, le faltaba sal. Porque eso dice la letra: Y como estaba tan dulce, se la tomó San José.

¿A ver, organicémonos: qué es lo que estaba tan dulce? ¿El niño, la sopa o San José? Para unos papás primerizos y chochos, todos los neonatos son dulces, hasta los más repelentes renacuajos. Y digamos que esa expresión de arrobamiento del progenitor podría también ser confundida fácilmente con dulzura. ¿Pero dulce, la sopa?. ¿cómo dulce? ¿Confundieron el sillao con la esencia de vainilla? ¿Cómo dulce? ¿No sería champús, quáker con manzana, arroz zambito, leche de monjas, mazamorra de maizena? ¿Qué sopa era esa? Muy sencillo: era anush abur, tradicional sopa dulce que, desde entonces, se prepara a base de calabazas para celebrar las navidades en Armenia. Tanto tiempo cantando sin saber ni qué cantamos. Hemos vivido en la ignorancia más supina. Pero, al final, la verdad siempre se abre paso. Otro éxito del periodismo de investigación“.
(¿Quién necesita toribianitos?, 25 de diciembre de 2005).