ANTERITO, SE MAS CALETA

Tomo prestada esta frase de Laura Arroyo Gárate para titular este post, pues es ilustrativa de la nueva crisis que parece avecinarse en el Partido Popular Cristiano y que ha sido alertada de la manera, digamos, menos ortodoxa.

Esta historia comienza hace poco menos de un año. Ántero Flores – Araoz anunciaba sus deseos de conformar un Foro Socialcristiano con personalidades intelectuales afines, sueño que quedó en suspenso con su nombramiento como Embajador ante la OEA y su posterior partida del PPC. (insertar “Me Voy” de Julieta Venegas como música de fondo).

Pero Ántero está de vuelta por el barrio y no solo como Ministro de Defensa. Para pocos es un secreto que Alan lo quiere tener de recambio para cuando Jorge del Castillo deje la Presidencia del Consejo de Ministros. Y también es claro que Flores – Araoz sigue pretendiendo tener un juego propio en la política peruana, liderando algún intento relativamente orgánico hacia el 2011.

Ecos de reuniones sostenidas entre el titular del sector Defensa y algunos miembros del partido de la Plaza Bolognesi han llegado a los oídos de los jerarcas pepecistas y han amenazado con la expulsión a todo aquel que se reuna con ex – miembros del PPC con el fin de tentar suerte en otras agrupaciones políticas.

Este hecho me suscita algunas preguntas que intentaré responder y que quizás, con la aguda reflexión de los lectores, podamos enriquecer el diálogo.

Una primera interrogante es: ¿Por qué tanta gente se va del PPC?

Hagamos un repaso rápido y veamos la lista de quienes se fueron de allí para formar su partido propio o tener mayores posiciones de liderazgo: Además de Flores – Araoz, son los casos de Alberto Borea, Alberto Andrade y Alex Kouri, los dos últimos con relativo éxito en el campo municipal y parlamentario. Sin embargo, ninguna de las agrupaciones que se escindió del PPC ha logrado conseguir lo que tanto ansiaban: la Presidencia de la República. De hecho, en eso cargan con el estigma que ha tenido su partido madre. En realidad, hasta aquí tenemos la explicación psicológico – política de los egos demasiado grandes o el fenómeno “cabeza de ratón”.

Pero hay otra causal, sobre el cual he insistido mucho durante estos meses, a costa de ser cargoso: la indefinición programática de un partido orgulloso de ser socialcristiano. Me explico, a pesar que el PPC se ha definido como seguidor de la Doctrina Social de la Iglesia y de la Economía Social de Mercado, pues sigue padeciendo de una duda que hace quedar a Hamlet como un mero interrogador pueril: ser un grupo liberal, socialcristiano o conservador. Lo que no es poca cosa, pues ello define que programa de gobierno vas a tener y la forma de acercarte a la gente. Y creo que buena parte de los problemas de “partido limeño” que tiene el grupo liderado por Lourdes Flores radican en ello.

Y un tercer motivo tiene que ver con la imagen del PPC. Si bien de allí han salido buenos parlamentarios y alcaldes en sus 41 años de existencia, no han tenido ningún Presidente de la República, arrastrando – no se que tan justo sea esto – una imagen de partido perdedor. Y como en todos sitios, a nadie le gusta estar en el partido que no gana la elección mayor.

Una segunda pregunta: ¿Flores – Araoz tendrá éxito en sus intentos de un partido propio?

Pues primero hay que ver una paradoja. Ahora es Ántero quien quiere hacer un frente y Lourdes – y sus escuderos – los que defienden la existencia del PPC. Hasta hace unos tres años, la disputa era inversa en las posiciones. Ello nos vuelve a demostrar que subsiste la pugna sobre dos ideas que aluden a la manera como desarrollarse políticamente en un mismo espacio político. Por ese lado, el Ministro de Defensa tiene cierto espacio para maniobrar.

De hecho, un conspicuo dirigente del partido como el alcalde de San Miguel, Salvador Heresi, ha criticado a quienes prohíben reuniones con ex miembros e incluso fustigó la cena de la alta dirección de su partido en Palacio de Gobierno. Allí hay otro punto donde Flores – Araoz puede jalar la pita: entre aquellos que están cercanos a Alan y aquellos que no, dependiendo hacia donde vayan sus propias conveniencias.

Sin embargo, el principal problema de Flores – Araoz lo puede percibir cada vez que se ve al espejo. El carisma de Ántero es tan escaso como mi conocimiento de física cuántica, no se ha caracterizado por ser un hombre que brille por sus ideas y ha escogido mal sus caminos de proyección política. Pensar, en un país como el nuestro, que dos cargos desgastantes como un Ministerio o la Presidencia del Congreso son efectivos trampolines políticos es tener tanta agudeza mental como el cariño que el “Puma” Carranza tiene por Alianza Lima.

Interrogante final: ¿Cómo van a vigilar que estas reuniones no se produzcan? Que yo sepa, el derecho de reunión está permitido por la Constitución. Y no creo que un partido democrático como el PPC se dedique a hacer vigilancia de sus dirigentes desde que se levantan, hasta cuando se van a la playa.

Recuerdo que la última propaganda de Flores – Araoz decía algo como “No va a dormir, sino a trabajar”. Y vaya que está trabajando, pero en sus intereses. La duda que aqueja es que si ello es compatible con su ardua chamba de Ministro de Defensa – a menos que haya decidido dejar todo en manos de las Fuerzas Armadas – y con el fortalecimiento de los partidos políticos en el Perú. Dicha incertidumbre quizás no lo sea dentro de poco. Total, mi país vive en una montaña rusa, donde cualquier cosa puede pasar.

MAS SOBRE EL TEMA:
Raúl Castro Stagnaro: El PPC no tolerará tránsfugas ni traidores
En Sin Confirmar de El Comercio revelan nombre de uno de los posibles expulsados
Henry Pease: Como fortalecer los partidos políticos

¿POR DONDE VA EL PPC?

Curiosa semana esta. La comencé comentando sobre la aparición de un nuevo partido hacia el lado izquierdo del espectro político y ahora la culmino comentando lo que pasa del otro lado de las fuerzas politicas de nuestra bienamada patria.

Y es que el Partido Popular Cristiano parece entrar a una etapa de definiciones clave. La proxima semana, se elegirán a las autoridades del partido y tal parece que Lourdes Flores Nano será reelegida como Presidente de dicha agrupación política, dado que ha anunciado su postulación a dicho cargo.

Pero esta reelección se produce en un clima particular, sobre todo por una polémica propuesta del congresista Juan Carlos Eguren: la formación de un frente amplio de partidos para contrarrestar al humalismo, pero en el que incluyen al fujimorismo, dadas las coincidencias en el campo económico.

La propuesta no ha caído nada bien en el PPC. Personalidades como Felipe Osterling y la misma Lourdes Flores han rechazado dicha dicha propuesta pues, al margen de lo económico, no pueden coincidir con un grupo político que no cree en el sistema democrático y en la lucha contra la corrupción.

Y es que la propuesta de Eguren resulta ser bastante, digamos, poco feliz. En primer lugar, por seguir postulando un anti (contra Humala) que, en lugar de proponer una visión, busca simplemente anteponerse a otra que, aunque perniciosa, no puede seguir siendo derrotada por una mera oposición. Y en segundo lugar porque procura derrotar a un movimiento antisistema aliándose incluso con el grupo que menos cree en la democracia en el Perú.

Y ello me viene a recordar la eterna discusión que existe dentro de la (centro) derecha peruana: ser un grupo liberal, socialcristiano o conservador. La propuesta de Eguren apunta más hacia el conservadurismo, mientras que en otros sectores apuntan más hacia la mirada liberal. Lourdes Flores, en tanto, no termina de encarnar una definición clara en esta materia y ello se trasluce en el hecho de que su partido sigue sin tomar un rumbo claro.

Esa discusión, que en tiempos en que las ideologías parecen desvanecerse, no es bizantina. Ello define la mirada que puede tener la agrupación en temas como el modelo económico, derechos humanos, relación inversión privada – comunidades, medio ambiente, reforma del Estado, entre otros. Y es lo que finalmente plasmarían en un programa de gobierno con miras al 2011.

Como vemos, el panorama se mueve en todos los lados del espectro político. La pregunta final será: ¿hacia donde?

MAS SOBRE EL TEMA:
Laura Arroyo Gárate: Ser o no ser partido: PPC

UNIDAD NACIONAL: ¿HACIA EL FIN?

Guido Lombardi debe ser de las personas más lúcidas que hay en el Congreso. Y quizás por eso no sale a hablar tanto como algunos quisiéramos, pero esta semana ha tenido dos exocets dirigidos a su propia agrupación política.

Hace unos días, el ex hombre de prensa ha criticado la ausencia de Lourdes Flores del debate público. Y hoy ha hablado abiertamente de romper Unidad Nacional, ya que Solidaridad Nacional, el partido de nuestro fantasmal alcalde de Lima, no votará a favor de la censura a Alva Castro (actitud que se resume en: Castañeda quiere ser presidente, no quiere roches con Alan).

Particularmente, creo que es un buen momento para pensar en lo que van a hacer Unidad Nacional y sus agrupaciones integrantes en el futuro. Y es que aun no han podido definir que es lo que quieren hacer con miras al año 2011 o como agrupación parlamentaria. ¿Quieren ser oposición? ¿Qué tipo de oposición? ¿A qué segmento político se van a dirigir en adelante?

Y creo que la primera que no es consciente de estas preguntas es la propia Lourdes Flores Nano. Refugiada en sus labores rectorales en la USIL, ha dejado de ser la política valiosa que fue alguna vez: ¿Qué ha dicho Lourdes sobre las perturbaciones económicas, la extradición de Fujimori o los problemas en el Ministerio del Interior, por solo citar algunos de los problemas importantes del mes?

Más que pensar en cambios de nombre, Unidad Nacional y el PPC debieran pensar en lo que Lombardi ha expresado en estos días. Y definir su futuro de una buena vez.

MAS SOBRE EL TEMA:
Menos Canas: UN a medias tintas
Archivo del Tercer Piso: ¿Como construir partidos en el Perú?

LOS GIROS EN LA PRIMERA

Hoy, el diario La Primera ha sufrido otro de los varios cambios que ha tenido durante su corta existencia.

UN DIARIO DE AZAROSA EXISTENCIA

Como recuerdan, el diario comenzó siendo dirigido por Juan Carlos Tafur, quien se llevó a buena parte de los columnistas que lo acompañaron durante su estancia en Correo, desde Rosa María Palacios hasta Javier Diez Canseco. El diario también dio cabida a personajes como Luis Giampietri y Lourdes Alcorta y mostraba, digamos, pluralidad en sus columnistas.

Luego de la campaña electoral, el diario, que pertenecía al empresario chakano José Lolas Miani, pasó a ser propiedad del pirotécnico Ricardo Wong, ex candidato presidencial y luego amigo del Presidente García. En ese tránsito, ingresó César Hildebrandt a tener una columna diaria y salió Tafur del diario, siendo el nuevo director el periodista Carlos Quiroga, bastante cercano a las filas apristas.

Como sabrán, luego vino el affaire Federico Dantón, revelado por Hildebrandt en su columna y los despidos del columnista y de Quiroga. Entró luego Juan de la Puente, que se retiró por motivos de trabajo y, posteriormente, Enrique Sánchez Hernani. Y, en nuevo desbarajuste con Wong, en enero de este año, Sánchez Hernani y 10 periodistas más renunciaron al medio. A los pocos días, Hildebrandt también se fue.

Ocupó la dirección el militar en retiro Juan Sebastían Verástegui Marchena, ex editor de Actualidad Militar, la revista oficial del Ejército Peruano. Resulta más curioso que Ricardo Wong haya contratado a alguien que ponía su Curriculum en Neurona.com antes de ser director de un medio. El medio se vino en picada, perdió credibilidad, contrató como columnistas a Javier Espinoza (¿se acuerdan?, el candidato de los guantes blancos), el general aprista Germán Parra Herrera y, glup, Luz Salgado Rubianes.

EL NUEVO RUMBO DEL DIARIO

Pues bien, hoy La Primera sale con nueva diagramación, director y línea editorial.

El nuevo director es el conocido periodista de izquierda César Lévano. En su primera columna al frente del medio, ya va señalando por donde van a ir los tiros:

No hay primera sin segunda. Este diario inicia hoy una nueva etapa. Lo hace en momentos en que los factores de crisis se acumulan en la amplia rosa de los vientos del país.

A los gobernantes se les dijo, se les advirtió, se les demostró con abundantísimas razones. No hicieron caso.

Contra la sordera social y la miopía política, contra la claudicación nacional del neopierolismo pro chileno, surge ahora la nueva versión de LA PRIMERA. Será, pues, un diario de oposición.

Dejamos a otros el triste privilegio de callar cuando la corrupción se reinstala en las alturas, y el abuso y la sobreexplotación –así como las sobreutilidades— se enseñorean.

Y en otro párrafo, para que no nos quede duda de la filiación del diario:

“Estos principios conducen a definir este diario como agrarista, regionalista y amazónico, vinculado a la defensa de los obreros, los campesinos y los empresarios nacionales y nacionalistas”

Otras novedades: Hildebrandt vuelve como columnista fijo del diario, el polémico periodista (tambien zurdo y radical) Raúl Wiener será el jefe de investigación. Como pueden notar, este medio se coloca claramente a la izquierda de La República. Un giro de 180 grados con lo que han representado sus anteriores lineas editoriales.

De acuerdo con Pepitaspuntocom, el nombre de Lévano fue sugerido por Hildebrandt, con quien tiene una amistad de vieja data. Pero también la presencia de Wiener se debería a H., dado que fue columnista de Liberación, cuando ese diario estaba bajo la dirección del conocido periodista.

LOS HOMBRES DETRAS DE LA PRIMERA

La Primera ha cambiado de manos. Se ha vendido el nombre – no así el logo – y se ha formado una nueva empresa editora. Se sabía que Martín Belaúnde, personaje vinculado a Ollanta Humala, estaba detrás del diario. Sin embargo, aunque no se ha podido confirmar que Belaúnde es el verdadero dueño, aparecen otras personas como accionistas de este medio.

Por ello, resulta interesante conocer quienes están detrás del nuevo diario. Primero, veamos la partida electrónica de Las Rosas Editorial SAC, la nueva empresa detrás de La Primera.


Los accionistas son Gastón Cajina Barrera (Presidente del Directorio), Jorge Chang Soto (Director y Gerente General) y Francisco García Lozada. Resulta bastante variopinta esta mezcla, dado que Cajina es Secretario Nacional de Organización del PPC (ello explique quizás porque la primera entrevistada sea Lourdes Flores) y regidor en la Municipalidad de La Molina, mientras que Chang Soto ha sido Personero Legal del Partido Nacionalista Peruano.

Es decir, un propietario pepecista y otro humalista, un director marxista clásico, un columnista central que podría llamársele de simpatías zurdas y un radical de izquierda de jefe de investigaciones. La pregunta es: ¿qué saldrá de todo esto?

Esperemos que sean los intereses periodísticos, más allá de las tendencias particulares de las personas que se han arrejuntado en este proyecto, los que primen en esta nueva etapa de La Primera. Es saludable ver nuevas alternativas en el mercado periodístico, pero habrá que ver si esta termina de cuajar.

LA GUERRA DE LOS FLORES

El fin de una añeja pelea

“Me voy, que lástima pero adiós
me despido de ti y me voy,
que lástima pero adiós
me despido de ti y me voy”
(Me voy, Julieta Venegas)

La noticia política del día ha sido la partida de Antero Flores – Araoz del Partido Popular Cristiano, luego de más de dos décadas de militancia.

Este es el ¿último? capitulo de esa suerte de “Guerra de los Roses” en que se había convertido su relación con Lourdes Flores Nano, la actual presidenta de su ex partido político.

Básicamente, hemos asistido a una disputa sobre dos concepciones de poder, ambas derrotadas: Lourdes creyó que Unidad Nacional podía ser un partido político amplio y moderno, tesis que fue vencida en el congreso del PPC de 2004 y que, además, la realidad se encargó de destruir. Antero pensó, al modo del SEASAP, que “solo el PPC salvará al Perú” y también perdió, al igual que sus aspiraciones presidenciales.

Dos hechos más o menos recientes terminaron de dinamitar la relación entre ambos: el nombramiento de Flores – Araoz como embajador del Perú ante la OEA, lo que lo convirtió en defensor de las más estrambóticas ideas sobre el sistema interamericano de derechos humanos, así como del nombramiento de Alva Castro como Ministro del Interior, y la fundación del Foro Socialcristiano, donde Antero pretendía incorporar a intelectuales y políticos afines como Carlos Blancas, Francisco Eguiguren, Javier de Belaúnde o Luis Solari de la Puente.

Ello motivó una serie de dimes y diretes entre ambos – motivados por cual debería ser el perfil del PPC frente al gobierno -, que culminó con la renuncia de Flores Araoz. Y para rematarla, luego de conocerse dicha noticia, Lourdes sólo atinó a decir: “Confirmo esa información. El capítulo está cerrado. Le deseo al embajador aprista el mejor de los éxitos“. Esa dolió.

¿Esto decantará en una definición sobre el futuro del PPC? No se pierdan los próximos capítulos.

Te vas porque yo quiero que te vayas….
(La Media Vuelta, Luis Miguel)