El gobierno y el cambio climático

(Foto: Poder)

En lo que vamos de la actual administración, el gobierno ya ha tenido que enfrentar dos emergencias climáticas vinculadas al agua. Durante los últimos meses de 2016, se tuvo que hacer frente a la sequía en departamentos del norte y del sur del país. Y, durante las últimas semanas, los huaicos han sido fuertes en Ica, Arequipa y Lima. En el caso de la capital, además, existen problemas en el abastecimiento de agua debido a que el trabajo para limpiar el agua del río Rímac en La Atarjea es mayor.

Aunque nos encontramos ante fenómenos relativamente estacionales, es notorio que la intensidad de los mismos se ha hecho más fuerte debido al cambio climático. Y es algo de lo que se habla poco en la política peruana.

Se trata de una omisión grave. El Perú es uno de los países más vulnerables a este fenómeno. Indica el propio Ministerio del Ambiente:

Los efectos del cambio climático serán especialmente significativos en América Latina y el Caribe, por la variabilidad y los extremos climáticos de la región. Dentro de ella, el Perú es uno de los países más afectados, debido a la repercusión de fenómenos hidrometereológicos relacionados con el Fenómeno de El Niño. A su vez, nuestro país cuenta con una valiosísima riqueza ecológica y megadiversidad climática (tiene 27 de los 32 climas del mundo). Por ello, cualquier daño al medioambiente en el Perú perjudica el equilibrio ecológico del planeta.

El cambio climático, además de un impacto directo en el ambiente, afecta la salud, economía y diversos aspectos de la población. En el Perú los fenómenos hidrometereológicos (sequías, fuertes lluvias, inundaciones, heladas, granizadas) se han incremento más de seis veces desde 1997 al 2006 y eventos climáticos extremos como huaicos, inundaciones, heladas y el fenómeno de El Niño se está produciendo con mayor frecuencia e intensidad. Estos casos ponen en evidencia que el cambio climático no es un fenómeno ajeno, sino que influye en la economía del país y en la vida de cada uno de sus pobladores.

En la campaña electoral, pocos candidatos tocaron el tema. Uno de ellos fue el actual Presidente de la República. En su plan de gobierno, Peruanos Por el Kambio daba el siguiente diagnóstico:

Asimismo, a la fecha, se ha comprobado la poca efectividad de instrumentos como la Estrategia Nacional de Cambio Climático y la Comisión Nacional de Cambio Climático. Mientras tanto, nuestro país está rezagado en sus compromisos y necesidades de acción sobre tales temas. Esta situación impone la necesidad de contar con un sistema nacional de cambio climático y una política real de cambio climático, que sea capaz de diseñar y conducir acciones de mitigación de los efectos de esta problemática ambiental desde el más alto nivel del gobierno central, hasta las regiones y municipios.

El Perú, por ser un país de bosques, ocupa un lugar importante en las estrategias de control de los efectos de la alteración climática y ambiental y –como consecuencia de las negociaciones internacionales vinculadas a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático– tiene la posibilidad de gestionar financiamientos que ayuden a conservar los bosques en pie y orientar un manejo responsable y sostenible de los recursos forestales.

Un importante incentivo para reducir la contaminación que producen las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) son los Bonos de Carbono, establecidos por el Protocolo de Kioto. Los Bonos de Carbono permiten al sector privado obtener una compensación económica por la reducción comprobada de las emisiones de GEI que realizan sus industrias. Esto funciona sobre todo entre países que pueden obligar a las empresas a reducir las emisiones de GEI y hacerles pagar multas si no lo hacen, como es el caso de la Unión Europea. Las emisiones de GEI se calculan en toneladas equivalentes de dióxido de carbono (CO2) y se traducen en Certificados de Emisiones Reducidas (CER). Un CER equivale a una tonelada de CO2 que se deja de emitir, y es un valor que puede venderse en el mercado de los bonos de carbono.

Como medidas puntuales, además de la lucha contra la minería ilegal – mediatizada hoy por la controversia frente a los flamantes Decretos Legislativos dados por el gobierno -, se contempla la ampliación de la cobertura del Programa Nacional de Conservación de Bosques para la Mitigación del Cambio Climático y, sobre todo, la aprobación de una Ley Marco de Cambio Climático. Indica el Plan que:

La conservación de bosques y la creación de cultivos forestales para captura de CO2, el manejo sostenible de cuencas hidrográficas y la gestión adecuada del agua (almacenar, ahorrar y reciclar), el manejo adecuado de residuos sólidos generadores de metano, son todas medidas que contribuyen a la mitigación del cambio climático y que serán abordadas a través de una Ley Marco de Cambio Climático que permita transitar a una economía eficiente baja en uso de combustibles fósiles, y que promueva energías alternativas, que identifique medidas adecuadas al país para incentivar el crecimiento sostenible.

La Ley deberá contemplar la implementación del Programa Nacional de Conservación de Bosques, la creación de la Política Nacional de Cambio Climático y del Sistema Nacional de Cambio Climático. Asimismo, esta Ley deberá permitir el monitoreo sistemático de los efectos del cambio climático a través de las instituciones públicas especializadas como el Instituto Geofísico del Perú, el Instituto del Mar del Perú, el Servicio Nacional Meteorológico e Hidrológico, el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana y la Autoridad Nacional del Agua; de este modo, el país podrá contar con una estrategia de adaptación y control de los efectos del cambio climático adecuada a nuestra realidad.

Sin embargo, hasta ahora el gobierno no presenta este proyecto normativo, ni tampoco hemos visto muy activa a la Ministra del Ambiente, Elsa Galarza, en torno a este tema. Al revisar la web del Congreso, encontramos que el Frente Amplio sí ha presentado iniciativas sobre esta materia, pero no han sido aún materia de una discusión más profunda.

Si bien es cierto que el gobierno debe atender las emergencias en los diversos puntos del país, también es cierto que resulta indispensable que acelere los esfuerzos para atacar un problema que, como nación resulta más que vital atender.

NUEVO MINISTERIO, ¿AMBIENTE PROTEGIDO?

Medio Ambiente

Luego de varios meses de trabajo de una comisión encabezada por el ecólogo Antonio Brack Egg, hoy sale publicado en El Peruano el Decreto Legislativo 1013, que crea el Ministerio del Medio Ambiente.

La norma ha venido precedida por la polémica. De un lado, porque se tenía el temor de que el nuevo Ministerio se adecuara a lo dicho por Alan García en la saga del hortelano, que no era precisamente una política articulada en esta materia y, menos aún, para proteger al medio ambiente. De otro lado, varios parlamentarios de oposición han señalado que debió ser el Congreso quien emita esta norma, dado que la atribución de facultades legislativas para adecuarnos al TLC con Estados Unidos no contemplaba dicha materia.

¿Qué atribuciones tendrá este nuevo ente estatal? Informa El Comercio:

¿Qué de nuevo traerá el Ministerio del Ambiente? Aparte de sus funciones básicas de velar por la preservación del aire, mar y tierra, lo más interesante es la creación del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), el cual si bien es un organismo adscrito al Ministerio del Ambiente se desenvolverá de manera independiente en sus decisiones.

Así, el decreto legislativo faculta al OEFA a intervenir en temas ambientales en todos los sectores (minería, pesquería, hidrocarburos, industria y agricultura) para no solo fiscalizar, sino sancionar. El OEFA podrá desde amonestar hasta suspender cualquier operación que tenga un impacto ambiental o que no siga las normas establecidas (esto incluye las realizadas por organismos estatales como las municipalidades).

También es una organización adscrita al Ministerio del Ambiente el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado que velará por preservar las zonas declaradas intangibles.

Sin duda, la creación de un mecanismo como la OFEA es un gran paso. Contar con una única autoridad fiscalizadora sobre la materia puede ayudar a mejorar la regulación sobre el tema ambiental. Claro, para ello también será necesario delinear cual es la política estatal a mediano y largo plazo sobre la materia, considerando temas como el cambio climático y los efectos que puede tener en un país megadiverso como el Perú. Asimismo, la OFEA tendrá que ser el ente que, finalmente, sea el encargado de dirimir los conflictos entre actividades económicas y población, lo que requiere el nombramiento de personas independientes y conocedoras de la problemática ambiental.

Pero también son claras las carencias de este nuevo ente gubernamental. Flavio Ausejo, experto de la PUCP, opina sobre la materia:

El profesor opinó que las declaraciones del ministro de Agricultura, Ismael Benavides, en el sentido que el manejo del agua y el desarrollo forestal continuarán a cargo de su cartera, no hacen sino confirmar lo que ya se había sospechado: que se está manteniendo la actual política de no tener una respuesta integral al tema de los recursos hídricos.

“Las políticas públicas deben ser coordinadas en los tres elementos, si el nuevo ministerio no tiene el manejo de los recursos hídricos, entonces es como un trípode al que le han quitado una pata, no va a poder desarrollarse como se pretende”, explicó Ausejo.

Asimismo, manifestó su preocupación por las consecuencias que esta decisión podría acarrear en el futuro, debido a que se agrava aún más el panorama del agua en el Perú, que está sufriendo una reducción significativa de sus glaciares por el cambio climático y necesita una respuesta y una gestión integral para hacerle frente al problema.

“Parece que el gobierno se olvida de que el agua no es exclusivamente de uso agrícola. Tiene que ver con el líquido que necesitan los seres humanos y eso corresponde al sector Vivienda; con las industrias y eso involucra a Producción; con la generación de energía eléctrica y producción minera y eso le toca al Ministerio de Energía y Minas; e incluso si hablamos de usos recreativos, como las fuentes de aguas termales, puede involucrar a Turismo. Sin embargo, toman la decisión de que el Ministerio de Agricultura mantenga el control”, explicó Ausejo.

Lo mismo ocurre con el tema del desarrollo forestal. Según el docente no se atiende en problema de los bosques en su conjunto sino sólo enfocado a los que producen madera. Lo peor es que este asunto finalmente tiene que ver también con el manejo del agua, pues está muy relacionado con la sostenibilidad de las cuencas hidrográficas.

Sin duda, el Ministro Benavides ha querido preservar sus fueros hasta el final, pero ha terminado provocando un severo cuestionamiento a la norma. De la misma opinión que Ausejo ha sido Manuel Pulgar Vidal, Director de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental.

Y estas dos graves omisiones demuestran que el gobierno parece haber tenido una visión poco afortunada, dado que, como ambos expertos han selñado, ambas problemáticas van más allá de los temas agrícolas o meramente forestales, sino que están estrechamente vinculadas al cambio climático, que, para peor metida de pata de García, es uno de los temas centrales de la Cumbre ALC – UE que se inaugura mañana. Yo me pregunto, ¿Alan podrá ufanarse de una norma como esta con tamañas omisiones?

Sin duda, la creación de un ente con la fuerza de un ministerio podría ayudar a mejorar la problemática ambiental. Pero será necesario corregir esta norma, dotar de una visión al gobierno sobre la materia y nombrar a las personas idóneas en los más altos cargos de esta nueva entidad. De lo contrario, esta va a ser una nueva oportunidad perdida.

MAS SOBRE EL TEMA:

Encuesta del Instituto de Opinión Pública de la PUCP sobre Medio Ambiente

Alberto de Belaunde: El Pastoruri ya no es un nevado

Humberto Campodónico: La Comunidad Andina y el cambio climático

La República: En Cumbre de los Pueblos piden agenda de corto plazo sobre Medio Ambiente

COSTA VERDE, ALCALDE EN ROJO

Aprovechando que estamos en plena temporada playera – y que es domingo – vuelvo a un tema que anteriormente he tocado: el estado de la Costa Verde, el espacio que hace que Lima sea la única capital sudamericana con mar incorporado.

En nuestros dos capítulos anteriores hemos visto la contaminación de las playas gracias a los colectores y el recorte de la zona para los veraneantes en Barranco, dos de los problemas más álgidos y notorios de esta zona de la capital.

Como lo hemos mencionado en ambas ocasiones, es necesario que los gobiernos locales, en particular el Metropolitano, asuman su responsabilidad en esta materia y no solo se encarguen de quejarse ante la Autoridad Autónoma de la Costa Verde o el Gobierno Central, sino que propongan soluciones.

Parece que ese clamor está atendiéndose. De hecho, los alcaldes de Magadalena, San Miguel y Miraflores tienen clara la necesidad de mejorar sus zonas costeras e invertir en el espacio que podría iniciar la recuperación de la Costa Verde: un malecón. Por su parte, el Colegio de Arquitectos del Perú viene propiciando discusiones sobre la viabilidad de los distintos proyectos que tienen como norte común la recuperación de un espacio público en favor de los vecinos de Lima y, claro, del turismo nacional y extranjero.

Sin embargo, hay una persona que viene obstaculizando estos proyectos: Luis Castañeda Lossio. Y es que ahora el alcalde mudo de la ciudad se propone convertir la Costa Verde en una autopista, lo que implica que se amplien a 6 carriles las vías del Circuito de Playas, con el consiguiente perjuicio para la formulación y concreción de cualquier idea que busque redefinir nuestra franja costera como espacio público recreativo.

Castañeda no solo contradice a los alcaldes de su propia agrupación – que son los más interesados en mejorar sus playas -, sino que también va en contra de su propio Plan de Gobierno:

LA COSTA VERDE Y LOS BALNEARIOS DE LIMA:
Tiene como OBJETIVO recuperar ambientalmente las Playas y Mar de la Costa Verde, convocando a la Iniciativa privada para que a través de concesiones, se ejecuten proyectos de locales recreativos, turísticos y de servicios. En esa línea nos proponemos: (01) Aprobar el nuevo Plan Integral de Promoción y Desarrollo de la Costa Verde, elaborando los estudios especializados complementarios, los nuevos lineamientos para las edificaciones en acantilados, y las propuestas para la ampliación del área pública de playa (02) Aplicar a través de las Municipalidades Distritales y la empresa privada, las obras urbanas en los espacios públicos de la Costa Verde (malecones, escaleras, puentes, paraderos, pérgolas, jardines, etc); (03) Aprobar y Supervisar el desarrollo de los proyectos de inversión privada; (04) Continuar con las gestiones con el Gobierno Central para que los proyectos Mesías, Interceptor Norte y Colector Costanero, cumplan con sus etapas de ejecución y descontaminar el mar

Si hay algo que Castañeda puede legar a la ciudad en los tres años que le faltan para terminar – por fin!! – su gestíón, es la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos. Y un proyecto integral para la Costa Verde lo haría: se mejora el paisaje y el medio ambiente, se descontaminarían las playas y tendríamos otro espacio turístico que presentar al país y al mundo.

Sin embargo, como señala Roberto Bustamante:

y luego con las obras heredadas por ricardo belmont y el abandono de la costa verde, lima no es más (¿lo fue alguna vez?) una ciudad jardín y por el contrario es una ciudad carretera o ciudad autopista. una ciudad diseñada para ir en carro y no para caminar o ser peatón. (lo cual me lleva a recordar un viejo cuento de ray bradbury donde se prohibía caminar por las calles y los peatones eran personas de las que había que sospechar). que la costa verde sea actualmente una vía rápida y no el gran espacio público de la ciudad es mucho más que un indicador sobre la imagen de ciudad que se tiene desde la municipalidad de lima. ciudad carretera: ni siquiera tenemos playa, tenemos una autopista que le come metros a la orilla.

Una ciudad carretera, que ahora Castañeda quiere ampliar a la playa en lugar de mejorarla. Y, claro, como es su estilo, sin consultar a nadie.

¿Lima podrá resistir a su alcalde?

MAS SOBRE EL TEMA:
Roberto Bustamante: Luis Castañeda contra las playas
Salvador Heresi, alcalde de San Miguel: No comparto la idea de privatizar las playas.

SERENO EN SAN BORJA MATA A PERRO CALLEJERO

Esta mañana me llegó un correo de la Asociación Unidos por los Animales, quienes han denunciado un acto realmente condenable: Un sereno de la Municipalidad de San Borja le quita la vida a un inocente perro.

El hecho me ha impactado doblemente. De un lado, aunque no tengo animales en casa, siempre me ha importado que quienes crien a uno de ellos le brinde el mayor cariño y cuidado. De otro lado, vivo en San Borja y me sorprende que en un distrito donde las cosas se manejan siempre con cuidado y respeto hacia los vecinos y sus mascotas – de hecho, los domingos al pie del Pentagonito hay entrenamiento para perros – se cometan este tipo de barbaridades.

El siguiente video es la prueba de la denuncia que esta asociación de defensa de los animales ha hecho. Pongo estas imágenes con la advertencia de que personas sensibles pueden verse afectadas en su suceptibilidad:

http://www.dailymotion.com/swf/x488du

Los funcionarios de la Municipalidad de San Borja deben ser conscientes de que se está vulnerando la Ley Nº 27265, Ley de Protección a los Animales Domésticos y a los Animales Silvestres mantenidos en Cautiverio. En el artículo 4° de esta norma, se señala que el Estado y las instituciones protectoras de animales debidamente reconocidas quedan obligados a velar por el buen trato, salud y respeto a la vida y derechos de los animales.

Asimismo, nuestro Código Penal ha tipificado el maltrato a los animales como un delito:

Artículo 450-A.- El que comete actos de crueldad contra un animal, lo somete a trabajos manifiestamente excesivos o lo maltrata, será sancionado hasta con sesenta días-multa.
Si el animal muriera a consecuencia de los maltratos sufridos, la pena será de ciento veinte a trescientos sesenta días-multa.
El juez podrá en estos casos prohibir al infractor la tenencia de animales bajo cualquier modalidad.

Este sábado habrá una protesta al mediodía en el frontis de la Municipalidad de San Borja (Av. Joaquín Madrid, cuadra 2). Si bien el alcalde ha prometido que la persona que ha incurido en este acto va a ser separada de su institución, creo que va a tener que dar mayores muestras de que la política de nuestro Serenazgo es de respeto hacia nuestras mascotas.

Señor Tejada, haga que me vuelva a sentir orgulloso de mi municipio.

MAS SOBRE EL TEMA:
Instituto Lingüístico de Invierno: Exterminio de perros en San Borja

ALAN Y EL AMBIENTE

En medio de la juramentación ministerial, el Presidente de la República no perdió ocasión de hacer nuevas promesas. Vía El Comercio:

Antes de tomar juramento a los ministros de Estado, el presidente de la República, Alan García, anunció que propondrá al Congreso la creación de un ministerio de Medio Ambiente en línea con las demandas del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

En la ceremonia realizada en el Salón Dorado de Palacio de Gobierno, García sostuvo que ello se justifica pues el acuerdo comercial ha significado para el Perú un llamado de atención fundamental para fortalecer la defensa de los derechos laborales y el medio ambiente.

Por este motivo, dijo, propongo la creación de un ministerio del Medio Ambiente.

Varias cosas que comentar.

Sin duda, el TLC ha supuesto para el Perú una elevación de sus estándares de protección del medio ambiente y podría ser una oportunidad perfecta para crear una autoridad autónoma sobre medio ambiente en el Perú, que pueda facilitar una inversión privada que sea compatible con el desarrollo sostenible.

Sin embargo, existe algo que juega en contra de esta propuesta: los antecedentes de este gobierno en materia de medio ambiente. Los hechos suscitados alrededor de la consulta vecinal sobre Majaz, los conflictos de intereses en CONAM y el proyecto de Ley para recortar la reserva natural del Candamo son muestras de un pensamiento que ha tenido su epítome en El Perro del Hortelano parte I.

La creación de esta entidad, por tanto, pasa por plasmar las tesis enunciadas por Alan en este año y medio sobre el tema ambiental. Y ello supone, a mi modo de ver, el peligro que contemos con una entidad que, sobre la base de una autonomía que debió tener para otros intereses, pueda convertirse en la puerta abierta para que nustros recursos naturales puedan ser entregados al mejor postor.

A veces, escribir sobre este tipo de cosas me desalientan y me hacen perder la esperanza en el país. Pero hace un par de días leí un texto realmente motivador, cuyo final, con permiso de la buena amiga que lo escribió, me robo para culminar con una reflexión que intente devolvernos en algo el ánimo de seguir haciendo algo más por nuestra tierra.

Pero el ánimo festivo se mantiene, no sé si por el espíritu terco que tenemos los peruanos por sacar provecho a las peores situaciones y arrancar sonrisas hasta a los menos optimistas, o por el simple hecho de descubrirnos más peruanos que nunca, aunque no sepamos lo que eso signifique, aunque cada año sigamos tratando de encontrarle mayor significado a las fiestas patrias que la de una bandera o una escarapela. Pero, seguimos en el intento terco de no ponernos pesimistas (aunque sea el camino más fácil) y de no caer en el escepticismo. Seguimos brindando cada 28 de julio por algo más que una fecha: por ese rojo y blanco que pintamos cada día con terquedad y algo de dificultad, pero también con mucho cariño.

Esa esperanza, espero no perderla. Ojalá pueda mantenerla en un ambiente sano.

UNA COSTA NADA VERDE (II)

Con motivo del Blog Action Day, escribí aquí sobre la problemática de la Costa Verde, a la que autoridades y ciudadanos maltratamos todos los días, ignorando el privilegio que tenemos al contar con el mar al costado de nuestra ciudad.

Pero el maltrato ecológico no solo queda en la cuestión de los colectores, síno también en la reducción del espacio de las playas, sobre todo en un distrito: Barranco.

Hace unos días, El Comercio nos presentó lo siguiente:

La sinuosa y heterogénea Costa Verde sigue transformándose frente a las miradas tristes e indignadas de sus más fieles visitantes: los surfistas. La ejecución de los proyectos privados en sus playas no se ha detenido aun cuando diversos movimientos ciudadanos han advertido que los espacios públicos están cada vez más recortados; y la dinámica natural costera, alterada.

“Las obras de las dos marinas (estacionamientos de embarcaciones) que están siendo construidas en Chorrillos y Barranco han afectado la ola de Triángulo y Ala Moana”, señala el movimiento Acción por las Olas de la Costa Verde en su página web, donde analiza la agonía del espacio considerado cuna de los surfistas en el país.

No obstante, ambas obras privadas se realizan con autorización de las municipalidades distritales y han sido ratificadas por la Autoridad Autónoma de la Costa Verde.

Sin duda, la noticia no solo debe preocupar a nuestros amigos émulos de Felipe Villarán y Sofía Mulanovich, a quienes los cambios en las playas y la reducción en las costas dejan sin buenas olas para poder correr todos los días, como acostumbran hacer.

Aquí hay un problema serio que atender: el derecho de todos los ciudadanos a gozar de un medio ambiente saludable, lo que está directamente relacionado con disfrutar de la costa y del mar, sin que nos lo recorten o sin que se contamine más. Nuestra Costa Verde tiene poco de verde justamente porque seguimos permitiendo este tipo de acciones.

Lo que más me indigna de este tema es que los responsables de que se vayan recortando nuestras costas han morado en una Municipalidad. En el blog Playas de Barranco pueden leer ustedes una historia que podríamos titular: Crónica de una muerte en las olas. En dos partes (aquí y aquí) podemos ver la historia de como el Consejo Municipal más insufrible de los últimos años – pregúntenle a vecinos como El Morsa lo que tienen que padecer – autorizó las obras de recortes playeros con los complejos estilo Brad Pizza que ahora tenemos que ver cuando queremos ver el horizonte del mar barranquino.

Y aquí viene una reflexión sobre lo que nos toca como vecinos. Además de no ensuciar nuestros espacios públicos como muchas veces lo hacemos, ¿no nos toca también ver mejor lo que hacen nuestras autoridades locales? No sólo hablo de ti Lucho, o de ti Alberto, sino de cada uno de nuestros alcaldes, que muchas veces son responsables de varias de las cosas que, sin conocer, le echamos la culpa al gobierno central.

Hay una canción que culmina diciendo que todos somos iguales bajo el sol. Pero, como en la Granja Animal de Orwell, pareciera que hay quienes son más iguales que otros. Varios limeños disfrutarán de playas limpias este verano. Pero habrá quienes vean que su espacio de antaño para compartir con la familia o con los amigos o, simplemente, para ver una puesta de sol, se verá reducido gracias a sus incompetentes autoridades ediles.

Y ahora, si me disculpan, me voy a ver el mar, antes que me quiten la oportunidad de contemplarlo.

PERREA, ALAN, PERREA

La falacia de “El Perro del Hortelano”

Luego de poner en el debate sus ideas sobre el subdesarrollo del país, el Presidente de la República ha presentado sus Recetas para acabar con el Perro del Hortelano, nuevo artículo en el que, sobre la base del diagnóstico presentado hace algunas semanas, intenta dar algunas soluciones a los problemas supuestamente encontrados en su análisis.

No comentaré cada una de las propuestas hechas por el Presidente – algunas buenas en sí, otras no tanto -, pero me queda claro que las soluciones dadas por García se ubican en el terreno administrativo y parlamentario, sin tomar en cuenta otro tipo de variables que vayan más allá del plano de los cambios legales.

Volvamos ahora al error de saque del binomio articulista de Alan: el diagnóstico. Como ya otros blogs lo han mencionado, García tiene un público claro – el empresariado peruano -, una idea obsesiva – que Gorriti ha bautizado bien como Inversiones García – y un pensamiento que resulta ser poco compatible con una economía de mercado en la que se hablan de productos con valor agregado, revolución educativa, respeto al medio ambiente, responsabilidad social empresarial y fortalecimiento institucional. De ello no hay nada en la analogía del Perro del Hortelano.

Buscando como responder, sin redundar, a la nueva ideología oficial del gobierno, me topé con el Informe de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, recién salidito de la imprenta. El Informe tiene como tema este año el cambio climático. Como me considero aún ignorante en la materia ambiental, quizás mi amigo Alberto de Belaúnde pueda explicarles mejor que yo lo concerniente a un tema que va a cambiar las vidas de todos en los próximos años.

Pero vayamos a las cifras del Informe, que quizás le muestren al Presidente donde es que realmente estamos parados y cuáles son nuestros problemas centrales. Para que tengamos las cosas claras, la medición del PNUD ha tomado en cuenta a 175 países. Los datos más reveladores son los siguientes:

Perú se encuentra a media tabla en el Índice de Desarrollo Humano: Estamos en el puesto 87, dentro los países con Desarrollo Humano Medio. Nuestra tendencia, felizmente, ha sido hacia el alza.
Nuestro nivel de gasto en salud es bajísimo: 235 dólares per cápita es nuestro estimado, muy por debajo incluso de los estándares medios.
– Una cifra que alerta sobre las desigualdades. Entre 2004 y 2005, en el sector más pobre, solo 34 de cada 100 partos fueron atendidos por personal sanitario especializado; en el sector más rico, los 100 partos tuvieron a un médico especialista para la atención. Quizás ello explique porque nuestra tasa de mortalidad materna es alta: 240 para cada 100,000 habitantes.
– En 1990, Perú invertía el 2.8% de su PBI en educación. Entre 2002 y 2005, la inversión es de 2.4%, incluso con Acuerdo Nacional mediante.
Gasto en inversión y desarrollo: 0.1% del PBI. Es decir, no damos valor agregado a lo que tenemos.
Seguimos siendo de los países más desiguales del mundo. De acuerdo al Coeficiente de Gini, nuestro índice de desigualdad de ingresos es de 52. Chile también tiene un índice parecido, pero, de acuerdo a un Estudio de la PUC de Chile, han encontrado el factor determinante de la movilidad social: la educación.

En suma, vemos que nuestros indicadores sociales nos reflejan claramente donde están las fallas: no contamos con servicios básicos de calidad, la desigualdad es bastante fuerte y nuestro nivel de desarrollo, a pesar del crecimiento, sigue siendo medio. ¿Culpa de un perro del hortelano espanta inversiones?

Particularmente pienso que no. Sin duda, es necesario atraer mayores inversiones. Pero también cabe recordar que no nos encontramos en 1990 y que las condiciones para los inversionistas no implican dejar de lado el pago de tributos, las cuestiones ambientales, la protección a los trabajadores y una institucionalidad más fuerte.

Si el gobierno no acompaña las medidas planteadas por Inversiones García con reformas sustanciales en los servicios básicos, aquellos que la población sigue sintiendo como escasos y deficientes, pues nos dará un grave presente griego: el camino hacia otro outsider, que sea más radical incluso que Ollanta Humala, dado que el país no consiguió ponerse en un camino de modernidad inclusiva.

Y es que creo que ese es el debate de fondo que el país se juega en los próximos años. Un gran sector del país ya siente los beneficios del crecimiento y puede defender sus derechos. Otro sector es tan poco ciudadano que es discriminado por el mero hecho de hablar una lengua distinta al castellano. El cambio responsable que García prometió al país debía enmarcarse justamente en la ruta de una modernización inclusiva y democrática. Desafortunadamente, sus analogías caninas parecen seguir enfatizando el gran mal del Perú y para el que Orwell encontró una analogía perfecta: Algunos animales son más iguales que otros.

MAS SOBRE EL TEMA:
El Comercio: Receta de García en la mira de ex jefes de Gabinete
Augusto Alvarez Rodrich: La receta presidencial
Salomón Lerner Febres: García debe decir como distribuirá la riqueza
El blog del Morsa: Hugo Neira: perro faldero
Menos Canas: El protagonista
Blogiarquía: Entre síndromes, recetas, perros del hortelano y autoritarismos
Mirko Lauer: El librito rojo del presidente García
Juan Carlos Valdivia: Más vale tarde que nunca

(Caricatura: Quino. Cortesía de La Hora del Pucho)