BALANCE POLITICO DE MEDIO AÑO

Alan García: Termina un semestre complicado y le espera un mes de movilizaciones sociales. Ha acentuado sus rasgos intolerantes frente a cualquier tipo de crítica, lo que evita que los mecanismos de diálogo y concertación tengan algún tipo de éxito. No tener oposición consistente le permite gobernar sin mas contratiempos que las críticas de la prensa. El paquete de normas emitido esta semana termina siendo su reforma más importante de los dos años, pero sin consolidación institucional que exhibir, podría terminar en lo mismo que los noventa, claro, sin autoritarismo, pero con debilidad estatal.

Luis Gonzales Posada: Una de las Presidencias más grises que recuerde el Congreso en su historia.  La demora en el caso Tula Benites y el papelón de la reforma constitucional frustrada han marcado a un Congreso sin agenda clara y que delegó en el Poder Ejecutivo las normas más importantes. A pesar de ello, gracias a la debilidad opositora, Javier Velásquez Quesquén tiene aun grandes opciones de ser Presidente del Congreso.

Ollanta Humala: Viene procurando conseguir la formación de un frente de izquierda que consolide su candidatura al 2011 y marcando un perfil opositor en el plano económico. El problema es que no aparece encabezando las movilizaciones sociales y, en provincias, las bases del PNP piensan más en las elecciones regionales. Por default, sigue ocupando el lugar de “cuco” de la derecha.

Lourdes Flores: Intenta volver a la escena pública con un discurso más social y menos de derecha que García. Sin embargo, su ausencia y el matrimonio tirante con Solidaridad Nacional, además de las disputas internas en el PPC, han impedido que sea este discurso el que se consolide. Mayor presencia pública en el segundo semestre podrían hacerla encabezar la oposición, pero la táctica que viene privilegiando UN es un corset demasiado grande para ello.

Luis Castañeda Lossio: Las encuestas lo siguen favoreciendo, pero viene quedando más en claro que su gestión tiene severos límites, reflejados ya no solo en una clamorosa ausencia de visión de ciudad, sino en las limitaciones de sus obras, que todos los limeños padecemos. Al igual que Alan, no se aprovecha más sus errores para capitalizar un movimiento ciudadano que procure una mejor administración municipal.

Alejandro Toledo: Entre viajes de ida y venida, no ha perdido presencia política. Busca ser el representante del sector de centro, por lo que sus críticas a AGP se han acentuado en los últimos meses. La carencia de un partido sólido sigue siendo su principal lastre.

Alberto Fujimori: Con menos margen de maniobra que hace meses. Si bien sus partidarios políticos y mediáticos lucen envalentonados y siguen blandiendo encuestas, lo cierto es que su futuro se juega en un tribunal y no en las calles o en una confrontación con el gobierno, del que se vienen desmarcando. La intención de la amnistía revela cierta resignación ante lo que puede ser un fallo judicial adverso.

El peligro: Que Alan se crea cosas como esta (ver a partir del minuto 0:40):

http://www.agenciaperu.tv/player_sembebido_final.swf?file=12-Intro&file2=7312&file3=video&thumbsinplaylist=true&height=333&width=592&image=1_7312&displayheight=333

Y no, no es un chiste que le quita seriedad a este análisis. Todo lo contrario, refleja algo bastante peligroso para un país como este: un presidente que se crea monarca sin controles.

Por ello, la conclusión seria: necesitamos una oposición de verdad, urgente.

GANO LA PROSTITUCION POLITICA

Para la anécdota, fue 66 a 49: 17 votos de diferencia.

Y bueno, creo que a muchos poca gracia nos hace que convivan el vocero oficioso de las Fuerzas Armadas, un tránsfuga de la peor calaña, una fujimorista que falta el respeto a la memoria de su hermana y un señor que hasta ayer era presidente de un vientre de alquiler.

(La Caricatura, una genialidad de Carlín)

UNA ELECCION EMPAÑADA

Vía El Utero de Marita:

Lista oficialista para la mesa directiva del Congreso:
Presidente: Luis “Cabezón” Gonzáles Posada (APRA). Vicepresidentes: Aldo Estrada (UPP), Martha Moyano (fujimorista) y Carlos Torres Caro (tránsfuga).

Lista opositora para la mesa directiva del Congreso:
Presidente: Javier Bedoya de Vivanco (Unidad Nacional). Vicepresidentes: Carlos Bruce (Perú Posible), Rafael Yamashiro (Unidad Nacional) y Mario Peña (Acción Popular).

COMENTARIOS:

1. Se confirma la alianza (¿o coincidencias?) entre apristas y fujimoristas. Peor aún, meten a alguien de la calaña de Torres Caro

2. Aldo Estrada ha sido el damnificado final de toda esta telenovela. Quien hasta hace unos minutos era el Presidente de este ¿partido? acaba de ser expulsado de la bancada. Bueno, mucho de lealtad y sentido común no podía esperarse del autor de obras tales como la bandera gay como Patrimonio Histórico del Perú u Ollanta, solo fuimos tu vientre de alquiler.

La otra pregunta: ¿Con esto se parte UPP? La verdad, eso recién lo sabremos mañana que son las elecciones, pero, a estas alturas, el descrédito de una agrupación que ha venido practicando la prostitución política y el vientre de alquiler político hace buen rato – lejos de lo que fueron las motivaciones de Javier Pérez de Cuellar – es clamoroso.

3. Tampoco es que al otro lado haya grandes luminarias. Javier Bedoya de Vivanco, con lo honorable que es, tampoco es que se destaque por ser precisamente una lumbrera. Alguien que se atrevió a defender a un topo como José Luna Gálvez no tiene precisamente mi respeto.

Y en el caso de Rafael Yamashiro, uno de los integrantes de la lista, cabe recordar que hace unos meses fue denunciado por un ex trabajador suyo por quedarse con parte de sus ingresos, además de utilizar su oficina descentralizada como parlamentario para la campaña electoral de Unidad Nacional a las elecciones municipales y regionales en 2006. Y fue uno de los que cobró los cuestionados gastos de instalación.

4. ¿Pronóstico para mañana? Reservado.

MAS SOBRE EL TEMA:
Aldo Estrada: Postular con el APRA no es una traición
Augusto Alvarez Rodrich: El impacto de los pactos
Fernando Rospigliosi: Congreso es un mercado donde se compran y se venden votos
Susana Villarán: Más reprobable es la alianza apro-fujimorista