VARGAS LLOSA Y YO

Yo creo que Perú se perdió un gran presidente, pero hubiera dimitido al año porque no hubiera aguantado.
(Joaquín Sabina, sobre Mario Vargas Llosa)

Ayer en la mañana no deje de sentirme conmovido, cuando nuestro Presidente anunció que Mario Vargas Llosa estaba hospitalizado por un mal cardiaco, dolencia que ha sido desmentida por su esposa, esta mañana. Fue la primera vez que quienes somos admiradores del más conocido de nuestros escritores percibimos como cercana su mortalidad, por lo menos, así lo vi.

Mi relación literaria y política con Vargas Llosa fue intermitente durante mi niñez y adolescencia. Y no fue fácil. Mi madre y mi abuela no le tenían mucho cariño, dado que era “el candidato de la derecha”, el apóstata, el antiaprista. Mi viejo si votó por MVLL y, en gesto premonitorio, nos dijo que el país se desbarrancaría en manos de un desconocido. No se si Sabina tendría razón o, como es mi intuición, Vargas Llosa hubiera sido un mejor presidente que Fujimori, pero, de todas maneras, que la podedumbre moral de aquella década no se hubiera suscitado.

Esas pugnas familiares de inicios de los noventa – luego, cuando vino la dictadura, todos en casa aplaudieron el civismo del escritor – hicieron que mi llegada a Vargas Llosa escritor fuera tardía. Recién a los 16 años compré mi ejemplar de La Ciudad y los Perros, que leí de un solo tirón durante un sabado de verano allá por 1998. Y allí empecé a descubrir que la forma de contar la historia, las estructuras del edificio novelístico y la dosificación de la intriga eran tan importantes como las anécdotas que cuenta una novela. Comprendí también porque existe aquella leyenda de los libros quemados en el Colegio Leoncio Prado, pues el libro es durisimo con aquellos antivalores del militarismo ramplón que hemos padecido en América Latina: el malentendido espíritu de cuerpo, el machismo de cuadra, el ocultamiento de la verdad.

Un curso de Narrativa en la PUCP, al año siguiente, me hizo disfrutar de la que creo que es una de las novelas más acabadas: La Guerra del Fin del Mundo. De hecho, el primer recuerdo literario de MVLL lo tuve a los 8 años, cuando vi, entre los libros de un primo que estudió en mi colegio, la primera sección del primer capítulo, cuando se comienza a describir al personaje central: Antonio el Consejero. Y con esa idea me quedé durante años, hasta que fui descubriendo lo que era lo más cercano al sueño vargasllosiano de la novela total: una serie de personajes de distintos orígenes e historias paralelas que al final se terminan entrecruzando, temas universales como la política, el fanatismo religioso, el amor, la incomprensión entre dos formas de entender el mundo. Y quizás allí se terminó de forjar mi alergia a cualquier proyecto violento que dice cambiar el mundo. Siempre terminan en fracaso. Canudos no fue la excepción.

De esta manera, hasta el día de hoy, llevo en promedio un libro de Vargas Llosa por año. En plena campaña electoral del 2000, alternaba mi lectura diaria de Liberación y El Comercio con El Pez en el Agua, donde me sorprendió su aversión a personajes como Mirko Lauer y Raúl Vargas, con quienes en estos años ha hecho las paces, y en el que entendí que el proyecto político de Vargas Llosa se frustró no solo por los votos de apristas e izquierdistas, sino por la propia negativa del escritor a consensuar políticas, como lo haría cualquier demócrata que se precie de serlo. A pesar de ello, admiro la valentía con la que se enfrentó a sus propios aliados a defender las ideas por las cuales él creía que debía ser Presidente.

Y llegaron luego a mis manos La Tía Julia y la alternidad entre radionovelas y una historia de amor que ya conocía por El Pez en el Agua; Pantaleón, sus visitadoras y mi primer contacto literario con la amazonía peruana; el contrapunto entre Flora Tristán y su nieto Paul Gauguin que no es de lo mejor que ha escrito; una novela redonda como La Fiesta del Chivo; y una niña mala con travesuras que se hacían algo repetitivas.

No siempre he coincidido con las ideas de Vargas Llosa de sus ensayos políticos y culturales, que leía en Caretas y ahora en El Comercio. Pero siempre vuelvo a ellos, porque hay algo en el escritor que me atrae: la forma de escribir, el lugar correcto para adjetivar una palabra, el énfasis en desarrollar claramente una idea y, por supuesto, la pasión con la que defiende sus ideas y convicciones. Quizás por eso tiene el respeto hasta de sus detractores y, también, no haya ganado el Premio Nobel de Literatura, que tan esquivo le ha sido en tantos años que ha sido candidato eterno.

Y es que para admirar a alguien no te tiene que gustar todo lo que hace esa persona. Pero si hay cosas que te permiten llegar a respetarla. En mi caso con Vargas Llosa, no solo se trata de los indudables méritos literarios que buena parte del mundo ha reconocido en cerca de 50 años de escritor, sino también de la defensa de valores claves como la democracia, los derechos humanos y la libertad. He allí su trascendencia.

Termino con lo que escribió Gonzalo Vargas Llosa sobre su padre, al perder la larga campaña electoral de 1990, y que creo que resume en mucho lo que varios sentimos:

Bienvenido nuevamente, maestro, al lugar donde siempre perteneciste: tu escritorio. Es desde aquí, y no desde el sillón presidencial, donde batallando con tus demonios seguirás contribuyendo al progreso de tu país y de la humanidad en general, en la medida que tus libros representan, más que en ningún otro escritor, lo que tú tan correctamente llamaste una tentativa de corrección y cambio de la realidad. Ningún presidente en la historia del Perú ha contribuido tanto como lo hicieron y lo seguirán haciendo el Poeta, Pantaleón Pantoja, Raúl Zuratas, Fushia o La Chunga – a través de la conciencia que estos personales crean en sus lectore – a tratar de revelar los profundos problemas que afectan a nuestro país y a intentar superarlos. La derrota en las urnas no significa, pues, sino un triunfo para aquel mundo que ya reclamaba tu presencia: la literatura. Felizmente para nosotros, los intelectuales de este mundo, ha quedado establecido nuevamente que la literatura es la fuerza suprema por excelencia, obligándote a reintegrarte a sus filas. La política tendrá que resignarse a jugar un papel secundario en tu vida. En todo caso, tu paso por la política no ha significado tiempo perdido, pues con aquella honestidad y transparencia que demostrate a lo largo de esos dos años de campaña ayudaste a probar que la polìtica en el Perú no es, necesariamente, como lo creen muchos, sinónimo de demagogia.

Recupérese pronto, maestro. Y con su permiso, me espera La Casa Verde sobre mi escritorio.

LITERARIAS

No, este blog no ha decidido variar de rubro, pero ya que hay algunas cosas que comentar sobre temas literarios, habrá que compilarlas en un solo post.

LAS ULTIMAS SOBRE BRYCE

Luego de la nueva revelación sobre los 16 nuevos plagios de Alfredo Bryce Echenique, no han faltado las reacciones sobre este tema.

Por un lado, Iván Thays ejercita el papel de defensor ad honorem del conocido escritor. El conductor de Vano Oficio trata de presentar este tema como si fuera un grupo de mediocres enfrentándose a Bryce e indicando que el talento del escritor como literato finalmente es el que prevalecerá.

De otro lado, el cada vez más políticamente incorrecto blogger Fantomas se manda con un discurso en que no deja títere sin cabeza: le da de alma a Bryce y a Thays pero también critica a quienes han denunciado el tema (y de paso, me manda una chiquita).

Yo por mi parte, como último comentario sobre este tema puedo indicar lo siguiente. Sigo considerando que algunos de los libros de Bryce son rescatables – no los últimos, por cierto – y que su talento como literato es indiscutible. Pero creo que ese talento no puede ocultar lo que a todas luces es una falta ética o un ilícito penal (como quieran tomarlo). Y creo que siendo el hecho grave, es aún más chocante tratándose de alguien como Bryce, quien, si bien no es un intelectual a lo Vargas Llosa como lo indica Fernando Vivas, era una voz a la que mucha gente escuchaba, precisamente, por su trascendencia literaria. Si bien coincido con Thays que finalmente la obra literaria de Bryce puede tener cierto sentido de trascendencia, lo cierto es que este triste episodio no se va a borrar de su biografía, así como las absurdas explicaciones dadas para justificar algo que no tiene justificación.

Como coda para este episodio, Vivas se manda con un dato final: el plagio 28 de Bryce.

Posdata: ¡Ya serían 28 los plagios! Me han dado este dato preciso: En el prólogo de Bryce a la edición de los “Cuentos completos” de Ribeyro (Alfaguara, 1994, pp. 11-15), habría plagio del libro de Julio Ortega “Julio Ramón Ribeyro: La naturaleza del código” (FCE, 1988, pp. 181-202).

Solo les puedo decir una cosa: el dato es cierto. Y si no me creen, incluso una persona vinculada a los círculos literarios acaba de ratificarlo, corrigiendo el dato sobre el escrito de Ortega. En realidad, el libro se llama “Crítica de la identidad : la pregunta por el Perú en su literatura“, uno de cuyos artículos hace referencia a Ribeyro, el cual es plagiado por Bryce.

COMIENZA LA FERIA DEL LIBRO

Hoy comienza la ya tradicional Feria Internacional del Libro, en el Jockey Plaza. Y llega en un momento donde las cosas se debaten entre la cal y la arena.

Por un lado, el invitado central de la Feria, el ¿colombiano? ¿mexicano? Fernando Vallejo, desistió de venir a Lima. Como consuelo, habrá que hacerle caso a Caretas:

Y el domingo 22, HGL (Hernán Garrido Lecca, a.k.a. Marcahuasi) presentará en la Feria del Libro su segunda obra de literatura infantil, La Vicuña de Ocho Patas

Lo bueno es que llega la edición en inglés de Harry Potter, en la que finalmente dilucidaremos si es que quien todos dicen que muere realmente pasa a mejor vida. 40 cocos les costará no aguantar hasta que salga la edición en castellano, el proximo año.

Para los bloggeros, se presenta el primer caso peruano de tránsito del ciberespacio al impreso: Septima Madrugada, el blog de Claudia Ulloa, pasa varios de sus posts a un texto editado por Estruendomudo.

Y cumpliendo con el servicio a la comunidad lectora del país, ahí está una completa lista de recomendados de la Feria, cortesía de El Dominical de El Mercioco.

Finally, y en plan de aguafiestas, leanse el artículo de La República sobre la Feria y la desmantelada Ley del Libro, hecho que sigue haciendo que sea más barato comprar libros en Buenos Aires que aca.

ULTIMO MINUTO: FALLECE ROBERTO FONTANARROSA

Vía El Morsa me entero de la muerte de Roberto Fonanarrosa, uno de los mejores caricaturistas argentinos. Además de sus personajes como Inodoro Pereyra o Boggie el Aceitoso, era un futbolero empedernido y también escritor de tres novelas y varios libros de cuentos.

Los dejo con un homenaje anticipado hecho por ocraM

BRYCE: EL TIRO DE GRACIA

Hace unas semanas, Alfredo Bryce Echenique concedió una entrevista a Caretas. El tema principal la conversación con Maribel de Paz fue la serie de plagios destapados por la prensa y los blogs en los últimos meses.

A lo largo de esa entrevista, Bryce ya no arguyó que la responsable era su secretaria, ni que la cuestión era un complot fujimontesinista o que sus amigos lo defienden. Acusó directamente al escritor Herbert Morote – el primer perjudicado con sus plagios – de pagar al periodista y economista Augusto Alvarez Rodrich para que Perú.21 demuela su imagen.

Ya Morote le había respondido a Bryce, señalando que lo denunciaría por difamación. Hoy Perú.21 le da una respuesta realmente demoledora: 16 plagios más del escritor peruano, plenamente documentados.

La autora de la investigación ha sido la académica chilena María Soledad de la Cerda, que pudo detectar una serie de copias de varios artículos sobre cine y literatura perpetrados por Bryce entre 2003 y 2006. La mayoría de ellos son copias de escritos aparecidos en la revista Jano – de la que Bryce es colaborador – mientras que los escritos de Bryce han aparecido en varios diarios, incluyendo El Comercio.

Luego de esto, ¿por fin Bryce asumirá responsabilidades?

POST SCRIPTUM:

Alfredo Bryce debería irse buscando seriamente un abogado pues lo que ha hecho no es cosa de broma. Dada mi deformación profesional, me di una vueltita por los Códigos Penales de los países en que al entrañable escritor podría procesarse por lo que a todas luces es un delito. Quizás Martín Romaña – que también estudió Derecho – pueda traducirle las siguientes normas:

CODIGO PENAL DE ESPAÑA:
Artículo 270.
1. Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

CODIGO PENAL DEL PERU:
Artículo 219.- Plagio
Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años y noventa a ciento ochenta días multa, el que con respecto a una obra, la difunda como propia, en todo o en parte, copiándola o reproduciéndola textualmente, o tratando de disimular la copia mediante ciertas alteraciones, atribuyéndose o atribuyendo a otro, la autoría o titularidad ajena

That’s All Folks.

EL ROCHE YA ES INTERNACIONAL: ANSA informa sobre la historia de los 16 nuevos plagios bryceanos

MAS SOBRE EL TEMA:
Utero de Marita: Crisis en Bryce infinitos.
El Morsa: Tantas veces Alfredo Bryce

UNA FOTO IMPENSADA HACE ALGUNOS AÑOS

Esta foto, tomada con ocasión del lanzamiento de Mi Novela Favorita, un programa nuevo de RPP en el que se dramatizarán las grandes novelas seleccionadas por Mario Vargas Llosa, hubiera sido impensada hace algunos años.

Y es que, revisando El Pez en el Agua, el libro de memorias de nuestro más reconocido escritor, ahí le dedica un parrafo poco halagüeño para el periodista insignia de la radio más sintonizada del país:

El primer contratado fue —gran paradoja— un periodista mercenario que había servido fielmente a Velasco desde la dirección de La Crónica, un personaje del que se puede decir, sin temor a equivocarse, que es el más exquisito producto que el periodismo de estercolero haya forjado en el Perú: Guillermo Thorndike. Desde aquel diario, con una pequeña banda de colaboradores reclutados en las sentinas literarias locales (la excepción era Abelardo Oquendo, uno de mis mejores amigos de juventud, de quien nunca pude entender qué hacía allí, rodeado de escribidores resentidos e intrigantes como Mirko Lauer, Raúl Vargas, Tomás Escajadillo y aún cosas peores), alternó la adulación al dictador y la cerrada defensa de sus acciones con campañas de infamia en contra de esos opositores a quienes la censura sobre los medios de comunicación nos impedía responder.

Y, si bien recuerdo, Raúl Vargas también le dedicó un par de epítetos de grueso calibre a MVLL.

Paradojas de la vida, parece que las diferencias que tuvieron alguna vez parecen haber quedado en el olvido. ¿Sucederá lo mismo con Gabo?

BRYCE: EL NIÑO DE LOS PLAGIOS


El lunes, Marco Sifuentes dio cuenta del último plagio de Alfredo Bryce Echenique, mejor dicho, el primero, cronológicamente hablando.

Como indicó Ocram, uno de los usuarios de los foros de Informalísmo, refirió la copia de un artículo de Guillermo Niño de Guzmán, publicado originalmente en 1984, sobre Julio Cortazar. El artículo de Bryce, que copia párrafos enteros del texto de Willy Niño, es de febrero de 1993.

Dos agravantes acompañan a este caso:
1. El plagio es de hace 14 años, lo que tira por la borda cualquier hipótesis de complot, ánimo de afectar honras y demás cosas. Confirma, además, que esto era un modus operandi de Bryce.
2. El plagio es hecho a un viejo conocido y amigo. Todos en el mundo literario saben que Niño y Bryce son parte del mismo grupo de amigos literarios (Los Orozco, como diría Beto Ortiz).

Para los incrédulos y aquellos que se quedan callados frente a este tipo de sucesos cuando se trata del más entrañable de nuestros escritores (o dicen que es un hombre honesto intelectualmente), me he tomado el trabajito de scanearme los textos de ambos, para que puedan hacer las comparaciones de rigor. Aquí tienen los artículos.

1. NIÑO DE GUZMAN, Guillermo, “Cortázar, enormísimo cronopio”, en: Relámpagos sobre el agua, Lima, Jaime Campodónico Editor, 1999, p. 171 – 176. Escrito en 1984, al día siguiente de la muerte de Cortazar.




2. BRYCE ECHENIQUE, Alfredo, “Rayuela, Cortázar y un Cronopio muy grande”, en: Crónicas Perdidas, Lima, PEISA, 2001, p. 248 – 252. Escrito en febrero de 1993.



ARMISTICIO

Durante los últimos meses, la blogósfera peruana se ha visto sacudida por una serie de escaramuzas que no se bien cuando comenzaron, pero que, para mi, tienen hoy su fecha de cierre.

Ha sido público que he mantenido discrepancias abiertas con Gustavo Faverón Patriau y Daniel Salas, que, por parte de ambos lados, no han sabido ser bien procesadas y que han degenerado en un ánimo intemperante. Por mi parte, pido disculpas por algún exceso verbal que pueda haber tenido en esta larga bronca y que haya ofendido al público habitual de este espacio.

Sin embargo, este cierre no se puede hacer sin que la blogósfera tenga un último elemento de juicio sobre el tema. Basta Faverón es un espacio en el que, junto a otros bloggers (con los que en ocasiones no he estado de acuerdo), presentamos un mail dirigido por Gustavo Faverón a uno de sus comentaristas. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

El día de hoy, en gesto que quizás puede ayudar a mejorar el ambiente bloggero literario. Ivan Thays ha hecho una autocrítica sobre el rol de los blogs literarios y ahora abre su espacio televisivo a todo aquel que quiera participar. Ojalá quienes alguna vez se sintieron agredidos por Thays usen esa tribuna abierta.

Este es el último post que hago sobre este tema. De cuando en cuando comentaré sobre literatura, porque es algo que me place, pero no me referiré más a las personas aludidas anteriormente. Es necesario parar con este enfrentamiento adolescente y seguir adelante con los temas habituales de este blog, que para eso fue que se creó ese espacio. Espero, finalmente, que el ánimo de reflexión también se encuentre de la otra orilla de la blogósfera.

PD: El presente post, de manera excepcional, no tiene habilitada la opcion de comentarios. Ello para evitar que se sigan manteniendo escaramuzas inútiles sobre un episodio que hoy doy por concluido.

HAIKU

JOSE WATANABE (1946 – 2007)

Este camino
ya nadie lo recorre.
Salvo el crepúsculo

Matsuo Basho

No sólo ha muerto uno de nuestros mejores poetas, sino también un gran peruano: dramaturgo, escritor de guiones para cine, nikkei con un gran código de honor y co-responsable de la buena imagen de la televisora estatal durante los últimos años.

En el cielo también se que harás haikus, junto a Vallejo.

MAS SOBRE EL TEMA:
El Comercio: Ultima entrevista.
Perú.21: Ultima Entrevista.
Selección de Poemas de Watanabe
Utero de Marita: Murió Watanabe.
Roberto Bustamante: Descanse José Watanabe.
Cinencuentro: José Watanabe ha muerto
Paco Bardales: Watanabe (In Memoriam)
Zona de Noticias: Poesía de luto: fallece José Watanabe.
Papeles Bizantinos: Murió don José Watanabe
Luz de Limbo: Luto: fallece José Watanabe.
Invazor C: José Watanabe.
Sierpe Grana: Watanabe.
Una Banca de Parque: Al poeta Watanabe.
Presencia Cultural: Velatorio de Watanabe será en iglesia Medalla Milagrosa.