BALANCE DESDE LA CUMBRE

1. No pasó tan desapercibida como se esperaba. Aunque la Declaración de Lima parece ser un documento bastante genérico y que refleja que hay aun diferencias en los temas medioambientales, la preocupación por el tema del cambio climático es global y se ha hecho patente en esta cumbre.

2. No las tuvo todas consigo. García intentó llevarse los grandes aplausos de la cumbre pero lo logró a medias. Su mayor éxito: conseguir que la UE y la CAN tengan un Acuerdo Marco de Integración con velocidades distintas. Ese es el mayor éxito del país en esta via. Por cierto, ¿alguien tiene el video donde recita a Vallejo en la clausura de la cumbre?

3. Chávez no hizo gala de sus declaraciones verbales altisonantes, aunque tuvo una excepción: “El Peru sobredimensiona el caso MRTA”. Patinada en medio de las investigaciones que Colombia hace a las FARC y a sus vínculos con Caracas. En la otra orilla, Uribe fue bastante cauto con Correa y Chávez.

4. La Cumbre de los Pueblos no tuvo el final que se esperaba. Solo fueron Evo y Ollanta al acto final. Se rechazó un acuerdo con la UE por considerarlo lesivo a los intereses latinoamericanos. Y ya se anunció paro nacional para el 8 y 9 de junio. También les tenemos la Declaracion Final de la Cumbre de los Pueblos.

5. Por favor, apenas se acabe la última reunión, quiten las dichosas rejas. Han sido días en los que quienes vivimos cerca de lugares claves no la hemos pasado tan bien. Lo mejor es que nos devuelvan nuestra normalidad lo más pronto posible. Y por favor, alcalde Castañeda, planifique mejor las obras con sus pares distritales.

MAS SOBRE EL TEMA:
Augusto Alvarez Rodrich: Fin de Fiesta
Rosa María Palacios: Cumbre, en dos
César Lévano: Palabras, palabras, silencios
Iván García: Saldos de la V Cumbre ALC-UE

Utero de Marita: Hastalcue III
Utero TV: La pichanga de Evo

ALC-UE – DIA 1

Hoy se inauguró la Cumbre Empresarial ALC-UE, evento previo a la reunión de jefes de Estado y de Gobierno que es el evento más esperado de los que ocurrirá en esta semana, por lo menos, en el plano formal.

Como es su costumbre, Alan se mandó con un discurso pro – inversión y pidió nuevamente que se acelere la negociación para un TLC con la Uníón Europea. Sin embargo, alguien que no es precisamente un crítico duro suyo, Pedro Pablo Kuczynski le recordó lo siguiente:

El ex titular de la Presidencia del Consejo de Ministros, Pedro Pablo Kuczynski, consideró hoy que la V Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (ALC-UE) no es el lugar adecuado para llegar a un arreglo concreto para un tratado de libre comercio (TLC) con la Unión Europea.

Antes de su participación el Cumbre Empresarial de la ALC-UE, que se desarrolla en el Museo de Arte, Kuczynski sostuvo que una discusión donde participarán muchos jefes de Estado no es el lugar indicado para concretar el mencionado TLC, que además demandará mucho tiempo. “Sin embargo, sí es un buen momento para hacer una propuesta al respecto”, dijo.

Pero si hablamos de papelones, dos se llevan las palmas. El primero, registrado por el portal Pepitas, señala que los funcionarios de la Unión Europea se quejan por el desinterés del gobierno peruano en esta cumbre:

Francisco Acosta, consejero político, económico y comercial de la delegación de la Comisión Europea -órgano que gestiona y aplica las políticas de la UE- en el Perú, comentó al medio centener de periodistas allí presentes que los representantes europeos estaban muy dolidos con la expresión del presidente de la Comisión Organizadora de la V Cumbre, Ricardo Vega Llona, quien declaró públicamente -refiriéndose a este encuentro- que “le tocó bailar con la más fea”, en comparación con la Cumbre APEC.

Acosta dijo textualmente: “Nos dolió mucho escuchar de un alto funcionario, comparando a la Unión Europea con la APEC. No somos los más bonitos pero tampoco los más feos. Sabemos bailar y podemos ofrecer a los países de América Latina y el Caribe valores y principios como la democracia, diálogo político, instituciones, derechos humanos, ademas un amplia apertura comercial”.

Acosta también habló de un escaso interés del Peru por una asociación estratégica con la Unión Europea: “Los peruanos creen que la APEC puede generar más inversiones. Pero estas frases despectivas no son las mas adecuadas. Sabemos bailar y bien. Y aquel que baile con nostros aprende rapido”.

Lo mismo que ha dicho Acosta lo han manifestado analistas políticos como Santiago Pedraglio, quien también ve que al gobierno le importa un modelo de desarrollo meramente centrado en lo económico, dejando de lado lo político, lo social y los derechos humanos. Y los europeos son conscientes de ello. Basta ver el reportaje de Utero.tv sobre los parlamentarios europeos y los derechos humanos para darnos cuenta de la imagen que venimos dando ante el mundo, la de una república bananera.

Pero el segundo papelón es mayúsculo. A solo 24 horas de la creación del Ministerio del Medio Ambiente, el abogado constitucionalista Francisco Eguiguren advierte:

En este caso, la Ley N° 29157 autorizó al Gobierno a legislar en diversas materias relacionadas con la implementación del Acuerdo Comercial o Tratado de Libre Comercio celebrado por el Perú y los Estados Unidos. Una de estas materias, señaladas en el inciso g) del artículo 2.1., se refiere al “fortalecimiento institucional de la gestión ambiental”.

Cabe preguntarse si dicha norma puede comprender la creación de un Ministerio del Ambiente. Pues, muchos consideran que no porque las materias delegadas deben ser precisas en su delimitación y utilización, entendiendo que una cosa es mejorar la gestión de las instituciones estatales dedicadas a la regulación, fiscalización y control de los aspectos ambientales derivados de las actividades económicas y explotación de los recursos naturales, y otra distinta es crear un nuevo ministerio específico para esta labor modificando la estructura orgánica del Poder Ejecutivo, las competencias actuales de otros ministerios y entidades públicas. Así, la creación del Ministerio del Ambiente excedería los términos de la delegación parlamentaria, lo que la convertiría en inconstitucional.

Es decir, para Eguiguren, la creación del Ministerio del Medio Ambiente sería inconstitucional. Por tanto, el Decreto Legislativo que lo crea debería ser derogado y reemplazado por una Ley del Congreso. Es decir, la oposición tenía razón. Tamaño roche en plena cumbre.

Pero si alguien se puede llevar el premio al roche del año es Hugo Chávez. El tirano de Caracas, que aún no llega a suelo peruano, se acaba de llevar la sorpresa de su vida, cuando Interpol ha confirmado que el gobierno colombiano no manipuló la computadora de Raúl Reyes, el número 2 de las FARC. Lqqd: Todo lo que se tiene en la lap top es cierto.

¿Vendrá Chávez? ¿A quién insultará esta vez? ¿La cumbre culminará con un “Y por qué no te callas” de Angela Merkel? No se pierda los próximos posts de su miniserie, “Los Tiranos también lloran”.

EL CHONGO DE CHAVEZ

Chavez

Señores, ahora sí empezó la cumbre.

Y es que no hay reunión de Presidentes que se precie, en estos años, de no estar aderezada por un lío con Hugo Chávez

Todo comenzó el sábado, cuando – en lo que ya era domingo para España -, el diario El País publicó un reportaje sobre la vinculación entre Chávez y las FARC. A El País, Chávez le podrá decir zamba canuta, pero no que es un lacayo del imperialismo, ya que es el diario más cercano al PSOE, que no es un partido de derechas.

La investigación de El País se basa en unos documentos encontrados en el computador de Raúl Reyes, a estas alturas, convertida en una de las fuentes de revelación de muchas conexiones de las FARC que para muchos eran presumidas.  Como unas negociaciones entre las FARC y Chávez que hablan de plata, presiones a Uribe y otras cosas:

El pasado 8 de noviembre, Hugo Chávez recibía en Caracas a Luciano Marín, alias Iván Márquez, dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El motivo: impulsar el acuerdo humanitario con Colombia para canjear a 44 secuestrados por 500 guerrilleros presos. Eso fue la parte pública. Pero hubo otra reunión secreta. En ella, el presidente venezolano “aprobó sin pestañear la solicitud” de 300 millones de dólares [194 millones de euros] hecha por la guerrilla marxista. Además, se diseñó un plan para recibir en la región venezolana del Orinoco el armamento enviado a las FARC por dos traficantes australianos y se puso en marcha un mecanismo de coordinación entre la guerrilla y el Ejército venezolano, al más alto nivel.

Pero también se negocian armas, relata El País:

Así, en un correo del 4 de enero de 2007, Iván explica que el general Carvajal y el general Alcalá les van a hacer llegar “la próxima semana bazucas [lanzagranadas] de gran potencia, de los cuales 10 serán para Timo [Timochenko, otro comandante guerrillero en la zona fronteriza] y 10 para acá”. El general Alcalá, además, iba a hacerse cargo del puerto de Maracaibo, “una gran ventaja” para el “desembarque de carga”. Todo apunta a que se trata de Cliver Alcalá, destacado en el Estado del Zulia, cuya capital es Maracaibo.

El envío se materializa días más tarde: “Los aparatos que hemos recibido con Timo son cohetes antitanque de 85 mm., 2 tubos y 21 cargas. El amigo dice que tienen más de 1.000 cargas, y que próximamente nos harán llegar otras más”, escribe Iván el 20 de enero. El general Carvajal se ha comprometido “a traer un ofertante de armas de Panamá”, mientras que el general Alcalá les hace saber que “los jefes de las Brigadas fronterizas tienen toda la disposición” para colaborar con ellos.

¿Y que ha dicho Chávez sobre este reportaje? Respondió en su estilo, como lo detalla Perú.21:

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró que el gobierno de Colombia intenta provocar a su país para ir a una guerra y “justificar” una intervención de Estados Unidos.

 

“El gobierno de Colombia es capaz de provocar una guerra contra Venezuela para justificar la intervención de Estados Unidos. Presidente Uribe, piense muy bien hasta dónde es capaz de llegar, le hago un llamado a la reflexión públicamente”, dijo el mandatario venezolano.

 

“Alerto al continente, al pueblo venezolano, a la Fuerza Armada, acerca de la intención del gobierno de Colombia de provocarnos para una guerra”, expresó Chávez en su programa de radio y TV Aló, Presidente.

 

“Uribe es muy peligroso, fue amigo del (capo del nacotráfico) Pablo Escobar Gaviria”, dijo el presidente venezolano, al indicar que “hay muchos libros” que lo demuestran.

 

“Uribe es un irresponsable, un tremendo irresponsable, no sé cómo es presidente de un país. Es un embustero, un manipulador”, añadió.

Vayamos por partes. Para mi Uribe es un tipo sospechoso por sus no aclaradas vinculaciones con la Parapolítica en su país, pero tampoco creo que les haga fácil un favor a los norteamericanos, dado que hasta ahora no les aprueban el TLC, por problemas de derechos humanos y asesinatos de sindicalistas. Del otro lado, están surgiendo varias evidencias del intento de las FARC por internacionalizar el conflicto colombiano, las cuales no deben ser menospreciadas y bien investigadas, sobre todo, cuando la plata del sátrapa de Caracas parece estar de por medio.

Pero no ha sido la única bronca de Chávez este fin de semana. La primera ministra alemana Angela Merkel ha mencionado que Chávez no representa a América Latina – grande mi tía Angie – a lo cual, luego de llenarla de insultos, don Hugo ha dicho que (vía Correo):

“Yo no sé si voy a la reunión a Lima. Ellos quieren que uno se quede callado. Si voy a Lima, de repente le digo algo y se pone brava, entonces se va a parar también y decir: ¿Por qué no te callas?, carajo”.

Como vemos, ya la bronca con Chávez se inició y con ello, lo que tanto temía la Cancillería peruana: que el tirano de Caracas se robe el show. Como que Alan y Joselo debieron preveerlo antes.

MAS ALLA DE LOS GESTOS

Luego de una semana de tensiones, hoy los presidentes de Ecuador, Colombia, Venezuela y Nicaragua limaron asperezas y culminaron una jornada en la que, si bien no dejan de haber puyas, reclamos y acusaciones mutuas, se dejó en claro que no podía continuarse con una crisis diplomática que tenía aún visos de telenovela.

Sin duda, el gesto es acertado para liberar tensiones, luego de una semana en las que no faltaron los malos augurios sobre un conflicto armado y en las que la intemperancia de todas las partes involucradas hizo más dífícil la salida a este problema.

¿Qué nos debe dejar en claro los sucesos vividos? Que la lucha contra el terrorismo debe hacerse respetando la soberanía de los Estados, lo que debe llevar a América Latina a ir viendo las maneras de colaborar para luchar contra un problema internacional que viene siendo cada vez más grave – y bien lo sabemos los peruanos – y que requiere el concurso de todos.

Pero también esto ha servido para establecer que hay un dictador que está tratando de aprovechar errores y rencillas para poder ganar aliados internacionales, así como aminorar las críticas internas a una gestión autoritaria cada vez más cuestionada dentro y fuera de Venezuela.

No olvidemos esas dos lecciones, pues son las que marcarán, de alguna manera, la agenda de la región en los próximos meses.

MAS SOBRE EL TEMA:
Rosa María Palacios: Vencedores y vencidos
Augusto Alvarez Rodrich: Buenos muchachos
Utero de Marita: Cumbre de Rio: No hay guerra
Fabber: Latinoamérica como trampa

EL ROL DEL PERU EN LA REGION

Desde este espacio he sido, soy y seguiré siendo crítico de una gestión de gobierno que parece no tener como prioridad la ejecución de reformas claras ni una visión de futuro que nos introduzca, verdaderamente, en el camino del desarrollo. Sin embargo, una actitud crítica no debe caer en el extremo de la mezquindad a la hora de reconocer aciertos.

Hago esta introducción dado que me he quedado gratamente sorprendido por el comportamiento que ha tenido Alan García frente a la crisis Colombia – Ecuador – Venezuela. El Presidente ha sido claro en mencionar tres puntos claves: la intromisión colombiana en territorio ecuatoriano y la mentira posterior para negarlo estaba fuera de las reglas de juego, la OEA puede ser el potencial escenario de resolución de conflictos, Caracas debe mantenerse lo más lejos posible de la hoguera que ha contribuido a atizar.

En medio de un escenario regional donde los países llamados a decir algo – Argentina, Brasil y Chile – se callan la boca en los 7 idiomas o miran hacia el techo, por primera vez en lo que va de su gestión, García logra configurar una visión clara e independiente de su política exterior. No deja de apoyar los esfuerzos de Uribe para combatir el terrorismo, pero le recuerda que esa lucha debe emprenderse dentro de estándares internacionales y en el respeto de las reglas del Derecho y no como pretende Estados Unidos. Asimismo, intenta canalizar el lógico enojo del presidente ecuatoriano hacia canales diplomáticos y sacar a Chávez de uno de los juegos más peligrosos a los que nos ha llevado su megalomanía bolivariana.

En este espacio hemos criticado anteriormente la ausencia de una política exterior clara en el año de las cumbres internacionales y, en particular, ante dos temas que estaban presentes en ese comentario: la relación con los miembros de la Comunidad Andina y la reacción frente a las potencias internacionales cuando las mismas tuvieran actitudes dignas de no ser respaldadas. García ha intentado preservar la unidad de la CAN a la que varias veces ha petardeado en los hechos y, a la vez, manda un mensaje a Washington que debiera ser la tónica de los gobiernos latinoamericanos: somos socios comerciales, pero no por ello avalo todo lo que haces. A ello debe sumarse una posición clara frente al chavismo, que no implique, a la vez, la satanización de las protestas internas, tal como ya se viene presentando en estos momentos.

Sin duda, se ha dado un buen paso que puede ser el inicio de una buena política. En Torre Tagle, debieran tomar nota y comenzar a perfilarla.

MAS SOBRE EL TEMA:
Editorial de El Comercio: Un conflicto que debemos disipar, no atizar
Augusto Alvarez Rodrich: Bien jugado
Santiago Pedraglio: Ecuador – Colombia ¿vendrá la muerte?
Mirko Lauer: Correa ¿qué está transportando en esa mochila?
Carlos Meléndez: Una alternativa para comprender las tensiones entre Colombia, Ecuador y Venezuela
Laura Arroyo Gárate: Jugadas ¿bajo? la mesa
La Columna de Tobi: Negocios geopolíticos
La Hora del Pucho: ¿El plan de Chávez para dominar Sudamérica?

PRECIPITACION Y BELIGERANCIA

Muchas veces los seres humanos actuamos movidos por la pasión y, ello, aunque no en todas las ocasiones, genera situaciones de dificultad para todos quienes se ven involucrados en las mismas. Muchas de las relaciones humanas se ven marcadas y complicadas por la actuación con precipitación frente a hechos que se ven como amenazantes y si a esta complicación se le suma un ánimo beligerante, pues los involucrados terminan siendo más afectados por lo que podía ser un problema que podía solucionarse en otros términos.

Creo yo que esto es lo que ha pasado con la actual crisis entre Colombia y Ecuador, cuyos hechos centrales ya son conocidos pero vale la pena reseñarlos brevemente:
– El sábado, las Fuerzas Armadas Colombianas logran la muerte del número 2 de las FARC, Raúl Reyes. El evento es celebrado por Álvaro Uribe como una de las mayores víctorias de su gobierno. En ese momento, se informó que el bombardeo que causó la muerte del líder de esta organización se produjo cerca a la frontera con Ecuador. Lo mismo fue indicado, en primera instancia, al presidente de dicho país, Rafael Correa. Uribe reconoció que se obtuvo la información de su ubicación por inteligencia de Estados Unidos.
– A las pocas horas, Bogotá reconoce que el ataque se produjo en territorio ecuatoriano. Correa manda llamar a su embajador.
– Allí no queda la cosa. Hugo Chávez mete candela, pone tropas en la frontera con Colombia, habla abiertamente de guerra y llama revolucionarios a los miembros de las FARC. Bueno, no se podía menos de quien llamó beligerantes a quienes cometen actos de terrorismo.
– La cuestión se complica más ayer. Quito tiene que admitir que habían habido contactos con Reyes e incluso Francia señala que este personaje era el enlace para la liberación de Ingrid Betancourt, la ex candidata colombiana secuestrada hace varios años por las FARC. Al final de la jornada, Ecuador rompe relaciones diplomáticas con Colombia y Venezuela expulsa a los diplomáticos colombianos en su territorio.

Mientras tanto, el dia se inicia con la llegada de Correa a Lima, en lo que es el inicio de una gira para pedir respaldo ante lo que considera una invasión a su territorio. De otro lado, Uribe ha señalado que denunciará a Hugo Chávez ante la Corte Penal Internacional por apoyo al terrorismo, siendo interesante en que delito podrá encajar este apoyo y que pruebas presentará. Mientras que la OEA intenta detener la crisis.

Todo esto comenzó con un acto precipitado de Colombia. Es cierto que el gobierno colombiano tiene el derecho y el deber de combatir a quienes atentan contra la democracia y los derechos humanos de sus ciudadanos. Pero no ello no lo ampara para mentir sobre lo ocurrido o para pasar una frontera. Fue lo mismo que, a mayor escala, se cuestionó cuando Estados Unidos invadió Irak. Claro, los norteamericanos, a diferencia de los colombianos, no tenían motivo alguno para dicha invasión. Pero el derecho internacional no ampara este tipo de situaciones.

Pero ha continuado gracias a la beligerancia que Hugo Chávez ha instalado en la región. Con un azuzador de las hostilidades, Correa, quien estaba visiblemente molesto por una invasión territorial, ha terminado llevando este problema a un extremo en el que no han faltado los agoreros de un conflicto armado, a pesar que los intereses económicos de los tres países impedirían una conflagación bélica.

Sin duda, Ecuador tiene todo el derecho de protestar ante una invasión de su territorio, pero no puede llevar esto a una situación límite como la que hemos vivido en estas horas, gracias a los “consejos” de su mentor bolivariano, quien desde hace tiempo pretende inmiscuirse en el conflicto colombiano, ante la pérdida de popularidad en su país.

¿A que nos debiera llevar la actuación de los demás presidentes de la región? En primer lugar, a atemperar los ánimos. En segundo lugar, a que Uribe reconozca sus errores y precipitaciones. Y, en tercer lugar, a que Ecuador acepte las disculpas y normalice sus relaciones. Y también es claro que los países latinoamericanos deberán tener convenios claros para combatir al terrorismo. La precipitación y la beligerancia, vale la pena recordarlo, hizo que el Perú se demorara en derrotar militarmente a estos grupos, ya que no se supo distinguir a los inocentes de los terroristas ni se respetaron las reglas del derecho nacional e internacional. Justamente los Estados deben diferenciar su actuación sobre la base de la legitimidad que le da la adopción de reglas comunes y que, además, sean cumplidas. Esa fue una lección que tuvimos y que debemos aprender.

Y a Chávez, habría que recordarle lo que dice hoy el diario La Nación de Argentina:

Sin embargo, hace menos de cuatro años, el 9 de noviembre de 2004, el mandatario venezolano, con el mismo acento y entonación, sostenía, en una visita a Colombia: “Yo soy un hombre de honor. Si yo apoyara a las FARC tengan la seguridad de que lo diría, no lo escondería. Para que quede claro: no apoyo, no he apoyado jamás ni apoyaré jamás a la guerrilla colombiana ni a movimiento subversivo alguno contra gobierno democrático alguno, de ninguna manera. Les juro por Dios y mi madre santa que si yo apoyara la guerrilla, no tendría cara para venir aquí”.

Y advertía: “Llámese como se llame al grupo armado que fuere, en el mismo momento en que entren en territorio venezolano violando nuestra soberanía se convertirán en enemigos de Venezuela y serán tratados como tales”.

¿Qué lo ha hecho cambiar de opinión? Desde Caracas, nos deben a todos los latinoamericanos una respuesa.

MAS SOBRE EL TEMA:
Editorial de La Repùblica: Tormenta en el norte
Augusto Alvarez Rodrich: Los entrometidos
Ariel Segal: Horas de la “verdad”
Mirko Lauer: El cerco a Colombia
El Fondo del Vaso: La Guerra de las Américas
Oceano de Mercurio: Mein Kampf chavista

CHAVEZ Y UNA PROPUESTA NADA SANTA

La liberación de dos rehenes colombianas retenidas por las FARC ha supuesto un revuelo político en el que lo más importante no ha sido el tema humanitario, sino como se ha terminado ubicando Hugo Chávez como un factor adicional de perturbación del conflicto armado interno en el país del norte.

Si bien los afanes de influencia de Chávez en la región son por todos conocidos, éstos se limitaban al financiamiento o apoyo tácito a candidatos presidenciales antisistema, los cuales, a pesar de su discurso, competían en elecciones libres y democráticas. Estas semanas ha dado un paso adelante, al pretender convertirse en lo que, en su tiempo, fue Fidel Castro: el puente con algunos de los grupos armados aún activos en el continente y que tuvieron influencia de lo que algunos siguen llamando “Revolución Cubana”. El hecho de aparecer como interlocutor reconocido por Manuel Marulanda, el líder de esta organización, le da pie para seguir interviniendo, cuantas veces se lo proponga, dado que Alvaro Uribe quedaría bastante mal si es que se niega a seguir permitiendo liberaciones de rehenes.

Pero han sido las últimas declaraciones del dictador venezolano las que han llamado más la atención, al mencionar que ni las FARC ni el ELN son grupos terroristas y que debería darles el status de beligerantes, temeridad que le ha costado el rechazo de varios estados de América Latina, con excepción de sus aliados.

Desde los puntos de vista jurídico y ético, lo que ha dicho Chávez es una barbaridad. El status de beligerantes es reconocido, en el Derecho Internacional, solo a aquellos ejércitos irregulares a los que se considera que luchan por una causa justa, que, por lo general, se asocia a la liberación de un régimen opresor o por la independencia. Que se recuerde, el caso más reciente y único sobre la materia ha sido el reconocimiento de la Organización para la Liberación de Palestina, en los años setenta y que, en su momento, fuera bastante discutible, dado que durante años los dirigidos por Yasser Arafat emplearon métodos terroristas.

Las FARC no compatibilizan con dicha categoría. Colombia, con sus dificultades, es un estado democrático y con plena apertura para todas las corrientes políticas y no se tiene una vocación separatista dentro de dicho estado. Y la caracterización de sus actividades como terroristas es acertada. De hecho, varias de las conductas que han cometido las FARC – en particular, asesinatos selectivos, atentados y secuestros – no solo califican como delitos destinados a causar terror en la población, sino que también suponen violaciones masivas de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Por tanto, dicha declaración poco feliz – por decir lo menos – nos obliga a hacernos una pregunta: ¿A qué está jugando Chávez?

A diferencia de otros países de la región, el hombre fuerte de Venezuela no tiene influencia en la agrupación ubicada a la izquierda de Uribe: el Polo Democrático Alternativo. Esto hace que la alternativa de influencia en Colombia sea el camino más peligroso, a través de una agrupación armada desacreditada a nivel internacional, pero que aun cuenta con poder militar suficiente como para evitar que el conflicto se resuelva por dicha vía. Lamentablemente y por razones que hasta ahora parecen incomprensibles, Uribe ha dejado que maniobre hasta cierto punto, lo cual le ha dado una cabecera de playa a quien ha sido su rival más duro en el plano internacional.

En medio de estos cubileteos políticos, persiste un drama. El de más de 700 personas secuestradas y sometidas a pobres condiciones de subsistencia. El de un país que no quiere seguir sufiendo más violencia. El de una región en la que no se quisiera que se aproveche una circunstancia triste para un beneficio político subalterno.

Pero, como en el caso de la libertad de su pueblo, Hugo Chávez Frías no está dispuesto a ceder. La terquedad, en algunas personas, no es sinónimo de un bien entendido espíritu crítico, sino de un triste indicio de una megalomanía que le hará mucho daño a un grupo significativo de personas. Estamos advertidos.

MAS SOBRE EL TEMA:
La República: Carta de un rehén de las FARC
Augusto Alvarez Rodrich: La corporación del terrorismo
Carlos Basombrio: Historia de muchos secuestros
Ariel Segal: Cambalache selvático