Una primera mirada al gabinete Villanueva

Vizcarra y Gabinete
Foto de Promoción (Fuente: Facebook Martín Vizcarra)

Se trata de un equipo ministerial con menos peso político del que se pensaba. Casi por completo está centrado en César Villanueva, un Presidente del Consejo de Ministros al que se vislumbra como un contemporizador (aunque también puede pecar de pretender quedar bien con todos – y con ello, mal con nadie -). Los demás ministros – con excepción de Salvador Heresi – tienen un perfil más bien técnico.

Si bien no es un “gabinete de guerra”, tampoco es un equipo que, en términos generales, haya tenido el beneplácito total del fujimorismo. Si pudiéramos encontrar un símil para el nuevo equipo ministerial, sería parecido a un típico gabinete de Ollanta Humala: ortodoxos en sectores económicos, liberales y socialdemócratas en carteras sociales, militares y policías en retiro para las carteras ligadas a seguridad.

Dos notas distintivas frente a la administración pasada. La primera es que se trata de un gabinete más variopinto en orígenes sociales. Varios son provincianos y al menos cinco llegan desde universidades nacionales (2 UNI, 2 Villarreal y 1 San Marcos). Los ministros que han pasado por la PUCP siguen siendo mayoría (6) y la cuota de la Universidad del Pacífico ha disminuído (2). La segunda, es que hay menos gerentes privados y gestores de intereses – con excepción de Daniel Córdova – y más tecnócratas, varios de ellos con experiencia en el Estado.

Otro esfuerzo que deberá tener el nuevo gabinete es el diálogo entre las distintas tendencias a su interior. Un ejemplo lo ilustra: David Tuesta es un ortodoxo que piensa más allá de la caja en varios temas (por ejemplo, pensiones). ¿Cómo compatibilizar esto con un ministro de Trabajo como Christian Sánchez que es más cercano a una línea progresista en temas laborales y con un titular de la Producción como Córdova que es más cercano a intereses de empresas?

El elenco se terminó de armar en la noche del domingo. Según se puede ver en la web de la Presidencia de la República, durante todo el Domingo de Resurrección desfilaron por Palacio los nuevos ministros de Interior, Justicia, Cultura, Vivienda, Educación y Comercio Exterior y Turismo. Tal vez por ello, algunos antecedentes que ya saltan en las redes sociales no han sido bien examinados.

Por ahora, el equipo despierta más incógnitas que entusiasmos. En suma, las prioridades estarán más claras cuando César Villanueva exponga la política general del gobierno ante el Congreso de la República. Allí también veremos el talante real de Fuerza Popular frente al nuevo gabinete.

Dicho todo esto, pasemos a ver la lista de ministros, cartera por cartera.

César Villanueva (Presidencia del Consejo de Ministros): Es quien tiene más experiencia política que todos: gobernador regional en San Martín en dos ocasiones, efímero PCM en tiempos de Humala, congresista por las filas de Alianza Para el Progreso. De entrada, ya cosecha tres posibles cuestionamientos: haber sido artífice de la vacancia de PPK y negar que iba a ser cabeza de un gabinete de Vizcarra, un presunto vínculo con Jorge Barata que se ha apurado en desmentir y sus ambiguas declaraciones sobre el enfoque de género brindadas ayer por la mañana. Ser concertador no puede ser sinónimo de tratar de caerle bien a todo el mundo.

Néstor Popolizio (Relaciones Exteriores): Un diplomático de carrera para un ministerio que había tenido a una antecesora para el olvido. Las críticas a su nombramiento han llegado por un recuerdo sobre noticias que lo vinculaban a un presunto traslado de dinero desde Torre Tagle al Servicio de Inteligencia Nacional en 1998 – del que parece haber salido bien librado – y su manejo poco feliz de un incidente diplomático con Francia, cuando se tejió el rumor que la familia Humala – Heredia se iba a asilar en la embajada de dicho país. Su primer reto se viene ahora, con la Cumbre de las Américas (ver más en la columna de Óscar Vidarte de hace una semana).

José Huerta Torres (Defensa): General de Brigada en situación de retiro, perteneciente al arma de Artillería. Llegó a ser Inspector General del Ejército entre 2001 y 2002 (es decir, el número 3 de su institución). Era el actual viceministro de Políticas para la Defensa, nombrado durante la gestión de Jorge Kisic. Se le cuestiona por haber firmado la famosa acta de sujeción en 1999, donde se comprometía a la alta oficialidad de la época a respaldar al régimen de Fujimori y a la Ley de Amnistía de 1995. Además de responder por este tema (que ya lo coloca en un serio entredicho), su principal reto se viene al enfrentar el tema pensionario militar policial, donde el gobierno anterior tenía una posición clara en llevar la norma de homologación de pensiones con los sueldos actuales de oficiales y suboficiales ante el Tribunal Constitucional.

David Tuesta (Economía): Doctor en Economía por la PUCP. Durante varios años, ha sido el líder de estudios económicos en el BBVA Continental. Recientemente, integró la Comisión de Protección Social, que entregó un informe para la reforma del sistema de pensiones y de la salud pública, donde se combinan componentes públicos y privados. ¿Reimpulsará este estudio y sus conclusiones? Es cercano al exministro Luis Carranza, con quien ha escrito textos académicos y ha trabajado en los últimos meses en la Comisión Andina de Fomento.

Mauro Medina (Interior): Policía en situación de retiro desde 2010. Fue viceministro de Orden Interno durante la gestión de Daniel Urresti en Interior. Ha sido jefe de la Policía en Puno y Piura. Según nuestras fuentes, tiene fama de incorruptible, lo que ha sido confirmado por el exministro Fernando Rospigliosi. Se desconoce si retomará los esfuerzos de reforma hechos por Carlos Basombrío hasta diciembre de 2017.

Daniel Alfaro (Educación): Llegó al Ministerio de Educación de la mano de Jaime Saavedra, como director general de Educación Técnico – Productiva y Superior Tecnológica y Artística. Se retiró, de acuerdo a nuestros informantes, cuando su antecesor en el cargo, Idel Vexler, comenzó a desmantelar su equipo. Antes fue funcionario en el MINCETUR  y en el Ministerio de Cultura. También trabajó en la revista Semana Económica. Según nuestras fuentes, no es un conservador en temas de género. Algunos analistas del tema educativo le ven cercanía a los sectores que propugnan una mayor entrada de instituciones con fines de lucro. Otros lo ven como un técnico capacitado, cuyo fuego político está por verse.

Silvia Pessah (Salud): Candidata a ser el cuco de dos sectores que han pesado mucho en el sector. Por su experiencia en salud sexual y reproductiva y su mente abierta en estas materias, va a recibir fuertes embates conservadores. Mientras que algunos gremios médicos tienen resistencias contra ella por su actuación como viceministra en la gestión de Patricia García. La incógnita es si tendrá el peso político para hacer frente a estas críticas.

Christian Sanchez (Trabajo y Promoción del Empleo): Concentra dos grandes unanimidades: conoce el sector a fondo y es un experto y, a su vez, va a ser la ficha más a la izquierda del equipo ministerial. Sánchez firmó hace cuatro años un comunicado donde señalaba que, si bien era necesaria una reforma integral de la regulación laboral, tampoco consideraba que los sobrecostos laborales fueran tan elevados. Firmar este comunicado le costó su puesto en la SUNAFIL, a pedido de la Sociedad Nacional de Industrias. De allí que periodistas como Jaime de Althaus hayan saltado hasta el techo porque no se daría una reforma laboral entendida como una mayor flexibilización de derechos laborales y, sobre todo, en la protección frente al despido.

Gustavo Mostajo (Agricultura y Riego): Se trata de un técnico con experiencia en SENASA y como agregado agricola en Brasil. No se tiene mayores señas sobre su perfil más allá sobre su experiencia en este sector.

Salvador Heresi (Justicia y Derechos Humanos): El nombramiento más controvertido de todo el gabinete. La única explicación racional para su designación es, como apunta Juan Carlos Tafur, consolidar la unión entre la bancada oficialista y el Presidente de la República. A Heresi se le cuestionan amistades cercanas a casos de corrupción – entre ellos, el sentenciado por colusión Alex Kouri, para quien trabajó -, cierta tendencia a la farandulización (ver su campaña a la alcaldía de Lima en 2014) y un entorno con tendencias conservadoras. Sobre la papa caliente de su sector, el indulto a Alberto Fujimori, ha tenido posiciones disímiles: cuando PPK lo otorgó, estaba a favor; hoy se muestra más favorable a acatar un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, sea cual fuere el sentido.

Daniel Córdova (Producción): La otra piñata del gabinete en redes sociales. Hace 8 años, intentó postular a la Presidencia de la República mediante una “ocupación hostil” del Partido Popular Cristiano, que se vio frustrada rápidamente. Fue candidato al Congreso con PPK en 2011, sin éxito. Se le ha criticado sus posibles conflictos de intereses por haber participado a la vez en el Instituto Invertir y la empresa de comunicación empresarial Newlink (que hoy es manejada por Cecilia Blume), que manejó la cuenta de Southern Perú luego del conflicto Tía María. El economista fue vocero de la empresa sobre los yacimientos de Toquepala. También se ha mencionado en su contra un carácter poco proclive a las críticas. Según nuestras fuentes, Córdova tiene una buena relación con Villanueva desde hace algunos años.

Rogers Valencia (Comercio Exterior y Turismo): Cusqueño, miembro de la Asociación Civil Transparencia. Es un promotor del sector Turismo y ha sido, hasta ayer, el viceministro del ramo. Un cambio de prioridades en un ministerio tradicionalmente dedicado a los TLCs.

Francisco Ísmodes (Energía y Minas): Ha sido gerente de la minera Milpo, una de las pocas que ha tenido cierta tranquilidad con sus proyectos y también ha trabajado en la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía. Cercanos a él lo presentan como un “minero con sentido social”. Veremos como revitaliza el sector.

Edmer Trujillo (Transportes y Comunicaciones): Persona de suma confianza de Martín Vizcarra, con quien trabajó en Moquegua. Ya fue ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento (esta última, su especialidad). Trujillo tiene el reto central de ver temas de infraestructura para impulsar la inversión pública y la reconstrucción del norte del país. Se le critica que es poco dado a hablar con los medios.

Javier Piqué del Pozo (Vivienda, Construcción y Saneamiento): Profesor de la UNI, ingeniero civil (con grado de Magister en el prestigioso MIT) y un experto en estructuras sismoresistentes. Quienes lo conocen, indican que tiene el don de caer bien tanto a sectores de izquierda como a los fujimoristas, además de ser una persona bastante correcta. También es un preocupado por la calidad de la educación universitaria y un partidario de la actual normativa sobre la materia.

Ana María Mendieta (Mujer y Poblaciones Vulnerables): Ha sido viceministra de la Mujer en las gestiones de Carmen Omonte y Marcela Huaita. Dentro de los sectores feministas, es una incognita sobre si será una aliada o si buscará pasar con perfil bajo en una cartera donde hay reclamos por una mayor actividad, luego de la salida de Ana María Romero en julio pasado.

Fabiola Muñoz (Ambiente): Ha sido directora ejecutiva del Servicio Nacional Forestal (Serfor). Su gestión fue criticada por algunas organizaciones no gubernamentales que velan por evitar el tráfico ilegal de madera.  Es abogada y tiene buenas credenciales académicas. La interrogante es si podrá devolver protagonismo a un sector que ha perdido terreno en los últimos meses.

Patricia Balbuena (Cultura): Vuelve al sector que dejó en 2016. Se desempeñó como viceministra de Interculturalidad, donde condujo los primeros procesos de consulta previa en el país. Profesora de la Escuela de Gobierno de la PUCP – disclaimer, donde también soy docente – y directora del programa Cuna Más hasta hace pocos días.

Liliana La Rosa Huertas (MIDIS): Actual decana nacional del Colegio de Enfermeras del Perú.  Ha trabajado en SERVIR, APCI y el Ministerio de Salud. También es docente de la Escuela de Gobierno de la PUCP.  Según Infogob, es militante del Frente Amplio, lo que hace más importante aún un manejo pulcro e imparcial del sector.

TRAGICOMEDIA MINISTERIAL

Luego de varias especulaciones e idas y venidas, se confirmó lo que pronosticamos en este blog hace un par de días: los cambios en el Gabinete serían artificiales y en algunos casos han sido para peor.

Veamos:

En Justicia hemos pasado de Guatemala a Guatepeor. La nueva ministra es nada menos que Rosario Fernandez, la abogada de Ernesto Schutz Landázuri, prófugo de la justicia peruana desde hace algunos años.

En lo que se refiere al sector Defensa, la batalla la han ganado los sectores más conservadores. Tanto lo han proclamado como su “triunfo” que La Razón se manda hoy con esta portada:

Allan Wagner y su eficiente equipo tendrán que dar paso a Ántero Flores – Araoz, conocido por su “tolerancia” hacia las ONG’s, hacia los detractores del TLC y por ser columnista de La Razón. En sus ratos libres fungía de Embajador aprista en la OEA (Lourdes Flores Nano dixit).

Y olvidemonos de la Ley General del Trabajo. Mario Pasco Cosmópolis, laboralista que está a la derecha de Jaime de Althaus – lo cual les da una idea de lo que es capaz este abogado – es el nuevo encargado de ver la reforma laboral pendiente. Osea, no habrá cambios y, anticipó, se viene una confrontación fuerte con los sindicatos. Creo que ni Fujimori puso un Ministro de Trabajo tan retrógrado. Susana Pinilla se va al Ministerio de la Mujer, al que esperemos que le de más dinamismo.

Lo inexplicable. Si ya era dificil de entender porqué Hernán Garrido Lecca seguía siendo Ministro de Vivienda, ahora es más difícil de entender porque lo ha puesto de ¡Ministro de Salud!!!! Además de preguntarnos sobre sí, además de la faja gástrica, el tipo sabe algo más del sector, resulta poco conveniente que una persona cuestionada por varios escándalos ingrese a un sector sacudido por la corrupción.

El reemplazo de Marcahuasi no es poca cosa. Se trata de Enrique Cornejo Ramírez, hasta ayer Presidente del Banco de la Nación y recordado por ser el mandamás del Instituto de Comercio Exterior durante el Aprocalipsis. El ICE era uno de los que manejaba el infausto Dolar MUC.

Y para ponerle la cereza sobre el pastel. Contra los deseos de varios bloggers (me incluyo), Luis Alva Castro se queda de Ministro del Interior. Osea, el país continuará sin seguridad ciudadana durante un largo tiempo.

En resumen, los cambios ministeriales anunciados en RBC – el canal que asesora el hijo del Primer Ministro – no van a dejar tranquilos a nadie, va a incrementar las suspicacias sobre un gobierno al que, luego de la trastada de Del Castilo del domingo, se había convertido en mayor objeto de sospecha y, finalmente, no garantiza un cambio de políticas públicas en la orientación esperada. Una nueva oportunidad perdida.

Realmente, peor imposible.

MAS SOBRE EL TEMA:
Alan: Recambio es ocasión de reafirmación
Utero de Marita: Malas Señales en el gabinete Del Castillo
Augusto Alvarez Rodrich: La verdad bien dicha
Gino Costa: Alan García demuestra que no le interesa la seguridad ciudadana al ratificar a Alva Castro
CNR: Congresista aprista José Carrasco Távara cuestiona a Mario Pasco
Keiko Fujimori: Estoy satisfecha con cambios ministeriales

JORGE NO SE VA

Para estas alturas de la mañana, ya todos deben saber que Jorge del Castillo puso su cargo a disposición en una entrevista en RPP. ¿El motivo? El comentado en el post anterior: sus infortunadas declaraciones sobre la prioridad de los programas sociales del Estado.

Sin embargo, hay algunas cosas que me quedan poco claras de esta suerte de “paso al costado”.

Como lo comentaba Enrique Castillo en CPN hace unas horas, hay dos hechos que nos indican que, si bien el lapsus brutus del Premier fue auténtico (y, por ello, recontra penoso, en la acepción pura y dura de este término), desde Palacio de Gobierno ya se pretendía forzar la renuncia de todos los ministros para emprender los tan anunciados – tantas veces que ya no provocan expectativa – cambios ministeriales.

¿Cuáles eran estos signos? El primero fue la bravata presidencial de la semana pasada: o me aprueban las facultades para la implementación del TLC o el gabinete se va. Al final, la amenaza fue morigerada, las facultades fueron aprobadas sin dificultad y el cambio ministerial nuevamente demorado.

El segundo, que parece más sintomático de la movida, es el hecho de que Del Castillo haya dejado pasar todo un día para pedir disculpas por su desborde linguístico. Tuvo que ser Alan García quien hiciera anoche dos aclaraciones: la política del gobierno era de apertura hacia todos (aunque claro, no faltaron las puyas poco navideñas a la oposición) y los cambios ministeriales se discutirían en las próximas 48 horas. LQQD: antes de fin de año había ceremonia en el Salón Dorado de Palacio.

Si a eso le sumamos el hecho de que Del Castillo no avisara a sus compañeros ministros de su salida, pues no me queda otra cosa más que concluir que el plan que se venía gestando hace semanas se ha cumplido: los cambios serán cosméticos y tratarán de salvar el mayor número de cabezas posibles.

Seguramente en los próximos días veremos un carnaval de nombres y especulaciones y, sin duda, todos comentaremos si es que las elecciones fueron correctas o no.

Sin embargo, lo que me queda claro es que el autor del exabrupto y de la despedida de algunos de sus colegas se va a quedar. Y si Del Castillo se queda, la orientación general del gobierno – sí, la misma que hemos criticado desde hace año y medio – se va a mantener.

Creo que nuevamente el gobierno ha entendido que los cambios ministeriales son una maniobra y no la oportunidad de ajustar cosas que están mal. El estilo del inmovilismo y, ahora, de una posible sectarización partidaria, se va a seguir imponiendo, mientras el famoso cambio responsable se diluye en el baúl de los recuerdos.

Asi que preparen la canchita: el espectáculo por Navidad y Año Nuevo acaba de dar su partida.

SE CONFIRMA LA JUGADA: ALAN RATIFICA A DEL CASTILLO

MAS SOBRE EL TEMA
Del Castillo: Mañana se conocerán los cambios ministeriales
Por si las moscas: Los cambios recomendados en Desde el Tercer Piso
Menos Canas: La banda de Jorgito
María Zavala, ministra de Justicia: Premier no nos comentó nada
Luis Gonzáles Posada: Una “frase mal dicha” no es razón para renunciar
Carlos Bruce: Del Castillo se quedará, pero debilitado
Carlos Raffo: La salida de Del Castillo es una buena oportunidad para el gobierno
Percy Medina: Gobierno debe explicar criterios aplicados en programas sociales
Apuntes Peruanos: Clientelismo explícito

EL CONGRESO, ¿SE VA DE VACA?

Mientras escribo estas líneas teniendo como fondo el video del juicio a Fujimori vía Canal N, hay un hecho entre varios que merece nuestra atención, por las contradicciones que vienen suscitándose en el Congreso de la República.

Ayer, El Comercio alertó sobre la no ampliación de la legislatura ordinaria, a pesar de la existencia de proyectos de Ley cuya aprobación es importante, como la reforma constitucional sobre el sistema de justicia, la Ley de Carrera Judicial, la Ley General del Trabajo y, con la aprobación del TLC, la decisión sobre si se otorgan facultades o no al Poder Ejecutivo para dar las normas necesarias para su implementación.

Dado que las materias son importantes, no se entiende porque el Congreso se conforma con tener a la Comisión Permanente funcionando. Cabe recordar que las modificaciones constitucionales no se pueden aprobar por dicha Comisión, lo mismo que las Leyes Orgánicas, como las que se plantea modificar como prioridad. Ello implica un severo problema legal.

Pero, más allá de las cuestiones jurídicas, el Congreso da una mala imagen. Como lo han advertido desde varios espacios, los congresistas se pelean espacios mediáticos antes que debatir temas de fondo. Si a ello se le suman los escándalos de empleados fantasma y asesores contratados por fuera del despacho parlamentario, se puede explicar porque nuestros representantes tienen una mala imagen. Y es que la agenda parlamentaria que nuestros sucesivos presidentes del Congreso muestran al inicio de su gestión como signo de orden en el debate, simplemente es letra muerta.

Para complicar más las cosas, Alan ha mencionado que se pedirá una cuestión de confianza frente al pedido de facultades para legislar sobre la implementacion del TLC. En cristiano: si no le dan las facultades, el Gabinete se va.

La medida, a pesar de lo antes mencionado, nos parece extrema.

Por un lado, no considero que deba darse facultades al Ejecutivo para esta materia. La vez anterior que se le otorgó para materias de seguridad ciudadana se dieron normas que vulneraban la Constitución, por lo que la confianza hacia el gobierno en el buen empleo de esta facultad está mellada.

De otro lado, creo que se requiere de un debate nacional sobre la forma de implementar el Tratado de Libre Comercio. El mejor camino para hacerlo es a través de una entidad con mayor representatividad como el Congreso. Y ello, además, haría que nuestros parlamentarios asuman su responsabilidad con los temas más importantes para el país.

No se puede aceptar que el Congreso pretenda evadir responsabilidades hasta marzo sobre temas y reformas que ya no pueden esperar más tiempo. Pero tampoco puede darse un cheque en blanco a un Poder Ejecutivo cuyo crédito está desgastado. Más que soluciones extremas, se requiere una coordinación entre ambas entidades que, hoy, simple y llanamente, es tan inexistente como la vocación del reo de Barbadillo por aceptar sus responsabilidades. Estaremos esperando.

UN GOLPE CONDENADO

5 de abril de 1992. El último golpe de Estado de nuestra historia. Alberto Fujimori tomaba todo el poder para sí, sin nada que lo justifique. Ni los problemas más graves que atravesaba el país justificaron la ruptura del orden constitucional y las consecuencias de aquel funesto hecho, que hizo añicos la democracia, puso en el poder a una cúpula mafiosa y corrupta, que cometió graves crímenes que hoy vienen siendo procesados por el Poder Judicial.

26 de noviembre de 2007. El Poder Judicial peruano, en una sentencia histórica, señala que los golpes de Estado constituyen un delito, por primera vez en toda la historia republicana. Y, en tal mérito, condena a 10 Ministros de Estado que avalaron la aventura dictatorial de Fujimori.

De acuerdo a lo que señala Correo, los ex Ministros Jaime Yoshiyama, Carlos Boloña, Absalón Vásquez, Víctor Joy Way, Oscar de la Puente Raygada, Jaime Sobero Taira, Alfredo Ross Antezana, Víctor Paredes Guerra y Augusto Antoniolli Vásquez fueron condenados a cuatro años de prisión condicional – que pueden disminuir a tres – por avalar el golpe de Estado al continuar en el gobierno de facto, pese a que ese mismo día presentaron su renuncia. El hecho de que no hayan participado en los preparativos de la aventura golpista es el motivo por el cual la pena sería baja.

En contraste, el valiente ejemplo del ex Ministro Alfonso de los Heros, quien dejó el cargo una vez suscitado el golpe, terminó de determinar la responsabilidad penal de estos funcionarios, quienes prefirieron estar con un dictador antes que con la democracia. Nota al margen: el país le debe un especial reconocimiento a De los Heros, quien salvó la dignidad y su propio nombre en ese gesto.

En este proceso penal, el caso más complicado ha sido el del general Juan Briones Dávila, ex Ministro del Interior, condenado a 10 años de prisión no solo por su participación en el planeamiento del golpe y en su aval al quedarse en su cargo, sino también por su participación en los secuestros y detenciones arbitrarias que ocurrieron ese día. Jorge del Castillo debe recordar muy bien, hasta el día de hoy, su propia detención.

Y ello complica también al reo Fujimori. Cabe recordar que el extraditado ha venido a responder justamente por uno de los secuestros de aquel día infausto, el del periodista Gustavo Gorriti. Si Briones, que fue uno de los ejecutores de las órdenes de detención, ha sido condenado, cabe esperar que lo mismo ocurra con el principal responsable del golpe, cuyo plan comprendía las detenciones producidas aquel día.

Sin embargo, hay aun dos procesos pendientes por este caso. El primero comprende al cogollo civil – militar que participó directamente en el planeamiento del golpe y que comprende, entre otros, a Vladimiro Montesinos y Nicolás Hermoza Ríos. Dicho proceso avanza con pies de plomo en el Poder Judicial. Y el segundo se encuentra pendiente de ser enviado a Chile, pues se requiere una ampliatoria de la extradición para que Fujimori, el golpista, pueda responder por lo que constituye su falta principal al país – independientemente de las violaciones de los derechos humanos -: vulnerar la separación de poderes, la democracia y la Constitución.

Y como necesitamos recordar continuamente que los golpes de Estado en toda circunstancia son condenables, pueden ver el video que Marco Sifuentes hizo hace algún tiempo sobre lo que fue ese día infausto, en que el país se suicidó, apoyando mayoritariamente a un dictador. Las consecuencias de la cerviz agachada las vivimos hasta el día de hoy.

Para nunca más vivirlo, para nunca más olvidarlo.

http://www.dailymotion.com/swf/4nxwGV0sCbkSIbqiV

MAS SOBRE EL TEMA:
El Comercio: La noche en que la democracia cayó en un profundo agujero negro
Perú.21: Fiscal considera la sentencia como benigna
La República: Corte Suprema condenó el autogolpe
Discrepancias Apristas: Mientras Luis Negreiros señala la trascendencia de la sentencia, Giampietri critica condena a Briones.
Luz Salgado: Condena es una venganza

GARRIDO LECCA Y LA MONTAÑA RUSA

Mi país es una montaña rusa. Lo decía Carlos Iván Degregori al inicio de su libro sobre el régimen de Fujimori y lo tenía muy presente ayer cuando se produjo el sainete alrededor de la renuncia desdicha de Hernán Garrido Lecca.

A estas alturas, lo que puede calificarse como uno de los episodios de torpeza política más grave de este gobierno, no ha desencadenado, como muchos esperábamos, el inicio de los cambios ministeriales, sino un grave descrédito al Ministro renunciante y, además, un serio daño al Gabinete Del Castillo.

Lo que El Comercio llama, con pudor, “explicación lingüística extrema” – y que no es más que desdecirse de una renuncia hecha en la puerta de Palacio de Gobierno – ha desatado toda una ola de rumores e intentos de explicación sobre lo que pasó ayer en la sesión del Consejo de Ministros. Las principales especulaciones se centran en un negocio inmobiliario que comprende la venta de la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros, el cual ya viene siendo cocinado desde hace algún tiempo y que llevó al propio Garrido Lecca a señalar que deberíamos mudar todos los Ministerios al Pentagonito. Otros hablan de bromas malentendidas y una discusión más seria sobre la Ley de fomento a las PYMES, en la que Garrido Lecca habría sido el perdedor. Y ya se hablaba de un hombre vinculado a Del Castillo, el ex presidente regional de Ayacucho Omar Quesada, como el nuevo inquilino de la cartera más rentable del gabinete.

Lo cierto es que, una vez abierta la boca de Marcahuasi, sorprendido el Primer Ministro y debilitada la unidad del gabinete, comenzó el juego acostumbrado de negociaciones. De hecho, no es la primera vez que un Ministro le da un portazo en la cara al Presidente García: ya Allan Wagner y el propio Jorge del Castillo jugaron la carta de la renuncia cuando sentían que no sentían respaldo y forzaron a Alan a mejorar sus condiciones de trabajo para poder quedarse. Lo peor es que Alan disfruta de estos juegos y los alienta, aún a costa de debilitar la credibilidad del gobierno y sin dedicarse a otros asuntos importantes, como mejorar la competitividad del país.

Pero el daño parece ser más grave. La presencia de Garrido Lecca por 4 semanas en Pisco vuelve a poner sobre el tapete la crítica situación de FORSUR, donde nadie quiere hacerse cargo de asumir la responsabilidad de la reconstrucción y del manejo de los fondos recaudados. Julio Favre ha culminado siendo secuestrado por el Gobierno y la renuncia, que es la única carta que le queda por jugar, no tiene visos de solución. ¿Y la reconstrucción? Bien gracias.

El sube y baja, el dar vueltas en círculos y la incertidumbre controlada de este gobierno me siguen haciendo recordar a cada vez que me subo una montaña rusa. Dejamos el Tren Eléctrico fantasma, por el lúdico masoquismo de no saber hacia donde vamos.

MARCAHUASI ¿SE VA?

¿Comienzan los esperados cambios ministeriales? Por lo pronto ya hay uno en ciernes. Miren lo que acaba de decir Hernán Garrido Lecca en RPP:

El ministro de Vivienda y Construcción, Hernán Garrido-Lecca, anunció su alejamiento del gabinete ministerial que se producirá dentro de cuatro semanas, luego de las cuales pondrá su cargo a disposición del presidente Alan García.

En declaraciones a la prensa, detalló que sus últimos días como ministro de Estado los dedicará a apoyar las labores de reconstrucción de las localidades del sur afectadas por el terremoto del pasado 15 de agosto.

“Creo que es la única manera de asegurarme que vamos a poder cumplir con lo ofrecido y espero que también sirva en lo personal para completar mi ciclo como ministro de Estado, al termino de lo cual pondré mi cargo a disposición”, agregó

En realidad, Garrido Lecca debió irse antes. Los escándalos en su sector se sucedieron uno tras otro:
Las consultorías de Abraham Levy sobre el inexistente Fenómeno del Niño
La compra de contenido a La Razón para levantar la imagen del Ministerio de Vivienda
La omnipresencia de Carlos Arana, personaje vinculado a Agustín Mantilla (con golpiza incluida a periodistas)
La cuestionada Ley de Edificaciones Urbanas, que consagra la informalidad en la construcción.
Las legítimas dudas sobre su renuncia al directorio de una constructora de Genaro Delgado Parker, que está acusada de estafa.

Dos cuestiones quedan por dilucidar en este tema. La primera es si el alejamiento de Garrido Lecca es sólo del Ministerio de Vivienda – es decir, sí ocupara otra cartera en el Gabinete – o si será otra cartera. Si le hacemos caso a las declaraciones de Jorge del Castillo y a lo que señala Perú.21, parece que es lo primero.

Y la segunda es la de siempre: ¿habrá compañía a Garrido Lecca a la puerta de salida? ¿Serán los otros ministros cuestionados? ¿Habrá cambio de políticas?

Tal parece que tendremos un movido noviembre.

ACTUALIZACION (09:15 PM):

Sí, un movido noviembre. Ahora Garrido Lecca dice que no se va:

Como un error de interpretación atribuyó el ministro de Vivienda, Hernán Garrido Lecca, las informaciones que daban cuenta de su alejamiento del gabinete que preside Jorge del Castillo.

En declaraciones a RPP, el funcionario aclaró que él no manifestó que renunciaba, sino que lo haría si durante las próximas cuatro semanas que esté destacado en la zona devastada por el terremoro, no logra cumplir con su labor, daría un paso al costado.

“Yo pondré mi cargo a disposición al final de estas cuatro semanas como una manera de someterme a una evaluación del pueblo de la zona afectada, de la ciudadanía en general y del propio Presidente que me ha honrado con su confianza. Si fracaso, me voy. Eso es lo que he dicho”, anotó.

Esteee, ¿no que con Carlos Ferrero se habían acabado los traductores? Para que salgan de dudas, escuchen el audio original aquí o vean el video de Agenciaperu.tv.

MAS SOBRE EL TEMA:
El Comercio: Para Jorgito, sorprendido con el anuncio, la renuncia no tendría trascendencia.
Utero de Marita: ¿Por qué YA NO renuncia Garrido Lecca?