FRITO LAY

Solo en el Perú pueden ocurrir cosas como estas.

El año pasado, Humberto Lay Sun era la nueva revelación de la política peruana. Si bien obtuvo apenas el 4% en las elecciones presidenciales, logró conseguir una importante votación considerando que su partido, Restauración Nacional, es un movimiento político confesional, con base en la comunidad evangélica en la que Lay se desempeñó como Pastor. A ello se sumó el hecho que se obtuvieran dos congresistas por Lima.

Posteriormente, en una competencia con ganador cantado desde la convocatoria a elecciones, obtuvo el segundo lugar en la competencia por la alcaldía de Lima, obteniendo 6 regidores y colocándose como una figura expectante en la política peruana. Asimismo, RN obtuvo la alcaldía de Barranco, en votación bastante apretada.

Sin embargo, desde inicios de año, Restauración Nacional, un partido que se presentaba como la nueva forma honesta de hacer política, se ha deshecho en una serie de acusaciones mutuas de corrupción y malos manejos.

Por un lado, el Secretario General de la agrupación y regidor metropolitano Marcos Morón acusó a Lay de cobrar cupos para obtener puestos en las listas para la alcaldía de Lima. Al mismo tiempo, Lay acusaba a Gino Romero, personero legal de RN, de haber falsificado las firmas de dirigentes del partido – entre ellos, el congresista David Perry – para adulterar actas y tener mayores poderes en el partido, solicitar dinero a candidatos a alcaldes y regidores y fraguar una supuesta sesión del Comité Ejecutivo Nacional.

Posteriormente, según lo que hemos podido ver en la página web de este partido, se el domingo 11 de febrero se realizó una sesión del Comité Ejecutivo Nacional, en la que se apreció, entre otros puntos, lo siguiente:

“4. Como primer punto se aprobó la modificación de la agenda señalada en la convocatoria, en vista de la nueva situación planteada por la acción totalmente infraterna, ilegal y hasta delincuencial de los Secretarios Nacionales mencionados más arriba, que se habían apoderado del local, haciendo ingresar sospechosamente a personas totalmente ajenas al partido, habiendo impedido el ingreso al Presidente del partido y a los Secretarios Nacionales que acudieron para cumplir con la convocatoria que el propio Secretario General había hecho.

5. En vista de este gravísimo hecho, sumado a la serie de denuncias contra algunos de los secretarios mencionados arriba por cobros indebidos, así como las denuncias penales iniciadas por el congresista Ps. David Perry y el Pdte. de RN Ps. Humberto Lay por falsificación de firmas y de documentos entregados al JNE, respectivamente, y al malestar manifestado por muchos dirigentes y militantes de base de Restauración Nacional y de muchos pastores, el CEN reunido, acordó mayoritariamente separar de sus cargos en el Comité Ejecutivo Nacional a los Sres. Marcos Morón, Secretario General, José Luis Collantes, Secretario de Organización, Gino Romero, Secretario de Formación y Capacitación, y Miguel Neumann, Secretario de Cultura“.

Pero los “hermanos separados” (como se diría en jerga evangélica) no han perdido tiempo y ayer comunicaron el paso que habían dado: expulsar a Humberto Lay del partido.

En la conferencia de prensa ofrecida hoy, tanto Marcos Morón como Gino Romero aducen que Lay “fue sorprendido por miembros de serenazgo de San Isidro cuando trasladaba tres computadoras y documentos de suma importancia del local de Restauración Nacional“, hecho presunto que, para estas personas, era la prueba de que se quería ocultar algo con relación a los manejos económicos del partido.

Junto a Lay han sido expulsados Euding Maeshiro (Secretario de Imagen Institucional, regidor metropolitano y autor de la música de “El Ritmo del Chino“), Iván Becerra (quien había asumido la representación legal de la agrupación) y Marco Antonio Valcárcel (Secretario de Movilización).

Hasta el momento, las acusaciones cruzadas y la poca atención que la prensa ha prestado a estos acontecimientos nos impide saber cuál de las dos facciones que intentan controlar Restauración Nacional tiene la razón (si alguna de ellas la tiene). Lo cierto es que, con estas acusaciones de corrupción y malos manejos en su agrupación, Humberto Lay ha desperdiciado el poco, pero importante, capital político que tenía.

Aunque claro, en política peruana, es bien dificil definir cuando un personaje pasa de manera definitiva a la sección de defunciones.

EN EL APRA NO SOPORTAN CRITICAS

De Perú.com:

La Dirección Política Nacional del Partido Aprista (PAP) acordó suspender en sus derechos partidarios e iniciar un proceso sumario de expulsión del partido al congresista Edgar Núñez Román por haber lanzado públicamente duras críticas contra el mandatario Alan García y el presidente de la Célula Parlamentaria Aprista, Javier Velásquez Quesquén.

“Primero, se acordó suspender de forma inmediata de todos sus derechos partidarios al compañero Edgar Núñez Román. Segundo, iniciar el proceso sumario de expulsión definitiva de las filas del partido del referido compañero”, indica un comunicado firmado por el secretario general del PAP, Mauricio Mulder.

Según indica el texto, el referido legislador incurrió en un “flagrante caso de trasgresión de normas partidarias de fraternidad y disciplina (…), reiteradas en distintos medios de comunicación que son agraviantes para el presidente de la República y el presidente de la Célula Parlamentaria Aprista”.

La semana pasada, Edgar Núñez dio una entrevista a Perú.21, donde hizo críticas bastante duras al Presidente y a Mauricio Mulder. Aquí las frases más picantes:

Sobre las elecciones municipales, ¿qué opina de la candidatura de Benedicto Jiménez?
Creo que ha habido un error y ojalá que esto sea una cosa de reflexión para Mauricio (Mulder) en la forma en que conduce el partido. En Lima el Apra no debió presentar un candidato. Tenemos candidaturas que nos van a dar terribles derrotas en la etapa electoral que se avecina.

¿Le pediría a Mulder que renuncie?
Al terminar el proceso electoral se hará una evaluación. Yo propongo lo siguiente: que quienes dirigen el partido no deben tener cargos de responsabilidad funcional ni en el Ejecutivo ni en el Legislativo.

Usted parece un congresista de la oposición.
Participo de la idea, por ejemplo, de que el cargo de congresista debe ser renunciable. He suscrito el proyecto que presentó Javier Valle Riestra, ojalá sea escuchado. Si vemos que no hay una voluntad política de cambiar el sistema político podrido en el Perú, estamos demás, mejor es retirarse.”

Lo cierto es que Mulder también podría terminar chamuscado, no sólo por la sanción contra Núñez – que demuestra su poca tolerancia a la crítica -, sino por la pobre performance que muchos auguran al APRA para las elecciones del domingo donde incluso podrían perder (glup) la alcaldía de Trujillo.

ENLACES:
Perú.21: Edgar Nuñez: “Evaluaremos la gestión de Mulder”.
Utero de Marita: Nace el APRA RBD.