CADE: LA INCLUSION Y LOS EMPRESARIOS

El año pasado, justo por esta misma época, este blogger se hacía la pregunta sobre si los empresarios habían comenzado a entender que sus negocios no se podían sostener si es que no se tenía en consideración el entorno social y político en el que se vive en el Perú.

La pregunta era pertinente, pues, luego del susto que supuso la votación de Ollanta Humala en las últimas elecciones presidenciales, la tradicional Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) trató por primera vez de modo sistemático el tema de la inclusión en el Perú.

Este año, con el énfasis sobre Todo lo que nos falta para ser un país justo y próspero, los muchachos de IPAE nos vuelven a plantear el tema de las tareas pendientes para hacer que los dos Perús que vivimos entre la ciudadanía y la ausencia de derechos, entre la integración al mercado y la desigualdad y la pobreza, puedan ser un solo país que, en medio de su diversidad, pueda procurar el bienestar de todos los peruanos.

El debate, sin duda, ya no estará marcado por el miedo a Ollanta Humala, sino por un clima en el que se viene debatiendo el modelo de modernidad que quiere el Perú. La visión presentada por el Presidente de la República en sus dos recientes artículos de opinión ha sido confrontada desde diversas aristas y sectores y, por las reacciones, es bastante nítido que buena parte del público que asistirá a Trujillo en estos días comparte dicha misma visión de “El Perro del Hortelano”. El problema, como lo hemos mencionado ayer, es que dicha cosmovisión económica y social peca de excluyente, antes que de inclusiva.

Me pregunto, con justa razón, si es que los ejecutivos asistentes a la reunión pondrán atención a Augusto Alvarez Rodrich o Rosa María Palacios cuando muevan el tema de la inclusión y las reformas institucionales o si preferirán el aplauso fácil a Jorge del Castillo esta tarde cuando haga su exposición. Mi escepticismo se trasluce cuando escucho a una persona como José Chlimper decir que irá con su arma a reabrir el puerto del Callao, dado que existe una huelga de estibadores en estos días, mientras que el aparentemente radical líder del sindicato tiende la rama de la negociación. Cosas que pasan en el Perú y que parecen darle la razón a quien dijo que, a pesar de sus simpatías incomprensibles por dictaduras como las de Cuba y Venezuela, la dirigencia sindical peruana parece tener mayor ciudadanía democrática que buena parte de los gremios empresariales.

O sin ir a ejemplos tan radicales como el antes mencionado, creo que los empresarios podrían preguntarse si, más allá del aporte minero dado a inicios de este gobierno, cuanto han hecho por tratar de entender un país en el que las distancias no se deben sólo a la falta de infraestructura e inversión en carreteras, sino a una clamorosa ausencia del Estado y a la desconfianza frente a prácticas del pasado que, en algunos casos, se siguen repitiendo. Y claro, desde mi particular punto de vista, sigue pendiente una autocrítica empresarial sobre su papel tan servil durante el fujimorato, frente al cual prefirieron la prebenda antes que la democracia, demostrando que, antes que liberales, seguíamos ante los mercantilistas que Hernando de Soto denunciaba en El Otro Sendero.

Estas razones motivaron que, provocadoramente, el año pasado hiciera un extenso cuestionario que dudo que algún empresario haya contestado. Hoy, en esta misma onda de provocación, les presento el Test CADE 2007, con sólo 10 preguntas, que tienen el mismo fondo del año pasado, pero que están en un lenguaje más directo y sencillo:

1. ¿Quién es para usted “El Perro del Hortelano”?
2. ¿Los derechos humanos y la protección ambiental solo son temas de “rojos antiinversión” y “caviares”?
3. ¿Conoce el “Índice de Desarrollo Humano”?
4. ¿Qué haría si su hijo o hija le dice que quiere aprender quechua u otra lengua originaria?
5. Conociendo su prontuario, ¿volvería a votar por Alberto Fujimori?
6. ¿Cree que los sindicatos son un actor necesario para la construcción de reglas laborales claras en el Perú?
7. ¿El narcotráfico se soluciona con medidas estrictamente policiales o militares?
8. ¿Reforma del Estado equivale a la reducción de puestos en el aparato estatal?
9. ¿Cuáles son las medidas mediante las cuales considera que debe repararse a las víctimas del conflicto armado interno?
10. ¿Considera que los empresarios deben comprarse el pleito de la reforma judicial y de qué manera?

¿Y tú, que responderías?

MAS SOBRE EL TEMA:
Blog de Fernando Tuesta: ¿La empresa como alternativa?

¿LA HORA DE LA INCLUSION LLEGO A LOS EMPRESARIOS?

Como todos los años, la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) convocada por el Instituto Peruano de Administración de Empresas (IPAE) atrae la atención de la prensa y del público especializado en temas políticos y empresariales.

Los más mordaces críticos de este tipo de conferencias aluden a su poca importancia y trascendencia real para el futuro del país, más aun si los empresarios peruanos han sido dados a aplaudir al gobierno de turno por cuanta política favorable los beneficiara, independientemente si el resto del país reventaba o si se trataba de democracias o dictaduras. Recordemos sino los aplausos a AGP en 1985, los vivas a Velasco cuando la llamada Revolución Peruana rendía frutos para los industriales que hicieron plata en ese lapso de tiempo o la convivencia con el fujimorismo durante los 90.

Hoy, la CADE toca un tema que en gremios y circulos empresariales se habla poco. La inclusión social como único camino para que el modelo económico no termine descalabrándose y para generar un bienestar para todos.

Pero, más allá de la complaciente encuesta hecha por el Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima, donde los empresarios responden a las preguntas de siempre con la misma complaciencia y auto-mirada de ombligo de todos los años, cabría hacerles algunas preguntitas, una suerte de test de inclusión social. Aquí van las preguntitas para los chicos que, al margen de la elección del Miss CADE 2006, deberían tomar más su atención:

1. Nombre a 5 presidentes regionales que no sean Yehude Simon, Alex Kouri o Juan Manuel Guillen.
2. ¿Conoce cuáles son los distritos con menor índice de desarrollo humano?
3. ¿Ha oido hablar del índice de desarrollo humano?
4. Junto a sus libros de Tom Peters y Peter Drucker, ¿aparece alguno de Amartya Sen? ¿Lo ha leido?
5. ¿Sabe quien preside el Comite de PYMES de la CONFIEP o de la SNI?
6. ¿Por qué los Añaños, Renzo Costa o los empresarios de Lima Norte no son invitados a la CADE?
7. ¿Sigue pensando que un autócrata como Fujimori es la mejor alternativa para el país?
8. ¿La política no tiene que ver con la economía?
9. ¿Ha leido por lo menos las conclusiones del Informe Final de la CVR? ¿Las ha reflexionado?
10. ¿Permite que sus empleadas se bañen en la playa donde tiene su casa de playa?
11. ¿Ha viajado alguna vez a Ayacucho, Huancavelica, Apurímac, Ucayali, Cajamarca o Junín (los departamentos más pobres del Perú)?
12. ¿A qué le sabe el medio ambiente: a rojos reclamones, a algo que debe preservar o a la marcha del orgullo gay?
13. ¿Qué futuro le ve a las empresas familiares?
14. ¿Por qué hablar de inclusión ahora y no cuando tuvimos Velasco, una izquierda fuerte o un conflicto interno?
15. ¿Sigue pensando que el problema de la educación es que no es privada?
16. ¿Cómo trata a los trabajadores de su empresa? ¿Cuántos despidos arbitrarios ha hecho durante el último año? ¿Cuántos procesos laborales tiene su empresa?
17. ¿Sabe qué es Responsabilidad Social Empresarial? ¿La practica en su empresa?
18. ¿Las ONG’s solo son un grupo de rojos resentidos en contra de la inversión privada? ¿Sabía que el Instituto Libertad y Democracia de Hernando de Soto es una ONG?
19. ¿Sigue pensando que el “ruido político” es sinónimo de protesta social?
20. ¿Que considera como “estabilidad jurídica”: qué tengamos un Poder Judicial confiable o que aquello que lo beneficia no se cambie?
21. ¿Sus hijos conocen algo más que el Jockey Plaza, Eischa, Larco Mar o el Aeropuerto, las Casuarinas o La Molina?
22. ¿Cree que seguridad ciudadana es sólo meter bala o encerrar ladrones en la cárcel?
23 y final: ¿Conoce el nombre y apellido de su empleada del hogar?

Como para que la piensen, entre whisky y conferencias.

MAS SOBRE EL TEMA:
Mirko Lauer: Como monos en costurero.
Cecilia Blume: Un Perú para todos.
Utero de Marita.com: CADE de risa (Sobre la CADE del año pasado).

(Logo: Toronja)

MERCANTILISTAS S.A.

La relación entre empresarios y política en debate.

La semana pasada, Lourdes Flores Nano presentó su balance de los 100 primeros días de gestión del Presidente Alan García. Aunque reconoció aciertos del gobierno, la tónica general fue de crítica a las reformas que el gobierno estaría dejando de hacer, en un momento de bonanza económica y alta popularidad.

Sin embargo, las declaraciones que más llamaron la atención fueron aquellas referidas a los empresarios – entendiéndose como ellos a los agrupados en CONFIEP – y su relación con AGP: “se han echado con el gobierno”, “son mercantilistas”, fueron algunas de las expresiones utilizadas y que fueron rechazadas por representantes de los gremios empresariales.

Es ciertamente curioso que sea Lourdes Flores quien haga estas declaraciones. Después de todo, el Partido Popular Cristiano – que preside -, a pesar de su impronta socialcristiana, ha sido el mejor defensor político de los intereses empresariales. Y no olvidemos el mote de “candidata de los ricos” a los que se hizo acreedora por llevar en su plancha a Arturo Woodman, uno de los brazos derechos de Dionisio Romero, como por tener el respaldo de aquellos cuya única y sempiterna preocupación ha sido que los intereses de los grupos económicos se solidifiquen, incluso a despecho de trabajadores y del crecimiento del propio país.

Pero, a pesar de esta observación, Lourdes Flores no ha dicho una mentira. Por el contrario, que recuerde, es la primera vez que un político que no pertenece a la izquierda o haya sido zurdo haya dicho palabras como esta. Aunque, debemos decirlo, Hernando de Soto fue quien acuñó la percepción sobre el mercantilismo en su libro El Otro Sendero.

En el Perú, se ha confundido el apoyo al empresariado y a la inversión con “hagamos lo que el inversionista quiere”, “demósle prebendas no importa su productividad”, “quedemos bien con el poderoso” o “no importa que los trabajadores o las comunidades revienten, flexibilicemos las reglas laborales al máximo y no nos preocupemos del medio ambiente, papá Estado siempre defenderá la inversión”.

Esta situación nos resume nuevamente la precariedad institucional de nuestro país, donde el empresariado trata de congraciarse con el gobierno, para que éste no boicotée sus actividades o le permita trabajar como desea. Pasó en el segundo belaundismo con Ulloa y Rodríguez Pastor como representantes de los empresarios, con los 12 apóstoles de García en su primer gobierno, con los contubernios con el fujimorismo, con PPK durante casi todo el gobierno de Toledo.

Es cierto que algunos empresarios parecen haber entendido el mensaje de responsabilidad social empresarial que está en boga en el mundo contemporáneo y de no pasar por Palacio para hacer negocios. Sin embargo, un gran bloque, que parece ser aún mayoritario sigue considerando que la legislación sólo debe estar adecuada a sus intereses, que el trato directo con el gobierno es la única manera de hacer business, que el medio ambiente y el trabajador son sólo meros instrumentos del capital. Eso es contrario a la existencia de una economía social de mercado estable, sólida, con reglas claras y que permita un desarrollo sostenible.

El país necesita inversión para poder crecer. Es cierto. Pero no por ello todos los pedidos empresariales son per se saludables. Nuestros empresarios deben reflexionar en que no son una isla, ni los únicos en el país y que el desarrollo de sus actividades debe tener en cuenta su entorno, tanto dentro como fuera de la empresa.

En el país necesitamos más Wong, Añaños y Acurios, empresarios emprendedores y creativos, y menos Dionisios que sigan sacándole dádivas a un Estado siempre dispuesto a hacerles caso.

ENLACES:
Lourdes Flores Nano: Empresariado está “totalmente echado” al gobierno.
Juan de la Puente: Empresariado nacional es tradicionalmente mercantilista.
Augusto Alvarez Rodrich: Los políticos de los ricos. Pérdidas y Ganancias.
Federico Salazar: Lourdes descubre la pólvora.