ALVA CASTRO VS. LA INDUSTRIA

Dicen que la libertad de prensa es el mayor valor de la democracia. Es cierto, si no fuera por ella, no se podría controlar al poder. Por ello, cuando surge una amenaza a la misma, hay que alertarla con todas nuestras fuerzas.

Pues bien, uno de los diarios más antiguos del país, La Industría de Trujillo, ha sido querellado por Luis Alva Castro por una supuesta difamación. La historia, sin duda, merecería libreto de Risas y Salsa si es que no tuviera como destino silenciar a un medio de comunicación.

Vayamos por el inicio. En su edición del jueves 28 de febrero de 2008, Caretas relató lo siguiente:

El domingo 24 (de febrero), el diario La Industria de Trujillo publicó una serie de documentos, atribuidos a la familia Sánchez Paredes, y que llegaron en forma anónima a las instalaciones de ese matutino. Entre los papeles aparece un presunto documento interno de Minera Santa Marina que refiere acciones a tomar en el cerro de oro El Toro de Huamachuco. Dicha empresa, por cierto, está enfrentada a la comunidad liberteña de Huamachuco por el control de los terrenos aledaños a la mina de oro. Los pobladores denunciaron a CARETAS 2014 haber recibido amenazas de muerte y agresiones por parte de supuestos emisarios de Fidel Sánchez Alayo, tal como consta en denuncias policiales de la comisaría del sector.

El documento revelado por La Industria menciona un supuesto nexo entre Sánchez Alayo y el abogado Marco Peralta Castañeda, quien es asesor principal del congresista Rodríguez. Testimonios recogidos en Trujillo indican que Peralta asesora legalmente a Santa Marina, pero éste lo negó categóricamente en una entrevista telefónica con CARETAS.

El congresista Rodríguez es Elías Rodríguez Zavaleta, a quien se ha vinculado al clan Sánchez Paredes, en medio de una serie de acusaciones cruzadas entre varios miembros del APRA en La Libertad sobre vínculos con el narcotráfico.

Pues bien, a los pocos días, uno de los acusados por La Industria, Greco Quiroz Díaz, ex asesor del gobierno regional y también miembro del partido de la estrella, acusó a Alva Castro de ser quien proporcionó los documentos que llegaron al diario trujillano en forma anónima. Todo esto, en una entrevista que le dio a La Industria.

Esto ha sido lo que ha motivado la denuncia del Ministro del Interior. Sin duda, un caso donde matar al mensajero, s decir, a quien publicó la entrevista, es la seña clara de que Alva Castro busca salvar su imagen a toda costa.

Y es que, en realidad, no tiene sustento jurídico alguno que LAC demande al medio de comunicación en que se virtieron estas declaraciones. Si pudo haber un demandado por supuesta difamación era Greco Quiroz, no un medio de comunicacion del que pretende obtener una reparación civil de un millón de soles.

Sin duda, un caso de amedrentamiento a la prensa independiente que merece ser conocido y tomado en cuenta. Parece que la intolerancia pretende llevarse a los tribunales. Mi solidaridad con los periodistas de La Industria.

EL SOLIDO NORTE, LA PALOMA BLANCA Y LOS NARCOS

En algún momento voy a recuperar Trujillo, aunque tenga que ser candidato a la Alcaldía de Trujillo, personalmente. Yo le voy a recuperar Trujillo a Haya de la Torre.
(Alan García Pérez)

Trujillo. Tierra de la marinera, de la cultura chimú y uno de los lugares más bellos del país. Y según dicen quienes viven en dicho lugar del país, allí nació Dios.

Y también es tierra del APRA.

Bueno, hasta hace unos años, esta última afirmación no podía ponerse en duda, pero desde el 19 de noviembre de 2006, con el triunfo de César Acuña Peralta en las eleccíones para alcalde de Trujillo, los apristas del sólido norte pusieron cara de que Dios pudo haber nacido en Nazca.

La situación, que ya era mala, ha pasado a ser peor, producto de un producto de exportación no tradicional del norte del país, los Sánchez Paredes, múltiplemente acusados de ser de los mayores productores de nuestro producto bandera de la ilegalidad: cocaína.

Ayer, el congresista humalista Álvaro Gutiérreza la vez detractor y protector de Luis Alva Castro, cuestión que hasta ahora no logra descifrarnos – dijo que iba a pedir una investigación a un ex asesor del Ministro del Interior vinculado a los Sánchez Paredes.

Digamos que Gutiérrez llegó un año tarde a la denuncia. Caretas ya había registrado apenas llegado Alva Castro a Corpac de la mala compañía que podía suponer José Abanto Verástegui, asesor del despacho del congresista trujillano y, a la vez, gerente general y abogado de la Compañía de Exportaciones Algamarca, propiedad de la familia Sánchez Paredes. Posteriormente, este blog reveló que Abanto era también abogado de Moises Wolfenson, el presidario más defendido por el Presidente de la República.

Como se imaginarán, los apristas le han contestado a Gutiérrez, entre ellos el propio abogado Abanto Verástegui, quien ha dicho que denunciará por difamación y calumnia al poco ubicuo seguidor de Humala. Sin embargo, la nota de ANDINA con las declaraciones del ex asesor de Alva Castro menciona un detalle curioso:

Visiblemente disgustado por la denuncia el abogado sostuvo que sólo fue asesor de Alva Castro 73 días, es decir, entre el 10 de agosto del 2006 hasta el 22 de octubre del mismo año.

Hay que decir que el abogado de Wolfenson tiene un problema serio con la verdad. Cuando realicé la investigación sobre este personaje, pude ver que las relaciones con Alva Castro no se limitaron a 73 días en el 2006. Abanto fue asesor de Alva Castro en el 2000, en la Comisión de Economía del Congreso de la República (junto al actual Ministro de Vivienda y Construcción Enrique Cornejo Ramírez). Y, de hecho, Caretas mencionó que la relación entre ambos es de vieja data:

Abanto Verástegui (44), hombre de confianza de Alva Castro y su asesor parlamentario desde inicios del 2000, pertenece al núcleo del clan trujillano de los Sánchez Paredes. Ha acompañado al ministro en las Comisiones de Economía y Presupuesto. En audiencias y debates técnicos aparecía como “representante del congresista Alva Castro”.

Tan es asi que, como lo registra la página web del ex parlamentario aprista Rodolfo Raza, aquí aparece Abanto Verástegui junto a este ex congresista:

En la foto: Dr. Alonso Morales Costa, Asesor Legal de Audolmesi, Aup William Arteaga Donayre, Gerente General de APPAR, congresista Rodolfo Raza Urbina, Humberto Abanto Verástegui, representante del congresista Luis Alva Castro, Dr Oscar Dávila Salazar, gerente legal de Paramonga y el Dr Roberto Faulkes Aguad. 8-11-2002.

Ademças, Abanto fue parte de la Comisión de Transferencia de la Presidencia del Consejo de Ministros, durante el periodo de cambio de gobierno.

Ello hace que, aunque algo tarde, el pedido de Gutiérrez tenga bastante sustento y que ya no solo el controvertido abogado tenga que explicar sus vínculos con los Sánchez Paredes. El propio Ministro del Interior – que, recordamos nuevamente, es trujillano – también debiera aclarar si es que ha tenido relación con la investigada familia, en un contexto donde dos de sus compañeros tienen que aclarar algunas extrañas relaciones.

Como se conoce, el congresista Elías Rodríguez Zavaleta viene siendo investigado por recibir muebles de oficina pagados por los Sánchez Paredes. De hecho, las investigaciones estarían centradas ahora verificar cuales han sido sus reales aportantes para la campaña electoral. Tan grave es el tema que el APRA lo ha suspendido en su militancia hasta nuevo aviso. Y, conociendo los códigos de Alfonso Ugarte, eso es nada menos que un pre-aviso de que lo van a botar del partido.

Como dato a tomar en cuenta, Rodríguez Zavaleta ha acusado a Alva Castro de ser quien ha lanzado esta acusación por celos personales, ya que, según él, fue el congresista más votado de La Libertad y no el veterano líder mochero.

Pero ahora no es el único que tiene que responde cuentas sobre este tema. De acuerdo a lo que informa el diario La República, Miriam Pilco, actual Secretaria General del APRA en La Libertad y ex alcaldesa de Trujillo, defendió a más de 20 narcotraficantes y tiene su estudio jurídico en un inmueble de propiedad de una de las empresas de los Sánchez Paredes. Como informa este diario:

La operación comercial, la relación entre Pilco y los Sánchez Paredes, ya había sido establecida por la Comisión Investigadora del Senado sobre Narcotráfico y sus Vínculos en el País, que presidió el senador Javier Diez Canseco, en 1986. El caso se inició a partir de la denuncia que plantearon el senador aprista Jorge Torres Vallejo y el ex alcalde provincial de Trujillo Luis Santa María, también del Partido Aprista.

Por cierto, y para ahondar más en la crisis, Pilco ha sido bastante dura con Rodríguez Zavaleta y Alva Castro en recientes declaraciones. De hecho, Pilco es la accesitaria de Rodríguez Zavaleta, por lo que un desafuero del parlamentario aprista dejaría a la actual mandamás del PAP en Trujillo expedita para ocupar una curul, claro, si es que antes ella no termina también investigada por dichos vínculos poco santos.

Esta historia nos deja varias preguntas sueltas: ¿Cuáles son los vínculos de los Sánchez Paredes con la política local trujillana y, en particular, con el Partido Aprista Peruano?¨¿Por qué los Sánchez Paredes financiaron el Día de la Fraternidad en Trujillo? ¿Por qué José Abanto Verástegui mintió sobre la duración de su relación con el Ministro del Interior? ¿Por qué los tres implicados en pugnas internas en el otrora sólido norte han terminado relacionados directa o indirectamente con narcotraficantes?

Alan dijo que recuperaría Trujillo para el Partido Aprista. Pero parece que, antes de ello, tendrá que recuperar al APRA de sus pugnas y de vínculos que hace rato huelen bastante mal. No vaya ser que sigan repitiendo que por algo la paloma y el pañuelo son blancos.

MAS SOBRE EL TEMA:
Sonia Medina Calvo, procuradora antidrogas: Partidos políticos deben estudiar exhaustivamente hojas de vida de militantes
Perú.21: APRA advierte que no tolerará nexos con narcos
La República: La verdadera historia de la absolución de Perciles Sánchez Paredes
Correo: Ministerio Público investiga a esposo de Miriam Pilco
Expreso: Asesores de Alva Castro son directores de empresas quebradas