OJO CON ESTE JUEZ

Quiere ser Presidente de la Corte Suprema, pero su trayectoria lo delata como un “anti reforma”

El lunes 11 de diciembre, el Poder Judicial se juega buena parte de su futuro. Ese día se elige al nuevo Presidente de dicho Poder del Estado.

Esta elección ha cobrado singular importancia, toda vez que en la ciudadanía en general ha manifestado su interés en que, de una vez por todas, se emprenda la reforma de la administración de justicia en el país, uno de los servicios públicos más importantes para todos los ciudadanos, pero que se encuentra dentro de los peor percibidos por la opinión pública.

Asimismo, se ha hecho énfasis en la necesidad de hacer más transparente esta elección, en la que sólo participan los vocales supremos, dado que la decisión que se tome repercutirá en la vida de los peruanos. Sin embargo, algunos miembros del Poder Judicial (encabezados por el inefable vocal Robinson Gonzáles) han respondido a estas solicitudes de transparencia con insultos y acusaciones (infundadas) de ingerencia en el Poder Judicial, de las cuales se han hecho eco medios como Expreso y La Razón, cuya catadura moral es por todos conocida.

Pues bien, uno de los principales candidatos a este puesto es Javier Villa Stein, un abogado que durante varios años fungió como Notario de Lima y que desde 2004 es Vocal de la Corte Suprema de Justicia, desempeñándose actualmente como Presidente de la Sala Constitucional y Social Transitoria y anteriormente fue miembro de la Sala Penal Transitoria, desde la cual conoció muchos casos anticorrupción que llegaron en apelación.

Sin embargo, este Vocal tiene varias perlas en su haber.

Mientras fue abogado en ejercicio, Villa Stein se convirtió en el abogado más consultado por los diarios Expreso (aun bajo la administración Calmell del Solar) y La Razón. ¿El motivo? Sostener desde las páginas de estos periodicos lo siguiente:
– Que los vladivideos no constituyen medios de prueba válidos porque fueron filmados en forma ilegal. Villa Stein ignoró años de doctrina procesal penal que señala que lo importante es la introducción legal de la prueba al proceso penal y no como fue obtenida.
– Una defensa cerrada de los hermanos Wolfenson. En La Razón, llegó a señalar que “en el caso de los hermanos Wolfenson ve una vendetta que busca castigar a los medios de comunicación incómodos al Ejecutivo“.
– Ataques al sistema anticorrupción. En La Razón sostuvo que “los magistrados anticorrupción actúan como acólitos del Poder Ejecutivo“, “están cometiendo prevaricato todos los días” y “son activos participantes de una persecución política en el Perú“. Boccatto di cardinale para los miembros de la mafia.
– Sobre el caso Calmell del Solar, el diario Expreso señaló en 2001: “en cuanto a la presunta recepción de dinero de Calmell del Solar de Vladimiro Montesinos, el abogado penalista dijo que mientras no lo haya recibido un funcionario público era poco lo que se podía hacer, ya que no constituía un delito“. Tesis que no ha sido acogida por los magistrados anticorrupción, ni tampoco por la Corte Suprema.

Villa Stein, además, ha asesorado a los hoy condenados por corrupción José Villanueva Ruesta, Alberto Kouri y Blanca Nélida Colán.

Por si fuera poco, la semana pasada se reveló que el hijo de Villa Stein, Ernesto Villa Morán, había trabajado en el estudio de César Nakazaki, abogado del extraditable Alberto Fujimori, y que ahora labora como asesor del congresista fujimorista Rolando Souza, quien funge como defensor legal del ex presidente desde el Parlamento. Villa Morán, además, participó en la comisión de transferencia del Ministerio de Justicia como asesor de Moisés Tambini del Valle, puesto desde el cual podía tener acceso a documentos sobre los procesos anticorrupción. Cabe mencionar que Nakasaki & Souza son socios del mismo estudio jurídico.

Como magistrado, Villa Stein ha emitido polémicas sentencias como en el caso de la anulación de un proceso por malversación de fondos contra el ex Ministro y asesor Absalón Vásquez Villanueva. Dio una resolución – felizmente luego impugnada y modificada – para archivar el caso de la falsificación de firmas de Perú 2000, por considerar que no existía un delito en dicho acto. Villa Stein también se rehusó a solicitar el levantamiento de la inmunidad parlamentaria de Jorge Mufarech, investigado por defraudación tributaria y aduanera, lo que hizo que el caso prescribiera.

Villa Stein, además, ha sido comprometido por el corrupto vocal Eduardo Palacios Villar – el que se vendió por 400 soles – en el caso de recepción de coima dada por el ex policía Wilfredo Ipanaqué. Villa Stein fue el abogado que resolvió este caso.

Según versiones periodísticas, Villa Stein contaría, además, con el apoyo del Presidente del Consejo de Defensa Judicial del Estado, Moises Tambini del Valle, el ex jefe de su hijo. Tambini, militante aprista, es cuestionado también por su obstaculización a la lucha anticorrupción, en particular, por intentarle sacar las castañas del fuego a Luis Giampietri, el vicepresidente involucrado – ademásn del caso El Frontón – en irregularidades por compras de armamento durante el fujimorato.

Para culminar con el cuadro, esta semana La Ventana Indiscreta publicó un reportaje en el que dio a conocer el informe psicológico practicado por la Universidad del Pacífico y encargado por el Consejo Nacional de la Magistratura cuando Villa Stein postuló al puesto de Vocal Supremo.

El informe psicológico señala que “cuando se presentan vínculos afectivos, estos presentan en él mecanismos poco adecuados que se traducen en hostilidad y fuerte tensión, ya que los considera inaceptables para su desenvolvimiento” y concluye “se trata de una persona sumamente insegura, dependiente, y frente a la adversidad, demuestra pocos recursos para hacerle frente (…) con altos niveles de ansiedad“.

En suma, un postulante sumamente cuestionable y que a mi criterio, no debiera ser Presidente del poder del Estado que más cambios urgentes requiere para su reforma, a fin que los ciudadanos puedan ser mejor atendidos. Ojala el 11 no tengamos la noticia de su elección.

MAS SOBRE EL TEMA:
Justicia Viva: Currículum Vitae presentado por Javier Villa Stein.
Agenciaperú.com: El oscuro pasado del vocal Villa Stein.
La República: Hijo de Villa Stein trabajó con Nakasaki y ahora asesora a Souza en el Congreso.
Guillermo Cabala: Villa Stein debe tener mesura.
Perú.21: Villa Stein dixit.

CHILANGA BANDA




La encrucijada mexicana, en el día del cambio de gobierno.

Dame, dame, dame, dame todo el power
para que te demos en la madre
Gimme gimme gimme gimme todo el poder
so I can come around to joder
(Gimme the Power, Molotov)

Hace seis años, México festejaba el retorno a la democracia. Luego de 70 años del dominio autoritario y dictatorial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), llegaba al poder el candidato de un partido opositor, Vicente Fox Quesada, del Partido Acción Nacional (PAN) (centro derecha).

Hoy, sin embargo, la situación parece ser de órdago, dado que la herencia perniciosa de los años del priísmo ha terminado por contaminar la transición democrática mexicana.

Por un lado, la situación económica es bastante parecida a la peruana, es decir, hay un crecimiento importante de la economía, las exportaciones van viento en popa, pero la desigualdad sigue allí, sin que se generen mayores políticas para ello. Quizás el intento más fructifero sea la continuidad del programa Oportunidades (en el que se basó nuestro programa “Juntos”).

De otro lado, el Presidente Fox no ha podido hacer reformas institucionales importantes, toda vez que el Congreso se opuso a varias medidas importantes, al tener una oposición parlamentaria bastante hostil.

Así, con una economía que no aprovecha todas las ventajas del TLC (a pesar de aumentar exponencialmente sus exportaciones), desiguldades sociales y un edificio democrático a medio armar, México llegaba al primer relevo democrático en mucho tiempo con un país polarizado.

El protagonista principal de esta telenovela, más larga que las de Televisa, es Andrés Manuel López Obrador, líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD – izquierda). AMLO se había hecho notar como alcalde de la ciudad de México, con una gestión caracterizada por el asistencialismo social. El desgaste del PAN en el poder y su propio liderazgo personal lo catapultaban como el gran favorito a ganar la elección mexicana.

Por su parte, el PRI iba en default. Entre pugnas internas y acusaciones mutuas, el candidato presidencial fue Roberto Madrazo, perteneciente al sector más cavernario y corrupto del priísmo. En otras palabras, candidato descartado.

En el gobernante PAN, la postulación la obtuvo Felipe Calderón, un opositor a Fox dentro de su partido, aunque continuador de varias de sus políticas.

La campaña se desarrolló en niveles de ataques esperables en América Latina. La prensa escrita y televisiva se la jugó en contra de AMLO, quien era presentado como un intransigente seguidor de Hugo Chávez, cosa que no era del todo cierta.

La elección, que se vislumbaba como apretada entre Calderón y López Obrador, tuvo a los dos candidatos proclamándose como Presidente, sin boca de urna que pudiera definir a un ganador – es más, los canales ni se dignaron a pasarla por prudencia – y se inició una batalla por los votos.

Calderón ganó por un estrecho margen. AMLO denunció fraude.

¿Existió fraude? Conversando con amigos en México y con analistas como Farid Kahhat que han vivido varios años en el país azteca, puedo afirmar que no existió fraude. Es cierto que el PAN y el PRI se coludieron para poner a personajes cercanos en el Instituto Federal Electoral, pero el IFE tuvo una actuación pulcra. Es cierto que los medios estuvieron en contra de AMLO, pero aún así obtuvo un importante porcentaje superior al 35%, lo más alto que ha llegado la izquierda mexicana en sus historia. Es cierto que en 1988, el PRI con una “caida de sistema” le robó la elección presidencial al PRD, pero esta vez no hubo posibilidad por el control nacional e internacional que hubo sobre el sistema de conteo de votos.

Quizás sí hubiera sido recomendable un recuento general de votos, con lo que se habrían despejado todas las dudas y se habría quitado argumentos a AMLO por una derrota que se debió a sus propios errores de campaña y a la campaña que le hicieron desde los medios, frente a la cual no supo responder.

Como sabemos, la semana pasada AMLO juró como “presidente legítimo” ante miles de seguidores en el Zócalo, la plaza principal del Distrito Federal. Ello ha complicado el panorama en un país debatido por protestas sociales como las de Oaxaca, que lleva 6 meses sin resolverse, y donde el saldo de muertos y desaparecidos comienza a ser evidente. En lugar de canalizar la protesta social y convertirse en una oposición que fiscalice desde el primer día al Presidente electo, AMLO ha terminado por patear el tablero, poniendo, al mismo tiempo, su liderazgo en cuestionamiento y arrastrando a México a una encrucijada que por momentos se parece a los peores sketch de programas cómicos.

Hoy Felipe Calderón debe jurar como el Presidente de México. Sin embargo, el día ha comenzado de una manera rara, con Calderón asumiendo la presidencia en una ceremonia privada en la residencia de Los Pinos, mientras los parlamentarios del PRD siguen ocupando la tribuna principal de la Cámara de Diputados, donde Calderón debía juramentar. Al mismo tiempo, AMLO ha anunciado una marcha en la ciudad de México. En los precisos momentos que escribimos esta columna, Calderón ha tomado juramento como Presidente.

La encrucijada está por resolverse ¿o por seguirse complicando?

ACTUALIZACION (05:30 PM):

El resto de la jornada se desarrolló dentro de la “normalidad” que cabía esperar dadas las circunstancias.

Luego de jurar, en medio de gritos y en una ceremonia bastante rápida, Felipe Calderón se dirigió al Auditorio Nacional de la Ciudad de México, donde dio su primer discurso como Presidente. Allí anunció rebaja de sueldos de los altos funcionarios públicos, la petición de una reforma constitucional sobre reformas electorales (muchos preveen la instauración de la segunda vuelta electoral) y modificaciones al sistema de administración de justicia y seguridad ciudadana. Eso sí, de la crisis en Oaxaca no dijo nada.

La marcha de AMLO discurrió desde el Zocalo hasta el Auditorio Nacional, sin mayores incidentes, aunque con un buen número de los seguidores que lo consideraban como “presidente legítimo”.

Lo cierto es que Calderón se salió con la suya: pudo jurar, nadie en el exterior reconoce a AMLO como Presidente y encima comenzó a tomar decisiones.

La anécdota del día: Joaquín Sabina de visita en Guadalajara, quejándose que los congresistas que pernoctaron en la Cámara de Diputados cantaran su canción “Y nos dieron las diez”.

MAS SOBRE EL TEMA:
La cobertura más imparcial desde México: El Universal.
BBC Mundo: Los retos de Calderón.
El Pais (España): Los enfrentamientos previos a la juramentación.
El Mundo (España): Especial sobre Elecciones en México.
Mirko Lauer: México en una laguna.

UN NUEVO LANZAMIENTO NAVIDEÑO

“Chavecito”: el muñeco que un dictador ofrece a los niños en esta Navidad.

De los creadores de “Papá Noel es un símbolo del imperialismo yanquí” y “somos antimperialistas aunque le vendamos petróleo barato a los gringos“, ya salió “Chavecito“, el muñequito que la Revolución Bolivariana querrá que tenga cada niño en esta Navidad.

Hecho de plástico y con 60 centímetros de largo, Chavecito es el nuevo juguete para compartir en estas fiestas navideñas sin arbolito ni el viejo vestido de rojo.

Este muñequito, tiene trajes intercambiables: terno presidencial, traje militar y su camisa roja revolucionaria.

Canta con Chavecito el Himno Nacional de Venezuela. Pero en su próxima edición, también cantará el de otros países, en aras de la hermandad boliviariana.

Apreta en su espalda y juega al discurso caraqueño: “Fuera Mr. Danger”, “Convoco a mi pueblo, al pueblo bolivariano, a todos ustedes, a trabajar sin descanso”, “Fidel, estamos contigo comandante”, “ladrón de siete suelas” son algunas de las frases que podrás escuchar.

Por solo 10 a 20 Euros, llevate a Chavecito a casa y enséñale a tus hijos lo que es tener un pensamiento único y retardatario.

(Promoción únicamente válida en Venezuela, Bolivia, Cuba, oficinas del Partido Nacionalista Peruano y, posiblemente, Ecuador. Baterías no incluidas. Descuento hasta el 3 de diciembre, día de las elecciones venezolanas.)

Vea la noticia verdadera en El Mundo (España).

¿CORREA DE TRANSMISION?

¿Qué implica la victoria de Rafael Correa en Ecuador?

Ayer se celebró la penultima elección del año en la región. En segunda vuelta y, aparentemente, por amplio margen, Rafael Correa, un economista de 43 años lider del movimiento Alianza País se ha convertido en el nuevo presidente de Ecuador.

Como sabemos, durante los últimos diez años, Ecuador ha sido el país más inestable de la región. Ha cambiado de presidente 7 veces en 10 años. Veamos: Abdalá Bucarám, Fabián Alarcón, Jamil Mahuad, Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez, Alfredo Palacio y ahora Correa.

La inestabilidad ha caracterizado a un país que ha depuesto presidentes por motivos diversos: corrupción, crisis económica e interferencia en el Poder Judicial. En estas crisis, el Congreso decidió el orden sucesorio, los conglomerados indígenas pusieron las masas y el Ejército la fuerza. Ello se debió a la atomización política ecuatoriana (donde 13 grupos están representados), a la fuerza del movimiento indígena en un país con 30% de extrema pobreza y donde el Ejército maneja buena parte de la economía ecuatoriana (incluyendo la empresa petrolera, la quinta en importancia en América Latina).

Correa es un político que plantea un aparente cambio radical en Ecuador. Quiere una mayor rdistribución de la riqueza, aunque no piensa firmar un TLC con Estados Unidos. Convocaría a una Asamblea Constituyente, por lo que no presentó candidatos al Congreso (lo que, de todas maneras, le quitaría cierta legitimidad) y, además, no cuenta con mayor experiencia política. Proclama, además, mayores derechos para mujeres e indígenas, pero no los ha incluido en su plataforma para llegar al poder.

La propia trayectoria personal de Correa no permite dilucidar cuál será el camino que finalmente tome. Correa ha seguido estudios de post-grado en Bélgica y Estados Unidos (siendo doctor en Economía por la Universidad de Illinois) y se confiesa como un izquierdista cristiano, aunque su discurso es más bien populista. De otro lado, el nuevo presidente no ha ocultado su admiración por Hugo Chávez, el tiranuelo venezolano que ha destrozado a su país, aunque en la última etapa de la campaña procuró dejar el perfil pro-chavista, para evitar complicaciones electorales (como las que tuvo Ollanta Humala en Perú).

Lo cierto es que el discurso cambiante, la inexperiencia política, la posible cercanía venezolana, la polarización social (el nuevo presidente ganó al multimillonario Alvaro Noboa) y la inestabilidad política dejan a Rafael Correa como una incógnita por despejar, antes que como una certeza de que el país del norte podrá alcanzar cierta estabilidad económica y política.

¿COMO CONSTRUIR PARTIDOS EN EL PERU?

Esta por culminar el año – marcado por procesos electorales – y la pregunta que me suscita el final de esta temporada es la que aparece en el título.

Varios signos aparecidos durante este año nos alertan que algo no funciona bien en la política peruana y, en particular, con los partidos políticos:
– Un outsider autoritario como Ollanta Humala estuvo a punto de ganar las elecciones presidenciales.
– Un movimiento autoritario y sin estructura, como el fujimorismo, obtuvo 13 congresistas. Sin embargo, no logra ninguna victoria importante en las elecciones regionales y municipales.
– Unión por el Perú, con candidatos de alquiler, le va relativamente bien en ambos procesos electorales.
– Unidad Nacional tiene poco de Unidad y de Nacional. Se fue desgajando durante el año y hoy gana sólo en Lima y por el arrastre personal de Luis Castañeda Lossio.
– Acción Popular agoniza luego de la muerte de sus dos grandes líderes.
– Somos Perú es arrasado en medio del desgaste de alcaldes eternos y acusaciones de corrupción.
– Ninguna de las izquierdas – ni la radical, ni la más moderna – logran articular movimientos nacionales con arrastre popular. Curiosamente, gente salida de sus filas logra éxitos locales y regionales.
– Más que movimientos regionales, como apunta Martín Tanaka, tenemos caudillos regionales con arrastre: Juan Manuel Guillén, Iván Vásquez, Alex Kouri, Vladimiro Huaroc, Federico Salas, Yehude Simón e incluso el aprista José Murgía.
– En varios lugares, las elecciones han acabado a balazos, con toma de actas y destrucción de municipios. Los casos de Puente Piedra y Campanilla han sido los más comentados por la prensa.
– El Presidente de la República da un patético discurso en el que hace gala de su caudillismo y mesianismo diciendo que, “si fuera necesario”, él mismo postularía a la Alcaldía de Trujillo para recuperar el otrora sólido norte que ahora al APRA le parece mas una malagua.

No estamos hablando de hechos que nunca se hayan repetido en la historia del Perú. Los balazos y anforazos fueron nota común de las elecciones del siglo XIX (los famosos tiempos del pisco y la butifarra), e incluso conformó un capítulo entero de “Conversación en la Catedral”, cuando se narra la historia de la toma de anforas durante el Ochenio de Odría.

Y lo de los partidos fue una debilidad histórica del Perú de toda la vida. Nuestro primer partido fue la Fuerza Armada, que gobernó ininterrumpidamente hasta 1872, cuando Manuel Pardo ganó las elecciones y fue el primer intento de construir una organización política. Lástima que la Guerra del Pacífico y los aprestos excluyentes de la República Aristocrática terminaran por acabar con un intento de articular una red de representación de diversos sectores sociales.

Lo que tuvimos en el siglo XX fueron caudillos civiles, que si bien respetan las elecciones y la división de poderes, lo que implantaron fue una democracia caudillista, donde gobernar se convirtió en sinónimo de mandar, la famosa apelación al pueblo “directamente y in intermediarios”. En suma, fueron incapaces de organizar partidos que sobrevivieran al caudillo. Ejemplos nos sobran: Guillermo Billingurst, Nicolás de Piérola e incluso se podría ubicar aquí a Luis Bedoya Reyes y Fernando Belaúnde Terry.

Incluso en el partido más organizado, el APRA, el caudillismo ha sido la nota común. Si bien ha sido la única organización capaz de formar cuadros, disciplina y cierta prolongación temporal, sucumbió a la democracia de caudillos y a la falta de renovación. Haya primero y hoy Alan García son la fiel expresión de ello.

La izquierda se unió en los 80’s bajo el liderazgo de Alfonso Barrantes y tuvo en consideración las demandas populares, lo que permitió tener éxitos electorales y una presencia importante. Sin embargo, el cuestionamiento al liderazgo de Barrantes, la esquizofrenia que padeció entre su sector radical y su sector moderado y las muertes que Sendero le causó la liquidaron.

A ello debe sumarse que la entraña autoritaria hizo más difícil la creación de partidos, su subsistencia o su conformación como organizaciones que conecten con las demandas de la población. Todos los dictadores del siglo XX (Leguía, Sanchez Cerro, Benavides, Odría, Velasco, Fujimori) articularon un discurso fuerte en contra de los partidos, los persiguieron y preponderaron la importancia del cemento antes que las ideas y los planes de largo plazo. A la usanza de Luis XIV, señalaron que el Estado eran ellos.

Mientras tanto y, sobre todo, en el interior del país, Sendero Luminoso liquidó a toda una generación de dirigentes comunales, alcaldes y autoridades. Dejó sin liderazgos locales a los partidos y dejó al país al amparo de propuestas autoritarias.

Todo ello nos suscita varias interrogantes.

La primera: ¿cómo hacer que los partidos se identifiquen con las demandas de la población? Hasta ahora siguen percibiendo que la demagogia y los fuegos artificiales son los medios para hacerlo, pero los resultados electorales les responden en la cara que la población no les cree.

Una segunda interrogante, ¿hay algún potencial o material humano para construir un sistema de partidos que medianamente funcione en el Perú? Porque una cosa quedó clara en esta elección respecto al supuesto “único partido que tenemos en el Perú”: el caudillismo manda. Caído el caudillo o no interviene en la elección y la cosa se desbarranca electoralmente.

Una tercera cuestión, que quizás suena más a pregunta retórica: ¿por qué quienes estamos interesados en política no entramos o fundamos un partido? ¿Será que nuestro compromiso sólo queda en la crítica o en mecanismos de expresión ciudadana? ¿Por qué a muchos nos seduce más la idea de trabajar en organizaciones de la sociedad civil – no sólo ong’s -, en hacer blogs como estos o en hacer periodismo antes que en construir mejores ofertas para adecentar la política en el Perú?

Una cuarta pregunta, ¿no es tiempo de modificar nuestros cronogramas electorales para que no tengamos movimientos aluvionales que se junten solo para los momentos electorales? (Por ejemplo, cerrando la inscripción de partidos un año antes de la elección) ¿No es necesario dar mayores recursos y apoyo al JNE y a la ONPE para que verifiquen si es que realmente los grupos que solicitan inscripción cumplen con los requisitos señalados por la Ley de Partidos Políticos? ¿No es hora de colocar sanciones a quienes incumplan las disposiciones de la Ley de Partidos?

Un quinta: ¿No es hora que nos dejen de vender gato por liebre? Que los socialdemócratas no se pinten como izquierdistas, que los radicales se asuman como tales, que los conservadores apristas no se las den de socialdemócratas, que los conservadores no se maquillen como liberales y que los liberales lo sean también en lo político.

Finalmente: ¿Del Castillo, Mulder, Tapia, Flores, Castañeda, Villarán, Diez Canseco, Borea, Estrada, no se habrán dado cuenta que es necesario solidificar instituciones y que es necesario tener comites locales y provinciales más sólidos, practicar la democracia interna y ensuciarse los zapatos para conocer las necesidades de la gente? Y no solo me refiero a las necesidades imperiosas de los pobres, sino también de la venida a menos clase media, e incluso de los sectores más privilegiados.

No tengo una respuesta a todo esto. Mas que todo es la reflexión final que me dejan las 2 elecciones de este año. Lo peor de todo es que cada vez más me suena más a interrogantes sin responder.

MAS SOBRE EL TEMA:
Martín Tanaka: Impresiones sobre los resultados del domingo.
Entrevista a Augusto Alvarez Rodrich: “Perdieron todos los partidos”.
César Hildebrandt: ¿Partidocracia? ¿Qué partidocracia?
Juan de la Puente: Ilave es el Perú.
UterodeMarita.com: Enésima refundación peruviana.

RADIOGRAFIA DE UNA ELECCION EN 8 COMENTARIOS BREVES

1. Castañeda Lossio.

Luis Castañeda Lossio ganó la alcaldía de Lima. Era previsible, sí. Lo que no lo era es que no superara el 50% de votos. ¿A qué se debió esto? En parte se debe a que la gente no lo identificaba con el mapa, pero creemos que, fundamentalmente, fue la intención del electorado de decirle al alcalde “estamos con usted, pero esta vez lo fiscalizaremos más que antes”.

Resulta, además, sintomático que Castañeda no haya utilizado el estrado preparado para festejar su victoria y que se hay limitado a acudir a entrevistas complacientes en los canales de televisión. (Por cierto, me pareció bastante raro que en Voto 2006 no lo entrevistara Rosa María Palacios, quien sí le hubiera hecho preguntas más interesantes al reelecto alcalde).

El no haber sido un triunfo tan contundente en lo que respecta a su propia elección, el hecho de tener aun una agrupación débil y carente de organicidad, la fiscalización sobre su propia gestión (nunca las segundas partes fueron buenas) y sus propias limitaciones ponen el espectro para Castañeda en cuesta arriba para una probable postulación en el 2011. Léase, o Castañeda corrige su estilo, es decir, cuando tenga que hablar diga algo más que cuatro generalidades, o sus posibilidades de ser Presidente pasarán a ser como la mayoría de Alcaldes de Lima que quisieron hacer el trampolín al sillón de Pizarro: un sonoro fracaso.

2. ¿El triunfo en Lima es un triunfo de Unidad Nacional?

Creo que es más un triunfo de Luis Castañeda Lossio y de Solidaridad Nacional antes que de Unidad Nacional como alianza. Con excepción de Salvador Heresi, miembro del PPC, los demás candidatos a regidores y alcaldes ganadores en esta elección fueron colocados por ser cercanos a Luis Castañeda. Y pesó en mucho el voto de arrastre para algunas elecciones o segundos lugares.

Ayer, a las 5:10 p.m., a sólo una hora de la elección, varios de los alcaldes electos y reelectos festejaban el triunfo…de Solidaridad Nacional.

Por más que las Lourdes (Flores y Alcorta) se desgañiten diciendo que éste es también su triunfo, LCL tiene un juego propio que viene resultando cada día más obvio.

Finalmente, queda claro que el poder de UN sólo se reduce a Lima. Solo introdujeron 8 candidatos regionales y todos han perdido estrepitosamente. No han ganado ninguna alcaldía provincial importante. Sin duda, siguen teniendo serios problemas para salir del ámbito comprendido entre Ancón, Chosica, Cieneguilla, Pucusana y San Miguel.

3. Lima – Callao: Ganan buenos alcaldes, pero también cuestionados:

Ha sido una buena noticia que en algunos distritos no hayan obtenido la reelección alcaldes cuestionados en su gestión, sean por denuncias de corrupción, no pago a empleados o jubilados o simplemente, por que lo hicieron pésimo. Ese es el caso de Carlos Sandoval (Breña), César Gonzáles (Lince), Fernando Andrade (Miraflores), Paulo Hinostroza (Villa María del Triunfo) y, el más clamoroso, Martín del Pomar (Barranco).

Tampoco han sido beneficiados con el voto candidatos cuestionados como Ricardo Chiroque (San Juan de Lurigancho) o Freddy Zubieta (San Borja).

Asimismo, han sido premiadas reelecciones de buenos alcaldes como Salvador Heresi (San Miguel), Francis Alison (Magdalena), Luis Dibos (La Molina), Alberto Tejada (San Borja) y Felipe Castillo (Los Olivos).

Sin embargo, hay personas cuestionadas que han sido elegidos sabe Dios con que criterio torcido. Los casos más clamorosos: Gustavo Sierra en Surquillo (por Unidad Nacional, luego de haber desfilado por todos los partidos y de haber generado un apagón en medio Lima) y Alex Kouri y sus muchachos en el Callao.

Un comentario aparte sobre Kouri. Creo que le es aplicable el comentario hecho en el punto 1. No ha ganado tan holgadamente como se pensaba (el impresentable de Rogelio Canches obtuvo, contra todo pronóstico, más de 36%) y los cuestionamientos a su estilo de gestión pueden comenzar a pesar en su futuro político. Lo que sería beneficioso para adecentar en algo la política peruana.

Finalmente queda para el género inclasificable la victoria de Antonio Meier en San Isidro, obtenida, seamos claros, sólo gracias al carisma de su hijo. La gestión de Jorge Salmón pareció ser más valorada fuera de San Isidro que dentro. Preguntita para Aldito y Bayly: ¿de acuerdo a su lógica, valdría llamar electarado a los votantes de San Isidro?

4. Somos Perú, ¿ya fue?

La pregunta debe estar rondando en la cabeza de Alberto Andrade desde las 4 de la tarde. No por la performance de Gino Costa (quien quedó incluso mejor de lo que pensábamos, al obtener 8%) sino porque básicamente su clan ha perdido la elección.

Repasemos: Fernando Andrade, su hermano, derrotado de lejos en Miraflores; su primo Jorge Bonifaz, en La Victoria; sus amigos Carlos Bringas y Angel Tacchino en Jesús María y Pueblo Libre, respectivamente (luego de que se les descubriera propaganda electoral en dependencias municipales); y los casi eternos alcaldes Carlos Dargent (Surco) y Oscar Benavides (Ate Vitarte).

Solo han obtenido dos alcaldías en Lima: Freddy Ternero (San Martín de Porres, a pesar de vivir en San Borja) y Augusto Miyashiro (Chorrillos).

En el interior han conseguido las municipalidades provinciales de Pasco, Tumbes y Húanuco. Más que todo, por presentar caciques locales. El caso de Huánuco es emblemático, allí ganó un ex candidato al Congreso, el locutor Jesús “Koko” Giles (¿se acuerdan del Show de Koko Giles?).

Lo cierto es que, a pesar de su rollizo líder, SP ha adelgazado su cuota electoral municipal, lo que es un golpe duro para una agrupación que parece haber perdido el paso y el rumbo.

5. ¿Y Lay?

Bueno, el Pastor obtuvo el segundo lugar (como votos incluso de mi católica familia, con mi excepción). Pero de allí a decir que son “la segunda fuerza municipal”… Bueno, miren los resultados y, en este momento, sólo se encuentran disputando la alcaldía de Barranco con el candidato aprista (y al momento que vimos por última vez la página de la ONPE, iban ganando). En el interior del país les ha ido algo mejor, ganando las provinciales de Tambopata (Madre de Dios) y, sobre todo, dando la sorpresa en Puno.

Con Lay pasa el fenómeno de un candidato carismático, pero con una organización débil y, en muchos sentidos, confesional. ¿Sorteará ese techo?

6. APRA: ¿en el dolor, hermanos?

Los ruidos a clavos suenan fuerte en Alfonso Ugarte. Y es que el olor a Gólgota que padece Mauricio Mulder en este momento es sintomático de la mala performance que han tenido.

Mulder podría esgrimir a su favor sólo lo siguiente: han recuperado Breña (tradicionalmente un distrito aprista), están disputando Barranco (aunque van detrás del candidato de Lay), han vuelto a introducir regidores en Lima luego de 17 años, han ganado la presidencia regional de La Libertad (aunque más por Murguia) y estarían por obtener 2 o 3 presidencias regionales más. Han ganado también la alcaldía provincial de Piura.

Pero en contra de Mulder se le vendrían los siguientes pasivos:
– La estrepitosa (y cantada) derrota municipal en Trujillo. Luego de 43 años, el APRA deja de gobernar el bastión histórico del aprismo. Ganó, como lo anunciamos el viernes, César Acuña Peralta, cacique local, ex congresista y hombre fuerte de la Universidad César Vallejo.
– Insistir en Benedicto Jímenez como candidato en Lima.
– El sólido norte no es tán solido. Han perdido las regiones de Tumbes, Cajamarca y Ancash. Solo ganarían Piura. Han vuelto a perder en Lambayeque, tanto en la región como en Chiclayo.
– No apagar los incendios dentro de los comites distritales y regionales del APRA.
– Los narco candidatos apristas. Por cierto, en Campanilla hubo incidentes que han impedido que los resultados lleguen a Lima. El candidato aprista, por cierto, iba perdiendo.

El ganador en el APRA es Alan García. A partir de ahora, podrá controlar ciertos apetitos de los compañeros al esgrimir el argumento de que la única locomotora electoral es él. Pero ello no es una buena noticia para el país y para el APRA, dado que seguirían dependiendo de una sóla figura – que, seamos claros, ha ganado su última elección – y no resuelven su problema de fondo: el contar con una estructura adecuada para la nueva realidad del Perú.

7. Autoritarios derrotados: el humalismo y el fujimorismo.

Ollanta Humala fue el único personaje que hizo de esta elección algo político. Y ha perdido estrepitosamente. Con excepción de la alcaldía provincial de Arequipa – ganada con candidato prestado, Simón Balbuena -, sólo disputan una chance remota en la presidencia regional de Ucayali. En el resto de regiones, aparecen como terceros o en otros. En Lima, superarían, raspando, el 4%.

Para colmo de males, UPP ha ganado en Cusco, tanto en lo que se refiere a presidencia regional como a la alcaldía provincial. El quedarse con la olla los ha beneficiado a los upepos, que incluso quedarían quintos en Lima.

Lo de los fujimoristas ha sido aún más catastrófico. En Lima quedarían séptimos y sólo en San Juan de Lurigancho han llegado a los 3 primeros lugares. En provincias, ninguna presidencia regional ni alcaldía provincial importante. Una noticia que confirma que los fantasmas que esgrimen desde Chile son mero bluff.

8. Los liderazgos regionales ¿cómo se come eso?

– Tres liderazgos regionales consolidados: Juan Manuel Guillen en Arequipa, Yehude Simon en Lambayeque e Ivan Vásquez en Loreto. Van a ser los que más van a reclamar a AGP y los que encabecen el pliego de reclamos regional.

– Algunos liderazgos provenientes de la izquierda han conseguido algunos resultados interesantes. En Pasco ha ganado la región un representante del MNI, en Junín ha ganado Vladimiro Huaroc, ex funcionario de la Defensoría del Pueblo y apoyado por el PDS. En Cajamarca, Jesús Coronel, un ambientalista moderado ha resultado triunfador. No por ello los grupos de izquierda o centro izquierda deben considerar que esto es un gran avance. Por el contrario, deben preguntarse porque han optado por movimientos regionales y no por partidos nacionales.

– Dos elecciones controvertidas: En Chimbote ha ganado Guzmán Aguirre, otrora líder de Vamos Vecino y ex presidente de la Asociación de Municipalidades, y en Pucallpa repite el plato Luis Valdez, acusado por malos manejos, conexiones con traficantes de madera y responsabilidad en el asesinato del periodista Alberto Rivera.

– Los partidos políticos van a tener que hacer un gran trabajo de base para recuperar las regiones o captar a los liderazgos regionales. Es un gran fracaso de su parte el hecho de que no entiendan o capitalicen las demandas regionales y locales.

– De otro lado, si bien es saludable que salgan liderazgos regionales, puede complicar el panorama que muchos de ellos pueden ser meros ejecutores de obras, sin tener una visión de conjunto y desarrollo que permita superar problemas como la pobreza, los deficientes servicios de salud y educación y seguridad ciudadana. Puede que a AGP le facilite en algo la atomización, pero podría traerle problemas de gobernabilidad, dado que si sigue con el mismo esquema de relación, no hará responsable a los gobiernos regionales y locales de las tareas que sí le competen y que un esquema de descentralización serio debería otorgarles.

MAS SOBRE LAS ELECCIONES:
EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Los resultados de ONPE, minuto a minuto.
Augusto Alvarez Rodrich: Descalabro de los Partidos.
Perú.21: García y Humala son los grandes perdedores.
Santiago Pedraglio: Sin ganador, con perdedores.
Juan de la Puente: 19/11: algunas lecturas inmediatas.
Sinesio López: Suerte para García, desgracia para el Perú.
Editorial de El Comercio: Llamado de atención a los partidos y al centralismo.
Fernando Tuesta Soldevilla: Un desalentador archipiélago político.
Editorial de La República: Un nuevo mapa político.
Aldo Mariátegui: Mi partido es el SNIP.
EN BLOGS:
UterodeMarita.com: Apuntes electorales linkeados. Elecciones: el Licuado Norte. En San Isidro sobra oxígeno.
El Blog del Morsa: Nada dicho aún. Resultados boca de urna Barranco y Lima. Más sobre las elecciones de hoy.
Otra Orilla: Crónica de una elección anunciada.
Apuntes Peruanos: Elecciones Regionales y Municipales 2006.
Perú Político: Elecciones municipales e independentismo. El saldo de una campaña sin brillo.
Una bitácora de Jomra: Elecciones Locales en Perú: Castañeda Lossio repetirá en la Alcaldía de Lima Metropolitana.
Para Perder el Tiempo: Municipal.
Desde la Clandestinidad: Al Alcalde con cariño.