DONAYRE YANKEE Y LA GASOLINA DEL EJERCITO

Edwin Donayre Gozzich. General del Ejército Peruano. Comandante General del Ejército. Productor de películas sobre el conflicto armado interno, censurador de obras de arte y condecorador de diarios bastante cuestionados.

Hasta allí, parecería ser el perfil de un comandante general típico en el Perú: conservador, demasiado pegado a un malentendido espíritu de cuerpo y procurando una buena relación con los medios que no lo cuestionan.

Sin embargo, Donayre tiene algo serio que responder y por lo que intenta evadir a la justicia.

En diciembre de 2006, Gustavo Gorriti remeció al Ejército con una documentada denuncia sobre una inusitada inflación de gasolina en la Comandancia General del Ejército. Esta fue la causa de la caída del General César Reinoso y del ascenso de Donayre al alto cargo que hoy ocupa.

Pero Donayre no es indemne a estas denuncias y, de hecho, aprovechó su amistad con el Presidente de la República para quedarse un año más en el puesto y hacer las siguientes movidas en el alto mando, que las relató así La República:

Fuentes del Ejército confirmaron que Donayre proyecta cambiar de colocación al inspector general Francisco Vargas Vaca y al jefe de la Región Militar del Centro (RMC), Otto Guibovich Arteaga. Al primero lo enviaría como comandante general de alguna región militar, mientras que al segundo lo designaría al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CCFFAA).

Vargas Vaca es autor del informe de Inspectoría que detectó el presunto mal uso de combustible asignado a distintas unidades. Entre los oficiales a los que señaló para que respondan sobre el destino de miles de galones de petróleo y gasolina se encuentran los generales Edwin Donayre Gotzch y Luis Cateriano Vela, precisamente los números uno y dos del Ejército y, por añadidura, compañeros de la 79ª “Promoción Teniente Coronel Juan Bautista Zubiaga”.

El caso lo ventila la fiscal anticorrupción Marlene Berrú Marreros. Donayre ha faltado al menos a dos citaciones “por razones de agenda” y asistiría después de las celebraciones del Día del Ejército.

Efectivamente, los cambios se produjeron. A Vargas Baca se le mandó a Iquitos, como castigo por “osar” meterse con el Comandante General. Y Donayre no ha concurrido a las, ahora, 6 citaciones que la Fiscal Berrú le ha extendido para que aclare su situación.

En estas semanas, Gustavo Gorriti ha averiguado algunas de las movidas poco santas alrededor de este caso. En primer lugar, una malsana intención para sacar a Marlene Berrú del caso:

La semana pasada expliqué la estrategia de la defensa del general (r) Reinoso, de pedir que se incluya en la investigación a los comandantes generales que tuvo el Ejército desde el 2000 hasta el 2006. El propósito, como expuse entonces, era lograr incluir en la investigación al general EP (r) Roberto Chiabra, ex comandante general del Ejército y ex ministro de Defensa, quien tuvo como ayudante al comandante EP Orlando Berrú, hermano de la fiscal, para forzar a esta a excusarse y separarse del caso.

En realidad, la movida es más complicada. La defensa de Reinoso busca involucrar a todos los ex comandantes generales que lo precedieron para, de taquito, sacar a la Fiscal Berrú con la argucia legal antes comentada. Ellos, indignados, fueron a buscar a Donayre el miercoles 26 de marzo al Pentagonito para darle las quejas. Pero la actitud del Comandante General del Ejército fue bien rara. Relata Gorriti:

En la reunión con los comandantes generales, el 26 de marzo, el actual comandante general del Ejército, general EP Edwin Donayre ni se refirió a Reinoso ni lo culpó de nada. Dijo, mas bien, que “el responsable” de la “fuga” de documentación a los medios fue el ex inspector general del Ejército, general EP Francisco Vargas Vaca.

Es decir, no culpó a su antecesor y comenzó a decir sandeces sobre su investigador. Digamos, ahora se entienden los cambios.

Pero la trama se complica con la aparición de un personaje oscuro: Gino Ríos Patio, el procurador anticorrupción nombrado por Alan García para investigar a Alejandro Toledo y a este gobierno y que tiene una serie de cuestionamientos por varias inconductas.

Pues bien, Ríos Patio ha hecho lo siguiente, de acuerdo con Gorriti:

Si alguna duda quedaba respecto de la intención del gobierno aprista de encubrir el mayor caso conocido de corrupción militar en lo que va de esta década, Gino Ríos Patio, el procurador de Alan García, se encargó de borrarla el viernes pasado.

Ese día, uno después de la publicación de “Cuestión de generales” en Caretas 2021, Ríos Patio se dirigió por escrito a la fiscal anticorrupción Marlene Berrú (que investiga la asignación corrupta de combustible el año 2006, bajo el entonces comandante general del Ejército, general EP (r) César Reinoso) para hacerle una solicitud que casi equivale a una confesión.

En el escrito, Ríos Patio le solicita “la suspensión de las diligencias programadas por su Despacho (sic) debido a que he solicitado (…) se inhiba del conocimiento de la presente investigación”.

Es decir, el presunto procurador “anticorrupción” le exige a la fiscal Berrú paralizar toda su investigación en este megacaso de corrupción.

Y adivinen que diligencia se suspendería. Sí, la tantas veces postergada declaración de Donayre ante la Fiscal Berrú.

¿Coordinaron algo Ríos Patio y Donayre? Última cita de Gorriti:

Donayre también afirmó a los ex comandantes generales que no conocía a Ríos Patrio. Les mintió. Ríos Patio ha acudido asolapadamente varias veces a verlo. También ha ido el jefe de la policía “anticorrupción”. Ahora ya hay que ponerle comillas.

Luego de este relato, algunas preguntas:
1. ¿Por qué los ex Comandantes Generales fueron a ver a Donayre si sabían que también estaba comprendido en la investigación?
2. ¿Por qué Donayre tiene toda la discrecionalidad y aval presidencial para poder mandar a la siberia iquiteña a quien lo investigó?
3. ¿Por qué Gino Ríos Patio sigue en el cargo de Procurador a pesar que la ex Ministra de Justicia, María Zavala, dijo que debía salir y dejaba en manos del Presidente la decisión de su salida?
4. ¿Por qué Donayre no es citado de grado o fuerza a dar su declaración?

Aquí huele a gasolina quemada. Y el humo que comienza a desprender es tóxico para la sanidad del Ejército.

MAS SOBRE EL TEMA:
La República: Ejército contrata a empresa a la que denunció por adquisiciones irregulares

INEXPLICABLE CONDECORACION A LA RAZON

La cual, por supuesto, aquí trataremos de explicar

Casi me atraganto en el desayuno cuando leo La República. Vía este diario me entero que el Ejército Peruano condecorará al diario La Razón, “por la ayuda en la consecución de los objetivos castrenses”.

Esta condecoración se produce en momentos en que confluyen varios intereses alrededor de un diario caracterizado por ejercer la diatriba y la difamación en su fase más virulenta y al cual habría que aplicarle la frase que alguna vez Gonzales Prada le aplicó a cierta etapa de la historia del Perú: donde pones el dedo, sale la pus.

Desde sus inicios, La Razón ha tenido acercamientos con el APRA y con un sector del Ejército. De un lado, congresistas apristas han sido columnistas de este diario y, en la actualidad, este medio es uno de los que apoya casi militantemente al segundo gobierno de Alan García. De otro lado, esta hoja de periódico ha sido la más leal apoyadora de las iniciativas más cavernarias que miembros en actividad y en retiro de las Fuerzas Armadas han tenido: un afan belicista contra Chile que busca – a gritos – una “guerra de revindicación”, la satanización de la Comisión de la Verdad y Reconciliación y los defensores de derechos humanos y, por cierto, evitar cualquier intento de reforma del status quo castrense.

En los últimos tiempos, esta relación privilegiada con ambos estamentos se ha incrementado, de manera ciertamente preocupante.

En lo que se refiere al gobierno, es sintomático que Hernán Garrido Lecca comprara contenidos para levantar su imagen, que el Presidente de la República defienda “como abogado” a Moises Wolfenson y que el abogado de este último sea militante aprista. El objetivo final: lograr una amnistía para el propietario de este medio de comunicación y, si se puede, también para el ex candidato al Senado del Japón y el resto de su banda.

La relación llega, por supuesto, al plano comercial. Montecristo Editores casi ha cuadruplicado sus ganancias en contratos con el Estado, comparando los años 2006 y 2007.

Pero la relación con los sectores castrenses más retrógrados es, sin duda, la más interesante y puede terminar complicando la relación entre el Ejército y el Ministro de Defensa Allan Wagner.

Los punching ball favoritos del diario de la mafia se llaman Fabían Novak Talavera y Renzo Chiri Marquez, Viceministro y Secretario General del sector Defensa, respectivamente. A ambos se les pretende crear una imagen de débiles frente a las supuestas amenazas internas y externas y de pretender, en el fondo, abolir las Fuerzas Armadas. En particular, los temas referidos a la delimitación marítima con Chile, la Ley para Reglamentar el Uso de la Fuerza en orden interno y cualquier tema que tenga que ver con algún cambio en el sector.

En febrero pasado, este blog informó sobre la existencia de una campaña en contra de Wagner, Chiri y Novak cuyos mòviles centrales son evitar cualquier mecanismo de control civil democràtico en los institutos armados, asì como impulsar una desmedida compra de armas que procure tener una supuesta paridad armamentística con Chile, cuyo objetivo final sería tener una guerra con este país, para “vengar” la derrota de 1879. Asimismo, a Wagner y a Chiri no les perdonan haber tenido posiciones favorables al Informe Final de la CVR.

Pero la situación se complejiza aun más con un elemento común al fin de año: los cambios de puestos y relevos en las Fuerzas Armadas.

Es sabido que el actual Comandante General del Ejército, Edwin Donayre, se quedaría el siguiente año en su posición. Por tanto, como lo ha informado La República, está buscando colocar oficiales afines a él en los puestos claves del Ejército. La cosa está tan complicada que hasta se teme una pelea fuerte entre Donayre y el actual jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, almirante Jorge Montoya, quien, a su vez, es uno de los principales impulsores de las medidas que Wagner propugna para la modernización de las Fuerzas Armadas.

De hecho, Donayre tiene un criterio bastante retrógrado frente a varios temas. Fue quien impulsó la censura a la exposición de Piero Quijano, ha tenido posiciones contrarias al procesamiento de militares que violaron derechos humanos durante el conflicto armado interno y su reciente convenio con Miraflores para que el Ejército dicte el curso de Educación Cívica.

En suma, la condecoración supone la muestra más clara de la alianza conservadora que se ha instalado en el poder y que impide todo cambio o reforma sustancial, sea en lo económico, lo social o lo institucional. La Razón expresa, mediáticamente, dicho pensamiento contrario a toda consolidación de un sistema democrático que sea inclusivo y congruente con los valores democráticos. A eso se adhiere nuestro Ejército y nuestro Presidente de la República, sin que les importe que el Ministro de Defensa quede por las patas de los caballos de nuestros Húsares de Junín.

Ya saben, que no les extrañe si mañana le dan a Moisés Wolfenson la Orden del Sol del Perú, previo indulto firmado por el excelentísimo Señor Presidente de la República.

¡Viva el glorioso Ejército del Perú!

MAS SOBRE EL TEMA:
Utero de Marita: El Ejército condecora a Montesinos
Roberto Bustamante: El Ministro, el Presidente, el General y el diario

COSITAS DE FIESTAS PATRIAS

Siguiendo con la serie “Lo Inexplicable”, comenzada en el Blog del Morsa, tres de Fiestas Patrias.

Comencemos por esta, que francamente fue una de las notas más pintorescas – por llamarlo elegantemente – del desfile de Fiestas Patrias (que por quinto año consecutivo, no vi). El Comandante General del Ejército Edwin Donayre desfilando a caballo.

Vi ayer el vídeo en El Francotirador y francamente se veía ridículo. Bueno, hace años que la Parada Militar no me llama la atención, pero esto ya fue too much. Ni más vuelvo a ver el desfile.

Y hablando del desfile, arriba ven una razón más para que sea reemplazado por el Corso de Wong. Ese es el estado de la pista de la Avenida Brasil luego del paso de nosecuantos tanques. Esta bien que algunos tengan el complejo de mostrar poderío bélico en un desfile cuando a estas alturas del partido todos saben nuestras fortalezas y debilidades militares vía internet o por revistas especializadas, pero dejarnos así las pistas de una de las principales avenidas de la ciudad es inaceptable.

Con la venia de algún vecino miraflorino encerrado por el corso, creo que hasta él me dará la razón en que el Corso recupera mejor el espíritu de Fiesta y de Patria antes que un grupo de soldados desfilando.

La del cierre es de hace unas horitas. Vía ANDINA:

El presidente Alan García recibió esta mañana el apoyo y el respaldo de las iglesias evangélicas para el logro de las metas que anunció para el 2011, año en que termina su mandato.

Por segundo año consecutivo el mandatario y su esposa Pilar Nores participaron en la ceremonia de Acción de Gracias por el Perú, en la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, en el distrito de Pueblo Libre.

El oficio religioso contó con la asistencia del canciller José Antonio García Belaunde, el ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia, la titular de Justicia, María Zavala, además de los congresistas Mercedes Cabanillas, Álvaro Gutiérrez y Michael Urtecho.

También estuvieron presentes el ex candidato presidencial Humberto Lay, de religión evangélica; así como algunas autoridades civiles y militares.

Que Alan fuera no me extraña, ya el año pasado fue e incluso hubo un amago de reprendón por parte de la Conferencia Episcopal Peruana. Y tampoco el acercamiento con los evangélicos. No en vano Meche Cabanillas es miembro de Agua Viva. Lo que no me deja de sorprender es la capacidad teatral del Presidente de la República. Dice la misma noticia de ANDINA:

El mandatario escuchó con atención estas palabras y en algunos momentos se sumó a los cánticos religiosos que caracterizan el rito de las iglesias evangélicas.

Por favor, colgar el videito de las noticias de la noche. Yo solo alcancé a verlo entonar el Himno Nacional.

Y este fue el post de estupideces del día de la Patria. Una razón más para quedarse a divertirse en el Perú.

ARTE CENSURADO

La ilustración que aparece arriba pertenece al artista Piero Quijano, uno de los pintores e ilustradores más reconocidos del medio. Fue originalmente publicada en Perú.21, en el año 2003, para ilustrar un artículo de Gustavo Gorriti sobre los ataques que venia recibiendo la Comisión de la Verdad y Reconciliación en las semanas previas a la entrega de su Informe Final.

Quijano exponía una retrospectiva de sus ilustraciones hechas para prensa escrita durante los últimos 17 años. Sin embargo, como reporta Perú.21, el Ejército Peruano – encabezado por el general Edwin Donayre – y el Instituto Nacional de Cultura – presidido por Cecilia Bákula, han censurado parte de su exposición:

Un oficio enviado por el comandante general del Ejército, Edwin Donaire al Instituto Nacional de Cultura (INC) -con conocimiento del ministro de Defensa, Allan Wagner- originó que la exposición del pintor Piero Quijano en la Casa Museo Mariátegui fuera censurada. El detonante de esta reacción fue un dibujo que, aludiendo al monumento a los soldados de Estados Unidos en Okinawa, en la Segunda Guerra Mundial, muestra a un grupo de soldados peruanos levantando un fusil contra la cabeza de un campesino andino.

Los afiches y la banderola que reproducían este dibujo así como el original fueron apartados de la exposición antes de la inauguración y, al día siguiente, fueron retiradas otras tres obras. “Espero que todo lo que ha sido apartado sea repuesto a la mayor brevedad posible”, demandó Piero Quijano. “Respetamos al artista, solo hemos planteado una selección alterna a la presentada de acuerdo con el espacio”, señalaron voceros del INC.

Las otras obras retiradas se referían a una parodia de Macchu Picchu privatizado y un juego de palabras entre TLC y el sexto hijo de Alan García.

Mi pregunta, ¿por qué el INC tiene que hacer una “selección alterna” de la obra de un artista? Que yo sepa, esa no forma parte de ninguna de sus atribuciones.

Sin duda, Quijano es un artista polémico, pero de polémicas se compone el arte también. El cuestionamiento social que hacen las obras artísticas, muchas veces, es más contudente que mil palabras. Pero parece que eso no lo entienden en el INC y en el Ejército. O quizás sí y por ello se han atrevido a esto.

EJERCITO: ENTRE LA VERGUENZA Y LA ESPERANZA

La ceremonia de relevo en la Comandancia General del Ejército, realizada el último miércoles en el Pentagonito, ha sido la muestra clara de las dos corrientes que circulan actualmente en los institutos armados.

Por un lado, tuvimos el penoso discurso de salida del General César Reinoso, quien como todos sabemos salió del Ejército “renunciado” por las explicaciones insatisfactorias sobre el destino de los montos presupuestados por combustible y denuncias de corrupción en la compra de pertechos y comida para la tropa. Fue sintomático que Allan Wagner, Ministro de Defensa, no estuviera presente durante el discurso de Reinoso.

Reinoso señaló que su salida, al igual que la de 4 generales más, eran actos “totalmente antirreglamentarios y anticonstitucionales“.

El ex Comandante General pertenece a la promoción 1973 y tanto los generales de esta promoción como de la siguiente pasaron al retiro esta semana. Los medios de prensa han informado que por lo menos dos de estos generales afrontan investigaciones por el caso de los pertechos y en el caso del General José Williams Zapata, dos procesos judiciales.

El tema es que la salida de estos 5 generales se realizó respetando la línea de carrera y las normas legales vigentes. Además, nos hallábamos en una situación de emergencia moral en las Fuerzas Armadas que era necesario dar paso a un comando renovado en ideas y convicciones morales, tal cómo ocurrió una vez caida la dictadura fujimorista.

Reinoso se despachó a su gusto, dijo que fue víctima de una campaña “revanchista y ruin” con informaciones difamatorias, por parte de algunos oficiales “desafectos”, por haber sancionado “drásticamente” a los responsables de faltas administrativas y disciplinarias (es decir, acusa al hoy retirado general Rafael Hoyos de Vinatea, el otro involucrado en el caso de la carretera a Cabana). E incluso dio bravatas en contra de Wagner como la siguiente: “Ante la inacción política del sector, tuve que salir a defender, yo solo, el prestigio institucional, pese a que no tenía responsabilidad penal ni funcional (.), motivo por el cual me vi en la imperiosa obligación moral de no permitir que mi persona fuera utilizada para mancillar el honor de la institución que tanto amo y, por esas razones, presente mi carta de renuncia irrevocable“. Como que el tonito de advertencia indica que a Wagner le va a esperar fuego graneado en los próximos meses.

Pero, a los pocos minutos, fuimos testigos no sólo de un cambio de Comandante General, sino también de un discurso y, esperemos, de una nueva actitud en el Ejército Peruano.

El general Edwin Donayre, nuevo Comandante General, dio un discurso que parecía escuchar a quienes hemos reclamado por transparencia y reformas en una institución que las necesita a gritos. Sus puntos más resaltantes fueron los siguientes:
– Las inspecciones en el Ejército se desarrollarán en cualquier momento y cualquier dependencia. Recordemos que la denuncia de Gustavo Gorriti se basó en la evasión de inspecciones y visitas de la Contraloría.
– Relevo de todos los oficiales involucrados en casos de corrupción, a quienes se garantizará su derecho a la defensa.
– Invitar a CONSUCODE y a la Contraloría a supervisar los procesos de licitación de mayor cuantía.
– Mejora de condiciones para suboficiales, incluyendo proyecto inmobiliario.
– Relación más fluida con los medios de comunicación.
– No llorar por más presupuesto. El componente humano es el más importante del Ejército.

Si Donayre pusiera en práctica estas ideas, así como las recomendaciones de la Comisión Especial de Reforma de las Fuerzas Armadas y el Proyecto Ejército, así como lo señalado por la CVR como reformas institucionales, sin duda, tendremos un mejor Ejército. Lo necesitamos, luego de años de azote de corrupción y de encubrimiento de hechos luctuosos que todos conocemos (aunque algunos se empeñen en negarlo).

POST SCRIPTUM: Nos preocupa seriamente que algunos estén pensando en sacar a Allan Wagner como Ministro de Defensa, ya que es el único que tiene una agenda clara de reformas en el gobierno. Nos alerta de esto el diario La Primera:

¿Cambios en el gabinete?
La designación de Luis Gonzales Posada como nuevo ministro de Defensa es prácticamente un secreto a voces. Y es que la difícil situación del actual titular del Mindef, Allan Wagner, como consecuencia de las recientes denuncias y escándalos en el Ejército, le estarían pasando la factura, al punto que desde el Ejecutivo se dice que el presidente Alan García le habría bajado el dedo
.

Viniendo del diario de propiedad de Ricardo Wong, tan cercano al APRA, ¿será cierto esto?

MAS SOBRE EL TEMA:
Lee el discurso completo del General Edwin Donayre.
Caretas: El Bazucazo de Wagner.