FAVRE: LAS PREGUNTAS QUE QUEDARON SUELTAS

Ayer Julio Favre se presentó en La Hora N y Prensa Libre, para dar sus descargos respectivos sobre las preguntas que se hicieron desde aquí sobre la compra de pollos a Redondos S.A. por parte del Estado durante el actual gobierno.

Básicamente, Favre dijo lo siguiente:

1. Que las compras del Estado para Redondos S.A. solo representaban el 0.5% de las ventas de su empresa.
2. Que Redondos había perdido un gran número de licitaciones en estos años.
3. Que todas las compañías avícolas se habían beneficiado de un incremento en las compras de pollos.
4. Que varias de las compras se hicieron a inicios de los años respectivos y que, además, el 70% de lo adquirido en el 2007 se había hecho antes del terremoto.
5. Que la denuncia hecha desde este blog tenía ánimo de mala leche.

Voy a comenzar por este último punto, lamentando que el señor Favre haya utilizado insultos para referirse a mi persona. La intención de presentar estos datos no fue cebarse en su fracaso en FORSUR, ni traer su imagen abajo, ni acusarlo de enriquecimiento ilícito – cuestión que nunca se dijo en ninguno de los dos posts sobre el tema -, sino que nos diera explicación a las interrogantes planteadas frente al aumento de sus transacciones con el Estado debido a dos hechos bastante claros.

El primero, fue su cercanía al Presidente de la República, comprobada mediante una entrevista hecha en septiembre de 2007 al diario La República:

–¿Cómo se animó a presidir Forsur? ‘Caretas’ dice que el Presidente prácticamente lo obligó a aceptar el cargo en una reunión con varios empresarios.

–Bueno, a veces exageran. Yo soy parte de un grupo de consejeros del presidente García. Hace ocho meses que nos reunimos con él los jueves por la noche. La verdad que sí me sorprendió que me comprometiera con un trabajo tan abrumador. Yo tenía un plan de vida diferente.

Y como señala hoy este mismo diario:

En la misma entrevista a la que aludíamos al principio de la presente nota (hecha el 2/9/07), el mismo Favre señaló que era parte de un grupo de consejeros del presidente García que se reunía con el mandatario todos los jueves por la noche desde hacía ocho meses. Es decir, desde enero de 2007, principios de año y fecha en la que –tal y como confirmó Vera– se hacen las licitaciones del Estado.

Como se desprendía del post original, la primera pregunta se dirigía hacia el incremento en todo el gobierno de García, no solo al periodo de su estancia en FORSUR.

En lo que se refiere a FORSUR, dijimos claramente lo siguiente:

De los 39 items contratados en el 2007, 11 fueron otorgados luego del sismo. Y claro, a ello deben sumarse los 8 items adjudicados en el 2008. En otras palabras, 19 contratos luego del sismo.

Pero también es importante ver los montos. En el 2008, como hemos señalado, el monto total es del S/. 850,085. En los 11 items del 2007 adjudicados luego del sismo, se obtuvieron S/. 533,597. En total, S/. 1’383,682.

Ello evidencia claramente que nunca dijimos que la mayor parte de contratos se hicieron durante el periodo de FORSUR. Lo que si cuestionamos – ya en términos éticos – es que un funcionario público pudiera seguir contratando con el Estado, luego de su nombramiento en el cargo. Y más aún, cuando el señor Favre ha admitido que el monto de sus contratos con el Estado es tan ínfimo que podría no haber afectado su ganancia final del año 2007.

Y en ninguna de sus dos entrevistas ha hecho referencia a los contratos del año 2008, la mayoría de los cuales se celebraron cuando Favre aún era Presidente de FORSUR.

Un tercer punto se refiere al famoso contrato con el Despacho Presidencial. El mismo no fue hecho o convocado en enero de 2007, sino en octubre de ese mismo año. Asimismo, Redondos S.A. fue la única empresa postora en esta Adjudicación Directa Selectiva en el rubro carne de aves, por lo que no tuvo competencia en este caso en específico. Por tanto, hay aquí una interrogante aún abierta, sobre la cual debe darse una explicación.

Finalmente, se ha arguído que todas las empresas del ramo se beneficiaron con el tema. Me vuelvo a ayudar con un cuadro elaborado por Roberto Bustamante que explica comparativamente lo que pasó con las empresas Redondos y San Fernando, esta última, la empresa con mayores ingresos en el campo avícola, también en contrataciones con el Estado.

Y la explicación de Bustamante es la siguiente:

Mi rudimentario método (y si alguien sabe de algo mejor, me avisa sin roche) es asignar el valor 1 al monto recibido por cada empresa para enero del 2005. Si la empresa recibió 0.9 en febrero del 2005, el valor en el gráfico será -0.1. Si la empresa ganó 1.1 en marzo del 2005, el valor en el gráfico será 0.1. Se me ocurren otras formas para hacer el gráfico y las haré después (he tenido que ingresar hartos datos para saber cuánto ganó cada empresa, mes por mes).

En fin, lo que el gráfico muestra es cómo esa “diversificación” coincidió con la entrada de García en el gobierno.

Saquen sus propias conclusiones.

MAS SOBRE EL TEMA:
Andina: Palacio se pronuncia sobre compras de alimentos

FAVRE RESPONDE, EL TERCER PISO TAMBIEN

Según recoge El Comercio, Julio Favre ha respondido a algunas de las preguntas que hicieramos ayer sobre el incremento de sus contratos con el Estado durante este gobierno.

Veamos una por una cada una de sus respuestas, que creo merecen la pena ser colocadas aquí y cotejadas una a una.

El ex titular del Forsur respondió ayer mismo: “Todas las licitaciones con el Estado se hacen en enero y a mí se me nombró en el Forsur ocho meses después”

Señor Favre, eso es falso. Si ustedes revisan cuando se dieron cada una de las contrataciones con las que Redondos S.A. se hizo acreedor, muchas de ellas corresponde a meses posteriores a enero. Es cierto que en los primeros meses del año pueden hacerse procesos para adjudicar bienes y/o servicios para todo el año – ese fue el caso entre el Ministerio del Interior y RBC – pero aquí hablamos de compras que se registraron en varios meses del año, entre ellas, la que le hizo el Despacho Presidencial en octubre de 2007.

En segundo lugar, no solo se cuestionan las compras producidas luego de su nombramiento en FORSUR, sino que la primera interrogante gira en torno a un hecho constatable: luego que Favre diera su apoyo a Alan García y comenzará a participar en los Consejos Consultivos de cada dos lunes, las ventas de Redondos se han incrementado. Los cuadros elaborados por Roberto Bustamante, que vuelvo a colocar aquí, lo demuestran:

Es justamente este incremento el que no ha podido responder. Veamos ahora el segundo punto que recoge El Comercio:

Adujo que él no suscribió los contratos personalmente. “Por el hecho de que me convierta en funcionario público con mi nombramiento en el fondo de reconstrucción, mi empresa no puede dejar de vender. Queda claro que yo no soy dueño de la compañía; esta es una sociedad anónima”, puntualizó

Aquí es donde viene la pregunta de fondo: ¿Puede la empresa de un funcionario público seguirle vendiendo al Estado? Particularmente creo que el hecho se presta a varias suspicacias, sobre todo, cuando, en este caso en particular, el incremento de las ventas ha sido bastante significativo. El carácter ad honorem de la función que desempeñaba Favre – y que creo que fue un error de la Ley de creación de FORSUR, a los empleados y funcionarios públicos se les debe pagar – no es una carta blanca para que se “compense” esta carencia de ingresos con contratos con el Estado. Porque, lamentablemente, esa parece ser la imagen que deja este incremento de ventas.

Favre sostiene que Redondos es una sociedad anónima. Sí, en efecto, lo es. Pero, el ex Presidente de FORSUR tenía intereses en la misma, tal como lo demuestra esta Partida Electrónica de Registros Públicos, en la que se ve como Julio Favre Carranza es ratificado, en abril de 2007, como Gerente General:

Por tanto, y a mi modo de ver, Favre no ha aclarado aún ninguna de las preguntas que se plantearon aquí el día de ayer. Una mejor respuesta de parte de este empresario haría que muchas de las suspicacias que hoy se tienen puedan aclararse. Pero, hasta el momento, las explicaciones no son safistactorias.

FLORES ARAOZ VS. LA RAZON

Como informamos en su momento, la designación de Ántero Flores – Araoz como Ministro de Defensa fue celebrada especialmente por el diario La Razón.

El nombramiento de un ex columnista suyo hacía que los Wolfenson y Ben Schmuel vivaran ante lo que parecía ser el triunfo de su visión sobre la defensa nacional: ningún control democrático, ningún juicio a los militares que violaron derechos humanos y, por cierto, discrecionalidad total para compras de armamento para un posible conflicto bélico con Chile, que se alienta, sin ningún rubor, desde las páginas de dicho pasquín.

Pues bien, Ben Schmuel y Flores – Araoz se han peleado. ¿El motivo? Pues una campaña del diario de la mafia para que se acelere la compra de armamento. Y Flores – Araoz, que podrá ser todo lo conservador que se quiera, pero tonto no es, respondió con lo siguiente:

El ministro de Defensa, Dr. Antero Flores- Araoz afirmó enfáticamente que su portafolio no cederá a la presión, ni a cualquier intento de “chantaje” de parte de algunas empresas que pretenden obligar al Estado a suscribir contratos de compra de material bélico. Agregó que el Sector Defensa privilegia los tratos Estado con Estado para todo lo que implique la actualización de la capacidad operativa de nuestras Fuerzas Armadas y la modernización de su material defensivo.

“No nos vamos a dejar, de modo alguno, chantajear por nadie, venga de donde venga. Muchas veces son los vendedores de servicios o de material bélicos los que empujan ciertas noticias para obligar a sentarnos en la mesa y firmar rápido un contrato”, declaró

Y a estas declaraciones, el director del diario del fujimorismo respondió:

Pero sí queremos decirle algunas cosas a nuestro amigo de largos años Antero Flores-Aráoz. Porque no sabemos si además de la ponzoña ideológica, los caviares enquistados en el Pentagonito segregan alguna otra sustancia nociva que hace perder el sentido de las proporciones y el buen juicio a quienes se colocan el fajín de Defensa, al extremo de emitir juicios claramente desinformados, como se desprende de la información que pueden ustedes leer en las páginas cuatro y cinco de este ejemplar.

Ya escuchamos al ministro gritar, y ahora nos gustaría conocer sus argumentos (si acaso los tiene y no se está dejando llevar por lo que le susurran al oído sus funcionarios, la señora Esparch y el señor Chiri). Y de paso, recomendarle que lea el artículo que publicamos en las páginas centrales de esta edición, que sirven para constatar que contrariamente a lo que decía Marx, en nuestro país, tristemente, la historia no se repite como farsa sino siempre como tragedia.

En los años previos a 1879, el civilismo actuó con mezquindad con las Fuerzas Armadas de entonces y las pusieron en la indefensión con resultados aciagos. Desde 2001, sus descendientes caviares repiten la misma odiosa conducta. Con un perverso agregado: no solo quieren dejar desarmados a los militares, también minar su moral, que es tan o más importante que el equipamiento en caso de guerra antisubversiva o conflicto externo.

Por eso la CVR, por eso la persecución judicial a los comandos “Chavín de Huántar” y a más de 500 oficiales y subalternos, por eso el proceso a Fujimori. El cual, no nos cansaremos de repetirlo, tiene al ex presidente de blanco colateral, porque el objetivo principal son los uniformados, a quienes se quiere presentar como una pandilla de genocidas y violadores sistemáticos de derechos humanos y convertir así una gloriosa victoria en una derrota política… y advertirles que no osen tomar las armas en defensa de la Nación en el futuro, porque corren el riesgo de ser sentados en el banquillo, no importan cuántos años pasen.

Pues bien, tamaña muestra de honestidad de parte de ambos personajes nos deja en claro lo que està en juego y que trataré de poner en cristiano.

La agenda de La Razón es clara: aumentar las compras de armamento, pero no de Estado a Estado – como cualquier país actualmente realiza, para evitar los riesgos de corrupción – sino a través de intermediarios. Como bien lo explica Defensa IDL:

Como todo proyecto de inversión que se financia con recursos del Estado, las adquisiciones militares deben pasar por el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) y ser declaradas viables, socialmente rentables, sostenibles y compatibles con los lineamientos de política planteados en los planes anuales y estratégicos del sector.

Si son adquisiciones que no atañen al “secreto militar”, entonces deben pasar por los procesos de selección de adquisición del Estado: licitación pública, concurso público, adjudicación directa y/o adjudicación de menor cuantía, según el caso. Para ello la ley de contrataciones y adquisiciones indica varios paso a seguir: conformación del comité especial, elaboración de bases, convocatorias, observaciones, presentación de propuestas, evaluación y calificación, otorgamiento de la buena pro, etc.

Si estas contrataciones y adquisiciones son de carácter de “secreto militar”, estarían exoneradas del proceso de selección, siempre y cuando su objeto esté incluido en la lista que, mediante decreto supremo, haya aprobado el Consejo de Ministros con anterior opinión favorable de la Contraloría General de la República.

¿Y cuál es la única manera en que estas compras sean declaradas como “secreto militar”? Si es que existe un conflicto de por medio, sea interno o externo. Ello explica porque el diario de los Wolfenson levanta tanto los temas de terrorismo y de tensiones con Chile. Si no hay guerra, no hay posibilidad de vender armas salvo que sea por renovación de equipos. Es en esta última hipótesis que el Estado peruano va a comprar armas, de manera paulatina y en trato directo con cada Estado fabricante. La experiencia de comisiones en la compra de armas en la década de los noventa, que tanto añoran los dueños de La Razón, es la que ha vacunado al Ministerio de Defensa contra compras poco transparentes.

El otro tema de agenda tiene que ver con los procesos por violaciones de derechos humanos. Si bien al actual gobierno no le agradan mucho este tipo de procesos judiciales, pues hay que señalar que, a pesar de la lentitud de dichos juicios, no se ha intervenido en acabar con los mismos de manera abrupta, mediante indultos o amnistías. Como esta es una bandera bastante sensible en las Fuerzas Armadas, La Razón la esgrime como causa para poder tumbarse a cualquier Ministro de Defensa. Ya lo hicieron con Wagner y ahora, con las distancias que ha marcado el ex presidente del Congreso, no me extrañaría que la hicieran con Flores – Araoz.

El problema para Flores – Araoz no será enfrentarse a sus antiguos amigos, sino ver hasta que punto sus compañeros de gabinete y su jefe están comprometidos con la agenda del diario de la mafia. Será cuestión de meses saber si es que algún medio de comunicación que tiene un amplio giro de negocios habrá ganado algo con venta de armamento. Y si es que la Defensa Nacional se sigue manejando con criterios modernos.

ALVA CASTRO: LAS EVIDENCIAS Y LOS VOTOS

Cubierto por cortinas de humo, el tema de la censura a Luis Alva Castro entra a un serio punto de entrampamiento a pesar que existen suficientes motivos para que este personaje, un viejo dirigente aprista, deba salir del Ministerio del Interior.

En un post anterior detallé las razones por las que consideraba conveniente esta salida, sobre todo, dadas las mentiras dichas durante la interpelación, sobre todo, en lo que respecta a la antigûedad de los pertrechos militares, que Alva sigue repitiendo que se compraron por última vez en 1994. Sin embargo, esta noticia del diario argentino Clarín, aparecida el domingo 30 de julio de 2000, luego de la Marcha de los 4 Suyos, lo desmiente:

Los 35.000 policías desplazados en el centro de Lima utilizaron aproximadamente 12 toneladas de bombas lacrimógenas para reprimir a los manifestantes de la “Marcha de los Cuatro Suyos”, dijeron fuentes de la Policía Nacional del Perú (PNP).

Proveedores del Ministerio del Interior, dependencia que compra los equipos para la policía, señalaron a Clarín que el costo de los gases lacrimógenos que se lanzaron en la marcha del viernes, podría superar los 3 millones de dólares.

Debido a las dimensiones que cobró la organización del acto de protesta de tres días, el Ministerio del Interior no convocó a un concurso de precios sino que llamó directamente a conocidas empresas de ventas de armas para tener suficiente stock de bombas lacrimógenas.

Los proyectiles de mayor demanda fueron los de la clase “514-CN” y “515-CS”, que al ser detonados masivamente consiguen una rapidísima difusión y se mantienen en el ambiente hasta por 15 minutos.

Con esto se comprueba un procedimiento similar a la compra de pertrechos cuestionada hace semanas – lo que implica modus operandi que no han sido combatidos oportunamente – y la confirmación de que el Ministro engañó al Congreso de la República y a la ciudadanía en general. ¿Y qué hace el Ministro?

Pues contrata publicidad a montones para mejorar su imagen. La Resolución Ministerial N° 0565-2007-IN/PNP exoneró del proceso de selección la contratación de servicios de publicidad, con lo que el Ministerio ha podido suscribir contratos por cantidades significativas con los medios de comunicación, en tiempos de austeridad y con una gestión sumamente cuestionada.

Peor aún, siguen saliendo los signos de que algo anda mal con las compras en el edificio de Corpac. Hoy El Comercio presenta un reportaje de su unidad de investigación que evidencia la celeridad que se tuvo en la compra de pertrechos: el 18 de julio de 2007 se aprobaron 10 documentos que permitieron dicha operación, que fue firmada por el propio Alva Castro ese mismo día. Una celeridad que debería ser la que caracterice a los procedimientos en favor de los ciudadanos termina siendo la principal aliada de malas prácticas y favorecimientos indebidos. Es más, ayer el diario decano, que no acostumbra hacer muchas olas en torno a cambios ministeriales, se mandó con un editorial pidiendo la salida de Alva Castro.

A estas alturas, la permanencia del actual Ministro del Interior es insostenible. Sin embargo, hay dos elementos que juegan a favor de su permanencia en el cargo: la “habilidad” aprista para el manejo del Congreso y la debilidad de la oposición.

Fuentes del edificio de la Plaza Bolívar han podido confirmar a este blog que hasta el momento la oposición no tiene los votos necesarios para conseguir la censura. UPP sigue siendo el caso emblemático: los congresistas más cercanos a Aldo Estrada votarían en contra de la moción de censura. Ya hemos comentado el caso de Unidad Nacional, donde la unidad en este tema parece ser tan imposible como la renuncia de Manuel Burga. Y un permiso a la congresista nacionalista Yaneth Cajahuanca ha activado las alarmas en predios ollantistas, pues se ha conminado a todos los parlamentarios de Humala a votar por la censura, so pena de sanción. Finalmente, en Alianza Parlamentaria, parece darse por perdido el voto del congresista evangélico Juan Perry.

Y claro, en Alfonso Ugarte se saca provecho de esto, se dilata la votación y se hacen los acercamientos – abiertos o no tanto – para evitar la caída del compañero en desgracia.

Lo peor del caso es que los perjudicados somos los ciudadanos. Sin una gestión transparente en compras, sin una política coherente de seguridad ciudadana, sin una Policía en trayecto de reforma hacia una institución mejor, sin plan antidrogas, sin un Ministerio reconstituido. En suma, sin un Ministerio del Interior.

MAS SOBRE EL TEMA:
Carlos Basombrío: Telenovela: Mala y larga
Hugo Guerra: Política de aguas puercas
Menos Canas: Contra el tiempo
Una Bitácora de Jomra: Censura a Alva Castro: división y fidelidad

ALVA CASTRO DEBE IRSE

Ayer Luis Alva Castro afrontó una interpelación dura y que podría costarle el puesto. Independientemente de las disquisiciones legales sobre la procedencia de la moción presentada – cuestión que puede subsanarse con la presentación de otra que la reemplace – lo cierto es que el destino del Ministro depende de Unidad Nacional y del Fujimorismo, que en estos días tomarán una decisión final sobre una gestión sumamente cuestionada.

A mi modo de ver, no hay riesgo de desestabilización del régimen por la salida de Alva Castro, como lo han mencionado Antero Flores – Araoz y César Zumaeta. Por el contrario, el gobierno debería dar las gracias a la oposición por librarlo de un ministro que ha dado grandes muestras de incompetencia.

El caso Patrulleros II olía mal desde el inicio. Desde una empresa vinculada con el tráfico de mercenarios a Iraq, pasando por la sobrevaloración de los vehículos, la mala calidad de los mismos, los talleres de barrio donde se repararían, hasta llegar al extremo leguleyo para anular la operación – lo que permitió decir a Alva Castro que no se había pagado ni un solo sol – son un cúmulo de evidencias que ponen de relieve la poca capacidad del Ministro para: 1) Ordenar y reformar un sector que necesita cambios a gritos, 2) dejar bien parado al Presidente que lo respalda y 3) hacer una compra bien luego del desastre que supuso la primera adquisición de patrulleros.

Y en lo que se refiere a la cuestionada compra de pertrechos policiales, Alva Castro tuvo la caradura de mentir ayer. Según ANDINA:

Además, dijo que las bombas lacrimógenas eran obsoletas al haber expirado en 1999.

Recordó que la última vez que se compró dicho material fue en 1994 y en cuyo contrato se establecía un periodo de vida de 5 años

Dos reportajes periodísticos lo desmienten. Cuando Correo investigó una compra de bombas lacrimógenas otorgada a quien vendió estos pertrechos robados a la Policía, se dijo lo siguiente:

En este caso -y de acuerdo a la Inspectoría General de la PNP- Renato Díaz Costa ingresó a los almacenes de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la PNP la cantidad de 1,095 bombas lacrimógenas y 516 cartuchos de salva en presunto mal estado y sin la garantías necesarias para una correcta y segura utilización.

Este material de guerra, curiosamente, había sido adquirido en el 2000 y para repeler la Marcha de los Cuatro Suyos.

Y lo mismo dijo Marco Antonio Vásquez de La Ventana Indiscreta sobre una compra sobrevalorada de gases lacrimógenos en 2005 (osea, que el problema es añejo):

El seis de mayo de este año, la Policía Nacional del Perú convocó la licitación número 001-2005-DIRECFIN /PNP con el objeto de adquirir granadas y cartuchos lacrimógenos. Según datos de la División de Municiones y Armamento, la última compra a gran escala de material lacrimógeno se realizó en el 2000. La venta de las bases este año, empezó el 6 de mayo.

Para mentir y comer pescado, hay que tener cuidado. Puede costar un puesto de Ministro.

SAINETE AGRARIO

Hoy Fernando Vivas, en su comentario habitual de los programas dominicales, dice lo siguiente sobre lo que fue el intercambio verbal entre Ismael Benavides y Juan José Salazar:

BRONCA AGRARIA. Las denuncias del ministro de Agricultura, Ismael Benavides, sobre irregularidades en la compra de úrea, en las inversiones para luchar contra el friaje y en adjudicación de vicuñas, motivaron un duro enfrentamiento con su antecesor Juan José ‘Chiquitín’ Salazar que se repitió al aire en “Cuarto poder”. De esta forma, la invitación de Benavides a investigar estos casos se nubla por el destemplado contraataque de un ex ministro indignado a quien no fue prudente aludir en el estado de las investigaciones que sustentan las declaraciones del actual ministro. Veremos si el Gobierno aplaca la bronca o, maliciosamente, la azuza.

Como lo comenté ayer, Benavides hizo serias acusaciones sobre la gestión de su antecesor en el Ministerio de Agricultura. Quizás la más grave de todas sea la venta de vicuñas a una familia cuestionada y, nuevamente, la mala costumbre del gobierno: licitaciones cuestionadas.

Ya era extraño que un Ministro denuncie a su antecesor, dentro del mismo gobierno. Pero ahora, para causar mayor confusion a todo, Benavides le acaba de pedir disculpas a Salazar, quien hoy se mandó con declaraciones bastante subidas de tono en un diario local. Y claro, aumentan las suspicacias sobre si esta suerte de tirada hacia atrás responde a un espíritu de cuerpo.

Las denuncias tienen que ser seriamente investigadas pues son graves, además de ser hechas por un Ministro de Estado. Y ya es hora de que el país comience seriamente en diseñar un sistema de compras estatales que sea eficiente, rápido, pero también transparente. De hacerlo, este gobierno puede dar un gran paso para la reforma del Estado, cuestión de la que parece haberse olvidado.

MAS SOBRE EL TEMA:
Editorial de El Comercio: Pongamos fin al desbarajuste en las compras del Estado.
Augusto Alvarez Rodrich: Segunda intención
Tito Bonicelli, ex director de Consejo Nacional de Camélidos Sudamericanos: Yo no soy ladrón, soy alpaquero.
Utero de Marita: ¡Déjese de cojudeces!

SOBRE LOS SANCHEZ PAREDES: Reportaje de Jerónimo Centurión para La Ventana Indiscreta.