ALVA CASTRO SALVA DE CENSURA

Vía Perú.21:

El Congreso de la República rechazó esta tarde la moción de censura presentada por un sector de la oposición contra el ministro del Interior, Luis Alva Castro, quien hace dos semanas fue interpelado por la cancelada adquisición de 698 patrulleros chinos, así como por la compra de material antimotines para la Policía Nacional.

Esta iniciativa no prosperó al necesitarse un mínimo de 61 votos, es decir, la mitad más uno del número legal de parlamentarios. La votación final, arrojó como resultado 51 votos a favor, 30 en contra y 10 abstenciones. Esta última fue la posición tomada por la bancada fujimorista.

Varias cosas que mencionar.

No fueron todos los congresistas. 8 estaban con licencia ¿Y los demás? Esto provocó que la abstención fujimorista terminara salvando la cabeza al incinerado Ministro del Interior. Un respiro para Palacio de Gobierno y para el APRA.

Sin embargo, si Jorge del Castillo quiere hacer una evaluación a conciencia de su equipo ministerial, deberá percatarse que no puede seguir manteniendo a un Ministro que causa tantos problemas al gobierno.

La permanencia de Alva Castro gracias a la falta de votos para censurarlo sin duda supone un alivio para el gobierno. Pero no representa una victoria. El hecho de tener una cartera tan importante al garete, que requiere de reformas urgentes y de la cual depende un aspecto tan importante para la ciudadanía como es el de la seguridad ciudadana es un baldón para cualquier gobierno que se precie de serlo.

Si el Congreso no pudo censurarlo, tal vez sea hora de que el Ministro entienda que su presencia le hace daño al partido que tanto aprecia y al país por el que dice trabajar. La renuncia siempre es más digna que una “salida por evaluación”. Quizás sea el único camino que le quede a Alva Castro, si es que aún tiene algo de decencia en su interior.

LAS REACCIONES:
Jorge del Castillo: Esto no se puede calificar como triunfo o derrota
Guido Lombardi: Ministro del Interior ha quedado sin peso político
Luis Benavente (Universidad de Lima): Blindaje a Alva Castro le está costando mucho al Gobierno
Menos Canas: Decepción anunciada

ALVA CASTRO: LAS EVIDENCIAS Y LOS VOTOS

Cubierto por cortinas de humo, el tema de la censura a Luis Alva Castro entra a un serio punto de entrampamiento a pesar que existen suficientes motivos para que este personaje, un viejo dirigente aprista, deba salir del Ministerio del Interior.

En un post anterior detallé las razones por las que consideraba conveniente esta salida, sobre todo, dadas las mentiras dichas durante la interpelación, sobre todo, en lo que respecta a la antigûedad de los pertrechos militares, que Alva sigue repitiendo que se compraron por última vez en 1994. Sin embargo, esta noticia del diario argentino Clarín, aparecida el domingo 30 de julio de 2000, luego de la Marcha de los 4 Suyos, lo desmiente:

Los 35.000 policías desplazados en el centro de Lima utilizaron aproximadamente 12 toneladas de bombas lacrimógenas para reprimir a los manifestantes de la “Marcha de los Cuatro Suyos”, dijeron fuentes de la Policía Nacional del Perú (PNP).

Proveedores del Ministerio del Interior, dependencia que compra los equipos para la policía, señalaron a Clarín que el costo de los gases lacrimógenos que se lanzaron en la marcha del viernes, podría superar los 3 millones de dólares.

Debido a las dimensiones que cobró la organización del acto de protesta de tres días, el Ministerio del Interior no convocó a un concurso de precios sino que llamó directamente a conocidas empresas de ventas de armas para tener suficiente stock de bombas lacrimógenas.

Los proyectiles de mayor demanda fueron los de la clase “514-CN” y “515-CS”, que al ser detonados masivamente consiguen una rapidísima difusión y se mantienen en el ambiente hasta por 15 minutos.

Con esto se comprueba un procedimiento similar a la compra de pertrechos cuestionada hace semanas – lo que implica modus operandi que no han sido combatidos oportunamente – y la confirmación de que el Ministro engañó al Congreso de la República y a la ciudadanía en general. ¿Y qué hace el Ministro?

Pues contrata publicidad a montones para mejorar su imagen. La Resolución Ministerial N° 0565-2007-IN/PNP exoneró del proceso de selección la contratación de servicios de publicidad, con lo que el Ministerio ha podido suscribir contratos por cantidades significativas con los medios de comunicación, en tiempos de austeridad y con una gestión sumamente cuestionada.

Peor aún, siguen saliendo los signos de que algo anda mal con las compras en el edificio de Corpac. Hoy El Comercio presenta un reportaje de su unidad de investigación que evidencia la celeridad que se tuvo en la compra de pertrechos: el 18 de julio de 2007 se aprobaron 10 documentos que permitieron dicha operación, que fue firmada por el propio Alva Castro ese mismo día. Una celeridad que debería ser la que caracterice a los procedimientos en favor de los ciudadanos termina siendo la principal aliada de malas prácticas y favorecimientos indebidos. Es más, ayer el diario decano, que no acostumbra hacer muchas olas en torno a cambios ministeriales, se mandó con un editorial pidiendo la salida de Alva Castro.

A estas alturas, la permanencia del actual Ministro del Interior es insostenible. Sin embargo, hay dos elementos que juegan a favor de su permanencia en el cargo: la “habilidad” aprista para el manejo del Congreso y la debilidad de la oposición.

Fuentes del edificio de la Plaza Bolívar han podido confirmar a este blog que hasta el momento la oposición no tiene los votos necesarios para conseguir la censura. UPP sigue siendo el caso emblemático: los congresistas más cercanos a Aldo Estrada votarían en contra de la moción de censura. Ya hemos comentado el caso de Unidad Nacional, donde la unidad en este tema parece ser tan imposible como la renuncia de Manuel Burga. Y un permiso a la congresista nacionalista Yaneth Cajahuanca ha activado las alarmas en predios ollantistas, pues se ha conminado a todos los parlamentarios de Humala a votar por la censura, so pena de sanción. Finalmente, en Alianza Parlamentaria, parece darse por perdido el voto del congresista evangélico Juan Perry.

Y claro, en Alfonso Ugarte se saca provecho de esto, se dilata la votación y se hacen los acercamientos – abiertos o no tanto – para evitar la caída del compañero en desgracia.

Lo peor del caso es que los perjudicados somos los ciudadanos. Sin una gestión transparente en compras, sin una política coherente de seguridad ciudadana, sin una Policía en trayecto de reforma hacia una institución mejor, sin plan antidrogas, sin un Ministerio reconstituido. En suma, sin un Ministerio del Interior.

MAS SOBRE EL TEMA:
Carlos Basombrío: Telenovela: Mala y larga
Hugo Guerra: Política de aguas puercas
Menos Canas: Contra el tiempo
Una Bitácora de Jomra: Censura a Alva Castro: división y fidelidad

ALVA CASTRO DEBE IRSE

Ayer Luis Alva Castro afrontó una interpelación dura y que podría costarle el puesto. Independientemente de las disquisiciones legales sobre la procedencia de la moción presentada – cuestión que puede subsanarse con la presentación de otra que la reemplace – lo cierto es que el destino del Ministro depende de Unidad Nacional y del Fujimorismo, que en estos días tomarán una decisión final sobre una gestión sumamente cuestionada.

A mi modo de ver, no hay riesgo de desestabilización del régimen por la salida de Alva Castro, como lo han mencionado Antero Flores – Araoz y César Zumaeta. Por el contrario, el gobierno debería dar las gracias a la oposición por librarlo de un ministro que ha dado grandes muestras de incompetencia.

El caso Patrulleros II olía mal desde el inicio. Desde una empresa vinculada con el tráfico de mercenarios a Iraq, pasando por la sobrevaloración de los vehículos, la mala calidad de los mismos, los talleres de barrio donde se repararían, hasta llegar al extremo leguleyo para anular la operación – lo que permitió decir a Alva Castro que no se había pagado ni un solo sol – son un cúmulo de evidencias que ponen de relieve la poca capacidad del Ministro para: 1) Ordenar y reformar un sector que necesita cambios a gritos, 2) dejar bien parado al Presidente que lo respalda y 3) hacer una compra bien luego del desastre que supuso la primera adquisición de patrulleros.

Y en lo que se refiere a la cuestionada compra de pertrechos policiales, Alva Castro tuvo la caradura de mentir ayer. Según ANDINA:

Además, dijo que las bombas lacrimógenas eran obsoletas al haber expirado en 1999.

Recordó que la última vez que se compró dicho material fue en 1994 y en cuyo contrato se establecía un periodo de vida de 5 años

Dos reportajes periodísticos lo desmienten. Cuando Correo investigó una compra de bombas lacrimógenas otorgada a quien vendió estos pertrechos robados a la Policía, se dijo lo siguiente:

En este caso -y de acuerdo a la Inspectoría General de la PNP- Renato Díaz Costa ingresó a los almacenes de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la PNP la cantidad de 1,095 bombas lacrimógenas y 516 cartuchos de salva en presunto mal estado y sin la garantías necesarias para una correcta y segura utilización.

Este material de guerra, curiosamente, había sido adquirido en el 2000 y para repeler la Marcha de los Cuatro Suyos.

Y lo mismo dijo Marco Antonio Vásquez de La Ventana Indiscreta sobre una compra sobrevalorada de gases lacrimógenos en 2005 (osea, que el problema es añejo):

El seis de mayo de este año, la Policía Nacional del Perú convocó la licitación número 001-2005-DIRECFIN /PNP con el objeto de adquirir granadas y cartuchos lacrimógenos. Según datos de la División de Municiones y Armamento, la última compra a gran escala de material lacrimógeno se realizó en el 2000. La venta de las bases este año, empezó el 6 de mayo.

Para mentir y comer pescado, hay que tener cuidado. Puede costar un puesto de Ministro.

EXPRESO CALLA A BETO

Aunque estaba en un canal de antena fría, el programa de Beto Ortiz había logrado una significativa audiencia para los estándares del canal donde se encontraba. Incluso, en algún día, ¡Càllate, Beto! le ganó a La Ventana Indiscreta.

Ayer, que no vi programas a las 11 p.m., un amigo me aviso que el programa de Beto no había salido al aire. Me parecía raro, dado que era el rostro que más rating le daba al 11.

Sin embargo, hoy Correo da las razones: el único auspiciador del programa, el diario Expreso, presionó para cerrarlo. ¿El motivo? Unas declaraciones de Ortiz, en un programa de la semana pasada, en la que señaló que no compartía la línea editorial de Expreso. Y con la tolerancia que lo caracteriza, García Miró pidió la cancelación.

Mala suerte ha tenido Beto este año. Primero lo saca Genaro por un reportaje y ahora el diario más reaccionario del país lo deja sin chamba.

Ojalá los 4 integrantes de su equipo no tengan que volver a pasar por esto:

BAKULA SE MUDA A ESPAÑA

A estas alturas, todos deben estar enterados de un nuevo caso de censura que afecta a los humoristas en el mundo: el semanario humorìstico El Jueves – que sale los miércoles – publicó una caricatura sobre los 2,500 euros que se promete a cada familia que resida legalmente en España por cada familia que tenga un hijo. Una propuesta que busca, sin duda, aumentar los índices de natalidad en España, que sufre de la escasez de nacimientos que pasa toda Europa.

Claro, con su mordaz humor, El Jueves puso como ejemplo a una pareja que viene haciendo ejemplo de projilidad: los Príncipes de Asturias.

España, a pesar que parezca una república, es una monarquía y la Familia Real es bastante querida. Sin embargo, a pesar de ese cariño, como toda autoridad en este mundo, está sujeta al humor – incluso al más procaz – de parte de los diversos medios de prensa. Y, por lo general – e incluso en este caso -, la Casa Real toma de buen talante las bromas que les hacen.

Pero parece que, tal como en el caso Bakula y las caricaturas de Piero Quijano, siempre hay funcionarios dispuestos a prestarse a ánimos censores sobre la base de una supuesta defensa de la “majestad de las autoridades”.

El juez Juan del Olmo ordenó el “secuestro” (léase, incautación) de los ejemplares de El Jueves, con la polémica carátula de los Príncipes en pleno acto amatorio. Y ayer viernes un fiscal pidió que se cerrara la página en Internet del semanario, dado que se venía exhibiendo un comunicado contra la censura acompañado de la famosa caricatura.

Pero como esto es Internet, nada se pierde, y en todo el mundo se viene publicando la caricatura, como muestra a los gobernantes del mundo de que hacer una censura es una medida no solo vulneratoria de los derechos fundamentales, sino que se provoca un efecto no deseado: aquello que quiere ocultarse termina siendo más notorio.

VIA LA NUEZ: A las 7 pm (hora de Lima) borraron la página web de El Jueves

MAS SOBRE EL TEMA:
Guillermo, el autor de la caricatura: Lo mejor es que me corten la mano derecha
Utero de Marita: Censuran a El Jueves en España
La Nuez: Revista El Jueves es secuestrada
Fisica 3: Censuran El Jueves
Jomra: Secuestran El Jueves

CHAU BAKULA

Como ya sabrán, este blog se ha pronunciado en contra de la censura de la que fuera objeto Piero Quijano por parte del Instituto Nacional de Cultura y que tuviera luego el aval del Presidente de la República.

Pues bien, creo que ha llegado la hora de exigir que se asuman responsabilidades por este suceso bochornoso. Y la persona que debe asumirlas tiene nombre y apellido: Cecilia Bákula Budge.

Roberto Bustamante ha tenido una idea que ha sacado de un blog argentino: hacer una protesta bloggera contra Cecilia Bákula. Solo tenemos que poner en nuestros blogs el banner que está disponible en el blog del Morsa y que marca una cuenta regresiva hacia el 28 de julio, fecha para la cual esperamos que esta señora deje el cargo, aprovechando los cambios que tradicionalmente se dan en esa fecha.

Aca esta mi banner y lo estoy poniendo también en la plantilla del blog. Asi que todos quienes rechazamos la censura, colguemos este banner en nuestros espacios. Es hora que, por lo menos una vez, en nuestro país alguien sea responsable de algo.

http://www.clocklink.com/clocks/9001E-red.swf?TimeZone=-5GMT&Target=2007,7,28,12,0,0&Title=Chau+Bákula&Message=Para+que+Cecilia+Bákula+renuncie&

QUIJANO Y CARETAS

Por Roberto Bustamante me enteré que Caretas había sacado su propia versión y comentarios sobre la censura que el Instituto Nacional de Cultura había hecho a Piero Quijano. Por lo que salía en su blog, la revista de Zileri aparecía como autoritaria y militarista.

He podido revisar el comentario completo de Caretas (que ustedes pueden chequear haciendo clic en la imagen) y tengo una opinión sobre ello. A mi modo de ver, creo que habría que diferenciar dos momentos diferentes en esta cuestion: los errores de percepción de Caretas sobre este tema y su posicion frente al conflicto armado.

Sobre lo primero, Caretas se compra completita la versión del INC sobre lo que ocurrió. Como sabemos, comunicado oficial mediante, la institución encabezada por Cecilia Bakula pretendió echarle el pato a Armando Williams – el ex director de la Casa Museo Mariátegui – sobre el tema. Tampoco dice nada sobre el aval de Alan Garcia, Jorge del Castillo y Allan Wagner a lo que la propia Secretaría de Prensa de Palacio de Gobierno reconoce como una censura. Más que amigos de los milicos, es por amistad con Alan, no por presión de una bota. Basta recordar lo que dijo Gustavo Gorriti en su libro La Calavera en Negro:

“¿Qué periodista no quiere un acceso así con, primero, el candidato favorito y después el Presidente de la República? El problema es la pregunta inversa: ¿qué presidente no quiere un acceso asì con el director de uno de los medios más influyentes? Y el otro problema es que entre adolescentes, sean precoces, puntuales o tardíos, la amistad y sus lealtades es lo más importante. Claro que Zileri – gran periodista antes que nada – no dejó de criticar a García cuando fue indispensable hacerlo, pero aun entonces se sentía la tensión del amigo forzado a critica a quien te ha dado su amistad y confianza.

Esa amistad le hizo bien a Garcìa, pero no a Caretas. Me imagino que Zileri no estará de acuerdo con lo que digo, pero en este asunto creo que, entre los veteranos de la revista, su director está en minoría absoluta. Pocas cosas tan nobles en la vida como la amistad y la lealtad a ella, pero me temo que esa nobleza puede convertirse en peligro cuando se introduce en la relación entre la prensa y el poder”

Tal parece que dichas costumbres no cambian. Y esto ha llevado a la revista a una posición que considero lamentable en un medio que siempre se jactó de defender la libertad de expresión. Por cierto, queda un mal sabor cuando gente que no tiene un ápice de izquierdista como Ricardo Vásquez Kunze, Pedro Salinas o Mario Ghibellini han defendido el derecho de Quijano a montar su obra sin la censura estatal (y el aval presidencial). Y es que, como lo ha dicho Augusto Alvarez Rodrich, este es un tema de libertades y derechos fundamentales.

Con respecto al segundo punto que apunta Bustamante, sobre una presunta posición de la revista en contra de los derechos humanos, cabría recordar que Caretas fue de los pocos medios que dio una cobertura seria al trabajo hecho por la Comisión de la Verdad y Reconciliación, en la que no hizo caso de los ataques, intrigas y prejuicios de las que políticos y otros medios de comunicación tuvieron. Además, durante los años de violencia, sus periodistas y su director tuvieron el coraje para tomar denuncias sobre violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado, sin dejar de condenar enérgicamente a Sendero Luminoso y al MRTA.

El párrafo que al Morsa le llama la atención es el siguiente:

Caretas consiera que asumir una actitud antimilitar cuando se defienden los derechos humanos no es una buena idea, porque esa postura “progre” atenta contra la credibilidad de los procesos que se deben llevar a cabo para castigar severamente a quienes cometieron excesos

Sin embargo, creo yo que ese pàrrafo debe leerse conjuntamente con el siguiente, que dice así:

Lo dice una revista que siempre ha sido enfática en denunciar a criminales con o sin uniforme, que durante la dictadura militar fue perseguida y clausurada, y que hoy mismo está directamente vinculada a un caso en el que contribuye ante la Sala Penal Superior con su testimonio a inculpar a 3 oficiales que operaron en Huanta hace 19 años.

La referencia fue al caso de Hugo Bustios, que Caretas cubrió en las ultimas 3 semanas y en el que se dictaría sentencia antes de Fiestas Patrias. Fue investigado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por la CVR.

Creo que Caretas acierta en señalar que muchas veces se asume una postura antimilitar desde algunos sectores de la comunidad de derechos humanos, lo cual resulta contradictorio sobre lo que señaló la CVR, que fue clara en señalar que no habìa una responsabilidad de la institución como tal, pero si en que estos crímenes fueron, en algunos lugares y momentos, prácticas sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos.

El dibujo de Piero Quijano es ciertamente polémico. Pero nunca debió ser objeto de una censura, sino de un debate profundo sobre lo que fueron los años de violencia. Como lo conversaba con algunas personas en las últimas horas, desafortunadamente para las Fuerzas Armadas, este tipo de actitudes censuradoras abona a favor no de quienes quieren reconstruirla sino que desaparezca. Y yo me encuentro entre quienes piensan que es una institucion necesaria – no tutelar – en el pais. La propia CVR fue partidaria de hacer las distinciones del caso y de hacer el reconocimiento a los héroes militares y policiales, que los hubo en más de un millar de fallecidos y centenares de heridos y discapacitados.

Finalmente, habrá tener que tener paciencia con esto de los términos frente a lo que ocurrió entre 1980 y 2000. Yo procuro usar los terminos de la CVR, que me parecen los más técnicamente exactos, y ese ejemplo va a ir comenzando a cundir. Creo que el aprendizaje y el reconocimiento de responsabilidades aun tardará un tiempo, como ha ocurrido en otros procesos similares.

MAS SOBRE EL TEMA:
Perú.21: Beatriz Merino rechaza la censura y Jorge del Castillo sigue con las malcriadeces.