TV PERU EN DEBATE

En medio de las celebraciones navideñas, se ha producido el segundo cambio en la presidencia de TV Perú en lo que va de este gobierno. El nuevo presidente del canal de todos los peruanos es Carlos Manrique Negrón, hasta hace pocos días director de El Peruano y con vínculos con la familia Agois, propietaria de Correo y Ojo.

Desde inicios de este gobierno, el manejo de TV Perú tuvo visos de copamiento partidario. La gestión de María del Pilar Tello llego incluso a los extremos de sacar a una narradora de noticias por decir que no aceptaría trabajar en un “canal sobón”. Luego de ese affaire, Tello salió del canal y la reemplazó el publicista aprista Alfonso Salcedo.

Con Salcedo la cosa no mejoró. Por el contrario, fueron cada vez más evidentes los intentos de copar el canal del Estado con la mayor cantidad de actividades presidenciales posibles, incluso aquellas que tenían solo la importancia de ser las vinculadas con los amigos de Alan. En lo que fue casi un manifiesto, Salcedo declaró a La República que:

Esa producción tiene que estar subordinada a los más grandes intereses del país, como es lo que habla el Presidente de la República Alan García.

En Alfonso Ugarte, ese pensamiento es común. Hasta el hijo del Ministro de Salud Garrido Lecca se mandó una columna en Correo – curioso, diario vinculado al nuevo presidente de TV Perú – en el que decía que había que difundir lo “verdaderamente importante”, léase, las actividades presidenciales.

Pero como cereza sobre el pastel, Salcedo se mandó con otra de sus brillantes ideas. Decidió no pasar el juicio a Fujimori en canal 7. ¿Sus razones?

Yo soy el responsable. A mí nadie me ordenó que no se emitiera. Preferí que no se haga porque solo complacería a quienes, con morbo querían ver tal gesto de Fujimori. Hay noticias más importantes que el país debió ver a esa hora.

Es decir, Salcedo prefiere pasar hasta las inauguraciones de ollas de Alan, antes que el proceso judicial más importante de la historia peruana. El sentido de la noticia por parte del ahora ex presidente de la señal televisiva estatal reprobaría cualquier examen elemental de comunicación social.

Este tema refleja una problemática mayor. El gobierno ha definido claramente que no quiere un régimen de televisión pública para Tv Perú, sino que prefiere tener un canal al servicio del gobierno y de las actividades presidenciales. Ello explica la denuncia de Fernando Vivas de hace unas semanas sobre la demora en la elaboración de la ley de radiodifusión estatal, encargada al ex congresista aprista José Luis Delgado. Peor aún, su parrilla cultural ha sufrido cierto retroceso en su impulso, lo que hace que se añoren – con todo y defectos – a la gestión que Eduardo Bruce emprendió hace algunos años en el canal del Estado.

Por cierto, ya que tanto idolatramos al modelo chileno: ¿por qué no vemos que es lo que hacen con su televisora estatal y su manejo pulcro y separado de la política partidaria? En lugar de pensar en privatizaciones o en seguir partidarizando el canal del Estado, tal vez sea hora de exigir al gobierno que tengamos una televisión pública, de una vez por todas.

Supeditar la programación del canal del Estado, cuya función es brindar una pluralidad informativa, programación cultural y entretenimiento de calidad, a los caprichos de los ayayeros presidenciales sigue siendo uno de los principales errores de este gobierno. Pensar que el uso descarado de los medios de comunicación logrará mayores réditos es seguir ignorando que el país votó en contra de los medios en 1990 y 2000 (y, en menor medida, en 2006).

Mientras tanto, saltemonos el 7 a la hora de ver noticias.

MAS SOBRE EL TEMA:
Juan Paredes Castro: ¿Donde radica el problema del canal 7?

PREGUNTO NOMAS

Ayer la denuncia del día fue hecha por el congresista Carlos Bruce: el Seguro Integral de Salud haciendo un convenio con el INEI para apoyo durante el Censo. Roche doble, porque el SIS está ultra cuestionado y porque no tiene nada que ver su función con este tema. A tal punto que tuvieron que anular el contrato.

Hoy, al igual que lo hicieron en el caso Arana, a Bruce le pasan la factura. Y esta vez, lo emplean los chicos de EPENSA. Veamos las portadas de Correo y Ojo de hoy.

Por un lado, levantan la denuncia contra Bruce por supuestos malos manejos en su gestión como Ministro de Vivienda, el capital mayor que tiene el ex Ministro. De otro, levantan a su némesis Hernán Garrido Lecca como facilitador de una solución al engorroso tema del FONAVI.

¿Coincidencias? Tengo mis serias dudas, sobre todo por los nexos de EPENSA con el gobierno. En medio del fuego cruzado de la guerra de periodistas, Hildebrandt se acuerda de los vínculos de Aldo M con Palacio. Pero un personaje más caleta sería el verdadero nexo. Su nombre: Carlos Manrique Negrón, a quien pueden ver aquí abajo con la familia Agois, los dueños de EPENSA:

Manrique Negrón fue durante varios años director de Ojo y hombre de confianza de la familia Agois, a quienes, como sabemos, las deudas en la SUNAT los ahogan. Según una investigación de Caretas, Manrique fue el nexo entre los Agois y el SIN.

¿Y dónde trabaja Manrique ahora? Pues de director de Ojo pasó a ser Director de la agencia estatal ANDINA y del Diario Oficial El Peruano.

Mucha coincidencia. Un modus operandi ya conocido. Medios muy cercanos al gobierno en vendetta. Un periodista bastante cercano a ambas partes. Pregunto nomás.

MAS SOBRE EL TEMA:
Bruce: Se viene denuncia contra Garrido Lecca.