LA NARIZ Y LA CONCIENCIA ROTAS

Si alguien tenía dudas de la existencia de amenazas a Luz Loayza, pues aquí va la prueba. Caretas hoy publica la primera página de una de las notas informativas a las que hemos hecho referencia en un post anterior:

Y allí está más que claro: 3 sicarios iban a matar a quien investigó a Fernando Zevallos. Como para que algunos periodistas que parecen medir las denuncias en torno a si la caja de resonancia es su enemigo de toda la vida o una corporación mediática se pongan a pensar en el papelón que están haciendo. Y eso que ya tienen por lo menos más de tres décadas en el periodismo nacional.

Pero dejemos de lado a los periodistas y ahora volvamos al nuevo deporte nacional: encontrar vínculos con el narcotráfico a magistrados del Ministerio Público y del Poder Judicial. Hoy, los Zileri boys encontraron un hecho sorprendente: un ex asesor del Presidente de la Corte Superior de Lima está ligado a los Sánchez Paredes.

En efecto, Carlos Blas Ávila – ahora juez del 32° Juzgado Penal para Reos en Cárcel – fue asesor de César Vega Vega, ex socio de Alan García y cuestionado por su actuación en un caso vinculado a los Sánchez Paredes.

Como diría Portillo Campbell, papelito manda, mejor dicho, partida de bautizo, pues Blas es compadre de Alfredo Sánchez Miranda, uno de los integrantes del clan Sánchez Paredes, e hijo del patriarca, Orlando.

Peor aún, el compadrazgo sirvió de algo:

Ahora la OCMA se dispone a interrogar al ex asesor de Vega Vega y no necesariamente sobre para preguntarle sobre pilas bautismales, sino por un pecular incidente ocurrido el 12 de julio de 2005. Entonces, la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, a la que pertenecía Vega Vega, recibió la apelación a una sentencia que beneficiaba a Orlando Sánchez Paredes en contra de Jacques Trotier, gerente de Sulliden. Los abogados de la minera canadiense pidieron la separación de Vega Vega y, para constatar que se había dado trámite a su solicitud, revisaron el expediente del caso. Lo que descubrieron fue un proyecto de resolución que – a pesar que las audiencias no habían culminado – resolvía declarar infundada la apelación de Trotier beneficiando al hermano de Perciles Sánchez. El documento lleva la firma de Carlos Blas, según el informe de la OCMA N° 387-2005.

En otras palabras, Blas hizo un proyecto de resolución para que Vega Vega favoreciera al papá de su entonces futuro compadre. Y resulta curioso que un magistrado con vínculos claros con el partido de gobierno haya tenido como invitado en la misa de honras de su señora madre nada menos que al compadre de su ex asesor.

Creo que estas evidencias resisten hasta la más excéntrica de las teorías de la conspiración. ¿Verdad, Raúl?

DOS LICITACIONES CUESTIONADAS DOS

PISTA 1: NUEVAMENTE LAS OLPC

Vía un complaciente reportaje de Caretas nos enteramos que el Ministerio de Educación ya viene implementando un plan piloto del plan OLPC (las computadoras de ¿100? ¿175? dólares) en Arahuay, Canta, en la sierra de Lima.

Los bloggers Roberto Bustamante y Eduardo Villanueva, quienes han seguido el tema, reiteran los cuestionamientos hechos a este proyecto.

El Morsa cuestiona la participación de la Universidad San Martín de Porres, de la que el Ministro de Educación sigue siendo Rector, lo que revela la falta de transparencia con la que se ha manejado este asunto desde el inicio, con condecoración al impulsor internacional del proyecto de por medio. Además, Bustamante nos informa de la defunción oficial del Plan Huascarán, único programa del Estado que podía sustentar en algo la adquisición.

Por su parte, Villanueva apunta al otro flanco débil de esta implementación: la carencia de un proyecto pedagógico que sustente la compra – lo que hace que los chicos vean Gokú antes que aprender con estas nuevas lap tops – cuestión que ya expertos educativos como León Trathemberg habían apuntado.

La pregunta se cae de madura, ¿para que compran entonces las computadoras?

PISTA 2: PATRULLEROS CHINOS CUESTIONADOS

Durante una semana hemos venido informando sobre la cuestionada compra de patrulleros chinos por parte del Ministerio del Interior. A estas alturas del partido, la adquisición termina siendo tan o más irregular que la que encabezó Pilar Mazzetti, dado que esta licitación solo contempló un factor para la subasta inversa: el precio de compra, descartando la calidad del producto, el equipamiento y los respuestos.

Como lo informa hoy Perú.21, la Comisión de Fiscalización del Congreso investigará esta compra, dado que hay dos detalles que han llamado la atención de los parlamentarios, además de los antes anotados: el precio final sería mayor al de la anulada compra a Gildemeister y el segundo postor en el concurso había falseado documentos para aparecer como parte del Grupo Backus, hecho que hace sospechar la simulación de una competencia.

Una cosa más rara aún, que le pone como cereza al pastel. La marca Geely, una de las que se traerá, no es importada por Daewoo, la empresa integrante del consorcio que ganó la subasta de a 1. Quien importa esos vehículos al Perú es la compañía chilena Derco, la cual, por cierto, tiene quejas de usuarios en los foros de automóviles peruanos (Ver aquí y aquí)

Si Alva Castro sigue repitiendo que la compra fue transparente, yo, cuando estornudo, me transformo en Chayanne.

MAS SOBRE AMBOS TEMAS:
Utero de Marita: OLPC al caballazo
Carlos Basombrio: Ruda para los patrulleros

Y DESDE IQUITOS: Paco Bardales y un serio cuestionamiento al nuevo proyecto inmobiliario de Marcahuasi en la selva.

QUIJANO Y CARETAS

Por Roberto Bustamante me enteré que Caretas había sacado su propia versión y comentarios sobre la censura que el Instituto Nacional de Cultura había hecho a Piero Quijano. Por lo que salía en su blog, la revista de Zileri aparecía como autoritaria y militarista.

He podido revisar el comentario completo de Caretas (que ustedes pueden chequear haciendo clic en la imagen) y tengo una opinión sobre ello. A mi modo de ver, creo que habría que diferenciar dos momentos diferentes en esta cuestion: los errores de percepción de Caretas sobre este tema y su posicion frente al conflicto armado.

Sobre lo primero, Caretas se compra completita la versión del INC sobre lo que ocurrió. Como sabemos, comunicado oficial mediante, la institución encabezada por Cecilia Bakula pretendió echarle el pato a Armando Williams – el ex director de la Casa Museo Mariátegui – sobre el tema. Tampoco dice nada sobre el aval de Alan Garcia, Jorge del Castillo y Allan Wagner a lo que la propia Secretaría de Prensa de Palacio de Gobierno reconoce como una censura. Más que amigos de los milicos, es por amistad con Alan, no por presión de una bota. Basta recordar lo que dijo Gustavo Gorriti en su libro La Calavera en Negro:

“¿Qué periodista no quiere un acceso así con, primero, el candidato favorito y después el Presidente de la República? El problema es la pregunta inversa: ¿qué presidente no quiere un acceso asì con el director de uno de los medios más influyentes? Y el otro problema es que entre adolescentes, sean precoces, puntuales o tardíos, la amistad y sus lealtades es lo más importante. Claro que Zileri – gran periodista antes que nada – no dejó de criticar a García cuando fue indispensable hacerlo, pero aun entonces se sentía la tensión del amigo forzado a critica a quien te ha dado su amistad y confianza.

Esa amistad le hizo bien a Garcìa, pero no a Caretas. Me imagino que Zileri no estará de acuerdo con lo que digo, pero en este asunto creo que, entre los veteranos de la revista, su director está en minoría absoluta. Pocas cosas tan nobles en la vida como la amistad y la lealtad a ella, pero me temo que esa nobleza puede convertirse en peligro cuando se introduce en la relación entre la prensa y el poder”

Tal parece que dichas costumbres no cambian. Y esto ha llevado a la revista a una posición que considero lamentable en un medio que siempre se jactó de defender la libertad de expresión. Por cierto, queda un mal sabor cuando gente que no tiene un ápice de izquierdista como Ricardo Vásquez Kunze, Pedro Salinas o Mario Ghibellini han defendido el derecho de Quijano a montar su obra sin la censura estatal (y el aval presidencial). Y es que, como lo ha dicho Augusto Alvarez Rodrich, este es un tema de libertades y derechos fundamentales.

Con respecto al segundo punto que apunta Bustamante, sobre una presunta posición de la revista en contra de los derechos humanos, cabría recordar que Caretas fue de los pocos medios que dio una cobertura seria al trabajo hecho por la Comisión de la Verdad y Reconciliación, en la que no hizo caso de los ataques, intrigas y prejuicios de las que políticos y otros medios de comunicación tuvieron. Además, durante los años de violencia, sus periodistas y su director tuvieron el coraje para tomar denuncias sobre violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado, sin dejar de condenar enérgicamente a Sendero Luminoso y al MRTA.

El párrafo que al Morsa le llama la atención es el siguiente:

Caretas consiera que asumir una actitud antimilitar cuando se defienden los derechos humanos no es una buena idea, porque esa postura “progre” atenta contra la credibilidad de los procesos que se deben llevar a cabo para castigar severamente a quienes cometieron excesos

Sin embargo, creo yo que ese pàrrafo debe leerse conjuntamente con el siguiente, que dice así:

Lo dice una revista que siempre ha sido enfática en denunciar a criminales con o sin uniforme, que durante la dictadura militar fue perseguida y clausurada, y que hoy mismo está directamente vinculada a un caso en el que contribuye ante la Sala Penal Superior con su testimonio a inculpar a 3 oficiales que operaron en Huanta hace 19 años.

La referencia fue al caso de Hugo Bustios, que Caretas cubrió en las ultimas 3 semanas y en el que se dictaría sentencia antes de Fiestas Patrias. Fue investigado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por la CVR.

Creo que Caretas acierta en señalar que muchas veces se asume una postura antimilitar desde algunos sectores de la comunidad de derechos humanos, lo cual resulta contradictorio sobre lo que señaló la CVR, que fue clara en señalar que no habìa una responsabilidad de la institución como tal, pero si en que estos crímenes fueron, en algunos lugares y momentos, prácticas sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos.

El dibujo de Piero Quijano es ciertamente polémico. Pero nunca debió ser objeto de una censura, sino de un debate profundo sobre lo que fueron los años de violencia. Como lo conversaba con algunas personas en las últimas horas, desafortunadamente para las Fuerzas Armadas, este tipo de actitudes censuradoras abona a favor no de quienes quieren reconstruirla sino que desaparezca. Y yo me encuentro entre quienes piensan que es una institucion necesaria – no tutelar – en el pais. La propia CVR fue partidaria de hacer las distinciones del caso y de hacer el reconocimiento a los héroes militares y policiales, que los hubo en más de un millar de fallecidos y centenares de heridos y discapacitados.

Finalmente, habrá tener que tener paciencia con esto de los términos frente a lo que ocurrió entre 1980 y 2000. Yo procuro usar los terminos de la CVR, que me parecen los más técnicamente exactos, y ese ejemplo va a ir comenzando a cundir. Creo que el aprendizaje y el reconocimiento de responsabilidades aun tardará un tiempo, como ha ocurrido en otros procesos similares.

MAS SOBRE EL TEMA:
Perú.21: Beatriz Merino rechaza la censura y Jorge del Castillo sigue con las malcriadeces.

FEDERICO DANTON EN CARETAS

La primicia periodística del día es la presentación en sociedad de Federico Dantón García Cheesman, el hijo menor del Presidente de la República, en Caretas.

Por protección al menor y petición de su madre Roxanne Cheesman (por cuestiones de seguridad), el rostro del infante ha sido alterado digitalmente.

De acuerdo a lo que informa la revista, la serie de fotos, incluyendo la que reproducimos hoy (y que revela que algunas vocaciones paternas se heredan), fueron tomadas por el fotógrafo Javier Zapata el sábado 17 de febrero. Federico Dantón jugaba con Gipsy, el perrito de su hermana Josefina, que hace sus estudios de postgrado en Paris. En esos momentos su papá se encontraba en sesión del Consejo de Ministros tratando la reforma del Estado.

La revista, de acuerdo a lo que informa, obtuvo el permiso de los padres del niño más famoso del país. Y concluye, con algo que llama a la reflexión (y que quizás en otros casos de infantiles celebridades debiera tomarse en cuenta):

“Federico Dantón ha dado su primer balconazo de manera inocente y sin escándalo. Ahora puede seguir jugando sin que lo fastidien. Es lo que le toca”.

POST SCRIPTUM: Esta revelación ha motivado la reactivación de Sobrevivencia Emocional en Lima, el blog que contó con pelos y señales muchos entretelones de lo ocurrido con el affaire García – Cheesmann.