ANIMUS PATEANDI

“Cuando se descubre eso, (hay que) aplicar la fórmula de la patada bien puesta y echar a todos estos, porque uno se rompe el lomo trabajando en el friaje, se rompe el lomo distribuyendo computadoras a 4,500 metros de altura, para que unos imbéciles vengan a aprovecharse de esto. Yo no lo voy a permitir, y mi instrucción es que saquen a las patadas a todos estos, y si son apristas, dos patadas”
(Alan García Pérez, 17 de abril de 2008)

Una primera lectura de las declaraciones coprolálicas del Presidente de la República nos hace ver la inconsecuencia entre sus declaraciones y sus actos. Tanto Augusto Alvarez Rodrich como Carlos Basombrío han insistido en esta idea que, ayer mismo, García puso en práctica: mientras mandaba patear a los funcionarios del Banco de Materiales, daba una absolución casi papal a Alex Kouri luego de que el Congreso lo acusara por 9 delitos vinculados a ese monumento a la estafa llamada Vía Expresa del Callao. Eso para ya no hablar del mil veces perdonado Luis Alva Castro.

Pero detenernos en una lectura como esta nos hace quedar en lo inmediato y no apreciar algunas continuidades en el discurso presidencial.

Si algo quedó grabado en la memoria de los peruanos durante el primer gobierno de Alan fue eso que llamamos coloquialmente floro. García es un excelente orador – aunque tiene una pelea constante con la palabra escrita -, pero sus capacidades oratorias para convencer a la gente parecen haber quedado de lado frente a un nuevo estilo de decir las cosas: la altisonancia verbal.

Cuando el ahora Presidente regresó del país, recitaba a Calderón de la Barca, hablaba de concertación y de errores de juventud cometidos. El García de hoy es un personaje convertido en una caricatura de si mismo: ha terminado haciendo de la intolerancia su principal capital político y por ello no duda en fustigar a todo aquel que se encuentre en contra de él.

Algo de lógica política se encuentra atrás. Como conversaba con una persona la semana pasada, el Presidente tiene la intención de asumir el costo por su intransigencia verbal porque espera tener ventajas. Sus excesos verbales están vinculados a determinados sectores frente a los cuales espera tener réditos políticos con la población a mediano plazo.

El problema con una lógica como esta es que termina alejando a la población y sus demandas. Es nítido que en el interior del país existe una insatisfacción frente a la marcha cotidiana de las cosas y ante una carencia de rumbo que viene siendo cada vez más evidente. Y frente a ello, los excesos verbales del Presidente de la República terminan siendo únicamente el mecanismo de defensa frente a algo evidente: la carencia de ideas o la inconsistencia de las mismas.

Y pensar que aún faltan 3 años…

MAS SOBRE EL TEMA:
Lourdes Flores: Combata corrupción con hechos
Utero de Marita: Alan: “Los echaré a todos a patadas”

UN AÑO Y MEDIO DESPUES

Esta semana se han cumplido 18 meses desde que Alan García Pérez asumiera el gobierno del país por segunda vez. Su triunfo se debió a dos factores fundamentales: la presencia de un candidato antisistema cuyas propuestas generaron miedo y preocupación en la población y la promesa de cambios sociales, económicos y ajustes institucionales que permitieran que los beneficios del crecimiento económico del quinquenio 2001 – 2006 llegaran a todos.

¿Cómo llega García a este año y medio de mandato?

Pues lo hace con algunos logros que exhibir. Sin duda, el hecho de que respete, en términos generales, el estado de Derecho y los derechos fundamentales, la estabilidad macroeconómica – a pesar de cierta preocupante subida inflacionaria – y la suscripción de acuerdos comerciales importantes, así como algunas medidas puntuales en el campo educativo, son algunos de los méritos que pueden anotarse a la gestión del actual Presidente.

Sin embargo, el gobierno no ha tenido los resultados esperados, por dos factores que anoto a continuación.

El primero de ellos tiene que ver con la coalición política que rodea al gobierno, la cual el sociólogo Martín Tanaka ha calificado como coalición conservadora. Ello ha traído como consecuencia que mantiene un modelo económico basado en la mera exportación de materias primas, dejando de lado la ejecución de reformas institucionales y sociales importantes y, además, propiciando iniciativas efectistas que han minado la credibilidad del gobierno en temas de respeto de los derechos fundamentales o de la propia institucionalidad democrática. El llamado “cambio responsable” ha devenido en ninguna voluntad de cambio.

Un segundo factor se relaciona con los defectos de gestión pública que han acompañado a la actual administración. Compras aparentemente sencillas como las de patrulleros y ambulancias no solo fueron minadas por un tema de corrupción, sino también porque el aparato estatal no está preparado para funcionar adecuadamente. Lo mismo se ha visto en casos como los de la reconstrucción de las localidades afectadas por el terremoto de agosto pasado o los programas sociales. Ello hace que la población no sienta que el Estado esté funcionando.

Si a esto se suma el descontento larvado durante años en el interior del país, pues tenemos como resultado una baja aprobación en las encuestas y la posibilidad de que otro outsider aparezca en el escenario del 2011 como posibilidad real de victoria. Y, además, la posibilidad de perder un ciclo de crecimiento importante en detrimento de las oportunidades de todos los peruanos.

Sin duda, el gobierno está aun a tiempo de rectificar cambios. Pero debe hacerlo pronto, pues la impaciencia no se calma, la posibilidad de acuerdos políticos nuevos se cierra y, con el transcurrir de los meses, el régimen se desgasta.

¿Podrá realizar este reto Alan García?

(Artículo publicado originalmente en PrensaPeruana.com)

MAS SOBRE EL TEMA:
Jorge Bruce: Sugerencias subversivas

JORGE NO SE VA

Para estas alturas de la mañana, ya todos deben saber que Jorge del Castillo puso su cargo a disposición en una entrevista en RPP. ¿El motivo? El comentado en el post anterior: sus infortunadas declaraciones sobre la prioridad de los programas sociales del Estado.

Sin embargo, hay algunas cosas que me quedan poco claras de esta suerte de “paso al costado”.

Como lo comentaba Enrique Castillo en CPN hace unas horas, hay dos hechos que nos indican que, si bien el lapsus brutus del Premier fue auténtico (y, por ello, recontra penoso, en la acepción pura y dura de este término), desde Palacio de Gobierno ya se pretendía forzar la renuncia de todos los ministros para emprender los tan anunciados – tantas veces que ya no provocan expectativa – cambios ministeriales.

¿Cuáles eran estos signos? El primero fue la bravata presidencial de la semana pasada: o me aprueban las facultades para la implementación del TLC o el gabinete se va. Al final, la amenaza fue morigerada, las facultades fueron aprobadas sin dificultad y el cambio ministerial nuevamente demorado.

El segundo, que parece más sintomático de la movida, es el hecho de que Del Castillo haya dejado pasar todo un día para pedir disculpas por su desborde linguístico. Tuvo que ser Alan García quien hiciera anoche dos aclaraciones: la política del gobierno era de apertura hacia todos (aunque claro, no faltaron las puyas poco navideñas a la oposición) y los cambios ministeriales se discutirían en las próximas 48 horas. LQQD: antes de fin de año había ceremonia en el Salón Dorado de Palacio.

Si a eso le sumamos el hecho de que Del Castillo no avisara a sus compañeros ministros de su salida, pues no me queda otra cosa más que concluir que el plan que se venía gestando hace semanas se ha cumplido: los cambios serán cosméticos y tratarán de salvar el mayor número de cabezas posibles.

Seguramente en los próximos días veremos un carnaval de nombres y especulaciones y, sin duda, todos comentaremos si es que las elecciones fueron correctas o no.

Sin embargo, lo que me queda claro es que el autor del exabrupto y de la despedida de algunos de sus colegas se va a quedar. Y si Del Castillo se queda, la orientación general del gobierno – sí, la misma que hemos criticado desde hace año y medio – se va a mantener.

Creo que nuevamente el gobierno ha entendido que los cambios ministeriales son una maniobra y no la oportunidad de ajustar cosas que están mal. El estilo del inmovilismo y, ahora, de una posible sectarización partidaria, se va a seguir imponiendo, mientras el famoso cambio responsable se diluye en el baúl de los recuerdos.

Asi que preparen la canchita: el espectáculo por Navidad y Año Nuevo acaba de dar su partida.

SE CONFIRMA LA JUGADA: ALAN RATIFICA A DEL CASTILLO

MAS SOBRE EL TEMA
Del Castillo: Mañana se conocerán los cambios ministeriales
Por si las moscas: Los cambios recomendados en Desde el Tercer Piso
Menos Canas: La banda de Jorgito
María Zavala, ministra de Justicia: Premier no nos comentó nada
Luis Gonzáles Posada: Una “frase mal dicha” no es razón para renunciar
Carlos Bruce: Del Castillo se quedará, pero debilitado
Carlos Raffo: La salida de Del Castillo es una buena oportunidad para el gobierno
Percy Medina: Gobierno debe explicar criterios aplicados en programas sociales
Apuntes Peruanos: Clientelismo explícito

ENFRENTAR EL MIEDO

Todas las personas muchas veces sentimos miedo y nos paralizamos frente a una situación. La mayor parte de las veces, ello ocurre porque tenemos a lo desconocido o hemos tenido una mala experiencia que hace que, frente a un posible cambio, nos sintamos más cómodos con lo que tenemos ahora y no decidamos arriesgarnos. Es como el par de amigos que se dan cuenta que hay un feeling especial entre ellos que va más allá de lo meramente amical, pero se niegan a admitirlo en público o dar el paso siguiente, pues piensan que la relación bastante buena que tienen en ese momento puede arruinarse por una posible ruptura.

Lo mismo ocurre con los países, con los pueblos y con los gobernantes. Muchas veces, se aceptan arbitrariedades en nombre de ese miedo. Fue, sin duda, lo que le pasó a mi país en los años noventa: se aceptó a un dictador en nombre de una pacificación que no tuvo nada que ver con su persona y de unas reformas económicas liberales que no podían ser plenas e inclusivas si es que no había democracia. El día que la gente dijo El miedo se acabó, comenzó el final de una de las épocas más oprobiosas de la historia peruana. Y, andando el tiempo, con todos los bemoles que podamos tener, en muchos aspectos estamos mejor que hace siete años.

Lamentablemente, el miedo se vuelve paralizante en muchos aspectos y para muchas personas. Creo que es lo que le pasa a nuestro Presidente de la República. Su pésima primera gestión, acusada con razón de desastre económico, y, paradójicamente a la vez, de lenidad frente a la subversión y de violador de derechos humanos, han hecho que, como reacción, en lugar de tener un primer mandatario reformista, tengamos a un hombre que vive de la parálisis y del piloto automático.

A diferencia de la precariedad partidaria de Alejandro Toledo, García tiene un grupo más compacto y no cuenta con una oposición realmente fuerte en los partidos. Sin embargo, en lugar de optar por las reformas que puedan consolidar nuestro crecimiento económico, lograr que sus beneficios lleguen a todos los ciudadanos y hacer que nuestro Estado sea más inclusivo y esté al servicio de las personas, lo que hemos terminado teniendo es un gobierno que no hace nada.

Creo que nadie sería tan loco de proponer cambios radicales en lo macroeconómico. Hoy es patrimonio de izquierdas y derechas que, para poder redistribuir, es indispensable contar con un equilibrio fiscal, inflación baja y los factores de riesgo controlados. Pero sí una política económica que pueda ayudar a que se generen cadenas productivas en el interior del país que puedan comenzar a ser soportes de un crecimiento más sostenido, sobre todo en los lugares donde las oportunidades no sobran.

Creo que, salvo los autoritarios de siempre, propongamos adoptar el modelo de Cuba, Venezuela o retornar a los años noventa. Pero sí es necesario reformar las instituciones que tenemos para que funcionen mejor. García no propuso eso en campaña, pero era la agenda que le dictaba el país no incluido (y también el incluido) luego de lo que fue la aparición de Ollanta Humala en el escenario político. Esa agenda, simplemente, para el gobierno, no existe. Allí el miedo se ha convertido en cobardía.

Y, lo mismo, finalmente, parece haber llegado al plano de lo simbólico. El hecho de que Canal 7 y El Peruano informen tan poco del proceso a Alberto Fujimori, considerando la importancia que tiene para el país, nos habla a las claras de un gobierno en que se confunde la saludable prudencia para no politizar el caso con la pusilanimidad en no informar, a través de los medios que llegan a los lugares más alejados del país, sobre un caso que define nuestro rumbo como país civilizado y puede ayudar a redefinir lo que fue la historia de los años del conflicto. Y si a eso le sumamos esa larga espera por los cambios ministeriales, podemos concluir que la palabra cambio está fuera del diccionario de Alan García.

Una cuestión que define el éxito personal o profesional de una persona es su grado de audacia y de saber manejar los temores que tenemos. Si el gobierno puede lograr vencer los miedos que lo paralizan, quizás tengamos un futuro mejor en el 2011. De no hacerlo, habrá optado por lo más cómodo y, al final, los peruanos podremos quedarnos sin disfrutar de lo que puede ser un país mejor. Que los fantasmas del pasado no nos paralicen

EL RITMO DEL FUJIMORISMO

Chantaje. Esa es la palabra que ha utilizado Jorge del Castillo ante el intento del fujimorismo de plantear su censura ante el Pleno del Congreso, luego de las explicaciones sobre los últimos hechos de violencia ocurridos en la zona del VRAE y que ya todos conocemos.

Pero a la estrategia del chantaje – que otro blog ha comentado mejor que yo – yo añadiría la del miedo. Tanto los parlamentarios fujimoristas como sus medios adictos han insistido en que es Sendero Luminoso, tal como lo conocimos en los ochenta y noventa, quien está detrás de los ataques.

No es de extrañar. Durante todo su gobierno, Fujimori utilizó ambas herramientas, el chantaje y el miedo, como bases de su poder. Sobre el chantaje, la mejor muestra es la videoteca de Vladimiro Montesinos, cuyo uso no era la exhibición pública que tuvo a la caída del régimen, sino su utilización para que quienes estuvieran allí se mantuvieran alineados o callados. Y, sobre el miedo, basta ver la televisión de la segunda mitad de los años noventa, para darnos cuenta de todas las campañas de manipulación que se hacían para darnos la impresión de que sin el Chino, volvería el terrorismo. En suma, ambos elementos utilizados para la perpetuación en el poder.

Si ya conocemos de memoria los métodos fujimoristas, pues sorpresas no hay muchas. Pero, como dice Rubén Blades, la vida te da sorpresas y el gobierno quiere seguirnos sorprendiendo con medidas o declaraciones a favor de Fujimori y de sus seguidores en prisión, o que tienen todo un tufillo a década de los noventa – solo hace falta el fondo musical de Nirvana y que me vuelva a poner mis camisas de franela – que realmente escandaliza y atemoriza.

¿Por qué el gobierno toma cada vez más un intenso tono naranja? Pues hay un cúmulo de explicaciones que podrían ser un intento de respuesta.

Una primera tiene que ver con la Coalición Conservadora que sostiene al gobierno y, sobre la cual, a estas alturas podríamos preguntarnos que tanto margen le viene dando. Pues si bien le ha aportado la casi ausencia opositora, le ha reducido al extremo el margen de maniobra a Alan, de manera tal que el Plan de Gobierno de Unidad Nacional se encuentra a la izquierda de las medidas que este gobierno ha tomado en casi año y medio de gestión.

Una segunda tiene que ver con la vocación por el autoritarismo que un sector de la población tiene en nuestro país y a ello no escapa ningún sector social. Como cuestión cultural, enfatizada en un país en el que el desarrollo de la ciudadanía sigue siendo insuficiente y en el que nos han gobernado más dictadores que demócratas, seguimos pensando que la autoridad es sinónimo de atropello y de “mano dura”. Claro, cuando nos atropella, ahi nos quejamos, pero seguimos pensando como nación que el presidente, cuando más efectista en su sentido de la autoridad, mejor.

Pero quizás una tercera explicación la constituya los parecidos que Alan y Fujimori tienen desde 1990. Carlos Reyna, en su libro La Anunciación de Fujimori, señala algunas de ellas que comparto con los lectores: la figura del asesor influyente que va más allá de los Ministros – y que muchos sospechan que, en este gobierno, ese rol lo cumple Aldo Mariátegui -, la reducción del papel de los Ministros a meros secretarios – basta ver que los trata peor de lo que lo hacía Ferrando con su elenco -, gobernar por encima de sus agrupaciones políticas, un presidencialismo exacerbado, poca vocación descentralista (basta ver la eliminación del CND), su poca vocación por el respeto de los derechos humanos y la “lealtad” de los empresarios. Por cierto, la gran ruptura entre ambos sigue siendo el 5 de abril de 1992.

Y justamente ese es el espejo en que García debe mirarse, sobre todo, por lo que puede ocurrir el día de hoy. Se tiene programada la lectura de sentencia a los Ministros que avalaron el golpe dado por Fujimori contra los otros poderes del Estado. El fallo puede ser histórico, para bien o para mal, ya que podría ser una resolución que condene abiertamente, por primera vez en la historia del Perú, la interrupción del orden democrático, o podría convalidar lo que fue el inicio de una historia de atropellos, crímen y desmoralización del país.

Los coqueteos y tiras y aflojas con el fujimorismo no le hacen ningún bien al país. No puede considerarse como democrático a un grupo que, hasta el día de hoy, sigue defendiendo al 5 de abril como un día que cambió la historia del país para bien. Pero, lejos de respetar los principios democráticos que dice enarbolar, el partido de gobierno y su Presidente, que también lo es de todos los peruanos, prefiere ser un pobre aprendiz de Fujimori antes que un estadista. La Historia lo juzgará, los peruanos ya lo estamos haciendo.

MAS SOBRE EL TEMA:
Del Castillo: Prefiero renunciar antes que favorecer a Fujimori
Allan Wagner: El fujimorismo usa el terrorismo políticamente

SOBREDIMENSIONANDO EL PARO

La famosa patadita de Alan. Pocos en Alfonso Ugarte lo recuerdan ahora, pero fue dada en medio de un Paro Nacional coorganizado con la CGTP, en 2004. Ya que era época de la Copa América, me acuerdo de los carteles de la estrella reggeatonera del APRA pateando una pelota bajo el mensaje Métele un gol al mal gobierno.

Tres años después, ya con Alan en Palacio, este es el discurso:

Ahora bien, se anuncia para el día 8 una movilización o una paralización por sectores extremistas, por sectores comunistas y por la CGTP, la entidad de algunos sindicatos.

Yo pienso que el Perú no quiere paralizaciones ni violencia, yo pienso que el Perú quiere orden y trabajo; y estoy convencido que la mayoría de la población sabe que, a pesar de los problemas que son de larguísimo tiempo, el Perú va por buen camino, se le respeta y se le reconoce internacionalmente.

¿Porqué empujar una huelga, por orden internacional, por orden política, por consigna política?

Yo estoy seguro que son las dirigencias solamente, ¿porqué?, por consigna política, por pertenecer a grupos extremistas, porque no se resignan a que el pueblo no les de la razón en las últimas elecciones y entonces pretenden mediante paralizaciones, bloqueo de pistas, violencia, hacer que les den aquello que el pueblo no quiere darles.

(Extractos de la Declaración al País del señor Presidente de la República, 5 de noviembre de 2007)

El Presidente hace alusión a la Segunda Jornada Nacional de Lucha convocada por la CGTP para el día de mañana, y que ha desatado las iras santas del gobierno, que a través de sus voceros ha manifestado, palabras más, palabras menos, lo que Alan señaló el lunes en la noche. Incluso se ha hablado de respuestas políticas y marchas alentadas por la central sindical afin al APRA, la CTP.

Aquí el gobierno comete dos errores serios. El primero es volver a satanizar las protestas. Si la gente está descontenta – y vaya que en el país hay motivos para estarlo – tiene el legítimo derecho de manifestarse en contra de aquello que le parece inadecuado o erróneo en la política general del gobierno. Claro, las protestas deben guardar el respeto a los derechos fundamentales y a la propiedad privada y, en ello, en honor a la verdad, las últimas movilizaciones de la CGTP han sido bastante respetuosas de ambos aspectos.

El segundo es darle mayor peso político a una movilización que, en verdad, no tiene tanto impacto político como el gobierno y los organizadores de la protesta pretenden darle. Las convocatorias a estas Jornadas Nacionales de Lucha, con reivindicaciones maximalistas en el terreno económico, hace varios años que vienen siendo rutinarias, antes que verdaderos golpes de timón en la variable política. Y, de otro lado, el poco aggiornamiento de las centrales sindicales convocantes le restan peso a estas movilizaciones, con las cuales pocos terminan sintiéndose identificados, más que por las cuestiones laborales, por quienes encabezan la primera línea de las marchas.

Así, el gobierno termina creándose un enemigo ficticio y sobredimensionado, el cual, a su vez, se ve sobrerepresentado por este tipo de actitudes. Y ello no ayuda nada a los cambios que unos y otros – tanto para gobernar como para mejorar sus modos y plataformas laborales – deben emprender.

MAS SOBRE EL TEMA:
Augusto Alvarez Rodrich: Rémoras de lucha
Mario Huamán: Agradezco al Presidente Alan García por la publicidad gratuita
Utero de Marita: Alan: This is Sparta!

EL FRACASO DEL APRA

Cuando Alan Garcia asumió el poder, las expectativas frente al rol que cumpliría el Partido Aprista Peruano eran dos: una reivindicación responsable frente al copamiento que supuso el periodo 1985 – 1990 y al fracaso de dicho gobierno y, por otro lado, la disposición del partido para mantener un trabajo constante entre sus bases y militantes y, luego del 2011, dejar de depender del actual Presidente de la República.

Lo cierto es que ninguna de las dos cuestiones parece haberse cumplido en este primer año de gobierno.

Por el lado gubernamental, si bien no se ha repetido la ola de nombramientos públicos que caracterizaron los últimos años del primer quinquenio aprista, sí han habido personajes cuestionados en varios aspectos. De quienes quedan en el Gabinete, el ministro más cuestionado es aprista: Hernán Garrido Lecca. Compañeros como Carlos Arana le trajeron más de un problema y tuvo que salir dos veces del aparato estatal. La deslucida elecciòn del Tribunal Constitucional tuvo en la cabeza los nombres de dos apristas: Aurelio Pastor y Mercedes Cabanillas. Y eso que no mencionamos las hechas por el Presidente del partido (y de la República).

Claro, este comentario cabe matizarlo, en el sentido de que también personajes independientes como Pilar Mazzetti y Carlos Vallejos cometieron serios errores que a una le costaron el puesto y al otro le tienen la mira puesta hace rato.

Y a pesar de que no ha existido copamiento, el primer año de gobierno ha dado la sensación de un gobierno bastante solitario, a excepción de lo que llamamos Coalición Conservadora y que ha terminado aislando a un gobierno ocupado en intolerancias, medidas controvertidas como la pena de muerte o en insultar al adversario, sea de izquierda o de derecha, olvidándose que García fue elegido para ser Presidente de todos los peruanos.

Peor aún ha sido el comportamiento político del partido durante este año. Si bien, con prudencia, Mauricio Mulder no ordenó sacar a los militantes para enfrentar la ola de protestas sociales, ciertamente los reportajes que he podido ver sobre protestas en el interior del país dan cuenta de la orfandad ideológica y logística que tiene el partido en provincias. Ahora uno se explica porque perdieron tan clamorosamente en Trujillo el año pasado.

Y es que el APRA no ha tenido un esfuerzo de reconversión organizacional que le permita dejar de depender de su figura electoral: Alan García. AGP ha sido muy hábil en dar la sensación de que gobierna con el partido, pero, en realidad, las bases están muy poco tolerantes con lo que pasa en las altas esferas y de ello están pescando justamente los sectores más cuestionados y cuestionables de Alfonso Ugarte.

Los apristas tendrán que ser conscientes de que, a pesar que la política peruana es sumamente impredescible, Alan García no volvería al poder en el 2016. Y tendrán que prepararse para el momento en que ya no esté presente como líder del APRA. Cuando Haya de la Torre falleció, el partido casi se parte, y fue producto de una crisis interna que Alan García llegó hace 25 años a ser el lider del partido.

¿Estarán esperando que ello ocurra?

MAS SOBRE EL TEMA:
Renato Cisneros: Entre la plaza y el espejo