EL PERU ¿AVANZA?


Tres hechos graves, tres escenarios distintos, una misma dejadez gubernamental

FUEGO EN LA SELVA

Hace un año y medio, en octubre de 2006, César Hildebrandt advertía lo siguiente en su columna:

Pluspetrol no odia al río Corrientes. No lo odia pero le echa bario, cadmio, plomo, benceno, mercurio, arsénico, todo revuelto en una cazuela de aguas de formación que están a 80 grados centígrados de temperatura y que, en vez de ser reinyectadas como mandan los estándares internacionales, son lanzadas al río a un promedio de un millón trescientos mil galones por día.

Es decir, todos los días y a toda hora las sentinas inmundas de Pluspetrol chorrean su carga sobre las aguas que daban de comer a ocho mil indios de la etnia achuar

Esas aguas, examinadas por las autoridades de Osinerg y de Digesa, arrojan resultados que las hacen imbebibles y tóxicas para los tercos peces que las respiran.

Panorama tan desolador fue comprobado por el Presidente del Consejo de Ministros y la Defensora del Pueblo, más o menos por la misma época, cuando los achuar tomaron el campamento de Pluspetrol. Se llegó a un acta de entendimiento, que incluían compromisos de tratamiento del agua, capacitación para el control de la contaminación y una suma de dinero al año.

El tema incluso cobró cariz internacional, con la protesta de varios actores de Hollywood frente a una reunión de la Occidental Petroleum Company (OXY), la primera compañía que explotó petróleo en la zona y que comenzó la contaminación, hace más de 30 años.

Esta vez, el conflicto ha vuelto a estallar entre los achuares y la petrolera, pero por cuestiones laborales y de desarrollo del pueblo achuar. El intento de toma de las instalaciones de Pluspetrol ha terminado con el saldo lamentable de un policía muerto, violencia que parece haber sido promovida por los colonos, según indica el Presidente Regional de Loreto. Luego de varios días de tensión, los nativos van a retomar el diálogo. (Vean la completa cronologia de Paco Bardales al respecto).

Aquí nos encontramos ante varios problemas. De un lado, el uso de la violencia para solucionar un problema laboral que pudo conducirse de otra manera. Pero, de otro lado, la ausencia del Estado como mediador en un conflicto que parece agravarse o derivar hacia otros tópicos. Esto se señala en un completo reportaje de la BBC:

Sin embargo, Pluspetrol, que se ha comprometido a pagar millones de dólares, ha mostrado su frustración de que el gobierno no esté desempeñando un papel más importante.

“Esta industria petrolera debería beneficiar a todo el mundo. Quizás hoy no es un beneficio para los indígenas y el gobierno debería encontrar la mejor forma de resolver ese problema”, señaló Roberto Ramallo, gerente general de Pluspetrol Norte.

El problema que afrontan los Achuar -y otras tribus-, es que su vivienda se encuentra encima de lo que se consideran son enormes reservas de crudo.

Gracias al intenso empuje para subastarlas, casi tres cuartas partes de la amazonía peruana está en arriendo para proyectos de exploración y extracción.

La alta demanda global y el precio del petróleo también están haciendo que las compañías consideren a la amazonia peruana como un prospecto atractivo. ¿Pero es esto sostenible?

“Toda esta exploración petrolera en el Amazonas es un gran experimento”, señaló Bill Powers de E-Tech, una firma de ingeniería, sin fines de lucro.

“Simplemente vienen a la selva, desarrollan el recurso, consiguen el beneficio económico e, históricamente, siempre ha sido que lo que suceda con quien estaba ahí antes, pasará”.

“No hay plan, no hay un esfuerzo para asegurase de mantener su identidad cultural o que tengan algo que hacer una vez que los ríos y los bosques no suministren lo que proporcionaban antes”, agregó Powers.

Y mientras tanto, el gobierno, bien gracias.

EL NARCOTRAFICO AVANZA

Ya parece ser una malsana costumbre informar sobre la muerte de policías en la zona del VRAE. Ayer se conoció la muerte de Marisel Solier Gavilán, una nueva heroína de la Policía Nacional, a manos de los sicarios del narcotráfico.

Desde dos puntos de vista distintos, llegan las preguntas de rigor para Alva Castro. La indignación ciudadana, expresada en Menos Canas, replica las siguientes interrogantes:

Aquí hay dos cosas muy puntales. Si en serio se trata de una respuesta, ¿no debió prever el Ministro que dicha consecuencia llegaría? En ese mismo sentido ¿qué hace enviando un contingente especial ahora que ya se realizó el atentado? ¿Por qué no previó que ello ocurriría?

Es que en realidad no hay que ser genial para darse cuenta de que nuestros actos tienen consecuencias y que es preciso, prever que ellas no afecten a los ciudadanos peruanos que, en principio, debieran poder confiar en la capacidad de sus autoridades.

Pero, por otro lado, me pregunto ¿qué clase de operativo exitoso puede permitir que estas consecuencias terribles se concreten? ¿Cuándo culmina un operativo? ¿Acaso no debe también existir un momento en el proceso, en el cual los miembros de la Policía garanticen la seguridad en aquellos lugares en los cuales “operaron”?

Estas cuestiones antes anotadas tienen un solo nombre: falta de previsión y de coordinación en torno a los operativos que se realizan para combatir el narcotráfico. Y ello no es sólo responsabilidad de los jefes policiales de la zona o del director de la Policía Nacional, sino, fundamentalmente, de la dirección política, es decir, del Ministerio del Interior.

Ya en este blog hemos informado anteriormente sobre la dejadez de Luis Alva Castro para los operativos de combate al terrorismo. Y me da la impresión que lo mismo viene ocurriendo con el tema del narcotráfico. Si se viene repitiendo un mismo patrón de ataque y no se idean correctivos, ¿no estamos ante la carencia de diagnósticos, es decir, ante la fase más primaria de elaboración de una estrategia?

Pero no es el único error en el que se incurre. Rubén Vargas, analista en temas de narcotráfico nos recuerda que las responsabilidades no son solo del incompetente de Corpac:

La responsabilidad de combatir al grupo terrorista Sendero Luminoso es del Ministerio de Defensa, que lo realiza a través de las bases contrasubversivas del Ejército. Dado los niveles crecientes de violencia en esta zona es legítimo que nos preguntemos: ¿Cuáles son los resultados de esa lucha, más allá del cómputo de las horas de patrullaje? ¿En los últimos cuatro años se ha capturado a algún cuadro importante de Sendero Luminoso? ¿Se ha desarticulado alguna columna del Ene o se ha atacado algún centro de producción en Boca Mantaro? Lamentablemente, la respuesta es no.

De hecho, y como bien apunta Vargas en su artículo de hoy en El Comercio, el Plan VRAE ha sido un fracaso, al no articularse los proyectos de desarrollo con las políticas de seguridad. Y la carencia de bases contra el narcotráfico hace que no se tengan los relevos necesarios para llevar a cabo una política conjunta. De hecho, han sido los celos institucionales los que, desde el gobierno de Fujimori, no se ha podido llevar a cabo una labor conjunta y una única estrategia en esta materia.

¿Y Antero? Perú.21 registra que el Ministro de Defensa hizo uno de los más grandes papelones de su vida, pues no sabía de la emboscada en Ayacucho, e incluso la confundió con el problema de los achuar en Loreto. En otras palabras, no sabe ni donde está parado.

ALAN: EL AVALADOR DE VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS

La semana pasada, Marco Sifuentes rogaba a Dios, Ala, Buda y demás santos del cielo para que a Alan no se le ocurra alabar a China – como es su costumbre -, en momentos que la represión contra los monjes budistas del Tibet está en su punto más alto en años.

Pues bien, mientras el normalmente errático Nicolás Sarkozy está pensando en no enviar a Francia a los Juegos Olímpicos de Pekín, los cables internacionales informaban lo siguiente:

El presidente peruano Alan García expresó el jueves su apoyo a la “justa causa” de la soberanía nacional de China después de la violencia en Lhasa, la capital tibetana, durante un encuentro con el primer ministro chino Wen Jiabao, indicaron los medios chinos.

“Perú se opone firmemente al proyecto de referendo en Taiwán para su adhesión a la ONU y está consciente de las razones que están detrás de la reciente violencia en Lhasa”, dijo a Wen Jiabao el presidente peruano, citado por la televisión central (CCTV) y la agencia oficial Nueva China.

Hoy Luis Jaime Cisneros Hamann, en Perú.21, señala el despropósito mayor cometido por García:

García resulta hoy el único mandatario del mundo en reconocer la represión china, en momentos en que Estados Unidos -que mira con un ojo al presidente Hu Jintao y con el otro su política comercial con el gigante asiático-, Gran Bretaña, Alemania y el Vaticano instan a Pekín a que deje de lado la mano dura y dialogue con el Dalai Lama.

Un periodista peruano puede opinar y adherir a causas, pero que un presidente de la República avale, en nombre del comercio bilateral, el activo político chino y, por añadidura, el pasivo (Tiananmen, 1989), resulta sorprendente en una época donde los derechos humanos son la piedra en el zapato de toda política exterior.

Quiero creer que el presidente del Perú actuó desinformado. ¿No había alguien cerca del oído presidencial? Para la cancillería peruana, ¿no hubo manera de evitar un comentario que para los chinos era “políticamente correcto”, pero que en el contexto proyecta, para la prensa occidental, la imagen de un país sudamericano al que los derechos humanos le importan cada vez menos? La suspensión de una conferencia de prensa de García en Pekín hace prever que el tema había adquirido su real importancia.

Bueno, esta actitud no me sorprende mucho del sujeto que bota a su secretario de Derechos Humanos por presiones de un broadcaster, pero de todas maneras, es extraño que una persona que se jacta de ser meridianamente informada, como García, ignore la causa de las protestas del Tibet, o los cuestionamientos en materia de libertad de expresión y otras violaciones de los derechos humanos cometidas en el país que se ha convertido casi en la niña de sus ojos.

En el fondo, los tres temas están relacionados con derechos fundamentales. El derecho a la vida de los policías que deben cumplir con su labor en condiciones precarias, los derechos de los pueblos indígenas y de todo ser humano a tener un medio ambiente saludable, los derechos civiles y políticos básicos que no se respetan en todo el mundo.

La carencia de una cultura institucional que privilegie los derechos humanos es la que genera soluciones meramente represivas, una estrategia de combate al narcotráfico inteligente, la carencia de mediación frente a conflictos sociales y los desatinos presidenciales de toda la vida. Pero en Palacio no le toman la debida importancia y seguimos pensando que con cifras macroeconómicas boyantes, el Perú avanza. Yo me pregunto: ¿hacia donde?

FLORES ARAOZ VS. LA RAZON

Como informamos en su momento, la designación de Ántero Flores – Araoz como Ministro de Defensa fue celebrada especialmente por el diario La Razón.

El nombramiento de un ex columnista suyo hacía que los Wolfenson y Ben Schmuel vivaran ante lo que parecía ser el triunfo de su visión sobre la defensa nacional: ningún control democrático, ningún juicio a los militares que violaron derechos humanos y, por cierto, discrecionalidad total para compras de armamento para un posible conflicto bélico con Chile, que se alienta, sin ningún rubor, desde las páginas de dicho pasquín.

Pues bien, Ben Schmuel y Flores – Araoz se han peleado. ¿El motivo? Pues una campaña del diario de la mafia para que se acelere la compra de armamento. Y Flores – Araoz, que podrá ser todo lo conservador que se quiera, pero tonto no es, respondió con lo siguiente:

El ministro de Defensa, Dr. Antero Flores- Araoz afirmó enfáticamente que su portafolio no cederá a la presión, ni a cualquier intento de “chantaje” de parte de algunas empresas que pretenden obligar al Estado a suscribir contratos de compra de material bélico. Agregó que el Sector Defensa privilegia los tratos Estado con Estado para todo lo que implique la actualización de la capacidad operativa de nuestras Fuerzas Armadas y la modernización de su material defensivo.

“No nos vamos a dejar, de modo alguno, chantajear por nadie, venga de donde venga. Muchas veces son los vendedores de servicios o de material bélicos los que empujan ciertas noticias para obligar a sentarnos en la mesa y firmar rápido un contrato”, declaró

Y a estas declaraciones, el director del diario del fujimorismo respondió:

Pero sí queremos decirle algunas cosas a nuestro amigo de largos años Antero Flores-Aráoz. Porque no sabemos si además de la ponzoña ideológica, los caviares enquistados en el Pentagonito segregan alguna otra sustancia nociva que hace perder el sentido de las proporciones y el buen juicio a quienes se colocan el fajín de Defensa, al extremo de emitir juicios claramente desinformados, como se desprende de la información que pueden ustedes leer en las páginas cuatro y cinco de este ejemplar.

Ya escuchamos al ministro gritar, y ahora nos gustaría conocer sus argumentos (si acaso los tiene y no se está dejando llevar por lo que le susurran al oído sus funcionarios, la señora Esparch y el señor Chiri). Y de paso, recomendarle que lea el artículo que publicamos en las páginas centrales de esta edición, que sirven para constatar que contrariamente a lo que decía Marx, en nuestro país, tristemente, la historia no se repite como farsa sino siempre como tragedia.

En los años previos a 1879, el civilismo actuó con mezquindad con las Fuerzas Armadas de entonces y las pusieron en la indefensión con resultados aciagos. Desde 2001, sus descendientes caviares repiten la misma odiosa conducta. Con un perverso agregado: no solo quieren dejar desarmados a los militares, también minar su moral, que es tan o más importante que el equipamiento en caso de guerra antisubversiva o conflicto externo.

Por eso la CVR, por eso la persecución judicial a los comandos “Chavín de Huántar” y a más de 500 oficiales y subalternos, por eso el proceso a Fujimori. El cual, no nos cansaremos de repetirlo, tiene al ex presidente de blanco colateral, porque el objetivo principal son los uniformados, a quienes se quiere presentar como una pandilla de genocidas y violadores sistemáticos de derechos humanos y convertir así una gloriosa victoria en una derrota política… y advertirles que no osen tomar las armas en defensa de la Nación en el futuro, porque corren el riesgo de ser sentados en el banquillo, no importan cuántos años pasen.

Pues bien, tamaña muestra de honestidad de parte de ambos personajes nos deja en claro lo que està en juego y que trataré de poner en cristiano.

La agenda de La Razón es clara: aumentar las compras de armamento, pero no de Estado a Estado – como cualquier país actualmente realiza, para evitar los riesgos de corrupción – sino a través de intermediarios. Como bien lo explica Defensa IDL:

Como todo proyecto de inversión que se financia con recursos del Estado, las adquisiciones militares deben pasar por el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) y ser declaradas viables, socialmente rentables, sostenibles y compatibles con los lineamientos de política planteados en los planes anuales y estratégicos del sector.

Si son adquisiciones que no atañen al “secreto militar”, entonces deben pasar por los procesos de selección de adquisición del Estado: licitación pública, concurso público, adjudicación directa y/o adjudicación de menor cuantía, según el caso. Para ello la ley de contrataciones y adquisiciones indica varios paso a seguir: conformación del comité especial, elaboración de bases, convocatorias, observaciones, presentación de propuestas, evaluación y calificación, otorgamiento de la buena pro, etc.

Si estas contrataciones y adquisiciones son de carácter de “secreto militar”, estarían exoneradas del proceso de selección, siempre y cuando su objeto esté incluido en la lista que, mediante decreto supremo, haya aprobado el Consejo de Ministros con anterior opinión favorable de la Contraloría General de la República.

¿Y cuál es la única manera en que estas compras sean declaradas como “secreto militar”? Si es que existe un conflicto de por medio, sea interno o externo. Ello explica porque el diario de los Wolfenson levanta tanto los temas de terrorismo y de tensiones con Chile. Si no hay guerra, no hay posibilidad de vender armas salvo que sea por renovación de equipos. Es en esta última hipótesis que el Estado peruano va a comprar armas, de manera paulatina y en trato directo con cada Estado fabricante. La experiencia de comisiones en la compra de armas en la década de los noventa, que tanto añoran los dueños de La Razón, es la que ha vacunado al Ministerio de Defensa contra compras poco transparentes.

El otro tema de agenda tiene que ver con los procesos por violaciones de derechos humanos. Si bien al actual gobierno no le agradan mucho este tipo de procesos judiciales, pues hay que señalar que, a pesar de la lentitud de dichos juicios, no se ha intervenido en acabar con los mismos de manera abrupta, mediante indultos o amnistías. Como esta es una bandera bastante sensible en las Fuerzas Armadas, La Razón la esgrime como causa para poder tumbarse a cualquier Ministro de Defensa. Ya lo hicieron con Wagner y ahora, con las distancias que ha marcado el ex presidente del Congreso, no me extrañaría que la hicieran con Flores – Araoz.

El problema para Flores – Araoz no será enfrentarse a sus antiguos amigos, sino ver hasta que punto sus compañeros de gabinete y su jefe están comprometidos con la agenda del diario de la mafia. Será cuestión de meses saber si es que algún medio de comunicación que tiene un amplio giro de negocios habrá ganado algo con venta de armamento. Y si es que la Defensa Nacional se sigue manejando con criterios modernos.

ANTERITO, SE MAS CALETA

Tomo prestada esta frase de Laura Arroyo Gárate para titular este post, pues es ilustrativa de la nueva crisis que parece avecinarse en el Partido Popular Cristiano y que ha sido alertada de la manera, digamos, menos ortodoxa.

Esta historia comienza hace poco menos de un año. Ántero Flores – Araoz anunciaba sus deseos de conformar un Foro Socialcristiano con personalidades intelectuales afines, sueño que quedó en suspenso con su nombramiento como Embajador ante la OEA y su posterior partida del PPC. (insertar “Me Voy” de Julieta Venegas como música de fondo).

Pero Ántero está de vuelta por el barrio y no solo como Ministro de Defensa. Para pocos es un secreto que Alan lo quiere tener de recambio para cuando Jorge del Castillo deje la Presidencia del Consejo de Ministros. Y también es claro que Flores – Araoz sigue pretendiendo tener un juego propio en la política peruana, liderando algún intento relativamente orgánico hacia el 2011.

Ecos de reuniones sostenidas entre el titular del sector Defensa y algunos miembros del partido de la Plaza Bolognesi han llegado a los oídos de los jerarcas pepecistas y han amenazado con la expulsión a todo aquel que se reuna con ex – miembros del PPC con el fin de tentar suerte en otras agrupaciones políticas.

Este hecho me suscita algunas preguntas que intentaré responder y que quizás, con la aguda reflexión de los lectores, podamos enriquecer el diálogo.

Una primera interrogante es: ¿Por qué tanta gente se va del PPC?

Hagamos un repaso rápido y veamos la lista de quienes se fueron de allí para formar su partido propio o tener mayores posiciones de liderazgo: Además de Flores – Araoz, son los casos de Alberto Borea, Alberto Andrade y Alex Kouri, los dos últimos con relativo éxito en el campo municipal y parlamentario. Sin embargo, ninguna de las agrupaciones que se escindió del PPC ha logrado conseguir lo que tanto ansiaban: la Presidencia de la República. De hecho, en eso cargan con el estigma que ha tenido su partido madre. En realidad, hasta aquí tenemos la explicación psicológico – política de los egos demasiado grandes o el fenómeno “cabeza de ratón”.

Pero hay otra causal, sobre el cual he insistido mucho durante estos meses, a costa de ser cargoso: la indefinición programática de un partido orgulloso de ser socialcristiano. Me explico, a pesar que el PPC se ha definido como seguidor de la Doctrina Social de la Iglesia y de la Economía Social de Mercado, pues sigue padeciendo de una duda que hace quedar a Hamlet como un mero interrogador pueril: ser un grupo liberal, socialcristiano o conservador. Lo que no es poca cosa, pues ello define que programa de gobierno vas a tener y la forma de acercarte a la gente. Y creo que buena parte de los problemas de “partido limeño” que tiene el grupo liderado por Lourdes Flores radican en ello.

Y un tercer motivo tiene que ver con la imagen del PPC. Si bien de allí han salido buenos parlamentarios y alcaldes en sus 41 años de existencia, no han tenido ningún Presidente de la República, arrastrando – no se que tan justo sea esto – una imagen de partido perdedor. Y como en todos sitios, a nadie le gusta estar en el partido que no gana la elección mayor.

Una segunda pregunta: ¿Flores – Araoz tendrá éxito en sus intentos de un partido propio?

Pues primero hay que ver una paradoja. Ahora es Ántero quien quiere hacer un frente y Lourdes – y sus escuderos – los que defienden la existencia del PPC. Hasta hace unos tres años, la disputa era inversa en las posiciones. Ello nos vuelve a demostrar que subsiste la pugna sobre dos ideas que aluden a la manera como desarrollarse políticamente en un mismo espacio político. Por ese lado, el Ministro de Defensa tiene cierto espacio para maniobrar.

De hecho, un conspicuo dirigente del partido como el alcalde de San Miguel, Salvador Heresi, ha criticado a quienes prohíben reuniones con ex miembros e incluso fustigó la cena de la alta dirección de su partido en Palacio de Gobierno. Allí hay otro punto donde Flores – Araoz puede jalar la pita: entre aquellos que están cercanos a Alan y aquellos que no, dependiendo hacia donde vayan sus propias conveniencias.

Sin embargo, el principal problema de Flores – Araoz lo puede percibir cada vez que se ve al espejo. El carisma de Ántero es tan escaso como mi conocimiento de física cuántica, no se ha caracterizado por ser un hombre que brille por sus ideas y ha escogido mal sus caminos de proyección política. Pensar, en un país como el nuestro, que dos cargos desgastantes como un Ministerio o la Presidencia del Congreso son efectivos trampolines políticos es tener tanta agudeza mental como el cariño que el “Puma” Carranza tiene por Alianza Lima.

Interrogante final: ¿Cómo van a vigilar que estas reuniones no se produzcan? Que yo sepa, el derecho de reunión está permitido por la Constitución. Y no creo que un partido democrático como el PPC se dedique a hacer vigilancia de sus dirigentes desde que se levantan, hasta cuando se van a la playa.

Recuerdo que la última propaganda de Flores – Araoz decía algo como “No va a dormir, sino a trabajar”. Y vaya que está trabajando, pero en sus intereses. La duda que aqueja es que si ello es compatible con su ardua chamba de Ministro de Defensa – a menos que haya decidido dejar todo en manos de las Fuerzas Armadas – y con el fortalecimiento de los partidos políticos en el Perú. Dicha incertidumbre quizás no lo sea dentro de poco. Total, mi país vive en una montaña rusa, donde cualquier cosa puede pasar.

MAS SOBRE EL TEMA:
Raúl Castro Stagnaro: El PPC no tolerará tránsfugas ni traidores
En Sin Confirmar de El Comercio revelan nombre de uno de los posibles expulsados
Henry Pease: Como fortalecer los partidos políticos

TRAGICOMEDIA MINISTERIAL

Luego de varias especulaciones e idas y venidas, se confirmó lo que pronosticamos en este blog hace un par de días: los cambios en el Gabinete serían artificiales y en algunos casos han sido para peor.

Veamos:

En Justicia hemos pasado de Guatemala a Guatepeor. La nueva ministra es nada menos que Rosario Fernandez, la abogada de Ernesto Schutz Landázuri, prófugo de la justicia peruana desde hace algunos años.

En lo que se refiere al sector Defensa, la batalla la han ganado los sectores más conservadores. Tanto lo han proclamado como su “triunfo” que La Razón se manda hoy con esta portada:

Allan Wagner y su eficiente equipo tendrán que dar paso a Ántero Flores – Araoz, conocido por su “tolerancia” hacia las ONG’s, hacia los detractores del TLC y por ser columnista de La Razón. En sus ratos libres fungía de Embajador aprista en la OEA (Lourdes Flores Nano dixit).

Y olvidemonos de la Ley General del Trabajo. Mario Pasco Cosmópolis, laboralista que está a la derecha de Jaime de Althaus – lo cual les da una idea de lo que es capaz este abogado – es el nuevo encargado de ver la reforma laboral pendiente. Osea, no habrá cambios y, anticipó, se viene una confrontación fuerte con los sindicatos. Creo que ni Fujimori puso un Ministro de Trabajo tan retrógrado. Susana Pinilla se va al Ministerio de la Mujer, al que esperemos que le de más dinamismo.

Lo inexplicable. Si ya era dificil de entender porqué Hernán Garrido Lecca seguía siendo Ministro de Vivienda, ahora es más difícil de entender porque lo ha puesto de ¡Ministro de Salud!!!! Además de preguntarnos sobre sí, además de la faja gástrica, el tipo sabe algo más del sector, resulta poco conveniente que una persona cuestionada por varios escándalos ingrese a un sector sacudido por la corrupción.

El reemplazo de Marcahuasi no es poca cosa. Se trata de Enrique Cornejo Ramírez, hasta ayer Presidente del Banco de la Nación y recordado por ser el mandamás del Instituto de Comercio Exterior durante el Aprocalipsis. El ICE era uno de los que manejaba el infausto Dolar MUC.

Y para ponerle la cereza sobre el pastel. Contra los deseos de varios bloggers (me incluyo), Luis Alva Castro se queda de Ministro del Interior. Osea, el país continuará sin seguridad ciudadana durante un largo tiempo.

En resumen, los cambios ministeriales anunciados en RBC – el canal que asesora el hijo del Primer Ministro – no van a dejar tranquilos a nadie, va a incrementar las suspicacias sobre un gobierno al que, luego de la trastada de Del Castilo del domingo, se había convertido en mayor objeto de sospecha y, finalmente, no garantiza un cambio de políticas públicas en la orientación esperada. Una nueva oportunidad perdida.

Realmente, peor imposible.

MAS SOBRE EL TEMA:
Alan: Recambio es ocasión de reafirmación
Utero de Marita: Malas Señales en el gabinete Del Castillo
Augusto Alvarez Rodrich: La verdad bien dicha
Gino Costa: Alan García demuestra que no le interesa la seguridad ciudadana al ratificar a Alva Castro
CNR: Congresista aprista José Carrasco Távara cuestiona a Mario Pasco
Keiko Fujimori: Estoy satisfecha con cambios ministeriales

LA GUERRA DE LOS FLORES

El fin de una añeja pelea

“Me voy, que lástima pero adiós
me despido de ti y me voy,
que lástima pero adiós
me despido de ti y me voy”
(Me voy, Julieta Venegas)

La noticia política del día ha sido la partida de Antero Flores – Araoz del Partido Popular Cristiano, luego de más de dos décadas de militancia.

Este es el ¿último? capitulo de esa suerte de “Guerra de los Roses” en que se había convertido su relación con Lourdes Flores Nano, la actual presidenta de su ex partido político.

Básicamente, hemos asistido a una disputa sobre dos concepciones de poder, ambas derrotadas: Lourdes creyó que Unidad Nacional podía ser un partido político amplio y moderno, tesis que fue vencida en el congreso del PPC de 2004 y que, además, la realidad se encargó de destruir. Antero pensó, al modo del SEASAP, que “solo el PPC salvará al Perú” y también perdió, al igual que sus aspiraciones presidenciales.

Dos hechos más o menos recientes terminaron de dinamitar la relación entre ambos: el nombramiento de Flores – Araoz como embajador del Perú ante la OEA, lo que lo convirtió en defensor de las más estrambóticas ideas sobre el sistema interamericano de derechos humanos, así como del nombramiento de Alva Castro como Ministro del Interior, y la fundación del Foro Socialcristiano, donde Antero pretendía incorporar a intelectuales y políticos afines como Carlos Blancas, Francisco Eguiguren, Javier de Belaúnde o Luis Solari de la Puente.

Ello motivó una serie de dimes y diretes entre ambos – motivados por cual debería ser el perfil del PPC frente al gobierno -, que culminó con la renuncia de Flores Araoz. Y para rematarla, luego de conocerse dicha noticia, Lourdes sólo atinó a decir: “Confirmo esa información. El capítulo está cerrado. Le deseo al embajador aprista el mejor de los éxitos“. Esa dolió.

¿Esto decantará en una definición sobre el futuro del PPC? No se pierdan los próximos capítulos.

Te vas porque yo quiero que te vayas….
(La Media Vuelta, Luis Miguel)