Vizcarra: el libro

Vizcarra Libro
Portada: Penguin Random House

Como refiere Mirko Lauer en una reciente columna, nuestros tiempos son de una inusitada abundancia de libros políticos instantáneos, un género en boga en otros países y que se ha instalado desde hace pocos años en nuestro medio.  Se trata de un subgénero en el que el principal riesgo, como señala el periodista y poeta, es el rápido traslado del éxito a las secciones de liquidación, debido a que este tipo de volúmenes podrían ser rápidamente desbordados por la realidad.

Personalmente, creo que este tipo de volúmenes son valiosos por una razón: nos permite tener una primera mirada a determinado tipo de personajes y fenómenos que, muchas veces, los científicos sociales demoramos en atisbar o, por nuestra propia metodología, debemos recorrer pasos más largos para poder asirlos. Cuestión distinta a la del periodista, entrenado en cierres vertiginosos, a los que el libro de largo aliento les da un plus en el tiempo para investigar, indagar y comprobar hipótesis rápidas sobre la coyuntura.

Vizcarra, primer libro de Rafaella León (Lima, Debate, 2019), cumple con varias de las virtudes de este tipo de textos. Se concentra en un personaje que, a pesar de ser la persona con mayor poder político en el país, sigue siendo un enigma a poco más de un año de haber asumido la Presidencia de la República. Y, en ello, ofrece verdaderas primicias sobre el carácter del mandatario, así como sobre su entorno. Con ello, el texto ofrece un primer gran aporte sobre el personaje.

El Vizcarra que León retrata no es un personaje idealizado. Por momentos se muestra dubitativo, por otros firme hasta la terquedad. Es bien intencionado en la mayor parte de pasajes, pero no deja de ser un hombre político y, por tanto, más pragmático que idealista. Tiene obsesiones – Chinchero, la educación -, temas fetiche y una mirada en la que su visión moqueguana – desconfianza incluida en los entornos limeños – se filtra más de lo que menciona en público. Al mismo tiempo, tiene un círculo de consejeros y amigos bastante acotado, lo que explica que muy pocas de sus decisiones se filtren, pero que a la vez cumplen la función de “cable a tierra” que toda persona con poder requiere.

El texto de la editora de Somos cumple con presentar entretelones de la formación del presidente como político en su región, su paso por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, su autoexilio en Canadá y el primer año de su Presidencia. En cierta medida, complementa mucha de la información que brinda Marco Sifuentes en su reciente libro sobre Pedro Pablo Kuczynski – que comentaremos pronto – y, de hecho, si hay un personaje secundario importante en esta historia es el expresidente renunciante, quien nunca puede esclarecer por qué quiso ocupar el cargo más alto del Perú.

Otras virtudes del texto de León se hallan en dos elementos centrales. De un lado, se trata de una crónica muy bien escrita, en la que se mezcla un estilo bastante sobrio y personal, con una presentación bastante bien detallada de hechos. De otro lado, las notas al final presentan información bastante valiosa para terminar de entender muchos acontecimientos. De hecho, mi único reparo al libro es que muchas de las notas, tranquilamente, pudieron ser parte del texto principal.

Por largo, el primer libro de Rafaella León pasa la prueba del lector gustoso de leer temas políticos. Resulta recomendable para todo analista coyuntural y, por supuesto, para todo aquel lector interesado en descubrir aquel enigma que sigue siendo, en cierta medida, Martín Vizcarra Cornejo como persona y como político.

 

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s