Vizcarra: el libro

Vizcarra Libro
Portada: Penguin Random House

Como refiere Mirko Lauer en una reciente columna, nuestros tiempos son de una inusitada abundancia de libros políticos instantáneos, un género en boga en otros países y que se ha instalado desde hace pocos años en nuestro medio.  Se trata de un subgénero en el que el principal riesgo, como señala el periodista y poeta, es el rápido traslado del éxito a las secciones de liquidación, debido a que este tipo de volúmenes podrían ser rápidamente desbordados por la realidad.

Personalmente, creo que este tipo de volúmenes son valiosos por una razón: nos permite tener una primera mirada a determinado tipo de personajes y fenómenos que, muchas veces, los científicos sociales demoramos en atisbar o, por nuestra propia metodología, debemos recorrer pasos más largos para poder asirlos. Cuestión distinta a la del periodista, entrenado en cierres vertiginosos, a los que el libro de largo aliento les da un plus en el tiempo para investigar, indagar y comprobar hipótesis rápidas sobre la coyuntura.

Vizcarra, primer libro de Rafaella León (Lima, Debate, 2019), cumple con varias de las virtudes de este tipo de textos. Se concentra en un personaje que, a pesar de ser la persona con mayor poder político en el país, sigue siendo un enigma a poco más de un año de haber asumido la Presidencia de la República. Y, en ello, ofrece verdaderas primicias sobre el carácter del mandatario, así como sobre su entorno. Con ello, el texto ofrece un primer gran aporte sobre el personaje.

El Vizcarra que León retrata no es un personaje idealizado. Por momentos se muestra dubitativo, por otros firme hasta la terquedad. Es bien intencionado en la mayor parte de pasajes, pero no deja de ser un hombre político y, por tanto, más pragmático que idealista. Tiene obsesiones – Chinchero, la educación -, temas fetiche y una mirada en la que su visión moqueguana – desconfianza incluida en los entornos limeños – se filtra más de lo que menciona en público. Al mismo tiempo, tiene un círculo de consejeros y amigos bastante acotado, lo que explica que muy pocas de sus decisiones se filtren, pero que a la vez cumplen la función de “cable a tierra” que toda persona con poder requiere.

El texto de la editora de Somos cumple con presentar entretelones de la formación del presidente como político en su región, su paso por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, su autoexilio en Canadá y el primer año de su Presidencia. En cierta medida, complementa mucha de la información que brinda Marco Sifuentes en su reciente libro sobre Pedro Pablo Kuczynski – que comentaremos pronto – y, de hecho, si hay un personaje secundario importante en esta historia es el expresidente renunciante, quien nunca puede esclarecer por qué quiso ocupar el cargo más alto del Perú.

Otras virtudes del texto de León se hallan en dos elementos centrales. De un lado, se trata de una crónica muy bien escrita, en la que se mezcla un estilo bastante sobrio y personal, con una presentación bastante bien detallada de hechos. De otro lado, las notas al final presentan información bastante valiosa para terminar de entender muchos acontecimientos. De hecho, mi único reparo al libro es que muchas de las notas, tranquilamente, pudieron ser parte del texto principal.

Por largo, el primer libro de Rafaella León pasa la prueba del lector gustoso de leer temas políticos. Resulta recomendable para todo analista coyuntural y, por supuesto, para todo aquel lector interesado en descubrir aquel enigma que sigue siendo, en cierta medida, Martín Vizcarra Cornejo como persona y como político.

 

Fuerza Popular: cuatro hipótesis de su comportamiento

Fuerza Popular
¿Qué hay detrás de la actuación fujimorista? (Foto: El Comercio)

Una pregunta que recurrentemente me hacen alumnos y amigos es: ¿por qué Fuerza Popular tiene un comportamiento tan irracional?

La premisa detrás de la interrogante es la siguiente: el partido liderado (aún) por Keiko Fujimori tiene todos los incentivos para comportarse de otra manera. Es decir, una conducta más institucional, menos cómplice con ciertos personajes poco queridos por la ciudadanía, con mejores y mayores propuestas de políticas públicas o, siquiera, el bosquejo de algún sentido común. Y para cualquier persona que no haya estado en Júpiter en los últimos tres años, resulta claro que eso no ha sido así.

Entonces, cabría preguntarse si es que existe alguna racionalidad detrás de la conducta de Fuerza Popular. Sostengo que hay cuatro hipótesis no excluyentes en torno a un comportamiento que, para muchos, suena a errático. Y, para otros, implica dotar de un guión de una película de Kubrick a algo que se parece mucho más a un sketch de Risas y Salsa. Más allá que muchos de sus pasos sean reactivos, como bien señala Martin Tanaka, sí resulta indispensable apreciar que hay detrás de las decisiones de la cúpula fujimorista. Sin ningún orden en particular, aquí van las cuatro explicaciones.

Galarreta Bolsonaro Jr
Luis Galarreta se reunió con Eduardo Bolsonaro, parlamentario e hijo del presidente de Brasil, para, entre otros temas, dialogar sobre “cómo combatir la ideología de género” (Foto: Eduardo Bolsonaro)

En busca del “Trump” o “Bolsonaro” peruano

Resulta notorio que Fuerza Popular se ha comprado entero el rollo que algunos columnistas conservadores y activistas de ese sector le han dicho durante los últimos años: encarna nuestra agenda, refuerza tus lazos “pro vida” y “pro familia” y muestra oposición a toda política pública que contenga la palabra “género”.

Fuerza Popular ha adoptado esta posición por varias razones. Primero, los ingresos y financiamiento proveniente de iglesias y fundaciones conservadoras. Segundo, porque varios de sus parlamentarios – y no solo los evangélicos – consideran que su visión del mundo en temas valorativos anda en retroceso y planean defenderlas con uñas y dientes. Tercero, porque evalúan que la mayoría de la población peruana es conservadora y que, por tanto, optará por el partido que defienda adecuadamente estas banderas.

A ello habría que sumar el hecho que estamos ante una corriente global. El conservadurismo de derechas ha venido sumando algunas victorias (Trump en Estados Unidos y Bolsonaro en Brasil son las más importantes) o ha logrado ingresar al establishment político (como Vox en España). Al mismo tiempo, estos grupos conservadores buscan aliarse para hacer una ofensiva contra los valores liberales (aunque muchos buscan darle un tinte más bien zurdo, en términos de campaña de demonización).

Una muestra de ello es la reciente firma de la denominada Declaración de México, suscrita por parlamentarios conservadores de todo el continente, que busca atemperar las resoluciones y sentencias del sistema interamericano de derechos humanos sobre temas como el aborto o el reconocimiento legal de parejas del mismo sexo. Entre los firmantes peruanos del documento, la mayoría son fujimoristas: Víctor Albrecht, Tamar Arimborgo, Karina Beteta, Freddy Sarmiento, Mario Mantilla, Marco Miyashiro y Milagros Takayama.

La muestra más explícita de este comportamiento orgánico se presentó en una reciente entrevista de Fernando Vivas al congresista Luis Galarreta, secretario general en funciones de FP, para El Comercio. Allí el parlamentario dijo lo siguiente:

— Si queremos poner una etiqueta, ¿Fuerza Popular sería conservador popular?
El fujimorismo es un partido muy popular que ha evitado que el marxismo llegue al poder.

 ¿Y conservador?
No sé si conservador es la palabra. Yo me considero de derecha, pero el partido no es lo que yo pueda opinar. Hace poco estuve en Brasil y me contaba Eduardo Bolsonaro [hijo del presidente Jair Bolsonaro], presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, que su partido creció exponencialmente en número de parlamentarios [como FP en el 2016] y tiene que ir ubicándose en el camino.

Y si ven los tuits más recientes del almirante Tubino, se repite el mismo discurso: FP es la “derecha popular” que evitará un triunfo del “marxismo”. Y con ello no solo se refiere a desmontar las reformas de mercado, sino también a cuestiones ligadas a valores. El problema para el fujimorismo es que, poco a poco, estas posiciones más retardatarias van en retroceso en la sociedad peruana, como resalta Eduardo Dargent en su columna del miércoles pasado.

Bankada
La apuesta de FP es el debilitamiento sostenido de sus rivales (Foto: El Comercio)

Obstruir para ganar (el 2021)

Si se observa la conducta que ha tenido Fuerza Popular en el Congreso de la República, resulta clara su vocación por la obstrucción. ¿Cuál es la lógica detrás de ello?

En primer lugar, Keiko Fujimori y su entorno más cercano están absolutamente seguros que “les robaron” la elección de 2016. No es broma. Tres años después, varios dirigentes máximos del fujimorismo consideran que la elección que ganó legítimamente Peruanos Por el Kambio fue robada con una suerte de “coalición caviar” (que incluiría a actores tan disímiles como el gobierno de Ollanta Humala y el Grupo El Comercio). Por tanto, habría que ser bastante claros contra un gobierno al que algunos, sin decirlo en público, consideran como usurpador.

En segundo término, FP considera que la única forma de hacer oposición es hacer sentir su número. Es la misma forma de ejercicio de mayoría abusiva que tuvieron en la década de 1990. Equivocadamente, consideran que ello les permitió avanzar en reformas, cuando terminó siendo más bien un ejercicio poco democrático del poder. Los chats publicados hoy en La República apuntan en esa línea.

Pero un tercer punto, más relevante a esta altura, es la necesidad que tiene el fujimorismo por demostrar que todos sus rivales son “ineficientes”. Dado que no han ganado ninguna elección presidencial desde el 2000, Fuerza Popular aspira a que el gobierno fracase para ellos convertirse en la única alternativa “viable”, frente a la “amenaza izquierdista” de tumbarse el modelo económico que tiene el país desde 1990. Claro, olvidan que muchos de los proyectos legislativos más populistas y mercantilistas de los últimos años han sido propuestos desde dicha tienda.

Además, existe un punto poco explorado y que también podría explicar parte de las diferencias que FP tuvo con Peruanos Por el Kambio cuando Pedro Pablo Kucznyski era gobierno: una nada oculta disputa entre élites. Para graficarlo en términos gruesos, un clásico entre una supuesta “derecha popular” y una “derecha pituca”, entre dirigentes que mayoritariamente viven en La Molina – Surco – San Borja (fujimorismo) y los políticos – empresarios – tecnócratas de San Isidro – Miraflores (ppkausas).

De hecho, hoy, ya con una presencia más moqueguana y menos sanisidrina en Palacio de Gobierno, el fujimorismo busca señalar que son una “derecha popular” frente a los “caviares” que supuestamente asesorarían a Vizcarra.

En el Perú, las revindicaciones sobre clase y raza siguen siendo importantes al momento de analizar la política y también para hacerla. El fujimorismo apuesta por cierto sentido común “achorado” y alianzas con sectores informales y conservadores como búsqueda de representación de ese sector. Algunos intelectuales cercanos le han soplado al oido esta interpretación y se la han creido a pie juntillas. La pregunta real es si ese sector popular es así o si hay muchos más matices de los que señalan quienes han caracterizado a los sectores C, D y E con una suerte de ADN intrínsecamente fujimorista.

Rosa Bartra
El fujimorismo buscó convertir a Rosa Bartra en lideresa anticorrupción, con pocos resultados fuera de su base en redes sociales (Foto: Gestión)

Aprovechando políticamente Lava Jato

A inicios de la década, muchos colegas y analistas debatieron sobre la posibilidad de una institucionalización del fujimorismo. Visto el debate a la distancia, quien terminó teniendo la razón fue el docente de la Universidad del Pacífico Alberto Vergara. Mi hoy colega de aulas señaló que el principal obstáculo para que el fujimorismo emprendiera el camino sin retorno a una vertiente más democrática era la corrupción. Aquí cito sus palabras:

Así, no solo debemos preguntarnos cómo se transforma a un movimiento antidemocrático en uno democrático, sino en cómo se transforma lo que fue una organización lumpen en un partido político. El gobierno fujimorista, no lo olvidemos, fue una suerte de ‘utopía mafiosa’ (Hugo Neira). Ver a un fujimorista indignado por los contratitos mal habidos de Alexis Humala será siempre una invitación a la carcajada. Y Humala no le ganó a Keiko Fujimori porque fuera mucho más democrático que ella, sino porque él no estaba teñido de la ladronería de los noventa. Este sigue siendo el principal pasivo para el fujimorismo, nadie quiere sacarse una foto con ellos y, por lo tanto, siguen siendo incapaces, a pesar de ciertos gestos de apertura, de sumar a otras fuerzas parlamentarias a la agenda fujimorista (o de sumar profesionales de renombre al partido).

Para Fuerza Popular, Lava Jato era la oportunidad perfecta para limpiarse. Su excusa clara – que aún esgrimen algunos de sus analistas favoritos – es que “no habían sido gobierno” y, por tanto, no se habían manchado con la corrupción de Odebrecht y las demás constructoras brasileñas. De allí la desesperación por presidir la segunda comisión parlamentaria que indagaría sobre el caso, por conseguir las pruebas que tenía el Ministerio Público, por convertir a Rosa Bartra en una suerte de “Dama de Hierro” anticorrupción, por tejer sus redes en el sistema de justicia. Y no con un genuino afán moralizador, sino para buscar arrasar con sus rivales.

El discurso fujimorista buscó asociar el respaldo que, como “mal menor”, dieron los sectores contrarios a ellos a candidatos como Toledo, Humala, PPK y Villarán. Y hasta ahora siguen en ese afán, buscando mostrar a los fiscales del caso Lava Jato como funcionarios que “encubrirían” sus casos, a pesar que estos magistrados ya acusaron a Toledo y Humala, PPK se encuentra en arresto domiliciario y Villarán está de inquilina en la prisión de mujeres con su suerte casi echada.

Pero no contaron con que Marcelo Odebrecht y Jorge Barata hablarían sobre ellos.

Keiko detenida
El fujimorismo hace todo lo posible para que su lideresa continúe detenida (Foto: Poder Judicial)

Evitar la prisión (o salir de ella)

Y esto nos lleva a la última lógica no excluyente. En agosto de 2018, apenas un par de meses antes que Keiko Fujimori pise la cárcel, Marco Sifuentes ya describía que muchos de los comportamientos de su agrupación política eran más una coartada judicial antes que política:

Su objetivo hace rato que ya no es el 2021, sino, sencillamente, no terminar en prisión. Por eso sus acciones ya no tienen ningún sentido políticamente. Parece que estuviera dilapidando su capital político. Y sí, lo está haciendo para salvar su propio pellejo.

En su último –y, en apariencia, desconcertante– video de 9 minutos repite varias veces que está actuando “sin cálculo político”. Y dice la verdad. Es un cálculo judicial. Es que el video ya no está dirigido a sus simpatizantes, que cada vez son menos. Es, simplemente, su forma de demostrar que no necesita apoyo popular para seguir ejerciendo el poder. Sin el CNM y la ONPE que tenía a sus pies, ahora tiene que salvar, por lo menos a los otros alfiles: Chávarry e Hinostroza. Aunque sea descarado. Aunque su video tenga 97% de ‘dislikes’. Aunque tenga que arrastrar a todos sus congresistas en su caída.

El problema para Keiko Fujimori es que las acciones de sus congresistas siguen incidiendo en la presunta obstrucción a la justiia que la mantiene en prisión. Salvar a Chávarry e Hinostroza parece ser más el esfuerzo por evitar desarticular una red judicial hoy en retirada. Insistir en no reconocer que tuvieron aportes de Odebrecht es un suicidio cuando aún está por discutirse si es que nos encontramos ante un delito de lavado de activos.

Como algunos opinan, probablemente lo que esté en juego es más que Lava Jato, sino otros financiamientos de campaña sobre los cuáles haya que indagar con mayor exhaustividad. Y que compliquen más la situación judicial de la lideresa de Fuerza Popular.

Así las cosas, no se augura un cambio de actitud en el fujimorismo. Con todo lo que ello conlleva para la salud política del Perú.