El Comercio: 180 años

El Comercio
(Foto: Grupo El Comercio)

Ayer, 4 de mayo, se cumplieron 180 años desde que el diario El Comercio apareciera por primera vez ante los peruanos. Desde allí, ha buscado ser un diario de referencia que, en palabras de su exdirector Fernando Berckemeyer, se convirtiera en la mejor “historia del presente”.

El Comercio no es solo un diario. Actualmente es una corporación propietaria de varios diarios – a tal punto que existe aún pendiente una demanda sobre concentración de medios -, dos canales de televisión, negocios editoriales y de entretenimiento. Incluso, por algunos años, incursionaron en el ámbito educativo.  Y es, ante todo, una empresa familiar, como muchas de sus pares en América Latina, pero con un accionariado mayor al de empresas similares en la región.

Estos dos párrafos definen un poco la línea editorial del periódico. Estamos ante un medio que, al buscar ser el referente para todos, procura ser más audaz en sus innovaciones tecnológicas y, a la vez, mucho más contemporizador en su línea periodística. Esta es una primera tensión entre la innovación y la continuidad.

Una segunda tensión es la que, con profundidad, hemos trabajado en un texto publicado este año.  Ideológicamente, desde su fundación, El Comercio ha oscilado entre temporadas más liberales y otras más conservadoras.  Existe una línea que conecta a Manuel Amunátegui abogando por los derechos de los indígenas y la abolición de la esclavitud, con Luis Miró Quesada de la Guerra propugnando la jornada laboral de 8 horas y el voto a la mujer, con Alejandro Miró Quesada Cisneros respaldando a la Comisión de la Verdad y Reconciliación y los editoriales recientes a favor del matrimonio igualitario. Como también hay otra línea donde prima el antiaprismo – exacerbado por un condenable asesinato familiar -, las simpatías fascistas de Carlos Miró Quesada Laos, las preferencias odristas de la rama García Miró, el propio Miró Quesada Cisneros aplaudiendo (y bautizando) los artículos de “El Perro del Hortelano” de Alan García y la deplorable cobertura de la campaña electoral 2011. Si hoy El Comercio mantiene cierto equilibrio es porque la coalición conservadora de apristas y fujimoristas con los privilegiados de siempre – ver el sólido artículo de Alberto Vergara de hoy – está en franca decadencia.

Los retos de hoy del viejo diario se encuentran, más bien, en el terreno periodístico y económico. ¿Cómo hacer periodismo en tiempos de fake news e inmediatez requerida por usuarios, se preguntaba Pedro Ortiz Bisso en las páginas del decano? Precisamente, haciendo periodismo, se respondía él, alentando a sus colegas a que continuaran una añeja tradición de verificación de datos, que es la base de su profesion. Pero, al mismo tiempo, la presión económica puede hacer añicos dicha posición. A nivel mundial, los medios de comunicación han tenido que hacer ajustes, debido a que el modelo de negocio en el que se basaban ha fenecido. Y, en el camino, han buscado a tientas que el único commoditie que les queda – la información – resulte tan rentable como el combo que vendían anteriormente. La tentación de reducir costos, sobre todo para empresas donde el rentismo es la norma para algunos accionistas, está a la vuelta de la esquina.

Así, El Comercio llega a sus 180 años con varios dilemas irresueltos: ¿Cómo profesionalizar la empresa y a la vez seguir siendo una corporación familiar? ¿Cómo invertir en más y mejor periodismo cuando tenemos un grupo de accionistas que sólo quiere recibir dividendos? ¿Se mantendrá el actual estatus quo liberal en la línea del diario una vez que el conservadurismo político y social peruano se recupere de los golpes de los últimos años?

He allí un conjunto de interrogantes que implican una serie de costos que la corporación tendrá que asumir, como en cualquier decisión humana. No decidir, a esta altura, resulta ser un paso certero hacia la desaparición. Más allá de las celebraciones de este fin de semana, he aquí una serie de retos para el añejo diario de la familia Miró Quesada.

He sido lector de El Comercio durante más de 30 años. He coincidido muchas veces con el periódico, he discrepado en otras tantas y, en los últimos años, lo he estudiado con rigor académico. Muchas lecciones se deben haber sacado en 180 años de historia, tanto de los aciertos como de los errores. Más aún, cuando la precariedad institucional, ese viejo mal peruano, también está presente en el diario más antiguo del país.

Felices 180 años.

One thought on “El Comercio: 180 años

  1. Seguir siendo una corporación familiar? No lo quieren ser. Pregunta a la alta dirección si es verdad que han contratado al Bank of America para que encuentre un comprador para El Comercio.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s