Algunas ideas sueltas sobre la “Marcha por la Vida”

Marcha Por la Vida
Movilización contra el aborto genera adeptos y detractores irreconciliables (Foto: El Comercio)

Mañana sábado, se realizará una nueva edición de la denominada “Marcha por la Vida” (MPLV), movilización convocada por grupos conservadores católicos y evangélicos en contra de la despenalización del aborto en el Perú. Tradicionalmente, esta manifestación ha congregado una importante cantidad de personas y genera polémica, dado que la materia que tiene como centro es, sin duda alguna, una de las que genera mayores pasiones en el mundo.

Antes de empezar, creo necesario hacer un disclaimer personal. Soy católico y no estoy de acuerdo con esta movilización. Mis razones las pueden leer aquí. Ahora sí, entremos en materia.

Un primer punto que debemos entender es que estamos ante una movilización que tiene una doble finalidad: religiosa y politica.

En lo religioso, sin duda, los sectores que se movilizan en contra del aborto pretenden dar una demostración de fuerza dentro de sus propias iglesias. En el caso de la Iglesia Católica, esta será la última “Marcha por la Vida” que encabece Juan Luis Cipriani como Arzobispo de Lima y, de hecho, varios de los golpes de efecto que se han querido dar desde hace meses hasta esta semana van en la línea de resaltar el liderazgo del Cardenal. Desde la necedad por hacer la misa del Papa Francisco en la Costa Verde – escenario donde normalmente termina esta manifestación -, pasando por el “monumento a la familia” inaugurado entre Magdalena y San Miguel, hasta la recurrencia a personajes del deporte bastante apreciados por el público en general (como Ricardo Gareca y Aldo Corzo), todo va en esa línea. Y no les sorprenda que mañana, a la salida de la entrevista que tendrá el Presidente de la República en RPP, Cipriani lo invite a la movilización ante cámaras.

En el caso de las iglesias evangélicas, como bien apunta el teólogo Juan Fonseca, son las denominaciones más recalcitrantes y autoritarias las que buscan dominar la escena. Y logran movilizar a sus seguidores en base a una premisa: “creen estar salvando a la humanidad de un inminente apocalipsis moral gracias a la eficaz campaña de terror anti-género impuesta por sus líderes”.

En lo político, estos grupos buscan que el Congreso de la República no apruebe nuevas causales de despenalización del aborto – que tiene una pena entre 3 a 6 meses de prisión – y que el Poder Ejecutivo no impuse proyectos en esta línea. Cabe recordar que solo se permite el aborto terapeutico para los casos en los que la vida de la madre corre peligro. La estategia es clara: dar un golpe de masas para inhibir a políticos tendientes a ir por donde la corriente les lleva. Más que a los convencidos, se apunta a los indecisos.

Segundo. Es claro que esta movilización no solo tiene como centro el aborto, sino que se pretende consagrar que solo existe un modelo de familia que debe ser amparado por el Estado: la familia héteroparental.

Una visión conservadora del mundo toma como premisa que la familia y las iglesias son instituciones fundamentales para el desarrollo de la sociedad. Lo que se denomina como célula básica de la sociedad es percibida en una forma bastante restringida: una familia formada por hombre y mujer con fines reproductivos. Donde la mujer tiene un rol secundario, la reproducción asegura la transmisión de la propiedad vía herencia y la sexualidad solo se disfrutaría en tanto sirve para la “preservación de la especie”. De allí que la educación sexual, los métodos anticonceptivos y cualquier alusión a familias que salgan de este molde son practicamente penalizadas. Y, en el camino, se invisibiliza la violencia de género, en un país donde las mujeres claman todos los días por el respeto de sus derechos.

Esta visión, empero, tiende adeptos incluso en sectores que son creyentes meramente nominales. ¿El motivo? Buena parte de los padres de familia considera que los contenidos sobre sexualidad en los espacios educativos deben ser puestos al mínimo y desde una perspectiva que, en suma, se concentre en evitar que sus hijos tengan relaciones sexuales.

Una tercera cuestión que se debe considerar es que existe una estrategia bien trazada detrás de la MPLV. Veamos como ejemplo el uso del deporte. Ricardo Gareca es una persona que puede tener convicciones conservadoras (como la mayor parte de personajes del mundo del deporte en el Perú), pero a la que el Cardenal Cipriani ha rodeado hábilmente. El Arzobispado de Lima le donó un terreno a la Federación Peruana de Fútbol apenas clasificamos a Rusia 2018 para que construya un nuevo complejo, Gareca fue invitado a conocer al Papa Francisco en el Palacio Arzobispal y el técnico de la selección de fútbol brindó recientemente una charla en el Seminario de Santo Toribio, dominada por Cipriani y sus adeptos, donde habló maravillas del prelado.

Ojo, no todas las jugadas le salen al bando conservador, como el frustado intento de vincular a la Fuerza Aérea del Perú con una movilización frente a la que debían guardar neutralidad, como entidad estatal en un país laico y como institución no deliberante en materia política. O el descubrimiento de cartas en las que se pide movilizar alumnos (menores de edad) de colegios no religiosos. Pero sí debe reconocerse que hay una estrategia que no se puede ignorar.

Por ello – y este es mi último punto -, resulta importante que los sectores en contra de esta movilización entiendan que también deben trazar una estrategia política y no limitarse a quejas y parodias en redes sociales.

Ello implica saber que al otro lado hay una acción coordinada y fuerte. Por tanto, requiere, antes que diezmar fuerzas, articular una acción política efectiva. Identificar a los congresistas y políticos de todos los partidos que pueden ser aliados o personas a convencer para esta causa. Y, claro está, hacer la misma presión que vienen haciendo los grupos evangélicos y católicos conservadores. Para ello se requiere, obviamente, una organización y recursos.

También es necesario considerar que, si bien es bueno contrarrestar los argumentos (o la carencia de los mismos) de los activistas conservadores, en realidad el centro de las preocupaciones debe estar en el ciudadano. Y sobre todo, apostar a los indecisos o quienes se dejan llevar por los números en estas materias.

Además, resulta necesario tener empatía.  Sin duda, el gran defecto de los sectores conservadores es que no se colocan en el lugar del otro. Hablan de la familia bien constituída, pero no demuestran ni un gramo de química hacia personas homosexuales. Mientras que, en el caso del aborto, la mujer que es violada y que no quiere tener al hijo producto de tan execrable acto es vista como una pecadora peor que María Magdalena. Incluso estos sectores tampoco impulsan una legislación que haga más fácil la adopción. Este es un ángulo que el sector más liberal debería explotar más.

Finalmente, hay que tener claro el terreno que se está pisando. Un importante sector de peruanos es conservador: Sea por convicción pura y dura, por temores o por no quedar mal con la mayoría, hay una buena parte de compatriotas que sigue adscrito a una visión de familia “bien constituida” al menos en el discurso. Los políticos lo saben (y ello explica el silencio sobre este tema tanto del Presidente de la República como de su gabinete). Y es necesario saber que las redes sociales no lo son todo en este tema. Si los conservadores se han posicionado, es porque cuentan con una organización real. Y ello es lo que el sector más liberal en lo valórico debe construir en estos años.

 

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s