Hitos comentados de la Visita Papal

Papa Francisco Peru
Foto: El Comercio

Amazonía: Para quienes no han leído o escuchado mucho al Papa en los últimos años, sorprendió mucho la dureza de la palabra del pontífice sobre los problemas que azotan a la selva peruana. Sin embargo, bastaba revisar la visión de la Encíclica Laudato Sí para percatarnos que el Papa no es precisamente un hincha del libre mercado a ultranza (ojo, más allá de su anticomunismo, tampoco lo era Juan Pablo II) y que tiene un mensaje ambiental bastante congruente. Importantes palabras en contra de la trata de personas y la promoción de la interculturalidad. Sin duda, el hito más importante de la visita fue la visibilización de una región y un conjunto de ciudadanos habitualmente olvidados desde Lima. Se viene un Sínodo de obispos amazónicos, donde se discutirá la agenda planteada por el Papa.

Catolicismo: A diferencia de Chile – donde el viaje ha sido calificado casi como un desastre -, la visita tuvo actividades con una importante cantidad de personas. Se ratifica que el país, más allá de la hemorragia de fieles a las iglesias evangélicas, es mayoritariamente católico. Un dato que no es bueno ni malo en sí mismo, pero que también nos indica la necesidad de replantear modos de acercamiento de quienes propugnan una agenda más liberal en lo valórico frente a quienes son creyentes. Debe partirse de la consigna que no todo católico es conservador. Hubo entusiasmo y participación masiva.

Cipriani: Pese a que montó una organización paralela a la de la Conferencia Episcopal Peruana – que incluyó web, redes sociales, himno y equipo de asesores -, no tuvo oportunidad de figurar más de la cuenta. Nuestras fuentes eclesiales nos refieren que la orden papal era clara: ningún obispo sobresale entre los demás. Ello se cumplió e impidió que el Cardenal aprovechara el espacio para legitimar su agenda o prolongar más su estadía luego de lo que será su jubilación obligatoria en diciembre.

Conferencia Episcopal Peruana: Pasó airosa la prueba de la organización de la visita del Papa – buena en términos generales -, pero también recibió un llamado de atención del jefe, quien aludió a que debían trabajar más en la unidad. Francisco sabe de los desencuentros entre los obispos y ello explica porque ha ido nombrando a personal moderado en los últimos años. Aún así, hubo arqueos de cejas por parte de los Dominicos, quienes fueron plantados por el Pontífice a última hora en la visita breve que iba a realizar a la Basílica de Santo Domingo.

Conservadores: Con excepción de la (desatinada) presencia de monseñor José Antonio Eguren (sodálite) en una actividad pública en Trujillo, la agenda focalizada en derechos sexuales y reproductivos estuvo ausente en la visita de Francisco. Con excepción de un tuit con una alusión a la defensa de la vida “desde la concepción hasta la muerte”, no hubo ninguna condena a la “ideología de género” o algún guiño mayor a ese sector.

Corrupción: Otro punto en el que el Papa fue bastante firme. Y sobre el que dio la declaración más política de su visita: “¿Qué le pasa a Perú que cada presidente lo meten preso? Humala está preso, Toledo está preso, Fujimori estuvo preso hasta ahora, Alan García está en ese intento que entro y no entro, ¿qué pasa?…y presos con rabia?”. Lamentablemente, no se apreciaron los rostros de los políticos cuando Francisco aludía en Palacio de Gobierno a una lucha anticorrupción en serio. Había varios con ropa tendida.

Francisco: Carismático como Juan Pablo II, pero con un perfil menos macartista. Por momentos, parece un peronista, en la mezcla de preocupación social lejos del mercado y conservadurismo social. Ha venido a apagar incendios y a colocar temas en agenda. Sus esfuerzos parecen haber rendido más éxitos en Perú. Lejos de ser infalible y con problemas de empatía en determinados temas. Para los católicos, es un rock star en toda la linea.

Fujimori: No hubo un solo pronunciamiento ni a favor ni en contra del indulto, por más que PPK quiso meter el tema de contrabando en su discurso en Palacio de Gobierno. Como indica Rosa María Palacios, esta es una forma de decirle al Estado que no se iba a meter en el tema, pero que tampoco lo iba a avalar.

Las Palmas: Lugar seguro para hacer una misa, más allá de las pataletas que Cipriani y su coro hicieran en su momento. Necesidad de mejorar las vías de acceso. Como indica el arquitecto y urbanista Jorge Ruiz de Somocurcio, la visita papal puede ayudar a colocar en la agenda la necesidad de convertir a la base aérea en un Parque del Bicentenario para la ciudad, otorgando un terreno amplio a la FAP a las afueras de Lima para sus actividades.

Monjas: Sin duda, la declaración más disonante de la visita de Francisco fue la alusión a los chismes desde los claustros monjiles. Mal chiste, que alimentó las críticas sobre una institución que sigue manteniendo a las mujeres en un rol secundario.

No creyentes: Como resaltó Marco Sifuentes el viernes en su columna en El Comercio, ateos y agnósticos se hicieron más visibles en estos días (sobre todo, a través de redes sociales). Las pocas manifestaciones públicas en contra fueron lamentablemente repelidas por la Policía, con cargos tan inverosímiles que dejaban en claro que no tenían fundamento alguno para arrestar a alguien con el legítimo derecho de expresarse. El Estado peruano sigue pensando que un no creyente es un ciudadano con menos derechos que los demás y eso es algo en lo que los creyentes debemos insistir en que cambie.

Ornato: Lamentablemente, en todas las actividades papales se vio una gran cantidad de basura al acabar las mismas. Resulta indispensable una labor pedagógica – tanto para eventos religiosos como aquellos que no lo son – que la limpieza es una responsabilidad de los asistentes y no solo de los trabajadores dedicados al recojo de desperdicios.

Periodismo: La Defensora del Lector de Perú.21 Claudia Izaguirre recordó que la CEP y el Arzobispado de Lima hicieron capacitaciones para la visita papal a los hombres y mujeres de prensa. Lamentablemente, sobre todo en televisión, se observo una cobertura que se debatía entre el comentario intrascendente y la pasada de franela religiosa (lo de #ModoPapa lo llevaron a #ModoMasPapistasQueFrancisco). Para decirlo claro, el nivel fue terrible en muchos casos, salvando la transmisión televisiva los acertados comentarios de los sacerdotes invitados (sobre todo, los jesuitas). Podía hacerse una cobertura que, sin dejar de lado las creencias (o no creencias) de cada quien, fuera decorosa. Las ediciones impresas de El Comercio y La República dieron muestra que se podía cubrir la visita papal con sobriedad, rigor y abordando temas incómodos para la propia Iglesia Católica. También hay que decirlo: hubo poco espacio para preguntas en vivo, como sí ocurrió en Chile.

PPK: El Presidente de la República buscó continuamente un baño de popularidad al asistir a cada una de las actividades papales. No tuvo pifias, ni tampoco mayores aplausos. Quedó claro que el Papa no se prestó para su agenda política particular. Sus declaraciones fueron más bien contenidas y protocolares, con excepción de lo dicho a CNN sobre el abordaje de los casos de pederastia en la Iglesia Católica.

Reconciliación: Palabra ausente de todos los discursos papales. Sin duda, si Palacio de Gobierno y los sectores más conservadores esperaban un aval al concepto más manoseado de las últimas semanas se llevaron un gran chasco.

Sodalicio: Fue el gran tema ausente en suelo peruano (¿producto de las contradicciones papales sobre el caso Karadima – Barros en Chile?). Sin embargo, el periodista Ghiovanni Hinojosa de La República hizo la pregunta que muchos esperaban, durante el vuelo de retorno a Roma. Allí Francisco fue claro sobre la materia: Luis Fernando Figari ha apelado la resolución que lo declaraba responsable en el fuero eclesiástico, hay abundante material para procesar al fundador del Sodalicio ante la justicia común y también se han detectado problemas económicos en la institución. También se aludió al caso de Germán Doig, ya fallecido. Sin embargo, se extrañó un mensaje empático hacia las víctimas de los abusos cometidos por Figari y sus secuaces, así como de otros casos.

Trujillo: Contradicción entre las palabras de un pontífice que buscaba alentar a los damnificados del Niño Costero y representantes del Estado que colocaron triplay en el barrio de Buenos Aires para que Francisco no viera lo poco que se se ha realizado a favor de estos ciudadanos. Un auténtico papelón.

Vaticano: Más satisfecho con los resultados de la visita a Perú que a Chile. Sabían que en el vecino del sur existía un terreno más duro, aunque recién se dieron cuenta de la magnitud ante la ausencia en las misas y las críticas por las declaraciones sobre el obispo Barros, vinculado al caso Karadima. En Perú esperaban obtener un terreno más proclive a su mensaje y todo indica que así lo consiguieron. La pregunta es cómo manejaran esta relación con una situación política complicada como la peruana, así como en la transición hacia un nuevo Arzobispo de Lima.

One thought on “Hitos comentados de la Visita Papal

  1. ¿Sobriedad en la prensa? LR y EC nos bombardearon con propaganda papal desde hace meses. ¡Media docena de titulares con foto ocupaban la primera mitad de página! Igual que RPP, minibiografía del papa cada hora más o menos. Tácticas de adoctrinamiento.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s