Corrupción empresarial: Perú pierde por goleada

Schutz Montesinos

Mientras que los peruanos mantenemos la esperanza intacta para clasificar a Rusia 2018, no ocurre lo mismo frente a lo que esperamos de los empresarios al enfrentar a la corrupción.

Según la Encuesta Nacional sobre Percepciones de Corrupción, elaborada por Ipsos Perú para Proética, de cada 100 empresarios, 71 son percibidos como corruptos. 85% de los encuestados considera que el empresario que entrega una coima es cómplice del funcionario sobornado. Solo 32% considera que las empresas y gremios empresariales están involucrados en la lucha anticorrupción.

A diferencia de otras materias, la CONFIEP no tiene una posición clara y fuerte en este tema“, sostiene Francisco Durand, sociólogo y politólogo. “La lucha penal contra la corrupción se ha concentrado en los funcionarios públicos“, expresa el exprocurador Julio Arbizu.

Ambos expertos analizan episodios que pudieron ser cruciales y quedaron, como muchos partidos de la selección de fútbol, en un mero “casi”.

Dionisio Romero Seminario.jpg
Los pedidos de favores de Dionisio Romero Seminario a Vladimiro Montesinos quedaron en la impunidad total (Foto: El Comercio)

PROCESANDO LOS 90: GOLES QUE NO HACES, TE LOS HACEN

Desde su experiencia en la Procuraduría Anticorrupción, Arbizu sostiene que se armaron mejor los casos vinculados a funcionarios públicos pertenecientes a la organización criminal Fujimori – Montesinos que aquellos que implicaban a grandes empresarios ligados a la misma.

La respuesta penal privilegió a los autores de delitos vinculados con administración de fondos, en detrimento de aquellos donde existía una interrelación entre funcionarios y empresarios. Se buscó desarticular una organización que capturó el Estado desde dentro“, refiere el abogado, quien trabaja actualmente en Honduras.

Otros factores que incidieron, a su criterio, para la sensación de impunidad en estos casos, fueron la creación de la Sala Penal Anticorrupción C, donde se produjeron sendas absoluciones y prescripciones, así como la incidencia de abogados penalistas con importantes conexiones en el Poder Judicial.

Durand coincide con Arbizu en los factores arriba anotados. Añade las dificultades de la Comisión Investigadora sobre Delitos Económicos y Financieros (CIDEF) del Congreso de la República, presidida por Javier Diez Canseco, a la que asesoró: “Había una gran cantidad de indicios que debieron llevar a comprobaciones. Existían muchos casos de empresarios que no fueron investigados por el Poder Judicial. Fue imposible acotar la información“, manifiesta el científico social. Y estos personajes mantuvieron su poder estructural en la sociedad peruana.

Faenon
Un faenón impune que no permitió la mejora en la regulación de la gestión de intereses (Captura de pantalla: América Televisión)

PETROAUDIOS Y GESTIÓN DE INTERESES: FOUL JUDICIAL, POCA REACCIÓN LEGISLATIVA

Otro partido perdido fue el caso Petroaudios. Los principales procesados, Rómulo León Alegría y Alberto Quimper, quedaron absueltos. ¿El motivo? Los audios y correos electrónicos que suscitaron el escándalo quedaron fuera del proceso judicial. Arbizu comenta:

Hay, sin duda, un tema de valoración probatoria. Fue lamentable que no se consolidara una línea jurisprudencial a partir de los hallazgos del caso Fujimori – Montesinos, haciendo un balance entre interés público y la pretendida invalidez de algunas pruebas”

El Poder Judicial tampoco investigó los presuntos casos de corrupción vinculados a empresas mexicanas que suscitaron el espionaje industrial a cargo de la empresa Business Track.

A raíz del escándalo, medios leídos por los empresarios como El Comercio y Semana Económica propusieron una mejor regulación de la gestión de intereses, cuestión que duerme el sueño de los justos en el Congreso de la República. Para Durand, es necesario cambiar la legislación en esta materia:

“La evidencia indica que los lobbies son claves para ganar contratos de obras públicas, para lograr adendas que inflan presupuestos y hacer gestiones convenientes, como amnistías tributarias y ambientales. En el Perú hay pocas firmas registradas en esta función, pero existen muchos lobbistas que cumplen estas funciones informalmente”. 

Ninguno de los gestores de interés que aparecían en la Encuesta del Poder 2016 estaban registrados. Durand sostiene que se prefiere el shadow lobby, a diferencia de Estados Unidos, donde la actividad es transparente y reconocida, aunque con algunos cuestionamientos.

Arbizu Durand
Francisco Durand y Julio Arbizu convienen que las reglas que privilegian buenos tratos para el empresariado pueden derivar en corrupción o en la normalización de tratos indebidos. (Captura: Otra Mirada) 

PROBLEMAS ESTRUCTURALES (COMO EN NUESTRO FÚTBOL)

Más allá de los casos emblemáticos, existen otros factores que colaboran para nuestro triste récord judicial al procesar crímenes de “cuello blanco”.

Para Arbizu, una circunstancia clave es que los gobiernos post Fujimori han sido proclives a reducir los controles para la actividad empresarial. Un campo grave está en las contrataciones y adquisiciones del Estado.

En 2012, concluimos que los delitos de peculado y de colusión – este último, vinculado a contratos estatales – constituían el 70% de casos de corrupción.  Mostró la precariedad estatal sobre manejo de fondos y adquisiciones, pero se produjo una mayor flexibilización de controles“, indica el abogado.

Durand incide en las relaciones sociales en el Perú. “La élite del poder, básicamente limeña y de clase alta, es un núcleo muy reducido con prácticas de exclusión. Este es el grupo que predomina en grandes empresas, estudios de abogados, firmas de consultoría y determinados sectores de la administración pública“, sostiene el sociólogo. Esto normalizaría determinadas prácticas que, sin ser ilegales, muestran favoritismos.

Para el experto en temas empresariales, los grupos emergentes que aparecen en su libro “Los Doce Apóstoles de la economía Peruana”, también incurren en estas conductas. Ejemplos son los nexos entre universidad y política en el caso de los Acuña o la forma como el grupo Gloria buscó reducir el impacto de la crisis láctea.

¿Lava Jato será otro partido perdido para Perú? Esa pregunta, a diferencia de la clasificación peruana al mundial de fútbol, no se resolverá este martes. Pero, como en algunos días más, el resultado depende de nosotros mismos. Y este es un caso que debemos ganar para revertir un marcador abultado en contra.

(Publicado originalmente en La Mula)

 

 

 

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s