Caso Sodalicio: una actualización

Sodalicio
(El Sodalicio aún no sale de la crisis. Foto: La República)

Lejos de los reflectores públicos, el caso del Sodalicio corre por dos vías paralelas: la judicial y la eclesial. En ambas, con resultados distintos. Transcurridos algunos meses, es necesario hacer una actualización respecto de lo ocurrido en este caso.

(Virgilio Levaggi, actual funcionario de la Organización Internacional del Trabajo en Centroamérica, ha sido implicado en el caso Sodalicio debido a su accidentado paso en dicha organización. Foto: Listín Diario)

EL AMBITO LEGAL: EL NUEVO IMPLICADO Y LOS DELITOS POR LOS QUE SE ACUSA A PARTE DE LA CUPULA SODALITE

En mayo pasado, cinco exmiembros del Sodalicio de Vida Cristiana presentaron una denuncia penal contra varios personajes ligados a la institución: Luis Fernando Figari, Jaime Baertl Gómez, Virgilio Levaggi Vega, José Ambrozic Velezmoro, José Antonio Eguren Anselmi, Eduardo Regal  Villa, Óscar Tokumura y Edwin Scheuch Pool. Dicha denuncia, que amplía las indagaciones ya iniciadas sobre Figari por abusos sexuales, fue aceptada a inicios de este mes. Se centra en tres delitos: asociación ilícita para delinquir, secuestro y lesiones graves.

Cabe mencionar que Baertl, Ambrozic, Regal, Tokumura y Scheuch se encuentran dentro de la institución y Eguren, además de pertenecer a la misma, es el actual Arzobispo de Piura.

De ellos, el menos conocido, durante estos años, ha sido Levaggi, quien hace 29 años salió de la organización en circunstancias aún no esclarecidas. El ingresó a la institución luego de ser captado en el colegio Antonio Raimondi, donde cursó estudios escolares.

De acuerdo a la denuncia, publicada por el portal La Mula, Levaggi Vega fue encargado de Instrucción y Relaciones Públicas del Sodalicio durante varios años. Y ha sido sindicado como parte de una organización donde se cometían los abusos físicos y psicológicos ya descritos tanto en el libro “Mitad Monjes, Mitad Soldados”, publicado por los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz, como en los reportajes que ambos han presentado en el diario La República durante varios meses.

Pero, además, hay una acusación más grave contra Levaggi. Esto se señala en la denuncia presentada ante el Ministerio Público:

Actualmente, Levaggi es el director regional de la Organización Internacional del Trabajo para Centro América, Haití y República Dominicana. Si bien no ha emitido declaraciones públicas al respecto, este blog pudo conocer que un reconocido estudio especializado en temas penales ya se ha hecho cargo de su defensa. Oficialmente, la OIT no se ha pronunciado respecto de esta acusación.

El abogado Héctor Gadea, patrocinante de los denunciantes, explicó hace unos meses a La Mula en qué consisten los cargos contra varios miembros y exintegrantes de la cúpula sodálite. Esto fue lo que mencionó sobre lesiones psíquicas:

Sobre este tema, Gadea explicó que existen pericias psicológicas de parte, acreditadas por profesionales “sobre las consecuencias que ha dejado en su vida”el cautiverio por el que pasaron muchos exsodálites. Mencionó que durante la investigación fiscal podrán recoger estas pruebas, y al mismo tiempo pedir unas nuevas para hacer otra constatación.

Asimismo, en relación con el secuestro, manifestó que:

“Acá es clave la sistematización con la que obró el Sodalicio a lo largo de sus historia: la captación de menores de edad a través de la infiltración en colegios, para efectos de diezmar la voluntad de adolescentes que no tienen la libertad definida. Eran chicos de 13 años que, cuando entraban formalmente a los 18, ya no se podía concebir el entrar como un acto libre”.

Finalmente, sobre la asociación ilícita, el informe de Víctor Liza señaló lo siguiente:

Gadea explicó que “esta es una imputación que nosotros hacemos”, en el sentido de que como manifestó Salinas en la conferencia, “Figari no actuó solo”. Sin embargo, puso en claro que esto lo tendrá que determinar un juez después de un proceso judicial en el que ellos ejerzan su derecho de defensa”. De obtener el visto bueno:

“La ley dispone algunas de las consecuencias accesorias que se encuentran en el artículo 105 del Código Penal, entre las que se encuentra la disolución de la asociación en la cual se cometieron los delitos”.

Además de la posible disolución, Figari y compañía podrían purgar hasta 15 años de prisión de ser hallados culpables de este delito, relacionado con el secuestro.

Las indagaciones fiscales prosiguen. Pero la misma celeridad no se tiene en la Iglesia Católica y, menos aún, en el Sodalicio.

(Alessandro Moroni, superior del Sodalicio, en otro tono sobre las acusaciones contra la institución. Foto: El Comercio)

LA FALTA DE REACCION ECLESIAL

En abril, la Comisión Ética para la Justicia y Reconciliación, grupo de trabajo nombrado por el Sodalicio de Vida Cristiana, emitió su informe final. Dicho documento indica que dentro de la institución se cometieron abusos contra los derechos fundamentales de las personas, los mismos que fueron encubiertos por la organización. El principal responsable es Luis Fernando Figari – repudiado públlicamente por la Comisión -, quien creó una organización a su medida, sin cuestionamiento alguno. Resulta indubitable que existieron abusos sexuales, físicos y psicológicos, poca transparencia en el manejo de las finanzas de la organización y discriminación racial y social contra varios de sus miembros. Otro de los daños relatados es el impedimento de formación profesional de varios de sus miembros, a la par que se empleaba su mano de obra en forma gratuita.

Los miembros de la de la Comisión recomendaron reparaciones de diverso tipo a las víctimas, así como un pedido de perdón individual y el apartamiento de la actual dirigencia de la conducción del Sodalicio. Finalmente, se envió el informe al Vaticano para que intervenga la organización. Un documento tan contundente que ha terminado descolocando al propio superior actual del SVC, Alessandro Moroni, quien ha viajado a Roma para pedir la intervención de la institución, no sin antes decir que no estaba de acuerdo con todo lo afirmado en el informe.

De hecho, la actitud de Moroni y de la organización ha permanecido, sobre todo, contra los exmiembros del SVC que interpusieron la denuncia contra varios directivos. En particular, se han negado las reparaciones ofrecidas por la propia institución. Así lo ha denunciado Óscar Osterling:

QUIEN OFRECIÓ DINERO COMO REPARACIÓN A LAS VÍCTIMAS, desde aproximadamente el 20 de Noviembre de 2015, FUE EL SODALICIO.

QUIEN DESARROLLÓ LOS PROTOCOLOS DE REPARACIÓN A LAS VICTIMAS, FUE EL SODALICIO.

QUIEN DESCONOCIÓ y no quiso aplicar LAS RECOMENDACIONES DE LA COMISIÓN DE ÉTICA, FUE EL SODALICIO.

QUIEN CONTRATÓ UNA NUEVA COMISIÓN (sería interesante saber cuánto ha pagado el Sodalicio a estas personas) PARA DESCONOCER LA ANTERIOR (que trabajó ad honorem), FUE EL SODALICIO

Y EL QUE AHORA ES JUEZ Y PARTE DEL PROCESO DE REPARACIÓN ES EL SODALICIO

Y EL QUE AHORA SE PRESENTA COMO VÍCTIMA, AL QUE SUPUESTAMENTE UNOS “OPORTUNISTAS LE QUIEREN SUSTRAER EL DINERO”, ES EL SODALICIO.

Y LOS OPORTUNISTAS, en teoría, somos nosotros, LAS VÍCTIMAS.

Y, como ha indicado Salinas, el delegado nombrado por el Vaticano, Joseph Tobin, anda en una actitud bastante complaciente, lo que sin duda tendrá repercusiones en la entidad y en la imagen de la propia Iglesia Católica:

Como sea. Ese espaldarazo vaticano ha sido interpretado por los sodálites como “estamos haciendo las cosas bien” y “ya estamos a punto de pasar la página del escándalo”. Y obvio. No es así. Para cualquier mortal que no tiene la mente formateada ni enajenada es evidente que, mientras el Sodalitium como institución no manifieste públicamente un arrepentimiento sincero y pida perdón a cada una de las víctimas y repare efectivamente a aquellas que han sufrido daño permanente, su credibilidad se va a mantener por los suelos. Y ello significa en los hechos que si Roma no los disuelve lo que va a ocurrir es que ellos mismos se van a encargar de hacerlo. Sin quererlo, evidentemente, pero se van a difuminar o se van a reducir dramáticamente. De hecho, algo de eso ya está pasando. Eso sí. Seguirán siendo ricos, patrimonialmente hablando, pero su recientemente adquirida reputación de institución de características sectarias en la que la manipulación y el “vale todo” forman parte de su modus operandi, no se borrará con nada. Salvo que cambien de verdad. Con honestidad y transparencia. Pero la honestidad y la transparencia, ya saben, son para ellos valores inasibles e inexplorados. Misteriosos y ajenos. Tal cual.

Para nosotros el camino que debe emprenderse es claro: la disolución. En Roma y en Camacho deberían entenderlo.

2 thoughts on “Caso Sodalicio: una actualización

  1. Cipriani vocifera de todo menos de este tema. Con todo el mundo se mete. Hasta de los habitos sexuales de los peruanos comenta, sin ninguna base factica y menos personal. Pero de este megaescandalo no dice ni pio. Este caso se debe penalizar. Esta gente no merece el trato especial que les dan. Ahi radica el problema, pues desde el saque les han otorgado un privilegio que no se merecen.

    Me gusta

  2. En Arequipa , donde el accionar del Sodalicio de Vida Cristiana es hasta tenebroso, también lo deben de entender.

    ““Acá es clave la sistematización con la que obró el Sodalicio a lo largo de sus historia: la captación de menores de edad a través de la infiltración en colegios, para efectos de diezmar la voluntad de adolescentes que no tienen la libertad definida. Eran chicos de 13 años que, cuando entraban formalmente a los 18, ya no se podía concebir el entrar como un acto libre”.”

    Dos ejemplos claros de esta infiltración es lo que ocurre en los colegios laicos como el ANGLO AMERICAN PRESCOTT y el colegio alemán MAX UHLE en Arequipa . Muchas de las víctimas de violación sexual, abuso físico y psicológico provienen de esos colegios.

    – Por qué las autoridades de estos dos colegios y sus respectivas asociaciones de padres de familia no hacen nada al respecto?

    – Cómo es que esos colegios se benefician con el actuar de esta secta fundamentalista y destructiva en sus aulas?

    – Si esta secta ‘trabaja’ en sus colegios, los colegios pagan sus impuestos correspondientes?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s