SU NOMBRE ES FUJIMORI

(Afiche: Su Nombre es Fujimori)

Fernando Vilchez, director del documental La Espera, el mejor testimonio sobre los sucesos de Bagua, ha preparado, en tiempo record, un testimonio visual que mezcla imágenes de archivo sobre las tropelías del gobierno de Alberto Fujimori con el presente, con la resistencia frente a su hija.

Desde el nombre, Vilchez apuesta por una idea central: el pasado de la autocracia liderada por Alberto Fujimori no puede desligarse del presente político de su hija. Y, al mismo tiempo, la resistencia contra el régimen de la década de 1990 se emparenta con las marchas contra Keiko del 2016.

Un documental de urgencia, para tiempos de emergencia. Aquí los dejamos con la cinta completa:

Advertisements

El Fujimorismo y los medios

El programa Las Cosas Como Son, espacio contratado por la Universidad San Martín de Porres en Panamericana Televisión, difundió el domingo pasado un audio trucado para desacreditar la versión del piloto Jesús Vásquez, informante de la DEA que acusa al parlamentario Joaquín Ramírez por presuntos vínculos con el lavado de activos. La edición era tan burda que la maniobra fue casi inmediatamente desmentida.

Gracias a la periodista Mayra Albán, quien trabajó hasta el martes en LCCS, pudimos conocer la trama. El excandidato fujimorista al Congreso Jaime Verástegui envió al postulante a la vicepresidencia de su partido, José Chlimper, documentación para enlodar a Vásquez, así como el audio original de la conversación del piloto con otro interlocutor en torno al destape presentado por Cuarto Poder y Univisión.

Como admitió, Chlimper envió el audio al directivo de Panamericana Televisión Pedro Arbulú, quien a su vez lo remitió a la producción del referido programa. Cabe mencionar que Fernando Viaña, uno de los conductores del fenecido espacio, ya había trabajado con Arbulú y Ernesto Schutz Freundt en medio de las disputas por Panamericana en la década pasada. Mientras que el otro presentador, Hugo Guerra, ha seguido defendiendo en Twitter la supuesta revelación presentada, con el mismo énfasis con el que leyó los documentos enviados por Verástegui a Chlimper.

Veamos los ingredientes. Una denuncia seria que compromete aún más al ahora suspendido secretario general de Fuerza Popular con el lavado de activos. Un intento de desacreditación preparado por un excandidato de la agrupación en Estados Unidos. El “oportuno” envío del material por el compañero de fórmula presidencial de Keiko Fujimori al solícito directivo de un canal que deriva todo a un programa alquilado. Y, ante la vergüenza pública, el espacio fue dado de baja.

Fuera de las montañas de billetes que vimos en los vladivideos, así se manejó la prensa peruana – con notables excepciones – en el decenio fujimorista. ¿Queremos repetir la historia de políticos cazurros, dueños con vocación de felpudo y periodistas con kimono?

La respuesta la puede dar usted el próximo domingo, frente a la cédula de votación.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 29.05.2016)

ASI SON LAS COSAS: EL AUDIO MANIPULADO PARA DESACREDITAR DENUNCIA CONTRA JOAQUIN RAMIREZ

(Hugo Guerra y Fernando Viaña, conductores del espacio contratado Las Cosas Como Son. Foto: Panamericana TV – Utero.pe)

Durante el gobierno de Alberto Fujimori, las investigaciones mostradas por la prensa independiente al régimen de turno trataban de ser puestas en entredicho de varias maneras. Campañas de desprestigio contra el periodista que las lanzaba, manipulación de pruebas o amenazas puras y duras.

Hace un par de domingos, Cuarto Poder y Univisión presentaron un testimonio bomba: el piloto Jesús Vásquez, informante de la DEA, acusaba al actual congresista y secretario general de Fuerza Popular, Joaquín Ramírez, de estar involucrado en lavado de activos.

La denuncia no solo era fuerte en sí misma, sino que recordó que Ramírez venía siendo investigado en Lima desde hace un par de años por este mismo delito. Asimismo, salieron otras investigaciones sobre sus posibles vínculos con el narcotráfico, así como en torno a sus empresas, que se encuentran bajo la lupa del Ministerio Público.

Para controlar el daño, se usaron tres tipos de mecanismos: a) Tratar de cuestionar la investigación del periodista Gerardo Reyes, b) apartar a Ramírez cuando el tema podía golpear a la candidatura de Keiko Fujimori y c) tratar de presentar a Jesús Vásquez como una persona poco fiable.

En esa línea, el domingo pasado, el programa Las Cosas Como Son, espacio emitido por Panamericana Televisión y pagado por la Universidad San Martín de Porres, presentó un audio en el que, supuestamente, Vásquez se desdecía de las acusaciones contra el secretario general (suspendido) de Fuerza Popular.

En ese mismo espacio, con voz circunspecta, Fernando Viañaexcandidato fujimorista al Congreso en 2006, ligado a diarios y semanarios apristas y ahora director de la revista Velaverde – y Hugo Guerra – exsubdirector (y actual columnista) de El Comercio, amigo del exvicepresidente Luis Giampietri, miembro del Comité Consultivo editorial de Latina y cercano a posiciones conservadoras – también mencionaban que Vásquez tenía prontuario y, además, intentaban desacreditar su prestigio como piloto.

Sin embargo, como demostró Utero.pe el pasado lunes, el audio tenía groseros cortes de edición y, además, se le había eliminado el ruido ambiental. Es decir, había sido trucado.

Pero la historia tendría una sorpresa más.

(Mayra Albán, periodista que trabajaba en “Las Cosas Como Son”, contó detalles sobre los audios. Captura de pantalla: América Televisión)

Mayra Albán, quien trabajaba en el espacio producido por David Barturén – exjefe de prensa de la excongresista aprista Mercedes Cabanillas -, contó tanto a América Noticias como a El Comercio la historia del material que llegó a sus manos. Así se resume su versión en el diario decano:

La periodista Mayra Albán, quien acaba de renunciar a dicho programa, reveló a El Comercio que el pasado sábado, a las 3 de la tarde, en las instalaciones del Country Club, su productor David Barturen le entregó dos memorias USB.

En el dispositivo de marca HP estaba el archivo del audio recortado que Albán subtituló para su difusión en el referido programa. Mientras que otro dispositivo de marca Kingston contenía la copia de dos correos electrónicos, y en uno de ellos estaba el audio completo revelado ayer en Canal 4.

“Por el tema del tiempo, y asumo la responsabilidad, no escuchamos todos los audios. Después del programa, yo me llevo los USB a mi casa. El lunes reviso todos los archivos y logro escuchar el audio que tenía tres minutos y detecto que es la misma llamada que difundimos pero con 30 segundos más”, dijo.

Luego de descubrir el audio completo, Albán decidió renunciar. América Noticias pudo comprobar, con un perito, que el audio propalado por Las Cosas Como Son había sido editado. Barturén solo dijo que se había cometido una “omisión involuntaria”. Mientras que, en redes sociales, Hugo Guerra defendía la veracidad de lo presentado y prometía que “el domingo se sabría la verdad”.

Pero la revelación fue aún más fuerte. Albán comprobó que en el USB existían correos electrónicos entre un excandidato al Congreso de Fuerza Popular y un personaje ligado a la campaña de Keiko Fujimori. Si bien los destinatarios aún no han sido identificados por América Noticias, los correos son verdaderos. Así resume La República su contenido:

En uno de los dos correos aparecen los audios de la conversación de Jesús Vásquez con Fernando Palomino. Están el audio editado y el audio completo. Además, otras llamadas de Palomino con terceros pidiendo información sobre Vásquez.

En el otro correo está adjunta la documentación que presentó el programa. El rastreo de los antecedentes de Vásquez en EEUU, búsquedas sobre su licencia de piloto, los cheques girados por Vásquez a Palomino, supuestamente sin fondos, e incluso un documento Word con un texto que es prácticamente igual al libreto leído, en parte, por uno de los conductores del programa. Estaba claro que las acusaciones a Vásquez fueron preparadas por los operadores de la campaña fujimorista.

Y como descubrió el canal, el supuesto prontuario de Vásquez solo constaba de dos papeletas de tránsito que habían sido pagadas en su oportunidad.

Ante el escándalo, Panamericana Televisión ha decidido suspender la emisión de Las Cosas Como Son, según manifestó en este comunicado:

Así las cosas, el caso Ramírez no solo abre pistas de investigación sobre lavado de activos, sino también sobre cómo se puede manejar el periodismo en los próximos años. Todo indica que varios terminarán cantando con Jesús Vásquez y no precisamente un vals criollo.

EL FUJIMORISMO Y EL ESTADO DE EMERGENCIA PERMANENTE

Cuando el fujimorismo llegó al poder y comenzó a concentrar todo en una sola mano, lo hizo de la mano de un pretexto: el país se sumía en una crisis tan fuerte – en lo económico y en la seguridad – que se requería de “medidas extraordinarias” – eufemismo para un régimen autoritario de nuevo cuño – que pudieran superar dicha situación.

Ya hemos comentado que la imagen del fujimorismo vencedor del senderismo es una falacia. Y que la aplicación (parcial) del modelo vargasllosiano en lo económico era algo que cualquier presidente con dos dedos de frente tenía que hacer. Pero, gracias a una incesante propaganda, lo que hoy es Fuerza Popular ha podido apropiarse de ambos logros colectivos del país como suyos.

Cuando las glorias de la derrota de la subversión se difuminaban en la memoria, conforme el gobierno avanzaba en su autoritarismo y la economía se enfriaba – otro eufemismo para la palabra recesión -, el gobierno comenzaba a sobredimensionar los hechos vinculados con la lucha contra la subversión y crear una narración en las que las violaciones a los derechos humanos cometidas por los agentes del Estado no existían.

Ese miedo al terrorismo – y a su posible retorno – ha sido explotado en diversas formas por medios afines al fujimorismo durante los últimos quince años. El legítimo rechazo que Sendero Luminoso y el MRTA despierta en miles de peruanos – nos incluimos, por cierto – ha sido colocado como arma de trapicheo para tratar de justificar a un “partido del orden”. Sin embargo, el argumento se ha visto disminuido debido a los arreglos institucionales para evitar la inscripción como partido de MOVADEF, así como por los éxitos obtenidos en este gobierno en la lucha contra los remanentes senderistas – hoy convertidos en guachimanes del narcotráfico – en el VRAEM.

Sin embargo, el fujimorismo ha comenzado a utilizar un tema que le es caro: la seguridad. Y la situación de robos y asaltos de menor cuantía a ciudadanos, cada día más violentos a tal punto que varios jóvenes han perdido la vida en las últimas semanas, ha sido el hecho aprovechado para hacer campaña. Así lo reseña Pedro Tenorio:

Sin embargo, sí creo que hay un factor recurrente durante las últimas semanas que estaría favoreciendo a la candidata de Fuerza Popular —no sé si decisivamente, pero sí de manera notoria— y este es el incremento de la delincuencia común a lo largo del país. Una amenaza que ha venido sembrando muerte y desolación en la vida de de centenares de familias en todo el Perú, como se puede apreciar en los medios de comunicación día tras día.

Así, no es necesario resumir la crónica roja que golpea y aterroriza a la sociedad peruana para entender de qué estamos hablando. ¿Y por qué creo que favorece más a Keiko que a PPK y el equipo que lo acompaña? Porque ella ha expresado en esta campaña la respuesta más radical contra este flagelo.

Así lo percibo yo, al menos, conversando con personas pertenecientes a diferentes estratos sociales. En ellos he observado cómo el tema del combate a la delincuencia se ha ido afianzado entre las consideraciones que los ayudarán a definir su voto este 5 de junio.

De confirmarse esta hipótesis, ¿quiere decir acaso que Keiko Fujimori tiene ganada la partida? No necesariamente. Empero, me extraña que Kuczynski no realice en la etapa final de su campaña una difusión masiva de sus propuestas en esta materia. A Fujimori le ha bastado repetir “mano dura contra la delincuencia” y hablar del regreso del “24X24”, así como prometer la construcción de penales en zonas inhóspitas, para sumar adhesiones pese a lo polémico y hasta populista que puedan parecer algunas de sus promesas.

Las soluciones planteadas por la candidata Fujimori no resuelven el problema. El retorno del sistema 24 x 24 no solo es contraproducente en términos de dignidad de la función policial, sino que puede agudizar la inseguridad ciudadana. Como mencionó el exministro del Interior Walter Albán esta semana, en muchos casos no se conocía donde trabajaban los policías en sus días de franco y, como es conocido, varios han terminado en las filas criminales que la Ley les ordena combatir.

Asimismo, como ha indicado El Comercio hace unas semanas:

El plan de gobierno de Fuerza Popular destina poco menos de dos páginas a las propuestas para mejorar la seguridad ciudadana, las cuales además carecen de plazos, responsables, costos o cualquier tipo de detalle concreto que pueda ayudar a identificar su pertinencia o su viabilidad. De hecho, con respecto al combate al terrorismo y narcotráfico en zonas como el Vraem (valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro) –donde hace poco perdieron la vida 10 personas, y que motivó las recientes críticas de la señora Fujimori al gobierno–, el plan contempla menos de media página que incluye generalidades como “implementar programas integrales de desarrollo en las cuencas cocaleras”

Si el populismo de la señora Fujimori se traslada al terreno policial y penal, sumado a un gobierno casi sin control parlamentario, los resultados serán muy similares. Capturas logradas por un puñado de buenos oficiales en escuadrones de élite, formados con anterioridad a un posible gobierno suyo. Graves cuestionamientos en materia de derechos fundamentales. Poca efectividad para vencer a la criminalidad. Y, claro, su lenidad frente a los personajes vinculados a lavado de activos que pululan en su partido augura poca mano firme en relación con el narcotráfico, actividad que genera violencia, como lo podemos comprobar en las calles de México y Colombia.

A la larga, el estado de emergencia permanente que propone la señora Fujimori para enfrentar la inseguridad es la llave para cualquier aventura autoritaria. Pero también puede ser la ruina de su gobernabilidad en caso salga elegida el 5 de junio. Advertidos estamos.

(Foto: Reservistas del Perú)

VEINTE RAZONES POR LAS QUE NO VOTARE POR KEIKO FUJIMORI

(Foto: Correo)

1. Legado paterno: La candidata sigue llamando “errores” a los crímenes cometidos por su padre, el delincuente Alberto Fujimori, sentenciado por comprar la línea de diarios sensacionalistas y de Cable Canal de Noticias, la entrega de 15 millones de dólares como “CTS” a Vladimiro Montesinos, ordenar la suplantación de un fiscal para sacar los videos de la casa de su exasesor, el espionaje telefónico a miembros de la oposición y periodistas críticos, la compra de congresistas tránsfugas y como autor mediato de asesinato, lesiones graves y secuestro agravado. Y, claro está, en el fujimorismo, siguen ambiguos sobre si buscarán la liberación de su “líder histórico”.

2. Vicepresidente: José Chlimper fue ministro de Agricultura en el último gabinete de Fujimori. No renunció cuando apareció el video Kouri – Montesinos ni cuando se pagó la ilegal “CTS” al exasesor. Asimismo, ha tenido frases infelices en torno a la minería ilegal y contra los trabajadores portuarios. Esta será la persona que reemplace a la señora si es que ocurre algún suceso que implique la vacancia del cargo presidencial.

3. Secretario General: Keiko Fujimori ha empoderado a Joaquín Ramírez, una persona sobre la que existen fundadas sospechas sobre el origen de su patrimonio, a tal punto que la Fiscalía de Lavado de Activos investiga el origen de su fortuna y la DEA lo investiga a él y a su familia en vinculación con un caso sonado de narcotráfico. Los dos locales centrales de Fuerza Popular le pertenecen.

4. Congreso: No solo tiene una mayoría de 73 congresistas, harto peligrosa si concentra dos poderes del Estado, sino que la trayectoria de varios de ellos tiene ya páginas judiciales y penales, así como potenciales conflictos de intereses con empresas a las que pertenecen o han defendido.

5. Minería ilegal: No solo trae a Hernando de Soto – especialista en ser la Ña Pancha de varias satrapías, incluyendo la fujimorista – sino que propone derogar la política de formalización actual, minimiza la trata de personas alrededor de los campamentos ilegales en Madre de Dios (y otras zonas del país) y, en suma, no hace una propuesta seria sobre la materia.

6. Narcotráfico: Además de las investigaciones por el caso Ramírez, su plan de gobierno no propone una política seria contra este flagelo, ni siquiera en el plano estrictamente policial. Cabe recordarse, además, los casos “narcoavión”, “narcobuque” y las conexiones de Montesinos con el narcotráfico.

7. Estudios: Si bien este caso no la mandará a prisión por haber prescrito los delitos, resulta cierto que la candidata no ha podido explicar solventemente como se financiaron sus estudios universitarios (y los de sus hermanos) en Estados Unidos, con un padre que solo ganaba, por confesión propia, 2000 soles mensuales.

8. Mentiras: Desde 1990, cuando su padre faltó tantas veces a la verdad, nunca se vio a un postulante presidencial mentir tanto en un debate presidencial. Otra de las mentiras que señaló es que, bajo la dirección fujimorista, la Comisión de Pueblos Indígenas aprobó la Ley de Consulta Previa. No solo ello es falso, sino que el trabajo de la Comisión mencionada ha sido bastante pobre.

9. LGTBI: Keiko Fujimori no se desdijo solo de su apoyo a la Unión Civil, sino que, además, firmó un compromiso con los pastores evangélicos más homofóbicos que hayamos visto en los últimos tiempos.

10. Seguridad: Su plan no solo es efectista, al proponer medidas como el retorno al sistema 24 x 24 y la declaratoria de Estado de Emergencia en Lima, sino que olvida el principal problema: una reforma policial a fondo y en serio, que reduzca al mínimo las conexiones entre oficiales y suboficiales con la delincuencia y la corrupción. Tampoco toca medidas preventivas indispensables.

11. Esterilizaciones forzadas: No solo el fujimorismo sigue negando este aberrante crimen contra cientos de mujeres en el país, sino que no propone en su plan de gobierno una política de reparaciones a ciudadanas que se vieron fuertemente vulneradas por una política de Estado emprendida por el padre de la postulante presidencial.

12. Cultura: Un plan paupérrimo, circunscrito a los aspectos patrimoniales y que solo menciona a nuestros sitios arqueológicos prehispánicos. Todo ello resulta congruente con el menosprecio a la intelectualidad y la academia que denotan varios de los representantes de Fuerza Popular.

13. Financiamiento de su campaña. Existen sospechas fundadas sobre el financiamiento de la campaña, traducida en cocteles inexplicables y off shore para aportes. A ello se suman las investigaciones sobre el patrimonio de Joaquín Ramírez y las empresas vinculadas a la familia Yoshiyama, expuestas a partir del caso Panamá Papers.

14. Signos de terror: El uso de reservistas y de “fujitrolls” son un signo de lo que puede venirse en términos de hostigamiento a opositores y personas que discrepen con las políticas de la señora Fujimori y su partido. A ello se suma lo ocurrido en Arequipa hace algunos meses, cuando apareció un video donde su propio estado mayorAna Vega, Pier Figari y Joaquín Ramirez– se bate a insul­tos, acusa de senderis­tas a los manifestantes y obstaculiza el trabajo de la prensa. ¿Esa es la imagen renovada que dicen representar?

15. Libertad de expresión: Es conocido que la señora Fujimori no brinda entrevistas a programas televisivos que le son incómodos, como el espacio de Juliana Oxenford en RPP y Cuarto Poder, de América Television. Asimismo, es conocido que La República y Hildebrandt en sus Trece no tienen las mismas facilidades que sus colegas para cubrir las actividades de la postulante de Fuerza Popular. ¿Señal de lo que se viene?

16. Reforma políticaQue Fuerza Popular no proponga reformas sobre esta materia no nos sorprende. Su vocación no es precisamente pro institucional.

17. Fuerzas Armadas: Si bien Fuerza Popular ha tenido coqueteos con el voto castrense, esta vez su plan pasa por tres medidas meramente declarativas, sin mayores precisiones sobre cómo van a mejorar la inteligencia, implementar el sistema de movilización y reserva (por ejemplo, ¿cómo lo van a compatibilizar con el servicio militar? ¿cómo dar mayores oportunidades a los actuales reservistas?) y mejorar los salarios y bienestar de las FFAA (sí, el mismo partido que saqueó la Caja Militar Policial).

18. Familia prófuga: Keiko Fujimori no hará el más mínimo esfuerzo por aclarar la situación legal de sus tíos, prófugos de la justicia peruana por varios casos de corrupción, más aún cuando se han acogido a la nacionalidad japonesa para evitar cualquier proceso de extradición.

19. Huecos en el plan sobre derechos humanos y lucha contra la corrupciónEn materia de derechos humanos, Keiko propuso dar mayores reparaciones a militares y policias víctimas del periodo de violencia 1980 – 2000, pero rápidamente el Consejo de Reparaciones le enmendó la plana diciendo que ya venían siendo reparados. En lo que se refiere a personas con discapacidad, dijo que iba a reglamentar la ley sobre este grupo de ciudadanos, pero ya tiene reglamento desde el año pasado. También dijo que entregaría pensiones de invalidez total a personas de escasos recursos, pero esto ya lo viene haciendo el actual gobierno desde 2015. Finalmente, en materia de lucha contra la corrupción, ha propuesto que el titular de la Procuraduría Anticorrupción sea nombrado por el Consejo Nacional de la Magistratura, en momento en que existe un importante consenso en que esta última institución necesita una reforma a gritos.

20. El trato a su madre: Susana Higuchi ha sido utilizada en esta campaña electoral como sinónimo de unión familiar. Cuestión más falsa que cachetada de payaso, ya que hace dos domingos nos enteramos que sus hermanos Kenji y Sachie declararon en contra de ella en el juicio de extradición por presuntas torturas ordenadas por el autócrata.

Saquen ustedes sus propias conclusiones.

A DOS SEMANAS

(El debate de anoche. Para nosotros, sin un claro ganador. Foto: Jurado Nacional de Elecciones)

KEIKO FUJIMORI: ALERTAS SOBRE LA GOBERNABILIDAD

Ayer Keiko Fujimori dio claras señales de lo que sería su gobierno. Y no fueron halagueñas.

Comencemos por el plano de las ideas. Ayer la señora Fujimori no enunció ninguna. En los bloques en los que debió hacerlo, no quedó clara ninguna. Y ello resulta peligroso cuando, como hemos visto al revisar su plan de gobierno, hay varias cuestiones imprecisas, meramente enunciativas y, en varios casos, abiertamente equivocadas. Con Humala, tanto en su plan original como en su Hoja de Ruta, teníamos claras las ideas de su gobierno. Pero con la candidata de Fuerza Popular no llegamos a ello.

En segundo lugar, en lo que se refiere a ataques. Sin duda, la agresividad expresada por la postulante presidencial ha sido la principal causa por la cual muchos analistas han dado como ganadora a la señora Fujimori en el debate de ayer. Discrepamos de este enfoque. Creemos que, sin duda, la candidata mostró ansias de ganar, pero cruzó una línea de agresividad que puede llevar a que varios electores comiencen a sentir empatía con PPK.

Y ello me lleva al lenguaje no verbal empleado. Por varios momentos de su intervención de ayer, el rictus de la señora Fujimori recordaba a su padre. Cuando se enojaba y cuando atacaba era Alberto Fujimori. Con todo lo que ello conlleva.

Finalmente, hay dos problemas adicionales: mentir descaradamente como lo hizo – vean el post de Ojo Público al respecto – y, sobre todo, la serie de promesas que ha enunciado en esta segunda vuelta para tratar de contentar a todo el mundo. Este último caso le puede generar tantos conflictos sociales como los que no supo manejar Ollanta Humala. Y hasta ahora, la postulante de Fuerza Popular no ha dado muestras sobre cómo va a encararlos.

En suma, se nota claramente que la señora Fujimori quiere ganar, pero que no sabe que hacer de llegar a Palacio de Gobierno en julio próximo.

PEDRO PABLO KUCZYNSKI: ALERTAS SOBRE LA CAMPAÑA

Muchos reclaman que “PPK no quiere ganar” porque no recuerda, durante las 24 horas del día, todos los aspectos negativos de su contrincante, es decir, tanto la mochila de los noventa como aquella que Keiko ya comienza a tener luego de cinco años de congresistas cuestionados en su haber. Lo acusan de fujimorista encubierto, que no quiere ganar o que mucha de su gente finalmente se irá con Keiko.

El tema es que PPK no será ese opositor a lo Toledo o a lo Humala. Y no por afinidades con el kimono. Si no por su carácter. El estilo político del postulante de Peruanos Por el Kambio no es un confrontador, sino un hábil negociador y componedor. El problema es que, en esta pelea, justamente se requiere ello: ánimo beligerante o, al menos, mostrar que se tiene, sin llegar a los extremos exhibidos por la señora Fujimori anoche.

PPK lo tuvo por momentos anoche, sobre todo, en los bloques cuarto y quinto del debate de ayer. Y haciéndolo con muñeca de equilibrista porque también a él le podría ser contraproducente atacar demasiado duro a una candidata mujer (de hecho, en la campaña de Humala la confrontación fue más a las ideas que a la propia postulante).

Pero quizás el tema no tenga que ver con antifujimorismo. Es decir, a esta altura, incluso hasta la izquierda más orgánica, que se resistía a ello, va a tener que votar por PPK (aunque deberían ser explícitos y expresarlo sin culpa, sobre todo, si se trata de emitir un voto por lo que consideran sería salvar a la patria). Creo que la situación pasa también porque el candidato muestre un mensaje de futuro. Por momentos, PPK enunció ese relato, en tono profesoral, pero también mucho más empático, anoche: mis padres fueron migrantes y me crié en Iquitos y Puno. Estos son los gestos que deben ayudar a conectarlo más con la gente, sobre todo, porque su rival va a querer confinarlo al esquema de “gringo plutócrata e intelectual desconectado de las necesidades populares”.

Asi que, sin dejar de lado el flanco antifuijimorista, se requiere un candidato que pueda atender a varias necesidades sin dejar de ser él. Enfatizar más el tema del agua, contar más su historia personal, mostrar que sí tiene una seria preocupacion (y un plan) por el tema de la seguridad y, sobre todo, reforzar su conexión con la gente. Las giras en provincias, con mensajes claros, deben ser el norte de su campaña.

Es hora que el tecnócrata deje paso al político. Más que ponerse el alma, es hora del overol, Pedro Pablo.

FUJIMORI NO DERROTO A SENDERO

Buena parte del éxito electoral fujimorista se sostiene sobre una premisa: su líder venció al terrorismo. Incluso varios detractores del expresidente encarcelado la comparten. Pero, siendo rigurosos, esta afirmación es falsa.

Comencemos por el hecho fundamental: la captura de Abimael Guzmán. Fujimori se encontraba pescando en Loreto al momento de la misma y no conocía del operativo a cargo del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN). El Grupo, para ser exactos, fue creado en el primer gobierno de Alan García. Fujimori lo disolvió pocos meses después de su mayor éxito.

En 2010, Gustavo Gorriti reveló que el gobierno fujimorista frustró un operativo para atrapar a la cúpula senderista en 1990, gracias a un papel filtrado debajo de la casa de San Borja donde vivían. Todas las fuentes consultadas por el periodista indican que la acción policial fue interrumpida por una “orden superior”.

Asimismo, la derrota senderista en el campo se debió tanto a la acción de los comités de autodefensa, que comenzaron a ser armados por la primera administración aprista, como por el cambio de estrategia del Ejército, que pasó a tener una mejor relación con los ciudadanos a partir de 1989. Por eso, Sendero intensificó sus acciones en Lima.

¿Y la legislación antiterrorista dictada luego del golpe de 1992? Muchas normas fueron derogadas en 2003 por una sentencia del Tribunal Constitucional, por ser incompatibles con las garantías del debido proceso. Por ello, a mediados de la década pasada, en democracia, se realizaron juicios impecables con penas altas para los subversivos. Y la Ley de Arrepentimiento, implementada sin controles, generó tanto el problema de los inocentes en prisión – resuelto a partir de 1996 – como perjuicios posteriores para quienes tuvieron una colaboración coaccionada con el terrorismo.

¿Qué queda, entonces, como estrategia propia? El Destacamento Colina, que no solo llevó a prisión a Fujimori, sino que, además de vulnerar los derechos humanos, fue poco efectivo para la derrota de la subversión.

Ahora puede entender, estimado lector, porque quienes tratan de rebatir la hipótesis fujimorista son atacados como “pro terroristas”. Pero, al final, la verdad nos hace libres.

(Foto: Peru.com)