REFLEXION EN VIERNES SANTO

Para los católicos, la fecha que conmemoramos hoy supone un espacio para la meditación. La muerte de quien consideramos como eje de nuestra fe, previa a su posterior paso a otro tipo de vida con la resurrección, es, además de un feriado largo, motivo de pensar sobre dicho hecho, así como en torno a nuestra vida como creyentes.

Modestamente, creo que los católicos peruanos deberíamos reflexionar sobre la más dura prueba que nuestra fe ha recibido en los últimos meses: las revelaciones sobre abusos sexuales y psicológicos, cometidos en forma sistemática, por varios de los dirigentes del Sodalicio de Vida Cristiana, en particular, por su fundador, Luis Fernando Figari.

No ahondaré hoy en las sobrecogedoras páginas de Mitad Monjes, mitad soldados, el libro de Pedro Salinas y Paola Ugaz que dio a conocer, en toda su magnitud, el horror frente al que nos encontramos. Tampoco en las posteriores revelaciones que ambos periodistas han hecho en las últimas semanas. O en los motivos ya explicados por los cuales esta historia me ha conmovido.

A seis meses de la publicación del texto de Salinas y Ugaz, creo que es momento suficiente para hacer un balance claro sobre este caso. Las investigaciones eclesiales y penales avanzan a trompiciones – más las segundas que la primeras -, el Sodalicio marca una ligera distancia de Figari pero no rompe claramente con él y las víctimas de otros miembros de la institución comienzan a hablar en voz alta, con nombre y apellido y mostrando que estamos ante un historial de abusos que abarca la mayor parte de la vida de una comunidad que este año cumplirá cuatro décadas y media.

Todo ello, además, acompañado de la comprobación, para muchos, de lo que ya conocíamos: lo perniciosa que puede ser una visión de la fe absolutamente acrítica, centrado en el cumplimiento de reglas antes que en la vivencia genuinamente cristiana, más cercano del fariseísmo y del culto al líder antes que una visión religiosa que suponga cuestionamiento y confrontación con el mundo de hoy. A la larga, lo que Eduardo Dargent caracterizó como “Torquemada meets autoayuda” terminó siendo la mascarada brutal que permitió el encubrimiento de conductas que merecen condena eclesial y, por supuesto, ante un tribunal penal.

No cabe duda que a los católicos nos corresponde denunciar este tipo de conductas y delitos, inaceptables desde todo punto de vista. Es tarea imprescindible seguir difundiendo las informaciones vinculadas a este caso, exigir a las autoridades judiciales que apliquen con rigor la normativa penal y, claro está, decirles a nuestras autoridades eclesiales que no se desentiendan de sus responsabilidades. Son evidentes las muestras de desinterés que, desde el Tribunal Eclesiástico de Lima, se han tenido sobre estos casos.

Es claro, también, que el Sodalicio de Vida Cristiana debe pasar por una refundación o, en caso no se pueda reconstruirlo, por su desaparición como entidad. Una institución que se construye sobre una base ideológica poco democrática – para decirlo claro, abiertamente facista – y que, además, usa esa cobertura para dictar órdenes absurdas o, como en el caso de las prácticas de yoga, se trata de encubrir el abuso sexual, es totalmente incompatible con las enseñanzas del Dios encarnado que dice predicar. La captación sistemática de jóvenes de clase alta y media con problemas en casa, para poder formatearlos hacia una visión acrítica de la vida es, en sí misma, una conducta reprochable y éticamente cuestionable. Desde el punto de vista de la fe, sin duda, es una captación mentirosa y que, además, produce daños bastante fuertes en quienes la sufren.

Pero, como me dijo una gran persona, “hay cambios que comienzan en lo pequeño”. Sin descuidar los aspectos que competen a las autoridades eclesiales y a las del SCV, así como aquello que los católicos deberíamos denunciar, vale la pena ver las cosas en nuestro entorno más cercano. Como indicó Pablo Espinoza, miembro de una comunidad católica bastante abierta, “Nada asegura que en una comunidad de creyentes, por más abierta o liberal que sea, no se vayan a producir abusos o manipulaciones que deriven en la cosificación de personas hasta llegar a los terrenos que comprometan la afectividad o la sexualidad para beneficio individual. Ello porque en definitiva, como diría San Pablo, el Evangelio es un tesoro que llevamos en vasos de barro, es decir, se trata de la relación y testimonio entre personas, con nuestros límites y pecados. Por ello debemos cuidar la necesaria vigilancia fraterna, el discernimiento permanente de nuestro actuar con los demás, la revisión de vida a la luz del Evangelio y la corresponsabilidad cuando se trata de formar personas”. Y es algo frente a lo cual deberíamos estar atentos en nuestros pequeños núcleos.

No ha sido fácil este periodo de reflexión. Por momentos, la distancia entre lo que defendíamos y la posición oficial de cierto sector de la Iglesia se ha vuelto demasiado abismal. Pero creo que, a la larga, vale pelear desde dentro. Durante estos meses he visto signos de acogida a lo que hemos escrito sobre el tema. Muchas veces necesitamos gestos que nos ayuden a seguir en la brega, luchar por lo importante, decir de corazón que “no todo ha sido dicho”. Desde un abrazo largo hasta una palabra de aliento. Es momento de defender lo que creemos. Aunque choque a algunos que consideren que no debe hablarse de estos temas. Es necesario comprometerse. A la larga, cada creyente lleva su propia cruz. Esta probablemente sea la mía.

Pero al final, la luz siempre brilla entre las tinieblas.

2 thoughts on “REFLEXION EN VIERNES SANTO

  1. Afirmamos nuestra fe denunciando estos abusos y promoviendo la sanción eclesial (expulsión pública) y penal ( cárcel efectiva), tanto para distorsionados autores como para los encubridores…

    Me gusta

  2. ABSOLUTAMENTE DE ACUERDO
    vale pelear desde dentro.
    TENEMOS QUE
    seguir en la brega, luchar por lo importante, decir de corazón que “no todo ha sido dicho”.
    YENEMOS QUE
    defender lo que creemos Y ES necesario comprometerse.
    BENDICIONES

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s