SOBRE EXCLUSIONES Y DECISIONES ELECTORALES

La ley de exclusion por dádivas es una regla que plantea una sanción desproporcionada frente a la falta que busca castigar. Nunca debió ser aprobada y menos aún aplicada en medio de un proceso electoral ya en curso, como se hizo con César Acuña. Posición impopular, pero en la que hemos estado desde el primer día.

Dicho esto, si las autoridades se habían decidido aplicarla, se esperaría que lo hicieran con criterio. Las resoluciones dictadas ayer a la medianoche (otro pésimo mensaje) no lo son. Queda la imagen de desigualdad ante la Ley.

Como ejemplo, está el caso de Keiko Fujimori. Como indica el politólogo Iván Lanegra, estos son los criterios que usó el Jurado Electoral Especial:

1. Evento era “cultural”. Se entregaron “premios” y no “dádivas”.
2. No es claro que fuera “proselitista” (que buscara captar votos de los asistentes).
3. Factor K no es parte del partido político Fuerza Popular. Y aunque lo apoyó económicamente -y Fujimori dijo que era parte de su campaña- ya no.
4. El dinero que se entrega -directamente o a través de tercero- tiene que ser del patrimonio del candidato. Y en este caso era de otro (que no era militante de FP).

Todos estos son criterios que, como ha revelado la prensa, eran fáciles de rebatir. En el fondo, el JEE se compró los argumentos de la defensa de la candidata presidencia, acríticamente. Y lo mismo ha ocurrido en las demás resoluciones expedidas anoche.

A mi modo de ver, estas resoluciones – que aún pueden ser apeladas – tanto por el fondo como por la forma en que han sido presentadas, van a generar dos efectos políticos clave: a) una caída aún mayor en la maltrecha imagen de las autoridades electorales (y del Congreso, que aprobó este mamotreto) y que b) los candidatos beneficiados con estas resoluciones probablemente sean sancionados por las urnas. Antes que un favor, les están liquidando cualquier opción de triunfo. Y esto último, sobre todo, es aplicable a Keiko Fujimori.

Como bien indicó Juan Carlos Tafur ayer:

Abonó también en su contra un hecho for­tuito: merced al absurdo e irresponsable fa­llo del Jurado Nacional de Elecciones –al retirar de la contienda electoral a Julio Guz­mán y César Acuña–, condujo al país de in­mediato de la atmósfera aún incierta, típi­ca de una primera vuelta, a los ai­res enrarecidos de una segunda vuelta. Al sacar de la contienda a quien parecía dis­putarle a Keiko el triunfo, se ade­lantó el proceso y las consecuentes beligerancias.

En esas circunstancias, se ha activado el antifujimorismo como fuerza protagónica. La lideresa de Fuerza Popular había logrado disminuir ostensiblemente el antivoto, po­niéndolo muy por debajo del resquemor que despiertan, por ejemplo, Alan García y Ale­jandro Toledo, pero en las últimas semanas, ha crecido de manera ostensible.

Y, hasta ahora, la señora Fujimori no ha tenido reflejos para poder contrarrestarlo. Por el contrario, las declaraciones suyas y, sobre todo, de sus seguidores, confirman que la visita en Harvard fue un mero efecto de campaña.

Finalmente, la gran perjudicada es la democracia peruana, sin reformas clave y con mamarrachos legislativos aplicados al libre criterio de la autoridad. Una reforma política en serio es un pedido que debe estar en la mesa desde el primer día del próximo gobierno.

7 thoughts on “SOBRE EXCLUSIONES Y DECISIONES ELECTORALES

  1. A mediados de los 80, luego de unos tres años de inmersión sin pausa en la investigación periodística, las realidades descubiertas me exigieron un título: la Historia como atestado: El crimen en el poder.

    El concepto describió bien la realidad del país inmediatamente anterior a Fujimori y Montesinos, y luego calzó perfectamente con estos. Sin embargo, tuvo una limitación: la rigidez, grisura, carencia de matices del atestado. Apropiado para el encausamiento, limitado para la narrativa. No describe bien la picaresca del delito; ni a los pícaros inteligentes ni a los pícaros idiotas.

    Que el atestado, entonces, quede por ahora con los especialistas. No es suficiente para describir el embarradero electoral al que ha llevado al país el JNE.

    No es que falten bribonerías en esta farsa sino que la dinámica que ellas generaron las excede y, luego de dañar gravemente la integridad de las elecciones, las pone en una situación en la que –se haga lo que se haga– estas se encontrarán en peligro.

    Hagamos una recapitulación breve, para entender la situación que un Jurado deshonesto e incompetente ha creado al país.

    – Todo empezó cuando uno de los candidatos ‘pitufos’ (los que están perdidos entre el 4%, el “otros” y la nada estadística), Julio Guzmán, empezó a repuntar, ganó velocidad, entró en una térmica ascendente, pasó a todo el pelotón que seguía a la puntera, alcanzó el segundo puesto nacional con viento a favor y el primer puesto en el sur del país.

    – Como suele suceder en las carreras, esa disparada trastocó a todo el mundo. El pelotón se deshizo y varios (Toledo, Acuña, García, PPK) cayeron a diferentes velocidades mientras que dos candidatos: Alfredo Barnechea y Verónika Mendoza, abandonaban el grupo pitufo y crecían a un ritmo no muy veloz, pero sostenido.

    – La ganancia de unos era inevitablemente la pérdida de otros. Encabezados por el APRA, varios de los candidatos en resbaladera, apoyaron la iniciativa de sacar fuera del proceso a Guzmán por nimias faltas administrativas.

    – Las complicidades con las leguleyadas que se esgrimieron en el proceso, fueron francamente repulsivas. Lo que no se podía lograr en la campaña se iba a perpetrar como trampa. Sin embargo, ninguno de los políticos que azuzaba las sanciones: ni García, ni Toledo, ni PPK, ni ninguno de ellos, podía ordenar la salida de Guzmán. El JNE sí podía. Y lo hizo.

    – Ya he examinado, en las semanas anteriores, quién es qué en el JNE, sus conflictos de interés, las insistentes y precisas acusaciones por corrupción, que indican cómo se gestó la resolución que sacó de la campaña a un candidato que ya tenía cuando menos el 20 por ciento de la intención de voto.

    – Al final, ejecutaron a Guzmán (solo electoralmente, menos mal) e hicieron igual en el mismo proceso con César Acuña. A este, que ya estaba golpeadísimo por las revelaciones de plagio en serie perpetrado por él, debe haberle parecido un alivio salir del tormento cotidiano de un nuevo plagio hecho público. El hecho es que, por haber efectuado una donación relativamente modesta de dinero, fue también sacado de la campaña.

    – En medio de la indignación de la gente que, con razón, olió trampa e inició las marchas contra Fujimori que culminarán en la del 5 de abril, el JNE sentó precedentes: fallas administrativas menores en el proceso de preparar la candidatura presidencial; o la entrega de dádivas causarán la exclusión del proceso electoral, con el balido de fondo, como en la “Granja de animales” de Orwell, del conocido elenco de opinólogos repitiendo: “la ley es la ley”.

    – Cuando se juega con piedras en una vidriería, hay un cierto tipo de ruido que inevitablemente se producirá. Keiko Fujimori fue denunciada, con exhaustivas pruebas en vídeo, de haber entregado dinero en el Callao. No es mucho, pero es suficiente y el precedente de Acuña no deja margen discrecional. “La ley es la ley”, “la ley es la ley”…

    – De otro lado, la candidatura del propio Alan García parece enfrentar problemas de legitimidad que trascienden lo puramente administrativo. El 2 de noviembre del año pasado, la militante aprista Ángela Valdez presentó un recurso al presidente del JNE, Francisco Távara, en el que pide que se declaren nulos los “actos electorales” internos que resultaron, entre otras cosas, en la candidatura presidencial de Alan García.

    – ¿La razón? Los directivos del APRA se encuentran con mandato fenecido desde el 2014. ¿Por qué? De acuerdo con sus propios estatutos, la máxima autoridad en el APRA es el congreso partidario. El último se realizó en marzo de 2010 y eligió al CEN y la Comisión Política Nacional por un período de cuatro años, que venció en marzo de 2014.

    – Sin embargo, no se convocó a un nuevo congreso y, salvo unos pocos militantes que se apartaron del puesto, la Comisión Política y el CEN continuaron funcionando y organizaron el proceso de nombramiento de candidaturas a la presidencia y el congreso (con lista única), pese a haber expirado su mandato.

    – Por ello, Ángela Valdez denunció una “usurpación” de funciones ante Távara. Cuando IDL-Reporteros le preguntó por ese documento, Távara dijo no recordar haberlo recibido. Sin embargo, una breve verificación de IDL-R estableció que el 17 de noviembre del año pasado, la dirección de fiscalización del JNE envió copia de la denuncia al APRA; y el día siguiente, el 18, notificó a Ángela Valdez del envío de la denuncia al partido aprista. Desde entonces hasta ahora, la gestión permanece “en trámite”. Es decir, en el limbo.

    – ¿Por qué, mientras se decapitaba la candidatura de Guzmán por nimiedades administrativas, se ignoraba por completo este caso mucho más serio? ¿No era que a igual razón igual derecho; o a igual sinrazón parecida sanción? ¿No era que “la ley es la ley”?

    Este Jurado, torpe hasta en sus trampas se encuentra ahora enredado en sus propios nudos. ¿Excluirá a Keiko Fujimori y a Alan García por las mismas razones que se usó con Acuña y Guzmán? Si no lo hace, su parcialidad será patente, su desprestigio todavía mayor.

    Si excluye a los dos, es casi seguro que otros candidatos enfrentarán impugnaciones similares fundadas en el mismo principio, de que cualquier leve falla se castiga con la pena capital.

    Como, recuerden, “la ley es la ley”, puede producirse una masacre (electoral) de candidatos en donde quizá al final haya que elegir entre, digamos, Gregorio Santos y Miguel Hilario para la presidencia. ¿Suena exagerado? ¿Pero no es acaso, exagerado, que por tonterías se haya confiscado el derecho al voto del 20% que declaraba su preferencia por Guzmán? Y si sacan (como debieran, de acuerdo con el ‘criterio’ del JNE) a Keiko Fujimori de las elecciones, la confiscación del voto subiría, sumando preferencias por Guzmán y Fujimori, al 50% de los votos.

    Todo este desorden, esta monumental incertidumbre, es fruto del JNE. Recuérdenlo una vez que este proceso de socavamiento del sufragio popular haya llegado a su fin. (Escribe: Gustavo Gorriti)

    Me gusta

  2. ¡¡¡¡¡Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua!!!!!

    Alan Garcia creo el fujimontesinismo para evitar que MVLL salga presidente y ahora resulta que el fue su maxima victima, cuando fue Alejandro Rodriguez Medrano con la ayuda de Cesar Vega Vega quien le limpio el historial prontuario para que regrese de su autoasilo y evite que Alejandro Toledo o Agustin Paniiagua salgan elegidos.

    Alan García no sale de su inamovilidad en las encuestas. Este fin de semana vuelve a fueros apristas, en Trujillo y Chiclayo, y ensaya sus últimos movimientos. Diferenciándose de los candidatos que proponen la flexibilización laboral, promete “renovar la ley Servir”, que “amenaza la negociación colectiva”. Señala que “no estoy por la flexibilización que plantean los conservadores, las leyes como están, están bien”. Añade que “nadie se formaliza creciendo al 2%” y promete impulsar el empleo. García plantea un seguro de jubilación y salud para 400 mil mototaxistas y taxistas, donde se sumará, vía tarjeta magnética, la mitad del impuesto selectivo que paguen en los grifos, además de un aporte de las propias estaciones de combustible. El fujimorismo también está en su mira. “Fujimori echó a la calle a 300 mil trabajadores del Estado”, recuerda. Y sobre su relación con la bancada naranja en su segundo gobierno, “eso de entendimiento y alianza parlamentaria, nada. Si a alguien vejaron y persiguieron, fue a mí. Nunca quise hacer de la política un instrumento de venganza personal. Pero fue una dictadura corrupta y malsana. De S/ 1,700 millones que se tiraron los tíos, los ministros, los generales; solo se recuperaron S/ 500 millones. Eso, más comprarse los medios, silenciar los instrumentos legales de la democracia”.

    No niega el precio de su confrontación con el gobierno, donde la premisa final parece haber sido morir matando.

    “Si pierdo algo y salgo herido… ¿Qué hubiera pasado si no denunciábamos la reelección conyugal en marcha? Estaríamos en el modelo argentino, trasvasándose el poder el esposo a la esposa. Como expresidente dije, este lío me lo compro. Es posible que en estas luchas uno pierda pero compare los resultados de mi gobierno con este, personas improvisadas que llegaron a aprender, y lo que es peor aventureros del poder con agendas”.

    ¡¡¡¡¡Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua, Jua,!!!!!

    Que tal panero… Esta desesperado.

    Me gusta

  3. Nunca quise hacer de la política un instrumento de venganza personal. Pero fue una dictadura corrupta y malsana – Alanbaba García

    Si, ah, este se pasa de la raya con exageración y alevosía. ¡Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja, Ja!

    Fernando Belaunde, Felipe Tudela y Barreda, MVLL, Alejandro Toledo, Susana Villarán, la alcaldesa de Tocache Corina de la Cruz, Cesar Acuña, Julio Guzman, Ollanta Humala y Nadine Heredia son pruebas fehacientes e inexpugnables de que el APRA es capaz de vender su alma al diablo o provocar una dictadura militar y luego otra dictadura autocrática en venganza contra quien se le enfrente, lo investigue y se las cante claras. Y, hoy en día, ahoritita mismo, está en esas mismas andanzas complotistas otra vez, minando el proceso democrático de nuestra elección presidencial solo porque no admiten perder limpiamente, máximo por tanta ventaja, y menos todavía son capaces de aceptar los errores que los conducieron a ganarse la mala fama que va a ocasionar su inevitable fracaso en las urnas.

    ¡Eres un hipócrita, sucio, cínico, ratero y mentiroso, Alan!

    Me gusta

  4. Un regalo nunca puede ser igual que un premio, en el regalo se da a cambio de nada, en un premio a base de un esfuerzo cualquiera y desidido por un jurado , es sólo sentido común.

    Me gusta

  5. Aqui un pedazo del articulo que el prestigioso Jose Ugaz escribio sobre la corrupcion en el mundo. Queda de nuestra parte evitar que la corrupcion retome las riendas del pais en la proxima eleccion. Evitemos que la mafia aprofujimontesinista contamine nuestra nacion y perjidique nuestro futuro, tal y como ya intenta hacer via el JNE y JEE:

    Es verdad que hay mucha corrupción en el mundo y de gran tamaño. Los escándalos que hoy remecen a la humanidad involucran miles de millones de dólares (Petrobras US$6.000 millones, Yanukovich US$12.000 millones, Martinelli US$5.000 millones, HSBC US$800 millones, etc.). Sin embargo, como un signo de estos tiempos, ha surgido, desde las reservas morales del planeta, una tendencia de resistencia a la corrupción. Por años hemos sido mudos testigos de prácticas corruptas en el mundo del deporte, por ejemplo. Cuando Transparencia Internacional denunció a Blatter y su camarilla hace 6 años, parecía una empresa imposible limpiar a la FIFA de sus malas prácticas. Hoy, con varios dirigentes presos, entre ellos el nuestro, la justicia global está demostrando, como en Brasil, que con una adecuada dosis de voluntad política se puede interrumpir una tradición de impunidad de muchos años.

    Para los peruanos, este es un mensaje poderoso. En medio de un ambiente con el aire enrarecido de la corrupción, es necesario recordar la lección que nos dejó [el equipo de fútbol,] Cienciano del Cusco [ganador de la Copa Sudamericana, luego de derrotar a Boca Juniors, Sao Paulo y River Plate]: Sí se puede.

    En el contexto del proceso electoral más promiscuo de la historia, nos toca demostrarle al mundo una vez más que podemos apartarnos de nuestro aparente destino suicida y, como en la década pasada, salirnos de la ciénaga para volver a soñar con una patria libre, limpia y democrática en la que la pobreza no se nutra del beneficio personal de unos cuantos facinerosos a quienes no les importa el bien común.

    Me gusta

  6. No recuerdo haber estudiado el asunto de la pureza de sangre desde mis años universitarios cuando leí el clásico la “España Imperial 1469 -1716” de John Elliot, en donde probar la cristiandad “por los cuatros costados” eran asunto de sobrevivencia o destierro, después de la expulsión de moros y judíos a fines del siglo XV. El anacronismo regresa hoy al Perú en boca del candidato Alan García quien acusa a dos de sus oponentes de no tener “una gota de sangre peruana”. Se refiere a Keiko Fujimori, nieta de migrantes japoneses y a Pedro Pablo Kuczynski hijo de padre polaco y madre francesa. No atacó a Verónica Mendoza por ser hija de madre francesa, pero pudo hacerlo.

    ¿Quién es peruano? ¿Son los peruanos de distinta categoría? Todos los nacidos dentro del territorio del Perú son peruanos. Lo son también los hijos de padres peruanos, aunque nazcan fuera del territorio, siempre que sean inscritos en el consulado correspondiente durante su minoría de edad. Finalmente son peruanos los adquieren la nacionalidad por naturalización. Basta leer la Constitución para saberlo y García lo sabe. Ningún hijo o nieto de migrantes es menos peruano que García. ¿Es más peruano aquel cuyo linaje ancestral se remonta más atrás sobre el territorio? ¿Acaso no es un disparate creer hoy que los García y los Pérez – que llegaron en la Colonia – son menos peruanos que los Quispe, Túpac o Mamani?

    Introducir la variable de la pureza de sangre no sólo es racista y discriminatorio. Es delito. El artículo 323 del Código Penal establece: “El que por sí o mediante terceros, discrimina a una o más personas, o incita o promueve en forma pública actos discriminatorios, por motivo racial, religioso, sexual, de factor genético, filiación, edad, discapacidad, idioma, identidad étnica o cultural, indumentaria, opinión política o de cualquier índole, o condición económica, con el objeto de anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicios de los derechos de la persona, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos años, ni mayor de tres…”.

    La conducta insólita del ex Presidente García calza perfectamente con el tipo penal descrito. García pretende anular el derecho a ser elegido de dos peruanos – tan peruanos como él – por razón de su filiación. Si el Apra no estuviera infiltrada en la fiscalía y en el Poder Judicial como lo ésta, hace rato que un fiscal ya le hubiera abierto proceso y en flagrancia plena. Pero están adormecidos, tal vez por la Semana Santa. Esperemos que mañana, como Nuestro Señor, resuciten y apliquen la ley al recién estrenado racista en campaña.

    Habría que anotar que los “impuros”, Fujimori y PPK, son los que van primera y segundo en las encuestas, mientras que el de sangre purísima va quinto. Eso permite entender por qué tiene que recurrir a armas tan bajas como la filiación para descalificar al adversario. Armas que estaban vedadas pero que García usa con impunidad porque sabe que nada le va a pasar. ¿No fue este el hombre que dijo que los habitantes de Bagua no eran ciudadanos de primera clase como para tener exigencias frente al Estado?

    Racismo y xenofobia. Sólo eso faltaba en esta campaña de exclusiones oficiales y agravios mutuos, sin más contenido que la discusión pública (aún no resuelta) sobre quién se queda y quién se va. Con un JEE Lima Centro que emite resoluciones en la madrugada de un Jueves Santo y un JNE que no llegará a resolver la suerte de los regalones en campaña antes del 10 de abril. Nada ha mejorado en esta última semana. Por el contrario, todo parece empeorar: agravios, ahora delictivos, y un JNE pasmado dando discursos redundantes y vacíos.

    Me gusta

  7. No recuerdo haber estudiado el asunto de la pureza de sangre desde mis años universitarios cuando leí el clásico la “España Imperial 1469 -1716” de John Elliot, en donde probar la cristiandad “por los cuatros costados” eran asunto de sobrevivencia o destierro, después de la expulsión de moros y judíos a fines del siglo XV. El anacronismo regresa hoy al Perú en boca del candidato Alan García quien acusa a dos de sus oponentes de no tener “una gota de sangre peruana”. Se refiere a Keiko Fujimori, nieta de migrantes japoneses y a Pedro Pablo Kuczynski hijo de padre polaco y madre francesa. No atacó a Verónica Mendoza por ser hija de madre francesa, pero pudo hacerlo.

    ¿Quién es peruano? ¿Son los peruanos de distinta categoría? Todos los nacidos dentro del territorio del Perú son peruanos. Lo son también los hijos de padres peruanos, aunque nazcan fuera del territorio, siempre que sean inscritos en el consulado correspondiente durante su minoría de edad. Finalmente son peruanos los adquieren la nacionalidad por naturalización. Basta leer la Constitución para saberlo y García lo sabe. Ningún hijo o nieto de migrantes es menos peruano que García. ¿Es más peruano aquel cuyo linaje ancestral se remonta más atrás sobre el territorio? ¿Acaso no es un disparate creer hoy que los García y los Pérez – que llegaron en la Colonia – son menos peruanos que los Quispe, Túpac o Mamani?

    Introducir la variable de la pureza de sangre no sólo es racista y discriminatorio. Es delito. El artículo 323 del Código Penal establece: “El que por sí o mediante terceros, discrimina a una o más personas, o incita o promueve en forma pública actos discriminatorios, por motivo racial, religioso, sexual, de factor genético, filiación, edad, discapacidad, idioma, identidad étnica o cultural, indumentaria, opinión política o de cualquier índole, o condición económica, con el objeto de anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicios de los derechos de la persona, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos años, ni mayor de tres…”.

    La conducta insólita del ex Presidente García calza perfectamente con el tipo penal descrito. García pretende anular el derecho a ser elegido de dos peruanos – tan peruanos como él – por razón de su filiación. Si el Apra no estuviera infiltrada en la fiscalía y en el Poder Judicial como lo ésta, hace rato que un fiscal ya le hubiera abierto proceso y en flagrancia plena. Pero están adormecidos, tal vez por la Semana Santa. Esperemos que mañana, como Nuestro Señor, resuciten y apliquen la ley al recién estrenado racista en campaña.

    Habría que anotar que los “impuros”, Fujimori y PPK, son los que van primera y segundo en las encuestas, mientras que el de sangre purísima va quinto. Eso permite entender por qué tiene que recurrir a armas tan bajas como la filiación para descalificar al adversario. Armas que estaban vedadas pero que García usa con impunidad porque sabe que nada le va a pasar. ¿No fue este el hombre que dijo que los habitantes de Bagua no eran ciudadanos de primera clase como para tener exigencias frente al Estado?

    Racismo y xenofobia. Sólo eso faltaba en esta campaña de exclusiones oficiales y agravios mutuos, sin más contenido que la discusión pública (aún no resuelta) sobre quién se queda y quién se va. Con un JEE Lima Centro que emite resoluciones en la madrugada de un Jueves Santo y un JNE que no llegará a resolver la suerte de los regalones en campaña antes del 10 de abril. Nada ha mejorado en esta última semana. Por el contrario, todo parece empeorar: agravios, ahora delictivos, y un JNE pasmado dando discursos redundantes y vacíos.

    Rosa Maria Palacios

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s