LA PARTIDA DE FAVRE Y EL NUEVO ASESOR DE ACUÑA

(El asesor argentino – brasileño dejó la campaña de Acuña. Foto: Perú.21)

Luego de varios días de especulaciones, ayer se confirmó la nueva baja en la campaña de César Acuña. Luis Favre dejó de asesorar al candidato de Alianza Para el Progreso. ¿Qué ocurrió? ¿Qué consecuencias tiene?

(Mirko Lauer fue uno de quienes anticipó la salida de Favre, con quien mantiene un buen trato. Foto: El Comercio)

TODAS LAS VERSIONES SOBRE LA SALIDA DEL ASESOR

Hace dos semanas, el semanario Hildebrandt en sus Trece ya registraba tensiones entre Favre y Acuña. La publicación indicaba que el asesor estaba descontento por dos motivos: el exhombre fuerte de la Universidad César Vallejo no le había contado toda la verdad sobre el tema de los plagios y no le hacía caso en sus recomendaciones. Del lado de APP, había malestar porque solo se había logrado ejecutar uno de los spots planteados para la campaña del candidato.

El rumor de la salida de Favre se acrecentó durante la semana pasada en círculos políticos. Fue Mirko Lauer en su columna sabatina quien dio la primera clarinada pública sobre la partida del asesor, atribuida por el columnista de La República a la aparición de Acuña en “El Valor de la Verdad”, reality en el que dijo que la contratación del consultor había sido un derroche. El malestar de Favre ya había sido recogido por DTP la semana anterior.

Ayer se confirmaron las alarmas. Primero fue Augusto Álvarez Rodrich en su columna quien dio la primicia. Luego El Comercio confirmó con el propio Favre su partida, luego de hacerse unos chequeos médicos en Brasil. Según tuiteó Favre, el quiebre de la relación se produjo de mutuo acuerdo.

Del lado de APP, luego de unas declaraciones altisonantes de Kelly Acuña – hija del candidato y una de las principales financistas de la candidatura de su padre – y otras de Richard Acuña – también hijo del postulante y jefe de la campaña – tratando de minimizar los hechos, apareció el siguiente comunicado del partido, bastante medido en sus términos, donde se señalaba el regreso del asesor español Ismael Crespo.

(Captura de pantalla: Andina)

Las versiones sobre la salida de Favre son variadas. El Comercio indica que fueron tres los factores que irritaron al asesor: Acuña no escuchaba sus consejos, no le dijo la verdad sobre los plagios y se presentó en el programa de Beto Ortiz contra sus recomendaciones. Exitosa incide en el lado de Acuña, donde se indica que no confiaban en el consultor, pues sentían que hacía campaña por Julio Guzmán. Según el diario dirigido por Juan Carlos Tafur, la decisión de la salida de Favre fue tomada por el propio candidato y por Vladimir Paz de la Barra, secretario de organización de APP.

Al mismo tiempo, Utero.pe indica que el relevo de Favre no ha sido gratuito. También hubo cambios en prensa, pues salió Jaseli Miraval para ser reemplazada por Ruben Cano, quien cumplió dicha función en la segunda vuelta electoral de 2011 para Ollanta Humala. De hecho, según indica Exitosa, Cano también es fuente de tensiones al interior de la campaña. La versión registrada por Laura Grados indica que no había sintonía entre la estrategia de Favre y lo que decía Acuña y que, además, las reuniones entre ambos no eran tan frecuentes.

Favre no ha dado nuevas luces sobre su salida de APP. Mientras que Guzmán ha descartado la contratación del consultor. El actual jefe de campaña y asesor comunicacional del segundo en las encuestas es Jonathan Reynaga, peruano que ha trabajado para una entidad no gubernamental de Tony Blair en Gran Bretaña y Ruanda y ha hecho toda su carrera – incluyendo estudios universitarios – en el extranjero. Según cuentan en las filas de TPP, Guzmán confía mucho en su asesor, por lo que cualquier nexo con Favre está descartado. (Más sobre Reynaga, quien comienza a ser conocido por la prensa, en este post de Chicharrón de Prensa).

(Ismael Crespo, el asesor español de Acuña que vuelve al equipo. Foto: El Comercio)

EL REGRESO DE CRESPO Y LO QUE SE VIENE

Según El Comercio, Crespo estuvo desde octubre trabajando con Acuña. Con un perfil más académico que su par argentino – brasileño, fue el consultor quien asesoró al candidato durante su ascenso en las encuestas. Así lo contó Carlos Meléndez:

Acuña no llegó al 10% en diciembre por sí solo, como sostiene. Tuvo a dos expertos españoles en márketing político que lo condujeron a ese primer objetivo (Crespo y Joan Quesada, nota de DTP). El mismo día en que uno de ellos pisó Lima, salió disparado para las alturas de la sierra central.César Acuña quería que lo viera interactuar con sus operadores políticos, cómo alcanzaba acuerdos con movimientos regionales y, sobre todo, que lo viera en acción. El diagnóstico inicial señalaba fortalezas a nivel de movilización. Efectivamente, el empleo de las universidades-empresa como sustitutos partidarios había permitido el enraizamiento local de la ascendencia de Acuña en sus zonas de intervención directa. Pero se necesitaba dar un primer salto mediático, y qué mejor que aprovechar su asociación con el tema educativo. Construir una marca personal que equipara Acuña con ‘educación’, empleando exclusivamente la publicidad de su consorcio universitario, antes que politizar tal asimilación con fines electorales.

Cuando las encuestas vislumbraron el despegue de su candidatura (10%), superando incluso las cifras de García, César Acuña ya estaba en capacidad de tocar las puertas de Favre. “Para serte franco, no nos esperábamos llegar a esa marca tan pronto […], pensábamos que sucedería en febrero”, señala un miembro del entorno acuñista. A pesar de que la dupla española había cumplido el encargo, sus servicios no fueron renovados.

Sin embargo, Crespo le contó a Caretas una versión algo más matizada de los hechos:

Estuve asesorándole hasta el 1 diciembre. Estuve todo el 2015 y el contrato se cerraba previo al debate de la CADE”, precisa Crespo desde la madre patria. Y añade que el trato no se renovó por decisión de ambos bandos.

A pesar del millón invertido la verborrea de Acuña no dispara. Crespo da algunas pistas sobre los postulantes en general. “Todos los candidatos son muy soberbios y es muy difícil que entrenen”, dice.

Como experto asegura que el que más ha fallado es PPK, porque no ha logrado establecer que él sería el único capaz de derrotar a Fujimori en la segunda vuelta. Además “es un candidato mayor y se le nota”, precisa Crespo.

“El asesor juega a veces como director de campaña, sirve de psicólogo, amigo, compañero de juergas y hasta es para contarle las intimidades”, apunta el experto. “Fuera de Perú a Favre no le conoce nadie”, dice Crespo. “Cayó por la relación del gobierno brasileño, un poco por la vía del lobbismo. Él es más publicista que estratega. En términos de publicidad es efectista. Trabaja la parte de la comunicación negativa”.

El problema para Acuña es que Crespo – profesor de la Universidad de Murcia, doctor por la Complutense y, ojo, Doctor Honoris Causa de la UCV – ya no podrá volver a la marca original. Con el escándalo de los plagios, para todo fin práctico, cualquier alusión al tema educativo ha quedado fuera de juego. El candidato de Alianza Para el Progreso venía enfatizando la identificación con sus atributos raciales y su historia de “hombre que se hizo a sí mismo”. Pero lo cierto es que el último mes de campaña de Acuña ha sido,  para todo fin práctico, estar a la defensiva.

Y es que, aunque pocos lo acepten en APP, la gran complicación de la campaña no es el asesor en marketing. Es el propio candidato.

Advertisements

GARCIA: EL FIN DE UN CICLO

Estancado. Así aparece Alan García en las encuestas difundidas esta semana. Más allá de defectos de campaña, cabe preguntarse si es que estamos ante el declive final de la figura que, durante cuatro décadas, ocupó un lugar central en la política nacional.

Luego de su desastroso primer gobierno y su posterior exilio, la carrera de García parecía liquidada. Pero su retorno (y posterior triunfo en 2006) lo reubicó. A sus capacidades como candidato, debemos entender el contexto: Toledo sin reflejos, Humala cercano al chavismo, Lourdes y su invicta capacidad de perder elecciones y un país que quería confiar en sus partidos luego del fiasco fujimorista.

Pero hoy las “coaliciones de independientes” son la regla, el eje Washington vs. Caracas dejó de dominar la política latinoamericana. Y Flores mantiene el record de derrotas, pero es aliada de Alan.

Peor aún, García llegó tarde a cada época. Fue populista, socialdemócrata y conservador en forma desfasada. Su segundo gobierno respondió tanto a los poderes fácticos nacionales que no ha podido desprenderse de aquella mochila. Tampoco sabe leer al votante popular pragmático, ni al peruano emergente que quiere ascender socialmente, ni al limeño AB con una mirada liberal o progresista del país. Los guiños hacia la clase media tradicional son escasos.

García pensó que la animadversión contra Humala lo pondría en segunda vuelta. No comprendió el alcance del desgaste de dicha bronca. Dejó de lado cualquier giro socialdemócrata para solo ser aplaudido desde el Palacio Arzobispal, la CONFIEP y un grupo de áulicos macartistas. Y, la memoria de sus últimos cinco años – con buen crecimiento, pero con escándalos y escasas reformas – es fresca en el electorado.

Hoy solo existe escasez de reflejos. Peleas con la prensa, ataques al local del Frente Amplio, poca capacidad para colocar temas en agenda. Alan García hoy es más reactivo que propositivo. Como señala la historiadora Carmen McEvoy, el siglo XX peruano quedará liquidado en 2016. Queda la sensación que, este 11 de abril, el expresidente deberá comenzar a preparar la sucesión para que su viejo partido pase al siglo XXI.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 28.02.2016)

(Foto: La República)

MENDOZA Y LA APUESTA POR PASAR LA VALLA

(Campaña con ajustes. Mendoza volvió a la carrera. Foto: Perú.21)

A inicios de enero, la candidatura presidencial de Verónika Mendoza estaba en serios problemas. Estacionada en 2%, con dos procesos de primarias que habían desgastado a la izquierda y con serios problemas en la transmisión de sus mensajes, la postulante de izquierda era bastante criticada dentro y fuera de su espacio político. Sin embargo, de acuerdo con las últimas encuestas, en poco más de un mes ha logrado duplicar su votación y el Frente Amplio tiene opciones, de seguir como hasta ahora, de conseguir, por primera vez en dos décadas, una bancada zurda propia. ¿Qué pasó? ¿Qué retos se le vienen a la postulante del FA? Aquí un breve análisis.

(Mendoza, este fin de semana, en Iquitos. Foto: Verónika Mendoza)

VERO ORDENA LA CAMPAÑA

Para inicios de enero, Mendoza decidió reconstruir una campaña que no había traído resultados. Alvaro Campana, también cusqueño y de Sembrar como la candidata, asumió la dirección del emprendimiento electoral. Ello permitió que se diera el siguiente paso: salir del núcleo duro de izquierda – sobre todo, el vinculado a Tierra y Libertad –  para escuchar otras voces. Así lo comentó hace algunas semanas Marco Sifuentes:

acaba de ser reforzada con jales de las electoralmente exitosas izquierdas española y chilena.

Otra versión dentro del FA indica que solo se trata de un refuerzo venido de fuera, básicamente para apoyar la parte comunicacional.

Pero, a la larga, los mensajes variaron. Si bien la candidata se seguía presentando como aquella que colocaba temas distintos a los demás candidatos – junto a Alfredo Barnechea -, cambió la forma de presentarlos. Se dejó de aludir al “modelo económico neoliberal” o al “Acuerdo Transpacífico – TPP” como banderas principales, para transformarlos en banderas más concretas: sueldo mínimo, precio de los medicamentos, reparaciones a las víctimas de la violencia, matrimonio igualitario. Temas que otros postulantes no colocaban en la mesa y que le permitían tener un diferencial. Se simplificó el discurso al máximo.

Una prueba de fuego fue la ya famosa entrevista en Sin Medias Tintas hecha hace unas semanas. Mendoza se preparó con un media training hecho horas antes del programa para enfrentar un panel que sería agresivo, sobre todo, en lo que se refiere a Aldo Mariátegui. La candidata estuvo suelta, sobre todo, en los temas económicos y en responder sobre Venezuela, los dos cucos del FA, así como en temas de derechos. Si bien otras cuestiones quedaron por afinar, se aprovechó el momento. Indica Sifuentes:

Al día siguiente de la entrevista, sus seguidores en Facebook se dispararon hasta pasar la barrera de los 100 mil. En una hábil movida, han decidido redituar su ya famosa respuesta en quechua, reforzando el uso del runa simi en todos sus mensajes y apariciones (incluido el video de una espontánea –pero muy calculada– canción en el carnaval de Huamanga).

Se ha sumado, ahora, contar con intérpretes en lenguaje de señas en sus mítines. Claro gesto frente a las personas con discapacidad.

Al mismo tiempo, Mendoza logró evitar más quiebres en el Frente Amplio, luego de la partida del Bloque Nacional Popular de Sergio Tejada y del Partido del Pueblo de Luis Alberto Salgado. Consiguió que el Partido Socialista continuara en el Frente, luego de desencuentros con Tierra y Libertad. Al mismo tiempo, hizo que los partidos que estaban en Únete apoyaran su campaña e incluyeran candidatos al Congreso. Si bien no consiguió que algunas figuras como Tejada y Julio Arbizu participaran en forma activa en la campaña, evitó que la coalición se partiera. Incluso aprovechó la ruptura de Patria Roja con el MAS – Cajamarca para que el viejo partido maoísta, luego de varias vacilaciones, se decidiera a apoyarla en forma activa (aunque sin postulantes parlamentarios).

Además, se tomó una decisión clave: salir de Lima. Frente a la tradicional hostilidad que la capital tiene frente a las candidaturas de izquierda, las giras han sido mayores en el interior del país. Ello no implica que se haya descuidado el trabajo de base en la capital. Mendoza ha conseguido tener importantes concentraciones en Lima Norte y Lima Sur.

Los efectos son claros. Mendoza ya logró salir de la trampa del AB izquierdista – sobre todo, universitario – y ha comenzado a escarbar votos en el sector C, es decir, en la clase media más emergente.

En suma, si bien aún hay gazapos de comunicación – sobre todo, por parte de entusiastas activistas de izquierda – y también algunas tensiones, la candidata logró aplacar las críticas internas, reforzar su equipo de campaña bajo su dirección y sobre todo, establecer su liderazgo (a pesar que las decisiones son consensuadas). Es decir, parte de lo que muchos le reclamaban: empoderamiento serio.

(Mendoza junto a Marisa Glave, cabeza de lista por Lima. Foto: El Comercio)

LOS RETOS

Lo peor que le podría pasar a Mendoza y al FA es sentirse confiados. Si bien Mendoza ha subido su intención de voto presidencial, aún se encuentra lejos de los puestos de vanguardia. Asimismo, aún su postulación presidencial no logra el esperado efecto de endose, por lo que se requerirá un esfuerzo mayor en torno a la campaña parlamentaria. Los postulantes al Congreso – con excepción de Marisa Glave, quien ya era requerida por la prensa por ser una figura mediática – recién comienzan a hacer campaña.

Asimismo, la candidata deberá afrontar otro problema: la escasez de recursos. DTP pudo conocer por diversas fuentes que, a diferencia de otras campañas, Salomón Lerner Ghitis no colocará dinero en la postulación de Mendoza. La recaudación se hace en base a las actividades profondos y los aportes que puedan conseguir los candidatos al Congreso, así como la propia candidata. El activismo en redes suple la carencia de spots, por ahora.

Lo cierto es que Mendoza ya se hizo notar. El condenable ataque a su local por parte de militantes apristas – que había sido precedido la noche anterior por otro suceso similar en la Casa del Pueblo, igualmente repudiable – da cuenta que algunos rivales comienzan a sentirse fastidiados. La pregunta es si el esfuerzo les alcanzará para el sueño de la bancada zurda propia. Por ahora, están más enrumbados que en enero.

LOS CANDIDATOS Y LA DEFENSA NACIONAL

(Defensa. En términos generales, un tema poco tocado por los candidatos. Foto: Perú.21)

La presencia castrense en la campaña electoral ha quedado confinada a dos campos. De un lado, la inclusión de militares en retiro en las listas al Congreso de la República. De otro lado, las propuestas para mandar a las Fuerzas Armadas a patrullar a las calles como disuasivo a la inseguridad ciudadana.

Así, entre la representación nominal de la “familia militar policial” y la medida demagógica, la mayor parte de nuestros candidatos dedican una mínima parte de sus propuestas a materias de defensa y políticas sobre las Fuerzas Armadas. Curioso que ello se produzca luego de un periodo presidencial con un militar en retiro que puso mayor peso en el Ejército (y en su promoción, a la que dejará en altos puestos de la institución) para las tareas de defensa.

Las preocupaciones reales de los candidatos pasan más por como “contrarrestar el peso de la promoción Humala“. Keiko y Acuña con vínculos con militares en retiro, Alan con mayor peso en la Policía y PPK más cercano a la Marina. Guzmán, Barnechea y Mendoza dan un menor peso a estos vínculos, lo que también se traduce en planes de gobierno más escuetos sobre la materia.

Aún así, existen propuestas sobre temas castrenses y de defensa. Aquí las resumimos:

http://e.infogr.am/js/embed.js?vj5

¿Qué se puede concluir?

1. El mejor plan en temas de defensa es el de Peruanos Por el Kambio: En primer lugar, porque propone actualizar la política sobre la materia, plasmada en el Libro Blanco publicado hace más de una década. En segundo lugar, por observar el tema de los ascensos y los sueldos del personal en actividad. En tercer lugar, por ocuparse en un capítulo del tema de inteligencia. Además, asigna tareas en materias de lucha contra el terrorismo, economía ilegal y misiones de paz. ¿La ausencia? El tema pensionario y los servicios básicos para el personal militar.

2. Economías ilegales: Es un tema recurrente en los planes de gobierno de Todos Por el Perú y Acción Popular. De hecho, es su única entrada al tema militar. Aquí tanto Julio Guzmán como Alfredo Barnechea deberán ser más explícitos en sus declaraciones para saber qué más piensan en torno a esta materia.

3. Fujimorismo meramente enunciativo: Si bien Fuerza Popular ha tenido coqueteos con el voto castrense, esta vez su plan pasa por tres medidas meramente declarativas, sin mayores precisiones sobre cómo van a mejorar la inteligencia, implementar el sistema de movilización y reserva (por ejemplo, ¿cómo lo van a compatibilizar con el servicio militar? ¿cómo dar mayores oportunidades a los actuales reservistas?) y mejorar los salarios y bienestar de las FFAA.

4. APP y Solidaridad solo declarativos, pero con algunas líneas interesantes: Hubiera sido interesante que los planes de César Acuña y Nano Guerra sean más explícitos en sus planes, sobre todo, en lo que se refiere a acercar a civiles y militares (en el caso de APP) y de la formación de una élite civil en temas de defensa (enunciada por Solidaridad).

5. Los jalados: Dramático que Alianza Popular y Perú Posible, quienes postulan a dos expresidentes, no tengan ni una sola línea sobre el tema. En el caso del Partido Nacionalista Peruano, solo se enuncia una medida referida a la modernización de las Fuerzas Armadas, sin saber si es que la misma únicamente hace alusión a la compra de equipamiento o a un proceso mayor. Finalmente, el Frente Amplio tampoco coloca medidas sobre temas de defensa.

LOS LIOS INTERNOS DE ACUÑA

(En su hora más difícil. Foto: Perú.21)

Al festival de denuncias en su contra, César Acuña suma serios líos internos. Hoy el segundo vicepresidente de su fórmula presidencial, Humberto Lay, presentó su dimisión a la plancha y a su postulación al Congreso de la República. Ello en medio de un clima enrarecido al interior de Alianza Para el Progreso. Esta es la historia.

(Chau a la candidatura, pero no a la alianza. Foto: El Comercio)

LA PARTIDA DE LAY: VARIAS VERSIONES

Hoy por la tarde, el pastor evangélico y actual congresista fue al local del Jurado Electoral Especial Lima Centro para presentar su dimisión. En la corta misiva, Lay adujo “motivos estrictamente personales” para su apartamiento voluntario, sin especificar los mismos. No declaró a la prensa.

Según indicó a Exitosa el secretario general de Restauración Nacional, Jhon Fernández, la salida del congresista no implica la ruptura de la alianza con APP. Asimismo, el dirigente indicó que no le preguntó al presidente de su partido cuáles habían sido los motivos por los que se apartó de la contienda electoral. En la misma línea declaró Richard Acuña, hijo del candidato presidencial, postulante a la reelección en La Libertad y actual jefe nacional de la campaña.

Desde el Tercer Piso recibió dos versiones sobre la salida de Lay. La primera señala que se debió a la serie de denuncias recibidas contra Acuña en las últimas semanas, en particular, aquellas vinculadas a los plagios. El exmiembro de la CVR había indicado a un periodista, luego de la primera conferencia de Acuña sobre el tema celebrada en el Hotel Meliá, que dimitiría en caso se comprobaran los plagios. Quien encabezaba la lista al Congreso por APP no habia tenido mayores apariciones públicas en las últimas semanas y tampoco había salido a defender a su candidato a la Presidencia de la República.

La segunda, enunciada por la periodista Paola Ugaz en Twitter y a la que tuvimos acceso por otras fuentes, indica que Lay se retiró motivado por la presentación de la candidata al Congreso Eda Aguilar en un foro organizado por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos sobre planes de gobierno en esta materia, realizado esta mañana en el Lugar de la Memoria. Según Ugaz, la representante de APP dijo en el evento que “respetaría los derechos de todos, incluyendo ciudadanos LGTB”. Otro asistente a este espacio de discusión señaló a DTP que Aguilar sostuvo el partido había dejado en libertad de opinión a sus integrantes sobre la Unión Civil y que ella se encontraba a favor, a título personal.  Como es conocido, Lay es un opositor claro frente a la UC y, de hecho, Acuña varió su posición sobre el tema, mostrándose ahora en contra.

En esta línea, Lay habría conversado con el pastor Julio Rosas para que también renunciara a su postulación, a lo que el dirigente religioso y actual parlamentario se negó. El disidente del fujimorismo, esta noche, dio una conferencia de prensa y señaló que los errores de Acuña eran “cosa del pasado” y que no dejará de lado su candidatura.

Este no es el único lío que ha tenido APP, como veremos a continuación.

(Cuando todo era felicidad. Foto: Andina)

ACUÑA QUIERE ESCUDEROS LEALES

Ante las primeras denuncias de plagio, ya Acuña había montado en colera. Como indicó El Comercio hace algunas semanas, estuvo a punto de modificar el orden de la lista al Congreso, dado que solo Luis Iberico y Anel Townsend (2 y 3 por Lima) habían salido a defender al candidato de APP. En ese momento, los más cuestionados eran Edwin Donayre, Fernando Andrade, Roberto Palacios y el propio Lay. De ellos, los tres primeros salieron en las semanas siguientes a defender a Acuña. Solo Lay hizo mutis. Al final, Acuña no cambió la lista, disuadido por quienes le hicieron ver que ello implicaría problemas en la inscripción de la misma.

Pero no fue la última bronca. Según indicó un informe de Giovanna Castañeda para el diario decano publicado este sábado, Acuña guapeó a su gente hace dos martes por no salir a defenderlo. Otro revés fue el rechazo del abogado Alberto Borea para defenderlo. Acuña se reunió con el exsenador hace algunos días en el Hotel Country Club, junto a Townsend, para convencerlo de patrocinarlo en sus líos ante la autoridad electoral.

(No tiene la suerte de su lado. Foto: Radio Nacional)

OTROS REVESES

Acuña ya acumula varias investigaciones ante la autoridad electoral. La más grave de todas tiene que ver con su posible exclusión del proceso por la supuesta entrega de dinero en Chosica y Piura a posibles votantes. El tema de los plagios no afectaría la legalidad de su postulación, pero este blog pudo conocer que mañana habrá un pronunciamiento importante sobre esta materia por parte de una instancia ética. El candidato no piensa dimitir.

Sin embargo, las relaciones con su asesor político no son de las mejores. Según indicó el semanario Hildebrandt en sus Trece, Luis Favre estaría bastante descontento porque el candidato no sigue sus consejos y le habría ocultado información importante sobre su pasado, lo que viene complicando su labor de asesoría. Tampoco ha caído bien en el consultor argentino – brasileño que Acuña haya dicho en un conocido reality que su contratación fue un derroche.

Finalmente, Acuña no tiene las encuestas de su lado. Según Ipsos, su caída ha sido vertiginosa: de 13% pasó a 6% en un mes. Y según las cifras que mañana serán publicadas en El Comercio, a su lista parlamentaria no le va mejor: apenas tiene 8%, aunque el índice de indecisos sigue siendo alto.

De promesa de boom a candidatura en serio peligro de implosión. Lo peor para Acuña es que su capacidad de reacción se ve rebasada por las denuncias que salen todos los días. Y se le vienen más.

ALAN GARCIA Y LOS MEDIOS

(Alan García en Sin Medias Tintas ayer. Grabado y sin panel. Captura: Exitosa)

No, that’s fame. Fame has a fifteen minute half-life, infamy lasts a little longer” (Christopher Plummer interpretando al periodista Mike Wallace en The Insider)

Alan García no vive sus mejores días. Las encuestas de intención de voto no le sonríen y le son desfavorables. Según IPSOS, está a un punto de César Acuña gracias a la desbarrancada que el líder de APP se ha metido gracias a las denuncias en su contra, mientras que Verónika Mendoza y Alfredo Barnechea están a punto de sacarlo del quinto lugar. En redes sociales, es una de las piñatas preferidas.

Y anoche, una entrevista grabada lo dejó en off side. Más que por las preguntas, por las circunstancias en que se llevó a cabo.

(Alan ayer en SMT. Captura: La Mula)

A MEDIAS TINTAS

Desde hace algunas semanas, el programa Sin Medias Tintas, emitido por Latina, ha transformado su formato por elecciones. Junto a los habituales conductores Mónica Delta y Aldo Mariátegui, se ubicaría un panel que haría preguntas a los candidatos presidenciales. Cada uno tendría un espacio de 5 minutos con cada postulante. Entre otros, han sido panelistas Maritere Braschi (conductora de Reporte Semanal), Lorena Álvarez (periodista y conductora de 90 Matinal), Sigrid Bazan (politóloga y columnista de La República), Luis Davelouis (periodista y columnista de Perú.21) y Mijael Garrido Lecca (director del diario digital Altavoz).

Bajo ese formato han asistido al programa – en vivo – Julio Guzmán, Daniel Urresti, Renzo Reggiardo, Verónika Mendoza y Nano Guerra García. Cada uno con resultados dispares, tanto en lo que se refiere al nivel de las preguntas, como a cómo salir de las mismas. Las emisiones más recordadas, por motivos distintos, fueron las de Guzmán (por sus respuestas sobre la consulta previa) y Mendoza (donde respondió acertadamente frente a algunas interrogantes esterotipadas sobre la izquierda).

Durante los días viernes y sábado, varias personas recibimos la siguiente versión: SMT tendría a Alan García como invitado, pero, a diferencia de los demás, no tendría presente al panel habitual. El programa sería grabado el domingo por la mañana. Estaría ausente Mónica Delta, quien se encuentra de vacaciones en Australia desde hace algunos días. Y una de las personas que haría preguntas al líder aprista sería Víctor Andrés Ponce, director del portal El Montonero, bastante cercano a las posiciones de derecha conservadora que enarbola ahora el postulante presidencial de Alianza Popular (y el fujimorismo).

Poco a poco, la versión se fue confirmando. Por la tarde, García tuiteó lo siguiente:

(Captura: El Diario de Curwen)

Posteriormente, en Twitter, una vez que comenzó a pasarse la voz sobre la versión de las circunstancias de la entrevista, los panelistas Bazán, Garrido Lecca y Davelouis mencionaron que no habían sido convocados en esta ocasión. La politóloga confirmó que la emisión de anoche había sido previamente grabada. Mientras que el columnista de Perú.21 señaló que había sido vetado por Alan García.

Y luego apareció un video – recogido hoy por Utero.pe – donde se ve al expresidente ingresando al canal en la mañana del domingo. García acudió al canal en una camioneta de la Universidad San Martín de Porres (ojo al dato, amigos de la ONPE). Como recuerda Víctor Caballero, autor del post en el conocido portal, el gerente periodístico de Latina, Augusto Alvarez Rodrich, señaló hace algunas semanas que la televisora no respaldaría a ningún candidato, pero que defendería un conjunto de ideas claras.

La entrevista fue bastante criticada, debido a la ausencia de preguntas incómodas, sobre todo, por parte de Ponce. El comentario general es que no aportó nada a la campaña de García. Y lo peor es que van saliendo a la luz las simpatías de Ponce con AGP. Vean este compilado de Luis Velez sobre columnas de Ponce a favor de Alan en El Montonero. Y ello se nota más aún cuando se compara lo visto ayer con el diálogo que tuvo con García la periodista Anuska Buenaluque en Cuarto Poder, apenas la semana pasada.

Finalmente, AAR estuvo hoy en RPP Noticias, comentando la encuesta de ayer de Ipsos Perú. Allí se refirió a la controvertida emisión de Sin Medias Tintas. Sus declaraciones son reseñadas por La República:

Una entrevista puede ser grabada o puede ser en vivo, depende de los viajes del candidato, etc. En toda dinámica hay una relación en la cual los candidatos pueden poner una solicitud, hasta unas condiciones (…), y ya está en manos del medio el ver si las acepta o no“, sostuvo.
Resaltó que a candidatos como Mendoza les ha favorecido que la entrevista se transmita en vivo mientras otros prefieren evitar estas situaciones y dejó entrever que algunos medios aceptan las condiciones de los candidatos con el fin de no perderse la oportunidad de obtener sus declaraciones.

Hasta aquí, los hechos. Vayamos al análisis.

(La situación de García no está para brindis. Foto: Jóvenes con Alan)

¿POR QUE IMPORTA EL CASO?

En primer lugar, porque nos indica una tensión común en todos los medios: ¿Hasta que punto se puede hacer concesiones a las posibles condiciones de un candidato que será entrevistado? En el caso específico de Latina, con un gerente periodístico que normalmente discrepa con García, se aceptaron sus condiciones, lo que ha sido mal visto por un sector de la audiencia. Sin embargo, América y El Comercio han tenido entrevistas poco concesivas con García. La última de ellas, hecha por Enrique Pasquel y Erick Sablich, ha sido criticada por el propio candidato, lo que es buena señal para el diario decano. Y creemos que la segunda actitud es la correcta.

De hecho, con los cambios suscitados en El Comercio el año pasado, indicamos que “un gran perdedor con estos cambios es Alan García”, dado que salieron algunas personas que eran más cercanas al expresidente durante los últimos tiempos. Las tensiones ya se manifestaron en la segunda mitad de 2015, cuando García protestó por las publicaciones de la Unidad de Investigación sobre la lobista brasileña Zaida Sisson.

En segundo lugar, porque García no ha sido precisamente uno de los mejores amigos de la libertad de expresión. Aquí tres testimonios sobre la materia. Comienzo por el de Rosa María Palacios, dado hace algunos meses en la PUCP:

He dicho que García llama al dueño y debo probarlo. Durante su gobierno me consta que éste pidió por los menos dos veces que me botaran de América. La primera fue con su gran amigo y luego embajador en Brasil, Ricardo Ghibellini, a quién el Grupo Bavaria, entonces propietario del 33% de América TV, colocó el 2006 en el Consejo Editorial. No le hicieron caso ni los colombianos. La segunda, durante la crisis de accionistas entre el Grupo El Comercio y el Grupo Bavaria, en el que él mismo Alan García les sugirió a los colombianos que me pusieran un co-conductor para forzar mí renuncia. Los Directores del Grupo El Comercio se negaron a la propuesta y este pequeño incidente dio inicio a una crisis que terminó muchos meses después en la venta de las acciones del grupo Bavaría. La tercera arremetida de García, meses después del escándalo de Petroaudios denunciado en América TV – y que costó el despido del Jefe de la Unidad de Investigación de El Comercio, Fernando Ampuero y del Director de Perú 21, Augusto Alvarez en noviembre del 2008 por presión directa de Alan García y Jorge del Castillo – decía, la tercera arremetida fue el indulto a Crousillat y el anuncio hecho por el Primer Ministro Javier Velasquez de una Comisión Investigadora para revisar la compra de América TV.

En términos apristas la venganza política se concreta en “comisiones investigadoras” que es cómo mandarte la viruela. Te tendrán ocupado dos o tres años entre el Congreso y luego en el Ministerio Público hasta que todo se archive y todos seamos amigos. Felizmente, se arrepintieron en una semana. Sin embargo, en mi caso, todo el 2009 y el 2010 Alan García y Jorge del Castillo se dieron el tiempo de montar un esquema similar contra mi esposo acusándolo de barbaridades que por supuesto fueron todas archivadas en el Ministerio Público.

Añadimos. Ghibellini, mencionado por Palacios, es “el hombre de los medios” en la campaña de Alianza Popular.

Aquí va lo escrito por Luis Davelouis, en su columna de hoy:

Recuerdo una discusión con un ex ministro de Alan García: -“Excelente, Luis, entonces pásale las preguntas a mi secretaria y nos vemos mañana para la entrevista”. –“Jamás hacemos eso si la entrevista va a ser presencial. Le puedo pasar más o menos sobre qué temas le voy a preguntar, pero no le puedo pasar las preguntas”. –“Si no me las pasas, no hay entrevista” –“Si se las paso, tampoco”. –“Entonces no va”. –“OK, no va”. Peor era -“Cuando tengas lista la entrevista, me la pasas para revisarla”. –“Nosotros no hacemos eso”. –“Voy a llamar a tu jefe”. –“Perfecto, aquí tiene su número”. Es imposible pretender que nunca se hagan concesiones, pero hay límites. Sobre todo cuando a otros entrevistados no se les da el mismo trato.

Finalmente, el propio Álvarez Rodrich, en una columna de 2007, escribió sobre cómo se portó Jorge del Castillo en su contra:

¿El premier cree que todos los actuales integrantes del Indecopi o de los organismos reguladores de servicios públicos son responsables de la orientación política del Gobierno? ¿Eso fue lo que le pidieron a la comisión Webb que consiguiera? ¿Asume el premier que todos los que trabajan en el sector público comparten la responsabilidad por el nombramiento de alguien acusado de corrupción como Pandolfi; por la presencia cerca del Gobierno de alguien tenebroso como Juan Carlos Polar; por las sugerencias de Rafael Rey de pedirle consejos en asuntos de gobierno a Vladimiro Montesinos y Agustín Mantilla; por los robos en la compra de ambulancias y patrulleros; por el intento de debilitar a las ONG y de reimplantar la pena de muerte; o por las coincidencias sospechosas con el fujimorismo; para solo mencionar algunos problemas del Gobierno durante los primeros nueve meses? Eso no lo comparte ni siquiera buena parte del gabinete ministerial.

Para que lo sepan los que tratan de desprestigiarme injustificadamente, yo ejercí funciones autónomas e independientes en Osiptel e Indecopi, con honestidad y dedicaciónEn esta última, incluso, también lo hice durante los gobiernos de Valentín Paniagua y Alejandro Toledo, y nunca me sentí ni militante ni socio de sus administracionesHace dos décadas, incluso, participé en el directorio de un banco estatal durante el primer gobierno aprista. Siempre tuve, además, la independencia para criticarlos en los asuntos con los cuales discrepé. Dejé toda función pública cuando opté por contribuir, desde su dirección, en el año 2002, a la fundación y el desarrollo de Perú.21.

Guardo el mejor recuerdo de las responsabilidades que he desempeñado en el Estado peruano -no en los partidos que llegaron al poder-, y por la decencia e integridad de las personas con las que tuve la suerte de compartirlas. Nunca he tenido una acusación de ninguna índole por las funciones públicas que desempeñé.

Eso debería saberlo muy bien el premier porque él se ha encargado en estos días de hacerme un file de 51 páginas con el resumen de mi participación en la administración pública, en el que aparecen nombramientos, contratos, bibliografía, etc., el cual se distribuyó, en la reunión realizada en la Presidencia del Consejo de Ministros, a los congresistas de su bancada con el fin de tenerlo a la mano como estrategia de destrucción durante su presentación ante el Congreso por el caso Pandolfi.

Finalmente, este pedido de Alan lo deja peor parado por una razón política: demuestra debilidad. Un candidato con 5% en las encuestas debe tener la audacia de enfrentar a un panel que le haga preguntas incomodas y punzantes. Tener al periodista amigo que le hace lisonjas en sus columnas de opinión le hace más daño que bien. García no se ha percatado que el país que gobernó hace cinco años ya no es el mismo. Se le nota falto de reflejos, poco tolerante a la critica y, sobre todo, perdido en un mundo de redes sociales. El APRA merece mejores tiempos y un nuevo líder. Probablemente, luego del 10 de abril, puedan tener el camino libre para encontrarlo.

PALACIO Y LA CAMPAÑA

Desde el Despacho Presidencial, Ollanta Hu­mala observa la campaña presidencial con dis­tancia. Unos metros más allá, Nadine Heredia cuida de no aparecer en actividades de su can­didato oficial, Daniel Urresti. Mientras los candidatos intentan acercar a sus rivales con Palacio de Gobier­no (para bajarles la llanta), en las alturas del poder han preferido la neutralidad. ¿Por qué?

Una primera explicación se encuentra en la situación po­lítica de los actuales inquilinos de Palacio. La palabra de Heredia ha perdido peso desde el escándalo de las agen­das, a tal punto que sus tuits atacando a Keiko pasan des­apercibidos. Humala escogió el perfil bajo luego de que, ante su primera declaración des­templada, tuvo la amenaza de una sanción electo­ral. Y, además, no pueden controlar un partido donde solo han queda­do los leales, y sus operadores (Jara y Abugattás) son minoría. En otras palabras, así qui­sieran, no pueden influir.

Otro conjunto de explicaciones apuntan al legado. To­dos los candidatos coinciden en que mantendrán las dos principales políticas de esta administración: pro­gramas sociales y educación. Y saben que, en el fondo, salvo una sorpresa de último minuto, es bastante pro­bable que la pareja libre las acusaciones penales. Son conscientes de que el pleito con el Apra ha terminado debilitando a García, lo que los tranquiliza.

También es cierto que han escogido un candidato acor­de a las circunstancias. Urresti es lo suficientemente vo­cinglero para garantizar la aparición en medios, pero no es el mejor defensor del gobierno. Su juicio lo descon­centra por lo menos un día a la semana de la campaña. En el fondo, sabían que requerían una locomotora que les permita pasar la valla electoral (con las justas), pero que sea lo suficientemente débil como para no dispu­tar su liderazgo interno.

Al final de la jornada, todo indica que los Humala Here­dia serán los únicos encargados de defender su labor al frente del país. Sin voceros eficientes (y los pocos que quedan, concentrados en su campaña parlamentaria), tendrán que hacer esta labor desde el 29 de julio. No en vano el Partido Nacionalista Peruano es una empre­sa familiar, con todo lo que ello implica.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 21.02.2016)