LIBERALES

Luego del rechazo al proyecto de ley para despenalizar el aborto en casos de violación, enuncié en Twitter que, para enfrentar a un lobby conservador tan fuerte, se requería contar con congresistas afines a esta causa en varias bancadas en 2016. Más allá del tuit provocador, ¿qué hace falta a nuestros liberales para que sus causas tengan más aceptación? Para empezar, existe mucha confusión con el término liberal.

De un lado, porque se asocia a conservadores cuya única visión de las libertades se conecta con su cuenta bancaria. De otro lado, porque, debido al desastre de la década de 1980, se concentra más en la abstención estatal en el mercado antes que garantizar derechos ciudadanos. En el debate público tenemos más libertarios que liberales.

En segundo lugar, porque existen dificultades para conectar su agenda con sectores populares. Causas como derechos humanos, unión civil o legalización del aborto requieren, además de un lenguaje más cotidiano, mayor empatía por parte de sus activistas hacia quienes aún dudan sobre ellas. Su público objetivo a convencer no es Julio Rosas, sino el parlamentario indeciso que vota por donde va la corriente o el ciudadano que ve este tema como uno más mientras calcula si le alcanza para el menú del mes.

Finalmente, menos preocupación filosófica y más recursos. Si algo nos demostró la aventura política de Vargas Llosa es que, si bien se requiere un núcleo convencido, no debe pensarse que todos quienes apoyan un tema piensan igual. Y se requiere mayor capacidad económica para contrapesar el peso movilizador que las iglesias y sectores conservadores tienen en torno contra esta agenda.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 31.05.2015)

One thought on “LIBERALES

  1. De la concepción trascendental del Dios se desprenden los llamados derechos naturales de los Hombres: la propiedad, la herencia y la libertad.
    En el liberalismo el capitalismo es el orden natural de inspiración divina. Según los liberales el sistema se auto regula, es lo que Adam Smith llamó la mano invisible, Dios tras las cosas regulándolo todo.
    Según los liberales la obra del Hombre no es mejor a la obra de Dios, por ello, “laissez faire, laissez passer”, no entorpecer la obra de Dios.
    Lo que debemos propender es a una sociedad no liberal sino libertaria, donde realmente exista igualdad que es el unico y mas importante requisito para una democracia. Nos falta muchos años talvez siglos para aspirar a lograr una sociedad igualitaria, donde el hombre y la mujer puedan ejercer sus derechos mutuamente.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s