LA LLEGADA DE BELAUNDE LOSSIO

Pocos arribos han tenido tanta expectativa como la llegada de Martín Belaúnde Lossio, extraditado desde Bolivia, esta mañana. En una aparatosa entrega ejecutada a primera hora del día, el empresario está ya en nuestro país y, en las próximas horas, se definirá en que penal estará internado.

Casi en paralelo, la señora Nadine Heredia ingresaba al Congreso de la República para declarar ante la comisión investigadora del caso. Antes de declarar, indicó que solo se referiría a los temas por los que fue citada. Léase, los contratos vinculados a la empresa Antalsys. Heredia, con ello, podría dejar de declarar en torno a los temas más complicados para ella: las consultorías hechas para las empresas de la familia Belaúnde entre 2006 y 2011 y las posibles conexiones con Venezuela. Según indicaron congresistas opositores, Heredia no respondió sobre sus ingresos.

En torno a ese tema, la versión de Heredia, recogida por Rosa María Palacios, es la siguiente:

La explicación es sencilla. La señora Heredia cobraba sus consultorías (constan los recibos de honorarios en el expediente) en efectivo, y en esa fecha su hermano menor, encargado de manejar sus asuntos contables hacía los depósitos en el BCP. Si él estaba ocupado mandaba a su madre o alguna persona allegada con la que trabajaba a hacerlo.

Fin del misterio de los depositantes misios. La plata no era de ellos. Eran los honorarios de Nadine que ella mandaba a depositar al banco con su gente de confianza.

Heredia presentó el texto de todas las consultorías efectuadas durante tres años a condición de que sean leídas por el fiscal, pero devueltas por tratarse de documentos cuya propiedad correspondía a sus clientes y presentó los contratos de locación de servicios que sustentaban los recibos de honorarios y cada uno de los depósitos. Algunas veces, como en el de una empresa de valores, se le restituyó un adicional por tipo de cambio directamente a su cuenta.

Precisamente, las expectativas mediáticas sobre la llegada de Belaúnde Lossio tienen que ver, precisamente, con este punto. Y aquí hay dos posiciones enfrentadas. De un lado, Milagros Leiva, quien ha venido insistiendo – tanto en sus columnas como en sus programas – en que Belaúnde Lossio es la llave para aclarar precisamente el tema financiero de la campaña del 2006 y, sobre todo, el origen de los ingresos del matrimonio Humala Heredia – casados, ojo, con el régimen de separación de patrimonios – entre 2006 y 2011.

En esa línea abona precisamente lo presentado hoy por Hildebrandt en sus Trece. El semanario muestra el registro telefónico de un número de celular desde el cual, según Belaúnde Lossio, Heredia llamaba a un personaje venezolano que ya estuvo en esta trama. Indica Utero.pe:

Recordemos que Julio López era el empresario venezolano que le pagó a Nadine la suma de CIEN MIL DÓLARES, supuestamente, para que escribiera sobre los hechos más “relevantes” del día a día del Perú a los medios “The Daily Journal” y “Canal de noticias“. Nosotros hemos rastreado la ruta de ese dinero y puedes leer todo sobre ese caso aquí.

Alonso Ramos, autor de la nota del semanario de Hildebrandt, explica el motivo por el cual Belaunde decidió contactarlos: MBL acusa a la pareja presidencial de haber abandonado a la madre de su hijo y exjefa de prensa de la primera damaRoxana Altunaluego de que estallara el caso Antalsis.

Solo el levantamiento del secreto de las comunicaciones permitiría saber sí, en efecto, la versión proporcionada por MBL es realmente cierta. Al igual que ocurrió con Montesinos, todo dicho del examigo de la pareja Humala Heredia deberá ser corroborado con una evidencia. Pero sí se trata de una pista importante a indagar.

De otro lado, está la posición esgrimida por Palacios, resumida en un reciente post:

Desde hace seis meses, o tal vez un poco más, es conocida la conspiración en Lima para conseguir la vacancia presidencial debido a grave incapacidad moral del Presidente Humala. Obviamente, esto necesita altas votaciones y una Vice Presidenta que acepté un gobierno de transición. De ahí los seguimientos de inteligencia a Marisol Espinoza y la preocupación por su acercamiento a líderes de la oposición, reales o fruto de la paranoia palaciega.

Logrando la censura del Gabinete Jara, ya se había logrado consolidar una alta votación que podía manejarse con un poco mas de muñeca para la vacancia. Pero se necesitaba el pretexto. Y tenía que ser uno muy bueno. De todos los posibles, el fugado Martín Belaúnde Lossio era el mejor. Amigo de los Humala, la madre de su hijo trabajaba con Nadine Heredia, estaba probada su vinculación con Cesar Álvarez, su relación con la “Centralita” en Ancash y sus negocios en licitaciones ganadas malamente. El sujeto caía a pelo, sobretodo para los planes de Alan García, quien a través de voceros calificaba a Belaúnde Lossio insistentemente como “el cajero” de los Humala. Esta frase, repetida en twitter por él y en declaraciones de personajes como Jorge del Castillo pretendían tener el efecto de la famosa “reelección conyugal”. “Cajero de los Humala”, repetido hasta la infinidad, ¿causal de vacancia? ¿Por qué no?

Simultáneamente, la cosa entonces era revivir en fiscalía todo el tema de las consultorías de Heredia, presentarlas como falsas y asociadas, todas, al fugado, meter a su familia en la colada y remecerla duro. Lo lograron. La prensa, como siempre cayó redonda o ayudó a sabiendas. No lo sé.

Los Humala se defendieron tarde, poco, y mal. Es decir, como siempre. Les han dado duro, pero no lo suficiente como para plantear una vacancia en la recta final del gobierno.

El fugado, que no dio nunca ni una pepita de información relevante contra los Humala y que ha perdido toda credibilidad con sus dos fugas y un falso secuestro, llega mañana (hoy) a Desaguadero.

Como bien recuerda Fernando Tuesta, pocas veces un prófugo peruano esperado con expectativa ha hablado algo para “echar” a alguien en forma significativa. Y, en la mayoría de ocasiones, cuando lo ha hecho, no aportó mayor prueba documental. De allí que, por ejemplo, los dichos de Montesinos no hayan servido para declarar la culpabilidad de Martha Chávez o José Luna Galvez en sus respectivos juicios. Por tanto, quizás haya que mantener las expectativas relativamente bajas en torno a lo que se puede esperar que “cante” Belaúnde Lossio, pero sin dejar de indagar por aquellas cosas que pueda contar.

Además, el tema no sería tan complejo si es que Heredia hubiera decidido poner, a disposición del público, la documentación sobre las consultorías de marras y sus ingresos. Sin embargo, la defensa de fondo de la esposa del Presidente es que los documentos sí existen, pero que los mismos solo pueden ser exhibidos ante el Ministerio Público, debido a que los informes de las consultorías hechas pertenecen a las empresas que la contrataron, bajo cláusula de confidencialidad. Ello aumenta aún más las suspicacias.

Saliendo del tema Nadine, el caso Belaúnde Lossio tiene dos aristas bien concretas. De un lado, las imputaciones por peculado y asociación ilícita para delinquir en el caso La Centralita, motivo de la extradición, la misma que podría ampliarse en este caso por lavado de activos, como anotó ayer Perú.21. De otro, las investigaciones preliminares por el caso Antalsys, que también deberían motivar una ampliación de la extradición. De allí que, como indica Yván Montoya:

La sala [de Villa Stein] cuestionaba la consistencia de la imputación por asociación ilícita para delinquir. Decía que en toda la investigación fiscal y el requerimiento que viene armado por el Poder Judicial no se mencionaba qué rol cumplía específicamente dentro de la organización, cómo su participación era vital o lo esencial en la estructura de la organización, el tiempo. Es decir, mayores concreciones en la imputación, y algo que es muy importante el rol que cumple protagónico dentro de esa estructura”, sostuvo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Eso aparentemente no estaba sólidamente construido, tanto que fue aceptado por la Fiscalía, creo que en parte también por la Procuraduría, porque de alguna manera se subsanó. Lo grave de lo de Villa Stein es que dijo que no iba a prosperar la complicidad por peculado, que fue un exceso rotundo, pero en el aspecto de fondo se le dio cierta razón y se volvió armar el paquete. Hay que ver cuán sólidas son estas imputaciones en este proceso”, refirió.

Ahora, la pelota está más en la cancha judicial que en la política. Y este es el momento para que los fiscales y jueces a cargo de este caso eviten que el mismo se caiga. Si tanto se luchó por traer a Belaúnde Lossio a Lima, lo peor sería que estos expedientes no estén bien construidos. A ver si, luego de tantos yerros, la justicia peruana se revindica.

(Foto: Diario El Deber de Bolivia)

3 thoughts on “LA LLEGADA DE BELAUNDE LOSSIO

  1. Humala y Toledo tienen algo en común, tienen la habilidad de dispararse a los pies, de convertir en escándalo situaciones que bien manejadas las pudieron haber tornado incluso a su favor.

    Humala con sus actos y su falta de firmeza, no solo para actuar sino para comunicar, contribuyó en abonar todo tipo de especulaciones.

    De lo que tenga que decir o de lo que quiera decir el extraditado, en los tribunales, se podrá despejar los cuestionamientos y sospechas que recaen sobre la primera dama pero la otra posibilidad es que no despeje ninguna duda dejando una nebulosa que alimentará por siempre las sospechas.

    Eso sí, quienes hacen las indagaciones en el Congreso que no cometan la torpeza del congresista Sergio Tejada, de violar el debido proceso, que se busque la verdad, que se busque justicia, no venganza.

    =========================================================================

    Seriedad aparte no puedo dejar de comentar lo citado respecto a Rosa María Palacios, tan acuciosa ella, suele perder toda objetividad y rigurosidad cuando del APRA se trata, o no resulta acaso hilarante decir que Alan García a partir de una frase en Twitter buscaba la vacancia presidencial… según su lógica si repetimos unas diez mil veces “cajero conyugal” vía redes sociales se lograba la vacancia… hahaha

    Y ese encono contra el aprismo en RMP bordea lo patológico, en algún artículo o comentario que recuerdo haber leído de ella lanza la “original idea” (jamás la prensa le hizo un cargamontón) de parar a García de cabeza proponiendo a sus colegas buscar con lupa, repartiéndose cada aspecto de su gestión “a ver si encontraban algo”, ojalá hubiese propuesto en su momento lo mismo para escarbar en la gestión de la que fue partícipe…

    …que se deje de conspiranoias absurdas, que deje el apasionamiento político para la opinión pública y que se ponga el traje de periodista objetiva, que cuando lo hace suele ser lúcida en sus apreciaciones.

    Me gusta

  2. Sobre el post anterior del Sr. Luis Enrique, dudo que Alan García sea “James Rivadeneyra”, solo que según parece en el aprismo se sigue todavía la teoría de la “línea del Partido” y la opinión “oficial” del Partido debe ser compartida por todos los militantes. Las creencias personales se dejan atrás. Solo es “Verdad” lo que dice el Partido, y claro, debe llamarse “Mentira” a lo que así califique el Partido.
    Dejando aparte la súbita “valentía periodística” en este caso (¡cómo no se vivió esto con los casos de Rómulo León y Don Bieto!) cabe destacar que los delitos de que se acusa a Belaúnde Lossio sí están tipificados y que amerita una investigación seria, no “llamados a la gobernabilidad” para pasar por agua tibia este caso. Y es obvio, a la luz de los hechos, que la pareja presidencial no desea investigación alguna.
    Mal hace Rosa María Palacios en olvidarse de la “orden de captura” que demora cinco meses, la “fuga” inopinada de MBL a Bolivia, la ausencia de orden de detención internacional, la rara inacción del procurador Segura que no mueve un expediente en cuatro meses, la rara lentitud de las autoridades peruanas para decidirse entre extradición y expulsión… ya pues. Los Humala-Heredia no han mostrado ingenuidad, han mostrado malicia. Otra cosa es que la Sra. RMP nos pida creer lo contrario.
    Y sobre la “vacancia presidencial” tan socorrida para que RMP nos pida implicitamente “cerrar filas por la democracia” y proteger a los Humala-Heredia, es dificil que prospere. La Confiep y Adex no se manifiestan a favor de ella pues esperan pasar un año sin sobresaltos para que no se caigan más proyectos de inversión, y eso cuenta más que los discursos floridos de Alan García…

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s