INTELIGENCIA

La obtención de información relevante para la defensa nacional y la seguridad interna es la única razón que justifica, en un estado democrático, la existencia de una entidad estatal que pueda operar en el sigilo y lejos del ojo público. Sin embargo, a lo largo de las últimas décadas se han confundido varios conceptos sobre ella.

Se considera que la inteligencia es un tema estrictamente castrense. Y nos ha ido mal cuando el peso militar ha sido fuerte. Varios de los militares que apoyaron a Velasco surgieron del Servicio de Inteligencia Nacional. Montesinos llevó a la institución a la categoría de organización criminal. Y con la promoción Humala a cargo, sus ocupaciones han sido distintas a garantizar los fines arriba anotados.

Para muchos, resulta “normal” que todos los gobiernos espíen a sus rivales. No lo es. No solo por cuestiones de principio –no debemos tener una policía política–, sino también por razones prácticas, pues se desvían recursos requeridos para vigilar a quienes sí constituyen una amenaza.

Hemos sido muy tolerantes con las actividades de empresas privadas de seguridad y agentes que vendían información con fines privados. Si bien se sancionó a los miembros de BTR, no han surgido reglas para controlar las posibles actividades de espionaje de sus competidores en el mercado. Y, como ha indicado el congresista García Belaúnde, es sospechosa la obtención de información sobre quienes denunciaban las acciones del clan Orellana.

Más allá de las investigaciones y sanciones sobre los casos revelados en los últimos meses, se requiere una reforma a fondo de la DINI que pasa, en nuestra opinión, por los puntos antes anotados.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 22.03.2015)

(Foto: El Comercio)

2 thoughts on “INTELIGENCIA

  1. Mi estimado Jose como te dige anteriormente, leo tu blog a diario. Tienes información y análisis digno de ser apreciado y deja tarea pendiente. El tiempo es lo más valioso y leer tu blog no me deja esa sensación de que he perdido mi tiempo. Acepta estas observaciones: Tu eres mucho mejor que las dos últimos artículos que escribes, por ejemplo, cuando te refieres a “los periodistas en la lista de indagados”, calificas la lista de periodistas (me resultan pesado calificar a algunos como profesionales de la información, pues en realidad algunos de ellos son formadores de opinión) como “no cercano al gobierno de turno” y más bien los pones en lista de “críticos al régimen”, y agregas como para rematar con una nota principista (tu sabes que no es de estilo por ser propagandístico), “como corresponde a todo periodista que se precie de serlo”. Lo que tenemos en frente para el análisis es que la DINI espía a todos los periodistas sin distingo de si son o no afines al régimen-hay muchas formas de ser afín al régimen y la más efectiva es criticándolo para dar la impresión que no es así- Lo que tenemos al frente es una lista de personas dentro de la actividad periodística de lo más variada que demostraría la desconfianza que se tiene a nivel estado (fuerza armada y funcionarios de turno) de la actividad periodística en general: el periodismo y los periodistas son el enemigo potencial del que hay que cuidarse. Esto último que te digo es doctrina militar y doctrina, también, para todo aquel que ocupa un puesto público. Surge a raíz de dos acontecimientos que marcaron un hito en el poder ciudadano expresado desde la prensa radial, escrita o televisada, poder ciudadano al que había que neutralizar. El primero es la caída de Nixon con el escándalo de Watergate, donde los gigantes de la prensa, El Washington Post, el New York times, Los Ángeles Times y otras publicaciones menores, desafiaron órdenes judiciales, amenazas desde los servicios secretos, sanciones económicas y cuanto triquiñuela sucia podía echar mano un sinvergüenza como Nixon. La historia del Washington Post es de película porque envuelve a una viuda que no conocía mucho de la actividad periodística, pero que supo responder con el valor del mejor soldado por la libertad que se conoce. La otra razón es que fue la prensa la que finalmente termino con la aventura guerrerista de Vietnam al poner en evidencia la insania de tal acción y los métodos nada santos que se usaron contra un pueblo que solamente quería vivir en libertad. Finalmente, quiero decirte que en la lista que presentas hay periodistas sistema y otros antisistema. Que hablen bien o mal de la parejita de ingenuos que están en palacio es irrelevante. Para ejemplo tenemos al tambor mayor, en la persona de Rodrich, quien escribió hasta los confines de lo ridículo notas relevantes de la figura de la señora Nadine Heredia, a la cual gustaba llamar antes de la caída del precio de los metales, cuando todo era color rosa, “cheerleader” y que su papel era hacer “coaching”. Rodrich podrá haber criticado a Ollanta pero a Castilla no lo toco ni con el pétalo de una rosa. Cuando el precio de los metales cayeron y el fin de fiesta se inicia, Rodrich inmediatamente, en comparsa con su centro de comando, afincado en el local de la Confiep, inicia un ataque feroz, un blitzkrieg, contra OHT culpándolo de falta de “comunicación” con los empresarios, no haber tomado medidas para lo que se venía, y todo cuanto pudo echar mano contra el indefenso de OHT. Nada más falso, nada más imaginativo, nada más cercano a su archienemigo El Comercio.
    Con respecto a eso de que “hemos sido muy tolerantes” con la actividad de espionaje por medio de empresas privadas en clandestinidad para quienes no tienen dinero para pagar sus servicios, no es que hayamos sido tolerantes, sino que el espionaje es desde el estado, pero quienes cuentan con la información la negocian fuera de él y se vende como pan caliente. Se sabe también que los equipos se compraron a nombre del estado peruano, y se sustrajeron para formar empresas privadas que vendieran información a empresas rivales, nacionales y extranjeras, para que se canibalicen entre ellas. Por eso la protección de la que gozaba López Meneses, el contacto con el asesor presidencia conocido como “acido” que seguramente quería su parte en el negocio para asegurar su futuro, la protección a la casa de Lopez Meneses, etc., etc., y etc.

    Me gusta

  2. DINI = SOPLONERIA. “Sirven” al gobierno de turno y se sirven para hacer negocio con empresas de seguridad. No es novedad. Cada gobernante sufre de persecución e intranquilidad sobretodo si se gobierna mediocremente y se tranquiliza recibiendo cada día “informes” de su laboratorio llamado DINI. El asunto es que la CIA estadounidense sabe más que ellos. Y sobre lo que hace la CIA nadie dice ni pio.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s