¿ES URRESTI UN PRESIDENCIABLE?

En un país con mayor vocación institucional, la pregunta que hago en el título de este post sería ociosa. Un ministro que sale en medio de cuestionamientos por la actuación policial en un conflicto social, con una resolución fiscal que puede resolver – en cualquier momento – si será llevado o no a juicio oral por el asesinato de un periodista en medio del peor periodo de violencia del último siglo y que ha llevado el lenguaje político a niveles de deterioro y procacidad que ya superan nuestros pobres estándares, en otra parte del planeta, tendría su futuro político liquidado.

Pero claro, el señor se va, retirado gracias a una presidenta del Consejo de Ministros que por fin se empodera, y tenemos a varios reporteros gráficos a los que habría que preguntarle si conocen el caso Bustíos luego de ver esta imagen.

Sin ánimo de exculpar a los periodistas que se tomaban fotos con un acusado de asesinar a un colega suyo (y, peor aún, lo saben), el problema no solo está en la imagen que vemos arriba.

En un país del mundo que se presuma serio, sería un escándalo mayúsculo que el Presidente de la República ponga como encargado de la seguridad interna del país a un procesado por asesinato. Sin ir muy lejos, en Chile y Argentina, designaciones polémicas como esta tuvieron que ser dejadas de lado porque existía un claro mensaje político: más allá de la garantía de presunción de inocencia, un sospechoso de haber intervenido en los principales eventos de vulneración de derechos fundamentales no podía ser funcionario público.

Desafortunadamente, en el Perú no es así. Y allí se mezcla tanto una predilección por la “mano dura” efectista frente a la violencia como un menosprecio a las personas que representaron a la mayor cantidad de víctimas del periodo 1980 – 2000: los más pobres y excluidos de la sociedad peruana. De lo contrario, no tendríamos como actual alcalde de Trujillo a un procesado por encabezar escuadrones de la muerte para eliminar delincuentes. En el Perú, buena parte de nuestros ciudadanos piensan que el día que delinques perdiste tus derechos más básicos, incluyendo el de vivir. Y tampoco tendríamos a Alan García y a Keiko Fujimori como favoritos para disputar la elección presidencial de 2016. Uno, por su participación no aclarada en casos como El Frontón o la existencia de un comando paramilitar liderado presuntamente por Agustín Mantilla, o por su responsabilidad política en los sucesos de Bagua. Otra por liderar una agrupación política que sigue revindicando como “líder histórico” a un sentenciado por robo y asesinato.

Y precisamente, muchos aplauden al exministro por “ser el único que se atreve a pechar al APRA y al fujimorismo”. Comprendo y comparto muchas de las críticas que se hacen a las agrupaciones antes mencionadas. Sostengo que Alberto Fujimori y Alan García comparten el dudoso honor de ser las personas que han hecho los gobiernos más desastrosos de la historia del Perú como nación independiente. Uno por ser un criminal que lideró una organización delictiva liderada desde la cúspide de la estructura del Estado peruano. El otro por el desastre que supuso un periodo que casi nos pone al borde de la inexistencia como país viable. Y también entiendo el fastidio y la molestia ante medios de comunicación donde varios de sus periodistas entrevistan a los representantes de estos partidos sin hacerles un solo cuestionamiento o como si se sentaran en un lonche en San Antonio o La Baguette, a hablar de cosmobiología.

Pero ello, creo yo, no brinda carta blanca a un exministro que demostró, en los meses que ocupó el cargo, incompetencia, sentido del espectáculo antes que oportunidad de reformar un sector que necesita cambios a gritos, poca sobriedad y un lenguaje chabacano que empalidecería a algunos de los representantes más orgullosos de la replana y chiste colorado nacional. Menos aún con la acusación que tiene encima, tan similar a la que le achacan al líder del APRA y a aquella que hizo que el fundador del fujimorismo hoy cumpla 25 años de prisión.

Y en un país que se precie de ser serio, tampoco tendría opciones un político que solo se ha hecho conocido por su estilo campechano o por ser, en toda la regla, un troll tuitero. Como señala Pedro Tenorio, ¿alguien conoce la visión de país que tiene Urresti? No se puede ganar una elección únicamente apelando al “anti”, también tiene que existir un discurso que convenza a la gente que se es mejor que las demás alternativas. Ni siquiera en el juego de la Copa Mal Menor, al que hemos acostumbrados durante años, basta ser opositor fuerte a las principales alternativas para ganar la elección. Tiene que existir un rollo, por primario que sea, para saber a donde se quiere dirigir el país.

Vuelvo al inicio del texto y, en efecto, en otro país esta pregunta sería ociosa. Pero en aquella nación donde cualquier persona con algo de ego cree que puede cosechar algo a río revuelto, considerando que cualquiera puede sacarse la tinka presidencial, Daniel Urresti cree que ayer se inició su carrera política. Y, peor aún, hay quienes piensan que puede postular en serio.

7 thoughts on “¿ES URRESTI UN PRESIDENCIABLE?

  1. Urresti seguirá con sus twitters y de esa forma va hacer soñar a muchos de que tocando teclitas se llega a candidato presidencial. Como dicen todo el mundo quiere tener su 5 minutos de gloria, Urresti ya lo obtuvo gracias al incapaz de presidente que tiene Perú.
    Ver la foto de Urresti con esa manada sonriente de la mal llamada prensa peruana da lástima, olvidaron a su colega de Ayacucho.
    Urresti salió de un basurero y al mismo volverá si se hace justicia.

    Me gusta

  2. Cómo llegó Alan a ser Pdte?,siendo seudoabogado y chibolo inexperto, cómo llegó Fuji?, montado en un tractor prometiendo honradez , tecnología y trabajo, todo lo cumplió pero al revés. Cómo llegaron Toledo y Ollanta?, con sendas sublevaciones y circo incluido. Entonces pues de qué se sorprende Amparo Ortíz, así es nuestra política. La gente anda cansada de los mismos candidatos, que se presente Urresti , nadie puede asegurar que ganará pero al menos es una figura nueva que tiene llegada y en medio de su chabacanería se nota que no le tiembla la mano para poner orden.

    Me gusta

  3. Señor Godoy un poco de coherencia. Tenemos al señor Garcia, en cuyo gobierno el estado asesinó inocentes involucrados en la guerra con el terrorismo, tiene además el tema del Fronton donde según testimonios él dió la orden para la ejecución, pero además este señor está involucrado en actos de corrupción tanto en su primer como en su segundo Gobierno. Además tiene hijos de 3 mujeres que han sido infidelidades.Además ha insultado a ciertos peruanos (perros del hortelano, gente de 3era categoria), ha agredido a un peruano pateándolo: el señor Lora, a otro mandó que lo cachetearan en el Hospital del Empleado. Sin embargo, este señor si puede ser candidato, usted hasta se anima a darle concejos a su partido. y al Señor Urresti, que es señalado como sospechoso de mandar asesinar a 1 periodista, que ha insultado por tuiter siempre en defensa de ataques contra él, este si no puede ser Candidato. Por último ¿acaso Fujimori, Humala y Toledo tuvieron una ideología tras de si para Gobernar? ¿acaso el señor Garcia que tenía una ideología en el 85-90 no hizo con ella el peor gobierno de todos los tiempos? ¿acaso Garcia con su ideología el 2006-2011 hizo algo con ella, por el contrario solo se limitó a poner un Ministro de Economía aprobado por la CONFIEP y gobernar teniendo un clima externo favorable?. Porqué ahora usted y todos los opinologos se ponen exigentes con el señor Urresti. Es cierto que el señor Urresti le falta preparación política, pero es inteligente (más que Humala y el promedio de políticos) y tiene más cojones que Garcia y todos los demás, no se deja neutralizar por los poderes fácticos (ayer en su cara pelada le dijo a Aldo mariategui: ALDITUS, ese “GRAN TALENTO” de los conservadores facistas y con sarcasmo lo dejó en ridiculo,mientras este apeló al insulto barato), es ejecutivo, tiene una sola esposa e hijos, se hizo desde abajo en San Martín de Porres, sin “gran apellido” llegó a GENERAL DE BRIGADA, tiene una maestría en Telecomunicaciones, no tiene signos exteriores de riqueza (como muchos Generales), a puro sentido común, sarcasmo y recordación histórico neutralizó via tuiter a Mulder, Garcia, Del castillo, Velasquez Quesquen, Becerril y toda esa mancha de indeseables (que los políticos hasta los más curtidos les tiene miedo porque tienen acceso a medios), al punto que junto a la concentración de medios hicieron bulling para sacarlo del poder y por la debilidad de Humala y cia salió. Con buenos asesores, gente que elabore su plan de gobierno y controlar un poco su carácter, sería un Buen Candidato y un buen Presidente.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s