TEMAS DE FONDO SOBRE LA ACTUACION POLICIAL

Durante los últimos dos meses. se han suscitado una serie de críticas a la actuación de la Policía Nacional, en el trato frente al ciudadano. A continuación, un recuento:

Varias cosas que decir al respecto de varias actuaciones que tienen en común algo: poco criterio y abuso.

LA RESPONSABILIDAD DE URRESTI

En las redes sociales, hay un hashtag bastante popular: #UrrestiDebeIrse.

Soy de quienes cree que el actual ministro del Interior no debe estar en el cargo. Una persona que tiene pendiente una acusación por asesinato, en medio de la peor situación de violencia que vivió en el país en el último siglo, no es la persona más indicada para estar en un puesto que, precisamente, se ocupa de la seguridad interna y la protección a los ciudadanos. Peor aún cuando dicha persona ha dado muestras comprobadas de ineficiencia, poca tolerancia a la crítica y dedicación durante varias semanas a los ataques personales antes que a los temas de su sector.

Asimismo, en cualquier país del mundo que se precie, el ministro del Interior habría puesto su cargo a disposición ante un fallecido en un conflicto social. Hace 30 años eso hacían los titulares de dicho sector en el Perú. Las palabras “responsabilidad política”, simplemente, no existen en el vocabulario ministerial.

Además, hay un tema que complica la permanencia de Urresti. La acusación por su presunta participación en el asesinato del periodista Hugo Bustíos hace que cualquier actuación policial donde se cometan abusos sea directamente achacada a él. Para decirlo claro, muchos lo ven como objeto de sospecha y, por tanto, como una persona capaz de – literalmente – hacer cualquier cosa por reestablecer “el orden”. En ese contexto, donde cualquier hecho va a ser puesto en conocimiento vía redes sociales, la permanencia de un ministro con este antecedente convierte en aún más sospechosa cualquier actuación policial.

Pero el problema no se acaba solo con Urresti.

LA ACTUACIÓN POLICIAL EN CONFLICTOS SOCIALES

Normalmente, las zonas donde ocurren conflictos sociales vinculados con industrias extractivas cuentan, en principio, con poca dotación policial. Por lo general, estamos hablando de lugares del país donde solo están las comisarías del lugar, con oficiales y suboficiales básicamente entrenados para enfrentar el delito común. La atención policial se centra más en Lima y en las ciudades principales del país.

¿Qué es lo que ocurre? En defecto de una fuerza policial regular, llega a estas zonas del Perú personal de la División de Operaciones Especiales (DINOES). Y aquí se encuentran dos problemas. El primero es que las funciones y entrenamiento de los miembros de esta unidad policial está dirigido, básicamente, hacia el combate a la subversión y al narcotráfico. Se trata de fuerzas dentro de la Policía Nacional que están destinadas a una función cuasi militar.

El segundo es que las empresas extractivas compran los días de franco del personal policial y, en algunos casos, esta situación lleva a la suscripción de convenios. Si bien los mismos no son ilegales per se, si llevan a una situación de casi privatización de la Policía y, sobre todo, de identificación de las fuerzas del orden con los intereses de las empresas mineras y petroleras. La confianza y la legitimidad de la actuación de la Policía Nacional se ven disminuidas cuando se sabe que las empresas han suscrito estos convenios y, además, cuando el personal policial se traslada en vehículos de estas compañías.

Así las cosas, tenemos a oficiales entrenados para luchar contra el terrorismo puestos a custodiar a una empresa minera – que les compra el franco – frente a la protesta de civiles. Una situación anormal por donde se le mire.

POCO CONOCIMIENTO Y ENTRENAMIENTO EN PROTOCOLOS POLICIALES

Aunque usted, amigo lector, no lo sepa, la Policía Nacional del Perú cuenta con un Manual de Derechos Humanos aplicados a la función policial, con un Código de Conducta para Funcionarios Encargados de Imponer la Ley, así como una Cartilla para el personal policial que participa en operaciones de mantenimiento y restablecimiento del orden público.

Es decir, en teoría, la PNP tiene una serie de procedimientos que dan los pasos a seguir en una actuación policial dentro del marco de la Constitución y la Ley. Ojo, no se trata – como algunos enfatizadores de la “mano dura” señalan – de documentos que “atan de manos” a la Policia. Por el contrario, he tenido ocasión de leerlos y tranquilamente los agentes del orden pueden actuar eficazmente en este marco.

Sin embargo, durante los últimos años, al conversar con personal policial, me queda claro que la formación en torno a estos documentos es escasa y se limita a charlas, sin que se haga mucho entrenamiento de campo. Pesa también un problema ya detectado por expertos en seguridad interna: incremento de escuelas policiales, con miras a formar rápidamente a oficiales y suboficiales que salgan a la calle a patrullar, pero con escasa profundización de estudios y formación, lo que comprende cuestiones elementales como manejo de armas.

Como bien señaló Cesar Bazán, jefe del área de seguridad ciudadana del Instituto de Defensa Legal:

“Nosotros analizamos dos ejes, cómo se forman en Derechos Humanos y Policía Comunitaria los oficiales. Es decir, cómo se relacionan los policías con la población no para atacarla o asustarla, sino para tenerla como un aliado para enfrentar a la delincuencia. Lo que hemos encontrado son varias cosas. Salió una Ley de Educación Policial y recientemente salió un reglamento, pero a su vez hay esfuerzos para frenar este tipo de reformas”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“En materia de Derechos Humanos la formación es bastante deficiente. Tienen un curso en los cinco años de estudios, tienen solamente un curso de Derechos Humanos y en ese curso se enseñan materias bastante teóricas, que poco aportan a lo que los policías hacen en la práctica. Es decir, a un policía le sirve mucho más cómo se respetan los derechos humanos al momento de hacer una detención o al momento de hacer un parte policial o al enfrentar una protesta social y eso es mucho más valioso porque son los derechos humanos en vivo en la práctica, en el momento de acción”, opinó.

Allí nos explicamos porque la PNP está acostumbrada a atacar o asustar al ciudadano. Sumemos a ello una cultura policial donde la persona que va a pedir un servicio o hacer una denuncia – salvo honrosas excepciones – es vista como sospechosa antes que como un ciudadano al que debe brindarse todas las garantías del caso. O, por los miembros corruptos de la institución – hay varios honestos – como un potencial punto para coimear.

FINALMENTE, TAMBIEN ES PROBLEMA DE CIVILES

No solo me refiero aquí a los políticos que proponen normas para exonerar de responsabilidad a los policías que cometen abusos. De hecho, ahora está pendiente de discusión un proyecto sobre uso de la fuerza policial que tiene varios puntos que merecerían observación (revisen este breve informe del IDL sobre la materia). Sino también a cómo los civiles nos portamos frente a la actuación policial.

De un lado, están quienes perciben a la PNP como una mera réplica del legendario tema de Narcosis “Sucio Policía”. Se olvida que los oficiales y suboficiales también son seres humanos con derechos y que la legitimidad de una causa social justa no da carta blanca para hacer vandalismo o para tirarle piedras a las fuerzas del orden. Por supuesto, en ningún caso, esto justifica ninguna de las actuaciones vistas durante las últimas semanas, pero también nos da cuenta de una caricaturización en la que no debemos incurrir tan alegremente. De hecho, recuerden que la mayoría de muertos en Bagua eran policías.

De otro lado, los partidarios de la “mano dura”. Aquellos que hablan de “matar al delincuente” como única solución a la seguridad ciudadana, que clama en redes sociales porque “paren a estos rojos que protestan” o que incluso trata de solucionar problemas familiares llamando a la Policía Nacional. Varios de ellos dejarían empequeñecida a la familia conservadora retratada en la muy buena obra Otras Ciudades del Desierto, puesta en escena en un conocido teatro local. Para decirlo claro, son quienes creen que la PNP debe ser la fuerza del orden, entendido este último como el status quo político y social del Perú.

Como vemos, la situación va más allá de un ministro del Interior controvertido, sino que requiere una reforma de fondo en la Policía Nacional del Perú, que este gobierno parece no estar dispuesto a iniciar en lo que le queda de mandato.

(Foto: Captura de imagen de video de Villarealino)

4 thoughts on “TEMAS DE FONDO SOBRE LA ACTUACION POLICIAL

  1. Siempre he tenido la inquietud por saber si los efectivos hacen peculado de uso del uniforme, arma, seguro médico con que cuentan, pensión vitalicia o de incapacidad o de viudez, pues sus servicios personales los paga principalmente la población a través de los impuestos. Es más, es una mentira descarada la expresión 24 x 24, pues durante las 24 de servicio oficial, se las arreglan para dormir en los patrulleros, comisarías o “destinos”. Uno acude a un uniformado a solicitar apoyo y los señores dicen que no pueden por estar realizando un “servicio” que le impide cambiar de ubicación. Estamos totalmente desprotegidos.

    Me gusta

  2. El tema es mas complejo y la determinacion para regular o sancionar a lo Policias, que agreden sin razon amparados en un uniforme que ni ellos mismos respetan, es parte de la politica por que los votas cuentan y el espiritu de cuerpo entre ellos no permite sancion ejemplar.
    Tampoco quiero dar a entender que a quien con uso de las armas, arremeta contra la policia disparandoles y matandolos como ocurrio con el hermano del Presidente Humala, no se le sentencie de por vida, ni menos el prestigioso Poder Judicial lacayamente le REBAJE la condena, dejandole un opcion politica.
    Como tambien es conocido el Alquieles de las Armas de la Policia, a los ladrones, como tambien de la custodia de la Policia en la retirada o huida de los ampones, cuando el botin es sustancioso.

    Es inaceptable que cuando se da el caso de alguna investigacion forense causada por el abuso de autoridad, no tengamos un organismo independiente que efectue el dictamen sin favoritismo institucional, no debiendo la honrrosa Policia arbitrariamente, actuar como juez y parte y esta inconguente situacion deberia ser parte de la reforma inmersa en un pais, donde los candidatos politicos pregonan hipocritamente la democracia.
    Hemos sido testigos de las filmaciones donde los cuerpos presentan moretones, golpes con las varas o patadas que han causado mas de una fractura, e incluso con dictamen del Medico Legista cuya interpretacion es = a DELITO.

    El parrafo Se olvida que los oficiales y suboficiales tambien son seres humanos con derechos, es una afirmacio ambigua que pasa con los “civiles que son agredidos cobardemente y la sancion brilla en la impunidad”.
    Personalmente fui agredido y asaltado por varios miembros de la honrrosa Policia Nacional, un Alfere PNP de nombre Cesar Peche del Carpio quien cobardemente me golpeo cuando me sujetaron por el cuello, un sub-Oficial de nombre Javier Arias Guzman que me tomo por el cuello, un especialista peluquero Martin Paucar quien me sujeto los cabellos hacia atraz, todos vestidos de civil, en presencia del Patrullero # 1427 que les servia de resguardo callejero en la celebracion del asenso del 1ero de los nombrados, me fracturaron la nariz, destrozaron mi boca, parpados me patearon en el suelo, me sustrajeron una cadena modelo cartier de oro, un lapicero croz, una sortija de oro arrancada de mi mano, con la saliva de uno de los policias y otras pertenencias.

    Al querer efectuar la denuncia correspondiente, en la Comisaria de San Juan de Miraflores, el oficial encargado estaba “durmiendo”Alferes PNP-PG Jorge Quiroz Pastor, quien ordeno mi detencio por fomentar escandalo en su juridiccion, este tambien me agredio, a pesar que sangraba copiosamente un “policia” me defendio y dijo que me presente en el Hospital Maria Auxiliadora, el resultado medico “diversas contusiones en el cuerpo, en la piramide Nasal y fractura en hueso propio”.- Regrese para presentar la denuncia y el sub-oficial PNP -PG Cayetano Tupia Rojas Se Nego a Efctuar la Denuncia de Robo-Asalto-Agresion en el libro correspondiente.
    Presente denuncia Penal en la Fiscalia, adjuntando todas las pruebas en los Delitos Contra el Patrimonio, Contra la Administracion de Justicia, Delitos de Abuso de Autoridad, de hechos probados que ocurrieron en el 20 de Febrero de 1993, El Fiscal encargado del caso no evaluo las pruebas, mas bien CONTO EL DINERO CON EL CUAL FUE SOBORNADO y ARCHIVO el caso como es la “Costumbre de las Fiscalias”, y la honnrrrrrosa Policia Nacional o los miembros del patrullero #1427 me sigueron acosando y amenazndo por lo que opte salir del pais.- No creo en la Policia Nacional.

    Aunque suene paradojico aun uno de los Policias Denunciados, ahora motorizado cuando regreso al pais y estan haciendo su batida para recaudar la caja al Comandante, en la Av De los Heroes instruye a otro motorizado que me intervenga y detengan e inspeccionen mi vehiculo, me refiero al que me tomo por el cuello, el mismo que tocaba el timbre en el domicilio de mis padres para “suplicar” que no lo denuncie, aun intenta amedrentarme.
    Me permito contar con detalles para que tengan un prueba mas de los que es Espiritu de Cuerpo e Impunidad Policial, en UNA de las MAS CORRUPTAS Comisarias en el Distrito de San Juan de Miraflores al lado del Centro Civico.
    Asi como este caso personal existen miles con dramaticos y fatales resultados, La Muerte siendo necesario para esto por que la Tolerancia tiene un Limite, despues no lamentemos.

    Me gusta

  3. Yo me pregunto ¿de donde saca tanta plata un simple policía para tener tantas cosas materiales?. Tienen enormes viviendas de 3 o 4 pisos bien amobladas, tienen camioneta 4×4, tienen a sus hijos en colegios caros y sus esposas son simples amas de casa con mucama incluida. ¿eso no le preocupa a Urresti?
    Por otro lado, es una verguenza que indigna mas a la gente el hecho de que la periodista Claudia Cisneros fue agredida por un “valiente” policía.
    Y qué decir de los 17 asesores que tiene el Ministro. Con sueldos que son una cachetada a la pobreza.
    Mucha palabrería y poca eficiencia ha demostrado Urresti al frente de la PNP. Es hora que se vaya.
    ¿Se podrá hacer en Perú una marcha de las zonas (jóvenes indignados) en contra de la policía? creo que la idea no está mal y creo que sería la primera vez. Veremos.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s