PALABRAS FINALES SOBRE EL 2014

Las últimas semanas del año – y, sobre todo, los últimos días – nos han marcado los problemas y avances que ha tenido el periodo que, de acuerdo con el calendario, termina el día de hoy.

La suspensión del Fiscal de la Nación ha tenido la curiosa coincidencia de concentrar tres de las más importantes dificultades que ha tenido que sortear el país durante este año.  Para comenzar, la propia degradación institucional del Ministerio Público, convertido por algunas de sus cabezas en una institución poco efectiva frente al delito – sobre todo, en torno a la corrupción – y defendida por un puñado de fiscales probos frente a la poco menos que sospechosa actuación de su titular. Las declaraciones de las últimas 24 horas del señor Carlos Ramos Heredia no solo demuestran el retroceso que ha supuesto su nombramiento, sino que también constituyen casi la rúbrica de su – esperemos – pronta destitución.

En segundo lugar, este acontecimiento nos devuelve a las investigaciones en contra del titular del Ministerio Público, que remiten al caso de corrupción más importante del año: La Centralita. En Ancash, la región que recibe más canon minero del país, se instaló una red de corrupción que abarcó malos manejos en licitaciones públicas y del presupuesto del gobierno regional, una central de espionaje a opositores y el asesinato de algunos de ellos. Fue la versión extrema de dos fenómenos: esquemas de corrupción subnacional que se han repetido – sin llegar a dichos extremos – en otras partes del país y coaliciones de independientes que arriban al poder sin un programa claro y con signos de precariedad que alientan el asalto al erario regional.

Finalmente, las hasta ahora increíbles declaraciones del aún Fiscal de la Nación sobre el paradero de Martín Belaúnde Lossio volvieron la atención hacia un personaje que estaba pasando piola en los últimos días y cuya captura se vuelve, a esta altura, imprescindible para un gobierno sobre el que pesa la sospecha en torno al conocimiento de las actividades de un amigo cercano al matrimonio Humala Heredia, así como sobre la procedencia de los fondos con los que vivió la pareja entre las dos elecciones en las que participó el hoy Presidente de la República. Y que, como se confirmó hoy, busca refugio en Bolivia, a lo que se ha opuesto el gobierno peruano.

Al mismo tiempo, la Ley de Empleo Juvenil puso sobre la palestra dos temas de debate sobre la mesa. ¿Cuáles son los mejores mecanismos para reactivar una economía que demostró sus límites – sea por factores externos o internos – durante el 2014? y ¿luego de un cuarto de siglo, el país sigue creyendo en que sólo las políticas de flexibilización de reglas podrán colaborar para el desarrollo del país? El último tópico ya había formado parte de la campaña electoral del 2011 pero, debido al giro estrategico que debió emprender Ollanta Humala para ser elegido, su discusión quedó pendiente hasta que, en este año, volvió a la mesa. La necesidad de ajustes al modelo económico que nos rige desde la década de 1990 también se tradujo en la discusión en torno al aporte de las AFPs por parte de trabajadores independientes. Sin duda, este será un eje de la campaña electoral que comenzará el próximo año.

Asimismo, las marchas pusieron al desnudo los límites del estilo Urresti: efectismo, pobre conocimiento de la Constitución, aplausos de por parte del sector más duro – que aspira a una mano dura frente a la delincuencia y a cualquier protesta social – y el mantenimiento de un investigado por asesinato al frente de un ministerio.

Además, las disputas en torno a la transición en la Municipalidad Metropolitana de Lima recuerdan lo que ha sido el gobierno de Susana Villarán en la ciudad: buenas intenciones no siempre bien plasmadas, resultados mixtos, reformas que se iniciaron, pobre respuesta política y la incertidumbre sobre si lo que se hizo bien podrá ser continuado por un sucesor proclive a no dar aclaración alguna sobre sus intenciones políticas, pero con buena imagen gracias a las obras de su periodo anterior.

La COP 20, realizada en los primeros días del mes, devolvió la atención del país hacia los problemas ambientales. El paquetazo ambiental que recortó facultades de fiscalización a la OEFA y flexibilizó la obtención de determinados permisos, el asesinato de cuatro dirigentes asháninkas por su oposición a la tala ilegal, la deforestación en la Amazonía y el triunfo de un candidato vinculado a la minería ilegal en Madre de Dios fueron algunos de los hechos que marcaron un año agitado, en el que se visibilizaron más los problemas existentes, así como a dirigentes valiosos.

Los recuentos de fin de año nos han devuelto a la memoria dos hechos centrales e históricos: el cierre de todas nuestras fronteras en la Corte Internacional de Justicia y la lucha a favor de la Unión Civil para personas del mismo sexo.

Finalmente, la desaparición física del exministro de Ambiente Antonio Brack nos permite recordar a las personas que han partido este año. Partidas muy sentidas han sido las de Henry Pease, Enrique Zileri, Rafael Santa Cruz, Gabriel García Márquez, Gustavo Cerati y Roberto Gómez Bolaños.

Como puede apreciarse, fue un año donde la corrupción, las dificultades institucionales, el debate sobre los ajustes a la regulación económica y ambiental marcaron la atención nacional, más allá de los puyazos entre gobierno y oposición. Un gobierno impopular se encamina a su último tramo, con algunas políticas importantes en marcha – sobre todo en materia educativa -, con un desempeño político poco menos que discreto y a punto de iniciarse una campaña electoral. Y una oposición que no ofrece, hasta ahora, alternativas a los problemas arriba planteados.

Que el 2015 sea mejor que el agitado 2014 que hemos vivido hasta el día de hoy.

(Foto: Andina)

FISCAL DE LA NACION ES SUSPENDIDO POR 6 MESES

El peor año del Ministerio Público desde los tiempos de Blanca Nélida Colán se corona con la suspensión del Fiscal de la Nación.

El Comercio tuvo la primicia: Carlos Ramos Heredia no podrá ejercer su cargo por 6 meses por disposición del Consejo Nacional de la Magistratura.  Según el consejero Gastón Soto Vallenas, dicha decisión tomada por 4 miembros de la institución, busca no perturbar los cuatro procesos que tiene, ante dicha instancia, el actual titular del Ministerio Público.

Todas las investigaciones que se siguen contra Ramos Heredia tienen como centro su actuación como Fiscal Supremo de Control Interno en torno al caso Ancash – La Centralita. Diversas investigaciones periodísticas durante el último año han documentado varias cuestiones bastante sospechosas, resumidas en El Útero de Marita:

  1. Reconoció que se había reunido en diferentes ocasiones con Álvarez (y no ‘en plan tranqui’), quien era investigado en ese momento por presuntamente liderar una organización criminal que enfriaba opositores.
  2. Impulsó la destitución de José Checa, en ese entonces fiscal provincial provisional especializado en Delitos de Corrupción de Huaraz (probablemente la chamba menos apreciada de ese lugar) justo cuando investigaba la gestión de Cesitar (Alvarez, nota de DTP)
  3. Solicitó investigar y denunciar penalmente a cuatro fiscales anticorrupción del Santa (en Chimbote) que allanaron las instalaciones de ‘La Centralita’, que es donde supuestamente operaba la red criminal del ex presidente regional por supuesto “abuso de autoridad” (o sea, ‘se excedieron pe’) y supuestas irregularidades en esta diligencia.
  4. Se hizo el locazo con la necesaria investigación a Dante Farro, presidente de la Junta de Fiscales del Santa, pese a las diversas denuncias que daban cuenta de un bloqueo tan bravo a las investigaciones fiscales contra César Álvarez que daban ganas de convocarlo como arquero para la selección nacional.

La presión para la salida de Ramos Heredia se había intensificado en los últimos días. Proética (institución que agrupa a IPYS, Transparencia, ADEX y la Comisión Andina de Juristas) había condicionado su permanencia en la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción a la salida del Fiscal de la Nación de su cargo. El Comercio publicó un editorial solicitando la salida del titular del Ministerio Público. Diversos columnistas y abogados iban en la misma línea.
Pero quizás el dato más relevante para entender lo ocurrido hoy está en el propio comunicado de Proética:

Ante este llamado y luego de someterlo a discusión en el  pleno, el ministro de Justicia, Daniel Figallo,pidió a Proética no abandonar el grupo de trabajo para lo cual se comprometió a enviar un oficio al Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) a fin de que resuelva pronto los procesos contra el fiscal Ramos Heredia y determine su permanencia o no en el cargo.

Quizás pueda entenderse mejor el tuit lanzado por Ana Jara una vez conocida la noticia:

La conformación del CNM representa la institucionalidad del país. La CAN Anticorrupción q´preside la PCM, saluda su autonomía y decisiones!

Según César Romero, editor de judiciales de La República, Ramos Heredia se enteró de la decisión del CNM mediante un mensaje de texto recibido en su celular. Tiene 5 días hábiles desde la notificación de la sanción en su contra para presentar una reconsideración a la decisión.

La decisión es histórica. Blanca Nélida Colán prefirió renunciar en 2000. Es la primera vez que un Fiscal de la Nación es suspendido en el cargo.

Será Pablo Sánchez Velarde, por su antigüedad en el cargo – y anotemos, una persona de trayectoria impecable -, quien tome las riendas de la institución que estuvo en el ojo de las miradas públicas en 2014.

ACTUALIZACION (16:50): Habló Carlos Ramos Heredia con El Comercio. En breves declaraciones, indicó que acatará la resolución del CNM, pero que no renunciará al cargo. Veremos cómo terminan las investigaciones ante esta instancia.

ACTUALIZACION 2 (19:25): Volvió a hablar Ramos Heredia, esta vez en RPP. Y sacó chispas. A lo ya mencionado, indicó que sabia hace 48 horas donde está ubicado Martín Belaúnde Lossio e incluso dio alguna pista al respecto. Ello va a motivar una conferencia del Ministerio del Interior, aludido por el suspendido Fiscal de la Nación. La declaración de Ramos Heredia motivó las airadas protestas en redes sociales, pues se piensa que puede haber frustrado la captura del año.

(Foto: Perú.21)

21 HECHOS POLITICOS EN EL PERU DURANTE 2014

1. SE CIERRAN TODAS LAS FRONTERAS: Si un hecho hará que este año pase a la historia es este. Gracias a la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, Perú, luego de 193 años de vida independiente, logró consolidar todos sus límites, terrestres y marítimos. Si bien la sentencia no dio la razón a nuestro país en su totalidad, sí recogió varios de los fundamentos presentados por la defensa peruana. Si bien Chile ha reavivado la tensión por un triángulo terrestre, lo cierto es que las relaciones bilaterales se han ido conduciendo con corrección, gracias a ambas cancillerías, como a encuentros propiciados por la sociedad civil y la prensa de ambos países.

2. EL CASO ANCASH: El caso de corrupción más saltante del año. El presidente regional de Ancash, César Álvarez, montó una red destinada a obtener beneficios indebidos de contrataciones públicas, establecer una red de espionaje contra sus opositores y, además, asesinar a sus principales detractores. El homicidio del exconsejero regional Ezequiel Nolasco fue el punto de no retorno para un gobernante que hoy pasa sus dias en Piedras Gordas. A seguir el avance de las investigaciones.

3. LA INESTABILIDAD DE LA PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS: Tres personajes pasaron por el segundo puesto político más importante en el país durante el año. César Villanueva se fue por desavenencias con Luis Miguel Castilla sobre el incremento del sueldo mínimo vital, en un duelo en el que terminó terciando la esposa del Presidente de la República. René Cornejo quiso imprimir un ritmo reactivador de las inversiones, pero las acusaciones sobre conflictos de intereses y una torpeza de un asesor contra su principal opositor parlamentario – Víctor Andrés García Belaúnde – le costaron el puesto. Hoy Ana Jara tiene un perfil más partidario, con algo más de muñeca política, pero con dificultades para controlar a su elenco de ministros.

4. GOBIERNO EN MINORIA: Varios hechos mostraron que el gobierno se encuentra en un fuerte desgaste. Los dos últimos presidentes del Consejo de Ministros obtuvieron el voto de investidura con las justas. En el Congreso, ganaron la mesa directiva en forma bastante apretada. Y cada recambio de ministros implica la presencia de cuadros propios y de tecnócratas con poco perfil político. Quedan claros los límites de un gobierno con muchos técnicos pero con pocos políticos y sin partido.

5. VUELVE CASTAÑEDA: Luis Castañeda Lossio será alcalde de Lima desde el 1 de enero. Su énfasis en obras, la ambigüedad de su discurso en torno a la informalidad, rivales que no pudieron convencer que gobernarían para atender las demandas de los sectores populares de la ciudad y un control de daños sobre sus potenciales errores lo devolvieron a la alcaldía. Se teme por los posibles retrocesos en los avances que tuvo la gestión de su antecesora, Susana Villarán, quien no tuvo el manejo político suficiente para conectar con los ciudadanos.

6. UNION CIVIL YA: La campaña por derechos civiles del año. El proyecto propuesto por el congresista Carlos Bruce ya tiene el respaldo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público y el Poder Judicial, a través de opiniones legales, pero aún no es debatido en el Congreso de la República. Se requiere una estrategia política que apunte a un esfuerzo mayor de información y sensibilización hacia sectores populares, donde el rechazo es fuerte, y se requiere unir más los derechos aprobados con la idea de la Unión Civil. Generó, además, otro hecho histórico: que Bruce sea el primer congresista peruano en declararse homosexual.

7. ELECCIONES REGIONALES: ENTRE COALICIONES DE INDEPENDIENTES Y CASOS DE CORRUPCIÓN:  La elección regional de este año confirmó la hipótesis del politólogo Mauricio Zavaleta. En el ámbito subnacional tenemos coaliciones poco estables de políticos que se reúnen para un fin exclusivo: acceder a un cargo público. No existe una línea programática e ideológica entre ellos y lo que los hermana es la capacidad de poder obtener recursos y/o reducir costos para poder afrontar con éxito las campañas políticas. Estos incentivos para no constituir agrupaciones bien cohesionadas conducen a alianzas de coyuntura, pero también a un estímulo para la corrupción política. De allí que no sorprendan ni los resultados de este año, tanto en las urnas, como en las celdas.

8. LA LEY DE EMPLEO JUVENIL: La norma que generó la protesta social del año, que no solo se circunscribió a Lima. La desconfianza en los supuestos beneficios de la desregulación económica, 25 años de la instauración de un modelo liberal de mercado en el país, así como frente a un Estado incapaz de fiscalizar a actores formales e informales está en la raíz de las marchas contra una norma que, para variar, fue poco debatida y recién fue comunicada en todos sus alcances y límites con posterioridad a su aprobación. El debate sobre los ajustes institucionales e igualitarios al actual modelo está abierto. Ojo 1: Cuidado con las denuncias preventivas, señor Urresti. Ojo 2: Para quienes marchan, discrepar con los enfoques de la prensa sobre su protesta – varios de ellos lamentables – no da carta blanca para la agresión.

9. EL CASO BELAUNDE LOSSIO: Un empresario cercano al matrimonio Humala – Heredia obtiene negocios pingües para él y empresas allegadas a través de contrataciones en gobiernos regionales. Si bien el hecho no llega a conectar directamente con Palacio de Gobierno, no zanjar a tiempo con el personaje le cuesta al Presidente de la República buena parte de su credibilidad, atiza suspicacias sobre el origen de los fondos con los que vivió entre 2006 y 2011 y enciende en algunos irresponsables (felizmente aislados) el chip de la vacancia presidencial. Caso a seguir investigando en 2015.

10. EL MINISTERIO PUBLICO EN CRISIS: La elección de Carlos Ramos Heredia supuso destapar hasta que punto la institución que se encarga de la investigación delictiva en el país se encuentra en una grave situación. La trayectoria del hoy Fiscal de la Nación frente a los casos Orellana y Ancash le ha supuesto cuatro investigaciones ante el Consejo Nacional de la Magistratura, así como la debilidad frente a casos del presente que afectan a políticos del gobierno y la oposición. Tan mal anda la cosa que el CNM ha suspendido hoy a Ramos Heredia por 6 meses.

11. LA RED ORELLANA: El nombre de Rodolfo Orellana Rengifo fue mentado en las redacciones de varios medios desde, por lo menos, 2011. Pero fue durante este año que se conoció el alcance de su organización que involucró su participación en el caso La Centralita, lavado de activos, tráfico y apropiación ilegal de propiedades, otorgamiento de cartas fianza sin autorización de la SBS, conexiones políticas y con instituciones del sistema de justicia, así como un aparato de propaganda y difamación contra sus opositores. Orellana cayó en Colombia, gracias al trabajo de la Procuraduría de Lavado de Activos, un puñado de fiscales, periodistas y la acción conjunta de los propios agraviados.

12. DISPUTAS PENSIONARIAS: Otro debate de fondo en el país. La afiliación obligatoria de los trabajadores independientes a las AFP, finalmente derogada, puso en el centro de la discusión cuál es el futuro de los sistemas pensionarios que tiene el país, la necesidad de mayor información, así como la posibilidad de ir hacia una liberalización mayor de las reglas. Además, estuvo en el centro la situación de relaciones laborales dependientes encubiertas bajo el viejo truco del recibo por honorarios.

13. LA LEY UNIVERSITARIA: Otro tópico de vital importancia. Se cambia un sistema absolutamente anárquico por uno regido por una Superintendencia Nacional de Educación Universitaria, se pasa de licencias defintivas a renovables y se aspira a una educación de calidad. La norma elimina la Asamblea Nacional de Rectores y mantiene la existencia de las “universidades con fines de lucro” que ya han sido creadas, pero ajustadas a exigencias comunes a este tipo de casas de estudio. El 2015 será un año clave para evaluar su ejecución.

14. EL INICIO DE LA REFORMA DEL TRANSPORTE EN LIMA: A trompicones, comenzó la implementación de los corredores complementarios, en los ejes Tacna-Wilson-Arequipa y Javier Prado-La Marina, con características distintas. En ambos casos, urge seguir afinando la señalización y la frecuencia de los buses. Existe incertidumbre sobre la continuidad de un proceso que ya tiene licitadas la mayoría de las rutas y contratos ya firmados. He aquí un esfuerzo que no debe desaprovecharse.

15. CONFLICTOS DE INTERESES AL DESNUDO: Una filtración de correos electrónicos del expresidente del Consejo de Ministros René Cornejo reveló cómo algunos gestores de intereses tenían amplia llegada a la PCM durante este periodo. Asimismo, la actuación del ministro de Energía y Minas también fue cuestionada por haber pasado de un lado a otro del mostrador, en vinculación con una empresa de hidrocarburos. Ambos casos demostraron los límites de la actual legislación sobre lobbies y conflictos de intereses.

16. TENSIONES PEPECISTAS: El viejo conflicto entre Institucionalistas y Reformistas al interior del PPC se avivó durante todo el año. Contracampañas contra precandidatos, disidencias soterradas cuando se eligieron a los candidatos, postulantes poco carismáticos, una derrota cantada, menos distritos de los esperados en Lima, un desastre en provincias. Un conflicto que recién se resolverá el próximo año, con la elección interna dentro del partido.

17. ¿KEIKO VS. ALBERTO?: Si bien a Keiko no le ha ido mal este año (25-30% en las encuetas hacia el 2016, tres presidencias regionales en lugares favorables a ella, acercamiento al sector A con candidatos vinculados al empresariado), ha persistido la tensión con su padre durante todo el año, sobre todo, en torno al timing en que debería obtener su libertad, así como en cuanto al liderazgo y énfasis que tendrá Fuerza Popular. La pregunta es como se procesarán estas discrepancias en el futuro.

18. EL AÑO AMBIENTAL: En muchos sentidos, ha sido un año marcado por los temas ambientales. A la COP 20, realizada a fines de año, se sumaron otros hechos. Los reconocimientos a líderes indígenas como Ruth Buendía y Santiago Manuin, el paquetazo ambiental que recortó facultades de fiscalización a la OEFA y flexibilizó la obtención de determinados documentos, el asesinato de cuatro dirigentes asháninkas por su oposición a la tala ilegal, la deforestación en la Amazonía y el triunfo de un candidato vinculado a la minería ilegal en Madre de Dios fueron algunos de los hechos que marcaron un año agitado, en el que se visibilizaron más los problemas existentes, así como a dirigentes valiosos.

19. URRESTI: La aparición política del año. Antes que un personaje en sí mismo, Urresti es el síntoma de la búsqueda, en un sector de peruanos, de un personaje con mano dura, efectista frente a la inseguridad ciudadana, con respuestas rápidas que no sean precisamente compatibles con los derechos humanos e inflexible frente a las protestas ciudadanas.

20. LOS LIOS EN TORNO A LA MEGACOMISION: El grupo de trabajo que investigó la gestión de Alan García llegó a hallazgos importantes sobre la corrupción en su gobierno. Sin embargo, los mismos pasaron a un segundo plano debido a la serie de acciones judiciales que el expresidente interpuso para tratar de invalidar los informes. El destino final de los mismos recién se conocerá el próximo año.

21. EL JUICIO A FUJIMORI POR EL CASO DIARIOS CHICHA: Durante todo el año hemos podido ver testigos y documentos que comprometen al expresidente en el desvío de fondos para pagar campañas de desprestigio en contra de los opositores a su segunda ilegal reelección. Se espera una condena el próximo 7 de enero.

(Foto: El Comercio)

20 HECHOS QUE MARCARON EL MUNDO EN 2014

1. EE.UU. Y CUBA RESTABLECEN RELACIONES DIPLOMÁTICAS: En términos históricos y políticos, el hecho del año. Un anuncio conjunto comenzó el camino hacia la normalización de un vínculo interrumpido hace más de medio siglo. Para EE.UU., el reconocimiento que el embargo – cuya anulación depende de una decisión del Congreso – y otras medidas no han dado resultados para la democratización de la isla. Para Cuba, la aceptación que no pueden depender más de la ayuda de Caracas. Un primer signo de apertura de ambas partes pero, como dice MVLL, es probable que el camino chino o vietnamita sea el siguiente escalón que atraviese el proceso político cubano.

2. LOS DESAPARECIDOS DE IGUALA: 43 estudiantes de un centro de formación superior para maestros rurales fueron desaparecidos, todo indica, gracias a la orden de un alcalde coludido con la corrupción y el narcotráfico, en un estado mexicano, como Guerrero, con una historia de violaciones a los derechos humanos y surgimiento de movimientos armados que al menos tiene 40 años. Los límites de un sistema político acogotado por el narcotráfico y de la lucha contra este flagelo, así como la repetición de prácticas vulneratorias de derechos fundamentales en conextos subnacionales se manifestaron en un hecho que hizo que los jóvenes vuelvan a la calle en México.

3. ISRAEL Y PALESTINA DE NUEVO EN CONFLICTO: El intento de unificación del gobierno de la Autoridad Autónoma Palestina entre Hamas y el partido Al Fatah activó no solo las alarmas en el gobierno de derecha de Israel, sino también bombardeos enmarcados en la denominada “Ofensiva Margen Protector”. 2205 palestinos fallecidos, de los cuales más de la mitad eran civiles. El hecho volvió a poner en la mesa el entrampamiento de las conversaciones de paz, el poder de los sectores menos proclives al reconocimiento de una convivencia pacífica entre Israel y Palestina y el rechazo de la comunidad internacional. Por primera vez en la historia, América Latina dio una respuesta fuerte hacia Israel.

4. EL EBOLA NOS PONE EN ALERTA: Un virus con altas tasas de mortalidad, sobre todo en países pobres y con pobre nivel de acceso a medidas sanitarias básicas, volvió a presentarse en países africanos de la costa occidental. Sin embargo, la alarma se activó en el resto del mundo pues algunos casos se presentaron en países como España y Estados Unidos. La posibilidad de una pandemia mundial fue relativizada, pero la alerta cundió en todo el mundo.

5. IRAQ Y EL EJERCITO ISLÁMICO: Un movimiento radical sunita, conocido en el mundo entero por los videos de las ejecuciones de periodistas y civiles. Producto de las acciones de Al Qaeda – del cual se escindió – y de la oposición al gobierno iraquí actual. Más de 2000 personas asesinadas, desplazamiento de más de un millón de ciudadanos y el peligro de división del país. Ha realizado acciones en Iraq y en Siria y busca implantar un califato. Manejo mediático fuerte y financiamiento amplio. Quizás uno de los mayores peligros para la paz mundial en la actualidad.

6. BRASIL: PROTESTAS Y ELECCIONES: Víctima de su propio éxito, el modelo brasileño generó una nueva clase media que busca mejores servicios, un manejo económico más profesional, mayor lucha contra la corrupción y, por supuesto, mantener los logros de las últimas dos décadas. El Mundial de Fútbol fue el pretexto para desencadenar las protestas frente al alto gasto generado con motivo de este evento, en detrimento de reducir las brechas sociales. Rousseff ganó ajustadamente la reelección, pero tendrá que entender que el mensaje dado ha sido: hemos mantenido lo positivo que nos han dado en 12 años, pero se requieren ajustes macroeconómicos sin poner en peligro los programas sociales y hay que limpiar la casa. Veremos como van los siguientes cuatro años.

7. CONFLICTO EN UCRANIA: Una división interna sobre cual eje de integración privilegiar – Unión Europea o Rusia – llevó a una intervención militar rusa que empujó a un referéndum para la creación de un nuevo estado (satelite): Crimea del Sur. Para algunos, una demostración que Putin desea el restablecimiento de una mirada imperial para la potencia que dirige. Para otros, una forma de defender su zona de influencia. Con el precio del petróleo a la baja, veremos como le termina yendo a Rusia y a la primera república que se independizó de la URSS hace más de 20 años. Más de 4300 muertos durante el año a causa del conflicto marca el destino de este país.

8. SECUESTRO EN NIGERIA: BOKO HARAM: “Bring back our girls” fue una campaña mundial a través de redes sociales que puso en la agenda mundial al grupo nigeriano Boko Haram, cuyos miembros secuestraron a más de 200 adolescentes para convertirlas a la fuerza al Islam, en su versión más radical. El hecho puso sobre la mesa el rol de la mujer en países como Nigería, donde el Estado no es suficientemente fuerte para enfrentar a grupos fundamentalistas. Además, Boko Haram ha comenzado a extender sus actividades a otros países.

9. COLOMBIA: ENTRE LA PAZ Y ELECCIONES: El proceso de paz en Colombia ha tenido idas y venidas durante el año. Aún existe un entrampamiento en torno a cómo se resolverán los dilemas en torno a la judicialización de violaciones a los derechos humanos cometidas por los actores del conflicto, así como la aceptación de la vinculación de las FARC con el narcotráfico. Este tema fue el eje central de la campaña del presidente Juan Manuel Santos, que logró su reelección. El expresidente Alvaro Uribe es el principal opositor a las conversaciones en La Habana.

10. COP 20: La cumbre previa a la suscripción – esperemos – de un Acuerdo Global para enfrentar el cambio climático, se llevó a cabo en Lima y se prolongó un día y una noche más allá de lo normal para poder contar con un texto final denominado “Llamado de Lima para la Acción Climática” y un anexo que contiene el borrador de dicho acuerdo. Se notó la dificultad para arribar a un consenso en torno a lo que significan responsabilidades compartidas y diferenciadas, así como para aceptar un mecanismo de pérdidas y daños que beneficiaría a los países que más sufrirán con este fenómeno.

11. EL FIN DE LA TRANSICION ESPAÑOLA: Tres sucesos marcaron, en forma clara, el fin del ciclo político iniciado en 1975. La muerte de Adolfo Suárez, principal arquitecto de la transición a la democracia; la abdicación del rey Juan Carlos I, uno de los actores centrales del cambio del franquismo a una monarquía constitucional y el surgimiento de Podemos, un partido populista que desafía el bipartidismo tácito establecido entre el PSOE y el Partido Popular.

12. REFERÉNDUM EN ESCOCIA: Con susto para Londres de por medio, la mayoría de escoceses decidieron mantenerse como parte del Reino Unido. El debilitamiento del país como potencia global – debido a que las reservas de petróleo y gas se encuentran en territorio escocés – así como la cobertura de salud, los peligros de déficit fiscal y el rol que tendría Escocia frente a la Unión Europea fueron los principales argumentos a favor del mantenimiento de la unión que ya lleva 407 años. Quedan por negociar mayores facilidades tributarias, así como algunas competencias más para Escocia.

13. MIGRACIONES EN ESTADOS UNIDOS: ¿CAMBIO DE RUMBO? En un año donde más de 52,000 menores de edad centroamericanos viajaron masivamente a Estados Unidos para reunirse con sus familias y siendo la minoría hispana la más importante en dicho país, Barack Obama decidió dictar una regularización provisional para 5 millones de ilegales.

14. VUELVE BACHELET: Llegó en olor de multitud. Y termina diciembre con mayor desaprobación que aprobación. La segunda presidencia de Michelle Bachelet está marcada por el impulso a un paquete de reformas (tributaria, educativa y, el próximo año, constitucional) en un contexto de desaceleración económica y de altas expectativas ciudadanas. El 2015 será decisivo para ver hasta donde podrán llegar los cambios que propuso en su programa de gobierno.

15. PROTESTAS DEMOCRÁTICAS EN HONG KONG: Los límites del modelo de economía de mercado y partido comunista único se vieron en una serie de manifestaciones desarrolladas en el exenclave comercial inglés, frente a los límites puestos para la elección de candidatos, que serán monitoreados por el PC Chino. Cabe recordar que Hong Kong tendrá un estatus especial durante varios años más. Queda claro que el sistema de vida más occidental no podrá ser absorbido fácilmente por el régimen.

16. MALALA NOBEL DE LA PAZ: Malala Yousafzai tiene 17 años y es la ganadora más joven del Premio Nobel en toda su historia. Esta joven activista paquistaní ha sido eficaz en la denuncia de la vulneración de los derechos de las mujeres por parte del régimen talibán, que impide la educación de las mujeres y ha cerrado centros educativos. Esta labor le ha costado amenazas y atentados en su contra. Uno de los rostros más esperanzadores para la humanidad que ha surgido en el último lustro.

17. ULTRADERECHA EN EL PARLAMENTO EUROPEO: Partidos nacionalistas en Francia y Reino Unido obtuvieron resultados importantes en la elección para el Parlamento Europeo. Antes que la crisis económica, la formación de identidades parece ser el eje articulador de estos grupos, en un contexto en el que los partidos que han dominado la política de ambos países atraviesan momentos difíciles.

18. LOS SUCESOS DE FERGUSON: Michael Brown, joven afroamericano de 18 años, fue asesinado por un oficial de policía. El hecho generó una serie de protestas – algunas pacíficas, otras no – que volvieron la mirada hacia la forma cómo los cuerpos policiales estadounidenses tratan a los ciudadanos afrodescendientes en su país.

19. MUERE GABRIEL GARCÍA MARQUEZ: Uno de los mayores escritores latinoamericanos del siglo XX partió, en un año donde varios íconos latinoamericanos (Chespirito, Gustavo Cerati) también murieron. La influencia del autor abarca su aporte al surgimiento de un fenómeno – el boom – que revolucionó la narrativa latinoamericana, el periodismo, sus posiciones políticas y el cine. Cien Años de Soledad es considerada, con justicia, uno de los grandes clásicos escritos en lengua castellana de todos los tiempos.

20. DIFERENDOS MARITIMOS SUDAMERICANOS ANTE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA: Para el Perú, sin duda, el acontecimiento internacional del año fue el cierre de todas sus fronteras, a través de la sentencia de la CIJ que fijó los límites marítimos con Chile. Sin embargo, no ha sido la única diferencia respecto a este tema que se dilucidará ante este organismo jurisdiccional. Bolivia demandó a nuestro vecino del sur, para que este le reconozca una salida soberana al mar. Chile alega que su vecino altiplánico no puede ir contra los tratados de límites de 1904.

(Foto: AP)

URRESTI Y LA VISION CONSERVADORA SOBRE LOS AÑOS DE VIOLENCIA

El repudio nacional contra Sendero Lu­minoso y el Mova­def, agrupación que busca la salida de Abimael Guzmán y sus huestes de la cárcel, es bastante justifica­do. Sin embargo, acciones como las emprendidas el viernes último por el minis­tro del Interior, lejos de ser efectivas contra este último grupo, constituyen un acto de torpeza mayúscula que ha sido aplaudida por el lado más conservador del espec­tro político. ¿A qué se debe?

Existe una visión que enfati­za que lo ocurrido entre 1980 y 2000 solo puede ser carac­terizado como terrorismo y que, por tanto, cualquier otra definición –como conflicto armado interno- es una “con­cesión” a Sendero. En esa lógica, cualquier método es permitido para su derrota. Quienes propugnan esta idea muestran condescendencia con las violaciones a los dere­chos humanos cometidas por agentes del Estado, siendo aún más papistas que la pro­pia familia militar policial. Por ello, vitorean a Urresti –investigado por el asesinato de un periodista en este pe­riodo- y censuran iniciativas como el Lugar de la Memoria o la Comisión de la Verdad y Reconciliación que, paradóji­camente, son repudiadas tam­bién desde el senderismo.

El conservadurismo polí­tico olvida que la mejor va­cuna contra Sendero fue la inteligencia policial efectiva –y no efectista– y armar ca­sos judiciales contundentes. El griterío es bueno para la tribuna y hasta para una catarsis colectiva. Pero si se quiere evitar que el Movadef crezca, no será una pechada de Urresti lo que lo impida.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 28.12.2014)

(Foto: La República)

MML: TRANSICION COMPLICADA

En medio de las protestas por la Ley Laboral Juvenil – frente a las cuales, aparentemente, el gobierno buscaría ceder en algunos puntos para evitar que la norma se derogue – y las apariciones mediáticas del ministro del Interior, ha pasado algo desapercibida la forma en cómo se viene afrontando la transición del gobierno municipal en Lima.

Al culminar el gobierno de Susana Villarán, se puede concluir que nos encontramos ante una gestión regular, con varios aciertos y también varias deudas. Entre los primeros, se encuentra el inicio de la reforma del transporte público, el desalojo de La Parada y una mejor puesta en valor del Mercado de Santa Anita, un programa como Barrio Mio que mejoró el programa de escaleras de Luis Castañeda Lossio, una política cultural sin precedentes en la ciudad, continuidad en la política de mejora de los parques zonales y la concesión de grandes obras para la ciudad  (o la mejora en las condiciones de las mismas, como ocurrió con Vía Parque Rímac). Entre las segundas, un manejo político y comunicacional que nunca pudo terminar de entender las necesidades y demandas de los limeños, la falta de atención a los problemas de tránsito generados en Barranco, las pocas explicaciones sobre las demoras en las obras del Túnel Santa Rosa – hoy se sabe que el origen de las demoras estuvo en un error de diseño de parte de la administración Castañeda (pregúntenle a la gente de Graña y Montero) -, demoras en algunas obras (Costa Verde Sur es el más claro ejemplo), se percibió la presencia de más ambulantes en el Centro y solo en el último año de gestión se han dedicado más a este tema (gracias a Susel Paredes) y poner la arena en la playa La Herradura fue un perjuicio más que un buen remate de una obra.  Y aún deja pendiente el tema del mercado minorista de Tierra Prometida.

Pero más allá de este balance de la gestión saliente, lo cierto es que la transición enfrenta varios escollos complicados.

De un lado, queda claro que Luis Castañeda Lossio ya ha logrado atraer a algunos de sus otrora contrincantes. Es sintomático que Fernán Altuve y Jaime Salinas estén interviniendo en el equipo de transición del nuevo alcalde. De allí que ahora se vuelva más importante un posible acercamiento entre el APRA y Diálogo Vecinal para contar con una oposición en serio dentro del Concejo Metropolitano.

Asimismo, han quedado claras las diferencias sobre manejo de presupuesto entre ambas gestiones. Desde Solidaridad Nacional se ha dicho que la Municipalidad Metropolitana de Lima se encuentra quebrada, que se deben despedir a varios trabajadores CAS y que el gasto en inversión pública es bastante pobre. Mientras que la gestión Villarán ha respondido con cifras en el Concejo Metropolitano, ha indicado que hay servicios esenciales que requieren a trabajadores que no se pueden despedir y que el gasto en inversión pública se incrementa a lo largo del año en cada ejercicio presupuestal.

En una posición intermedia, el regidor del PPC Alberto Valenzuela hizo las siguientes precisiones en Perú.21:

Y en el caso del mandato de Susana Villarán, así como hay un gasto excesivo en lo administrativo, también hay que reconocer que existe un gasto que va para pagar las planillas de personal que cumple una labor en las calles, como los inspectores de transporte urbano, los serenos y otros. Hay que diferenciar esos dos gastos corrientes porque algunos sectores podrían quedar desatendidos con los despidos previstos por la nueva gestión.

Por una posición política, se corre el riesgo de que Lima vuelva a tener una administración que pretenda hacer todo de nuevo, como si ya no existieran determinados avances.

Hasta el momento, más allá de las críticas, se desconocen los planes de Castañeda y Solidaridad Nacional para la comuna limeña, porque del anuncio del monorriel no se ha pasado. Empezarán despidiendo gente, pero no se sabe cuáles son sus planes para la ciudad.

Y este es el principal problema. Más allá del consabido lema sobre el regreso de las obras, no se conoce cuales son los planes de Castañeda para Lima. Con un plan de gobierno paupérrimo – desnudado desde algunos medios así como por candidatos como Enrique Cornejo -, sin una visión clara de la ciudad, hasta el momento los voceros del alcalde (que no se ha mostrado en ninguna actividad de la transición) no han indicado que quieren hacer con la ciudad. E incluso son desmentidos por quienes han sido críticos de la gestión, como Valenzuela, en cuestiones básicas como el monto en soles de los proyectos aprobados para la ciudad. Medio en broma, medio en serio, desde este blog hemos señalado que las obras que Castañeda podrá inaugurar el primer año son aquellas que Villarán ha dejado ya encaminadas.

En apenas cuatro días, el señor Castañeda asumirá el mando de la ciudad, gracias a la voluntad popular. Sin embargo, hasta ahora no nos explicita que es lo que hará, que obras realizará, que políticas priorizará y si continuará lo más importante del legado de su antecesora. Peor aún, no aclara si es que las declaraciones de sus cheerleaders no son más que el pretexto perfecto para declarar a la Municipalidad Metropolitana de Lima en emergencia, a fin de evitar que determinados procesos de licitación y adjudicación de bienes y servicios pasen por la vigilancia del Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado. Es hora que se deje de lado el silencio y se pase a las aclaraciones. Y, claro está, los medios que fiscalizaron con rigor a la gestión Villarán deberían tener la misma vara de medición con el alcalde entrante.

(Foto: La República)

CANCILLERIA PERUANA: PERSONAJE DEL AÑO 2014

Si bien el año se ha encontrado marcado, en toda su extensión, por algunas líneas matrices que lo han atravesado (corrupción, descentralización, el tira y afloja entre crecimiento económico y regulación ambiental y laboral), desde este espacio consideramos que la Cancillería peruana ocupa el lugar más importante en lo que se refiere a decisiones históricas durante este año.

En primer lugar, por el cierre definitivo de todas las fronteras. El fallo de la Corte Internacional de Justicia respecto del diferendo limítrofe entre Perú y Chile acogió buena parte de la tesis nacional respecto de esta materia. Se reconoció un territorio marítimo que, hasta el 27 de enero, no pertenecía claramente a la soberanía nacional. Y ello fue producto de un trabajo que atravesó tres gobiernos distintos, que implicó un proceso bastante delicado, pues implicaba abrir un flanco nuevo en las relaciones con el vecino del sur. Y, además, implicó un trabajo de equipo. Si bien los excancilleres Allan Wagner y Víctor Andrés García Belaúnde eran los rostros visibles del proceso, un conjunto de abogados internacionales, abogados peruanos, diplomáticos, cartógrafos y diversos profesionales intervinieron en la empresa más exitosa que ha tenido la Cancillería peruana en los últimos años.

En segundo lugar, por buscar fijar posición en temas importantes. Lo más resonante fue la decisión conjunta, con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, para llamar en consulta a nuestro embajador en Israel, luego de los bombardeos sobre la Franja de Gaza. Un suceso que mereció los insultos del representante diplomático israelí. Aquí el Perú reafirmó una línea clara: solución de los problemas entre los Estados con arreglo al derecho internacional, rechazo a actuaciones que vulneran los derechos humanos, reconocimiento del derecho a la existencia de los estados de Israel y Palestina.

En tercer término, porque nos encontramos ante una institución que escapa a la regla no escrita en el Estado peruano en la que las denominadas “islas de eficiencia” están vinculadas a los sectores productivos o económicos. Torre Tagle ha tenido buena fama profesional y la ha sabido mantener, más allá de algunos comentarios proferidos por algunos halcones que tienen una mala comprensión de lo que constituyen cuestiones de real politik. Ello se ha visto tanto en sus acciones cotidianas como en hechos importantes para el país. Aún se tiene pendiente contar el rol que jugó el actual Canciller, junto al ministro del Ambiente, para evitar que la COP 20 fuera un fracaso de primer orden y un papelón internacional.

Finalmente, porque el cierre de nuestra última frontera, en sí mismo, es el acontecimiento histórico por el que se recordará, en los libros, el año que hoy termina. Y allí nuestra Cancillería tuvo un rol central y determinante. Una de las instituciones más añejas de la República ha demostrado que el Estado peruano puede ser eficiente, tener líneas claras y comportarse a la altura de las circunstancias. Por ello, nuestro reconocimiento.

NAVIDAD

Resulta curioso que la Navidad, una fiesta que, en principio, es una festividad religiosa, se ha convertido en una de las celebraciones más ecuménicas, congregando a creyentes y no creyentes alrededor del mismo espíritu. No solo se trata de la coincidencia con fechas significativas de otras religiones o con fiestas seculares pasadas (Saturnalias) o más contemporáneas (el Festivus, por ejemplo), o por la actividad comercial intensa durante esta fecha.

Creo yo que se despierta, al final del año, un legítimo deseo de compartir, desde lo que se pueda tener, con lo demás, no solo bienes materiales en forma de regalos, sino también la necesidad de construir un futuro mejor. Al coincidir con el mes con el que concluye nuestro calendario, la Navidad también suscita reflexión sobre lo hecho durante el periodo anterior, motiva reuniones familiares, nostalgia por amigos que retornan o que se van en estas fechas, sentimientos que van más allá de una creencia religiosa. Se trata de una época en la que, más allá del estrés que genera el tráfico en toda gran ciudad, la necesidad del reencuentro personal se intensifica, en todas sus manifestaciones.

Para quienes somos creyentes y celebramos en esta fecha el nacimiento de quien consideramos que es nuestro Salvador, vale la pena recordar el sentido de esta festividad. Implica la encarnación de Dios en una criatura que consideramos se hizo a su imagen y semejanza. Encarnación que se realizó en un tiempo y lugar bastante peculiar: una colonia de uno de los mayores imperios de la historia de la humanidad, en medio de un censo, sin posada, con un padre adoptivo, en uno de los lugares más humildes de la sociedad judía de la época. A partir de la sencillez de un nacimiento en un pesebre, la esperanza vuelve al mundo y la luz brilla en las tinieblas.

Se trata de una esperanza, como indica Gustavo Gutiérrez, que se enraíza en el mundo actual y que puede ser un factor que inspire un movimiento que permita alcanzar una sociedad más justa y fraterna. Lo que los católicos denominamos construcción del Reino de Dios en la tierra. Y que cualquier persona, creyente o no, puede aspirar a llevar a cabo.

Sea cual fuere el motivo que cada uno de ustedes celebre, esta fecha constituye un alto en el camino en medio de la vorágine de la vida cotidiana. Disfrútenla. Nos vemos el 26 de diciembre.

LECCIONES DE LA SEMANA LABORAL

1. El gobierno subestimó la protesta. Desde Palacio se pensó que las fiestas de fin de año harían que los jóvenes se relajen. La marcha de ayer fue aún más contundente que la de la semana pasada. No se puede subestimar el poder de una protesta de jóvenes en vacaciones, que consideran que la norma afecta su perspectiva laboral y que, además, potencialmente toca su bolsillo. Puede que la cuestión amaine hasta luego de Año Nuevo, pero el verano amenaza ser caliente.

2. Mucha tecnocracia, poca política: Contar con buenos cuadros técnicos garantiza contar con ideas que puedan bien sustentadas en el papel, pero no necesariamente bien defendidas ante los medios. El papelón hecho desde el MEF y PRODUCE sobre la defensa de la norma laboral juvenil – a destiempo, con argumentos que no lograban “enamorar” a los jóvenes y hablando solo para los convencidos – demuestra que nuestros tecnocrátas elevados a ministros requieren un curso intensivo de reflejos políticos. El tema laboral es bastante sensible pues choca directamente con el bolsillo de la gente. De allí que se requiera más política que nunca.

3. Reflexión necesaria en sectores más liberales y libertarios: Han terminado confundiendo, en algunos casos, ideología con realidad. Los deseos de un experimento de reducción de derechos laborales para ver si con ello el país se formaliza se dan de bruces con un país que no desea un capitalismo de Estado o socialismo, pero si acceder a los beneficios del crecimiento económico en mayor medida. Junto con las cifras que muestran para presentar sus medidas, requieren mayor empatía con un ciudadano común y corriente que los ve tan ajenos a sus intereses como a un dirigente de la CGTP. No solo se requiere data, también saber comunicar más allá de los sectores ya convencidos.

4. El régimen laboral peruano ya no da para más: Puede que, en razón de la naturaleza de algunos sectores, se requieran algunas regulaciones especiales, pero queda claro que frente a los problemas de productividad, informalidad y necesidad de empleo, el actual modelo queda agotado y no se requieren más parches. Se requiere un equilibrio entre las necesidades de reducción de costos por parte de los empleadores (quizás entrar más por el tema tributario pueda ser una salida) y los legítimos reclamos de los trabajadores por mejores ingresos. Este debate debe desprenderse, además, de los dogmas ideológicos vistos en estas semanas y optar por un saludable punto medio.

5. Fiscalización laboral a gritos: Si en algo se ha logrado coincidir, tanto por defensores como por detractores de la norma, es que la capacidad coercitiva del Estado en el tema laboral debiera ser tan temida como la SUNAT, pero hasta el momento la SUNAFIL no tiene filo, los inspectores laborales también reclaman por sus propios derechos y el Ministerio de Trabajo es uno de los sectores con menor presupuesto. Aquí hay una tarea pendiente para este y para el siguiente gobierno.

6. Los temas de productividad y competitividad no solo van por el tema laboral: Como bien apunta hoy David Rivera:

En el mediano y largo plazo la salida pasa por un proceso de desarrollo productivo, por una apuesta por la innovación, la ciencia y la tecnología, y por una reforma de la educación, campos todos en los que se está avanzando en mayor o menor medida –y que debieron impulsarse en la época de las vacas gordas–. Solo cuando logremos crear un sistema que incentive la innovación y la generación permanente de valor agregado, así como una mejora constante de la productividad, podremos garantizar beneficios laborales y sociales para las mayorías, no para una minoría.

7. Los que quisieron ganarse alguito y no pudieron: El APRA intentó deslindar tanto de la norma como de las envalentonadas declaraciones del ministro Urresti de ayer, pero le recordaron a la Ley Pyme que no ha logrado el éxito esperado en materia de formalización laboral, como su manejo de conflictos sociales (Bagua, sobre todo), en lo que es un adelanto de la campaña electoral. El fujimorismo se dividió, con Keiko reculando en el apoyo inicial a la norma y Martha Chávez renunciando a la presidencia de la Comisión de Trabajo en respuesta a su lideresa. No se prevé cual línea va a primar al final. Y PPK, como ya hemos señalado en días anteriores, expresó las limitaciones de un candidato que no sabe como ampliar su limitada base electoral.

8. Un electorado joven difícil de asir: Ni de izquierdas, ni de derechas y desconfiados de todos los políticos. Que tienen inquietud por sus derechos. Lejanos de los modelos de los 70s y 90s en varios casos. Tratando de encontrar su propia voz. Y buscando un candidato. Ayer no solo se movilizaron por una Ley. Hay algo más que se está moviendo en dicho sector y que, con más calma, requiere observarse con detenimiento para ver hacia donde va a ir.

9. Déjense de encasillar a los jóvenes en categorías tipo millenials. El marketing puede servir para muchas cosas, pero no para reemplazar el análisis político y las ciencias sociales. Y poner a los chicos como unos viciosos de Esto es Guerra y de los celulares como única característica es francamente penoso.

(Foto: Luis Davelouis)

LOS LIMITES DE LA TECNOCRACIA

Una interrogante que escucho en algunos círculos AB es la siguiente: ¿si el gobierno tiene tan buenos ministros en términos académicos y buenos técnicos en determinados sectores, por qué termina retrocediendo en muchas de sus políticas? Este argumento se escuchó en torno al tema de la AFPs y se vuelve a escuchar ahora frente a la Ley Especial para el Empleo Juvenil.

Una primera explicación puede ser la indicada por Juan Carlos Tafur, sobre todo, en torno a los modales de cierto sector de derecha:

En la derecha, el liberalismo se ha dejado contaminar por criterios autoritarios, mercan­tilistas y ultraconservadores, perdiendo así su filo reformista. Lo que es más grave, muchos liberales pare­cen creer que las reformas pendientes deben ejecutarse según los usos y costumbres de la década fujimo­rista, sin demo­cracia y sin de­bate, y por eso, cuando aparecen grupos opuestos que ejercen un entusiasta activismo, no atinan a responder.

Pero creo que el elemento ideológico solo es una parte de la explicación. Muchos de los tecnócratas actuales y de las nuevas generaciones toman su distancia (política) frente del fujimorismo.  E incluso varios de quienes trabajan en determinados sectores ni siquiera se podrían ubicar o reconocer como de derecha. La respuesta, creo yo, está en un fenómeno mayor.

En un articulo bastante recomendable, escrito en 2012 – luego que quedara claro que la única gran transformación en el gobierno era la del propio Ollanta Humala, huérfano de cualquier convicción ideológica – Alberto Vergara describió claramente el cuadro que vemos en una parte del Estado peruano durante varios años:

De un lado, en el Estado, el fortalecimiento de una capa de tecnócratas que ha paulatinamente ganado presencia, solvencia e importancia, hasta convertirse en una suerte de garantes de la continuidad. No son unos guardianes ideológicos de la continuidad, sino los guardianes burocráticos de unos procedimientos y normas que son considerados como lo eficazmente correcto. Esta nueva capa tecnocrática no tiene más de diez o 15 años, y aún es incipiente (no se trata de un servicio civil como el de otros países, es más informal), pero se ha hecho silenciosamente imprescindible. Saben las de cuco y caco en el Estado. Migran de un ministerio al otro, y son los supremos creadores e intérpretes del ROF, el MOF y el resto de sagradas escrituras del buen funcionario público. Es el mundo de los Secretarios Generales, quienes llegan a los ministerios con sus cuadrillas (generalmente con un asesor principal, un jefe de administración, un jefe jurídico, otro de presupuesto) y le informan al ministro cómo son las cosas. El ministro suele estar perdido en el espacio al tomar el despacho y ruega encarecidamente por un Secretario General que ya haya sido Secretario General y es así que este y su cuadrilla se encargan de que las cosas se hagan bonito (o sea, que se replique la manera en que se llevaban a cabo durante los gobiernos anteriores), e impiden que el impresentable del ministro (¡un político!) y su panda de comechados (¡otros políticos!) arruinen la eficiencia ganada en estos años. Han sido formados en un habitus impregnado de unos principios, prácticas y políticas chorreados desde el MEF y los organismos internacionales que han terminado convirtiéndose en los criterios neutros y correctos de la administración del Estado. Para decirlo en palabras de un ex Secretario General, “nosotros construimos la memoria institucional”. Aunque nadie lo acepte con todas sus letras, es una capa que reproduce los valores de la nobleza de la tecnocracia: el MEF. Si me permiten intelectualizarlo, es el mundo de Pierre Bourdieu. Ahora bien, esta tecnocracia itinerante no es poderosa únicamente por su propia virtud, sino, como lo mostraré luego, porque lidia con una clase política indecentemente pobre e incoherente, a la cual es muy fácil limarle los dientes reformistas y filtrarle la agenda inmovilista

¿A qué se debe esta situación? Para Vergara, hay dos elementos que confluyen en esta situación: De un lado, una clase política bastante pobre, con partidos poco sólidos (si es que no son coaliciones de independientes), que arriban sin cuadros para gobernar y con parlamentarios que son dúctiles a defender un programa distinto con el que arribaron al poder. De otro lado, un modelo económico que ha permitido crecimiento sostenido durante más de una década.

Pero creo que hay un elemento cultural detrás. Existe, en un sector de peruanos, la esperanza puesta en un “presidente gerente” que, como lo planteaba Platón con el “rey filósofo”, pueda “sacar de la caverna” (antimercado) a todos los peruanos. Cuando cientos de jóvenes entre 18 y 24 años, así como entusiastas entre 25 y 45 años, adoraban a PPK porque “sí sabe como hacerlo”, estaba la esperanza de un gobernante tecnocrático que, junto a un grupo de técnicos (con PhD), podría darnos el gran salto hacia el desarrollo (entendido únicamente en su variable económica). En esa visión, la capacitación técnica era tan o más apreciada que la formación humanística, a pesar que ambas resultan indispensables para una buena educación de cualquier persona. Y, claro está, los temas institucionales se reformarían “por añadidura”.  Esa visión, claro está, ha sido exacerbada por los dos elementos ya señalados por Vergara.

El problema es que una visión de ese tipo da por presupuesto que el Perú es un país de liberales económicos conversos y que quienes discuten el modelo son un conjunto de rojos que quiere evitar el progreso del país (El Perro del Hortelano, Alan García, 2007). Pues ni lo uno ni lo otro. Como bien señaló hace algunos años Alfredo Torres en su libro sobre opinión pública, una de cada cinco personas está a favor de una posición abstencionista del Estado en la economía, mientras que la cuarta parte está en una posición socialista tradicional. La mayoría se inclina por un mercado regulado en distintos grados y matices dependiendo de cada persona. Por ello es que temas como los laborales resultan sensibles.

Pero también existen otros límites a la visión tecnocrática. Los hoy ministros Piero Ghezzi y José Gallardo escribieron un interesante libro sobre las tareas pendientes para la economía peruana. Pero que, según Vergara, tenía detrás el mito del gobierno tecnocrático:

Seguramente es deseable tener más profesionales con PhD en el Estado, pero sobre todo necesitamos rehabilitar la relación entre Estado y ciudadanía de tal manera que las políticas económicas exitosas de los últimos veinte años tengan continuidad en el tiempo mediante pactos que involucren a la sociedad y sus representantes políticos y no que prosigan por la mera imposición de sectores sociales o tecnocráticos sin legitimidad electoral.Nuestro sistema carece de la legitimidad (y, por tanto, de la estabilidad) que nace cuando se encuentran ciudadano y política pública por la vía de la política y sus representantes. Somos una democracia representativa, si acaso hace falta recordarlo. Es esta carestía la que nos pone al borde de patear de tablero cada cierto tiempo. Los tecnócratas no construyen legitimidad.

Me resulta difícil imaginar cómo podríamos superar esa desconfianza entre ciudadanía y políticas públicas a partir de las recetas de este libro. Tomemos por ejemplo lo propuesto para crear unas economías regionales más dinámicas. Los autores reclaman un Estado más activo para incentivar la inversión privada (o sea, para repetir la idea, en términos económicos se plantan a la izquierda del mainstream limeño), pero cuando se trata de establecer cómo se debería implementar todo ello nos dicen que “estas políticas deberían ser directamente coordinadas desde el MEF” (p. 166). Y entonces yo me pregunto: ¿y las regiones no tendrán algo que decir en asuntos regionales? En fin, se otorga poca voz a la sociedad a lo largo del libro. Ella es, más bien, fuente de problemas: “El caso de Cajamarca es un ejemplo notable de cómo la acción de grupos de interés con influencia (una empresa de escala mundial, grupos políticos regionales, proveedores, grupos ambientalistas, grupos políticos nacionales, productores informales) causan un funcionamiento burocrático largamente imperfecto” (p. 93). A menos que yo haya comprendido mal, ¿lo imperfecto es que exista la sociedad con sus intereses divergentes? ¿Deberían los cajamarquinos de toda tendencia ser súbditos dóciles del “funcionamiento burocrático” perfecto? ¿Qué tipo de democracia sería esa?

Vale la pena preguntárselo porque el anhelo de tecnocracias iluminadas tiene en el Perú y en América latina un viejo pedigrí autoritario. Cada quien ha creído que su propia tecnocracia era la buena y la que sabía “de verdad” lo que el país requería. Lo creyó Velasco y sus militares leídos (Alfred Stepan les llamó “the strategic elite”) y también lo creyeron Fujimori y sus Boloñas. Pero, como demuestra la experiencia, estos proyectos desligados de la sociedad y encabezados por lúcidos tecnócratas, llegado el momento se desvanecen pues carecen de legitimidad popular. Sin contacto con la sociedad, sucumben cuando la cosa se pone cuesta arriba. Para bien y para mal, la democracia no es el sistema donde se premia necesariamente a las mejores ideas, sino a quienes construyen coaliciones exitosas para sacar adelante esas ideas. Cuanto más inclusiva la coalición, más legitimidad obtiene la reforma y mayores las posibilidades de que perdure en el tiempo. El tecnócrata es un tigre de papel sin respaldo político. Esta preocupación por la política, lamentablemente, no aparece en el libro.

Termino. Considero que es importante que, cada día más, el sector público tenga a personajes calificados en sus puestos más altos, asesores y mandos medios. Será una importante contribución para el país. Sin embargo, estos técnicos no deben olvidar que su ingreso al Estado supone su entrada a un campo en el que deberán negociar, convencer, dialogar y también tomar decisiones. Implica formar coaliciones, saber persuadir y no hablar con un tono de quien está siendo condescendiente con el ciudadano. Supone conocer los argumentos contrarios para saber como rebatirlos y no ridiculizarlos. Y, sobre todo, implica tener claro que no se habla para los ya convencidos.  No basta con tuits coordinados en todas las cuentas del Poder Ejecutivo y que, además, pueden ser rebatidos con cierta facilidad. En suma, implica hacer política, palabra a la que nuestros tecnócratas deberían perderle el miedo.

(Foto: Perú.21)