LIOS EN SUNAFIL

SUNAFIL no es una marca de medicamento. Es la sigla de Superintendencia Laboral de Fiscalización Laboral, entidad creada en este gobierno para el cumplimiento de las normas sobre trabajo en el país, en entidades privadas. Bajo su dirección se encuentran los inspectores laborales de todo el Perú y se encuentra, recién, en su etapa de implementación institucional.

Un año después de su creación, SUNAFIL se ve inmersa en su primer lío. Y no precisamente por fiscalizar bien o mal a una empresa. Hoy Ricardo Uceda comenta cómo se hizo renunciar al Intendente Nacional de Supervisión, Christian Sánchez. ¿El motivo? La suscripción de un comunicado público en contra de flexibilizar las normas laborales. Vía La República:

El comunicado público expresaba el punto de vista de un grupo de abogados y economistas contrarios a flexibilizar la legislación laboral. Entre los que plantean la reforma están los gremios empresariales. Según el pronunciamiento, las empresas, en un momento de desaceleración económica, pretenden mantener sus ganancias a costa de la precariedad en el empleo de los peruanos. Añadía que las actuales normas no obstaculizan el crecimiento ni la competitividad. El comunicado fue firmado por algunos funcionarios públicos, entre ellos Guillermo Miranda, jefe de la Oficina de Asesoría Jurídica del Ministerio de Trabajo, y Christian Sánchez, intendente de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL). Había uno más del sector, un asesor ministerial. Pero solo a Sánchez le fue pedida la renuncia.

Como bien explica el periodista, existe un debate que – por lo menos – tiene más de una década en páginas económicas y discusiones jurídicas en el país: ¿qué hacer con las normas laborales peruanas? Para un sector, resulta indispensable flexibilizar más las reglas existentes, debido a que existen demasiados sobrecostos para los empleadores y, además, las normas laborales actuales no permitirían la incorporación de amplios sectores de trabajadores a la formalidad laboral o pasar de contratos fijos a plazas estables. Para otro sector, la responsabilidad no está en hacer estos ajustes, sino en contar con instituciones que realmente fiscalicen el cumplimiento de los diversos regímenes laborales que se encuentran en el sector privado.  Una discusión que, además, ha impedido en términos prácticos la aprobación de una Ley General del Trabajo que ordene todas las normas laborales existentes en el Perú.

El comunicado arriba anotado, inscrito en la segunda línea de debate antes mencionado, fue publicado el 16 de octubre en La República. Entre los firmantes figuran el exministro de Trabajo Javier Neves, el Decano de la Facultad de Derecho de la PUCP Alfredo Villavicencio, el economista Óscar Ugarteche, el exvicepresidente del Banco Central de Reserva Óscar Ugarteche, entre otras personalidades.

Y luego pasó lo que cuenta Uceda. El presidente de la Sociedad Nacional de Industrias se quejó públicamente en Willax por la suscripción del comunicado por parte de un funcionario de SUNAFIL y luego:

Inicialmente Gonzales (Gorki Gonzáles, abogado, exasesor de la PCM en este gobierno y presidente de SUNAFIL, nota de DTP) no le pidió su renuncia. Empleó expresiones que podrían traducirse como “vamos a ver qué pasa”. En el ínterin visitó a la SNI en su sede y a la salida fue fotografiado como se ilustra en esta página. Luego le dijo que su firma en el documento había causado suma incomodidad y que mejor renunciara. Sánchez lo hizo. Cuando el asunto trascendió, llegó al Congreso. En una sesión de la Comisión de Trabajo, un congresista le preguntó a Fredy Otárola por qué se le había exigido la renuncia a Sánchez. El ministro respondió que no se le pidió que se fuera. Él había renunciado. Hasta dio a entender que pensaba lo mismo que los firmantes del comunicado.

Otárola emitió dichas declaraciones el 29 de octubre de 2014, día en que fue a explicar varios temas de su sector, entre ellos, lo que pasa en SUNAFIL. Gorki Gonzales acudió el 5 de noviembre a dicho grupo de trabajo, para explicar la situación de la institución que preside. Sin embargo, el Congreso de la República no ha colgado ninguna de las actas de las sesiones de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, que se encuentra bajo la conducción de Martha Chávez.

El problema, como indica Uceda, es que ningún funcionario público pierde el ejercicio de su legítima libertad de expresión y que, como bien señala el abogado Jorge Toyama (quien, ojo, está en el bando contrario de Sánchez), no debió producirse la salida del Intendente Sánchez por presión empresarial. La Sociedad Nacional de Industrias debería indicar cuál fue su rol en esta renuncia generada por su descontento frente a un tema que, como hemos visto, tiene argumentos que merecerían una mejor discusión.

(Logo: Sunafil)

PANORAMA MEDIATICO A FINES DEL 2014

PERIODISMO EN PROVINCIAS: El asesinato del periodista Fernando Raymondi en Cañete ha vuelto a poner sobre la mesa los riesgos en el ejercicio de esta profesión en el Perú. Amenazas de muerte, intentos de amedrentamiento, procesos judiciales y, en algunos casos, asesinatos son las mayores dificultades que tienen los periodistas fuera de Lima para realizar adecuadamente su trabajo.

Las alertas que brinda IPYS o las denuncias que se realizan desde la capital han logrado poner el tema sobre la mesa, pero aún no se logra consolidar mayor protección a quienes informan sobre hechos de corrupción en provincias. Los procesos judiciales sobre crímenes contra periodistas avanzan poco o nada y, generalmente, si bien pueden caer algunos de los autores directos, las personas detrás del crimen no son procesadas o sentenciadas. Cabe ponerle mayor atención a este tema.

CONCENTRACION DE MEDIOS: Conforme ha ido avanzando el año, el tema ha perdido peso en la agenda mediática. Ni el gobierno ni su bancada han presentado una iniciativa de Ley de Medios. El debate se ha encausado a través de los procesos judiciales sobre esta materia, aún pendientes de resolución, como en debates que han llegado a la Sociedad Interamericana de Prensa y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El Estado peruano retrocedió en la posibilidad de presentar una opinión consultiva a la CIDH sobre la materia, que hubiera podido aclarar conceptos en torno a una mejor resolución del caso.

GRUPO EL COMERCIO: Hoy, oficialmente, Fernando Berckemeyer se convierte en el nuevo director de El Comercio. Como ya lo hemos señalado, el relevo implica un relevo generacional en un diario que acaba de cumplir 175 años y que este año perdió inesperadamente a su cabeza anterior, Fritz Du Bois. En términos informativos, se espera la primacía de una visión más libertaria del mundo, más a la derecha, pero con mayor apertura que algunos editores del diario frente a determinados tópicos y con respeto a la discrepancia editorial.

Perú.21 cumplió su primer año bajo la conducción de Juan José Garrido Koecklin. Salió la dupla que colaboró con el manejo del diario con sus dos primeros directores – Mito Tumi y Claudia Izaguirre – y el segundo a bordo (como editor general) es Diego Salazar. El diario ha buscado darle un nuevo contenido a sus portadas y temas centrales los días sábados, ha lanzado un suplemento dedicado a temas de ciudad y cultura y entre sus jales de columnistas, el más importante es el de Gastón Acurio. La línea editorial es bastante parecida a la de la gestión Du Bois, pero con algo más de matices.

GRUPO LA REPUBLICA: Dos buenas noticias para el diario matriz: Gustavo Mohme Seminario es el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa durante el siguiente año y han alcanzado el primer lugar en los portales web de noticias. Esta última buena nueva se produce en medio de un debate sobre el contenido de estas páginas web y cómo se han obtenido más visitas. Al mismo tiempo, se sabe que LR ha puesto precio a sus acciones en América Televisión, con miras a salir de la sociedad con El Comercio, ¿y entrar a otro canal? Acaba de suscribir una alianza con Semana Económica para contar con una página de la revista dirigida por Gonzalo Zegarra todos los lunes.

EPENSA: Iván Slocokvic ha centralizado la dirección de Correo Líma y de Correo Semanal. Esta última ha tenido un rediseño y ha buscado incorporar contenidos vinculados a las sedes de provincia. Año de transición.

GRUPO RPP: Pasada la resaca de las bodas de oro, RPP ha pasado por un año relativamente tranquilo en lo que respecta a jales y movidas. En lo que se refiere a Capital, lanzaron su señal vía televisión, salió Magaly Medina y han entrado nuevas figuras como Carla García, Beto Ortiz y los hermanos Hudtwalcker. Al parecer, Augusto Álvarez Rodrich dejará la radio hermana de RPP.

GRUPO CAPUÑAY: Exitosa Radio ha logrado consolidar su segundo lugar nacional – primero en varias provincias – dentro de las radios informativas. Su peso político central está en los bloques de Rosa María Palacios, Juan Carlos Tafur y Nicolás Lúcar. Asimismo, han logrado ubicar a nuevos conductores (Angel Arévalo, Sigrid Bazán) en los bloques madrugadores y de fin de semana. Su señal de televisión digital, que presenta los mismos contenidos de la cabina de radio, ya viene saliendo en Direct TV y pronto aparecerá en otros operadores de cable.

En prensa escrita, Exitosa Diario – disclaimer, donde colaboro – cumplirá su primer año en los kioskos con una plantilla plural de columnistas y procurando su posible expansión con ediciones regionales para el segundo año.

REVISTAS:

Este año Caretas sufrió la pérdida de la persona que le dio un estilo propio: Enrique Zileri. Mantiene al mismo equipo desde hace varios años y no varía una línea editorial desde hace varios gobiernos: le pegan al inicio, lo tratan mejor al final.  Su competidor directo es, por ahora, Correo Semanal. Velaverde, luego de los sucesivos cambios de dirección, ha quedado como una revista poco relevante en el mercado.  Mientras que Semana Económica ha ido incrementando su presencia en la web y ha dejado de lado Perú Económico como producto.  Por su parte, Poder ha decidido incrementar su cuota de investigación, con la presencia permanente de Christopher Acosta y Daniel Yovera en sus filas.

TELEVISION:

El jale del año es el pase de Augusto Alvarez Rodrich a Frecuencia Latina como director periodístico. Por el momento no se han anunciado salidas de figuras centrales, incluyendo a una que ha sido hostil con su nuevo jefe durante varios años: Aldo Mariátegui.  Por lo pronto, Beto Ortiz ha decidido tomarse varios meses sabáticos de la televisión para escribir una nueva novela. AAR procurará, según sus palabras, tratar de mejorar la cobertura noticiosa en dicho canal, con tendencia hacia el sensacionalismo informativo a lo largo de su historia.

Mientras que ATV ha ido reduciendo costos por problemas económicos, afectando sobre todo a su frente periodístico. De las figuras con las que comenzó originalmente ATV+, solo se mantiene Ana Trelles. Mario Saldaña ha pasado a conducir la hora central del canal de cable y los flamentes jales informativos nuevos son Christian Hudtwalcker y Marisel Linares.

En América, se mantiene con el mismo equipo, sin mayores incorporaciones. La fusión con N ha permitido que las figuras del canal matriz pasen a conducir programas en su hermano menor informativo, pero no ha logrado similar transición en forma inversa. Su reto, enfrentar la competencia en mejor manera, no cortar coberturas importantes y aumentar su torta publicitaria.

Panamericana tiene como programa emblema Panorama, con algunas denuncias que la achuntan (y bien) y otras que parecen ser infladas con levadura. ¿Escollo central? La situación económica del canal, que le impide invertir fuerte en producción. ¿La controversia? Una sentencia del Tribunal Constitucional que anula parte de sus deudas tributarias y que podría ser revisada. Periodistas cercanos a Schutz han escrito columnas a favor de mantener la sentencia, mientras que abogados como Samuel Abad cuestionaron en su momento la decisión del TC.

Por su parte, TV Perú logró lanzar un canal informativo, 7.3, bastante sobrio y con importantes coberturas en hechos importantes como el fallo de la Corte Internacional de Justicia, Fiestas Patrias, las elecciones regionales y municipales y, ahora, la COP.  Un ejemplo informativo tendiente hacia la televisión pública que el país requiere.

LA WEB: Ha sido el año donde se han implementado nuevas plataformas, concentradas tanto en el periodismo de datos como en temas que no se tocan, normalmente, en medios tradicionales, como Ojo Público – integrada por exmiembros de la unidad de investigación de El Comercio – y Convoca, esta última en proceso de lanzamiento. Otras se enfocaron en temas especializados, como Sin Etiquetas, focalizada en la agenda LGTB. Mientras que El Utero de Marita pasó por un relanzamiento en el que mezcló los comentarios y resúmenes de las noticias del día, con algunas investigaciones y contenido generado por invitados.

¿Cuál será el futuro del periodismo en Internet y cómo sostener estos proyectos? Una pregunta que se responderá en el 2015.

POPULISMO, SEGURIDAD Y ELECCIONES

Un problema in­quietante es la in­seguridad ciuda­dana. Si bien los niveles delictivos peruanos están por debajo de otros países, la pequeña extor­sión, robos y hurtos se han incrementado, impactando sobre todo en una nueva clase media en vías de con­solidación.

Frente a ello, reaparecen discursos de “mano dura” semejantes a los esgrimidos durante el combate al te­rrorismo. En Trujillo acaba de ser electo como alcalde un expolicía acusado de co­mandar “escuadrones de la muerte”. Así, la posibilidad del surgimiento de un can­didato populista en materia de seguridad se incrementa.

El fujimorismo podría ca­pitalizar estas demandas. Parte de su voto duro se basa en sus supuestos éxitos en la lucha contra la subver­sión y en la esperanza en que harían lo mismo para acabar con la delincuencia. Pero Keiko no supo apro­vechar este tema en 2011 y, viendo el desempeño de sus congresistas, ocurriría lo mismo en 2016.

García tiene más dificul­tades. Si bien fue dúctil a propuestas como la reim­plantación de la pena de muerte en algunos delitos, el tema de los narcoindultos le abre un flanco en contra.

Quien podría obtener ré­ditos es, curiosamente, el na­cionalismo. Urresti es aplau­dido por sectores medios y bajos que lo ven en operati­vos y por los empresarios al prometer que las discotecas de Asia estarán libres de dro­gas. Si se suma su imagen populachera y la lentitud con la que avanza el caso Bustíos, Humala podría tener a la fi­gura que le permita contar con 10 congresistas que pro­curen blindarlo.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 16.11.2014)

(Foto: Semana Económica)

LIMITES LIMEÑOS

La semana pasada, se conoció que un grupo de vecinos de la urbanización Salamanca de Monterrico impulsaría un proceso para separarse de Ate Vitarte y anexarse a alguno de los distritos con los que colinda (San Borja o San Luis). ¿El motivo? Consideran que el distrito encabezado por Oscar Benavides – y que dirigirá por cuatro años más – ha descuidado los servicios otorgados a esta zona, en particular, lo vinculado a la inseguridad ciudadana y el ornato.

No es la única zona de Lima que intenta hacer esta separación. El año pasado, la revista Velaverde dio cuenta de una situación más forzada que la que viven los habitantes de Salamanca. Tres de las urbanizaciones que conforman Villa, la zona más acaudalada de Chorrillos, buscaban integrarse a Surco, a pesar que el punto de contacto entre el área y el distrito al que querían adherirse estaba a más de 6 kilómetros de distancia. El motivo era el mismo: pagamos bastante y el alcalde no nos brinda buenos servicios.

No son los únicos conflictos límítrofes que existen en la ciudad, pero son los más llamativos, junto a aquel irresuelto por setenta años entre San Isidro y Magdalena. En estos tres casos – incluyendo el que acabamos de mencionar – se busca que una municipalidad con mayores recursos pueda atender las necesidades vecinales. Se mezclan el legítimo derecho de los ciudadanos para que sus impuestos, contribuciones y tasas sean empleados en servicios que los beneficien directamente; municipalidades distritales que no han sabido atender al sector más pudiente de sus territorios; búsqueda de mayor estatus social; e incluso la percepción que se está subvencionando al resto del distrito con los tributos de una parte.

Más allá que estos conflictos, a simple vista, pueda ser considerados como “pleito de blancos” o, para algunos, como una “forma algo arribista de ascenso social”, lo cierto es que aquí se nos plantean dos problemas importantes de fondo. De un lado, la calidad de los servicios que prestan las municipalidades distritales. Existen zonas desatendidas en varios distritos debido a su carácter limítrofe, a condiciones de pobreza o a su lejanía de la propia sede municipal. Es un tema que la existencia de sedes descentralizadas de las comunas no han podido atender, con el consiguiente malestar en los vecinos.

De otro lado, vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de reflexionar en torno a la demarcación territorial limeña. ¿Son 42 distritos necesarios? ¿Debemos tender a menos distritos? ¿Cómo resolver más rápidamente conflictos limítrofes? ¿Cómo conjugar políticas metropolitanas y distritales a fin de evitar zonas de la ciudad insuficientemente atendidas? Varias interrogantes que, al igual que los líos arriba planteados, no son de fácil solución?

ORELLANA CAE EN COLOMBIA

Hoy a las 6:30 a.m. fue capturado en Cali (Colombia) Rodolfo Orellana Rengifo, procesado por encabezar una red vinculada a la apropiación de terrenos y con sospechas fundadas sobre sus lazos con el lavado de activos.

Según El Colombiano:

Un fiscal con apoyo de la policía y la DEA (Drug Enforcement Administration) estadounidense detuvo a Orellana en “un conjunto residencial de la Avenida Pasoancho en Cali, contra quien pesaba orden de captura en circular roja por cargos de asociación ilícita y lavado de activos”, dijo el ente acusador en un comunicado.

De acuerdo con esa entidad, el capturado, junto con su hermana, lideraba “una extensa red criminal que incluía abogados, funcionarios judiciales, miembros de la policía activos y en retiro, políticos, notarios y registradores, cuya finalidad era la de apropiarse de bienes a través de la comisión de diferentes delitos de carácter patrimonial”.

Para cometer estos delitos, ambos “utilizaban la intimidación y la violencia física y sicológica contra las personas que los denunciaban o investigaban”, agregó el documento.

Como bien ha recordado Angel Paez hoy en Facebook:

Para empezar, su esposa Ester Morales Schaus es viuda de un narco peruano que cayó como financista de una banda de colombianos y mexicanos. El padre del narco fallecido es un conocido aprista y socio de Orellana.

Como se sabe, el nombre de Orellana ha sido uno de los mas mentados en las redacciones peruanas en los últimos años. Diversos medios de comunicación han informado sobre las investigaciones que tiene por presuntas vinculaciones con lavado de activos, influencias judiciales, un rosario de denuncias sobre tráfico y apropiación ilícita de terrenos – donde las víctimas van desde empresarios argentinos, pasando por la Fundación por los Niños del Perú, hasta la Municipalidad de San Borja -, el otorgamiento de cartas fianza sin autorización de la SBS y posibles conexiones con personas vinculadas al narcotráfico.

También se ha investigado sus vínculos políticos. Orellana ha sido implicado en el caso La Centralita, ligado a corrupción y seguimiento a opositores políticos al gobierno regional de Ancash encabezado por César Álvarez.

En 2006, el abogado y empresario formó parte de la lista de regidores metropolitanos del APRA, que tenía como cabeza de lista a Benedicto Jiménez. Mientras que Espacio 360 contó que un asesor del despacho del congresista Javier Velásquez Quesquén aparecía vinculado al controvertido hombre de negocios. La República indicó que el hombre detrás de las Boticas del Pueblo, Hugo Díaz Lozano, fue socio del empresario. Y una reciente investigación de Poder apuntó al uso de cartas fianza brindadas por empresas de Orellana para obras de Agua Para Todos durante el segundo gobierno aprista.

Sus influencias llegaron hasta el Ministerio Público. Ricardo Uceda denunció durante varias semanas las conexiones de Orellana con un asesor del exfiscal de la Nación José Pelaez Bardales. El actual Fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, tuvo que reconocer que se había reunido con el empresario. Y durante las semanas previas para la elección del nuevo titular del MP, la revista Juez Justo – dirigida por Jiménez – apoyó a Ramos y a Pelaez como posibles fichas en dicha elección.

Sumemos a ello la penetración en otras instituciones. Por ejemplo, Registros PúblicosVarios de los documentos ingresados por Orellana y sus cómplices para consolidar la apropiación de inmuebles ajenos tranquilamente podrían haber sido observados por un registrador serio. SUNARP debería hacer una investigación interna sobre el grado de infiltración que pudo haber tenido la institución con el clan Orellana y ordenar los correctivos necesarios para evitar que casos como este puedan repetirse a través de organizaciones sofisticadas como las mencionadas.

Finalmente, Orellana montó un aparato mediático destinado a tres cosas: defenderse de todas las acusaciones en su contra, atacar a todo aquel quien lo acusaba – su víctima preferida: la procuradora en temas de lavado de activos, Julia Príncipe – y ensalzar a los magistrados que le podían ser funcionales. Sumen a ello una importante cantidad de querellas en contra de los periodistas que lo investigaban y tenemos cerrado el círculo.

Sin duda, un caso que traerá bastante cola, sobre todo, por lo que el abogado pueda cantar, previa deportación de Colombia (lo que facilita las cosas, dado que Orellana podrá ser procesado por todos los casos que tiene pendientes en Lima). Pero que también debería llamar a hacer diversos ajustes en varias instituciones para evitar la repetición de redes similares.

MAS SOBRE EL TEMA:

Marco Sifuentes: Cayó Orellana pero..¿quién lo capturó?

(Foto: El Comercio)

UN HOMBRE CLAVE EN EL CASO BELAUNDE LOSSIO

Ayer el Partido Nacionalista Peruano emitió un comunicado de deslinde de las actividades empresariales (y en investigación fiscal) de Martín Belaúnde Lossio. Si bien se admitía su participación en las campañas de 2006 y 2011, se desmarcaba sobre sus contratos y presuntas irregularidades con gobiernos regionales. Pero, en la noche, Utero.pe revelaba que Belaúnde Lossio visitó varias veces el Congreso de la República en 2012, siendo la visita más importante la hecha a Víctor Isla – entonces presidente de dicho poder del Estado – el día que se iban a definir las facultades de comisión investigadora a la comisión de Fiscalización por el caso Anchas, por el que está hoy prófugo de la justicia.

Pero hay un nombre que viene pasando piola en esta historia y que podría ser clave para todos los casos en los que está involucrado Belaúnde Lossio: Jorge Chang Soto, el asesor legal del empresario.

Un primer hilo de esta madeja lo soltó Fernando Rospigliosi en una columna en El Comercio hace algunos meses. Veamos el primer dato.

Como ha informado el diario “Correo”, Belaunde Lossio constituyó la empresa Todo Graph en agosto del 2006 junto con Jorge Chang Soto. Este se convirtió poco después en personero legal del Partido Nacionalista. El que reemplazó a Chang como gerente general de la empresa, en noviembre del 2006, es Ilan Heredia Alarcón, hermano menor de Nadine Heredia. (Ilan sostiene que en ese momento Belaunde Lossio ya no tenía que ver con la empresa que acababa de fundar).

En efecto, la empresa sigue activa ante SUNAT e Ilán Heredia es el gerente general. Belaúnde Lossio le dijo a Milagros Leiva que dicha empresa fue vendida en octubre de 2006 a Maribel Vela (prima política de Nadine) y Santiago Gastañadui, actual congresista oficialista, quien en 2011 transfirió las acciones a Rosa Heredia, su esposa y prima de la Primera Dama.

Pero no es el único vínculo empresarial entre Chang Soto y Martín Belaúnde.

En julio de 2007, dos años después de su fundación, el diario La Primera pasó a tener una nueva línea editorial, más cercana a la izquierda y a Ollanta Humala. En ese momento, Desde el Tercer Piso ubicó que, si bien Martín Belaúnde era voceado como el dueño real del medio, se había constituido una empresa que no lo tenía como socio. Quien sí aparecía como director y gerente general era Jorge Chang Soto, quien para ese momento ya era personero legal del Partido Nacionalista Peruano.

Otro dato que recordó Rospigliosi es que:

La empresa Centros Capilares, de Martín Belaunde Lossio, hizo otro contrato para pagar a Nadine Heredia 50.000 dólares, que sirvió para obtener un crédito hipotecario y comprar la casa de Surco de los Humala Heredia.

En efecto, Centros Capilares le encargó a Heredia una consultoría de marketing para la introducción de productos al mercado peruano. Hoy Perú.21 registra que la empresa está incluida dentro de la investigación de lavado de activos por el caso Comunicore, en el que también está involucrado Miguel Garro, quien es socio de Belaúnde Lossio (no comprendido en la indagación) en esta empresa.

¿Qué tiene que ver la empresa con Chang Soto? Según la SUNAT, a pesar que se ha dado de baja de oficio a su RUC, aparecía como último gerente general de la compañía este personaje desde el 2007.

Por cierto, el abogado está con comparecencia restringida por su posible participación en el caso La Centralita. Correo, hace unos meses, reveló lo siguiente:

De igual forma, Jorge Chang Soto, asesor legal de Ilios Producciones, empresa del prófugo Martín Belaunde Lossio, reveló en el interrogatorio que este último conocía desde un día antes la diligencia que había programado la Fiscalía Anticorrupción del Santa. El interrogatorio estuvo a cargo de la titular adjunta de la Fiscalía Suprema de Control Interno, Rosa Tapia Vivas y se realizó el 16 de julio de este año.

De las 19 preguntas que se le plantearon al abogado, es la tercera la que llama la atención. ¿En qué circunstancias participó en la diligencia realizada el día 13 de julio 2011?, le consultaron a lo que Chang Soto respondió: “El señor Belaunde Lossio, el día anterior me llama por la tarde (12 de julio) diciéndome que tenía que viajar a Chimbote, porque el local de la empresa Ilios, que tenía que entregar a la dueña, iba a ser intervenido“, respondió según consigna el documento al que accedió Correo.

Y para poner la cereza sobre el pastel, recordemos lo revelado por Cuarto Poder esta semana. Resume La República:

Uno de los casos más notorios es el referido a un denuncio minero obtenido por la compañía Corporación Asia S.A.C. en el Santa. Resulta que esta empresa, fundada en el 2006 por Belaunde Lossio, solicitó el 10 de abril de este año a la Dirección Regional de Energía y Minas (Drem) de Áncash una certificación y la declaración del impacto ambiental.

Al final, dicha certificación fue entregada a Corporación Asia el 18 de junio de este año, cuando Martín Belaunde ya se encontraba prófugo por la orden de arresto en su contra por el caso “La Centralita”.

Y no solo eso. El 10 de julio la empresa solicitó al Drem Áncash un certificado de operación para poder empezar con sus trabajos, lo cual fue entregado con suma celeridad: al día siguiente, 11 de julio.

A esto se le debe sumar que el reportaje mostró un correo del 4 de agosto enviado desde la cuenta de Jorge Chang Soto –cofundador de la compañía–, en el que se dan indicaciones respecto a Asia S.A.C. y sus operaciones en Áncash.

El mensaje, se desprende, fue escrito por Martín Belaunde en tanto a que se refiere a Chang en tercera persona y concluye con la frase: “Justo cuando íbamos a empezar después de hacer todos los estudios me tuve que esconder”.

Este personaje puede revelarnos varios detalles sobre las actividades de Belaúnde Lossio. Habrá que tomarlo en cuenta para las siguientes investigaciones.

(Foto: Perú.21)

¿QUE PASA CON EL PERIODISMO PERUANO?

Hoy Luis Davelouis, periodista que ha trabajado en varios medios de comunicación, colocaba el siguiente estatus en su Facebook:

El periodismo serio de investigación peruano pasa por uno de los momentos más complicados de su historia. Por un lado, una gran casa de medios escritos que, teniendo las espaldas suficientes para financiar lo que cuesta este género periodístico, deciden cerrar sus unidades de investigación porque las consideran prescindibles y poco rentables, poco vendedoras y potencialmente muy incómodas. Por otro, esfuerzos independientes extraordinarios con profesionales y personas valiosísimas que nacen de esas mismas circunstancias, como OjoPúblico o la revista Poder.

También es un tiempo difícil para el periodismos de investigación porque lo que vende en este país es el escándalo por sí mismo y no por lo que representa, lo que esconde o intenta esconder: cuando se denunció que Castañeda podría estar involucrado en lavado de activos por el caso Comunicore, muchos se hicieron los de la vista gorda todo lo que pudieron y en sus noticieros matutinos una mujer ligera de faldas comentaba los últimos amarres y desamarres de sus respectivos programas concurso protagonizados por carne sin neuronas.

El crimen ha sido siempre enemigo del (buen) periodismo porque el trabajo de este (aunque muchos colegas escojan olvidarlo) es dar luz sobre las cosas que afectan a la sociedad y las vidas de los individuos que la conforman. El periodismo está en las antípodas del secreto, del pase por debajo de la mesa, de la llamada telefónica personal a un funcionario público, del correo enviado a un ministro y firmado “bss”, de la coima que muchos prefieren pagar para no hacerse problemas en lugar de evitarlos portándose como mandan las normas. Enfrentarnos con nuestras miserias no vende porque nos obliga, sino a pensar y cuestionarnos, por lo menos a mirarnos a nosotros mismos de una manera poco complaciente, lo que a una creciente mayoría le resulta insoportable. Lo difícil cansa, lo fácil distrae: vamos a distraernos.

En esta coyuntura sucede algo como lo que comparto en el link y eso, combinado con la desidia de unos propietarios de medios que no consideran importante investigar nada sino solo criticar con editoriales y columnas de opinión monocordes, es peligrosísmo.

Me gustaría pedirle a los colegas, a todos ellos, que se pregunten por qué decidieron estudiar periodismo o comunicaciones. Si fue para poner su cara frente a un teleprompter está bien, pero también hay de los que se emocionaban con un texto y una historia.

Tú querías escribir historias, descubrir, construir, difundir, aportar.

¿Qué estás haciendo?

Davelouis hacía esta crítica al compartir un post sobre el asesinato del periodista Fernando Raymondi. El estudiaba el último ciclo de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad San Martín de Porres. Como varios jóvenes de los últimos años de estudios, comenzaba su carrera profesional practicando en un medio. En este caso, Caretas. Allí se encontraba en el área de seguridad. Precisamente, andaba indagando sobre un caso que medio mundo conoce pero pocos cubren: sicariato en la provincia de Cañete. El domingo por la noche fue asesinado.  Y si bien la Policía y el Ministro del Interior señalan que el móvil del crimen fue un robo, tampoco puede descartarse que tenga vinculación con los temas que venía investigando el joven periodista.

No ha sido la única queja desde dentro del periodismo que se ha suscitado en los últimos días. En un post bastante comentado, Pamela Acosta señalaba que, conforme los medios tradicionales han ido introduciéndose en las plataformas digitales, antes que contar historias, han priorizado aquellas “noticias” que les permiten tener mayor cantidad de clicks. Y pongo “noticias” porque, como bien señala ella, muchas de ellas no calificarían como tales, sino como meros artificios de marketing digital para obtener más visitas.

Podría seguir mencionando eventos, pero me quedo con tres de hoy. Una periodista le pone el micro a una persona que acaban de atropellar y poco más y le pregunta “señor, le duele”. La editora de uno de los diarios más importantes del país privilegia su visión religiosa y presenta un artículo de opinión francamente endeble (y motivada por sus filias y fobias respecto del aborto) respecto de las razones por las que Obama perdió las recientes elecciones parlamentarias en EE.UU. Y los mismos medios que condenaban a Paul Olortiga por un crimen que aparentemente ni siquiera existió hoy celebran su libertad.

Para algunos, la solución está en contar con más “medios alternativos” que se postulan para “contrarrestar los mensajes de la derecha” y la “frivolización de la gran prensa”. Sin embargo, dichos medios terminan priorizando el mensaje ideológico antes que el tratamiento periodístico. Así, terminamos con periodistas terminan hablando únicamente para quienes piensan como ellos o sin ningún atractivo incluso para el sector al que supuestamente están dirigidos. Para decirlo claro, la mayoría resulta siendo un plomo.

¿Por donde creo que deberían ir las soluciones? En volver a la raíz del periodismo. Contrastar y corroborar datos. No creer a pie juntillas en versiones oficiales, pero tampoco en teorías de la conspiración. Olvidar al “muerto del día” y considerar que los noticieros deben pasar más que noticias policiales. E incluso, recordar que las noticias policiales se pueden cubrir de otra forma. Recordar que están cumpliendo, además de una profesión, un servicio a la comunidad. El rating, los clicks o la lectoría debe ser la preocupación de las salas de marketing, pero no en las de redacción. Pues eso.

¿HASTA DONDE LLEGA EL CASO BELAUNDE LOSSIO?

Este fin de semana, nuevas revelaciones se han presentado en el caso de Martín Belaúnde Lossio. De un lado, Panorama encontró que Juan Carlos Rivera Idrogo, gerente general de la constructora española Antalsis en Lima, participó en la campaña electoral de 2011 con Ollanta Humala como el hombre que coordinaba la publicación de pautas publicitarias incluso con Nadine Heredia. Como se encontró la semana pasada, Belaúnde Lossio enviaba correos sobre obras e intereses vinculados a la compañía hispana.

De otro lado, Cuarto Poder encontró una empresa de Belaúnde Lossio bastante peculiar: Construcciones Asia S.A.C. La misma ha sido subcontratista de Antalsis y, además, obtuvo autorizaciones ambientales vinculadas a un denuncio minero en meses en los que el conocido empresario ya se encontraba en la clandestinidad. También se detallaron correos electrónicos vinculados a obras en Madre de Dios.

¿Qué tenemos hasta el momento? Un ubicuo empresario que estuvo cerca al núcleo más cercano del Partido Nacionalista, por lo menos, entre 2006 y 2011. Ese mismo empresario tiene vinculaciones con una constructora española que ha ganado varias licitaciones con el Estado en este gobierno. Algunas de ellas han sido anuladas por problemas – como los ocurridos con el complejo del IPD en Chiclayo o el colegio Fizcarraldo en Madre de Dios -. El gerente general de dicha compañía en el Perú es un excolaborador de la campaña electoral de Humala. Y Belaúnde Lossio tiene varios contactos en el Congreso y en gobiernos regionales.

¿Configura hasta el momento un delito? Lo que amerita es una investigación por si existió, en este tipo de contratos, algún tipo de tráfico de influencias de por medio. Y, ello conllevará, por cierto, a establecer hasta que grado de contactos en el Estado tenía Belaúnde Lossio y con quienes, en todo caso, los utilizó para obtener beneficios para sus compañías o para aquellas de las que era subcontratista.

¿Llega el caso hasta Palacio de Gobierno? Por ahora, solo tangencialmente. No existe, hasta el momento, algún indicio sólido que conduzca a que Belaúnde Lossio utilizó su amistad con el Presidente de la República y su esposa para obtener sus negocios. Sin embargo, dada la cercanía que tuvieron durante varios años – que incluye consultorías hechas por Heredia para empresas del hoy investigado y de su padre – sí es una arista que merece indagación. La misma, claro está, deberá evitar tanto el control de daños que intenta Gana Perú como asumir a priori que Humala es culpable y, por tanto, su mandato debiera ser recordado.

¿Dónde está la carne? Por el momento, en los vínculos que tiene Belaúnde Lossio con varias autoridades regionales. Ello demuestra que, durante mucho tiempo, los mecanismos de control formal (Contraloría, Ministerio Público, Poder Judicial) han funcionado poco y mal. Ancash es el extremo más claro de lo que puede ocurrir en caso no se hagan los correctivos correspondiente. Más allá del escándalo, aquí está la tarea de reforma institucional más urgente en este momento.

(Foto: El Comercio)

PPK: LIMITES DE UN CANDIDATO

Tres tuits han deja­do más claras las miras políticas de Pedro Pablo Ku­czynski hacia el 2016. No habrá alianza con el APRA, buscará confluencias con algunas fuerzas regionales y coincide con Juan Car­los Tafur en la necesidad de captar al voto centrista urbano, hoy sin postulante natural.

PPK ya ha dado pasos en los primeros dos objetivos. Como comenta Caretas esta semana, ha evadido cualquier compromiso con García, a pesar de los ami­gos – y posibles aliados – en común. Y en anteriores en­trevistas, ha mencionado a movimientos a los que apo­yará en la segunda vuelta regional.

Pero tiene mayores difi­cultades para consolidar el tercer punto. Al exministro de Economía y Finanzas le fue difícil recoger, en 2011, una agenda proclive a re­formas institucionales y la consolidación del respeto a los derechos humanos. Es­tos fueron temas ausentes de un discurso dirigido a los beneficiados con el cre­cimiento económico de la última década, proclives a un presidente gerente. Y, hasta el momento, no ha sido capaz de articular una visión coherente en torno a ambas materias.

No es el único reto que tiene pendiente Perú Más y su posible candidato pre­sidencial. PPK requiere ar­ticular un discurso dirigido hacia los sectores populares y quienes se vean perjudi­cados con la desaceleración económica. Necesita dismi­nuir la desconfianza hacia quienes ven en él a un ges­tor de intereses antes que un político de fuste. Y so­bre todo, deberá demostrar que el nuevo partido tendrá vida luego del retiro de su veterano líder.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 09.11.2014)

LA TELETON Y LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN EL PERU

Comienzo este texto con algunas precisiones. Conozco de cerca el trabajo del Hogar Clínica San Juan de Dios. Me parece que es una de las instituciones que ha hecho más a favor de las personas con discapacidad física en el país, tanto en tiempos de crisis económica como de bonanza. Y por ello, me parece valioso que pueda existir algún tipo de apoyo por parte de la sociedad civil para que pueda realizar sus labores en forma adecuada.  La forma más llamativa de canalizarlo, durante las tres últimas décadas – con varias interrupciones – ha sido la Teletón, que ha tenido jornadas más exitosas que otras.

Ad portas de un evento más de este tipo, me permito algunas reflexiones.

Hace seis años, en Palacio de Gobierno, se celebró la Teletón más exitosa de todas. Al margen del uso político que le dio Alan García al evento, lo cierto es que se logró una muy buena recaudación. Pero también quedó una pregunta abierta: ¿cómo se institucionaliza un esfuerzo de este tipo? Augusto Álvarez Rodrich daba, en ese entonces, algunas impresiones, que siguen siendo válidas:

Tras sacarle lustre al piso del patio de Palacio y de bailarse todas las piezas por un objetivo loable, ahora corresponde que el presidente García contribuya a la institucionalización de la Teletón en el Perú, lo que demandará una mayor profesionalización del esfuerzo y, además, su despolitización.

Deberíamos ver lo que hace Chile para tener la Teletón más exitosa de América Latina, con recaudaciones anuales mayores a US$20 millones, es decir, siete veces más de lo que juntamos aquí el domingo. Y, también, por supuesto, reforzar las políticas de Estado sobre discapacidad, dentro del esfuerzo valioso que realiza el Congreso desde los tiempos del parlamentario Javier Diez Canseco (…). Menos voluntarismo, más profesionalización de la ayuda social.

Es cierto que, en el camino, algunos esfuerzos se han dado. Se ha formado una fundación y patronato que permita velar por un mejor manejo de recursos y, además, se ha constituido un fideicomiso con lo recaudado. Sin embargo, cabe preguntarse si es que se puede encontrar alguna manera en la que San Juan de Dios pueda realizar sus actividades sin tener que depender exclusivamente de la buena voluntad o la solidaridad de las personas.

Eso nos lleva a un segundo punto. ¿Por qué en los últimos años los peruanos nos hemos mostrado menos solidarios frente a causas como la Teletón? La semana pasada, Gustavo Rodríguez ensayó una respuesta:

Hubo un tiempo en que Lima y otras ciudades crecieron como un hongo atómico debido a la migración de compatriotas que huían de la miseria y la violencia. En circunstancias tales, ser solidario no era cuestión de altruismo sino de supervivencia. Algo de ese espíritu colectivo se perdió cuando ya nos integramos a esta selva y hoy pareciera que el individualismo es la mejor forma de avanzar: no ceder el pase en el tráfico es solo la dimensión pequeña de esta noción tan grande.

No son sólo los ricos de San Isidro los que no quieren ceder un rectángulo de pasto: es la mayoría de peruanos quienes temen compartir con desconocidos lo que tanto les costó ganar.

De hecho, las jornadas que más se recuerda de la Teletón, hasta ahora, son las ochenteras. En tiempos de crisis, las personas se mostraban más solidarias. Hoy que existe un país con más recursos, las últimas Teletones no han arribado a la meta, con excepción de la del 2008.

Un tercer tema. El uso de “niños símbolo”. Ya otros países han sido criticados por la Organización de las Naciones Unidas por el uso de menores de edad o personas con discapacidad, debido a que se privilegia un enfoque estrictamente conmiserativo antes que uno basado en derechos. Cabe recordar que, desde hace algunos años, el Perú es parte de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, en el que deja de lado una visión que ve a la discapacidad como un problema del individuo sino como resultado de las barreras sociales y, por tanto, el Estado y la sociedad están obligados a eliminarlas para que las personas puedan ser sujetos plenos de derecho.  En esa visión, seguir apelando a la compasión se da de patadas con un enfoque que enfatiza, sobre todo, en los derechos fundamentales de las personas.

Finalmente, cabe preguntarse por lo que viene haciendo el Estado en materia de políticas públicas sobre discapacidad. El Perú cuenta con una Ley y un reglamento sobre esta materia que deja de lado el enfoque clínico y asistencialista que se daba a este conjunto de ciudadanos, para pasar a una visión social, en la cual se busca mejorar las estructuras que no se adaptan a sus necesidades. Así las cosas, cabe preguntarse sobre el apoyo que da el Estado tanto a sus propios centros de rehabilitación, como a los privados y, en general, como enfoca su política pública más allá de los aspectos estrictamente médicos en torno a la discapacidad.

He aquí algunas interrogantes que, ad portas de una jornada solidaria que debería tener éxito, deberíamos plantearnos hacia el futuro.