SOBRE DESALOJOS Y USO DE LA FUERZA

Ayer, en Cajamarca, se produjo un hecho que debería impactar a todo el país. El desalojo de los ocupantes de un inmueble se convirtió en una tragedia. Resume lo ocurrido La República:

Defendió con vehemencia lo que consideraba suyo, sin imaginar que al final terminaría muerto. Efectivos de la Unidad de Servicios Especiales de la Policía Nacional, recurriendo a un excesivo uso de la fuerza, dieron muerte ayer con armas de fuego a un hombre de 62 años, quien se resistió a ser desalojado de la casa que ocupaba con su esposa e hijos en un barrio de la ciudad de Cajamarca.

Pese a que el personal PNP tiene prohibido utilizar armamento letal en este tipo de operativos, los agentes que intervinieron no respetaron su propio reglamento.

A plena luz del día, en una zona urbana en la que habitan  cientos de familias, abrieron fuego indiscriminadamente con escopetas de grueso calibre.

La descarga que mató a Fidel Flores Vásquez –mecánico, casado, padre de siete jóvenes–  fue disparada a no más de seis metros de distancia.

Un reportero local captó en un revelador video el momento preciso en que la víctima se desploma en el techo de la casa en disputa, cogiéndose con ambas manos el pecho.

Las imágenes han sido claras. Existió un uso desproporcionado de la fuerza. No solo frente a la reacción de los ciudadanos que – equivocados o no – defendían lo que consideraban su propiedad, sino como operativo de desalojo en sí mismo.

Hay que dejar en claro – sobre todo a aquellos sujetos que pululan en redes sociales y que piden bala hasta por el paso de una mosca – que existen reglas para el uso de armas. De hecho, existe un Manual de Derechos Humanos aplicados a la función policial. En una investigación realizada por el IDEHPUCP (Disclaimer: trabajo allí y participé en la misma), se indica claramente que:

El Manual establece que el uso de armas de fuego es excepcional, por lo que solo podrán utilizarse cuando sea estrictamente insalvable para proteger una vida en los siguientes casos:

a) En defensa propia o de otras personas en caso de peligro inminente de muerte o lesiones graves;

b) Evitar la comisión de un delito particularmente grave que entrañe una seria amenaza para la vida;

c) Cuando en una situación de fuga o resistencia a la autoridad se pone en peligro inminente de muerte o lesiones graves a los efectivos policiales u otras personas.

¿Estábamos ante esta situación? No. Cualquier reacción policial debe ser proporcionada y el uso de armas de fuego es, de hecho, la última salida ante una situación de riesgo. ¿Qué denota esta conducta? De un lado, pobre entrenamiento por parte de la PNP en esta materia. De otro, una situación de impunidad frente a abusos policiales. Sumen a ello a un ministro del Interior que cree que “autoridad que no abusa se desprestigia” y que tiene un juicio pendiente por violaciones a los derechos humanos y tenemos el cuadro completo.

Pero el otro tema que sorprende es la cantidad de personas, entre policías y matones a sueldo, que se encontraban en torno a este desalojo frente a una vivienda relativamente humilde. Y es que los desalojos parecen haberse convertido en un jugoso negocio para algunos. De hecho, ayer Edmundo Cruz y Elizabeth Prado comenzaron a explorar en la vinculación de Óscar López Meneses con varios operativos de este tipo en los últimos años.

Así las cosas, la imagen de la Policía se sigue deteriorando.

Advertisements

TODO SOBRE EL LIO EN LA FEDERACION PERUANA DE FUTBOL

Hasta ayer a las 10 p.m., existían dos candidatos con fuerza para obtener la presidencia de la Federación Peruana de Fútbol. De un lado, el actual mandatario, Manuel Burga Seoane, detestado por toda la hinchada harta de los fracasos consuetudinarios del balompie local, pero con respaldo de un sector de las bases. De otro lado, Agustín Lozano, presidente de la liga departamental de Lambayeque, quien según varias versiones periodísticas – que van desde El Comercio hasta Exitosa – señalaban que estaba bastante cerca de ganar.

Pero ayer el Comité Electoral de la Federación Peruana de Fútbol sacó a ambos de carrera. La parte pertinente del comunicado es citada por El Comercio:

Luego de las evaluaciones efectuadas por este órgano electoral, en su calidad de máximo administrador de la justicia electoral deportiva, que habiendo evaluado las cinco tachas formuladas contra las tres listas que ejerciceron su derecho a postular, acordaron y dispusieron por unanimidad lo siguiente:

1.- Inhabilitar al doctor MANUEL FRANCISCO BURGA SEOANE, por haberse declarado fundada la tacha interpeuesta contra su persona, en razón que de ser reelegido para el período 2014-2018 supondría una segunda reelección, lo que contravendría expresamente el art. 46 de la Ley General de Promoción y Desarrollo del Deporte, Ley 28036″.

2.- Inhabilitar al señor AGUSTÍN LOZANO SAAVEDRA, por ser funcionario público en vigencia y reelecto alcalde del Distrito de Chongoyape, Departamento de Lambayeque, para el período 2015 – 2018, cargo que resulta incompatible con la función de Presidente de la FPF, en caso de ser elegido.

3.- Desestimar las tachas interpuestas contra los señores FREDDY JOAQUÍN AMES HIDALGO y de la LIsta Nro. 2, y la formulada contra el doctor CARLOS ALBERTO TEJADA NORIEGA.

Vayamos por partes para entender este lío.

LA REELECCION DE BURGA

El caso de Manuel Burga parece bastante claro. La Ley General de Promoción y Desarrollo del Deporte, en su artículo 46° (modificado en 2010) indica que “se permite por una sola vez la reelección en cualquier cargo” de las juntas directivas de las federaciones deportivas.

El Estatuto de la Federación Peruana de Fútbol no señala nada sobre la reelección de sus autoridades, pero indica que, en todo lo no previsto en sus normas, se rige por la Ley General de Promoción y Desarrollo del Deporte. Por tanto, en términos legales, Burga está impedido de postular. Tampoco podría reemplazarlo nadie de su lista, debido a que el artículo 15° del Reglamento Electoral señala que si inhabilitan al candidato a presidente, cae toda su plancha.

Obviamente, hay harta suspicacia sobre lo que puede hacer Burga en la FIFA. Pero, con los argumentos antes reseñados, su margen de acción es bastante acotado ante el ente internacional del fútbol.

EL CASO DISCUTIBLE DE LOZANO

Más discutible es el caso de Agustín Lozano. Al postulante favorito lo sacaron por ser el actual alcalde de Chongoyape por Alianza Para el Progreso (el partido de la familia Acuña). De hecho, lo acaban de reelegir. Lozano terminó postulando debido a que el candidato original, Richard Acuña, dirigente de César Vallejo, no podía postular por una suspensión.

El argumento es que hay una incompatibilidad entre el puesto de alcalde y la presidencia de la FPF, debido a que las federaciones deportivas, en su mayoría, manejan fondos destinados por el Estado peruano. Hoy Lozano, en el programa de Rosa María Palacios, señaló como contra argumento que, precisamente, la única federación que no recibe fondos públicos es la de fútbol y no recibe remuneración estatal. Y que planea presentar una apelación.

El problema para Lozano es que el artículo 14° del Reglamento Electoral señala que las decisiones del Comité son “definitivas e inapelables”.

¿QUIEN QUEDA ENTONCES?

El señor de la foto se llama Freddy Ames y podría convertirse esta tarde en el presidente de la FPF. Ojo con el “podría”, que explicaremos en un momento. Ames, por cierto, es quien puso las tachas contra sus rivales, con éxito.

La trayectoria de Ames incluye un breve paso por la política y algunas cuestiones discutibles. Resume El Comercio:

Una de sus primeras apariciones públicas fue cuando postuló al Congreso por el partido Perú Posible de Alejandro Toledo en el 2000. Ames comenzó a competir con su club Coopsol en el torneo de fútbol femenino a inicios de la década pasada. Apenas se le presentó la oportunidad de participar en Primera División, Coopsol le compró la categoría al UPAO de Trujillo.

Allí comienza su carrera dirigencial en el fútbol profesional. Como presidente del Coopsol, aún en Primera División, llegó al directorio de la Federación Peruana de Fútbol en la lista de Manuel Burga para el proceso clasificatorio de Alemania 2006. Antes también fue miembro del Consejo Directivo de la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (2000-2002). Me alejé de la FPF por discrepancias, pero con Manuel Burga mantengo una relación cordial”, dijo a El Comercio en el 2013, cuando también advirtió que el mandamás no podía ser reelegido presidente.

Coopsol bajó de categoría y la recuperó en el 2003. En aquella ocasión, Ames prefirió mantenerse en la Segunda División y le vendió el cupo al club San Martín de Porres. En el mismo año, Ames fue acusado de firmar dobles contratos por dos de sus jugadores: Rodrigo Saraz y Pablo Pérez. De hecho, Francesco Manassero, presidente de la Agremiación de Futbolistas, se presentó en el Congreso de la República en el 2005 y aseguró que sí existieron los dobles contratos. Cuatro años después, anunció su candidatura como opositor a Burga, pero desistió sobre el final de la campaña.

Otro tema cuestionado por algunos hinchas está en dos integrantes de la lista Ames: Reynaldo Moquillaza y Otto Carrasco, conocidos dirigentes de la época de Alfredo Gonzales en Universitario de Deportes. Es decir, responsables directos del actual desastre institucional que, incluso, impedirá que la U pueda votar esta tarde.

¿Todo servido para Ames? No necesariamente. Así lo explica DT:

3. ¿Qué necesita Ames para ganar esta tarde?

No pocas cosas. Como explicó Martín Pinto, miembro del comité, primero debe establecerse un quórum para desarrollar la asamblea, es decir, la presencia de por lo menos 19 de los 37 votantes habilitados en Videna. Si no se suma esa cantidad, no habría representatividad para llamar a elecciones. En caso sí se llegue a ese número de presencias, Ames requiere de una ‘mayoría calificada’ (la mitad más uno de los votos de los dirigentes habilitados para votar). Si no hay ganador, se va a una segunda ronda que ya es de ‘mayoría simple’. Es decir, con 1 solo voto ganaría.

4. ¿Cuál es la esperanza de BurgaLozano?

Primero y principal que no haya quórum para llamar a elecciones. En ese caso, ambos buscarían una figura legal que permita llamar a comicios en otra fecha y bajo otro Comité Electoral que razone de diferente manera sus casos. Lozano, en ‘RPP’, ya dio a entender que la asamblea de bases no aprobará los criterios del comité de José Luis Noriega. También advirtió que los departamentales no están dispuestos a tolerar una elección para ungir a un candidato tan poco representativo como AmesBurga, por su lado, también entiende que el razonamiento del comité ha sido errado. En su entorno dicen que la junta de Noriega no debió atender una ley local e impedir su candidatura. Según ellos, la FIFA es un ente privado que no se somete a leyes de los gobiernos. Por tanto, no aprobaría lo hecho por el comité.

Por lo pronto, Ames comienza mal. Ya prometió clasificar a Rusia 2018 y ha barajado nombres de directores técnicos inaccesibles para el mercado peruano como Diego Simeone o Wanderley Luxemburgo. Claro está, no ha dicho ni una sola palabra sobre lo realmente urgente: la reorganización del fútbol peruano.

Y para complicar más las cosas, el propio Comité Electoral tiene sus propios cuestionamientos. Hace dos días, La República reseñó:

El pasado 30 de setiembre, Manuel Burga firmó la Resolución N° 006, en la que se designó a José Luis Noriega Ludwick, José Alejandro Talavera Herrera y Martín Pinto Coronel como miembros de comité electoral. Una decisión que no es bien vista debido a que la honorabilidad de cada uno de ellos está en tela de juicio. ¿Por qué? Noriega tendría vínculos con el prófugo empresario Rodolfo Orellana. Ambos habrían sido socios de la Cooperativa de Ahorro y Crédito (Coopex) acusada de estafar al Estado con cartas fianzas por más de 56 millones de soles.

En tanto, a José Alejandro Talavera se le relacionó con el ex alcalde del Callao Alex Kouri en las presuntas irregularidades de la concesión Vía Expresa del Callao, mejor conocida como Convial. Mientras que Martín Pinto Coronel asesoró al ex propietario de Aerocontinente Fernando Zevallos, condenado a 20 años por narcotráfico.

Este post se actualizará durante el día.

ACTUALIZACION: (01:30 PM): Como bien anotaron en El Comercio, la salida que buscaban Burga y Lozano era que la Asamblea de Bases de la Federación Peruana de Fútbol tache al Comité Electoral y convoque a elecciones en nueva fecha. ¿Adivinan que pasó? Informa el diario decano:

La Asamblea de Bases de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) tachó por unanimidad al Comité Electoral, presidido por José Luis Noriega, con 37 votos a favor de 37 posibles. En ese sentido, las elecciones a la presidencia se postergarán hasta nuevo aviso.

Deporte Total conoció que la Asamblea, además, ha pedido que la FIFA acuda al Perú para realizar las elecciones. La información la recogimos de una persona que está dentro de la Videna.

Mientras, desde su cuenta en Twitter, Freddy Ames indica que:

Tachar al Comité Electoral es ilegal, inédito, totalmente irregular. Haremos valer las resoluciones.

¿Qué nos demuestra el hecho? Queda clara la precariedad de la postulación de Ames, que no tenía un solo voto propio hasta la noche de ayer. Según varias versiones recogidas por DTP, tanto Agustín Lozano como Burga sumaban la totalidad de los votos hábiles para votar en la Asamblea (recordemos que los 4 clubes en proceso de reestructuración patrimonial – U, Alianza, Melgar y Cienciano – no votan). Por tanto, la jugada no solo ha sido de Burga, que logra ganar tiempo, sino también de Lozano, que buscará postular nuevamente.

Elecciones postergadas. Lo que se viene en Videna. Seguiremos actualizando durante el día si es que la información así lo amerita.

(Fotos: Trome, El Comercio, Perú.21)

EL OTRO LADO DEL CASO ORELLANA

Con Benedicto Jiménez capturado y las investigaciones avanzadas, va quedando aún más claro el tamaño de la organización liderada por Rodolfo Orellana Rengifo, vinculada a la apropiación de terrenos y con sospechas fundadas sobre su ligazón con el lavado de activos.

Más allá de la responsabilidad cada día más nítida que recaerá, en términos penales, en Orellana y su clan, resulta indispensable ver cuáles han sido las fallas institucionales que han permitido que un personaje de este tipo haya podido operar, durante muchos varios, casi impunemente.

En primer lugar, el Ministerio de Justicia debería plantear una seria reorganización de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos.  Varios de los documentos ingresados por Orellana y sus cómplices para consolidar la apropiación de inmuebles ajenos tranquilamente podrían haber sido observados por un registrador serio. SUNARP debería hacer una investigación interna sobre el grado de infiltración que pudo haber tenido la institución con el clan Orellana y ordenar los correctivos necesarios para evitar que casos como este puedan repetirse a través de organizaciones sofisticadas como las mencionadas.

En segundo lugar, Enrique Mendoza, presidente del Poder Judicial, debería contestarnos por qué tantos jueces convalidaron, mediante acciones de amparo y otro tipo de procesos, la apropiación de terrenos. Y si bien es cierto que, al final, Orellana terminó reculando en sus querellas – gracias a la acción de la sociedad civil – las autoridades del PJ también nos deben una explicación sobre la admisión de este tipo de demandas en forma sistemática.

En tercer lugar, hay partidos políticos que debieran responder por los nexos de algunos de sus integrantes con esta organización. Solidaridad Nacional, que ya nos debe varias “contribuciones” a la política nacional con la pobre calidad de sus integrantes y que tiene aún una cuestión pendiente sobre su alianza con César Álvarez, debería explicar porque mantuvo tanto tiempo a Heriberto Benites en sus filas. Y lo mismo en el APRA, que acogió a Jiménez y Orellana como candidatos invitados.

Para concluir: el Ministerio Público. Como señaló en su momento Rosa María Palacios:

El nombre de Orellana ha sido asociado a la mafia ancashina por el procurador Cristian Salas. Por tres años la procuradora de Lavado de Activos, Julia Príncipe Trujillo, ha tratado de investigarlo por lavado conjuntamente con sus socios en Áncash. Una y otra vez la Fiscalía lo ha impedido mandando todo al archivo. Su última queja tiene un año sin resolver. Ese solo hecho debería bastar para sacar a patadas del sistema a los fiscales corruptos responsables.

Hace algunos meses, Ricardo Uceda denunció las conexiones de Orellana con un asesor del exfiscal de la Nación José Pelaez Bardales. El actual Fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, tuvo que reconocer que se había reunido con el empresario. Y durante las semanas previas para la elección del nuevo titular del MP, la revista Juez Justo – dirigida por Jiménez – apoyó a Ramos y a Pelaez como posibles fichas en dicha elección.

Si ya con el caso Ancash existen fundadas razones para suspender al Fiscal de la Nación, el caso Orellana podría añadir otras tantas.

(Foto: Perú.21)

BRASIL: UNA ELECCION CON VARIOS HITOS

La imagen que ven arriba simboliza el cierre de una campaña bastante dura en el país más importante de la región. Más que grandes sonrisas, se ven rostros de alivio. Dilma Rousseff ganó la reelección como presidenta de Brasil cuando, en varios momentos, parecía que ello no ocurriría.  Aquí los hitos más importantes del proceso electoral que culminó ayer.

1. LAS PROTESTAS SOCIALES: Hasta junio del 2013, el triunfo de Dilma parecía seguro. El PT tenía varios resultados buenos por exhibir, sobre todo, en materia de reducción de la pobreza y políticas sociales que sirven de ejemplo para otros países (entre ellos, el nuestro).

Sin embargo, el gobierno fue víctima de su propio éxito. Las clases medias que ayudó a generar ahora le reclamaban mejor cobertura de servicios básicos, extender algunos subsidios a otras materias – pasajes universitarios – y comenzaron a criticar, de modo más fuerte, los casos de corrupción que, desde hace buen rato, salpican al gobierno. Y, peor aún, a la economía le comenzó a ir mal

Como explicó, en su momento, Farid Kahhat:

En parte porque habrían desarrollado expectativas de ascenso social que ahora podrían verse frustradas. Peor aún, podrían vislumbrar el regreso a una situación de pobreza que abandonaron en la víspera (y la experiencia histórica muestra que hay pocas cosas políticamente más volátiles que los estratos medios cuando enfrentan la perspectiva de una movilidad social descendente).

Además en el caso de Brasil, la inflación en el año que media entre mayo de 2012 y el mismo mes de 2013 fue de 6.5%, muy por encima del rango establecido por el Banco Central. Por ello esa entidad elevó su tasa de referencia de 7.5 a 8%. El problema es que mientras el efecto de esa elevación de tasas sobre la inflación no será inmediato, si podría serlo su efecto sobre el crédito de consumo (con lo cual ambos factores contribuirían en el corto plazo a reducir el poder de compra de los estratos medios).

Ramiro Escobar explicó que las protestas reunieron – en sus dos momentos cumbre – a grupos y demandas bastante amplias. Por tanto, aún no tenía una voz política que las representara. Aunque ya Kahhat anticipaba que podía ser Marina Silva, quien era candidata a la vicepresidencia por el Partido Socialista Brasileño.

2. MARINA, LA CANDIDATA INESPERADA: Eduardo Campos, candidato a la presidencia por el PSB, murió en un accidente de avión en agosto. Y, con ello, Silva se convirtió en postulante. Y tenía varias ventajas a su favor: candidata vista como fuera del sistema, a pesar que militó durante varios años en el Partido de los Trabajadores (e incluso fue ministra); historia personal con orígenes aún más humildes que Lula; programa económico más firme en lo macroeconómico y con mayor apertura comercial que el PT. Y así fue subiendo en las encuestas.

¿Por qué no pasó, entonces, a la segunda vuelta? Silva no tuvo la capacidad política de responder a las críticas en su contra, que iban desde su acercamiento a grandes bancos (la heredera del banco Itau, uno de los mayores de Brasil, era su asesora en materia económica) hasta las concesiones a los sectores evangélicos (a los que ella pertenece) sobre temas de género y agenda LGTB. Al ser una candidata con partido prestado, tenía mayor margen para ajustar el programa, pero menos para enfrentar los ataques del PT y del PSDB. Simple y llanamente la demolieron. Y ella no supo como responder.

Y allí surgió el rival de Dilma: Aecio Neves.

3. ¿POR QUÉ AECIO EN SEGUNDA VUELTA? No es solo el peso del partido. Señaló Juan Arias en El País:

A pesar de aparecer en aquel momento como perdedor en todos los sondeos, Aecio, al revés de sus dos candidatas contrincantes, Rousseff y Silva, se dirigió a la audiencia con corazón brasileño, rezumando confianza, es decir, sin dureza, sin agresividad, agradeciendo el cariño recibido en sus peregrinaciones por el país, revelando su voluntad de seguir en la disputa y con la certeza de la victoria. Se presentó como candidato de todos los brasileños, a los que ofreció certezas y capacidad de Gobierno, así como la seguridad de que tenía la receta para levantar al país de su actual frustración. Se emocionó y apeló a la esperanza enarbolando la bandera del cambio que pedía la calle. Fue en aquella hora el único que acabó siendo aplaudido por la platea presente.

4. ENTONCES, ¿POR QUE GANÓ DILMA?: Aecio no hizo una mala campaña y enfatizó en los temas más débiles para el PT: manejo macroeconómico y lucha contra la corrupción. Tuvo un buen desempeño en los debates y enfrentó a la maquinaria partidaria más grande de Brasil. Pero no le alcanzó. Dos parecen ser los motivos.

El primero, enunciado por Kahhat hace 3 semanas, apunta al contexto:

Una economía cuyas previsiones de crecimiento se revisan en forma regular a la baja desde hace un par de años, y que en vísperas de la elección acumuló dos trimestres consecutivos de caída del producto (es decir, la definición técnica de una recesión), en principio favorecería a Neves. Pero algunos indicadores que revelarían el efecto del estado de la economía en las condiciones de vida de la población, no se han deteriorado significativamente en los últimos años. El nivel de desempleo, por ejemplo, se mantiene cerca de sus mínimos históricos. De otro lado, la campaña de Rousseff consiguió convencer a parte del electorado de que una candidata nacida en la extrema pobreza (Marina Silva), podía poner en riesgo la vigencia de los programas sociales: es probable que consiga persuadirlos de lo mismo respecto a un candidato de cuya cercanía a los intereses empresariales da testimonio el comportamiento de la bolsa de valores al conocerse el resultado de la primera ronda electoral.

El segundo tiene que ver más con la campaña. Dilma fue mucho más eficiente que Neves en una campaña de persuasión para no perder lo avanzado. La adhesión de Silva, sin partido propio, no fue suficiente para un candidato que requería un endose menos endeble. Y la aparición de Lula en las últimas semanas fue un activo clave en un país que aún admira a su expresidente.

El país que el PT ayudó a transformar ya no tiene las mismas exigencias que antaño y ya no tiene la misma condescendencia hacia los errores del pasado. Dilma tendrá que entender que el mensaje dado ha sido: hemos mantenido lo positivo que nos han dado en 12 años, pero se requieren ajustes macroeconómicos sin poner en peligro los programas sociales y hay que limpiar la casa. Veremos como van los siguientes cuatro años.

(Foto: Reuters – El País)

VACANCIA

El inverosímil pedido de vacancia presidencial solicitado por el dirigente de los mineros ilegales, Víctor Chanduvi, no merecería más que un comentario breve, de no ser por el clima de confrontación política de las últimas semanas y porque, como se ha recordado en estos días, los gobiernos de Toledo y García enfrentaron situaciones similares.

La vacancia presidencial por incapacidad moral es una institución excepcional. Su uso implica una salida constitucional a un problema de tal magnitud que haga imposible la permanencia del Presidente de la República en su puesto. Así lo entendió el Congreso peruano en 2000 cuando utilizó este mecanismo para sacar a Fujimori, como el Tribunal Constitucional al indicar que se requería una votación calificada para ejecutarlo.

Si ello es así, ¿por qué ha sido invocada varias veces en los últimos 14 años? Mi impresión es que la vacancia es puesta como arma de negociación sobre posibles responsabilidades penales y éticas de actores políticos y sociales, o para tratar de ubicar a sus proponentes como una oposición fuerte frente a gobiernos desgastados. En ambos casos, sin éxito.

Pero también considero que su invocación recurrente en los últimos años nos confronta con los límites de la forma de hacer oposición en el Perú. Lejos de cuestionar a los tres últimos gobiernos por políticas de estado – y vaya que hay motivos para hacerlo – se privilegian los escándalos o el “incumplimiento de promesas” como fuente de descontento. Deberíamos reconsiderar desde qué perspectiva evaluamos a nuestros gobernantes y cómo oponernos a ellos.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 26.10.2014)

PROHIBIENDO REELECCIONES: ¿UNA REFORMA EN SERIO?

Hoy el Congreso de la República aprobó, en primera votación, la reforma constitucional para eliminar la reelección de presidentes regionales y alcaldes provinciales y distritales. Es decir, las autoridades elegidas este 5 de octubre (y las que serán electas en la segunda vuelta regional de diciembre) no podrán ser reelectas en 2018. Para que el proyecto sea aprobado definitivamente, deberá esperarse a una segunda votación en la legislatura próxima, entre marzo y julio de 2015.

La medida, sin duda, tendrá cierta popularidad. De un lado, existe un grupo de ciudadanos que no cree en ninguna forma de reelección. Pero, de otro lado, también existe un alto número de personas que considera que esta puede ser la salida para evitar la corrupción en gobiernos subnacionales, de la cual hemos visto varios casos durante este año.

A primera impresión, veo cuatro problemas en esta medida.

El primer problema es que la reforma planteada mira el árbol y no el bosque. Es decir, se trata de una medida aislada y que no ve otros problemas conexos. Por ejemplo, Fernando Tuesta planteaba una limitación menos drástica, acompañada de otras medidas:

Se debe permitir la reelección tanto a nivel regional como local por un solo período, pero al lado de esto ajustar los mecanismos de reglas de juego en la Ley de Partidos Políticos (propuesta de los organismos electorales, dejado de lado por el Congreso) y desarrollar una activa participación y coordinación de la Contraloría General de la República, el Ministerio Público, el Poder Judicial y ciertamente el Ministerio del Interior, como se hizo en los casos antes nombrados. De lo contrario, como muchas veces sucede, estaremos reformando las normas, sin conseguir los efectos deseados.

En segundo lugar, la medida no soluciona el problema planteado. La autoridad corrupta robará sin importar el límite de tiempo que tenga para gobernar. En tanto los mecanismos de control y contratación pública no sean aplicados y/o modificados, poco será lo que se pueda hacer en torno a la corrupción en el nivel subnacional de gobierno.

Tercero, la medida no se inscribe dentro de un proyecto serio de reforma política. Como indica Tuesta en su columna de hoy, resulta necesario revisar que errores se cometen al momento de proponer modificaciones al sistema político, para no cometerlos:

El primero, atribuir los arreglos institucionales como autónomos en sus impactos, por lo que cuando no ocurren los efectos esperados en el corto plazo, se les atribuye todo el fracaso. De nada valen controles, por ejemplo, sobre fiscalización del dinero mal habido en la política, si la Policía, la Fiscalía, el poder Judicial y la Contraloría hacen también su trabajo.

Lo segundo es plantearse objetivos institucionales que no son correspondidos con las medidas planteadas. No se puede afirmar, por ejemplo, fortalecer partidos políticos en el Perú y mantener el voto preferencial. Tampoco se puede otorgar dinero público a los partidos, sin hacer los ajustes de mayor control y supervisión. Menos se puede combatir el golondrinaje si no se establece más tiempo para supervisión de domicilio y penalidades efectivas.

Un tercer problema viene de la mano del conocimiento y la coherencia de las propuestas. Con el conocimiento no solo nos referimos propiamente a las leyes que se busca reformar, sino a los impactos que producen ciertas medidas. Por eso se observa con preocupación cómo se plantean medidas que ya están en las leyes u otras que no corresponden. Ciertamente, en materia de reforma política y electoral hay cerca de una docena de normas, pero para discutir y colaborar con la reforma, por lo menos hay que conocerlas.

Pero lo que quizá es más peligroso es hacer propuestas que no parten de un mínimo diagnóstico, sean parciales y carezcan de prevención de impactos. Esto es frecuente leerlo a través de los medios o a través de algunas propuestas legislativas.

A la luz de estos pasos, queda claro que no se ha examinado ninguna de las cuatro variables.

Finalmente, la medida resulta tan o más demagógica que la prohibición de reelegir congresistas, propuesta por algunos en redes sociales como respuesta a la medida. Hay que considerar que la tasa de reelección de congresistas no es alta en el Perú (y que normalmente se eligen los congresistas de mejor desempeño). Con los presidentes regionales pasa otro tanto. Y, como indica Carlos Meléndez, en el caso de alcaldes provinciales y distritales, no se supera el 20% de reelección. Por tanto, no hay una correlación entre índice de choros y reelección de autoridades.

En suma, una medida poco meditada en el Congreso de la República. Tanto o más que la elección de un pastor homofóbico a la cabeza de su grupo de derechos humanos.

(Foto: Congreso de la República)

NUEVO DIRECTOR EN EL COMERCIO

Mientras todo el mundo estaba pendiente del clásico del fútbol peruano, El Comercio escogió finalmente a su nuevo director. Se optó por alguien de la casa: Fernando Berckemeyer, quien era editor central de opinión del diario hasta hoy, será la nueva cabeza periodística del diario privado más antiguo del país.

Se trata de un relevo generacional en el Decano. Berckemeyer es abogado egresado de la PUCP, de 36 años de edad. Ha sido profesor universitario en la Católica, abogado del Estudio Olaechea y fundador de Enfoque Derecho, informativo de actualidad jurídica de la asociación Themis.

¿Qué línea se acentúa en El Comercio? Claramente, una visión libertaria del mundo. Como se puede notar de los editoriales de los últimos dos años y medio en El Comercio – y de los escritos que pude leerle en Themis hace varios años – Berckemeyer está bastante cercano a la corriente del análisis económico del Derecho (cuyo principal impulsor en el Perú es Alfredo Bullard), en la que se busca determinar que normas son económicamente eficientes y, sobre esa base, predecir qué medidas deberían ser promulgadas.

En esa línea, el AED en versión peruana, llevado a categoría de catecismo, constituye una versión refinada de la abstención absoluta del Estado en materia de regulación de las relaciones económicas. Eduardo Dargent, en una columna en la revista Velaverde, define bien esta forma de ver el mundo:

Los libertarios asumen que la intervención estatal se jus­tifica en casos extremos, básicamente para garantizar la vida en común de individuos considerados libres e iguales. La in­tervención estatal, especialmente aquella que busca redistri­buir la riqueza para establecer una igualdad real o promover determinados valores, casi siempre viola la libertad. Claro, como toda ideología que pretende tener éxito en la política, los libertarios también señalan que seguir sus recetas traerá beneficios a la sociedad: el individualismo hace más prós­pera a la comunidad y se evita un Estado autoritario. Como sea, no se debe intervenir y mucho menos intentar igualar; garantizar la igualdad jurídica basta.

El problema para muchos es que esta receta vuelve intoca­ble la distribución de riqueza existente: la considera justa. Y así sacan de la política lo que ha estado en el centro de la misma desde siempre. Aristóteles, Marx, Rawls o Aron ven la propie­dad y la distribución justa de la misma como un tema político fundamental. Para el libertario no lo es, pues no hay nada que discu­tir: cualquier cambio es injusto. Su pensamiento, radical en lo moral, es conveniente para los que ya tie­nen riqueza y poder. Y poco atrac­tivo por conservador para quienes creemos que sí hay cosas que dis­cutir en esta distribución.

Por ello es que uno se puede encontrar en los editoriales de EC visiones económicas que estaban incluso más a la derecha que los anteriores directores nombrados del diario (Alejandro Miró Quesada, Francisco Miró Quesada e incluso Fritz Du Bois).

¿Y en lo político? De columnas pasadas y editoriales recientes, se desprende que Berckemeyer se ubica en el lado diestro del espectro, lo que resulta congruente con la línea de El Comercio de los últimos años. No es fujimorista (de hecho, está de acuerdo con la sentencia por violaciones a los derechos humanos), pero votó por Keiko en contra de Humala. Está, obviamente, en una línea crítica frente al actual gobierno. Obviamente no es fan de la izquierda, pero también queda claro que tampoco comparte algunas animadversiones de algunos. Por ejemplo, a diferencia de algunos de sus pares de derecha, sí cree en el sistema interamericano de derechos humanos.

Donde sigue manteniendo cierta incógnita es frente a temas sociales como, por ejemplo, la relación Estado – Iglesia, denuncias sobre abusos sexuales en el seno del clero o la unión civil a favor de personas del mismo sexo, temas en los que el diario no expresó una opinión editorial institucional. Más bien permitió que liberales y conservadores expresaran sus ideas en distintas columnas de opinión. La gran pregunta es si tendrá una voz más clara en torno a estos tópicos, ahora que es el director periodístico de EC.

Me consta que Berckemeyer respeta las opiniones ajenas, así discrepe de ellas. En los seis meses que colaboré en El Comercio (gracias a su llamada) respetó – e hizo respetar – cada columna que le envíe, por más que su visión del mundo y la mía sean opuestas. Y por supuesto, seguiremos discrepando, cada uno desde su posición sobre el país. Veremos que vientos soplarán en el diario más importante del Perú. Un adelanto ya ha sido dado.

(Foto: El Comercio)