LA MEDALLA CIUDAD DE LIMA Y LAS ELECCIONES

Columnista invitado: Carlos Cáceres. Médico y epidemiólogo social, investigador y activista en VIH, sexualidad y derechos humanos. Director del IESSDEH.

Publicamos la opinión del doctor Carlos Cáceres sobre las elecciones en Lima, que nos fuera enviada el día de hoy. Señalamos que la responsabilidad sobre la misma corresponde a su autor. Nuestras opiniones sobre Villarán y Castañeda y las limitaciones de sus campañas han sido descritas en este blog. Aquí el artículo.

El 18 y 19 de Septiembre tuvimos el honor de recibir a Françoise Barré-Sinoussi, la Premio Nobel de Medicina 2008 por el descubrimiento del VIH, a quien se le otorgó un Doctorado Honoris Causa. Además de ese muy merecido reconocimiento, la Municipalidad de Lima la recibió y, en una ceremonia breve pero cargada de simbolismos, le otorgó la Medalla “Ciudad de Lima” y la declaró huésped ilustre. Pensé que a nuestra visitante, comprometida con el cambio social, le habría gustado que la actual alcaldesa, primera mujer en ese cargo, y casi de su misma edad, en licencia por elecciones, estuviera en el público y la saludase; incluso sugerí que la invitaran. Pero la alcaldesa no vino, entre otras cosas, porque está de licencia, y las inevitables fotografías con la homenajeada, incluso como invitada, podrían haberse prestado a confusiones incómodas. Era, pues, una cuestión de principios. No era correcto y punto. Felizmente todo salió bien.

Retornando hacia su hotel, traté de explicar a esta colega eminente lo peculiar de la situación. La alcaldesa no estuvo porque no le correspondía y no se podía ensombrecer una ceremonia que esperábamos fuese impecable. Le dije que, aunque lo lamentaba, la alcaldesa no solo había hecho lo correcto, sino que esa conducta ética es un signo que la distingue de los demás candidatos con posibilidades. Le dije además que al parecer la gente no reconocía o no valoraba su honestidad, o que la falta de honestidad no les preocupaba si hay, a fin de cuentas, obras que mostrar. Añadí que mucha gente cree que “no ha hecho nada”, o que “no trabaja” al tiempo que sostiene que el anterior alcalde, cuya nueva elección es probable, hizo mucho más que ella durante la respectiva gestión. Seguí mencionando las numerosas y graves acusaciones abiertas contra este ex-alcalde, los mecanismos que aparentemente usó para evadir los controles legales en la administración de obras, y la casi ausencia de vigilancia ciudadana de su gestión, en contraste con lo ocurrido con la actual.

Continué, además, diciendo que el amplio apoyo a este alcalde, un populista de derechas, es evidente sobre todo en los sectores más necesitados de la ciudad, en los que ha desplegado estrategias de entrega de víveres para asegurar votos; que, reconociendo su poca habilidad para convencer con palabras, trató mientras pudo de evitar toda declaración pública, no solo confiando en su trabajada imagen de gestor diligente y parco (“mudo”), o recurriendo a un psicosocial sobre una supuesta enfermedad grave, sino en lo que se revela cada vez más flagrantemente como un apoyo de los conservadores oligopolios mediáticos del Perú. Los dueños de medios tienen intereses comerciales múltiples, y al parecer la actual gestión municipal ha roto las viejas reglas de juego mercantilistas en las obras para la ciudad, pues ha tratado de que se cumpla la ley. La cereza de la torta está en la dosis habitual de sexismo – se suele ver el gobierno metropolitano como uno de obras de cemento para el cual los hombres son adecuados y las mujeres no.

Por supuesto que dije también que la actual gestión llegó al gobierno por azar, a partir de una jugada de terceros para evitar que ganaran sus competidores directos, y que tuvo que organizar un equipo de gestión en poco tiempo, aunque ahora tiene ya mucha mayor experiencia. Que ha cometido muchos errores, y tiene mucho que arreglar (por lo cual, en caso de ganar, esperaría que abra las puertas a los vecinos para discutir y mejorar los planes actuales), pero también tiene voluntad de autocrítica. Y que debe mejorar sus estilos políticos para ampliar su base de apoyo. Pero reafirmé que los programas se pueden ajustar y la eficacia mejorar, pero la honestidad se tiene o no se tiene. Y que, al menos entre los candidatos de mayores opciones, los únicos que conozco, ella es la única en la que confío, en términos morales, para apostar por mejorar lo técnico y administrativo. Tristemente – dije – su aparato de prensa no es bueno para romper la barricada mediática, y estas obvias diferencias no parecen ser percibidas (o valoradas) por la mayoría de votantes.

Ante este abrumador panorama, nuestra sabia huésped me preguntó, con curiosidad, si quienes compartíamos esta visión estábamos haciendo algo. Entonces verbalicé lo que he pensado varias veces sin decirlo: Tal vez no lo suficiente. Como mínimo debemos hablar – como algunas y algunos han comenzado a hacer. Y, más que actuar ‘por’ una candidatura en particular, se trata de apoyar la alternativa más transparente frente, sobre todo, a una que está siendo aceptada sin rubor por la mayoría como una opción pragmática sin hacerse problemas por los principios (“roba pero…”), y también frente a otras candidaturas poco transparentes y poco definidas, en posiciones expectantes. Porque el pragmatismo radical del desestimar los valores si al menos se reciben obras es, si se le mira bien, un mortífero mensaje subliminal para quienes apuestan por la rectitud, y se preparan para ello.

Si se puede llegar al poder simplemente montando un buen aparato político, y mediante un sistema mafioso donde se utiliza el tráfico de influencias, la coima, la estafa, los acuerdos bajo la mesa, el chantaje y la difamación (con ciertas complicidades clave), entonces no vale la pena ni estudiar, ni ceñirse a principios, ni darse el trabajo de cumplir la ley. A la larga, aceptar que la política siga siendo así, es condenarse a tener un país con enorme fragilidad institucional, y sin desarrollo verdadero. Y juzgar con frialdad a gente honesta que se mete a semejante jungla revela, en el mejor de los casos, cinismo puro y duro.

Por ello, casi llegando a su hotel, dije a esta amiga que escribiría esta nota como parte de mi esfuerzo para informar a otros, y que instaría también a otras personas a comunicar sus ideas. Faltan sólo dos semanas para las elecciones, pero cuando sabemos que estamos con la verdad y la justicia, esa confianza se refleja en nosotros y se transmite a los demás. Es un esfuerzo que no nos asegura nada, pero que, como dijimos al inicio, es cuestión de principios, y aquí se trata de no dejar que se hunda un barco sin hacer algo para evitarlo. Sé que personajes públicos como Mónica Sánchez lo han hecho hoy, en sus espacios, pese a los esperados ataques. Se trata del modelo de sociedad que queremos constituir. ¡No es poca cosa!

(Foto: La República)

7 thoughts on “LA MEDALLA CIUDAD DE LIMA Y LAS ELECCIONES

  1. El amigo de la nota un poco más y canoniza a Sor Susana.

    En su “esfuerzo para informar” se le olvidó comentar que a la muy coherente alcaldesa, en su afán por dar clases de moralina, no se le ocurrió mejor idea que aliarse al cuestionadísimo Alejandro Toledo en medio de cusaciones tan graves y tan serias como las que pesan sobre Castañeda. Nunca la ví hacerle ascos a los chakanos.

    ¿Por qué mejor no virar la mirada a gente que trabaja con criterio, honesta y además eficiente, como Enrique Cornejo por ejemplo?

    Me gusta

  2. Wow!! Nunca había una leído una oda tan alucinante a Santa Susana de Lima, patrona de los oenegeros comechados y de los ineptos.

    Godoy, para tu amigo, para ti, y demás desubicados, dejo aquí una de las mejores columnas de Tafur, donde en un ataque de realismo, dice una verdad incómoda que el subconsciente caviar trata desesperadamente de negar, pero que cualquier ciudadano limeño con dos dedos de frente la sabe:

    “CASTAÑEDA LE DEBE AGRADECER A VILLARÁN

    Es realmente digno de otra causa que la fanaticada de Susana Villarán se arre­bate tratando de atribuir deficiencias o disfuncionalidades en el electorado para explicar la masiva intención de voto que muestra Luis Castañeda Lossio y el alicaído respaldo que muestra su defendida.

    La ecuación que despliegan es la siguiente: votas por Castañeda porque eres una suerte de lobotomizado moral que no te das cuenta de las cosas, eres un acomedido con el viejo orden mafioso y un creyente en el “baja, pie derecho”, porque criticas la denominada “reforma del transporte”; no tienes pues la capacidad de entender los aires de modernidad que te regalan desde el Olimpo moral y técnico de la Municipali­dad hoy en funciones.

    Plantear el debate así no solo revela un pro­fundo desprecio a la lógica popu­lar –tan racional como cualquier otra- sino que soslaya el fondo del problema: que para la mayor par­te de la población, lo que ha habido estos cuatro años ha sido un ejer­cicio gubernativo deleznable y ofensivo a las expectativas popula­res, y están tan hartos de ese formato que están dispuestos a pasar por alto las serias imputacio­nes éticas al hoy candidato líder.

    Así es la cosa: si Castañeda regresa triunfante, ES DIRECTA Y PRINCIPAL RESPONSABILIDAD DE SUSANA VILLARÁN. La manera de la alcaldesa de gerenciar los problemas acuciantes de una megaciudad como Lima explica mejor que una supuesta tara moral de los limeños el que Castañeda se asome como nuevo alcalde (es más, si Villarán cumplía su promesa y no se presentaba a la reelección, quizás hoy la competencia estaría reñida entre el líder solidario y Heresi, Cornejo o Altuve, quie­nes no pueden crecer en gran medida porque el rechazo a la candidata de Diálogo Vecinal no solo es inmenso sino que lo cosecha Castañeda y tapona el eventual crecimiento del resto).

    Por ello, en el lamento por el retorno del alcal­de solidario no tienen autoridad para participar quienes son los mayores culpables de que así sea. QUE NO LE ECHEN LA CULPA AL PUEBLO y que no zafen el cuerpo tan graciosamente quienes se la han pasado estos años haciendo gala de lo que también es una forma de inmoralidad cuando se adminis­tran dineros públicos, como es LA INEFICIENCIA y la desidia política, sembrando para que el populismo derechista de Castañeda vuelva a cosechar.”

    http://exitosadiario.pe/jtafur/castaneda-le-debe-agradecer-a-villaran

    Me gusta

  3. Señor Godoy:

    1. Vaya, el señor Javier también debería suscribir la famosa excusa de los violadores: “ella me provocó”, con la correspondiente acusación del juez y la sociedad hacia la violada. Así con ese machismo se amparan todos los miserables y corruptos del mundo. La culpa es del robado, porque no debió caminar por ahí. La culpa es de la robada, porque no debe salir con cartera. ¿Realmente piensa así el señor Javier? Debe ser terrible toparse con una persona así.

    2. De Tafur no hay mucho que decir porque él está cumpliendo con consignas políticas. Los periodistas suelen ser sicarios de los políticos.

    Muchas gracias.

    Me gusta

  4. jajajajaja…
    Luis Enrique, definitivamente uno de los comentaristas más lúcidos de este blog, su lógica y conclusiones son tan, pero tan impecables, que no necesitan de argumentos…

    Sigue así Luis Enrique! yo como Peruano que se preocupa por su patria, te digo de todo corazón que la izquierda necesita mucha, pero mucha más gente como tu.

    Un saludo!

    Me gusta

  5. Es verdad. El articulo de Tafur es revelador. Estamos a punto de tener nuevamente de alcalde a Castaneda, en buena parte debido a la gestion deficiente de la senora Villaran. Que ha tenido aciertos se le puede reconocer, q ha tenido la decision de querer hacer algunos cambios profundos puede ser, pero la verdad tmb ha tenido Una gestion deficiente y a veces calamitosa. De buenas intenciones esta empedrado el infierno. Lastima por nuestra Lima q perdio nuevamente la oportunidad de tener un real buen alcalde. Ahora nos toca 4 anos mas de comunicore.

    Me gusta

  6. Javier:
    La izquierda necesita
    – Aceptar que ganar dinero, pagando impuestos, no es pecado
    – Aceptar que se puede ser honesto, sin ser de izquierda
    – Aceptar que un Estado pequeño, focalizado y bien pagado es lo mejor.
    – reconocer que la lucha de clases es una estupidez
    – El determinismo historico es &#><?¿ y mucho mas
    – Aceptar que “Patria o muerte venceremos” y ” El Poder viene del fusil” demuestra que no sireven ni para dinosaurios, jejeje.
    Cuando acepte eso y a Deng Siao Ping y su gato, es decir deje de ser izquierda, quiza tenga alguna posibilidad de regresar a tener protagonismo electoral
    Por lo demas, que pena ser de izquierda, como dicen los gringos (lo demostraron en Berlin en 1989) los zurdos son loosers.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s