CUALQUIER TIEMPO PASADO (¿FUE MEJOR?)

Un general golpista que encabezó la fase final de una dictadura institucional. Un legendario líder de revueltas campesinas en favor de la reforma agraria transformado en ecosocialista. El socio de uno de los más renombrados estudios de abogados convertido en ministro y senador de un partido que jamás llegó a la presidencia. El único líder de Izquierda Unida que optó por la socialdemocracia desde sus inicios y que transitó entre la academia y la política. Dos apristas rebeldes: uno que prefirió continuar en la senda del partido y otro que se alejó totalmente del alanismo. Y un acciopopulista que encabezó al ala más dura de su partido, quien terminó siendo presidente del Tribunal Constitucional.

Estos personajes desfilan en las páginas de Cualquier Tiempo Pasado, un libro a caballo entre la entrevista y el testimonio elaborado por Alberto Rincón Effio y Elohim Monard. La serie de conversaciones con Francisco Morales Bermúdez, Hugo Blanco, Felipe Osterling, Henry Pease, Javier Valle Riestra, Héctor Vargas Haya y Javier Alva Orlandini parte de dos premisas fundamentales.

La primera es que muchos de estos personajes se comienzan a ir o, por efectos de la edad, sufren males que impiden una conversación donde la evocación resulta difícil (ejemplos de entrevistas frustradas fueron las de Armando Villanueva y Martha Hildebrandt). La segunda es que resulta necesario, en tiempos de pragmatismo, cambios de camisetas y acomodos rápidos – basta ver lo que fue hoy la elección para la presidencia del Congreso -, recuperar la noción de lo que es un político profesional, con todo lo que ello conlleva en el país.

Sobre el primer punto, el libro cumple su propósito. Los personajes entrevistados realizan, ya en el retiro o semiretiro de la actividad pública, un balance de lo que fue su vida política, algunos en forma más autocrítica que otros. A su vez, se trata de memorias contrapuestas, donde hay discrepancias en algunos detalles donde las historias de estos políticos se han cruzado. Esta última característica es parte de volúmenes testimoniales: basta ver las discrepancias existentes en torno a algunas versiones brindadas por José Ugaz en su libro, señaladas por Ernesto de la Jara y Gustavo Gorriti.

En cuanto al segundo punto, en efecto, se traslucen carreras políticas que responden a convicciones claras y propias. No en vano hay personalidades de todas las tiendas, incluyendo al partido militar, el más viejo de la historia republicana peruana. Y, como bien señala Eduardo Dargent en el epílogo, hay una doble paradoja: estos políticos fueron críticados duramente porque desarrollaron buena parte de sus carreras en los peores años de las últimas décadas para el país y, además, no supieron generar una cultura de acuerdos, cuando eran más que necesarios. Pero, al mismo tiempo, un país sin políticos profesionales es prisionero de la tecnocracia sin músculo, del financiamiento dudoso. Y, añado, en todos los casos se trata de políticos honestos, aunque en un caso – el de Morales Bermúdez – existen dudas sobre su posible participación en vulneraciones a derechos fundamentales (que niega en el libro).

¿Qué faltó en este tomo? Sorprende que ninguno de los personajes – con excepción de Hugo Blanco y la referencia que hace Vargas Haya sobre Polay – haya sido interrogado sobre lo que significó ser político en los años del conflicto más fuerte que vivió el país. Algunos de estos políticos participaron en tareas de gobierno o como fiscalizadores parlamentarios en aquellos años y, por tanto, este era un tema en el que pudo ahondarse más. Y, al no existir una entrevistada mujer en el libro – que finalmente, es hijo del tiempo en el que fue escrito -, pudo haber alguna interrogante vinculada con relación a la participación política de las mujeres.

Cualquier Tiempo Pasado es el testimonio de un tiempo que no fue mejor, pero cuyos políticos fueron más profesionales que los que hoy tenemos. Y una reseña en contrapunto de opiniones de años duros para el país. Los nietos entrevistadores escuchan, por fin, la versión más refinada de las historias de los abuelos políticos, ya en edad de retirada. Vale la pena atenderla.

EVENTO: El libro se presenta el 28 de julio a las 5:30 en la Feria Internacional del Libro. Comentan Susana Villarán (alcaldesa de Lima), Carolina Trivelli (exministra de Desarrollo e Inclusión Social) y Beatriz Boza (expresidenta de INDECOPI)

(Foto: JAG)

One thought on “CUALQUIER TIEMPO PASADO (¿FUE MEJOR?)

  1. Godoy: interesante revisión de los políticos viejos pero ineficaces en su tiempo. Sus discursos huecos y ampulosos, sus idiotas batallitas bizantinas, sus rabietas ideológicas e infantiles, su ceguera ante la realidad, su afición por la torre de marfil, sus componendas y mezquindades, fueron el perfecto combustible para que en 1990 Fujimori y sus hampones (decir “partido” es mucho elogio) iniciaran su campaña de desaforado robo de fondos públicos, a un nivel delictivo nunca antes visto en el Perú. Lo justo: su aporte fue muy pequeño en comparación con sus potencialidades.
    Vale escuchar a los viejos, aun cuando estos fueron culpables en gran medida del sufrimiento de los jovenes. Pero no caigamos en el fácil aplauso a los veteranos “politicos profesionales” sólo por su verbo florido y abstracciones de cafetería. Total, es inútil esperar “balances” y “autocríticas” de los protagonistas del desmadre. Eso es tarea de las generaciones venideras. Si hubieran sido tan “buenos” y “sabios” estos ancianos…¿tendriamos comeoros, robacables, mataperros, y demas fantoches en altos puestos?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s