CINCO PROBLEMAS DEL TRANSPORTE EN LIMA

Como bien anotó Pedro Ortiz Bisso ayer en El Comercio, Orión – de lejos, la peor empresa de transporte urbano en Lima y Callao – es solo una parte del problema del tráfico en la capital del país. Hay varias aristas en el tema de la movilidad que debemos tener en cuenta y que deben encararse.

1. EL MODELO DEL TRANSPORTE URBANO: Bien descrito por Claudia Bielich como “la guerra del centavo”:

Durante su trabajo choferes y cobradores analizan constantemente la realidad, evaluando diversas variantes para optar por una táctica de manejo, que aplicarán durante un lapso de tiempo. La necesidad de cambiar de táctica de acuerdo a la situación se debe a que para ellos es fundamental conseguir la mayor cantidad de pasajeros posibles por no estar en una relación laboral legalmente reconocida y no percibir un ingreso fijo. Este dependerá de la cantidad de pasajeros que consigan, hecho que los fuerza a modificar su manejo de acuerdo al contexto para así lograr mayor cantidad de pasajeros y, por ende, mayores ingresos. La “Guerra del Centavo”, los obliga a sostener jornadas laborales sumamente extensas (entre quince y dieciocho horas diarias), ya que aspiran a conseguir un ingreso lo suficientemente alto como para alcanzar un margen de ganancia suficiente. Si trabajaran tan sólo ocho horas, su ganancia sería mínima.

Es, en este aspecto, donde se han concentrado los esfuerzos de la Municipalidad Metropolitana de Lima por ordenar el transporte. La implementación de los corredores complementarios, a través de empresas formales donde se elimina la precarización de choferes, cambiará buena parte de los viajes en la ciudad y, de llegar a buen puerto, se tendría una situación mejor de la que tenemos. Sin embargo, esto es solo parte del problema.

2. LA AUSENCIA DE UNA AUTORIDAD ÚNICA PARA EL TRANSPORTE: En entrevista con Rosa María Palacios, Elvira Moscoso, jefa de SUTRAN, reconoció que Lima y Callao deberían tener una autoridad única en esta materia, por la continuidad entre ambas circunscripciones. Augusto Rey apuntaba ayer en Exitosa lo siguiente:

El MTC, la PNP, la MML y el gobierno del Callao (regional y pro­vincial) se confunden y nos confunden porque existen problemas institucionales respecto a estas responsabi­lidades. Una regula el trans­porte público, otra tiene a su cargo las faltas de tránsito, otra se encarga de la fisca­lización y -mientras tanto-todos seguimos alarmados.

3. SEGURIDAD VIAL: Una arista poco contemplada. Cynthia Yamamoto, consultora en temas de movilidad, explicaba, hace un par de semanas, cuáles son las autoridades encargadas de velar por este tema:

El ente rector en materia de transporte y tránsito en el Perú es el Ministerio de Transportes y Comunicaciones y junto con el Consejo Nacional de Seguridad Vial que preside, establecen las reglas de conducta de los usuarios de las vías en el Código de Tránsito y también, regulan las señales, semáforos y su implementación en el Manual de Control de Dispositivos de Tránsito de Calles y Carreteras, el cual tiene más de 10 años y merece ser revisado. Adicionalmente, el MTC tiene a su cargo las estrategias de educación vial, en coordinación con el Ministerio de Educación. A la fecha, llevan por segundo año la campaña “Cambiemos de Actitud”; sería interesante conocer sus indicadores y resultados.

Por otro lado, está el Ministerio del Interior, quien a través de la PNP se encarga de fiscalizar y dirigir el tránsito, aunque también recopila información sobre accidentes de tránsito para las estadísticas oficiales; sin embargo, ¿esta información es confiable?  ¿Necesitan mejorar sus procesos?

Finalmente, el Ministerio de Salud lidera la Estrategia Sanitaria Nacional de Accidentes de Tránsito que busca reducir muertes y lesiones como problema de salud pública. Con el apoyo del Ministerio de Economía y Finanzas trabajan con 296 municipalidades distritales recolectando información de accidentes de tránsito que sirva para identificar los lugares donde ocurren accidentes con mayor frecuencia (conocidos como “Puntos Críticos”) y ver qué tipo de accidente es el más frecuente, a qué hora del día ocurre y qué tipo o tipos de vehículos son los más involucrados. Sería bueno que esta información sea pública y que permita a especialistas y a las universidades proponer soluciones al respecto.

En estos días, el MTC ha hecho algunas modificaciones al Código de Tránsito para imponer mayores sanciones a los choferes. Pero sigue pendiente la pregunta: ¿quién fiscalizará adecuadamente el cumplimiento de estas disposiciones?

4. EL OLVIDO DEL PEATON Y DE OTROS MEDIOS: Mariana Alegre, coordinadora de Lima Como Vamos, ha insistido desde hace varios años que nuestra capital se está convirtiendo en una enorme carretera y se viene olvidando al peatón. Ella menciona el siguiente ejemplo:

Quizá el caso más emblemático de esta paradoja sea el puente peatonal ubicado en la avenida Brasil, frente al Hospital del Niño. Bastan cinco minutos de observación para llegar a la conclusión de que este puente es el mayor ícono de la insensatez en que está fundado nuestro sistema de movilidad, pues frente a un hospital que congrega a centenares de pacientes y familiares diarios, personas con movilidad reducida, este puente les dice en voz alta: “tú importas menos que ese carro”; “muévete o muere”. Porque, como es muy complicado subir el puente, madres y padres con los coches de sus hijos optan por cruzar por abajo y arriesgar sus vidas; personas enyesadas o con muletas prefieren lanzarse a este delirante juego sinsentido; ancianos y personas en sillas de ruedas deben ser asistidos para cruzar la avenida Brasil por la pista.

Además del peatón, hay que tomar en cuenta, en forma complementaria, el uso de la bicicleta. Pero el mismo no será masivo mientras no se proteja adecuadamente al ciclista, ni se tengan vías adecuadas en las que puedan transitar. Precisamente ayer conversaba con un analista en temas de seguridad, quien usa la bicicleta para ir a su centro de trabajo, pero que reconocía que, por cuestiones de diseños de avenidas, no era posible para la mayoría de limeños.

5. LOS OTROS ACTORES IRRESPONSABLES: Todos nos quejamos – y con razón – de Orión y de las actuales empresas de transporte urbano, pero nos olvidamos de otros salvajes del volante. Y aquí vuelvo a la columna de Ortiz Bisso:

No se oyen ni murmullos de esos que por manejar una 4×4 se creen propietarios de las pistas; tampoco de quienes consideran que, por tener autos con lunas polarizadas, es una obligación natural dejarles el pase libre. Mucho menos de aquellos insensatos que pulverizan los límites de velocidad, se estacionan en doble fila o se convierten en daltónicos cada vez que se topan con un semáforo.

Tampoco se habla de los peatones. Sí, de usted, de sus amigos, de cualquiera de nosotros, que cruzamos las calles como si estuviéramos en una pamplonada, toreando autos, buses y hasta camiones.

Así las cosas, las autoridades comprometidas en el tema tienen una tarea bastante grande y, como se puede revisar, parte del cambio del transporte está también en nosotros, ciudadanos y usuarios.

(Foto: La Prensa)

7 thoughts on “CINCO PROBLEMAS DEL TRANSPORTE EN LIMA

  1. Señor Godoy:

    1. Yo diría que, si no se empieza por el principio, todo no es más que otro sicosocial después del de Florcita. ¿Qué generó todo este caos? El fujishok, que sirvió de colchón social que posibilitó que más de un millón de despedidos no causaran la caída del gobierno. ¿O no?

    2. O sea, que se trata de un profundo problema social ocasionado por la aplicación de un modelo político. ¿Alguien lo plantea así? Por supuesto que no. Hay que defender el modelo y no hay que echarles la culpa al fenecido Hurtado Miller y sus amigos.

    3. En conclusión: el problema del transporte es… culpa de los transportistas. ¡Qué genios! El problema de la delincuencia es… culpa de los delincuentes. El problema de la corrupción es… culpa de los corruptos. Y así para todos los casos.

    4. Pero no todos creemos ese libreto. ¿O sí?

    Muchas gracias.

    Me gusta

  2. La caotica situacion de transitar en el Peru, no solo pasa en Lima ocurre en Arequipa como en Piura, en Chiclayo, y es que el colesterol de las carreteras se debe a la bonanza y obtener un vehiculo es mas simple.
    El llamado parque automotor no se renueva antes los triciclos eran empujados con un bocinero, que ofreciendo sus productos se gana la vida, pero los mas ingeniosos le han colocado un motor y los vemos transportando a su familia, aunado a esto han aparecido los moto-taxis quienes como piojos se multiplcan en las carreteras.
    No podemos dejar de mencionar a los Ticos, quienes aparecieron cuando el actual reo Fujimori vendio las Empresas Publicas, mas aun muchos choferes a la fuerza optaron, con adquirir un vehiculo con timon en el lado derecho cuyo uso en comun en Europa, con lo que empezo la escala de acccidentes.
    El que se beneficio con la venta de las Empresas Publicas fue el frustrado emperador Fujimori, el dinero ?????en Japon.
    Cuando las ONG se masificaron tambien exportaron vehiculos, que ahora son “donados” a precio huevo, los vehiculos antiguos aun dan brega en las carreteras, y otros inteligentes cuya inversion es “dudosa” han incrementado sus flotas de Camiones Interprovinciales colocandoles una fibra por encima, para hacer negocio en las provincial del Peru.
    Como vemos aumentas los vehiculos, pero las carreteras son las mismas y esto que faltan los vehiculos que ingresan siniestrados por Tacna, Matarani, Paita, y los mas pudientes por el Callao.
    Pero como en el Estado Peruano cada uno hace lo que le da la gana, la situacion hay que remediarla Unificando el Sistema de Transportes, debiendo reiniciar la incripcion a nivel nacional de todos los que porten un Brevete, pues si no se han dado cuenta casi mas de la mitad de los portadore de brevetes, sus direcciones no coiciden, sus DNI son falsos, y hay mucho lumpen aprovechando este descontrol.
    Como todos los choferes deben pasar por las inventadas Revisiones Tecnicas, este es el lugar para iniciar la correccion y verificar la autenticidad de la informacion, pero trabajando con La Policia para que informe sobre su situacion legal mejor dicho “sus antecedentes”.
    Hemos visto al Ministros hablando de las modificaciones sancionadoras para los transportistas, pero con cuantas “gruas” cuenta el Municipio, cuantos depositos de vehiculos existen en Lima, tampoco es un elemento disuasivo el Alto Costo de las Papeletas, mientras los ingresos por este concepto son fabulosas, la autoridad beneficiada no invierte en colocar los avisos de transito en las esquinas, ni tampoco encontramos que en las inmediaciones de las escuelas, se regule la velocidad de los vehiculos ni menos, hay Policias que de madrugadores son invisibles.
    Las batidas Policiales generalmente nocturnas son para engrosar los bolsillos del comanche, y no controlan nada.
    Lo que no se entiende es como El Munic.del Callao, autoriza una ruta que No es de su juridiccion, como es la Capital y por el contrario nunca esta de acuerdo con el accionar de La Alcaldesa, de pronto “alguien” nos dejo a proposito este caos, cuyo provecho en la urnas quiere masificar para regresar al municipio capitalino, habra aprendido a hablar o la quiere seguir pegando de Mudo.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s